Podcast Cinescalero Volumen XVI / Revisionando los ’90: CLUELESS

♦ ¿Qué veredicto dan ustedes en el “juicio” de hoy? ¿Clueless se mantiene en el 2016 o no tanto? ¡Los invitamos a debatir! ¡Hasta el lunes, muchachada! ♦

Somebody To Love

Una virgen que no sabe conducir

“All the young dudes carry the news…” 

Para Cat

En una interesante iniciativa nostalgiosa, la revista Entertainment Weekly editó una nueva publicación con distintas tapas. ¿El eje de todas? El reencuentro de elencos de películas y series, décadas después (años más, años menos) de haber alcanzado el éxito. Entre todas esas reuniones (como la de E.T., por ejemplo) estuvo la de Clueless. Me vino como anillo al dedo. Ya saben que hace tiempo que quiero hacer un post sobre la gran comedia de Amy Heckerling. En 1995, la realizadora no la tenía fácil. ¿Una película centrada en Cher, una chica de clase media alta a la que aparentemente solo le importa su ropa? ¿Una “para adolescentes” que no parecía cumplir otro propósito más que el de agregarse a la extensa lista de comedias estudiantinas de su época? Sin embargo, acá estamos, hablando de Clueless diecisiete años después de su estreno, así como dentro de diecisiete años estaremos hablando, por mencionar casos similares, de Zoolander y Chicas pesadas. Desde el momento en que se entra en sintonía con el humor propuesto por la directora, que su comedia se empieza a vislumbrar como más inteligente de lo que quiere hacernos creer. Porque su inteligencia, su encanto, pasa justamente por la postura que adopta: la de no volverse centrípeta (es decir, no siempre rotarlo todo hacia su núcleo). Por eso es que las subtramas de Clueless van transcurriendo con una naturalidad que le permite darse el lujo de elegir con cuidado un subtexto sin adornarlo con pretensiones (Emma de Jane Austen), de hacer referencias a la cultura popular (“buscar buenas notas en la secundaria es como buscarle sentido a las películas de Pauly Shore”, dicen por ahí) y de entregar one-liners magníficos y hasta hoy citados (como el del título de mi post). Pero por sobre todas las cosas, Clueless es una película que va creciendo a la par de su personaje (un poco a la manera de Juno), ya que sabemos que en Cher hay mucho más que esa fascinación por sacarse polaroids con todos sus cambios de vestuario y que ese makeover que quiere hacerle a Tai (Brittany Murphy, en un personaje brillante) trasciende su necesidad de tener “un proyecto”. Lapiceras con plumas, una banda sonora con la sorprendente inclusión de “Fake Plastic Trees” de Radiohead, ropa de Calvin Klein…hay muchos rasgos icónicos en la comedia de Heckerling pero también hay una heroína que busca ayudar a su padre, perdonar a su amiga, y que no se encandila con lo que tiene cuando alguien la cuestiona (su hermanastro Josh, interpretado por Paul Rudd) y le hace ver que no hay razones para cambiar su mundo, pero sí hay razones suficientes como para percibir que, en esa realidad que vive, también hay otros.

Clueless, antes y después en imágenes:


Created with flickr slideshow.

Miren esta escena de Clueless:

Los actores de Clueless se reúnen 17 años después:

Tres consignas hoy: ¿Qué opinan de Clueless? ¿Qué otra película comandada por una mujer podrían sumar al post? ¿Qué “reunión” les gustaría ver plasmada en una revista y/o video?; ¡comenten, los leo! Es bueno estar de vuelta por acá ;)  

………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Drew Barrymore

“Do you know what is like to have a dream?”

Riding in Cars with Boys es una película sobre el crecimiento. A fin de cuentas, trata sobre la vida de una mujer (Beverly) que queda embarazada en su adolescencia, que debe lidiar con un marido irresponsable, un padre rígido y una incipiente necesidad de escribir, imposibilitada por todo lo anterior. Sin embargo, por sobre todo, es una película acerca de la resignación, no enfocada desde una perspectiva triste sino a través del hecho de dejar ser, de aceptar al otro con sus imperfecciones y amarlo de esa manera. Esto se ve en tres vínculos: el de Beverly con su mejor amiga Fay (Brittany Murphy, en un papel hermoso), el de Beverly con su hijo Jason y, muy especialmente, el de Beverly con su padre. No fue fácil la tarea que le tocó a Drew Barrymore. No solo tuvo que mostrar las distintas etapas de una existencia convulsionada, sino que además tuvo que hacerlo manteniendo esa tenacidad que hacen del personaje (real, para ser exactos) una combinación de contradicciones, de subidas y bajadas, de momentos sentimentales y de momentos de mayor lucidez. Por eso me emociona el final…esa expresión que consigue Drew luego de que Beverly deja ser a su hijo, la expresión de una mujer que, por más cambios que haya padecido, sigue siendo una niña. Una niña que solo quiere cantar con su padre, apaciguar el dolor y recibir un abrazo.

¿Cuál les parece la mejor interpretación de Drew Barrymore?; de yapa, cuenten de qué actor o actriz quisieran ver post; ¡Gracias a todos y Buen Finde!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!