Concurso “Filmá tu propio videoclip”: Decimoquinta entrega

¿Ya dije que no quiero que se termine este concurso? Bueno, no quiero que se termine. Espero poder hacer una segunda vuelta en el 2014 porque no sólo me encanta recibir videos totalmente distintos sino que además disfruto mucho de cómo se van armando las playlists y de cómo esas playlists, de algún modo, modifican nuestras rutinas. Hoy no será la excepción. Los dejo con este video de Ale, que llega con un muy buen timming (el marco del reciente recital que dio Blur) y con mucha energía. Su autora presenta con estas palabras el penúltimo aporte a esta convocatoria:

Cuando vi el anuncio del concurso sobre filmar un videoclip para el blog, de inmediato pensé que tenía que trabajar en uno porque siempre estoy haciendo cositas así para los amigos y la familia, aunque de forma tan artesanal y casera que me llega a dar vergüenza estar en el mismo lugar exponiendo esto junto a otros profesionales del área. Sin embargo, el entusiasmo siempre puede más y me decidí a enviar mi pequeña colaboración a ver si les hace pasar un buen rato. A mí por lo menos me entretuvo un montón filmarlo. Me costó muchísimo decidirme por un tema, pero justo coincidieron varias cosas. Estaba yo disfrutando de la hermosa panorámica de la ventana de mi trabajo un día por la tarde cuando se ponía el sol y estaba tan lindo que aproveché para tomar fotos y grabar un videíto, y casualmente también había estado escuchando mucho a Blur el último tiempo. Por ende, pensé que tenía que unir las dos cosas. La forma en la que se me ocurrió unirlas fue usando el tema “Country House”. Si bien la ciudad donde vivo no es tan grande, no está exenta de los males de las urbes y es así como el sueño de muchos aquí es irse a vivir al campo. Yo viví varios años en una zona bastante rural y ya estoy un poco hasta la coronilla con muchos aspectos de la vida fuera de la ciudad, así que la verdad es que ahora al campo sólo voy de paseo. Entonces quise hacer mofa un poco de los clásicos arquetipos de la vida campestre imprimiéndole un ritmo vertiginoso al video desde el comienzo en la ciudad congestionada hasta llegar a un pueblito en el interior donde parte de mi familia da rienda suelta y sin pudor a sus habilidades artísticas en plena plaza (estas personas son hasta introvertidas en su vida cotidiana) todo gracias a las bondades del campo… jajaja. En el video se muestra parte de la ruta entre Puerto Montt y Ralún, pasando por Puelo que es la localidad donde se utiliza la plaza, todo esto en el Estuario de Reloncaví en la Región de Los Lagos, Chile. Que lo disfruten. 

 ………………………………………………………………………………………….

► [VIDEO] “Country House” x Alejandra Carriel Castillo:

Country House - Blur from luna on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [LISTA DE REPRODUCCIÓN] 190 (sí, sí, leyeron bien, 190) canciones que nos ponen de buen humor:

………………………………………………………………………………………….

Nuevamente les doy la bienvenida a otro jueves musical, y nuevamente con dos consignas para el post: 1. Los invito a comentar el video que filmó Ale para este concurso 2. Como siempre, armaremos otra playlist y, dado que el video de hoy es muy dinámico, la consigna es que mencionen canciones bien pum para arriba, aquellas que nos ponen de buen humor o que ponemos de fondo para arrancar la jornada con la mejor onda que se pueda; ¡espero los aportes! ¡saldrán más temas que el jueves pasado!; ¡los leo, como siempre, que tengan un excelente día y espero que la playlist contribuya a eso! ;)

………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Sobre el soundtrack de Trainspotting

Hoy en Cinescalas escribe: Diego Valente

Hay  películas que quedan asociadas para siempre a una época. Trainspotting es un retrato tan bello como descarnado y algo escatológico de la juventud yonqui y outsider de Escocia de mitad de los noventa. El film está basado en el libro de Irvine Welsh y tiene como actor protagónico a Ewan McGregor en el papel de Mark Renton, quien por momentos luce casi tan demacrado como Christian Bale en El Maquinista. En Trainspotting la música es clave. La banda sonora del film de Danny Boyle es impecable y está magistralmente cohesionada con el devenir de la película. Desde luego, la escena británica de los noventa está bien representada por Blur (y ese temazo con una línea de bajo y un piano inolvidables llamado “Sing”, la gema de Leisure su disco debut de 1991), Pulp (la pegadiza “Mile End”), Underworld (esa bomba denominada “Born Slippy” que aún hoy sigue sonando como el futuro, aunque los creativos publicitarios argentinos hayan intentado desactivarla), Primal Scream (y el instrumental titulado igual que el film), Elastica y el propio Damon Albarn. Sin embargo, a pesar de estar estéticamente tan ligado a una década, este soundtrack tiene varios clásicos que cumplen un rol clave. ¿Cuántos adolescentes de aquellos años descubrimos la frénetica “Lust for Life” de Iggy Pop gracias a esta peli? ¿O nos sumergimos en el doble sentido de “Perfect Day” esa balada perfecta que Lou Reed grabó para Transformer, su obra maestra de 1972?

Fuente: justinreedart.blogspot.com

Esas dos canciones mencionadas aparecen en momentos fundamentales de la película, el tema que titula el disco de Iggy de 1977 es el encargado de abrir el film y, con ese ritmo de batería acelerado e irresistible, acompaña al maltrecho grupo de protagonistas en su carrera hacia la autodestrucción. Mientras que la épica balada de Lou musicaliza la famosa escena de la sobredosis de heroína de Renton. ¿Cómo generar belleza y poesía de algo tan oscuro y desagradable? Pregúntenle a Boyle y ese atardecer angustiantemente nublado donde yace el cuerpo de Renton mientras su dealer le pide un taxi rumbo al hospital. Un dato poco mencionado es que detrás de estas dos canciones se encuentra escondida la figura del gran David Bowie, quien fue productor de ambos tracks y autor de la música de “Lust for Life”. Pero hay más guiños al pasado en la música del film: Iggy repite con la sucia y oscura “Nightclubbing”, originaria de The Idiot, su mítico debut como solista. Por su parte, Sleeper alcanza su máximo hit con “Atomic”, esa pieza irresistible que Blondie grabará en 1979, con un sonido que se adelanta en años a su época. Mientras que “Deep Blue Day” es un bellísimo viaje instrumental que Brian Eno y Daniel Lanois registraron en 1983. La canción es perfecta para la escena surrealista de Renton buceando, en busca de drogas, dentro del inodoro más infecto del baño más asqueroso de todos los bares de Escocia.

*Choose your future, choose life”:

El soundtrack de Trainspotting tiene vida propia por fuera del  film y funciona como un viaje (arbitrario como todo recorte) por tres décadas de música. Traza una genealogía por la historia de esas otras canciones más o menos relacionadas con el consumo de drogas que habían quedado relegadas (salvo, tal vez, la exitosa “Atomic”) a un injusto segundo plano en la época en la que vieron la luz. Y, desde luego, gran parte de la maestría de Boyle es lograr que estos tracks parezcan haber sido hechos a medida de su película. Una película controversial, tan terrible como graciosa, tan oscura como adictiva. Parafraseando a Daniel Melero puede decirse que “hay películas que se llevan algo de uno cuando terminan”. Trainspotting es una de ellas.

Por Diego Valente

………………………………………………………………………………….

Dos consignas para este lunes: ¿Qué opinan de Trainspotting? ¿Qué películas inevitablemente recuerdan junto a su banda sonora? En mi caso, menciono Greenberg y las canciones de James Murphy; ¡Dejen sus comentarios! ¡Los leo!; para escribir en Cinescalas manden sus notas a milyyorke@gmail.com (gracias por la paciencia a quienes no he publicado todavía)

…………………………………………………………………………..

* Una breve aclaración: la idea era dejarles la playlist de la banda sonora de Trainspotting, pero Grooveshark anda remodelándose así que la opción de compartir música por acá todavía no está habilitada; por ende, para escuchar todas las canciones que menciona Diego, los invito a clickear en los nombres correspondientes; ¡gracias, muchachada! ;)

……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Tema de sábado: No Distance Left To Run

La banda: Blur

Del disco: 13

Del año: 1999

La letra es esta: It’s over, you don’t need to tell me / I hope you’re with someone who makes you feel safe in your sleeping tonight / I won’t kill myself trying to stay in your life / I got no distance left to run / When you see me please turn your back and walk away / I don’t want to see you ‘Cos i know the dreams that you keep is where we meet / When your coming down, think of me here, I got no distance left to run / It’s over, I knew it would end this way, I hope you’re with someone who makes you feel that this life is a life / One who settles down, stays around, spends more time with you / I got no distance left to run / Coming home, so hollow, no more, no more, no more… /

El hombre del karma

“Every paper that you read says tomorrow is your lucky day, well here’s your lucky day”

La percepción es una cosa tan extraña. Sucede con las fotografías y el modo en que nos llegan a todos por un lugar distinto, ya que estamos configurados de manera tal que una cosa nos conmueva pero que a otros, por contraposición y lógica, les resulte indiferente. Stanley Kubrick – él, con sus fotografías para publicaciones varias y sus películas – fue universalmente catalogado como un observador de registro frío, cualidad que se aplicó con connotación peyorativa. En mi opinión, sin embargo, esa frialdad era la única manera de abordar un tema tan complejo, vasto e inaprensible como el del libre albedrío. Sí, Kubrick tenía una versión fatalista, y nunca la ponía al descubierto mediante personajes cálidos que amortiguaran tanto cataclismo. Pero sabía lo que hacía. La esperanza estaba. Incluso en la dualidad de la Humanidad y en las catástrofes proclives a ser ocasionadas por ésta, podía mirar de cara al futuro, aunque más no sea un futuro inmediato y salvaje (el “we have to fuck” que concluye Ojos bien cerrados y todo su cine). Décadas después al estreno de La naranja mecánica, un hombre llamado Jonathan Glazer usaría todo el imaginario de la adaptación de la novela de Burgess para una adaptación diferente: la de traducir una canción en imágenes. La canción era “The Universal”. La banda, Blur. Glazer también sabía lo que hacía. Tomaba para su video esa supuesta visión pesimista y distante de Kubrick para poner a Damon Albarn cantando sobre la llegada de un futuro y la concreción de las posibilidades (“yes, it really, really, really could happen”). Con esa clase de manifiestos, Glazer pasó del videoclip al cine como solo un grupo selecto supo hacerlo (ya lo saben, el grupo de Gondry, Jonze y compañía): manteniendo una línea autoral.

Los ecos de Kubrick en Glazer son notorios (el primer plano de Nicole Kidman en Birth es brillante en ese aspecto), pero más notoria aún es su obsesión por el destino como arma de doble filo. El realizador inglés usa todas las herramientas que tiene a mano para mostrar a individuos que son alcanzados por un pasado, individuos que no pueden huir de un determinado karma. En el video de Radiohead titulado, justamente, “Karma Police”, Thom Yorke canta sobre las consecuencias de meterse con esa policía persistente y justiciera, y Glazer lo evidencia con ese hombre que corre, corre y corre, mientras un auto (muy a lo Christine de Stephen King) lo persigue para derrotarlo, hasta que algo arde con sonoridad. En “Rabbit in your Headlights” de U.N.K.L.E., otro hombre, esta vez caminante, ignora un caos desatado a su alrededor, un poco a la manera de la banda de Oxford en otro gran video de la factoría Glazer, esa mágica obra ralentizada y en blanco y negro llamada “Street Spirit (Fade Out)”. Al director le gusta hacer foco en un individuo, se apega a él, capta sus expresiones como nadie y muestra la irrupción de ese karma con un recurso tan poderoso y ridículo como lo es el de una piedra cayendo en una pileta, en esa gran escena de su ópera prima Sexy Beast. Los videos de Glazer y su cine work in progress son cínicos y desprejuiciados, son obras que hablan sobre los quiebres que se producen en la soledad y en medio de un silencio que aturde. Es allí, en ese silencio, donde un hombre, de la manera que sea y con las armas que tenga disponibles, deberá fijar la mirada y enfrentar, a su modo, un destino inexorable.

TRES VIDEOS DE JONATHAN GLAZER:

——————————————-

* 1. “KARMA POLICE” (Radiohead):

* 2. “RABBIT IN YOUR HEADLIGHTS” (U.N.K.L.E.):

* 3. “A SONG FOR THE LOVERS” (Richard Ashcroft):

—————————————-

* BONUS TRACK: Playlist de las canciones que Jonathan Glazer convirtió en videos:

Jonathan Glazer by Milagros Amondaray on Grooveshark

¿Qué realizadores de videoclips que hayan hecho el salto al cine les interesan particularmente? De yapa, los invito a que mencionen sus videos favoritos de la historia de la música; ¡Dejen sus comentarios!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!