Deathmatch: Ramona vs. Clementine

inspectorspacetime.tumblr.com

Spread the ashes of the colours over this heart of mine

Sí, hoy me quería dar un gusto en esta sección porque, aunque prometo seguir cumpliendo con los pedidos que han venido haciendo, antes de terminar el año debía darles un lugar a dos de mis personajes femeninos favoritos del cine (contemporáneo, de lo contrario suena a hipérbole). Como siempre, la idea proviene de algún lugar y en este caso fueron las noticias combinadas de que Kate Winslet recibió una condecoración por parte de la realeza británica, y que Mary Elizabeth Winstead finalmente está siendo reconocida gracias a su papel en Smashed. Más allá de los cambios en sus colores de pelo, me gusta que ambas compartan el hecho de que, al entrar en escena en sus respectivas películas (Eterno resplandor de una mente sin recuerdos / Scott Pilgrim), no solo cambian la vida de sus protagonistas sino también nos incitan a ver qué tienen para hacer, decir, sorprender, enamorar, etc. Por el peso que tiene Clementine - como lo tiene toda esa historia y su correlato en la vida de muchos -, me quedo con ella. Pero no quisiera obviar el poder de Ramona Flowers para provocar una de las frases que inmortalizarán a Michael Cera: “I’m in lesbians with you”. Como sea, las dos son inolvidables (las actrices y sus personajes) y cuentan con la vigorosidad suficiente como para reflejar un vaivén de emociones conflictivas y que éso nos atraiga en lugar de distanciarnos. Especialmente cuando tanto una como la otra están dispuestas a poner el-hombro-por-el-hombre de sus vidas.

*1. CLEMENTINE (“It might be the hair, it changes a lot”):

*2. RAMONA (“If we’re gonna date, you may have to defeat my seven evil exes”):

…………………………………………………………………………………………

 ¿Ramona o Clementine? ¿A cuál de estos personajes femeninos prefieren? ¿A quién le queda mejor el pelo teñido :P ?; comenten y, de yapa, propongan una secuencia y/o versus para el jueves próximo; ¡Gracias a todos! ¡Que tengan un buen día!

……………………………………………………………………………………………………

DEATHMATCH WINNER: CLEMENTINE

……………………………………………………………………………………………………..

La última vez enfrentamos a… BATMAN con IRON MAN

……………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

¿En qué estabas pensando?

Confieso que muchas veces me gustaría ser testigo del momento en el que los actores deciden su participación en una determinada película. Claro que cuando se trata de actores en cuyo criterio uno confía, si nos encontramos con resultados como el que ilustra el post de hoy, no queda otra opción más que preguntarnos qué pudo haberlos conducido a involucrarse en mediocridades que no están a su altura. El problema con Kate Winslet en Contagion – para el caso, con muchos otros actores de ese elenco multiestelar – no es que su participación sea breve sino, retomando el planteo del comienzo, es el interrogante de cómo pudo haber querido formar parte de una película tan vacua. Lo que hace Steven Soderbergh es mostrar el avance de una epidemia pero sin jamás ahondar en la cantidad de tramas que abre. Las historias – incluida la de Winslet – van desde el planteo más básico (el bloguero inescrupuloso que interpreta Jude Law) hasta el planteo más llamativo pero menos aprovechado (el que incluye a Marion Cotillard), siempre con una suerte de tanteo de las diferentes formas de abordarlos. Por esta razón, Soderbergh entrecruza una escena gore con una escena más unívocamente dramática, presentando personajes con cierto regodeo en su caracter de estrella, a los que luego abandona sin explicación posible. Pero más allá de su peso pluma general, Contagion alcanza el colmo de subestimación al espectador con un final en el que el director quiere lucirse con un truquito “original” que termina por corroborar las limitaciones que veníamos padeciendo. ¿A qué venía todo esto? A que no entiendo qué llevo a Winslet y a muchos (Matt Damon, por citar otro ejemplo) a aceptar ser parte de un film deslucido. ¿Qué lleva a un actor a equivocarse? ¿Qué lleva a un director a hacer lo propio? Las respuestas seguramente nunca lleguen, lo cual no nos deja otra opción más que analizar (y dejar pasar) esos traspiés ocasionales.

Creo que es hora de rever esto y perdonar:

¿En qué películas sus actores y/o directores favoritos no tomaron la mejor decisión o, coloquialmente hablando, derraparon y desperdiciaron su talento? ¡Dejen sus comentarios!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Jim Carrey

Mi reacción espontánea al concebir este post fue pensar en The Truman Show, lo que a su vez me condujo a otros dos papeles dramáticos de Jim como Man on the Moon y Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Después pensé en la genialidad de Irene, yo y mi otro yo; en los grandes momentos de Ace Ventura; en la excelente dupla con Téa Leoni en Fun with Dick and Jane; en su descontrol en The Cable Guy; en todo lo que transmite en I Love You Phillip Morris. Sí, hoy estoy indecisa y, ante una posible polémica como sucedió con ella en este post, solo puedo decir una cosa: por el uso del slapstick, por su homenaje permanente a Jerry Lewis, por su maleabilidad (ese físico, esa cara que se estira y contrae como plastilina)  y por esa mirada de hombre vulnerable, yo sí que banco a Jim Carrey.

[POLÉMICA]: ¿A favor o en contra de Jim Carrey?; ¿Con qué papel se quedan?; de yapa, cuenten de qué actor o actriz quisieran ver post; ¡Gracias a todos como siempre y Buen Finde!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La escena del día: Eterno resplandor…

Why can’t we give love that one more chance?

Hay muchas cosas que podrían escribirse sobre Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. De hecho, gran parte de su encanto fue abordado en uno de los primeros posts de este blog, gracias a Clem y su particular manera de hacerme sentir identificada con cómo es, con lo que siente. A eso quería llegar. En eso quería detenerme. La película de Gondry es, independientemente del abrumador efecto que causa desde lo visual, una historia simple que cualquiera de nosotros puede tomar y usar para trazar paralelismos con sus vidas o con hechos pasados de sus vidas. Porque contar y mostrar lo que significa el querer olvidar, el necesitar olvidar, es tan complejo como doloroso y necesario. Y aquí, con esas corridas de las que Clem y Joel nos hacen partícipes, vemos literalmente lo que significa huir de nuestra propia mente y el nunca querer resignarnos. Por eso, mi escena favorita es el final, donde la valentía de ellos, a pesar de las derrotas, los conduce a querer lograr una nueva victoria. Por eso, repito, podrían escribirse muchas cosas sobre Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Yo decido quedarme con esas últimas corridas mientras suena Beck y ellos, sin vacilaciones, dan otro salto al vacío.

Mirá escenas de la película con la canción “Meet Me in Mountauk” de Circa Survive:


¿Qué les pareció Eterno resplandor de una mente sin recuerdos? De yapa, propongan una escena que quieran ver el jueves próximo ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!