La escena del día: 8 Mile

“If you had one shot, one opportunity to seize everything you ever wanted, one moment, would you capture it or just let it slip?”

Post dedicado a George

Recuerdo ciertas observaciones de Edgar Allan Poe respecto a la poesía y su estrecha relación con la matemática, con el puro cálculo, con el orden, con lo esquemático de todo el asunto. La poesía, al ser considerada de tal manera, se desmitificaba, perdía su corazón, su espontaneidad, para responder a un modelo estrecho, difícil de romper. Poe hablaba de su propia experiencia a la hora de concebir El cuervo y, por más pruebas que nos haya dado de que se movió siguiendo un orden preestablecido de composición, esa obra no deja de ser magistral. La poesía, entonces, puede venir desde distintos ángulos, puede tener algo de matemático, puede no por eso traicionar su naturaleza pasional y puede, también, llegar bajo la forma de una canción de rap. Eminem siempre fue un músico que escribió desde el corazón, ya sea un corazón perturbado por sus propios demonios como un corazón honesto con sus propias debilidades. Sus canciones son incuestionablemente sanguíneas. Eminem es un poeta. Pero no solo por su habilidad para rimar (algo que no determinada un poema, ya lo sabemos) sino por su habilidad para que en ese viaje literario (con música, sí, pero literario primero que nada) se logren entrelazar la crudeza de su lenguaje con la universalidad de los temas que plantea. La canción “Lose Yourself” es perfecta justamente por eso, porque Eminem no solo habla de su alter ego en 8 Mile: habla de sí mismo tirando data específica y mirando hacia atrás (el trabajo era una mierda, la casa donde vivía también), pero con un trasfondo que puede llegarle a cualquiera. Ese trasfondo, justamente, es lo que toma Curtis Hanson para darle relieve y se vincula con la capacidad que tenemos de reinventarnos, de aprovechar las oportunidades, de mirarnos al espejo como hace Rabbit, con la moral por el piso, para minutos después salir a hacer lo que mejor sabemos, sin impedimentos. En el caso de Jimmy, lo suyo es el rap, las improvisaciones, el perderse en la música y en las palabras. Por eso, cuesta coincidir con Poe en eso de la matemática de la poesía, sobre todo si te lo imaginás a Marshall Mathers escribiendo “Lose Yourself” en un papel de cuadernillo roto y sucio, con una lapicera que se está quedando sin tinta y con el corazón en la mano.

Mirá esta escena de 8 Mile:

¿Qué interpretaciones de músicos que se inclinaron por la actuación quisieran destacar? Por el contrario, ¿cuáles les disgustaron? ¡Comenten!; de yapa, propongan una escena que quieran ver el jueves próximo; ¡Gracias a todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Nunca quise

“I  carry your heart with me  (i carry it in my heart)” – E.E. Cummings

Antes de focalizar en el post de hoy, quiero agradecer la cantidad de baboseos (digo, de comentarios) en el post de ayer. Como bien señalamos en el mismo, fue récord para Cinescalas y, eso más allá de lo mucho que nos divertimos leyéndonos y contestándonos, es muy importante para el blog por una sencilla cuestión: la flexibilidad con la que podemos discutir de cine, yendo desde los enfoques más intelectuales hasta los más banales, sin que por eso se nos caigan los anillos. Por eso, gracias a todos.

Ahora sí, al tema que nos ocupa. El viernes, luego de seleccionar a Sexto sentido como su mejor interpretación, me quedé pensando en Toni Collette, inmediatamente eso derivó en Curtis Hanson y En sus zapatos, una de sus películas más conmovedoras, especialmente por la manera en la que sus tres actrices protagónicas se la cargan al hombro: Collette con su entereza, Cameron Diaz con su fragilidad y, entre ellas, Shirley MacLaine como esa abuela que intenta mediar para que ambas hermanas puedan reencontrarse, perdonarse y, a fin de cuentas, aceptarse tal cual son. Porque a pesar del error que comete Maggie y a pesar de su intento de huir de su hermana Rose, En sus zapatos, con su minuciosidad a la hora de mostrar dos vidas en paralelo, termina siendo una confirmación a la teoría de que hay relaciones que pueden resistir el dolor. Hay relaciones de fraternidad que, como bien se da cuenta Maggie mientras lee a Cummings, nos hacen tener nuestro corazón en la mano.

¿Qué películas sobre hermanos (de sangre o de la vida) son las que más recuerdan?¡Comenten, vamos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sin comentarios