Whatever people say I am, that’s what I am not

 

Hoy en Cinescalas escribe: Carolina Torfano

Ver una y otra vez una película, leer una y otra vez un libro, un párrafo, un texto o incluso una frase que te gusta mucho. Escuchar una y otra vez esa canción, o volver a darle play a ese disco que te cambió la vida. “¿Por qué volvés a ver una película que ya viste?”  es una pregunta que me hacen con mucha frecuencia, y yo suelo devolverla preguntando por qué siempre escuchás la misma banda. A veces las personas se olvidan de los distintos efectos que tienen las cosas, o no entienden lo que esa película puede significar para mí, y por qué en realidad no me importa ya saber qué es lo que va a pasar… Cada vez que la vuelvo a ver el factor sorpresa es lo que me va a hacer sentir, lo que me va a hacer pensar esa vez.

Ver una y otra vez esa película de la cual por ahí no te acordás cuándo la viste por primera vez, ni dónde, ni con quién, ni por qué….pero la viste, se presentó de alguna forma y nunca más fue lo mismo. Todo esto me sucedió muchas veces, y es algo que me gusta que me pase: volverme a encontrarme con aquellas cosas. A veces uno las busca porque son una especie de refugio, un escape o porque son un cable a tierra; y otras veces, aparecen solas sin ser buscadas, y parece que lo hacen en el momento preciso, como cuando (y disculpen que haga analogías baratas) te encontrás con una persona que no ves hace mucho tiempo, o como cuando volvés a un lugar que te trae muchos recuerdos y que hacía mucho que no visitabas, o como cuando encontrás esa remera que te encantaba y que la usaste tanto que guarda grandes anécdotas…y por ahí ya se te había desdibujado la cara de esa persona, o ese lugar ya no estaba en tu ruta cotidiana, o ya ni te acordabas que tenías esa remera… pero aparece y va justo para ese momento, te la ponés, y eso te hace sentir bien. Así que, ya sea intencionalmente o no, encontrarme con esas cosas me hace bien. ¿Por qué? Porque puedo volver a recordar y a sentir de nuevo ciertas emociones que creía perdidas, vuelvo a revivir recuerdos, vuelvo a reencontrarme conmigo.

Sí, puede pasar mucho tiempo sin que vuelvas a encontrarte con esas cosas, pero de alguna forma siempre vuelven y con ellas vuelven esos sentimientos, y estos también traen otros nuevos (porque es como cuando se discutía en el post de “¿Existe la mejor película de la historia?”, no es lo mismo ver una película ahora, que hace diez años). Uno cambia, las personas especiales cambian, el mundo también lo hace, no todo es como solía ser, y la cabeza y el corazón ya no eran los de antes. Pero hay cosas que perduran, de eso estoy segura, y dentro de ellas están esas cosas que significan mucho para uno, las cosas en las que uno cree y valora, esos sentimientos y pensamientos que parecían olvidados, pero que cuando volvés a oír esa canción o cuando volvés a ver esa película, los volvés a sentir y sabés que nunca se fueron porque son parte de vos.

En particular, con este texto tenía la intención de hablar de cómo somos y para eso traer al frente aquellas cosas que tuvieron algún efecto en nosotros, que nos cambiaron o que nos identifican, porque forman parte de nosotros mismos. Pero para no hablar de “cosas” y ser más precisa, voy a mencionar una película. Al hablar de ESA película que veo una y otra vez, hoy hago referencia a The Breakfast Club, porque dadas ciertas circunstancias recientes (como haber podido ir reverla en el BAFICI en pantalla grande), me hicieron pensar en estas cosas. Me gusta decir que tengo no-mucha memoria, para no decir poca y tener algo de consuelo; y también saber que nos caracterizamos por tener memoria selectiva. Me atrae esa idea de por qué recordamos deliberadamente o no determinadas cosas y por qué otras tantas no. Siguiendo esta línea, puedo decir que recuerdo que desde chica me gustaba leer, escuchar música y mirar películas, pero eso habla de un recuerdo muy general y que a la mayoría de las personas les pasa, más si desde la niñez se las estimulaba y se las acercaba a ellas. Pero volviendo a mi memoria selectiva, sí recuerdo la época en la cual mi interés por el cine había crecido mucho, y en particular fue durante mis últimos años de secundaria. Sí, esos años donde por lo general sabés poco y nada, estás perdido, estás en una etapa llena del “prueba y error”, y tratás de alguna forma de conocerte y ver qué es lo que querés en la vida. En esa época apareció esta película, y sé que tuvo algo que ver con que mi interés por el cine, con el hecho de que ese gustar se convirtiera en un amar. Desde entonces, el cine y yo empezamos una relación.

¿Qué me pasó con The Breakfast Club? Por primera vez la vi sola en mi casa, una tarde después de volver del colegio. El único segmento del diario que leía de chica era el de Espectáculos, en la parte sobre cine, y la única revista que ojeaba era la del cable. Ese día la agarré para ver si había algo mejor que hacer la tarea… llegué a leer The Breakfast Club de John Hughes y pensé “ese nombre, esa sinopsis me suenan mucho; vamos a ver qué tal”. Creo que en parte estaba predestinado, con ese “vamos a ver qué tal” entró John Hughes en mi vida, y no existe puerta de salida para él. Tuvo un gran efecto en mí; cuando sos más chico sos un poco más propenso a tener miles de dudas y miedos, y eso me pasaba. Estaba muy poco segura de muchas cosas, me sentía perdida buscando un qué se yo, pero sí estaba segura de otras pocas. The Breakfast Club fue como verme a mí misma, fue como sacar una fotografía a la persona que era. No, no comía sándwiches de azúcar y cereal. Tampoco andaba con un cuchillo amenazando ni era la más popular del colegio. No humillé a nadie ni guardaba entre mis cosas una pistola de bengala. Pero sí me sentía mal si fracasaba en algo, sí tenía muchas inseguridades, sí hacía cosas para complacer a otros, sí me sentía una rara o inadaptada muchas veces.

No estaba sola en el mundo: eso me decía la película. A veces uno necesita ayuda para resolver lo que le está pasando, y a veces la persona que menos te imaginás te tira una mano y de alguna forma hace que te animes a decir lo que nunca dijiste, sentir aquello que no te permitías o permitían sentir, pensar en aquello que evitabas por miedo o por ignorancia. Y también para conocerse, y repito, para sentir que no estás solo. Por si ya no se dieron cuenta, escribo mucho. Me cuesta expresar algo de forma acotada, no es lo mío. Para explicar algo o articular una idea (simple o no) no me alcanzan cinco renglones. The Breakfast Club hizo lo que yo no podía hacer conmigo: con una historia tan simple, me dijo tanto. Porque sí, The Breakfast Club trata sobre cinco chicos que por distintos motivos tienen que cumplir un castigo. Todo transcurre en un mismo lugar, y son pocos los personajes. Pero para mí es mucho más: son muchas las miradas, son pocas las palabras que dicen mucho, es una canción que te queda sonando en la cabeza.

“You ought to spend a little more time trying to do something with yourself and a little less time trying to impress people”

En resumidas cuentas, elegí esta película porque en cierta forma me significó una especie de iniciación en el mundo del cine, iniciación que me llevó a convertirme en una cinéfila. Y además porque fue de las primeras que tuvo un gran efecto en mí, una de esas historias que se cuentan en dos horas pero que te marcan para toda la vida, y que te cambian, pero no porque te hacen ser otra persona (bueno, a veces sí cambian algo en vos), sino porque gracias a ellas aprendés a conocerte un poco más. Por más que pase el tiempo y las cosas cambien, de alguna forma The Breakfast Club siempre logra que no deje de lado mi corazón, siempre me recuerda la persona que soy.

 “Tell me your troubles and doubts, giving me everything inside and out”

The Breakfast Club intenta también hacerte dar cuenta que la sociedad impone modos de hacer y de pensar y de ser, y que está llena de etiquetas, pero lo más importante es no quedarse dentro de ellas y mostrar que uno es mucho más en realidad. No importa si te toman por un cerebrito, o por un atleta, o por un caso perdido, o por una princesa, o por un delincuente, o por un ignorante, o por inútil, o por un inadaptado, o por un payaso, o por popular, o por un artista, o por lo que sea. “You see us as you want to see us…in the simplest terms and the most convenient definitions“, para el resto siempre serás algo de esto o aquello, y es inevitable porque creo que todos tenemos preconceptos, creo que es parte de la naturaleza humana adelantarse y catalogar. Tal vez el problema está en que todos fingimos/pretendemos alguna vez y hay quienes se quedan con esas impresiones y etiquetas. Yo siempre seré una nerd, un bocho o una culta “porque de todo puedo tener una opinión”, soy la más graciosa, aplicada y una histérica de la limpieza. Pero yo sé que atrás de esa idea soy más: tengo muchos más rayes, sé que tener una opinión no significa que sepa mucho porque en realidad sé muy poco, tengo mucho miedo a defraudar(me) a otros, sé que intento ser una perfeccionista aunque no me salga, que me molesta no lograr mis metas y eso me da miedo, que soy muy tímida e insegura, me preocupo demasiado por pavadas, soy una debilucha, soy demasiado curiosa y muy fiel a lo que creo, no me gusta para nada lo incorrecto, y por más que a veces me tire abajo, nunca pierdo las esperanzas. Yo sé que soy una soñadora, una autoexigente y competitiva, sé que soy muy buena porque siempre intento ver el lado bueno de las cosas, no puedo y no quiero perder el humor, soy una cinéfila. Pero a pesar de todo ello, siempre seré la nerd autoexigente a la que le gusta mirar películas, aunque prefieran llamarme por mi nombre.

“Does that answer your question?”

Es lógico sentirse bien al ser aceptado, uno no solo tiene que aprender a aceptarse sino que también necesita que otros lo hagan. Es la eterna lucha entre lo que uno intenta ser para ser aceptado, y lo que uno realmente es. Sienta bien que vean más allá de esa idea que se genera alrededor tuyo en base a etiquetas, que descubran tu verdadera esencia – más si lo hacen esos ojos que sentías que te cuestionaban - y descubrir que fuera de esas etiquetas podemos ser muy parecidos. Si uno es fiel a sí mismo, a lo que cree, siente y ama, y aprende a aceptarse y a aceptar a los otros por lo que son, sin pretender y sin dejarse llevar por las etiquetas (aunque cueste), de esa forma es posible ser más justos con los demás. Así, el resto que ve como quiere ver y no va más allá de esos términos simples, que te etiquete nomás. Vos ya ganaste, vos ya sabés quien sos y en alguien ya causaste efecto.

Por Carolina Torfano

  …………………………………………………………………………………………………..

  ► [ESCENA] El final de The Breakfast Club:

 

 …………………………………………………………………………………………………..

Carolina les pregunta: ¿Qué película recuerdan que tuvo un gran efecto en ustedes, que los identifica y que pueden ver una y otra vez? ¿Con cuáles empezó su amor por el cine? ¿Fueron o son definidos a través de “etiquetas”? ¿Ustedes también las aplican a otras personas, o van más allá de ellas? ¿Cómo se definirían? (pueden hacerlo a través de “etiquetas” o explayándose un poco más); ¡esperamos sus comentarios! ¡buen lunes!

……………………………………………………………………………………………..………

—> La última vez escribió Martín Folco sobre… HOLY MOTORS

 ………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

  • Cecilia Bembibre

    Un post genial en un blog grandísimo. Ya dije varias veces que lo que más me gusta de este blog es la hermosa forma que tiene de analizar películas no desde un punto de vista snob y con lenguaje difícil como la mayoría si no que pone en el espacio de debate siempre análisis que no se limitan a la obra de arte en sí, si no que incluyen el contexto, el mensaje, las conexiones que cada uno de nosotros como individuos específicos podemos hacer de ese film. Y este post es claramente uno que sigue la línea del blog, porque todo lo que Carolina expresa es puramente sentimiento, no viene a contarnos la historia, no viene a sobrarnos con análisis de planos ni de formas académicas de hacer cine, nos habla desde su lugar de espectadora y desde su lugar de alguien a quien, como todos aquí, el cine le deja mucho.
    Felicitaciones a ambas!

    Personalmente, debo reconocer que esta peli la descubrí bastante tarde en mi vida, hace unos años cuando la daban de vuelta en VH1. Pero creo que me dejó todo lo mismo que a Caro, esa idea de sentirte identificada con una pequeña partecita de todos los personajes y con todos a la vez. Obvio, yo tampoco iba con cuchillo a la escuela ni era la más popular, por lejos, pero sí está bueno entender que todos en nuestra adolescencia, y en la adultez también, sufrimos, armamos corazas, nos guiamos por lo que nos impone la sociedad, somos débiles, somos fuertes, somos frágiles y que el único momento en que nos sentimos realmente vivos es cuando dejamos que todo eso que está adentro salga. Como la escena del baile que cada uno hace a su manera, ridícula, sin coordinación, a la moda, etc.

    El alcance de esta peli es colosal porque si bien los adolescentes de hoy en día no son iguales a los adolescentes que éramos nosotros, sí comparten esta misma realidad de estar creciendo en un mundo que te quiere marcar el camino y que muchas veces en lugar de marcarlo, te lo condiciona, te quita las alas y te impide crecer para ser el ser que realmente querías. Como pasa con el personaje de Emilio Estevez o el de Molly o incluso el de Judd, alguien DESTINADO a no ser nadie. Como adolescentes, y muchas veces, insisto, como adultos, compramos ese mensaje y salirse de ese rol, de esos espacios delimitados es lo más difícil.
    El final de la peli, con la carta que le dejan al director, es exactamente eso. Lo más probable es que el siguiente lunes, todo vuelva a la normalidad y ninguno se salude en los pasillos de la escuela, pero ese día, esa experiencia es algo que seguramente los marcará, algo que no se repitirá y que quedará probablemente como uno de los elementos que sus memorias colectivas seguirán eligiendo.

    Besos y saludos para ambas!!

    • Carolina Torfano

      Gracias Cecilia! :)
      “El alcance de esta peli es colosal porque si bien los adolescentes de hoy en día no son iguales a los adolescentes que éramos nosotros, sí comparten esta misma realidad de estar creciendo en un mundo que te quiere marcar el camino y que muchas veces en lugar de marcarlo, te lo condiciona, te quita las alas y te impide crecer para ser el ser que realmente querías.” Me encantó esto que dijiste, super de acuerdo!!

      Y también lo que dijiste del baile, es tal como lo decis: sacar de adentro todo e interpretarlo a tu manera con un baile coordinadamente descoordinado ;)

    • Santiago Pappolla

      Faaa! ¡Qué comentario tan coherente con el blog y con el post! Coincido 100%. Blogs de crítica hay cientos o miles, en castellano, para empezar.
      Justamente, ese esnobismo que mencionás es la razón por la cual este blog es diferente a los demás. No se parte de que una película por aburrida es buena. Es más, pienso que es el blog anti crítica, al menos a la que estamos acostumbrados. Como bien decís, cero tecnicismos. A lo que agrego que no se pontifica nada (a mi entender, el defecto de todos los críticos). De hecho todo se somete a la discusión, sin impugnar nada.
      Y claro, se habla siempre – de la creadora al comentador esporádico – siempre desde el cuore. Y lo que se hace y se dice con el corazón, garpa siempre.

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        “El corazón sobre todo” ;) – Gracias Santi!

        • Santiago Pappolla

          Sinceramente.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Gracias por tus palabras Ceci!

  • Jessica Johanna

    Carolina, primero y principal dejame felicitarte por la nota, me encanta y me identifico mucho con eso que a veces te puede pasar, en este caso con una película, pero como mencionás o cierto libro o cierto álbum (a mí me pasa por ejemplo por ahí ni siquiera con un álbum, sino con una canción, de escucharla reiterativas veces). Y a mí también me viven preguntando cómo puede ser que vea una película tantas veces, incluso cuando cuento que a veces en el cine repito película.

    Me pasó con varias películas pero hay tres que recuerdo y mucho. Una es El Gran Pez, fue cuando me di cuenta que me gustaba y demasiado el cine, más que a la gente “normal” (ya empezamos con las etiquetas :p). La vi en mis últimos años de secundaria, la recomendé y mucho incluso y no tuve mucho éxito (“sí, es linda” me contestaban nada más, cuando yo veía mucho más que eso dentro de esa maravillosa peli). Y además sí, supe que algún día me iría a estudiar cine (cosa que he hecho unos años después). La vi incontable cantidad de veces, llegaba hasta a verla más de una vez por semana, por lo que, claro, me sabía cada línea.

    Otra con la que me pasó eso, fue “Garden State”. SI bien es una película que la tengo e incluso antes de comprármela me la había bajado para reverla cuantas veces se me cantara, me llegó varias veces de casualidad. La vi por primera vez sin saber nada de ella y me fascinó, me encantó como Zach Braff retrata aquel momento de la vida que todavía no me tocó vivir, esa vuelta a casa, a la familia de la cual uno se escapó, más esa hermosa historia de amor que surge de la nada, y que basta sólo con unos días para que sintieran que tienen que estar juntos, aunque después se pregunten, ¿y ahora qué? Y me llegó varias veces, digo, porque las primeras veces la vi casualmente por cable, pero cada vez que la agarraba y me ponía a verla, me daba cuenta que era lo que venía necesitando, rarísimo, pero para mí era así, necesitaba encontrarme otra vez con esa historia aunque me diera cuenta después de hacerlo.

    Y la tercera es, claro, The Royal Tenenbaums. Cuando vi TRT ya estaba enamorada del cine de Wes Anderson aunque sólo haya visto una película suya, porque fue así, amor a primera vista. El tema es que me fascinó de una manera ya inexplicable. Me encontré tanto en cada uno de esos personajes, incluso había tenido alguna experiencia similar a uno de ellos (pero me la guardo para mí, una de mis etiquetas: “extremadamente reservada” a veces incluso sin querer, ahí me parezco a Margot), por lo que me provocó incontable cantidad de sensaciones. Todavía la veo y me sigo emocionando, recuerdo alguna escena y sí, mis ojos se tornan lagrimosos. Es una película que si sé que la van a dar (en u na época, Isat la daba todo el tiempo; yo la veía todo el tiempo entonces), la agendo. Hasta tengo amigos que cuando se enteran me avisan así la pongo. No me puedo cansar de una película que nunca envejece en mi vida,que si bien me sé cada línea de memoria, hasta le sigo encontrando algo nuevo, aunque sea un detalle (porque encima soy de esas fanáticas enfermizas de Wes Anderson que saben hasta el por qué de cada elemento que él pone en pantalla, a él que tanto le gusta autorreferenciarse y a sus películas y artistas favoritos).

    En cuanto a las etiquetas… yo siempre fui la callada, la tímida, la inteligente (era la que ayudaba a todas mis amigas a estudiar o incluso les pasaba cosas en los exámenes, jaja). Siempre cuento que el chiste que más veces me han hecho a lo largo de toda mi vida (porque obvio, aún me lo dicen) es “dejá de hablar que me estás aturdiendo”. Y es que soy un poco así en los grupos de gente, sobre todo si no conozco demasiado, me cuesta.

    ¿Cómo me definiría? Supongo que ante todo como una soñadora, que a veces vive más en el mundo ficticio que se crea en su cabeza (y por eso o culpa de mi amor al cine) que en la realidad, que me puede resultar muy aburrida y monótona. Alguien que sí, que quizás no habla demasiado, así que cuando lo hago intento que sea algo que valga la pena.

    Bueno, después de explayarme y bastante (porque me cuesta hablar, pero escribir me resulta más ameno), les deseo una buena semana.

    • Carolina Torfano

      Me encantó tu comentario Jessi! Gracias por compartir tus experiencias con esas tres películas, que son hermosas, y también puedo decir que Big fish y TRT me marcaron mucho. Lo que decis de I.Sat, hacia lo mismo! Creo que llegué a verla 20 veces en dos semanas jaja
      Y amé tu fanatismo a los detalles, me gustaría conocer todos esos que decis de Wes! Cuando descubro esas cosas me gustan más las peliculas :)

    • Santiago Pappolla

      JJ, muy bueno tu comentario. Qué linda tu forma de ver y de verte. Me quedo con lo que decís de Garden State, peli que me gustó mucho, y te traigo algo de Norman Mailer. Hace un tiempo encontré un libro que compilaba unos cuantos Cuestionarios Proust de Vanity Fair. Mailer contesta sobre su viaje favorito como “el de vuelta a casa”. Eso: lo familiar de estar en terreno conocido pero cambiado. Saludos y un gusto leerte :)

      • Jessica Johanna

        Gracias y muy buena respuesta esa. Me hiciste acordar a algo que dice Juno, que era algo así como “I never realize how much I like being home unless I’ve been somewhere really different for a while.”

  • Lujan20

    Hola a todos!! Carolina, me agarrás justo con un post personal como este hoy que estoy bastante sensible… Así que no me responsabilizo por el desahogo que viene a continuación.

    Como muchos quizá sepan ya, el género dramático es mi preferido, y soy de los que mirar películas dramáticas una y otra vez, por ende, llora una y otra vez. Pero haciendo a referencia al post de hoy, aquellas películas donde muestran personas que padecen alguna enfermedad en particular, que se enfrentan con lo que queda de ellas a lo que sea, de una manera estoica y admirable, son los films que con seguridad miraré una y otra vez. En cierta forma porque creo que – y lo admito – muchas veces he sido, y soy, un tanto desagradecida con lo que tengo y con lo que la vida me ha dado, preocupándome por cuestiones mínimas, o haciendo que custiones que no deberían se conviertan en el eje de mi vida y no me dejen avanzar. Que no me permita avanzar. Situaciones en las que, luego, por supuesto, me autorrecriminado tal comportamiento.

    Por otro lado, la película “Family man” es una película que siempre veo cada vez que la encuentro. Y son muchas las oportunidades en que me he preguntado qué le veía de atractiva para no poder dejar de verla. Pero analizando mejor, creo que es toda la cuestión de las decisiones de la vida, los motivos detrás de esas decisiones, o más específicamente, los motivos importantes a la hora de tomar las decisiones, la respuesta a esa pregunta… La forma en que una decisión aparentemente “simple” pueda resultar en una vida completamente diferente, y una posible vida infeliz. Creo que eso es algo que de alguna manera me tocó vivir y por eso me resulta tan atractiva.

    Y por último, siempre miro cada vez que encuentro a “El diario de Bridget Jones” y “Sleepless in Seattle”. Creo que es la forma en que me desprendo de ese escepticismo que siempre me ha caracterizado para dejarme “ilusionar” de alguna manera por un par de horas; la forma en que una parte de mí se permite una especie de esperanza inconsciente.

    Bueno, eso es todo.

    Saludos para todos y buen comienzo de semana.

    PD: Odio completamente las etiquetas o estereotipos. Y trato de evitar aplicarlas a los demás, porque simplemente no me gusta hacer a los otros lo que no me gustaría que hicieran conmigo.

    • Carolina Torfano

      Ay Luján, te habré sensibilizado pero gracias por tu desahogo, espero que estés mejor después de hacerlo! Creo que muchas veces uno como que se mimetiza con lo que más le gusta, y en tu caso es con el género drámatico que no te cansás de ver y rever. A mi también me encanta el drama, y suelo mirarlo a propósito para bajonearme.. Pero siempre lo hago porque después del bajón me da como un empujoncito y me hace pensar para enfocar los ojos de otra forma. Por eso creo que está bueno que también las peliculas de este género te sirvan para ver las cosas desde otro lado, y no tirarse para abajo y ver que las cosas pueden solucionarse! Y por esto también te banco con Bridget Jones y Sleepless in Seatle, no dejes de verlas asi te siguen dando esperanzas :)

      • Lujan20

        Sirvió , Carolina, sirvió. Y después de un sueño reparador, me levanté bien ;) , para enfrentar una nueva semana y con todas las pilas para estudiar. Ademas, sucedieron cosas lindas en el fin de semana que tengo que rescatar sobre todas las cosas. Saludos.

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          Me alegro que el finde haya mejorado, beso grande Luján!

  • Solitud1977

    Caro! gran post! gran película…gracias por traerla nuevamente a nosotros :)
    The Breakfast Club es una peli que veia de chica con mi hna…pero es increible como la historia de los perdedores, abusados, nerds, etc…es una temática 100% actual en USA hoy día y lamentablemente ya hemos encontrado casos de maltratos en nuestros pagos.
    Viendola a lo largo de los años, en diferentes etapas de mi vida, me fui identificando con diferentes personajes y situaciones (aunque nunca con la más popular de la prepa :) )…En fin…esta es una peli que puedo ver 20 millones de veces…

    Mi filosofia? Hay peliculas que, como los libros, se absorben de manera diferente a lo largo de los años…por eso vale la pena verlas varias veces en diferentes momentos…y peliculas que fueron geniales en ntra adolescencia ahora nos parecen pavas y películas de la adolescencia que vemos hoy en día y que nos parecían pesadísimas cambian al mirarlas 15 años despues…

    La consigna es complicada! jaja…Suelo encasillar a la gente…antes mucho más que ahora…actualmente me doy la oportunidad de conocer a las personas y tirar abajo millones de prejuicios que seguramente me costaron amistades hace algunos años atras. Creo que actualmente puedo definirme como un combo de cosas: amiga, hermana, hija, trabajadora, escritora de a ratitos, miradora compulsiva de series con asesinos seriales y vampiros, lectora voraz…creo que la “etiqueta” de lectora voraz es la que más me gusta.

    En cuanto a “LA” pélicula que me inició en el cine, tengo que decir, que si no lo pienso mucho lo primero que me viene a la mente son los fines de semana pascuales con huevos con borde de azucar impalpable y empanadas de bacalao (puaj) viendo “Ben Hur” con mi viejo y mis hnas…Es mi primer gran recuerdo de ver una película y al día de hoy me es imposible no verla si la engancho. No puedo decir que esta película despertó un amor tremendo por el cine, pero si las primeras curiosidades y está ligada a un lindo recuerdo de familia.

    Como Caro, soy miradora compulsiva de películas que me gustan…lo mismo hago cuando releo libros…Suelo recaer en comedias romanticas…hasta las malas hechas para TV (ahora estoy viendo una)…Otras pelíclas que miré y miro sin cansarme? “Dedication”, “Fur”, “El Exorcista”, “Calculo Mortal” (PE LI CU LON) y “Pride and Prejudice” encabezan la lista…

    Mañana los leo!!!!
    Besotes y de nuevo, Felicitaciones Caro!!

    • rodrigo13

      Tengo los mismos recuerdos pascuales con Ben Hur!!!!, Era un clásico para el Viernes Santo, la carrera de cúadrigas me emocionaba. Le agrego Rey de Reyes y Barrabas, con Antonhy Quinn

      • Solitud1977

        jaja…nosotros somos más de la linea de Los Diez Mandamientos…fieles seguidores de Charlton Heston!
        La carrera es genial…pero me encanta toda la parte de las galeras…y el Ben Hur “winner” con Ester
        “Ben Hur: Si, no estuvieras prometida, te besaría par darte un adiós,
        Ester: Si, no estuviera prometida, no habría porque dar un adiós”

        • rodrigo13

          ah bueno.. te sabes los dialogos de memoria de Ben Hur???? sos una grosssssa….

    • Carolina Torfano

      Que lindos recuerdos!! Comparto totalmente tu filosofía, por eso me gusta mirar y mirar miles de veces las peliculas que me marcaron. Me gustó mucho tu lista de peliculas que no te cansas de ver, y me mató lo de “miradora compulsiva de series con asesinos seriales y vampiros”, jajaja que genia!!
      Calculo mortal es la de Bullock con Ryan Gosling no? si es, me encantaba verla de chica!!!

    • Santiago Pappolla

      Es como la magdalena de Proust pero con sabor a pescado! Adhiero a ese “puaj”. Qué película “Ben Hur”!

  • Facundo Sutherland

    Saludos a todo el Mundo. Es genial lo que escribiste Carolina, y coincido con todo lo que escribiste y lo gran película que es “The Breakfast Club”

    Hay tres películas que considero tuvieron un efecto enorme en como soy: “Empire of the Sun”, “Where the Wild Things Are” y “In a Better World”. Con la de Spielberg tengo una relación especial, porque había leído el libro de Ballard y me sentía muy fascinado con la historia del autor, pero cuando vi esa actuación asombrosa de Christian Bale esta sensación se acrecentó mucho más. Capaz debía ser porque cuando la vi tenía doce años, como Jim en la historia. A “Where the WIld Things Are” la agarré por muchas cosas: de chico ame el libro de Sendak, las películas de Spike Jonze tiene gran relevancia en mi vida, y la historia del guión de Jonze y Dave Eggers me hizo recordar mucho a cuando era más chico y siempre me hace reflexionar (tenía en el momento de verla 14, así que justo estaba entrando en la preadolescencia). Respecto a la de Bier, la historia de Christian también me llego mucho, además de que la idea de venganza me pusieron a pensar sobre como estaba actuando.

    El amor al cine se lo debo a “Being John Malkovich”. Cuando la vi en televisión a los doce, cambió definitivamente. Antes era solo para entretenerse, pero gracias a Jonze y Charlie Kaufmann, entendí que esto era algo serio, un arte.

    Si fui definido con etiquetas, de chicos era siempre como “el que lo sabe todo” o cosas por el estilo, aunque nunca me molesto, porque nunca me lo hicieron, por suerte, atacándome. Ahora más que nada, soy el “infantil”, el que se comporta como un chico de 9 a pesar de tener 17, pero creo que me encanta que tengan esa idea de mi. Igualmente considero que siempre manejarse con etiquetas es limitar a las personas, verlas limitadamente y no por todo lo que son capaces. Yo fui mucho tiempo alguien muy soberbio y competitivo (a veces se nota todavía) y trataba muy mal a los que no lograban o perdían. Ahora comprendo que todos tienen mayor capacidad en una habilidad específica, y no necesariamente en todas.

    Si tuviera que definirme diría que soy alguien que vie para el cine, la literatura y lo amigos. Disfruto jugando a casi todo, y soy muy competitivo. Soy ultrafanático del fútbol, aunque soy malisímo jugando. Hablo más de lo que hago. (Y hablo muchísimo). Doy mi opinión sobre todo. Soberbio, fanático, individualista, cobarde, amante de las artes, entiendo más a los chicos que a las personas grandes y,a pesar de todo, idealista.

    • Carolina Torfano

      Gracias Facu! Que lindo lo que dijiste de cuando te diste cuenta que el cine no era solo para entretenerte, sino que había mucho más. Y gracias por definirte como lo hiciste, me senti identificada con tu etiqueta “el que lo sabe todo” porque me la solian decir jaja
      Amo Empire of the sun y Where the wild things are, que lindas pelis elegiste :) Me debo In a better world, ahora me diste más ganas de verla!!

      • Facundo Sutherland

        Es muy buena “In a Better World”, y muy dura.

  • EmmaZunzyaestabaocupado

    Buenas!!
    Wow! que gran nota Carolina!! Felicitaciones! me encantó leerte y lograste conmoverme con tus palabras.

    The Breakfast Club es una gran pelicula que descubrí de grande pero no pude evitar identificarme con parte de los protagonistas ya que me hicieron recordar a la adolescente que fui (y sigo siendo, jajaja): la charlatana del grupo, la inquieta, extrovertida, deportista, con muchos amigos de toda forma/tipo/altura y color, la que se sacaba 10 en todas las materias que le gustaban y 1 en las que no (despues las rendia en Marzo y aprobaba con un 10 tambien), la que tenia el walkman como una extension de su cuerpo, la que amaba salir a divertirse con los amigos, ya sea a bailar, a un recital o sentarnos en la esquina. Tambien siempre fui la enamorada del amor (lo sigo siendo), la que no soporta la soledad ni la oscuridad, la que tiene una personalidad altamente adictiva, la que en sus 20´s entendió que la idea de comunidad, en todo ambito y momento es la que vá, porque sin el otro no somos nadie, aunque nos creamos omnipotentes, la que cree fervientemente en que todos estamos conectados y destinados a encontrarnos para trasmitirnos respuestas, ya sean buenas o malas, no importa, de todas se aprenden.

    No podria decir cual pelicula, especificamente, me despertó el amor por el cine. Si tengo recuerdos de ver con mi viejo westerns y peliculas de Charles Bronson. Con mi abuela veia musicales, romanticas y dramones tremendos. De la que si estoy plenamente conciente de que me pegó de una manera especial la historia, tanto asi que pensé sobre ella mucho tiempo y es la que nombro constantemente acá, es Africa Mia (ya perdi la cuenta de cuantas veces la vi) porque yo queria tener una vida de aventuras como Karen y vivir un amor como el de ella (sin el final triste obviamente), fue mi primera heroina. Despues el cine estuvo en mi vida como algo natural. De chica fui sola a un cine en Miramar a ver Mi Pobre Angelito, de adolescente contribui a la rateada grupal para ver Terminator 2, en mi primer trabajo no dudé en escaparme para ir a ver Trainspoting y lamento que hoy en dia se me complique por distancia o por economia ir al cine tan seguido como quisiera, pero amo los torrents y mi pc esta casi sin memoria ya porque me cuesta borrar peliculas que me gustaron mucho, las cuales bajo en la mejor calidad y eso me ocupa lugar :P

    No estoy de acuerdo con las etiquetas usadas de manera descalificativa, yo soy de etiquetar a la gente pero mas que nada como ejercicio mental para saber donde ubicarla en mi estima, soy muy observadora y no me cuesta empatizar con las personas, disfruto socializando y por eso uso etiquetas como una guia no como una definicion de la persona.

    Por ultimo, digo que yo tambien soy miradora asidua de pelis que me gustan o de leer el libro que me partió la cabeza y tengo epocas donde tengo en loop tal cancion o disco por lo que me transmiten en ese momento, porque eso es lo genial: tener la oportunidad de reinterpretar algo o que tome todo un nuevo significado dado el momento de la vida que estemos pasando ya que eso quiere decir que seguimos creciendo y entendiendo mas, yo creo que de eso se trata madurar.
    en fin… :)

    Buen Inicio de Semana Para Todos!!

    • rodrigo13

      Creo que ya te lo dije, pero te rebanco con Out of Africa!! Denys Finch Hatton es un grosso

    • Carolina Torfano

      Amé tu comentario Lore! Es tal cual lo que decis de reencontrarse en diferentes momentos para reinterpretar de otra forma segun lo que uno está viviendo. Tenés razón que de eso se trata madurar, y entender y entendernos mas :)
      Me encantó como te describiste en tu adolescencia, la parte de que te sacabas 10 en todas las materias que te gustaban y de que el walkman era una extensión de tu cuerpo, sos una genia!!! Y te re banco con Africa mia! Es una de esas primeras historias de amor que ves y que te gustaría vivir sin lugar a dudas.
      Y ya te volviste en una ídola al decir que te escapaste del laburo para ir a ver Trainspotting, y con la pc llena de torrents (me pasa lo mismo, y con el telefono tambien jajaja!)

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Eso de ver/escuchar/leer algo compulsivamente cuando te gusta, en loop como mencionás Lore, es algo que hago siempre, por eso creo que tengo facilidad para recordar frases o citas, o diálogos de película, debido a esa compulsión, jajaja

  • rodrigo13

    Me encanto tu nota Carolina, te felicito!. Coincido plenamente con vos cuando hablas de “refugio”, siempre pensé que el cine era el refugio perfecto, siempre dispuesto a albergarme cuando necesitara respirar hondo. Son sentimientos muy difíciles de dimensionar a gente que no lo ha experimentado. Celebro tu locura por el cine porque es lo que te llevo a escribir esas líneas. Y leerte (a vos y todos los que comentan en este blog) me provoca el mismo efecto que te genero ver The Breakfast Club: sentir que no estamos tan solos.
    Como le conte a Mil en un viejo y largo mail, el que me cambio la vida fue Ridley Scott. No me acuerdo cuantos años tenía cuando vi “Alien, el octavo pasajero” pero me derritió el cerebro, inclusive creo que algunas neuronas se me quemaron forever cuando explotó la Nostromo (hasta hace poco andaba con
    una foto de Ellen Ripley en la billetera, imaginate…) Nunca había visto algo parecido, sentirme tensionado por una peli era algo desconocido y extraño. Honestamente no me acuerdo cuantas veces la vi, obvio que a esta altura me sé de memoria hasta los diálogos. Pero cada vez que la veo es un imán que me atrae de forma irresistible. Y creo que la razón tiene que ver mucho con lo que vos también decís, eso de volver a sentir cosas que creías olvidadas pero que son tan parte tuya que han llegado a marcarte. Parafraseando a Jesse, recuerdo mejor la noche de sábado que vi Alien que años enteros de mi infancia.

    Las pelis que veo una y otra vez (porque en cierta manera me identifican y definen) son: Sleepless in Seattle, por las agallas idealistas de Annie Reed. Casablanca, por el romántico estoicismo de Rick Blaine (y por sus frases!: -“¿Donde estuviste anoche???” –“Hace tanto tiempo que no me acuerdo”. GE-NI-AL!). Cinema Paradiso, por el amor al cine; Matrix, por la originalidad de la idea y la estética; Unbreakable, por el amor a los comics; Star Wars, porque creci junto
    a la imaginación de Lucas; The Age of Innocence, porque me pone la piel de
    gallina; North by Northwest, porque no se hacen más pelis así, Before Sunrise/Sunset, por la concepción del amor.

    • Solitud1977

      Te banco y recontra banco con North by Northwest!

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        Me sumo bancando a North by Northwest!

    • anitapado

      Te banco con The age of innocence, piel de gallina ABSOLUTA.
      North by northwest, maravilla.

    • Carolina Torfano

      Gracias Rodrigo por todo lo que escribiste!! El cine es mi refugio por excelencia sin dudas, y hablando de Alien, siempre me pareció que es una gran gran película, y a mi también me voló la cabeza. Ya he dicho que Ripley es una de mis grandes heroínas, por lo que la hayas llevado en tu billetera me parece una genialidad!
      Y con tu “Parafraseando a Jesse, recuerdo mejor la noche de sábado que vi Alien que años enteros de mi infancia.” no puedo estar más de acuerdo! Es increible lo que uno decide acordarse, justamente esas cosas que realmente te marcaron!

    • EmmaZunzyaestabaocupado

      Hace un tiempo, un dia del fin de semana, enganché en cable Los Puentes de Madison y al terminar le pegaron LA Edad de La Inocencia….imaginensé como quedé!! extasiada, sufriendo, pero con ese morbo feliz, si se me permite esa expresion :P
      Hagan la prueba de verlas pegadas, es excelente!!

  • Dario Villalba

    holas buenas noches…

    es genial todo lo que escribiste y los links son geniales :)

    la pelicula que tuvo gran efecto fue eterno resplandor de una mente sin recuerdos, ya habia terminado el colegio y no hacia nada de mi vida, me sentia solo y perdido, no se que paso y que encontre en esa pelicula pero fue como un amor a primera vista y cada vez que tengo la oportunidad la veo por que no me suelo forzar a ver las peliculas que me gustan, dejo que llegen solas cuando las necesito.

    no me acuerdo durante la secundaria si me solian etiquetar por que era muy solitario, hasta que en el 2004, el ultimo año, paso lo de la masacre de carmen de patagones, y hubo un tiempo que me decian que yo iba a llevar un arma y los iba a matar, cosa que no me parecia graciosa……fuera del colegio, habia algunos que me etiquetaban de punk o alterno :P
    hoy si me tengo que etiquetar/definir emm seria “loco: creo en el rock and roll, en las palabras amontonadas en un papel formando poesia, morir joven, en el volumen alto, en mi amigos, en los amores imposibles y en las estrellas”.

    saludos para todos….me va encartar leerlos en este post :D

    • Carolina Torfano

      Gracias Dario!! Creo que a la mayoría nos pasó de sentirnos solos y perdidos de chicos, hasta que encontrás algo que saca todo lo que tenés dentro y de alguna forma te ayuda, te guia.. algo así era es lo que quería plasmar con el texto, y veo que es eso lo que te pasó con Eterno resplandor de una mente sin recuerdos ;)
      Te banco con tu creencia “en las palabras amontonadas en un papel formando poesia”, no hay nada más lindo que encontrar un papel con cosas sueltas que uno escribiò hace tiempo y juntarlas y ver que tienen sentido

  • andrea

    Hola. que bueno leer tu post Carolina, me encantó! Creo q eu no hay nada mas importante que mantenerse fiel a sí mismo, los demás nos van a definir, etiquetar, pero mientras nosotros sepamos quienes somos, todo bien.
    Yo tb soy la autoexigente nerd! Jajajaaa. Además de nerviosa, medio seca, preocupada x demás por los míos, obse del orden y la limpieza, idealista, sarcástica, irónica, amiguera, fiel a los que quiero, etc etc.
    Respecto a la consigna, Forrest Gump, hasta musicalmente me marcó y terminó de definir mis gustos. Y si, la ví miles de veces y si la engancho, la dejo!
    Al márgen, sólo me dá la opción de “Post as andrea”. Soy Ludmila!

  • Ludmila

    Hola. que bueno leer tu post Carolina, me encantó! Creo q eu no hay nada mas importante que mantenerse fiel a sí mismo, los demás nos van a definir, etiquetar, pero mientras nosotros sepamos quienes somos, todo bien.
    Yo tb soy la autoexigente nerd! Jajajaaa. Además de nerviosa, medio seca, preocupada x demás por los míos, obse del orden y la limpieza, idealista, sarcástica, irónica, amiguera, fiel a los que quiero, etc etc.
    Respecto a la consigna, Forrest Gump, hasta musicalmente me marcó y terminó de definir mis gustos. Y si, la ví miles de veces y si la engancho, la dejo!
    A ver si puedo con mi nombre…

    • Carolina Torfano

      Gracias Ludmila! Creo que el que nació nerd, siempre lo será jajaja!

  • cyrano

    Carolina, te felicito por la nota, me gustó mucho y comparto 100% todo lo que decís.

    The breakfast club es muy linda, da para verla muchas veces, lamentablemente tengo que decir que la ví por primera vez cuando se estrenó :-(

    En mi caso las películas que vuelvo a ver una y otra vez:

    - La ley de la calle

    - The Wall (esta debo haberla visto unas 30 veces, cuando vivía en Buenos Aires, década del 80, durante años la daban en el Select Lavalle, los viernes o los sábados a la 1 de la mañana, así que cuando no tenía nada para hacer me iba a verla)

    - Before sunset/sunrise, con mi esposa volvemos a verlas religiosamente al menos una vez por año

    - Breakpoint, si bien es puramente de entretenimiento, me parece una película perfectamente hecha, cada vez que la engancho no puedo dejar de verla

    - Una película de amor

    Pero probablemente la película que determinó mi amor por el cine es Paris, Texas.

    Me acuerdo que mi padre me invitó a verla al cine (sí, también cuando se estrenó), y fue la primera vez que íbamos juntos a ver una película que no fuera infantil. A partir de ahí empecé a ir 3 o 4 veces por semana a ver los ciclos que daban en el San Martín, en la Hebraica, en el IFT o en cualquier cineclub.

    • Santiago Pappolla

      Cyrano, sabés que yo iba con mi viejo a ver los mismos ciclos con la misma frecuencia en los mismos lugares… La de veces que habremos estado en los mismos lugares. Tengo 33, vos?

      • cyrano

        Que loco! Yo tengo 45. Viví en Buenos Aires hasta el 95, después me vine a vivir a la Patagonia y ya no pude ir más al cine, es lo que más extraño de allá.

        • Santiago Pappolla

          Yo debo haber ido entre el 90 y el 94 a estos ciclos. Después me costó bastante, pero volví a ir al San Martín. Creo que ya en esa época la Hebraíca no estaba más. Hace poquito volvió a funcionar la Cinemateca Argentina en ese espacio que ahora se llama Teatro Shá, en el mismo lugar.

          • cyrano

            Entonces debemos haber coincidido en varios ciclos.

            Qué buenos recuerdos tengo de ese lugar, qué bueno que haya vuelto a funcionar.

          • Santiago Pappolla

            Cuando andes por acá, chiflá y vamos a ver una.

          • cyrano

            Hecho!

    • Carolina Torfano

      Si te digo que no vi Paris, Texas me pegás? :P
      La ley de la calle es otra que también me marcó muchisimo, pero un poco más de grande porque la descubrí tarde. Y también tuve una época en donde me la pasaba viendo The Wall, me ponía la piel de gallina siempre!
      Gracias Cyrano!

      • cyrano

        Nooo! Tenés que ver Paris, Texas, estoy seguro de que te va a gustar, es maravillosa.

        • Carolina Torfano

          Aprovechando esos $19.90, me la voy a comprar en Musimundo así la veo ;)

          • Anpy

            Si comprás alguna otra (que en la batea de ofertas, encontrás a ese mismo precio “Delicatessen”, por ejemplo), te dejan “Paris, Texas” a menos de $15. La tienen de oferta en la caja…

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          es increíble, sí, una de mis favoritas de Wenders, el trabajo de Harry Dean Stanton ahí es descomunal

    • Anpy

      Dato: “Paris, Texas” la venden en Musimundo a $19,90.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Qué lindo ese hábito con tu esposa!

    • rodrigo13

      Te remil banco con Point Break!!!!! cuando johnny utah se tira del avion: best action scene ever!!!! Pura adrenalina.

      • EmmaZunzyaestabaocupado

        uy si, es verdad!! Point Break, Speed y Twister!! nunca las dejo de ver cuando las engancho :)

  • Anpy

    ¡Buen día! Qué buena nota, súper interesante todo el planteo…
    Tratando de responder a las consignas, comienzo por definirme “antietiquetas”, desde el momento en que nos guiamos por el prejuicio, estamos indicando que también tenemos uno sobre nosotros, por lo tanto, trato de evitarlas. Debe ser que en mi adolescencia disfruté de ser la deportista full time (hoy, part time, jajaja), y la que también obtuvo el mejor promedio los cinco años del secundario (sin ser, para nada, “nerd” -o, capaz, jamás asumí esa etiqueta puesta por otros); la que en los cumpleaños reventaba la casa de gente, porque juntaba a todos los grupos de amigos (los del club, los del cole, etc.), y que hoy siguen estando; la que conoció al amor y logró mantener el vínculo a lo largo del tiempo (con lo bueno y lo malo), y que pretende seguir haciéndolo; la que siempre fue motivada a hacer lo que tenía ganas, sin mirar más allá de lo que latía adentro; la que con el tiempo aprendió de que está bueno que las cosas salgan, a veces, mal.
    En mi niñez, quedé deslumbrada con “La historia sin fin”, tengo la imagen intacta de cuándo la vi, dónde y con quiénes. Pero creo que fue “El juego de las lágrimas” la película que me marcó (a los once años), la que me hizo explosión interna y me metió, definitivamente, en el mundo del cine.
    ¡Saludos!

    • Santiago Pappolla

      Acá entre tanto freak te vamos a marginar! Va a ser la venganza! naaahhh chiste! Qué bueno que haya sido y que sea así.

      • Anpy

        Noooo, que también tengo mi costado freak… jajaja

        • Santiago Pappolla

          Ah… pero somos frikis marginales! jajajaja

    • Carolina Torfano

      Me encantó lo del “antietiquetas”, no lo había visto así pero tenes razón en lo de tratar de evitarlas porque si las usamos es porque también tenemos una de nosotros.
      Y la historia sin fin, cómo me gustaba verla de chica!!

      • Anpy

        Gracias, Caro. Te repito que desde ese preconcepto leí tu texto, y así también lo entendí…
        Te recomiendo que leas cualquier escrito de Stuart Hall, quien tan bien explaya sus conceptos de identificación, representaciones y reconocimiento.

        • Carolina Torfano

          anotado, gracias Anpy!

  • anitapado

    En la secundaria The catcher in the rye debería ser de lectura obligatoria y The breakfast club de visión obligatoria. Hubiera sido todo un poco más claro, por lo menos para mí.
    No creo poder elegir una película que me haya marcado el amor por el cine. Desde que me acuerdo, voy al cine! Después fue alquilar películas y ver televisión. Mis dos actividades favoritas son leer y mirar películas. Desde que tengo memoria.

    Carolina, ver la programación en la revista del cable!! Síiiiiii, nosotras en casa marcábamos con resaltador lo que era potable. Poníamos a grabar si no estábamos e incluso, poníamos el despertador si pasaban alguna que nos debíamos (caso El nombre de la rosa) a las 5.40 de un sábado.

    Lo que me gusta, puedo verlo mil veces. Cómo no vas a volver a ver una película que te sorprendió, te maravilló, te enseñó algo o simplemente te gustó?
    Te la recomiendo otras tantas, la incorporo en mis referencias y me río cuando veo que otros las usan también.
    Lo mismo hago con los libros…
    Costumbres. Hábitos. Recuerdos. Cosas que hacen que uno sea uno y nadie más.

    • Carolina Torfano

      “En la secundaria The catcher in the rye debería ser de lectura obligatoria y The breakfast club de visión obligatoria. Hubiera sido todo un poco más claro, por lo menos para mí.” jajajaja, creo que para mi también lo hubiera sido!
      Con lo del despertador me hiciste acordar que también lo hacia, y lo sigo haciendo a veces! me encantó todo lo que dijiste Anita!

    • Jessica Johanna

      Yo también vivía marcando la revista de cable con las películas que quería ver, en cualquier día y horario, total, si estaba en casa, podía verla.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      “En la secundaria The catcher in the rye debería ser de lectura obligatoria y The breakfast club de visión obligatoria” +1!

    • rodrigo13

      Secundo esa fraseeeeee!!! +2!!!!!

  • Santiago Pappolla

    Buen día,

    Hace unos
    días escuchaba a un neurólogo hablar sobre la memoria a largo plazo – vaya este
    comentario a aquellos que mencionan “Ethernal sunshine of the spotless mind”
    - y decía que nuestra memoria sólo
    guarda los hechos o acciones que tuvieron un impacto emocional en nosotros,
    tanto de corte negativo como positivo. Daba como ejemplo que la mayoría de nosotros
    puede contestar ante la pregunta “¿qué estaba
    haciendo el 11 de septiembre de 2011?”, pero no podemos contestar con la misma
    holgura acerca del 12 de septiembre.

    Decía algo
    más interesante acerca de los recuerdos. Según este especialista, los recuerdos
    no son siempre los mismos: la imagen (llamémosle así al recuerdo) se resignifica
    cada vez que se actualiza y se vuelve un nuevo recuerdo.

    La teoría
    estética de Kant diferencia lo bello de lo sublime, el arte sublime, según sus
    palabras (cito de memoria) es aquel que suspende momentáneamente las funciones
    vitales y las devuelve ¡Carajo! Es tan grosso que nos mata y nos resucita. Sin
    embargo, para el mesurado filósofo, esto era negativo. Él se quedaba con la
    armonía de lo bello que representa lo bueno y lo verdadero. En diferente línea
    argumentativa, pero en sintonía con lo planteado, el esteta Walter Benjamin propone
    volver a la obra de arte que nos ponga de rodillas. Si, creo que solamante me
    puse de rodillas ante algunas obras de arte y su aura.

    Quisiera
    saber cuántos de nosotros, queridas almas sensibles, no sentimos deseo de
    abrazar la pantalla al ver una peli que nos rompió la cabeza, o, tirados en el
    pasto de una plaza, besar el walkman Esas manifestaciones de amor que nos queda
    a los raros, a los cronopios, los que todavía nos conmovemos con un puñado de
    lindas palabra.

    No nos
    queda otro remedio que gastar un VHS, colmar el disco rígidos acumulando pelis.
    Saturar estantes con Cds y vinilos, libros acomodados por el piso sin espacio
    en la biblioteca. Y eso de ver y ver una peli (Before sunset la vi – sólo en
    cine – seis veces). Claro, ahí están todos nuestros souvernirs de una temporada en el amor, y probablemente, de otra en el infierno.

    Pasando a
    la consigna que nos deja la Profe (¡qué lindo tema que eligió Carolina!) me niego
    a decir si tengo un libro preferido. Sin embargo, puedo decir que hay varios
    que me gustan muchísimo: “Si una noche de invierno un viajero”, de Calvino, que
    habla de –justamente- la inefable experiencia del lector contada a través de
    una estructura narrativa envidiable. “Aquí nos vemos” de Berger; y “La
    invención de la soledad” de Auster, porque me hablaron de la muerte cuando
    había perdido a mi viejo de forma prematura, a los 14…

    Es injusto
    dejar afuera a toda la poesía de Ginsberg, Pizarnik, Juarróz, Vallejo y Pessoa
    que leía en mi adolescencia. En esa época pensaba que la literatura verdadera
    era la poesía (entre los 13 y los 15), que la novela no era algo digno de un
    escritor. Y la poesía, como la vida,
    debía tener un final trágico para ser verdadera.

    En el cine,
    hay varias pelis que tienen para mí significados muy grosos, Me voy a quedar
    con las dos Before… Son la cosmovisión del amor que me representa. Con Casablanca – recuerdo a mi viejo tocando “as
    time goes by” en el piano y me es indivisible – :Casablanca ES mi viejo y mi
    infancia.

    Y si que
    tuve etiquetas, fui el jipi para la gllada; la inteligencia desperdiciada para
    algunos profesores; el raro para otros. En la facultad me fui acomodando pero
    desencajaba con los snobs que necesitan hablar ruso porque militan en un
    partido de izquierda, o estudian alemán para leer el original de Marx así “no
    le meten el perro con la traducción”. O sea, tampoco fui el estudiante tipo de
    esa facultad. Ahora mi entorno no tiene nada que ver conmigo, pero no juzgo a
    nadie, no tienen porque estar interesados en otra cosa que no sea mirar la tele
    o las ofertas del shopping, o el modelo nuevo de Blackberry. No hay nada de malo en eso, pero son temas que
    no me interesan.

    Para
    finalizar, agrego al interrogante de Carolina – ya llevo escrito bastante para
    un comentario – pienso que los libros, los discos, las pelis, el arte en general,
    se cruzan con nosotros porque lo necesitamos y son nuestro muro de contención
    que hace que seamos lo que somos, lo que estamos siendo, y no otra cosa u otra
    persona.

    Como bien
    lo dice Bukowski (¡Cuántas veces lo mencionamos en unas semanas!) en “Incendio
    de un sueño” :

    “la vieja biblioteca de Los Ángeles

    muy probablemente evitó

    que me convirtiera en un

    suicida,

    un ladrón

    de bancos,

    un tipo

    que pega a su mujer,

    un carnicero

    o un motorista de la policía.

    y, aunque reconozco que

    puede que alguno sea estupendo,

    gracias

    a mi buena suerte

    y al camino que tenía que recorrer,

    aquella bilioteca estaba

    allí cuando yo era

    joven y buscaba

    algo

    a lo que aferrarme

    y no parecía que hubiera

    mucho.”

    Crecemos con estas
    obras y al mismo tiempo nuestra interpretación cambia: “el agua es como el
    tiempo” dice Brodsky, discípulo de Auden, y delimita ese principio de identidad
    que, a las claras, da cuenta de cómo el tiempo se diluye. El arte, de algún
    modo, hace que ese tiempo coagule antes de filtrarse por la ancantarilla de la
    memoria.

    Un abrazo a TODOS! (perdón por usar todo este
    espacio)

    • Anpy

      ¡Excelente comentario!, ya lo “compré” desde el momento en que nombraste a Walter Benjamin…

      • Santiago Pappolla

        Ah, la cita de autoridad vende! ;) jajaja. Me quedó en el tintero porque el comentario era largo. Más Benjamin era el asunto.

    • Carolina Torfano

      Que gran comentario Santiago!! Me dejas con un montón de cosas dando vueltas en la cabeza. Amé lo que dijiste sobre sentir el deseo de abrazar la pantalla o de besar el walkman. Sin dudas le he tirado un beso a la pantalla en el cine cuando salía dada vuelta y encantada con lo que había visto, y ni hablar de besar y cuidar mis discos, libros y películas como si fueran “mi precioso”. Y todo lo que mencionás de tu papá, el libro hermoso de Auster y Casablanca, es eso lo que quería decir con lo que escribí. Es maravilloso lo que un libro, una peli o un disco pueden llegar a ser para nosotros porque estuvieron presentes en algun momento significativo, y como cuantos otros se cruzan con nosotros sin ser buscados, y terminan formando ese refugio o ese muro de contención que mencionás y que tanto necesitamos y que hacen la persona que somos.
      Gracias Santiago, y por ese texto de Bukowski que dejaste al final!

      • Santiago Pappolla

        Gracias a vos, Caro! Hablaste en la nota de lo que me gusta hablar a mi que es eso de la semántica de las cosas.
        Una vez escuche al Gran Luis Alberto contar que cuando escuchó por primera vez “Sgt. Pepper”, abrazó el Winco. Todo un símbolo, no?
        Yo hubiera hecho eso al escuchar Something, a propósito del link con la carátula de Abbey Road.
        Nuevamente, gracias por el diálogo.

    • EmmaZunzyaestabaocupado

      te pasaste! grandisimo coment Santiago!
      me sentí totalmente identificada por ese poema de Bukowski ya que “muro de contencion” define perfectamente lo que fue/es la lectura para mi, tanto asi que tengo dos puntos importantisimos en mi vida: cuando mi papá me regaló Gorilas en la Niebla en 6to grado y cuando una profe de Literatura en 2do año me presentó a Ray Bradbury y a Borges. Es en estos dos momentos donde mi memoria me trae el recuerdo del sentimiento de perplejidad al entender que mi vision habia crecido y cambiado.

      • Santiago Pappolla

        Qué grandes los profes de la secundaria. Te pueden joder la vida pero te la pueden enriquecer con tantas cosas buenas.
        Qué bueno poder visitarse, al que uno fue, en el devenir de las lecturas. Gracias!

      • Mariana

        Con la lectura sí que tengo el recuerdo más vivo y también son dos momentos:
        - Leyéndole a mi madre la palabra rara (la dije bien a la tercera, después de pronunciarla como rrarra y rarra) a los 4 ó 5 años.
        - Devorando “Crónica de una muerte anunciada” en 3er año de la secundaria.

        Coincido con Santiago que los profesores de secundaria tienen un poder enorme sobre los alumnos!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Gran comentario Santi! Me mató la cita a Bukowski

      • Santiago Pappolla

        Gracias a vos! :)

  • Santiago Pappolla

    Debería salir galería de imágenes y hasta playlist. Supongo que la Srta Amondaray me va a poner en lista negra por agitador pero convoco a que se arme el #27M para apoyar esta demanda.

    • Carolina Torfano

      jajaja, apoyo la moción!

    • EmmaZunzyaestabaocupado

      si, compañero, yo lo secundo en este petitorio :P

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      jajaja, me perdí! hoy galería de imagenes y playlist? no me da el tiempo, perdón, perdón! :P

    • Santiago Pappolla

      Declinamos el pedido por el cansancio de la creadora.

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        jajaja, van a tener videos de regalo y nuevos concursos en las próximas semanas, en eso ando ;)

        • Santiago Pappolla

          Buenísimo! En el de GOT no participé porque nunca vi un episodio, pero en estos de cabeza. Negocie, negocie y consiga beneficios para la tribuna! :)

  • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

    Caro! Hoy tuve una mañana de locos y no pude felicitarte como corresponde! Hermosísima nota! :) Muchachada, en un rato los leo tranquila, saludos para todos, vayan preparándose para un post bastante especial para mañana!

    • Carolina Torfano

      Gracias Mily por todo, por dar la oportunidad de que podamos expresarnos y escribir y comentar sobre lo que más nos gusta, y sobre todo gracias por crear este espacio único!

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        Por favor! Gracias a vos por el post :)

  • Mariana

    Hola! Qué lindo post Caro, felicidades y un beso. Este post es para guardar y recordarlo, más que nada para los que están creciendo y a veces se sienten un poco “outsiders”. Me encantó el gif final jeje. Normalmente no entro en loop con películas (con bandas o canciones si me pasa) pero una que sigue emocionándome cada vez que la veo es Cinema Paradiso. No soy muy de poner etiquetas a la gente, soy más de que cada cual haga lo quiera y no joda al otro, punto.

    Que empiece bien la semana.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Hola! Te quería decir que te leo aunque no llegues a comentar temprano, no estuve pudiendo contestarte los comentarios de otros posts, pero siempre te leo!

      • Mariana

        Todo bien Mily, no hay drama. Yo posteo cuando puedo y vos contestás cuando podés ;)

  • Emiliano

    Que bonito post