El cine bajo la mirada de…Alain Guiraudie

Foto: fillm.com

“El amor puede ser una pesadilla absoluta, pero igual vamos hacia él porque es inevitable, porque nos llama, porque nos gusta” asegura Alain Guiraudie, realizador francés que estuvo en Argentina presentando su última producción, El desconocido del lago, en el marco del festival Les Avant Première. La palabra “pesadilla” sobrevuela todo el film, centrado en las experiencias de un grupo de hombres que disfrutan del sexo libre en un balneario, y donde el amor es un término estrictamente dual: puede representar la compañía, lo platónico y lo idílico; y al mismo tiempo puede representar el más fervoroso deseo de acabar con el otro en todas sus formas. No es casual que El desconocido del lago comience y termine con el cielo en distintos estadios. Los vínculos raras veces permanecen inmaculados. Los anhelos personales se entrecruzan con las ambiciones del otro y así, todo aquello que puede iniciarse como una fantasía bucólica, también puede concluir con el absoluto desconocimiento. El adjetivo “extraño”, entonces, no es tan literal en el film. Por un lado, sí se relaciona con los encuentros ocasionales. Por el otro, está unido a una verdad indiscutible sobre la que ahondamos el martes a propósito de Stockholm: en la búsqueda de afecto el abanico es tan amplio que el destinatario de nuestra urgencia es generalmente ominoso e indescifrable. Por lo tanto, y aunque El desconocido del lago vaya con paso seguro hacia la temática policial, es más una historia de amor (dura, frontal, valiente) sobre el hecho de sucumbir a una persona y los peligros que eso conlleva. Aquí abajo les dejo una breve entrevista que le hice a Guiraudie, quien define al sexo como un acto “solar” que no debería estar asociado a lo subterráneo.

Tu película opera por contrastes; en ese sentido, ¿el lago fue siempre la locación elegida para desarrollar la historia? Dado que es un espacio plácido y reconfortante y a la vez uno mucho más opresivo

¡Creo que ya dijiste todo con tu pregunta! (risas), pero voy a desarrollar un poco más en francés (risas). Creo que el lago es la imagen de la película por excelencia, lo mismo que el bosque, porque se vincula no sólo con el protagonista Michel sino también con el hombre en general. El lago tiene una cualidad atractiva porque es persuasivo, te invita a ingresar, y en simultáneo es un lugar inquietante porque podés desaparecer para siempre dentro de él y no volver nunca más. Por otro lado, creo que si bien me interesa esta imagen o concepción del amor y de la liberación sexual como algo que nos permite emanciparnos de ataduras y prejuicios, esa liberación también es un arma de doble filo. Esa liberación puede llevar a la sociedad, en su afán por gozar, a una cierta alineación. Perdón si me fui un poco por las ramas (risas)

(risas) No, está perfecto, de hecho en relación a la concepción del amor y el sexo, imagino que el objetivo era mostrar las distintas visiones: la de Franck y su devoción por poseer a Michel y la de Henri y su amor más puro por Franck

Sí, aunque en realidad esta película, más que mostrar diversas formas de abordar el sexo, se preocupa esencialmente por el concepto de deseo. Es algo sobre lo que me interrogo continuamente y sobre lo que me parecía fundamental ampliar. Por lo tanto, que el sexo sea mostrado de frente, explícito y sin vueltas, era un aspecto crucial en relación al tópico del deseo y los distintos tabús que lo rodean. Además, como vos mencionás, la película también observa a Henri, quien nos refleja a todos nosotros cuando estamos en un momento de superación de la pérdida. En ese instante, el sexo deja de ser importante, los vínculos pueden ir más allá de él, y no es necesario que cada contacto que establezcamos deba consumarse necesariamente. El deseo no siempre termina en concreción. Las ganas de un amor imposible, o de mantener al amor en ese estado de imposibilidad, también nos atraviesan a todos

Sí, incluso Henri dice “sentirse solo es agotador”, lo cual también convierte a tu película en una obra acerca de la soledad

Sí, indudablemente es una película sobre la soledad. Lo que quise mostrar son los pormenores del arte de estar solos juntos. Por eso la comunidad que está ahí, cerca de ese lago, lo que está haciendo también es dialogar con la soledad, interrogarla, abordarla en ese espacio

Con algunas raras excepciones, el cine por lo general muestra la homosexualidad y el sexo gay en espacios confinados, casi como si fuera vergonzoso. Me gusta que tu película lo haga a cielo abierto, ¿esa fue una postura consciente y contestataria de aquella otra?

Absolutamente. Todo tenía que ver con tres factores. En primer lugar, quería mostrar cosas que no se muestran nunca, o que por lo menos yo nunca había visto. En segundo lugar, quería construir una película sensual que estuviera siempre en armonía con la naturaleza, con el agua, el viento, los árboles, los pájaros. Por último, buscaba ir en contra de esa representación de la homosexualidad a las que vos te referís, donde el sexo está enfocado en mundos infernales, siempre nocturnos, siempre subterráneos. Una película que se me viene a la mente en relación a esto es Cruising de William Friedkin. Mi visión es totalmente opuesta. Para mí el sexo es algo feliz que debe mostrar alegría. El sexo, en realidad, es algo estrictamente solar. Por eso hay que hacerle contrapeso a esa otra visión menos luminosa, y mostrar algo diferente. Asimismo, la idea fue siempre la de ingresar en un microcosmos muy particular con el objetivo de despojarlo de cualquier concepción de gueto, de estar encerrado. Quise ir bastante más allá: tomar a estos hombres como si estuviera en una isla desierta para hablar del hombre desde sus generalidades

Tu película empieza de día y termina de noche, ¿la decisión de mostrar la evolución de los estados del deseo estuvo en el guión desde el comienzo?

Es una buena pregunta. Eso lo pensé durante todo el proceso de escritura y era algo a lo que nos íbamos acomodando a medida que íbamos filmando. La idea principal que siempre se mantuvo era concluir la película con la noche, conservar la noche para el momento final. Entonces, mientras filmábamos, teníamos ese objetivo en vista, el de concebir el film como un universo hedonista y solar en sus inicios, pero que finalizara como una gran pesadilla, en las tinieblas. Entonces, en ese “mientras tanto”, lo que se buscaba era ir lentamente hacia la noche, hacia la oscuridad…

¿Suscribís a la concepción que muchos tenemos de tu película como una obra romántica?

Sí, absolutamente. Se inscribe en una tradición romántica sobre todo por esa idea de creer en el amor hasta el final y cómo ahora las cuestiones morales no pesan nada ante lo fuerte que es el deseo. El amor puede llegar a ser una pesadilla absoluta, pero vamos hacia él igual porque nos gusta

Hace poco leí una frase de Hanif Kureishi que me gustó mucho y que me remitió a tu visión sobre el deseo: “en el amor hoy en día hay un mercado libre; la satisfacción, la expresión de la personalidad y la creatividad son los únicos valores existentes”

Esa frase de Kureishi es muy interesante porque observa al amor como un universo de gran oferta, que es algo sobre lo que me apasiona ahondar. La visión de Kureishi es ultraliberal y está muy ligada a lo que sucede en la actualidad. Esa idea de liberación sexual es la que nos lleva a querer satisfacer las cosas aquí y ahora, el sexo es percibido como algo consumista. Yo me pregunto mucho sobre eso, porque me gusta pensar en términos de deseo y de amor hasta el final, del amor hasta la muerte

El querer algo ya, sin paciencia para esperarlo

Exacto. Todo aquello por lo que se va hasta las últimas consecuencias. 

……………………………………………………………………………………..

 ► [TRAILER] Algunas imágenes de El desconocido del lago:

L'inconnu du lac (Stranger by the Lake) from Polari Magazine on Vimeo.

…………………………………………………………………………………………

 ► [ESCENA] Un momento de la película de Alain Guiraudie:

………………………………………………………………………………………….

¡Buen jueves para todos! Dos consignas para el día de hoy (en el que les damos un descanso a los Deathmatch): 1. Los invito a mencionar los mejores thrillers eróticos del cine; 2. El desconocido del lago es una película con numerosas escenas de sexo explícitas; me gustaría saber cuál es su relación con films que muestran al sexo tan frontalmente: ¿en qué casos les pareció excesivo y en qué casos les pareció que era funcional a la historia? Como siempre, los invito a comentar y los espero mañana en un podcast; ¡que tengan un excelente jueves muchachada!

………………………………………………………………………………………………….

La última vez vimos el cine bajo la mirada de… DESTIN CRETTON

 ……………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

 

Sus películas del año (y un video de regalo) (y una nueva playlist) (¡y Feliz 2014!)

Foto: Ezequiel Saul

“Seguiré, igual lo haré, aunque todo esté mal, lo haré” - “Tanta Gente” (Estelares)

“Antes no quise estar. Ahora sí”. Siempre me impactó esa frase que escribió Moretti. No me sorprende que sea oscura. Al fin y al cabo, gran parte de las canciones de Estelares lo son. Sí me afecta la connotación del “estar”. ¿Estar vivo? ¿Estar presente? ¿Estar despierto? ¿Estar alerta? Puedo añadirle cualquier adjetivo y, sin embargo, creo que el “estar” tiene, para cada uno de nosotros, un significado completamente diferente. Recuerdo con claridad mi momento de no querer estar y lo asocio al no querer estar conectada. Conectada con el entorno. Conectada con las pasiones. Conectada con la escritura. Conectada, en definitiva, con la belleza. Me recuerdo como entumecida, como impenetrable, como indiferente a las pulsiones y aún hoy, bien lejos de esa sensación, ese recuerdo me aterroriza. Porque ese “antes” que equivale a un “no querer” implica que el no poder sentir las cosas, o no poder ver conexiones en todos lados como diría John Green, es casi lo mismo que estar perdido. Ya lo conté en ese post que simboliza el espíritu del blog y que hoy funciona como una suerte de parábola de mi 2013. El haber estado perdida o desconectada de las cosas fue lo que me condujo a la creación de un lugar donde me sintiera más acompañada. La compañía vino, en primera medida, de las palabras. Hay situaciones en las que uno se amolda a los demás, en las que uno deja de ser uno, no por hipocresía, sino porque sencillamente hay que adaptarse, hay que filtrar, hay que medirse. Sin embargo, todos, en algún momento del día, estamos a solas con el pensamiento. Y ahí no nos mentimos. Ahí somos nosotros. Ahí recordamos, nos refugiamos en la nostalgia, nos autoimponemos cambios, cumplimos fantasías, no nos traicionamos. Me pasa algo así cuando escribo. Encuentro compañía en las palabras porque esas palabras son el testimonio de lo que siento/creo/pienso en ese determinado momento, y eso me ayuda a (re)conocerme mejor. Pero aunque la compañía pueda provenir de uno mismo (somos quienes más nos conocemos y, al mismo tiempo, quienes más batallamos para poder cambiar), la conexión necesita de alguien más. Quién hubiera pensado que el “antes no quise estar conectada” iba a encontrar su correlación más literal con un blog. Me quiero ceñir a lo fáctico: desde que empecé a escribir acá en el 2010 que mi conexión con las cosas se enriqueció. No solo porque escribo más. Porque leo más. Escucho más. Miro más. Asocio más. Anoto más. Absorbo más. Y es todo tan azaroso porque quizás lucho con un post (de esos que cuestan) y meses más tarde alguien lo lee y se identifica con él y ya no tengo que cuestionarme para qué (o para quién) escribo. Escribo porque quiero estar conectada con los demás.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

“Se trataba de encontrar un significado en lo que se produce y se desecha en masa y que, al fin y al cabo, nos rodeaba a todos diariamente. Filtrarlo y encontrar algo de belleza en todo eso. Échale un vistazo: está ahí”. Eso escribió Jarvis Cocker en relación a cómo la palabra “Pulp” debía representar a la banda. Lo que dice Jarvis es real. La búsqueda de la belleza es lo que nos mantiene en movimiento. Y esa belleza, como siempre, habita en los detalles. La belleza este año (y en relación al blog) fue abrir una caja y ver mi libro, fue caminar seis cuadras muchas veces para mandarlo por correo, fue verlos a ustedes con el ejemplar en la mano. La belleza este año también fue ver una película que dolió pero fue ese dolor el que me motivó a escribir sobre ella. La belleza fue armar una playlist o ver los videos que filmaron. La belleza también fueron las conversaciones. Como cuando conversamos acá. Como cuando conversamos por fuera. La belleza está en ponerles rostros a los nicks o en cruzarme con alguno de ustedes en un recital indie, o en dar y recibir abrazos, o en buscar la foto perfecta para un post que hayan escrito. Sí, Jarvis tiene razón. La belleza está ahí, solo hay que saber buscarla, o no perderse uno para encontrarla. Por eso Moretti también asocia la carencia de percepción con la tristeza: “no se ve bien la belleza, es casi igual que ser infeliz”. Creo que por eso disfruto escribir sobre películas tan disímiles como Bombal o The Vicious Kind. Porque me gusta encontrar algo luminoso en ellas. Ya sea la prosa endiablada de María Luisa que iría a salvarla, o la autodestrucción de Caleb para poder resurgir con menos culpas. Y acá me quiero detener, otra vez, en lo fáctico. Muchos de ustedes llegaron acá en un momento difícil y encontraron algo que los hizo quedarse. Ese “algo” varía, ese “algo” puede ser articulado de distintos modos, ese “algo” puede ser una película o puede ser una interacción en los comentarios. Puede ser una especificidad y simultáneamente una cosa abstracta. Puede ser que cuando el “antes no” se convirtió en un “ahora sí”, yo empecé a conectarme y naturalmente la conexión se reprodujo. Se formaron vínculos y esos vínculos devinieron en detalles: el disco del blog, ustedes en el epílogo del libro, la remera, las reuniones, la necesidad de corroborar que si no estamos solos en muchas cosas es porque esto jamás se sintió virtual. Por eso, no hay mejor imagen para ilustrar este post que la de esa corrida en tiempo suspendido. Una suerte de metáfora de que hoy sí quiero seguir corriendo y espero poder tener ganas de hacerlo siempre. No quisiera volver a ese antes. No después de haber conocido el ahora. Un ahora que se renueva día tras día, un ahora que es el regalo que ustedes, sin darse cuenta, me hicieron cuando comentaron por primera vez. Mi agradecimiento es tan vasto como los motivos por los cuales lo siento. Hoy siento decirles gracias por darme un ahora. Yo les prometo, para el año que viene, más posts, más consignas, más conexiones. Un después.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

 MI TOP FIVE DE PELÍCULAS DEL AÑO:

 *1. Silver Linings Playbook (David O. Russell)

 *2. Tabú (Miguel Gomes)

*3. Gravity (Alfonso Cuarón)

*4. Frances Ha (Noah Baumbach)

*5. The Place Beyond the Pines (Derek Cianfrance)

 MI PODIO DE SEIS MENCIONES ESPECIALES:

*1. Locaciones (Alberto Fuguet)

 *2. Drinking Buddies (Joe Swanberg)

*3. Cloud Atlas (Lana y Andy Wachowski)

*4. Laurence Anyways (Xavier Dolan)

*5. La herida (Fernando Franco)

*6. El desconocido del lago (Alain Guiraudie)

 …………………………………………………………………………………….

AHORA SÍ: SUS PELÍCULAS DEL AÑO:

Cinescalas - Video Fin de año 2013 from lanacion.com on Vimeo.

 …………………………………………………………………………………….

*De yapa: Como siempre en esta clase de posts, les dejo un compilado que encontré con lo mejor del año; si bien en este no van a poder ver todas las películas del 2013 sino una selección, se trata de un video insuperable a nivel edición y musicalización; ¡que lo disfruten!

THE 25 BEST FILMS OF 2013: A VIDEO COUNTDOWN from david Ehrlich on Vimeo.

  …………………………………………………………………………………….

► [LISTA DE REPRODUCCIÓN] 100 canciones que marcaron nuestro 2013 (y el de Cinescalas); ¡que la disfruten!

………………………………………………………………………………………….

¡Hola muchachada! Ya hemos llegado al post de fin de año y los invito a celebrarlo juntos y a responder estas dos consignas: *1. ¿Cuáles son sus cinco películas favoritas del 2013 + su podio de menciones especiales? *2. Como no podía concluir el año sin una playlist, dejen sus aportes de las mejores canciones del 2013, o de aquellas que marcaron estos doce meses así armo una nueva lista de reproducción para este día especial; ¡Espero sus comentarios! Que tengan un excelente festejo de fin de año y que comiencen el 2014 lo mejor posible; Gracias por estar siempre acá y nos reencontramos el jueves 2 de enero para iniciar nada menos que el cuarto año de CINESCALAS ¡Felicidades para todos!

……………………………………………………………………………………………….

¡FELIZ 2014, MUCHACHADA!

……………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!