El mejor papel de…Daniel Day-Lewis

BLOG

Post dedicado a Sebastián, melómano como yo, por ayudarme a (re)descubrir la música

Hace unos días, hablando con mi viejo (sí, hablo mucho de cine con mi viejo), recordamos la gran actuación de Russell Crowe en El informante (película a la que le debo post) y llegamos a la conclusión de que lo más brillante de la misma es la manera en la que el actor desaparece por completo al punto de que nunca lo ves a él: siempre ves a Jeffrey Wigand. Si nos detenemos a evocar interpretaciones de los últimos años que tengan un efecto análogo, no hay tantas. Pero una de ellas, sin lugar a dudas, es la de Daniel Day-Lewis en Petróleo sangriento, una película desbordada, desconcertante, que empieza de una manera y va mutando hasta convertirse en una especie de monstruo que te noquea y te deja en el suelo en la última secuencia. Daniel Plainview es todo eso, un personaje que pasa por todos los estados, producto de una ambición desmedida. El otro Daniel (Day-Lewis) se convierte en esa figura atemorizante que nos hace cuestionar los límites y que puede abandonar a su hijo o decir “I drink your milkshake” con una convicción y unos gestos tan perfectos y penetrantes como todas y cada una de las escenas de este film inclasificable.

Mirá escenas de la película musicalizadas con “Prospectors Arrive”, uno de los temas de la gran banda sonora de Jonny Greenwood:

¿Cuál es tu papel favorito de Daniel Day-Lewis ¿Sobre qué actor/actriz quieren post para la próxima? ¡Buen Finde para todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Esos grandes finales de película

Taringa

Foto: Taringa

Empecemos con un lugar común: sí, hay un montón de finales memorables en el cine. Pero, más allá de los clásicos (Casablanca, por ejemplo), todos tenemos nuestros favoritos, esos que serán poco populares pero que nos han traumado o maravillado. El mío es el de Petróleo sangriento, seguramente porque me remite a Kubrick, porque es un delirio, porque Daniel Day-Lewis dice la frase “I drink your milkshake” y porque lo dirigió Paul Thomas Anderson, un amigo de la casa (?). Otro que me impactó recientemente fue el de la gran película de Ben Affleck Gone, Baby, Gone, cuya última secuencia demuestra que Ben es mejor director que actor. Y así podría seguir por un rato largo (sobre todo si me meto con Viridiana), pero la idea es usar estos ejemplos como disparadores para que ustedes compartan, en este espacio, los suyos.

¿Cuál es tu final de película favorito?