Buscando el horizonte de la libertad

 

Hoy en Cinescalas escribe: Javier Salas Bulacio

Vos y yo somos distintos, pero hay una acción que en nuestra diferencia nos hermana: Crecer. Vivimos en constante crecimiento, aprendizaje, madurez. Pensamos. Sentimos. Decimos. Hacemos. Y en cada una de esas acciones, hay un motor que nos impulsa, una convicción profunda muchas veces difícil de poder poner en palabras. Actuamos en consecuencia, guiados por ese valor que asumimos como aquello que entendemos correcto. Perseguimos, conscientemente o no, un estado de coherencia. Sin embargo, ese estado necesita de la mirada del otro. Una mirada que analiza, evalúa, juzga, interpela o admira según la motivación que ese otro tenga. Una mirada que cambia conforme crecemos, y que muchas veces hace que anhelemos volver a la infancia, volver a ser chicos, tan sólo por un rato. Cuando en ese juego de acciones y miradas los protagonistas son padres e hijos, estamos ante un recorrido tan complejo como entrañable. Y es precisamente en ese plano en el que podemos ubicar a Matar a un ruiseñor (To Kill a Mockingbird), gran película de 1962, basada en la novela homónima escrita por Harper Lee dos años antes, y ganadora del premio Pulitzer.

Atticus Finch es un abogado del Condado de Maycomb, Alabama. Viudo, padre de dos hijos pequeños, deberá enfrentar dos grandes desafíos. Uno, personal: educar y criar a sus hijos Jem y Scout, que crecen más rápido de lo que él quisiera, que comienzan a interpelarlo con ciertos planteos que a veces lo descolocan, pero que no dudan en defenderlo, a su modo y aún sin entender del todo, cuando comience a estar en el centro de la polémica. El otro, profesional: defender a un hombre inocente por un crimen que no cometió y que para cualquier otro abogado sería un caso perdido de antemano. Si la historia podría, a priori, parecernos algo trillada, la maestría con la que está narrada hace que se haya convertido en un apasionante clásico de la literatura norteamericana, comparable quizá con El guardián entre el centeno de J.D. Salinger. Y esa diferencia la marcan dos decisiones de la autora. La primera, contarnos la historia a través de los ojos de la pequeña Scout, y entonces, a medida que crece la historia, crecemos junto a ella. La segunda, desnudar los efectos del racismo en las acciones de los hombres, elección no menor teniendo en cuenta que si bien sitúa el relato durante la Gran Depresión, el contexto en el que fue escrito y publicado, era aquel en el que la lucha por la igualdad de los derechos civiles estaba ya instalada.

► [VIDEO] Una gran escena de Matar a un ruiseñor:

Lo que vuelve heroica a la figura de Atticus Finch es precisamente su coherencia. Son sus convicciones las que lo llevan a actuar como un Quijote frente a los molinos de viento. Sabe que la defensa de ese muchacho negro acusado de violar a una joven blanca puede resultar un caso perdido, pero no puede no ofrecerle a él ese derecho de defensa. Cuando Scout le pregunte cómo sabe que no está equivocado en sus acciones, responderá: “Este caso es algo que entra hasta la esencia misma de la conciencia de un hombre (…) Antes de vivir con otras personas, tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno”. Y en consecuencia, Atticus piensa, siente, dice y hace. Y de esta forma va convirtiéndose en un héroe para sus hijos, pero también para nosotros. La adaptación a la pantalla suprime algunos elementos de la historia e, impulsada por el contexto en el que se realizó, elige hacer foco en esa lucha por la igualdad, realzando la figura de Atticus. De esta forma, una extraordinaria novela se transforma en una gran película, donde el guión (sólido, contundente) y las actuaciones son el punto central. Es imposible pensar en otro actor que el enorme Gregory Peck en el rol de Atticus, porque su actuación, probablemente la mejor de su carrera, es de una entrega y una sensibilidad única. Lo mismo podría decirse de una inolvidable Mary Badham, como la pequeña Scout; y hasta en un rol que no conviene develar se luce un jovencísimo Robert Duvall.

En la película hay muchas escenas inolvidables, pero particularmente siento a dos de ellas profundamente conmovedoras. Una, cuando desde su propia ingenuidad Scout, sin siquiera imaginarlo, y apelando a la dulzura de sus palabras, impide que un grupo de campesinos ataque al acusado. La otra, cuando luego de conocerse el fallo de jurado, Atticus quede solo en la sala de audiencias, bajo la atenta mirada de respeto y admiración de toda la comunidad negra, esa misma mirada que tendremos nosotros como espectadores.

Cuando sobre el final de la historia, Atticus se enfrente a un dilema que lo interpelará en sus más profundas convicciones, alguien le recordará unas palabras que él alguna vez transmitió a sus hijos: “Los ruiseñores no se dedican a otra que a cantar para alegrarnos. No devoran los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar el corazón cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar a un ruiseñor”. Y ahí radica la esencia de esta historia. En su profundo alegato por el respeto hacia el otro, hacia el más débil, al que nos puede parecer diferente. Qué sencillo y qué complejo a la vez. O acaso ya no es parte del paisaje el agravio y la descalificación hacia el otro casi como algo natural, ya sea porque se trate de un extranjero, porque asumió una determinada elección sexual, o practica cierta religión, por cuestiones raciales o simplemente porque piensa distinto. Quizá sea entonces por eso que esta historia no ha perdido ni una mínima pizca de su vigencia.

Pensar. Sentir. Decir. Actuar en consecuencia. Caerse. Volver a levantarse. Crecer. Para quienes navegamos la vida en un mar de contradicciones, la figura de Atticus, elegido por el American Film Institute como el héroe más grande del cine norteamericano, se nos agiganta. Para entender el porqué de esa elección quizá haya que detenerse en esta idea que él le dirá a su hijo: “Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence”. Una simple idea, tan potente, que nos empuja a vencer nuestros miedos, y empezar a caminar.

Por Javier Salas Bulacio

  …………………………………………………………………………………………………..

¿Vieron Matar a un ruiseñor? ¿Les gustó? ¿Leyeron la novela de Harper Lee? Por su parte, Javi pregunta: ¿Por qué cosas sienten que vale la pena “pelearla” siendo fiel a uno mismo, nunca traicionando aquello en lo que se cree? ¡Esperamos sus comentarios, muchachada! ¡Buen comienzo de semana para todos!

……………………………………………………………………………………………………..

—> La última vez escribió Ezequiel Saul sobre… ALGUNAS SORPRESAS QUE NOS DIO EL CINE

 ………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

  • http://twitter.com/enjoyjessica Jessica Johanna

    Ay, Javi, qué lindo escribís, me encanta sobre todo la apertura y el cierre de la nota, muy lindo.

    Confieso que por algún raro motivo que desconozco (?) todavía no vi esta película, tampoco leí el libro. Oops asíiiii de grande.

    Perdón que no pude evitar recordar a Homero…. “Los libros no sirven. Solo he leído un libro en la vida, Matar a un ruiseñor, y no me dio ningún consejo sobre cómo matar ruiseñores. Claro que me enseñó a no juzgar a un hombre por el color de su piel… pero, ¿de qué me sirve eso?”…

    Ay, Dios, si hasta Homero leyó ese libro, ¡¿cómo yo no?! Jajaja.

    Bueno, nada, poco para aportar entonces por ese lado. Me gusta la pregunta que agrega Javier a la consigna, al final de la semana poco puedo pedirle a mi cerebro que labure. Supongo que lo más importante es siempre ser fiel a uno mismo y no “venderse”, no dejar de ser quien uno quiere ser, hacer lo que a uno le gusta hacer, y llevar la vida que uno desea vivir, lo mejor que pueda, y siempre teniendo en cuenta que la libertad de uno termina donde la del otro. Creo que a veces es necesario “adaptarse” pero algo o alguien que te exija cambiar, no vale la pena, es mi opinión.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      jajaja, la cita de Homero es genial! Lee el libro Jessi (o compralo y ponelo en la pila de pendientes :P ), no sé si leíste algo de Capote, pero tiene muchas cosas de su primera época (dado que Lee estaba influenciada por él, su amigo de la infancia)

      • Jessica Johanna

        De Capote sólo leí A Sangre Fría, igual tengo alguno más suyo en casa. Pero voy a hacerles caso, y voy a sumarlo a mi biblioteca, así en algún momento lo agarro.

      • http://www.facebook.com/profile.php?id=100003170792747 Facundo Sutherland

        Si. En la película de Philip Seymour Hoffman, a Harper Lee la interpreta magistralmente Catherine Keener.

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          sí, está increíble ella en ese papel

    • Javi SB

      Jessi! Gracias por lo que escribís! Me encantó que citaras a Homero… Habla del impacto en la cultura norteamericana del libro…

      Me quedo con esta frase: “no dejar de ser quien uno quiere ser, hacer lo que a uno le gusta hacer, y llevar la vida que uno desea vivir, lo mejor que pueda, y siempre teniendo en cuenta que la libertad de uno termina donde la del otro”. Excelente. Beso grande!

  • http://www.facebook.com/EcchiS Ezequiel Saul

    Acá hay otro que no vio la peli ni leyó el libro. Por tu nota la peli me hizo acordar a la pelicula “A time to kill”, la de samuel l. Jackson. Y despues coincido con Jessica en que hay que ser fiel a uno mismo, pelear por no cambiar por más que haya veces que las circunstancias nos den ganas de bajar los brazos.

    • Javi SB

      Eze no dejes de leer el libro y ver la peli, en el orden que más te guste! Identifico la peli que decís pero no la ví. Está buena?

      • http://www.facebook.com/EcchiS Ezequiel Saul

        Está buena. A Samuel l. Jackson le violan a la hija de 8 años y a los tipos le van a dar una sentencia muy leve, entonces él los mata a tiros a la salida del juzgado delante de todos. Ahí entra en escena Mathew Mcconaghey como el abogado que lo tiene que defender.

  • Guille Angel

    Excelente, Javier. Si bien no he visto la película, terminé el libro casualmente hace un par de semanas, y la frase que posteás al final fue una de mis favoritas. Es una historia preciosa, Atticus es un modelo de persona, un ejemplo de respeto por el prójimo.
    Lo que más rescato es que a pesar de los cachetazos y las situaciones adversas, nunca deja de creer en sus ideales, y lo transmite a sus hijos no sólo en sus palabras sino también en su accionar. Es una figura paterna a imitar.

    “Pelearla” siendo fiel a uno mismo, es el mejor camino para poder “vivir”, y por que no también “dormir” con uno mismo…

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      se me vino a la mente la letra de “El témpano” que dejé hace un tiempo en el post de The Grey (“la lucha es de igual a igual contra uno mismo y eso es ganarla”)

    • Javi SB

      Gracias Guille! Es como decís, Atticus es un modelo de persona, de esas que lamentablemente escasea. No dejes de ver la peli!

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100003170792747 Facundo Sutherland

    Buenas Noches. Coincido con lo que dijeron antes: Javier, escribís de una forma maravillosa.

    He leído el libro y he visto la película y debo decir que ambos me parecieron obras monumentales. Harper Lee es una grande y la forma en que escribió en ese tiempo tan difícil sobre las injusticias, y logrando, como inmortalizaría Gregory Peck, crear a un héroe humano, sin poderes especiales, que lucha por defender un ideal y por eso deja todo.

    Respecto a la pregunta de porque cosa vale la pelearla, en mi opinión yo siento que dejaría todo por tratar de lograr un mundo un poco mejor. Más allá de sonar trillado, pero es que para mí el cambiar el Mundo es el mayor sueño, la ilusión más pura del ser.

    • Javi SB

      Gracias por tus palabras Facu!

      Me gusta esto que decís de que es un héroe humano , sin poderes especiales. Que sea de carne y hueso es genial. Por eso que haya sido el héroe más grande de todos los tiempos (por arriba, por ejemplo de Indiana Jones o Han Solo, por citar dos íconos) es genial.

  • http://www.facebook.com/lunesenlaluna Dario Villalba

    hola., que bueno lo escrito, no vi la pelicula y no le lei el libro…

    con respecto a la pregunta de javi, ….el otro dia estuve en un slam de poesia oral, uno poemas recitados terminaba diciendo “es mejor ser lo que uno es y no lo que ellos y sus papeles dicen que sos” …. aun que hay que saber primero contra lo que uno tiene que luchar… me acuerdo de severino di govanni “enfrento a la sociedad con sus mismas armas, sin inclinar la cabeza, por eso me consideran, y soy, un hombre peligroso.”
    …. bueno saludos…buena semana

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      muy bueno Dario! buen poema! y la nueva foto de perfil te representa bastante ;)

    • Javi SB

      Muy buena reflexión! Gracias por tus palabras!

  • Javi SB

    Buen día a todos! Mily, gracias de verdad por esta nueva oportunidad de poder unir a dos de mis grandes pasiones: el cine y la literatura. Y por si fuera poco, hacerlo con una de mis novelas favoritas.

    Me respondo a mi mismo la consigna. Siento que es el compromiso en las pequeñas cosas, desde nuestro lugar, nuestra profesión, nuestra vocación y nuestros lugares, el que produce grandes transformaciones… A veces uno se encuentra como Sísifo cargando la piedra hasta la cima para volver a empezar, pero siento que vale la pena.

    Estoy en un día laboralmente complicadísimo. Los iré leyendo. Prometo responder a cada uno. A los que ya respondieron: gracias por sus palabras!

    Buen lunes para todos!

  • Solitud1977

    Muy buenos dias!

    Javi, me encantó lo que escribiste!
    Vi “Matar a un Ruiseñor” un par de veces y es simplemente genial…Es de las pocas películas en las cuales me gustan casi con igual intensidad la novela (que es un lujo) como su adaptación cinematográfica.

    Gregory Peck está impecable es este personaje que es implacable a la hora de interrogar a la víctima (ese interrogatorio es una de mis escenas preferidas) y destila hombria y ternura frente a sus hijos.

    En cuanto a la complicada pregunta de Javi, no quiero sonar “zen” ni “amor y paz” pero ultimamente me di cuenta que optar por ser feliz en esta vida y mantenerse fiel a esa opción no es fácil y vale la pena pelear por eso con uñas y dientes. No es necesario hacer actos de heoismo, simplemete disfrutar de las pequeñas cosas que nos va dando el día a día ya que es ahí, en el día a día, donde invertimos más horas y energía y donde solemos encontrarnos con las pequeñas cosas que, cuando no están, ansiamos con más fuerza.

    Muy buen lunes para todos!!

    Muy buen

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      me acuerdo que eso de “disfrutar de las pequeñas cosas” me lo decía mi vieja cuando era más chica y nunca le di demasiada importancia, hasta que crecí un poco y me advertí que es una gran verdad, porque también implica a) asumir que la vida no es siempre lo que uno quiere y los momentos de felicidad son efímeros b) hay muchos imprevistos; así que me sumo a tu aporte Sole!

    • Javi SB

      Gracias Sole! Hermoso lo que escribiste… Lo de disfrutar de las pequeñas cosas es casi como una máxima que trato de seguir, aunque a veces cueste, como justamente escribía en la nota anterior a esta… Beso grande!

  • Pachuao

    Javier, no vi la pelicula, la tengo pendiente junto a Mr Smith goes to Washington de Frank Capra, pero te felicito por tu nota, se ve que es de esas peliculas que te hacen creer que no todo esta perdido.

    • Javi SB

      No dejes de verla! Y también Mr Smith goes to Washington… Extraordinaria!

  • luli81

    Buenos días. Gran post el de hoy y gran escritor Javier. Leí el libro, es exquisito por así decirlo y es verdad que deja cavilando el mensaje sobre muchas cosas a las cuales es aplicable.
    También vi la película y me encantó. Me pareció muy fiel al libro, aunque como dice Javier se realza más a Atticus que a Scout. Para mí está a la altura de el color púrpura, y otra que también expone injusticias raciales pero más nuevita como The Help.
    Y por qué vale la pena pelearla? Por la vida, sobre lo que nos parece justo sin perjudicar al otro, por nuestros hijos y por los que amamos.
    Saluditos
    Luli

    • Javi SB

      Gracias Luli! Me hacés poner colorado! Je! Y gracias por lo compartido. Beso!

  • http://www.facebook.com/doris.obando.12 Doris Obando

    Recuerdo haber visto esta película cuando era pequeña y por supuesto me identifiqué con Scout, no solo porque era niña y tenía un hermano con quien hacía travesuras al igual que yo, o porque tenía una forma muy particular de ver el mundo, sino por que veía a mi papá como Atticus,
    Él (mi papá) siempre ha sido una persona extremadamente honesta y muy clara en sus convicciones y al igual que Atticus con Scout, él me conversaba mucho y me explicaba las cosas de la vida.
    Ahora de grande he vuelto a ver muchas veces esta película y verdaderamente es hermosa, muy tierna la relación entre el padre y la nena, pero lo más destacable por supuesto, es cómo él hace prevalecer sus convicciones y cómo a pesar de parecer una causa perdida, aún así ayuda al que lo necesita, poniendo en riesgo su carrera y su integridad física.
    Aprovecharé el feriado para volverla a ver. Les agradezco por tan excelente blog.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Muchas gracias Doris! Bienvenida a los comentarios

  • http://www.facebook.com/AlciraSoriaOjeda Alcira SO

    Una de las mejores películas que ví en mi vida.

  • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

    Buenos días!!!
    Te felicito por la nota Javier!! Me gustó mucho todo lo que escribiste, de una forma preciosa hablaste sobre Matar a un ruiseñor, se nota que tuvo un gran impacto en vos, y de los buenos.
    A la película la vi, hace mucho y sin saber que era sobre la novela. La tenía de nombre, porque muchas veces la oí en otras tantas películas (en base a lo que veo, puedo decir que los yankies estudian mucho esa novela en los colegios, como acá hacemos tal vez con, por ejemplo, el Martín Fierro). Me gustó muchisimo la película, la historia en realidad me llegó de una forma especial. No la volví a ver, pero la hermosa relación que tiene Atticus con sus hijos, y sus fuertes convicciones, siempre me quedaron en la memoria. Ahora después de leerte, me dan muchas ganas de leer la novela! Voy a ver si la consigo en la feria del libro :)
    En cuanto a la pregunta que nos dejás, debo decir que me hizo quedar pensando por un ratito. Siempre me consideré una persona con varios principios e ideales, o creencias, en los cuales creo y que siempre defiendo. También me han categorizado así muchas veces jaja. Creo fuertemente que uno está acá por diferentes motivos, algunos tenemos que descubrirlos y otros construirlos. A medida que vamos creciendo vamos definiendo nosotros mismos nuestro camino. Nada de lo que hacemos es mínimo, todo es importante, basta conque lo sea solo para uno mismo. Inevitablemente se me vino a la mente la frase que dice “Wanting to be someone else is a waste of the person you are”, y me quedo pensando en ese “uno mismo”, y otra cosa en las cuales creo es que no se puede ser quien no se es, hay que conocerse primero, aceptarse y quererse para poder hacerle frente a lo que vendrá. Siento que vale la pena pelearla con honestidad por lo que uno ama, por los sueños y por lo que uno cree, porque en definitiva, eso hace a tu persona. Siendo uno mismo se puede, de alguna u otra forma siempre se puede. Hay que encontrar el camino y la forma, pero no traicionarse, porque sino.. que nos queda?
    Y sigo pensando… por qué pelear? creo que lo hacemos porque es parte de nuestra naturaleza, para crecer, para aprender, para sentirnos bien y defender lo que amamos, pero sobre todo para darle sentido a nuestra vida.

    Gracias por este texto, linda forma de arrancar la semana reflexionando :)
    Saludos, y buen comienzo de semana para todos!!!!

    • Javi SB

      Wow! Que gran reflexión Caro!!! Gracias por tan lindas palabras! Beso grande!

  • Anpy

    ¡Buen día!
    Hermosa nota, felicitaciones.
    No leí el libro (me lo debo), pero sí vi la película… es reflexiva y, sí, motivadora, con un gran Gregory Peck.
    Creo que hay que ser fiel a uno mismo no renunciando a lo que uno persigue. A veces, sin saber qué se persigue, tampoco hay que bajar los brazos buscando a ese qué, y considerando que la felicidad puede estar en la propia búsqueda.
    ¡Saludos!

    • Javi SB

      Gracias Anpy! La película (la historia en general) es motivadora. Me encanta que hayas usado ese termino porque inspira a seguir. Beso!

  • Lujan20

    Hola a todos!!! Hoy hago una pasada rápida. Me encantó el post de hoy Javier!!! Esta es una película que tengo pendiente hace bastante ya – película y libro -.
    Y qué profunda pregunta, creo que la familia es algo por lo que siempre vale la pena pelear. Y sin importar a lo que te enfrentes, sin importar la pelea que sea, siempre tenemos que ser fiel a nosotros mismos, no debemos perdernos en el proceso, y contar con todo aquello de lo que podamos valernos, con los mejores recursos con que dispondramos, pero siempre recursos justos.

    Saludos para todos.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      coincido más que nunca con tus palabras Luján

    • Javi SB

      Gracias Luján! No perdernos en el proceso… cuan cierto! Beso

  • Santiago Pappolla

    Cuando era chico acompañaba a mi viejo a los ciclos de la Cinemateca Argentina en la Hebraica (como dato de color, muchas veces nos despachaba las entradas Salvador Samaritano), ahí vi grandes películas en pantalla grande, entre ellas este gran film.
    Voy hacer la salvedad de marcar que esta historia me impacto a los 9 o 10, pero tuve que verla luego para poder pasar cosas en limpio, en especial luego de leer la novela a eso de los 17.
    En la actualidad, y por mi laburo docente (doy clases de Filo) la he trabajado para plantear problemas de Ética y de Antropología Filosófica.
    Las grandes causas como la Justicia o la Igualdad son las razones por las que debemos – siempre – dejar la piel. Esas razones por las que el mundo debería estar siendo: los derechos de las minorías, el acceso al Estado por parte de los sectores menos pudientes, etc.
    Pienso que todo eso tiene un gran denominador común que es el Amor – como ideal romántico y en su versión cristiana de amor al prójimo – que es en lo que creo, puedo ceder un poquito, pero no traicionarme.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      “solo el amor puede calmar este pesar” dirían nuestros amigos estelares ;) gracias por el comentario, Santi!

    • Javi SB

      Que buena anécdota la que contás de ver esos ciclos! Muy bueno el comentario!

      • Santiago Pappolla

        Eran geniales. A veces íbamos toda la semana porque pasaban algún director en particular y todos los días una diferente.
        Javier, suscribo a la crítica de la mayoría: muy buena pluma!

  • Mariana

    Hola! Muy, pero que muy linda nota Javi, toda ella. Vi “To Kill a Mockingbird” hace muuuucho tiempo, me gustaría volver a verla y el libro no lo leí. Admiro a la gente que pelea por lo que quiere o siente pero que al mismo tiempo, como dijo alguien, sabe donde están los límites. Igual esto no contesta la consigna jeje. A ver…creo que vale la pena pelearla por aquello que nos haga bien o nos mantenga la conciencia saludable.

    Hasta mañana!

    • Javi SB

      Muchas gracias Mariana! Lee el libro… Y volvé a verla, y vas a ver como se resignifica… Es una historia maraivllosa. Beso!

  • Alina Tortosa

    Matar un ruiseñor es una historia entrañable, como bien escribió Javier Salas Bulacio. Lo vi varias veces en VHS, ya no recuerdo si la vi antes en un cine, y leí el libro hace mucho años. Recuerdo siempre el personaje enclaustrado de la casa vecina, a quien no veían, pero cuya presencia los niños reconocieron a través de pequeños gestos generosos y quien los salvo sin darse a conocer. Gracias por pensar esta obra.

  • EmmaZunzyaestabaocupado

    Vengo re tarde pero vengo a decirte Javi que me encantó tu nota!! es bueniiiisima!! creo que se convierte en una de mis favoritas :)

    Vi Matar a un Ruiseñor hace mucho, y ahora me diste ganas de verla de nuevo, no lei el libro.

    respondiendo la consigna de porque vale la pena pelearla, te diria que por la familia en un plano general, y por las metas propias en un plano mas personal, estas pueden ir desde bajar unos kilos hasta conseguir el trabajo soñado, todo lo que nos dé felicidad y nos llene el alma merece que peleemos por conseguirlo…porque yo creo que esa “pelea” es la que nos resignifica el logro cuando llegamos a la meta que queremos, no?

    felicitaciones de nuevo, beso :)

    • Javi SB

      Lore!! Me hiciste poner colorado!!! Qué bueno que te haya gustado! Cada día descubro que me gusta mas escribir! :)

      Y me quedo con esto que escribiste: “yo creo que esa “pelea” es la que nos resignifica el logro cuando llegamos a la meta que queremos”… 100% de acuerdo!

      Beso!