El post del baboseo (versión 2014)

Ya es tradición. ¿Qué exactamente? Que en este post la introducción sea breve y que simplemente mencionemos – ahora dejando fotos y gifs, a diferencia de los links de la edición pasada – todos esos objetos de nuestro baboseo (extiendo la consigna a la música, ya que estamos). Los invito a babosearse de acá hasta mi regreso del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata donde, como ya sabemos, estaré presentando No estás solo en esto. Pero ese es otro tema. No nos alejemos de la cuestión que hoy nos ocupa. Babosearse. Empiecen cuando quieran. Yo empiezo con Jared, porque no podía ser otro. Menos aún después de haberlo conocido personalmente hace unas semanas. Ahora sí, les cedo la palabra. A batir el récord. PD. Nuestra querida Caro Torfano sugirió que echemos más leña al fuego sumando canciones que nos ponen…babosos. Así que tienen eso de tarea también :P - ¡Que se diviertan!

.……………………………………………………………………………….. 

MENCIONES ESPECIALES:

……………………………………………………………………………….. 

……………………………………………………………………………….. 

………………………………………………………………………………………..

¡BUEN MIÉRCOLES PARA TODOS! Finalmente llegó #ElPostDelBaboseo (nueva edición), por ende, ya saben qué hacer - Nos reencontramos el lunes 8 de diciembre cuando arranquemos con el balance de lo mejor del 2014 (vayan pensando frases, escenas, actores, actrices, porque lo cubriremos todo), luego de que pase toda la vorágine del festival; aunque desde ya les cuento que la idea es ir subiendo videos de todo lo que pase allá con la película así que estén atentos a más posts en breve (de paso les digo que estoy bastante nerviosa, así que unas palabras de aliento me vendrían bien porque soy un cúmulo de ansiedad); ¡a babosearnos tranquilos, nos vemos el mes que viene y a muchos los encuentro en Mar del Plata! ¡saludos para todos, que tengan un gran día!

 …………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

La escena del día: 28 días después

No recuerdo con exactitud en qué post hablamos del tema, pero sí estoy segura de que ya hemos debatido acerca de cómo las obras/filmografías de determinados autores son esencialmente intratextuales. Es decir, en la rama que nos ocupa, un director puede, con una nueva película, responder a su predecesora, ya sea para contradecirse o para mantener una coherencia. Un film, de este modo, tiene la capacidad/posibilidad de dialogar con otro. Antes de 127 horas, antes de Slumdog Millionaire (no voy a volver ahí, ya saben lo que pienso), Boyle parecía estar amigado con la segunda intención (la coherencia interna). Luego de que La playa fuera erróneamente ponderada como una de las peores películas de su carrera, decidió que lo mejor era abordar otro género conservando una misma curiosidad temática. ¿Cómo lo hizo? Con 28 días después, una película inclasificable, a la que ni siquiera podríamos encuadrar dentro del subgénero de zombies, en la que los delirios existencialistas de La playa vuelven a resonar bajo otro modelo, bajo una Londres desértica mostrada en esos extraordinarios primeros minutos que posteriormente no pueden superarse. Sin embargo, más allá de ese silencio que aturde, de ese caminar de Cillian Murphy en un estado de desamparo, e incluso más allá de todo lo que sucede luego, 28 días después retoma el concepto del hombre versus el hombre, del hombre sorteando los límites de su propia moral, del hombre que termina devorándose a sí mismo. En un punto, ese comienzo vendría a operar como un presagio de todas esas inquietudes. ¿Cuán aterrador sería encontrarnos en soledad? ¿Cuán aterrador sería convivir con nuestra propia conciencia? 28 días después es una película que se mueve en las polaridades, que pregona sobre la contaminación física/mental/espiritual (y en contraposición, sobre la limpieza en todas esas variantes) y que nos deja un poco como a Murphy, vagando en pensamientos que tienen a un protagonista único. A un protagonista que no es ni un zombie, ni un virus, ni siquiera un hombre: es un móvil. Es el instinto.

………………………………………………………………………………………

*Les dejo una escena (eliminada) de 28 días después:

………………………………………………………………………………………..

¿Qué les pareció 28 días después? ¿Les gustó? Sumen otras (aunque la de Danny Boyle no se ajuste tanto a esa estructura) películas apocalípticas/de virus/de zombies y cuenten si este género les atrae particularmente; de yapa, propongan una secuencia y/o versus para el jueves próximo; ¡Gracias a todos! ¡Que tengan un excelente día!

………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Deep Blue

“The island boats was slow, we heard the Monkeys on the radio, the only song you know”

Pig toma el micrófono en un bar de mala muerte y se pone a cantar un tema de los Kinks, borracho y extático. Pig está enamorado y, debajo de ese escenario, Runt lo mira, con una mezcla de miedo y desconcierto. Ella también lo ama, pero no con el mismo nivel de dependencia, de deseo, de descontrol. En esa escena de Disco Pigs, en el antes y el después de esa canción catártica, Cillian Murphy atraviesa por todos los estados por los que puede atravesar una persona enamorada, desde la alegría hasta la decepción, desde la compulsión a tomar el cuerpo de esa mujer hasta el asco de no sentirse un individuo porque se piensa a sí mismo como una extensión del otro. Disco Pigs cuenta la historia de un vínculo amorfo, entre Pig y Runt, dos adolescentes que nacieron el mismo día en el mismo hospital y que, desde ese instante en que sus miradas de bebé se cruzaron, jamás se separaron. Todos los días de sus vidas son idénticos. Salen a la misma hora de dos puertas vecinas, van al mismo colegio, bailan en el mismo boliche, se sientan juntos a mirar el mar, no hay otro universo por fuera del que ellos construyeron.

Todo cambia cuando Runt un día observa las olas y advierte que si traspasa ese castillo donde se autocoronan Rey y Reina, encontrará castillos sin llave, por lo cual decide que su futuro está en ese oleaje impredecible y no en el constante y predecible hecho de tomar de las manos a Pig. Pero él ve las cosas de otro modo, su despertar sexual es tan intenso e ineludible que no encuentra otro modo de canalizarlo que no sea a través de la violencia. De allí en adelante Disco Pigs se convierte en una especie de adaptación twisted de Romeo y Julieta, con una interpretación de Cillian Murphy tan grandilocuente y pasional que nos indica que no hay manera que las cosas terminen bien en este relato entre confuso e insoportable de ver.

La película de Kirsten Sheridan me generó cierta repulsión por culpa de una exacerbación del tema principal – la dependencia -, pero al mismo tiempo una compulsión a seguir viéndola, por querer saber hacia dónde iba conducir ese descontrol, hacia dónde Pig y Runt estarían dispuestos a llegar. “¿De qué color es el amor?” le pregunta ella. “Azul”, se responde a sí misma mucho después, junto al mar, mientras los ojos de él brillan con esa misma tonalidad. Claro que, en más de un momento, la paz de ese azul sufre una metamorfosis y no hay otro color alrededor de ellos que no sea un furioso y arrebatado rojo.

¿Qué películas les causaron repulsión, por su brutalidad en las escenas y en su temática, pero al mismo tiempo no podían dejar de verlas? ¡Comenten!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sin comentarios

El post del baboseo

“In my imagination, you’re waiting lying on your side, with your hands between your thighs and a smile”

La semana pasada tuvimos un poco de todo, al cine lo cruzamos desde la música y la literatura; pero hizo falta un post lúdico, un post sin filtro en el que podamos, lisa y llanamente, contar con qué actores y/o actrices nos quedamos completamente obnubilados cuando aparecen en pantalla. Mi elección es Cillian Murphy, Cillian Murphy con ese suéter con lentejuelas…pero también podría haber sido Mark Ruffalo o Robert Downey Jr.. Este es, señoras y señores, #elpostdelbaboseo. Los invito a que hagan memoria y comenten. Hoy no analizamos. Hoy nos ponemos frívolos, superficiales, y admiramos la belleza ajena.

¿Cuáles son los actores y/o actrices que obnubilan su juicio crítico? En otras palabras…¿Con cuáles se han baboseado y en qué películas en particular? ¡Comenten, no sean tímidos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!