La mejor película para…ver en un autocine

Ilustración: Cameron Lewis

Siempre me atrajo la idea de empezar ciertas fechas consideradas importantes (cumpleaños, fin de año) en marcos bien diferentes. Mis 30 comenzaron en una suerte de autocine. La película, Encuentros cercanos del tercer tipo. No creo que se haya podido elegir una mejor. A fin de cuentas, todo se relaciona con la atmósfera. Con las sensaciones. Hacía mucho que no la volvía a ver. Me reencontré con Roy Neary – por lejos, una de las mejores interpretaciones de Richard Dreyfuss – y su conmovedor vínculo con Jillian, ambos sintonizados en la misma frecuencia, impulsados, por distintas razones, a llegar a ese lugar, al lugar de la verdad, de lo posible. Al reencontrarme con la película en otro contexto, inevitablemente la percepción cambió. No sé si atribuírselo al viento, al sonido, a las estrellas o al mero hecho de estar viviendo una experiencia cinematográfica anómala, pero el film de Steven Spielberg llegó de otra manera. Llegó, después de la sorpresa inicial de la primera visión, como la historia de un viaje. No solo el de Roy. No solo el de Jillian. No solo el de quienes vienen de otro mundo. Es el clásico viaje de Spielberg por los distintos caminos de la narración. Es el amor de Spielberg por la maleabilidad del relato y todas sus formas. Es esa puerta que abre un niño como metáfora de todo lo que el cine tiene escondido con potencial para ser descubierto. Hoy tengo gripe, sí. Pero no hubo nada como estar mirando el cielo abierto, con los mismos ojos de asombro que François Truffaut.

……………………………………………………………………………………..

 ► [ESCENA 1] Richard Dreyfuss en uno de mis momentos favoritos de Encuentros cercanos del tercer tipo:

……………………………………………………………………………………..

 ► [ESCENA 2] Cine al aire libre en Lolita de Kubrick:

………………………………………………………………………………………….

Este viernes, tres consignas: 1. ¿Cuáles les parecen las películas ideales para disfrutar en un autocine? ¿Recuerdan escenas de films ambientados en ellos, como la de Lolita? 2. ¿Vieron Encuentros cercanos del tercer tipo? ¿Consideran que está entre lo mejor que hizo Steven Spielberg? 3. Por último, me gustaría que compartamos anécdotas de sus experiencias viendo cine al aire libre; dejen sus comentarios, muchachada, ¡quiero leerlos!; nos reencontramos mañana con un tema; ¡saludos para todos!

………………………………………………………………………………………….

La última vez hablamos sobre la mejor película para… ENCONTRAR INSPIRACIÓN

 ……………………………………………………………………………………………..

 ……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La mejor película de…Francois Truffaut

“Prefiero ver la vida a través de los libros y el cine”

A simple vista, La novía vestía de negro parece ser una historia de amor. Sin embargo, trata sobre el fallecimiento de una, es un desafío al espectador quien, inevitablemente, podrá cuestionarse acerca de por qué no se escandaliza ante lo aberrante que se muestra. Lo aberrante son esas venganzas que lleva a cabo Julie Kohler (una deslumbrante Jeanne Moreau), con la soledad como detonante, con la muerte del gran hombre de su vida como recuerdo indeleble. Francois Truffaut aborda la historia con cierta intimidad, siguiendo el rastro de esta mujer fantasmagórica que lleva la angustia en la mirada. Por un lado, Julie parece totalmente abstracta, difícil de notar en las multitudes, incapaz de ejecutar acciones cotidianas como la de acostarse a dormir. Por el otro, la cámara del realizador la acompaña calculada y fríamente, con algunos rasgos de Hitchcock, que van desde lo real como consecuencia de lo irreal hasta el desequilibro omnipresente. Justamente por ese desequilibrio – incuestionablemente apto para un policial -, La novia vestía de negro se mueve en una inestabilidad que inquieta, como inquieta esa protagonista clásica del cine del director de la Nouvelle Vague, un personaje de aberrante dureza, con una meta inquebrantable. Sin embargo, más allá de que Truffaut parta de un clasicismo, el deseo como motor de esa mujer sombría es exhibido con un distanciamente propio de las vanguardias. “Yo no esperaba nada porque en mi vida, desde siempre, estaba David; nunca he mirado a otro chico y para él no existía otra mujer en el mundo que yo”, expresa Kohler con un lirismo que tiñe toda la película. Al igual que en la brillante La habitación verde, Truffaut encuentra en lo sombrío la belleza, como en la desolación encuentra lo taciturno. A fin de cuentas, esa novia, una abstracción dentro de un universo real y trágico, es la única en conmoverse ante las pasiones, a su idea de vitalidad.

Les dejo un video tributo a Francois Truffaut:

¿Cuál les parece la mejor película de Truffaut y cuánto les atrae el cine francés? ¿De qué otro realizador quisieran ver post? ¡Comenten! ¡Buen Finde!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El amor tiene cara de Doinel

Untitled-1

Hoy en Cinescalas escribe: Orson

Amo a Truffaut. Lo confieso. Su escritura, sus películas, su pasión y amor por el cine. Amo todo eso de él, pero, sobre todo, amo a Antoine Doinel. Ese personaje formidable, tragicómico, inestable, enamoradizo. Ese personaje que vive a las corridas. Ya sea para escapar hacia la playa buscando la libertad, para seguir a alguien en su faceta de detective, para reconquistar a su mujer o para escapar de las amantes de toda su vida. Siempre a las corridas.

Truffaut encontró el molde ideal para volcar en pantalla a lo largo de los años sus obsesiones por la figura femenina, al amor, el matrimonio, la familia. Poniéndole el cuerpo a este alter ego aparece uno de los mejores actores de todos los tiempos: Jean-Pierre Leaud. Ese enorme (aunque pequeño) animal cinematográfico que ilumina la pantalla con su sola presencia, interpretando a la perfección a ese atribulado y confundido niño/joven/adolescente/hombre. Un actor capaz de repetir frente al espejo “Antoine Doinel” 20 veces y no quedar ridículo. Leaud es Doinel y los dos son Truffaut.

De elegir una película de la saga de Antoine, me quedo con Besos robados. Pero eso sería injusto para un grupo de films que conforman un todo perfecto. Un grupo de films que son para mí un lugar seguro en el que puedo dejarme llevar, sabiendo que nada me va a defraudar. Los 400 golpes, Antoine y Colette (corto), Besos robados, Domicilio conyugal y El amor en fuga pertenecen al grupo de las películas de mi vida. Y sí, las amo a todas por igual.

Por Orson

Si quieren escribir en el blog, manden sus notas a milyyorke@gmail.com

¿Les gusta el cine de Truffaut? Si tuvieran que elegir una película del director, ¿cuál sería?

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!