Sus películas del año (y un video de regalo) (y una nueva playlist) (¡y Feliz 2014!)

Foto: Ezequiel Saul

“Seguiré, igual lo haré, aunque todo esté mal, lo haré” - “Tanta Gente” (Estelares)

“Antes no quise estar. Ahora sí”. Siempre me impactó esa frase que escribió Moretti. No me sorprende que sea oscura. Al fin y al cabo, gran parte de las canciones de Estelares lo son. Sí me afecta la connotación del “estar”. ¿Estar vivo? ¿Estar presente? ¿Estar despierto? ¿Estar alerta? Puedo añadirle cualquier adjetivo y, sin embargo, creo que el “estar” tiene, para cada uno de nosotros, un significado completamente diferente. Recuerdo con claridad mi momento de no querer estar y lo asocio al no querer estar conectada. Conectada con el entorno. Conectada con las pasiones. Conectada con la escritura. Conectada, en definitiva, con la belleza. Me recuerdo como entumecida, como impenetrable, como indiferente a las pulsiones y aún hoy, bien lejos de esa sensación, ese recuerdo me aterroriza. Porque ese “antes” que equivale a un “no querer” implica que el no poder sentir las cosas, o no poder ver conexiones en todos lados como diría John Green, es casi lo mismo que estar perdido. Ya lo conté en ese post que simboliza el espíritu del blog y que hoy funciona como una suerte de parábola de mi 2013. El haber estado perdida o desconectada de las cosas fue lo que me condujo a la creación de un lugar donde me sintiera más acompañada. La compañía vino, en primera medida, de las palabras. Hay situaciones en las que uno se amolda a los demás, en las que uno deja de ser uno, no por hipocresía, sino porque sencillamente hay que adaptarse, hay que filtrar, hay que medirse. Sin embargo, todos, en algún momento del día, estamos a solas con el pensamiento. Y ahí no nos mentimos. Ahí somos nosotros. Ahí recordamos, nos refugiamos en la nostalgia, nos autoimponemos cambios, cumplimos fantasías, no nos traicionamos. Me pasa algo así cuando escribo. Encuentro compañía en las palabras porque esas palabras son el testimonio de lo que siento/creo/pienso en ese determinado momento, y eso me ayuda a (re)conocerme mejor. Pero aunque la compañía pueda provenir de uno mismo (somos quienes más nos conocemos y, al mismo tiempo, quienes más batallamos para poder cambiar), la conexión necesita de alguien más. Quién hubiera pensado que el “antes no quise estar conectada” iba a encontrar su correlación más literal con un blog. Me quiero ceñir a lo fáctico: desde que empecé a escribir acá en el 2010 que mi conexión con las cosas se enriqueció. No solo porque escribo más. Porque leo más. Escucho más. Miro más. Asocio más. Anoto más. Absorbo más. Y es todo tan azaroso porque quizás lucho con un post (de esos que cuestan) y meses más tarde alguien lo lee y se identifica con él y ya no tengo que cuestionarme para qué (o para quién) escribo. Escribo porque quiero estar conectada con los demás.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

“Se trataba de encontrar un significado en lo que se produce y se desecha en masa y que, al fin y al cabo, nos rodeaba a todos diariamente. Filtrarlo y encontrar algo de belleza en todo eso. Échale un vistazo: está ahí”. Eso escribió Jarvis Cocker en relación a cómo la palabra “Pulp” debía representar a la banda. Lo que dice Jarvis es real. La búsqueda de la belleza es lo que nos mantiene en movimiento. Y esa belleza, como siempre, habita en los detalles. La belleza este año (y en relación al blog) fue abrir una caja y ver mi libro, fue caminar seis cuadras muchas veces para mandarlo por correo, fue verlos a ustedes con el ejemplar en la mano. La belleza este año también fue ver una película que dolió pero fue ese dolor el que me motivó a escribir sobre ella. La belleza fue armar una playlist o ver los videos que filmaron. La belleza también fueron las conversaciones. Como cuando conversamos acá. Como cuando conversamos por fuera. La belleza está en ponerles rostros a los nicks o en cruzarme con alguno de ustedes en un recital indie, o en dar y recibir abrazos, o en buscar la foto perfecta para un post que hayan escrito. Sí, Jarvis tiene razón. La belleza está ahí, solo hay que saber buscarla, o no perderse uno para encontrarla. Por eso Moretti también asocia la carencia de percepción con la tristeza: “no se ve bien la belleza, es casi igual que ser infeliz”. Creo que por eso disfruto escribir sobre películas tan disímiles como Bombal o The Vicious Kind. Porque me gusta encontrar algo luminoso en ellas. Ya sea la prosa endiablada de María Luisa que iría a salvarla, o la autodestrucción de Caleb para poder resurgir con menos culpas. Y acá me quiero detener, otra vez, en lo fáctico. Muchos de ustedes llegaron acá en un momento difícil y encontraron algo que los hizo quedarse. Ese “algo” varía, ese “algo” puede ser articulado de distintos modos, ese “algo” puede ser una película o puede ser una interacción en los comentarios. Puede ser una especificidad y simultáneamente una cosa abstracta. Puede ser que cuando el “antes no” se convirtió en un “ahora sí”, yo empecé a conectarme y naturalmente la conexión se reprodujo. Se formaron vínculos y esos vínculos devinieron en detalles: el disco del blog, ustedes en el epílogo del libro, la remera, las reuniones, la necesidad de corroborar que si no estamos solos en muchas cosas es porque esto jamás se sintió virtual. Por eso, no hay mejor imagen para ilustrar este post que la de esa corrida en tiempo suspendido. Una suerte de metáfora de que hoy sí quiero seguir corriendo y espero poder tener ganas de hacerlo siempre. No quisiera volver a ese antes. No después de haber conocido el ahora. Un ahora que se renueva día tras día, un ahora que es el regalo que ustedes, sin darse cuenta, me hicieron cuando comentaron por primera vez. Mi agradecimiento es tan vasto como los motivos por los cuales lo siento. Hoy siento decirles gracias por darme un ahora. Yo les prometo, para el año que viene, más posts, más consignas, más conexiones. Un después.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

 MI TOP FIVE DE PELÍCULAS DEL AÑO:

 *1. Silver Linings Playbook (David O. Russell)

 *2. Tabú (Miguel Gomes)

*3. Gravity (Alfonso Cuarón)

*4. Frances Ha (Noah Baumbach)

*5. The Place Beyond the Pines (Derek Cianfrance)

 MI PODIO DE SEIS MENCIONES ESPECIALES:

*1. Locaciones (Alberto Fuguet)

 *2. Drinking Buddies (Joe Swanberg)

*3. Cloud Atlas (Lana y Andy Wachowski)

*4. Laurence Anyways (Xavier Dolan)

*5. La herida (Fernando Franco)

*6. El desconocido del lago (Alain Guiraudie)

 …………………………………………………………………………………….

AHORA SÍ: SUS PELÍCULAS DEL AÑO:

Cinescalas - Video Fin de año 2013 from lanacion.com on Vimeo.

 …………………………………………………………………………………….

*De yapa: Como siempre en esta clase de posts, les dejo un compilado que encontré con lo mejor del año; si bien en este no van a poder ver todas las películas del 2013 sino una selección, se trata de un video insuperable a nivel edición y musicalización; ¡que lo disfruten!

THE 25 BEST FILMS OF 2013: A VIDEO COUNTDOWN from david Ehrlich on Vimeo.

  …………………………………………………………………………………….

► [LISTA DE REPRODUCCIÓN] 100 canciones que marcaron nuestro 2013 (y el de Cinescalas); ¡que la disfruten!

………………………………………………………………………………………….

¡Hola muchachada! Ya hemos llegado al post de fin de año y los invito a celebrarlo juntos y a responder estas dos consignas: *1. ¿Cuáles son sus cinco películas favoritas del 2013 + su podio de menciones especiales? *2. Como no podía concluir el año sin una playlist, dejen sus aportes de las mejores canciones del 2013, o de aquellas que marcaron estos doce meses así armo una nueva lista de reproducción para este día especial; ¡Espero sus comentarios! Que tengan un excelente festejo de fin de año y que comiencen el 2014 lo mejor posible; Gracias por estar siempre acá y nos reencontramos el jueves 2 de enero para iniciar nada menos que el cuarto año de CINESCALAS ¡Felicidades para todos!

……………………………………………………………………………………………….

¡FELIZ 2014, MUCHACHADA!

……………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La mejor película para…ver con tu padre

Confieso que ando con poco tiempo hoy para hacerle justicia al film de Derek Cianfrance explayándome como lo amerita. De hecho, la consigna para este viernes iba a ser otra hasta que recordé la inminente llegada del día del padre y, como en su momento hicimos un post para las madres, me pareció pertinente hacer lo propio con las figuras paternas. Lo cierto es que, aunque tuviera el tiempo, aunque pudiera explayarme, es imposible escribir sobre The Place Beyond the Pines sin entrar en detalles. Y son esos detalles, justamente, los que hacen del hecho de verla sin preconceptos una experiencia mucho más vívida y fascinante. No hay sinopsis, desglose argumental o tres líneas que puedan capturar todo lo que se concentra en esas más de dos horas, en esa mirada sobre las causas y consecuencias, los legados, las decisiones y las reacciones y, especialmente, el gran efecto que puede tener el acto de un padre (a pequeña y gran escala) en la vida de su hijo. Cianfrance sabe, ante todo, hasta qué punto el contexto es determinante en la narrativa y así como en Blue Valentine la historia se desarrollaba como una rapsodia en azul que reflejaba la tristeza y la difícil aceptación del fallecimiento de las cosas, en The Place Beyond the Pines esos árboles, esos bosques, ese verde, representan dos caras de una misma moneda: un entorno al que se quiere dominar pero sin conseguirlo, y un lugar que funciona como refugio, como promesa de un futuro a campo abierto. Quienes la hayan visto sabrán que revelar parte del relato es matar la esencia misma de la película y su evidente estructura episódica, es ir en contra de lo que Cianfrance propone: los cambios de rumbo. Quisiera ahondar más en las razones que me impulsaron a elegir este film para este post, pero solo puedo decir que, ya con ese plano secuencia inicial, la película nos invita a que entremos a un mundo (o conjunción de) con mirada virgen, una mirada susceptible a una belleza diferente, esa que Cianfrance logra encontrar en los acontecimientos más pueriles, más ingenuos, esos que son, al fin y al cabo, los que más profundo afectan, como un padre que lleva a su hijo a tomar un helado y un hijo que hereda de su padre las ansias de abrazar lo infinito. ♦   

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] Adelanto de The Place Beyond the Pines:

……………………………………………………………………………………………

► [DE YAPA] Un especial sobre el film de Derek Cianfrance:

……………………………………………………………………………………………

► [PLAYLIST] Canciones para sus padres:

Para sus padres by cinescalas on Grooveshark

……………………………………………………………………………………………

¿Cuáles son las mejores películas para ver con sus padres? Me gustaría saber qué recuerdos tienen de compartir experiencias cinéfilas con sus papás y si los han influenciado en dicha cinefilia; de paso, aprovecho para desearles un muy feliz día/domingo para todos ellos y a ustedes los invito a que, como hicimos en el post del día de la madre, les dediquen un tema a sus padres para incluir en la playlist de este viernes; ¡gracias a todos

………………………………………………………………………………………….

La última vez hablamos sobre la mejor película para… levantar temperatura

……………………………………………………………………………………………

[OFF TOPIC] Como ya les adelanté un poco por distintas vías, estoy felizmente trabajando en el libro del blog; eso, sumado a cierto agotamiento, me obliga a tomarme un descanso la semana que viene, aprovechando los feriados; por ende, y aunque les voy a dejar regalitos este fin de semana, nos reencontramos formalmente (!) el lunes 24; gracias por la paciencia, nos vemos pronto, cuiden el rancho, se los va a extrañar ;)

…………………………………………………………………………………………..

 ……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Las películas más nombradas del blog: La convocatoria

Cuando finalmente pensé en hacer este post, tomé noción de que era menos lúdico de lo que yo creía y mucho más especial. Los motivos son varios. Uno de ellos es la indescriptible sensación de familiaridad que tengo con ustedes, y cómo día tras día voy aprendiendo de lo que me cuentan, de lo que les interesa, les apasiona y, por ende, de ustedes. Los conozco, y a la vez no. Una de las paradojas sobre las que hemos hablado aquí en varias ocasiones. Otro de los motivos es que siempre, al poner en marcha un ejercicio de revisionismo, es inevitable no sentir nostalgia por todos y cada uno de los aportes que se hicieron desde que Cinescalas empezó a estar online. La cursilería me la quiero guardar para los posts más importantes que se vienen (las 700 entradas, los 3 años), pero no quiero concluir este texto sin remarcar lo que mencionaba Carolina en su texto de ayer: su contrapregunta a la pregunta “¿Por qué volvés a ver una película que ya viste?”. Yo la respondería con un gracias por haberme leído cuando me permitía estar monotemática, escribiendo varias veces sobre algo que despertó mi curiosidad en distintos planos. Gracias, también, por hacerme ver que para que haya un intercambio fructífero sobre cine no hay que estar en pose, que se puede adoptar la mucho más relajada, sincera y espontánea actitud de simplemente escribir sobre lo que nos gusta, sin tamices, sin restricciones. Y muchas veces aquello que nos gusta nos genera tanto, nos modifica tanto, que surge la imperiosa necesidad de compartirlo con alguien. Por eso, hoy los invito a que listemos todas las películas que mencionamos como respuesta a muchas de las consignas de este blog; pero, sobre todo, los invito (a los que están desde el primer post, a los que llegaron luego y a quienes se sumaron recientemente) a que mencionen esas películas por las cuales, en Cinescalas, se sienten representados. Esas que cuando yo reveo asocio inevitablemente a ustedes. En una semana, les voy a dejar un video que compile escenas de todos los films nombrados (sí, va a estar Red social, perdón). Bueno muchachada, si hay un post para ponernos aún más monotemáticos que lo habitual, es este. Aprovechémoslo.

PD. No tuve tiempo de hacer el recuento para determinar cuál fue efectivamente la película más nombrada en los casi tres años del blog, pero el consenso general y el instinto (!) me dicen que se trata de Blue Valentine. Me pregunto por qué será. Si quieren lo analizamos entre todos :P . Ahora sí, a hacer listas. 

………………………………………………………………………………………….

► Les dejo este collage de regalo, el primero de muchos:

………………………………………………………………………………….

Este martes voy a apelar a su memoria: ¿Recuerdan cuáles fueron las películas más nombradas en los casi tres años que lleva el blog? No solo eso: ¿Cuáles son las películas que más han nombrado ustedes particularmente, sus obsesiones personales? Dejen sus aportes porque todos los films que mencionen van a ser incluidos en el video de la semana próxima; ¡gracias muchachada! ¡buen martes para todos!

………………………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Blue Valentine te deja blue

[ACLARACIÓN]: Para despejar dudas, el término “blue” en inglés signfica “triste” en nuestro idioma. De ahí el juego de palabras de Jimena, la autora de este post. Sobre esta película hablamos allá lejos y hace tiempo pero, como finalmente se estrenó, esta es la posibilidad para que se explayen quienes no la vieron en su momento pero sí recientemente. Sin más que agregar, le cedo la palabra a Jimena. ¡Que tengan un excelente comienzo de semana!

Hoy en Cinescalas escribe: Jimena Marsellian

Él es Noah de The Notebook, y ella es la mujer despechada de Brokeback Mountain, y ex novia del difunto Heath Ledger. Ambos han demostrado saber actuar y hacerlo muy bien. Pero no es hasta Blue Valentine que Ryan Gosling (Dean) y Michelle Williams (Cindy) terminan realmente de consagrarse como grandes actores.

Dean y Cindy llevan juntos seis años, en los cuales han pasado por todas. El siempre más enamorado que ella, la vive persiguiendo desde el primer día rogándole una salida. Ella acaba concediéndosela y prácticamente termina dejándose enamorar por sus constantes declaraciones de amor. Una de las primeras escenas, en donde Dean le canta una canción en el medio de la calle
con ukelele en mano – la escena utilizada para el trailer – es una de las más lindas de los últimos tiempos.

Natural, realista y con una simpleza convincente, la trama de toda la película se va desarrollando como la vida:  lenta, intensa y por momentos intolerable. Cindy poco a poco va perdiendo interés, ganas, entusiasmo con la cotidianidad de la pareja. Pareciera casi como si desde el día uno se hubiera dejado convencer hacia el casamiento, hacia el tener hijos y dejarlo todo por un matrimonio estancado en la rutina y la cotidianeidad.

Blue Valentine se le parece mucho a Revolutionary Road, el film que Leonardo DiCaprio realizó junto a Kate Winslet, en donde también se retrata a un matrimonio en vías de extinción. Ambos films esconden detrás de cada escena un nivel de crudeza y verdad que deja el espectador inmóvil. Las secuencias son casi tan dolorosas de ver que se hace difícil no querer abortar la misión a media película. Agresivas y bordeando la violación en algunas escenas sexuales, ambas poseen un tinte desesperanzador que huele mucho a la vida misma. Dean, con el afán de no perder a Cindy, intenta sacar de la galera programas absurdos y forzados que no hacen más que seguir hundiendo el ya infectado matrimonio. Pasan una noche en un telo siniestro en donde ponen en completa evidencia que su convivencia tiene los minutos contados.

SPOILER ALERT!

Durante todo el tortuoso trayecto, al estar mechadas escenas del presente con escenas románticas y felices del pasado, en donde se los ve enamorados – o al menos jóvenes y libres – la sensación de pérdida se hace tolerable. Y no duele tanto llegar al final. Hasta dan ganas de que lo solucionen, de que encuentren la forma de hacerlo funcionar. Sin embargo, no es ni siquiera en la última toma, en donde las palabras escasean pero las miradas son suficientes, en que tenemos la certeza de que realmente se terminó.

Por Jimena Marseillan

¿Qué opinan de Blue Valentine? ¿Qué otra historia de amor cruda les ha gustado? Para escribir en Cinescalas, manden sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Bajando a Cupido de un flechazo

lalalalallalalalalala

“Tell me how I should be. Just tell me. I’ll do it.” – Dean (Ryan Gosling en Blue Valentine)

Ya sé, ya sé, los lunes son de ustedes.

Pero hoy quise hacer una excepción porque es 14 de febrero – Día de los enamorados – y Cinescalas no podía quedar afuera de la celebración. Pero no se preocupen, que este post no es celebratorio de las historias de amor más felices sino de aquellas más realistas, deprimentes y definitivas. ¿Por qué no ver el vaso mitad lleno en lugar de lo contrario? Porque…

En este post hablamos de las más bellas historias de amor del cine

En este post hablamos de las más bellas declaraciones de amor del cine

En este post hablamos de una de las escenas más románticas del cine

Y así seguimos sin parar, con diciembre como el mes en el que blog se puso increíblemente romántico. Como si fuera poco, por fuera de Cinescalas, armé tanto un Top Five de películas románticas, como uno de amores a distancia e incluso otro sobre amores gay. Entonces, yo digo que le llegó la hora al anti-San Valentín (fanáticos de 500 días con ella, espero sus comentarios hoy) y la excusa (¡ y qué mejor excusa!) es Blue Valentine. Con ecos a Revolutionary Road - aunque mejor -, el film de Derek Cianfrance muestra, mediante saltos temporales, tanto el frenesí que genera el enamoramiento (la necesidad de estar todo el tiempo con la otra persona) como el deterioro de ese amor (la necesidad de estar lejos, ejemplo:  la escena del motel). Sin contar mucho más, elegí hoy esta película porque muestra al romanticismo de manera cruda y real. Y porque nos dice en la cara que el amor se termina. Pero, claro, todos sabemos que el amor, también, siempre vuelve a empezar…

* De yapa: “Lucky You” de The National (o de cómo el amar implica necesariamente el necesitar):

¿Cuál es la película anti-San Valentín por excelencia? Espero sus comentarios

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

QUIERO COMPARTIR CON USTEDES QUE RADIOHEAD ANUNCIÓ LA SALIDA DE SU NUEVO DISCO HOY, EN EL DÍA DEL AMOR. O SEA, GRACIAS MIS CABECITAS DE RADIO…