Cuando vivimos una película…

 

H0y en Cinescalas escribe: José Ignacio López Sáez

Siempre nos va a despertar cierta simpatía cuando, ya sea en el ámbito local, o estando de viaje, pasamos frente a algún escenario que hayamos visto alguna vez en alguna película o de otro que vemos frecuentemente en una serie. Tal es el caso de las fotos que tengo de amigos míos dentro del Central Perk sintiéndose personajes de Friends, o mejor aún, aquellos que se sentaron a tomar un café con un “tuna sándwich” en la cafetería de Seinfeld. Mi historia, al menos la que quiero contar hoy, tiene algo de eso, aunque no voy a decir que fue simpatía lo que se despertó sino más bien una sensación muy difícil de asimilar y más aún de describir. Pero lo voy a intentar.

No sabría explicar por qué del 2010 a esta parte comencé a querer ver toda película o documental que me explicara o mostrara lo acontecido en la Segunda Guerra Mundial. Así fue como pasé horas frente a El pianista, El niño del pijama a rayas, documentales varios y obviamente, junto a otras películas, La lista de Schindler. Un año más tarde, tuve la suerte de poder viajar por algunos países de Europa y en este viaje elegí, sin pensarlo demasiado, incluir Polonia. Y allí fuimos. Llegué a Cracovia, donde la ciudad, apenas uno llega, te tira toda su historia encima. Con edificios que parecen haber sido construidos ayer, otros que siguen a medio destruir desde hace 60 años y otros que supieron resistir casi intactos y acumulan más de 100 años sobre sí. Y en un tour, en forma inesperada, el guía nos dice que prestemos atención a una escalera, al tiempo que nos pregunta si la conocemos. Y sí, al mirarla, era inconfundible…

Ahí estaba yo, en uno de los lugares donde hacía 18 años, Steven Spielberg había dirigido La Lista de Schindler. Y de pronto cierto nudo en la panza se hizo presente al recordar la escena propia de la película e imaginar, al mismo tiempo, lo que puede haber pasado en esa escalera, así como en cualquier otro rincón de esa ciudad que íbamos descubriendo. Y allí empezó toda una sucesión de momentos bastante complicados de digerir…porque el tour continuó conociendo más sobre la historia, pasando por el gueto y concluyendo en la Fabryka Schindlera donde efectivamente Oscar Schindler hacía trabajar a cientos de judíos para, eventualmente, salvarlos. También uno se entera de que no era la persona que Hollywood nos quiso mostrar, sino alguien bastante más humano. Es decir, con algunas miserias que ocultar. Pero eso no viene al caso ahora. Que salvó a los que salvó, nadie lo discute.

Para sumergirme un poco más en la historia, al tour le agregué un recorrido por los campos de Auschwitz I y II (Birkenau). Allí si, el nudo en la garganta era indescriptible. Si bien no es el campo que muestran en la misma película de la que hablamos, ¿qué diferencia habría entre uno y otro? Ninguna. El concepto era bastante homogéneo entre todos los ellos. Fue una visita muy difícil, pero necesaria. Porque hay películas que nos gustan, otras que nos dejan pensando, otras que nos hacen pasar el rato…y otras que nos duelen… como creo que es este caso. Y estando ahí mismo donde todo tuvo lugar, más profunda es la sensación (aunque mucho menos uno entiende por qué pasó todo lo que pasó).  Todo esto a la vez que me indignaba con los turistas de siempre que sacaban fotos como si de Disney se tratara. Pero bueno… eso lo veremos en todos lados.

La cuestión, a modo de simple conclusión, es que poder pasar o ser parte de algún escenario que hayamos visto en una película nos hace sentir, aunque sea por un instante, parte de ella. Y nos imaginamos todo el trabajo del director y actores a la vez que nos hacemos partícipes de la historia. En mi caso, me ayudó a asimilar una realidad que es mostrada en la película pero que, de todas maneras, me resultaba un poco ajena, lejana, de la pantalla a mi persona.

Por José Ignacio López Sáez

¿Tuvieron experiencias similares a las de Nacho? ¿Han visitado lugares que luego el cine tomaría como centro de sus narraciones (verídicas o no)?; los invito, si es así, a compartir sus historias; para escribir en Cinescalas solo deben mandar sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • dario

    hola buenas noches….

    muy copado lo que escribiste.

    me pasa seguido encontrarme asi como en lugares de peliculas y a veces sentirme como en una aca en cap fed, soy un re bicho de ciudad, con la ultima que paso que sentia a veces que estaban ahi dando vueltas era “medianeras” y “no te enamores de mi” es como un ambito cotidiano para mi…

    saludos a todos que empiesen bien la semana.

    • Javi SB

      Desde que vi Medianeras, no hay un día en el que no pase por Plaza San Martín y no piense en la historia del Kavanagh y la Basílica del Santisimo Sacramento. Genial leyenda urbana (?).

    • Javi SB

      Hermoso Post! :)

    • Carolain

      No me acordaba del post de Medianeras :D

      • Milagros Amondaray

        Me alegro que les guste, porque creo que voy a hacer un segundo post :P

    • Javi SB

      :D

  • BalNicolas

    Muy bueno el post, muy interesante la historia.
    No tengo experiencias similares así que no puedo aportar mucho!

    Saludos!

    • Nacho

      Muchas gracias por tu comentario! Lo lindo de los lugares de películas, es que seguramente estuvimos en varios… e incluso en muchos lo hacemos en forma cotidiana. Sólo que aún no vimos la película adecuada ;) Un abrazo!

  • Javi SB

    Hola a todos!!

    Antes que nada, excelente nota José! Logras transmitir esa mezcla de sensaciones por las que pasaste al pisar esos lugares. Sin duda debe ser una gran experiencia la visita en sí misma, y en mi caso, de haber estado en tu lugar, no podría no dejar de imaginar los hechos que por allí pasaron y referenciarlos con imágenes de La Lista de Schindler. De nuevo, felicitaciones José!

    Por mi parte, y como pequeño aporte, puedo contar que dos años atrás tuve la posibilidad de pasar unos días en La Habana, y visitar el Hotel Nacional de Cuba, famoso entre otras cuestiones por haber albergado una cumbre celebrada entre “hombres de negocios ítalo-americanos” (así la llamaban durante la visita guiada), hecho que, junto a muchos de los acontecimientos previos a la Revolución Cubana, se ven reflejados en El Padrino II. De hecho la fiesta que tiene lugar en la película recuerda muchísimo a los salones del Hotel (creo haber leído alguna vez que las escenas, por obvias razones, no pudieron ser filmadas allí y usaron otro hotel de tipo colonial, de otro país del Caribe).

    Aunque saliendo del tema, agrego que, en ese viaje, me hospedé en el Hotel Ambos Mundos, en La Habana Vieja, donde vivió durante la década del ’30 Ernest Hemingway, y donde decían, escribió gran parte de su novela “Por quién doblan las campanas”, luego llevada al cine con la gran dupla Gary Cooper – Ingrid Bergman.

    Buen comienzo de semana para todos! Abrazo cinescalero!

    • Nacho

      Muchas gracias Javi! La verdad qeu la experiencia en el momento fue algo dificil de digerir y creo que recién al escribir terminé de asentar varias cosas. Así que me alegro que te haya logrado transmitir las sensaciones que percibiste.

      Buenísimo el viaje a Cuba… me queda mucho centroamérica por conocer! Espero sea pronto y le dare una visita a esos lugares que describís! abrazo!

    • Javi SB

      Si, podes, no dejes de hacer ese viaje, mas allá de los días de playa, La Habana, y otras ciudades del interior de la isla, son absolutamente bellas! Un abrazo!

  • luz

    Hola: Muy linda nota!! Vivo a 1 cuadra de Plazan Martín y además salgo a correr por las mañanas por ese lugar mágico que me recuerda tantas escenas de películas que fueron filmadas allí, me resulta inevitable pensar que x ej Borges y Bioy caminaron bajo esos árboles ideando tal vez alguna de sus genialidades. A principio de este año estuve en NY y me detuve en una esquina porque sabía que algo allí había pasado..sí, fue la esquina en la cual Meryl Streep miró despectivamente a Anne Hathaway quien estaba parada justo en la vereda frente a ella a punto de decir adiós al martirio diario de trabajar con la insoportable Miranda y además otra: la relación inevitable Biblioteca-Día después de mañana. Me gustaría conocer tantos barcitos de París, de Barcelona, de Roma, de Oslo,de San Francisco que fueron parte de algunas de mis pelis preferidas que tendría que vivir viajando. Buen Lunes!! Beso

    • Cat

      “la relación inevitable Biblioteca-Día después de mañana” IDEM !!!!

    • Nacho

      Gracias x tu comentario!! :) Aunque ahora me diste ganas de conocer NY y experimentar esas cosas que describís y ver si le puedo escapar a la ola escondiéndome en la biblioteca tambien! Un beso!!

  • Claudia

    Gracias a la profesión de @marido he viajado bastante y conocido varios lugares de películas, de libros, de canciones.

    Mi favorita: el Palacio del Hermitage donde se filmó el Arca Rusa. Divino!

    Lo que verdaderamente me mata es ver un ciego en el Subte, inmediatamente imagino que en realidad ve y es miembro de una banda que vive en los túneles de Buenos Aires.

    Felicitaciones por el relato de Cracovia y los campos.

    • Nacho

      Hola! Antes que nada gracias x el comentario!! Sabés que en este mismo viaje llegué a San Petesburgo con mi amigo y fuimos al Hermitage. Y él me comentaba todo lo del Arca Rusa… yo no había visto la película!! Así que ahora me hiciste acordar que tengo ese gran pendiente!!

      Un beso! =)

  • Glenda

    Qué buena nota! Es muy loco cuando te pasan esas cosas, no sólo con lugares de películas, también con lugares históricos (el comentario inevitable de “y pensar que acá estuvo…”)
    Personalmente, me pasó en un viaje que hice a Europa hace unos años. Tuve la oportunidad de conocer la librería de Notting Hill antes de que la cerraran (una lástima, era hermosa!)y Montmartre en París, te transporta automáticamente a Amelie.
    Leía más arriba sobre Medianeras y Buenos Aires y creo que esa es una de las maravillas de las películas: la capacidad de mostrar lo cotidiano de un modo totalmente diferente, de darle una vuelta de tuerca que a los que ven ese lugar atravesado por la cámara, les cambia la mirada para siempre. Yo, al menos, desde que ví Medianeras, camino mirando para arriba. Buena semana a todos!

    • Nacho

      Buenas! Gracias x tu comentario!! Sabés que me quedé con mucha bronca al visitar Londres e ingenuamente caminar por Notting Hill, preguntar por la famosa casa del protagonista o librería y que me contestaran que no la conocían!! Los mismos londinenses… pero bueno. Quedó eso pendiente… que sirva de excusa para volver algún día, no?

  • Carolain

    Buen lunes para todos. ¡Excelente tu post Nacho! Yo no sé si tendría el estómago para visitar esos lugares, todavía no me animo a ver La lista…
    Lugares de película visitados: varios de Roma, Fontana di Trevi (La Dolce Vita), la escalera de Piazza di Spagna que se ve de pasadita en Besieged de Bertolucci y en The Talented Mr. Ripley, Piazza Navona (que puede verse desde la ventana de una de las 3 historias de Ieri, Oggi e Domani), la Fuente de los 4 Ríos (Ángeles y Demonio) . En Venecia las callecitas y canales donde transcurre gran parte de Pane e Tulipani, una película hermosa.
    Para el final dejo De Caravana (filmada en Cba.) en donde en cada escena reconocía una calle, un lugar: la bajada de la Juan B. Justos y los boliches, los choris en el Parque Sarmiento, la gente entrando y saliendo de los bailes de La Mona.
    Y como dijo Darío, caminando por la ciudad con los auriculares pienso que podría ser una escena de peli.
    Saludos

    • Carolain

      Me olvidé del “supuesto” balcón de Julieta en Verona que aprece en Letters to Juliet.

    • Nacho

      Hola Carolain!! Gracias por tu comentario!! Mirá, lo de animarse a ver la/s películas referidas al tema… pienso que va con un momento particular. Yo, como dije, no sé porque se me dio particularmente en el 2010 ese interés y ganas de verlas. Pero salió de la nada. Así que tal vez pronto te llegue esa curiosidad y la veas… que se necesita estómago, nadie te lo va a negar. Pero son grandes películas en todo sentido más allá de la historia La Lista o El Pianista, etc.

      Leo lo tuyo y tampoco pude evitar vincular un montón de cosas de Roma con los libros de Dan Brown!! Cada iglesia que entrás está mencionada en el libro!! Dps admito que me falta mucho cine italiano encima para vincular todos los otros lugares que por suerte conocí a las películas que mencionás.

      Besos!

  • Gaby

    buenos dias!!!
    Que linda nota!! y es cierto lo que decis, cuando estas en los lugares reales ( o las locaciones donde se filmaron) te sentía parte de esa historia. Me pasó muchas veces.
    En gral si viajo, trato de relacionar mi destino con alguna pelicula, en lo posible jaja

    La primera, que cuento siempre, fue en Salzburgo, hice el tour de La Novicia Rebelde y ahi fui en una van con otros turistas (escuchando las canciones) a recorrer, los lugares tanto de la pelicula, como los reales donde estuvo la flia Von Trapp. La casa de Verano, el lago, la calle donde se colgaron de los arboles,el gazebo, la iglesia donde se casaron, los jardines donde cantaron, etc.
    Hermosa experiencia!

    Otra, en Nueva York, toooda la ciudad es vivir una pelicula. O ver alguna pelicula despues de que fui y decir “yo estuve ahi!!”, lo ultimo fue con The Avengers (si, tenia que nombrarla jajaj) que van por el Central Park o casi vuelan la esquina de Broadway y la 42, donde está la estación o incluso vuelan la Central Station y yo me decía “y yo estuve ahiiii…le pifié el momento, que lastima” :P

    Eso si, ni loca voy a un campo de concentración, estando en Alemania, llegué a Dachau, por suerte estaba cerrado, porque ni loca entraba.

    • Nacho

      Hola Gaby, como estas?? Muchas gracias x tu comentario! Está bueno eso de tener el viaje premeditadamente asociado a una película… veré de comenzar a implementarlo!

      En Alemania hay varios campos por conocer… pero no fui a ninguno sabiendo que eventualmente iría a Auschwitz que es, según dicen, el más duro. Y si bien no lo puedo comparar, sí puedo confirmar la crudeza de estar ahí. Para mi era necesario ir y así lo sentía. Pero mi amigo con quien viaje prefirió no hacerlo y era totalmente entendible el sentimiento.

      Un beso!!

  • Florencia

    Gran texto y gran experiencia la de José. Hace como 20 años estuve en Japón y quise hacer una excursión a Nagasaki o Hiroshima, no me acuerdo cuál, opcional, por fuera del tour… y nadie quiso. Me quedé con las ganas. Me imaginé que no iba a ser “lindo”, pero me parecía interesante estar en un lugar con tanta carga.
    No sé si me remitía a alguna escena en particular, pero en San Francisco dos veces sentí que estaba en terreno conocido (gracias a la tele y el cine): cuando vi y anduve en el tranvía y cuando vi varios edificios de ladrillo a la vista, con escaleras externas.

    • Nacho

      Sabes que con eso que contás de Japón… estando en Europa del Este me quedé con muchas, muchas ganas de ir a Ucrania y ver si se podía visitar Chernobyl para aprender mucho más sobre lo que pasó y “vivir” realmente la experiencia de la misma manera que lo hice en los campos en Polonia. Lamentablemente, era muy dificil entrar y salir de ese país (en $ para mi presupuesto del momento…) así que me quedé con esas ganas… pero bueno, siempre se puede regresar!

      Besos y gracias x tu comentario!!

  • Jointreau

    Coincido. Visitar un lugar sabiendo que “ahí se filmó tal película o pasó tal hecho histórico” le da siempre otro gustito a la recorrida.
    No soy de decir “..che… hay que ir a este lugar porque acá es donde X…”, pero sí me gusta saber que X pasó en ese lugar donde estoy.

    De esas, la más fuerte de las que me pasó fue cuando visité el campo de concentración de Sachsenhausen. Durísimo caminar por un lugar así… juro que te hiela la sangre escuchar las historias mientras se ve lo que eso era.
    …en ese campo es donde sucedió la historia real que dio origen a la película alemana Los Falsificadores (si alguien no la vió, la recomiendo).

    Salut!

    • Nacho

      Buenas, como andas?? Con esto que contás, como dije antes, en Alemania tuve la posibilidad de ir a más de un campo cercano a las ciudades por las que pasé pero me “reservé” para Polonia. Igualmente como escribí en el post… el concepto de todos los campos era exactamente el mismo y visitar cualquiera de ellos hiela la sangre de igual manera. Es terrible al punto de lo inimaginable. Porque eso es lo grave… que cuesta imaginar, a pesar de tenerlo ahí enfrente tuyo o con fotos, como realmente vivieron tantos miles de personas en esa situación. Nunca se va a comprender o asimilar realmente creo yo.

      Un abrazo!

  • Milagros Amondaray

    Buenas a todos y felicitaciones Nacho por la nota (y por las impresionantes fotos que sacaste); mi visita de película dio lugar a dos posts:
    Acá va uno:
    http://blogs.lanacion.com.ar/cine/porque-si/el-post-del-masoquismo
    Acá va el otro:
    http://blogs.lanacion.com.ar/cine/porque-si/soy-tu-fan
    Que tengan un excelente comienzo de semana! ;)

  • Pachuao

    En mi ultimo viaje a Nueva York cumpli con 3 objetivos ademas del clasico turismo.
    1) Sacarme una foto sentado, mirando el puente de la calle 59 igual al poster de la pelicula Manhattan de Woody Allen mientras escuchaba The 59th Bridge Song de Simon & Garfunkel.
    2) Foto en Tom´s Restaurant, postal de la serie Seinfeld que hasta merecio una cancion de Suzanne Vega.
    3) Dakota Building, luego de putear en mil idiomas a Chapman y de imaginarme a Polanski filmando El Bebe de Rosemary, me quede sentado mirandolo con cara de groupie alienado.
    Y de yapa, me encontre con el edificio de Men in Black!
    Recuerdos imborrables…

  • Cat

    Me identifico con la casi obsesión con historias sobre la Segunda Guerra… Imagino que debe haber sido increíble descubrir en el lugar que estabas… Seguramente ya las viste pero en caso de que no, te recomiendo las miniseries Band of Brothers y The Pacific, ambas dirigidas por Spielberg y Tom Hanks.
    Con respecto a la consigna, Al igual que Luz, conocí New York en febrero de este año. Cada rincón me hacía pensar en alguna película en particular. Distintos sectores de la ciudad, y el gran Central Park.
    Muchísimas películas muestran a NYC… pero las que más recordé en el momento fueron Breakfast at Tiffany’s, Home Alone, The devil wears Prada, Una noche en el Museo y La Terminal (F-A-N)…
    En particular recuerdo un día en el que estaba caminado y me di cuenta que estaba en Penn Station, donde se hizo la escena final de Nick and Norah’s infinit playlist. Las ganas de encontrar a Michael Cera y repetir esa escena nunca van a desaparecer…
    Gracias otra vez Mily por hacernos recordar estas cosas ! :)
    Buena semana !

    • Nacho

      Hola Cat, muchas gracias x el comentario! Debo reconocer que ambas, tanto The Pacific como Band of Brothers las empecé a ver y dps por una u otra cosa, las dejé inconclusas. Así que ahora me diste la pauta para anotarlas en mi lista de “cosas para ver”!! Y luego, como dije antes, sigo anotando las rseñas de NYC para cuando tenga la suerte de ir.

      Besos!!

  • Karina

    Felicito a José Ignacio por este post, primero porque para poner ejemplo de escenarios reales de películas se mete en un tema profundo, con heridas aún abiertas y que no debe olvidarse. Sería muy fácil hacer un post de escenarios de pelis, pero mencionando lugares específicos de Manhattan ó Paris, sin embargo elige Auschwitz, Birkenau, lugares terribles para visitar, en donde no se hace turismo. Quienes van, en medio de un viaje de turismo, no están haciendo turismo en ese lugar pop más que saquen fotos ó compren los “souvernires” que venden en su museo, están conociendo un lugar nefasto para la historia de la humanidad pero necesario de conocer.

    Fui a estos campos y a otros más hace ya 12 años, un lugar que conocía a través de los relatos de mis abuelos sobrevivientes del horror nazi y de estos dos campos en particular. Llegar a Polonia fue todo un reto para mí, pero acercarnme a la entrada de estos campos aún sigue siendo indescrptible (no me puedo explayar tanto acá) pero puede sentir los gritos, el horror. Fui en primavera y hacía un poco de frío, no podría imaginar esos lugares en pleno invierno con metros de nieve….

    Para terminar mi relato más arriba, cualquier calle de NYC nos trae recuerdos de miles de pelis filmadas allí, caminar por sus calles es llevarse un poco de cada película o serie de TV.
    Saludos!!!

    • Nacho

      Hola Karina! Muchas gracias x tu comentario y felicitación :) Con respecto a lo de los souvenirs y eso… no sabes lo impactante que era ver que la gente pedia sacarse fotos en grupo, sonriendo en tal o cual barraca … era indignante.

      Que impactante debe ser tener el relato de tus abuelos sobrevivientes encima. Si a mi se me anudó el estómago, apenas puedo imaginarme en tus zapatos. Gracias x compartirme tu historia!

      Un beso!

  • muycolor

    Increíble el relato de Ignacio. De más está decir que el post es magnífico!
    Es muy difícil poder volcar en palabras lo que te sucede por dentro mientras recorrés lugares como éste. Entiendo que la consigna sea hablar de las películas en general, pero no puedo evitar dejarme llevar por el contexto de los campos de concentración y lo que significan. Es una mella muy profunda en la historia de la humanidad. Por eso y más es que realzo el post de Ignacio como un acercamiento a ésta realidad que nos parece tan distante a veces.

    De nuevo, felicitaciones por el post!

    • Nacho

      Hola! como estas?? Gracias muchas por tu comentario antes que nada. Luego, con respecto a los campos… recuerdo haber vuelto del tour y seguir callado el resto del día. Incluso al volver al hostel donde estaba con mi amigo de viaje y demás. Ese día no podía pensar en otra cosa. Y sabía de antemano que me iba a costar ir a ese lugar, pero no por eso quise dejar de ir… como explicaba, lo sentía necesario.

      Te agradezco nuevamente la felicitación y el comentario! Beso!!

  • Romi

    Muy interesante el post de hoy y muy lindas las palabras de José…
    En mi caso mi único viaje así wow! fue a EEUU y en NY visité la juguetería FAO Schwarz donde se filmó la peli “Quisiera ser grande” con ese piano en el piso, no es muy emotivo pero el resto de NY en Central Park, la 5º Av. completa es todo una película…
    Por otro lado, referido al tema del post me encantaría visitar la casa de Anna Frank, leí su diario y el libro que escribió su amiga y es una historia que me cambió y abrió la cabeza.

    Saludos a todos

    • Nacho

      Gracias Romi por tus palabras :) La casa de Anna Frank también es una visita obligada al pasar por Amsterdam y también es dura… durísima. Yo leí el libro después de visitarla (craso error) así que no pude ir asociando todo en el momento, pero sí iba recordando al leer el libro. Y como dije antes… podés verlo, estar ahí, leerlo… pero nunca, nunca, llegás a imaginarte del todo lo que deben haber sido las vivencias de esas personas…

      Un beso!

  • Miss Jackman

    tarde pero seguro, no quería dejar de pasar para felicitar a Nacho (perdón por la confianza, pero parece que así te dicen).
    No tengo ninguna historia ni parecida, pero como mencionaron temprano, cada vez que estoy en Bs As no puedo dejar de mirar los edificios, uno al lado del otro, sin seguir ningun estilo y se me viene a la mente todo el tiempo la escena inicial de Medianeras (va a haber segundo post?)
    Saludos y que terminen bien el día!

    • Nacho

      Hola!! Sí, llamame Nacho perfectamente… de hecho, me cuesta asociarme a mi mismo a mi nombre completo y menos al “José” ejeje. Muchas gracias por la felicitación y el comentario!! Un beso!! =)

  • Anis

    Buenas! Un poco tarde, tal vez nadie me lea, pero no quería dejar de decir, Nacho, que me gustó tu nota. Principalmente porque desde siempre tengo algo – no sé exactamente por qué – con esa guerra y con todo lo que la rodea. Por ende he visto todas las películas que nombrás y a dos especialmente las sufrí, pero las sufrí no de decir “Que estoy viendo?” sino que sufrí la historia, son películas que amé pero que me destrozaron el alma (hablo de La lista de Schindler y El niño del pijama a rayas); no quiero imaginarme lo que debe ser estar en ese lugar y revivir esas historias, que nosotros las vemos a veces en el cine desde la perspectiva de una sola persona, pero, lamentablemente es la historia de muchísimas…
    Felicitaciones por la nota! (Y por la posibilidad de haber podido vivir así la historia)

    • Javi SB

      Comparto plenamente esta frase que dejas:
      “nosotros las vemos a veces en el cine desde la perspectiva de una sola persona, pero, lamentablemente es la historia de muchísimas”.

      Cuando caemos en la cuenta de esa realidad, es como si recibiéramos un verdadero mazazo!

      Beso!

    • Nacho

      Muchas gracias Anis por tus palabras y felicitaicón! Afortunadamente, no fue tan tarde como para que “nadie te lea” jejej. Como dijo también Javi, se rescata mucho esa frase, de la historia de muchas personas. Millones en este caso. Hay un museo en Berlín (subterráneo a la famosa plaza donde hay todos bloques de hormigón de distinta altura) donde en todas paredes hay escritas historias de distinas personas, de distintos países… y todas con un destino muy similar eventualmente. Ahí cobrás un poco más de idea de que eran gente como cualquier otra y que por una decisión ajena, su vida se arruinó de la nada. Y no llegan tus ojos a leer todo lo escrito que ya tu mente se pierde pensando en lo que deben haber sufrido.

      Nuevamente, gracias por tu comentario! Un beso!

  • Nacho

    A todos, muchas gracias x sus múltiples comentarios e historias compartidas. A Milagros por el espacio…

    Con respecto al tema en cuestión.. hay un libro excelente para quien lo quiera leer: El hombre en busca de sentido, de Victor Frankl, sobreviviente de Auschwitz. Al igual que las películas, durísimo, dificil de tragar… pero, una historia que vale la pena conocer.

  • luKas

    A veces es mejor llegar un poco tarde, no?…Pues bien, lo primero que hice anoche al abrir el blog(si, ya lo vi anoche pero recién comento ahora) fue quedarme dos o tres minutos mirando esa imagen, esa alambrada. Y entonces pensé: cuán imposible es no reconocer el poder simbólico que puede tener una imagen, y mucho más si se trata de una imagen que nos habla desde la distancia espacial y temporal acerca de un momento tristemente indeleble (si, indeleble como todos esos números grabados en la piel). El blanco y negro de la fotografía-de ambas en realidad- me pareció incluso muy acertada, muy a tono con lo que se nos quiere mostrar, o en todo caso, contar. Y las palabras que las acompañan –es más que evidente- transmiten la incomprensión más absoluta, generando inmediatamente una pregunta tan fácil como difícil de formular: ¿por qué? Y sin embargo, tantas pueden ser las respuestas como ninguna a la vez. Cualquier descripción que se haga, cualquier explicación que se intente o se haya intentado dar es insuficiente, carece de toda aceptación.
    Al igual que Nacho, yo también (pues ya lo he dicho alguna vez en otro post) me siento atraído por las historias de la 2º Guerra Mundial, pero por sobre todo, por este tipo de hechos. No es una cuestión de morbosidad, por supuesto que no; es más bien una especie de necesidad, la necesidad de encontrar, si se quiere, de comprender un poco al menos y a partir de tales acontecimientos-aun cuando no me toquen de cerca en lo más mínimo- las dos caras del ser humano. Sus lados A y B, la bondad plena y la maldad más pura. Lo que podemos llegar a hacer como individuo tanto como grupo social. ¿Cuál era la razón que los llevó a unos y a otros hasta ese lugar, a la ‘solución final’ de millones de personas? La verdad, no lo sé. No hay manera de decirlo.

    Bueno, para terminar, solo me resta decir que envidio realmente tu experiencia Nacho; ya sé que no es Disneylandia ni nada parecido; aun así, creo poder entender tu deseo de conocer lugares como el que has visitado. Gracias por la nota!

    Ahora si, que pasen una linda noche bien abrigados!!

    PD.: Ah, Nacho te dejo algo aquí, por si tenes ganas de leerlo(ya sé que no es la gran cosa, pero quería compartirlo teniendo en cuenta la temática del post, o en todo caso, los lugares que has visitado):
    http://www.facebook.com/notes/lucas-g-fernandez/bajo-la-fria-lluvia-de-un-atardecer-polaco/163642100406608

    Y por si no lo has visto todavía, conseguite “Shoa”, un documental de Claude Lanzaman. Impresionante!

    Listo, me voy!