The Master: ¡Yo ya estaba curado!

 

“Did I fall or was I pushed…then where’s the blood?”

Atención: se revelan algunos detalles del argumento

“El hombre se ha liberado de la religión y ha saludado la muerte de sus dioses; las imperativas lealtades de la antigua nación-estado se desvanecen y los viejos valores éticos y sociales van desapareciendo. El hombre del Siglo XX flota a la deriva en un bote sin timón que surca las aguas de un mar desconocido; si quiere sobrevivir, debe tener algo en qué ocuparse, algo que sea más importante que él mismo”. Esto fue escrito, hace tiempo, por Stanley Kubrick. ¿A raíz de qué? Uno puede pensar que se vincula directamente con todo lo que yace en La naranja mecánica, obra que plantea, esencialmente, lo amorfa que es la noción de “sociedad” y los variables que pueden ser los métodos para adaptarse a ella. La pregunta sería: ¿el hombre puede efectivamente moverse dentro de un orden o termina, como el propio Kubrick lo ha dicho, como un bote sin timón en una odisea interminable? Su cine está compuesto por una sucesión de individuos que se adentran en pequeñas cruzadas con destinos inciertos, desde un Alex que se vuelve víctima de sus propios métodos (toda su relación entre tortuosa y juguetona con la música, ya sea con Gene Kelly o con Beethoven) hasta un William que en Eyes Wide Shut sale a la calle sin saber no solo dónde va a terminar sino qué papel está jugando en ese recorrido signado por los misterios. A Kubrick no le gustaba que esos misterios se resolviesen, más bien se regodeaba en la idea de que, al estar todos inmersos en un mar de fatalismos, por lógica vamos a oscilar entre las polaridades, y vamos a terminar decidiendo no tanto por voluntad propia sino más bien porque el mundo nos está empujando a elegir, incluso con crueldad. La crueldad de no poder responder por uno mismo, de estar sujeto a algo externo, siendo uno casi un ornamento, un componente instrumental. Finalmente, la decisión pasa o bien por hartarse de la presión y volarse la cabeza (Gomer Pyle en Full Metal Jacket) o, por el contrario, por no sucumbir a la idea de “normalidad” y lejos de cuestionar, seguir actuando con las mismas reglas que se tenían desde un principio (el propio Alex en el final de La naranja mecánica). Ese planteo idéntico al de Rousseau de que cuando un hombre pierde la capacidad de elegir deja de ser quién es (“renunciar a la libertad es renunciar a ser un hombre”) se despliega en toda la novela de Anthony Burgess para luego ser acogido por Kubrick porque responde a cada una de sus obsesiones, siendo la primordial la de la impotencia del ser humano en ese entorno ya infectado. ¿Acaso existe una tercera alternativa? ¿Acaso es necesario, imperativo, fundamental decidir entre esos dos polos o se puede estar en un plano intermedio? ¿Acaso se puede estar permanentemente a la deriva? ¿Es esto plausible?

“Talkers are no good doers: be assured we come to use our hands and not our tongues”

No es casual que Paul Thomas Anderson se pregunte todo lo antes mencionado en The Master, su película más hermética hasta la fecha. A diferencia de Magnolia, Embriagado de amor o incluso de Petróleo sangriento, su sexto largometraje se/nos interroga sobre muchísimas cuestiones (¿Qué es la libertad? ¿Qué es la normalidad? ¿Qué es la enfermedad? ¿Qué es la cura?) jamás permitiendo que sus personajes expliciten las respuestas. The Master es, en realidad, una película que cuestiona desde su percepción caleidoscópica de las cosas. No por nada esos interrogatorios entre Freddie Quell y Lancaster Dodd son prometedores pero eventualmente fútiles. Inertes. Porque sí, Freddie repite su nombre más de tres veces. Freddie puede decir él mismo quién es. “Freddie Quell. Freddie Quell. Freddie Quell. Freddie Quell”. Pero, ¿qué encierra un nombre? ¿Cuánto de verdad hay en él? ¿Cuánto más podemos saber de Freddie a medida que él ratifica su identidad en ese primer ejercicio que le propone Dodd? No demasiado. Y cuando menciono esa visión caleidoscópica – incluso mostrada en algunos afiches del film -, me refiero a que el título The Master es, también como ese nombre, un título que no le pertenece a nadie. ¿Quién es el maestro y el discípulo en esta película? ¿Lo es realmente Dodd o lo es Peggy, una figura incluso más enigmática que la de Freddie? Anderson juega con nuestras percepciones. El hombre errante no tiene por qué ser, necesariamente, el hombre más complejo o difícil de descifrar. Lo de Freddie es mucho más primitivo que lo de Dodd, sí. Lo de Freddie es ir con la corriente, moverse siempre sobre el agua, viajar (porque… “how else do you get some place?”), tomar una moto y no mirar atrás. Sin embargo, esto no implica que sea más impenetrable que Peggy o que Dodd, quienes saben qué decir y en qué momento decirlo, pero a la vez se mueven con una ira subyacente (extraordinarios los dos exabruptos de Philip Seymour Hoffman, en especial en una secuencia con Laura Dern), que los lleva no solo a reprimir esos deseos primitivos que para Freddie, y por el contrario, son absolutamente indomables.

Porque a él lo conocemos masturbándose junto al agua o abrazando a una figura femenina hecha de arena. Se supone que él es el animal, es él quien, a los ojos de la sociedad, es el enfermo que necesita irremediablemente de una cura. Sin embargo, Anderson – en otro notable homenaje a Kubrick de los tantos que hay en su film – nos muestra una fiesta con ojos desnudos, para luego confinar a Dodd y a Peggy en un baño, donde ella lo masturba para evitar que él ejecute cualquier tipo de fantasía que haya concebido (homoerótica o no, depende de cómo uno interprete determinados diálogos con Freddie). The Master es una película sobre la arbitrariedad de la mirada y sobre la arbitrariedad, también, del instinto. Anderson modera su meticulosidad con un resguardo de las emociones que se muestran exacerbadas solo en momentos puntuales y, curiosamente, en aquellos en los que la música funciona como disparador (otro rasgo que comparte con La naranja mecánica). Porque si Freddie es quien necesita un remedio, un guía, un acompañante para no perder el rumbo (o para encontrarlo), ¿por qué es Freddie el único en mostrarse vulnerable ante un recuerdo, ante Doris, ante el pasado, las cartas y esa voz a la que quiere regresar? “I want you to place something in the future for yourself” le ordena Peggy, a la noche, antes de darle un beso en la mejilla. Para ella, si no hay destino fijo, si no hay compromiso con “la causa” (“this isn’t fashion”), eso equivale a que el hombre está, efectivamente, perdido. Sin embargo, Freddie llora en dos oportunidades (lo de Joaquin Phoenix aquí y en todo el film es sencillamente hipnótico y descomunal, una interpretación creada de la nada). Freddie llora cuando recuerda la voz de Doris cantando y cuando lo escucha también a Dodd cantar sobre el final. Entonces, ¿es Freddie quien no conoce su destino o es Freddie el único en saber el lugar al que quiere regresar aunque ya no exista, y con el correr como tercera y última alternativa?

“When a man cannot chooses, he ceases to be a man” 

“Away”. Ésa es la única palabra que dice Freddie, al menos la única palabra que se permite decir sin pestañear, porque “lejos” es algo tan vacío como su propio nombre, es algo tan vacío y relativo como los monólogos de Dodd, todos cargados de frases seductoras, persuasivos en su forma, pero desprovistos de contenido para quien los escucha más de una vez. Por eso, no importa si The Master es una película sobre los inicios de la cienciología o una película sobre las consecuencias de la guerra. Probablemente no sea sobre ninguna de las dos. Lo que importa, más que otra cosa, es cómo su visión de la humanidad está arraigada a preconceptos sobre la libertad y el (auto)conocimiento. En una de las primeras escenas nos encontramos con una idéntica a la del hospital de La naranja mecánica, excepto que aquí Freddie se somete al test de Rorschach. En ambos casos, sin embargo, tanto él como Alex conciben respuestas de contenido sexual gráfico, fuerte y directo, que son, para la mirada del resto, las respuestas equivocadas. En ambos casos, también, los dos son sometidos a una figura de autoridad, quienes vendrían a representar el orden (el gobierno por un lado, y la causa de Dodd por el otro); y en ambos casos, a su vez, las distintas terapias de condicionamiento no son efectivas. Tanto Alex como Freddie no evolucionan más allá de la cantidad de circunstancias de las que son participantes activos. Ninguno de los ejercicios de Dodd pueden frenar a Freddie, quien se aleja en una moto cuando se le presenta la oportunidad o quien disfruta del sexo antes de volver a tirarse en la arena. Lo mismo sucede con Alex y el tratamiento Ludovico, que busca “corregirlo” sin éxito, ya que eventualmente él vuelve a concebir una orgía en su mente. “¡Yo ya estaba curado!” son sus últimas palabras. La ironía no pasa inadvertida. Para su mirada, para su verdad, no hay nada enfermo en su conducta. Él es así y no intenta disfrazarlo.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

En The Master se nos plantea lo mismo, la verdad vuelve a ser moldeada no tanto al antojo de Anderson sino al antojo del espectador, independientemente de los brillantes guiños (el barco donde se encuentran Dodd y Freddie se llama Alétheia: “Verdad” en griego). La película comienza con el sonido del agua y termina casi del mismo modo, no sin antes proveer una conversación en una habitación tan amplia pero a la vez tan opresiva (reminiscente, sin dudas, a la de Daniel Plainview cerca del final de Petróleo sangriento en esa dura charla con su hijo), donde Dodd, el hombre que asegura tener la respuesta sobre todo (“I have unlocked and discovered a secret to living in these bodies that we hold”) es el hombre que se enfrenta a una proyección de sí mismo (Freddie), quien vendría a configurar toda su parte explosiva. Freddie es el actante de todo lo pasivo que pasa por el cuerpo y la mente de Dodd. Y Dodd lo sabe. Por eso le canta “I wanna get you on a slow boat to China”, porque sabe que va a quebrarlo, y así lo castiga como un manotazo de ahogado para reconciliarse con la parte de sí mismo que esconde y esconde, mientras Peggy está a su lado, en un sitial no menos superior al de él (por eso la nomenclatura “The Master” es atribuible a cualquiera de los tres, pero más que nada a ella). The Master es una película sin respuestas, es una película que nos obliga a escudriñar, a meter las manos en la arena en busca de algo que no sabemos bien qué es. “If you figure out a way to live without a master, any master, be sure to let the rest of us know, for you would be the first in the history of the world” le pide Dodd a Freddie. Desde Kubrick que la paradoja del libre albedrío no había encontrado un mejor director para abordarla. A fin de cuentas, Anderson nos deja a nosotros mismos a la deriva, mientras, con cierta ironía, se ríe de lo que no podremos descubrir nunca, y se ríe a través de Freddie y esa poción mágica que prepara, suerte de símbolo de la película misma. Dodd le pregunta: “Cómo científico y conocedor, no tengo ni idea de qué contiene esta extraordinaria poción, ¿qué hay en ella?”. A lo que Freddie responde: “Secretos”.  

………………………………………………………………………………

► Les dejo mi escena favorita de The Master:

…………………………………………………………………………………………..

► DE YAPA: La banda sonora de Jonny Greenwood:

The Master by cinescalas on Grooveshark

…………………………………………………………………………………

¿Vieron The Master? ¿Qué impresión les produjo? Los invito a debatir sobre la película y sobre el cine de Paul Thomas Anderson; de yapa, elijamos el mejor papel de Joaquin Phoenix; ¡Espero sus comentarios! ¡Buen martes para todos!

………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

  • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

    Voy a dejar un primer y rápido comentario, porque realmente tengo que comer, beber alguna magica poción para sacarne el trabajo de encima y dormir unas ocho horitas para dejar mi verdadera interpretación/opinión de esta increíble obra.

    Pero, van dos cosas:
    1- Leí todo, y me encantó la forma en que radiografiaste The Master, y el paralelismo con Kubrick. Sos grosa Mily, it’s a fact.

    2- Cuando salí del cine, salí perturbada y envuelta en un remolino de ideas, imagenes, frases que me mantuvieron ocupada por unos largos días (si es que todavía no siguen, aunque creo que ya encontré una interpretación de la misma (seguramente errada jaja))… Pero a pesar de ese revoltijo de dudas y cuestionamientos (acrecentados por una cierta pertubarción que me dejó ‘Freddie’), salí con una convicción, algo de lo que realmente estaba segura…….
    El Oscar era para Joaquín, maldita seas Academia.
    Seguro que a mi querida Meryl la apretaron antes de salir para que no abriera el sobre y dijera simplemente el nombre de Daniel.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Gracias Caro! Espero que vuelvas pronto para dejar tu interpretación. Creo que a muchos nos dejó pensando por días, lo cual me lleva a otra cosa que dijo Kubrick: “Una película se parece – o debería parecerse – más a la música que a la literatura novelesca. Debería ser una progresión de estados de ánimo y sentimientos. El tema, lo que está detrás de las emociones, el significado, todo eso viene después. Una vez que el espectador sale del cine, quizás al día siguiente o una semana más tarde, tal vez sin darse cuenta realmente, empieza a comprender de alguna manera lo que el realizador cinematográfico había tratado de decirle”. Es un genio, jajaja. Lo iba a poner en la parte que hablo de la música, pero quedaba mucha cita.
      Descansá y volvé pronto al post! BTW, y eso que la quiero, pero ¿a alguien más le molestó que ni siquiera abriera el sobre Meryl? Entiendo el sentido y todo pero por respeto a los demás, che! Era la primera nominación de Bradley Cooper, jajaja. Y sí, yo se lo hubiera dado a Joaquin también.
      Beso!

      • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

        Esa cita es mágica!!!

  • http://twitter.com/enjoyjessica Jessica Johanna

    Peliculón, antes que nada. Que se me permita así de nada esa expresión y ahora mi justificación. Primero y principal, porque no te la podés sacar de la cabeza. La vi dos veces (me la bajé para lograr verla antes de la entrega de los Oscars y la fui a ver al cine cuando por fin la estrenaron) y estoy segura que a medida que vuelva a verla seguiré sacando cosas de ellas. No sólo está increíblemente sustentada por esos tres pedazos de actores. Es una película rarísima, poco accesible quizás para algunos. A mí me parece que lo que hace el director (en cuya filmografía me estuve introduciendo más recientemente, pues hasta hace poco sólo había visto de él Boogie Nights y en mis vacaciones me vi Magnolia, Punch Drunk Love y There Will Be Blood) es decir mucho con pocas palabras. Como Freddy Quell, ese personaje misterioso, impredecible, obsesionado con el sexo pero enamorado de Doris (quien le pregunta si le puede dar un beso y él le pone la mejilla, esa escena es puro amor). En cambio por el otro lado tenemos a Lancaster, que todo lo contrario, habla y habla y habla. Pero como decís vos, ¿quién es el maestro? Peggy está ahí atrás, controlando todo.

    Una de las escenas que más me impactó es la de la prisión, por favor, el modo en que estalla Freddy, me puso los pelos de punta Joaquin, no sé cómo este hombre no tiene un Oscar, esas son las cosas que para mí le sacan criterio a la Academia. Es descomunal lo que hace.

    Bueno, no sé qué más decir por ahora, algo escribí también sobre la peli en mi blog, no da repetir más de lo que allí volqué… http://enjoylandia.blogspot.com.ar/2013/03/el-maestro_2.html

    Felicitaciones una vez más, Mily, por el tremendo post de hoy, esperadísimo además por quien les escribe.

    Saludos.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Gracias Jessi! Me encanta que Doris termine siendo, ya casada, Doris Day :)

  • Luciano

    Excelente analisis de la película. Felicitaciones!

  • Lujan20

    Milagros, el post de hoy me ha perturbado tanto o más incluso que la misma
    película. The Master me resulltó una completa montaña rusa psicológica.

    Desde el personaje de Freddie, una excelente interpretación de Joaquin
    Phoenix, con características particulares: con esa tendencia obsesiva hacia el
    sexo, con esa dependencia al alcohol destructiva pero a la vez un tanto
    fascinante si pensamos en la creatividad que despertaba en él, haciéndolo capaz
    de realizar mezclas únicas y “secretas”, con esos momentos vulnerables que
    mostraban un origen, quizá, y un todo porque estos momentos completaban a ese
    hombre, lo hacían quién es, “Freddie Quell”. Y donde suprimir cualquier forma de
    ser, representaría no dejarlo ser. Sería construir rejas invisibles. Y que en un
    momento simplemente serían insoportables.

    Por otro lado, un “maestro” – un perfecto Philip Seymour Hoffman – , que más allá de ser una de las
    figura visible y fundadora de una mentalidad, demuestra ser: por una parte, un hombre, sí,
    con un gran potencial y carisma para llegar a las personas que lo escuchan, pero
    como tal, no tiene las respuesta a todo y como tal es tan vulnerable como el
    mismo Freddie al que tanto intenta “curar”. Pero por otra parte, y sobre todo,
    nos muestra que no es solo la cabeza de una causa, sino que su figura está
    extendida hacia alguien que actúa de una manera más silenciosa pero con igual
    potencia y preponderancia. Nos muestra que detrás de ese “gran” hombre, está una
    muy dura mujer – con una interpretación muy buena de Amy Adams, me gustó verla
    en un papel distinto –.

    Pero en cierta forma, el film intenta vislumbrar la lucha y los distintos
    mecanismos para la búsqueda de la verdad en la cual la sociedad muchas veces se
    emprende, en la necesidad de creer en una “causa” para dar sentido a muchas
    cosas, a identificarse en la misma. Pero una causa que puede no ser la de todos;
    una causa que puede dar las respuestas a uno y a otros no, y no por eso pasar a
    formar parte de una causa perdida.

    Hay escenas o pequeños detalles que llamaron mucho mi atención y tienen su
    importancia y sentido:

    -En primer lugar, las risas o carcajadas de Freddie (me enamoró Joaquin con
    ellas), las cuales de una manera extraña escondían pero dejaban ver a la vez su
    ser completo. Carcajadas o risas de las cuales Dobb se nutrió para su nuevo
    libro, en la cuales se podían descubrir los secretos. Esas carcajadas como una
    puerta de salida de esos secretos. Secretos que creyó deducir en Freddie.

    -Otra cuestión, en uno de los test iniciales, Freddie tienen que decir lo
    que ve en las imágenes, pero antes le aclaran que “no hay respuestas correctas o
    incorrectas”, y creo que este es un punto importante, porque en cierto punto
    resume de qué se trata toda la película, y algo a lo que hacés mención en el
    post, Milagros: nos muestras distintas perspectivas, todas correctas ante los
    ojos de quienes las practican, y la perspectiva de Freddie, una forma libre, sin
    amo, sin rejas. Pero ¿significa que es la incorrecta? Supongo que para Freddie
    no lo es. Y eso es lo importa.

    Milagros, esta película quizá no se trate de respuestas, pero sí que deja
    interrogantes, o quizá muchas cuestiones que merecen ser analizadas y que lleva
    a muchas conclusiones, todas variadas. Pero lo interesante es que ninguna es la
    “correcta”. Todas lo valen.

    Saludos para todos.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      ” Freddie tienen que decir lo que ve en las imágenes, pero antes le aclaran que “no hay respuestas correctas o incorrectas”, y creo que este es un punto importante, porque en cierto punto resume de qué se trata toda la película”: exacto, me encantó esto que escribiste Luján!

      • Lujan20

        Eso es algo de lo que pude rescatar después de verla solo una vez, creo que si la veo nuevamente podré deducir otras cosas, analizarla mejor; pero creo que más allá de las preguntas que la película nos pudo haber dejado, la idea general se expresa con claridad, que independientemente de la “causa” que sea, no deja de mostrar una cuestión de fé y de algunas cosas más no tan relacionadas a ella pero que se desprenden de ella en ese intento de predicar; se trata de creer en algo, o no, y como tal necesita fundamentalmente que sea algo realizado con entera voluntad, y con esto juega mucho la película. De lo contrario, el lazo o el compromiso no existe, o es falso, y no dura. Una vez más, sin importar la causa de que se trate.

  • http://www.facebook.com/lunesenlaluna Dario Villalba

    hola buenas noches,

    muy bueno todo lo que escribistes :D

    the master, fue de esas peliculas que me pega en el centro del cerebro y se va desparramando como infeccion por el resto de mi cabeza, me encanta esa conexión que hay entre freddie y dodd, y como hace para encontrarlo despues de tanto tiempo perdido en una sala de cine, los ataques de ira de freddie, su soledad, sus recuerdos, su mirada, …..no tengo mucho mas para decir sobre la pelicula, solo que estoy mas que seguro que es mi pelicula favorita de todo este año.

    saludos :D

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Me encanta el llamado cuando está en la sala de cine, totalmente inexplicable, llega de la nada

  • Cris

    No terminan de cerrar las relaciones entre los personajes. (Qué es lo que a Philip Seymour Hoffmann le gusta o quiere de Phoenix?) Se presenta un marco histórico que en un principio parece relevante pero la película no termina de ahondar en el tema de las sectas. No sabemos cómo se formó La Causa, quién es realmente Lancaster Dodd, qué persigue ni qué profesa. Hay escenas totalmente innecesarias (la de la moto, por ejemplo). Lo que salva la película son las actuaciones de los protagonistas. Impecables por donde se las mire.

    • Lujan20

      Coincido en que hay algunas cuestiones que la película no aclara muy bien, como por ejemplo, el “origen” de La Causa y los puntos que mencionás, pero creo que a la vez no es un tema tan relevante, porque no creo que la función de la película sea detenerse en el tema de las sectas. Si bien se muestra una modalidad que bien se puede asociar a todos esos grupos, o a alguno en particular, pero creo que no es su finalidad. Sino representar algo más general, no sé muy bien cómo expresarlo. Creo que como bien lo explica Milagros, intenta mostrar las diferentes vías que el humano construye para encontrar una verdad, en la forma en muchos ven una oportunidad en esa necesidad de hallarla.
      Con respecto a la relación entre Dodd y Freddie, creo que Dodd encuentra una especie de inspiración inicial en Freddie, pero luego esa relación cambia y podemos interpretarla de muchas formas (reconocimiento, afinidad, etc), pero que lo que hay que destacar más que nada con ese cambio, es que Dodd muestra su lado vulnerable, el hombre que simplemente es, ordinario, más allá del papel que tiene en la causa. Algo que lo hace “debil” ante los ojos de sus fieles. Y es algo de lo que se da cuenta claramente Peggy. Y que él también sabe, como se puede percibir al final. Bueno, al menos así lo veo yo.

      • Cris

        Si a la película no le es relevante el origen de la Causa, su entramado, la identidad de su master y demás, qué le es? Porque las historias de los personajes (excepto una porción de Freddie) ni sus vínculos están del todo desarrollados. Me interesó tu opinión y también me pareció una lectura inteligente la de Milagros, pero no sé si la película “intenta mostrar las diferentes vías que el humano construye para encontrar una verdad”. Dodd quiere construir una verdad o simplemente vender y atraer adeptos? No se sabe. Freddie busca una verdad? No creo, no es lo que lo hace permanecer con la secta. En definitiva, todos estos flancos quedan inconclusos y por eso las interpretaciones son de las más variadas, pero así como no termino de entender la película, no comprendo si esta es una decisión consciente del director. No hay desarrollo sobre casi nada, no hay una verdadera transformación de los personajes, el espectador está ‘a la deriva’ sin entender hacia dónde va el film (que carece de rumbo, también) y, como si fuese poco, es larga.

        • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

          Yo creo que porque no tenga un rumbo bien claro a los ojos de quien la este viendo no significa que no lo tenga.. Justamente ahi esta, no se como explicar la sensacion que me dio, pero yo si vi un rumbo por debajo alineado a la relacion de Freddie y Dodd; sus inicios, todo el grueso del medio donde uno usa al otro de inspiracion (como menciona Lujan) y el otro encuentra una cierta guia para de alguna forma autodescubrirse..
          Y tal vez el hecho de que uno salga con muchas mas preguntas que respuestas sea lo que PTA estaba buscando con The Master, como forma de prolongar la historia en nosotros que nos quedamos descubriendo el sentido de la misma.
          No se si me explique, pero asi fue como lo vi yo :)

          • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

            Ah, y la escena de la moto yo no la vi innecesaria, todo lo contrario. Dodd le dice que fije un punto y que vaya lo mas rapido que pueda a el… Acaso no fue justo el momento en que Freddie decide liberarse de Dodd y de La Causa para volver a sus origenes, volver y enfrentar el momento que tanto imagino, volver a encontrarse con Doris?
            Esa escena me encanto, dice mucho con tan pocas palabras..

          • Jessica Johanna

            Coincido, para mí es fundamental.

          • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

            Sí, adhiero, es clave esa escena

          • Lujan20

            Sí, esa escena es excelente, significa muchas cosas. El escenario es natural y sobre todo amplio, y Freddie solo tiene que enfocarse en un punto que elija en tantas posibilidades. Pero lo que más me gusta de esa escena en particular es la expresión de Dodd al darse cuenta del camino que decidió seguir Freddie, y en cierta forma lo sabe (el grito lo deja claro), pero también encontramos un dejo de resignación… Freddie siempre supo quién era, de donde vino, quiénes eran sus padres, y lo que quería, a Doris, solo necesitaba el impulso para ir por ello. Es ahí donde falla la “causa” de Dodd.

          • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

            Totalmente… me hiciste acordar de ese detalle, la expresión de Dodd al darse cuenta que Freddie lo dejó

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Hola Cris! Antes que nada, buenísimo que podamos contraponer visiones. Yo creo que el marco histórico se presenta, sí (por eso menciono que una de las interpretaciones sobre de qué trata la película puede ser la de las repercusiones de la guerra en determinados individuos, como Freddie), pero a la vez no me parece que sea relevante (creo que su conducta no responde enteramente a eso), como tampoco lo de las sectas. Influye pero hasta cierto punto. Si nos ponemos a pensar es una película que no podemos definir en una sinopsis sin ser nosotros mismos ambiguos. Para mí, como dije en la nota y lo cual comparto con Luján, es la búsqueda de una verdad o de un horizonte, pero con cierto fatalismo. ¿Hacia dónde quiere llegar el Hombre? ¿Hay un lugar unívoco al que llegar o los fines son meras ilusiones y siempre estamos condenados a estar a la deriva, insatisfechos? Lo del personaje de Freddie y su involución para mí le juega a favor a la película, por más desconcertante que sea. Por eso establecí la analogía con La naranja mecánica, porque Alex no evoluciona en todo el film, para él, para su concepción de las cosas, él nunca necesitó de una cura, él estaba bien así como estaba, no cambia nunca a pesar de ciertos chispazos de corrección producto de los tratamientos que le hacen. El caso de Freddie es igual, con la diferencia de que Anderson baja los componentes de humor, es mucho más siniestro todo (de ahí que lo haya elegido de vuelta a Jonny para la banda sonora)

      • Cris

        Entiendo las cosas que planteás y también que destaquen el simbolismo (a mi parecer, pobre) de la escena de la moto, pero sigo encontrando un vacío narrativo que aburre por momentos y me desilusiona. No soy fan de las películas que disfruto más en perspectiva que al momento de verlas. Esta es una. Felicitaciones por el blog! Me copa mucho.

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          Me encantó que hayas manifestado tu postura, Cris! Gracias por tus palabras hacia el blog, buenas noches :)

  • Javi SB

    Mily, lo que escribiste es sencillamente extraordinario. No es facil poder hablar de una película de la complejidad de The Master y sin embargo logras que uno pueda leerte con gran fluidez. La interrelación que hacés con el universo de Kubrick es perfecta, con las palabras justas; es muy difícil no pensar en todo ese universo mientras (y también luego) se ve la película,

    Cuando estos días pensaba en la película las palabras que venían a mi mente en relación a ella eran compleja, incómoda, visceral, hipnótica, única. Es de ese tipo de películas que despiertan enormes sensaciones encontradas, para amar u odiar. De hecho, como nunca antes me había pasado, durante la proyección (a sala llena, jueves por la noche, Cinemark Palermo) casi como en estampida (porque bastó que lo hiciera uno para que el resto se animara) dejaron la sala no menos de 12 o 15 personas.

    Todavía me sigue dando vueltas en la cabeza, por eso me encantó esa cita que compartis en la respuesta a Carolina (tanto que la robé y la llevé a mi muro!). Queda claro que la película me gustó mucho, en su narración y en sus extraordinarias interpretaciones, y da la sensación luego de verla que en materia de premios merecía muchísimo mas.

    A veces en nuestra ansiedad por querer ver una película cedemos al impulso de no esperar el estreno y verla por internet. The Master es claramente de esas películas en la que la espera está enormemente justificada, porque sepanlo (y si hubo algún ansioso, dese una nueva oportunidad) vale enormemente la pena la experiencia de verla en el lugar para el que fue concebida: una sala de cine..

    Buen martes para todos!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Cuando la gente sale de la sala me pone incómoda, me pregunto cómo hacen los directores en algunos festivales para presenciar eso y digerirlo. Me ha pasado de verlo en el BAFICI y no debe ser agradable para ellos, aunque calculo que algunos deben estar más cancheros que otros

    • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

      Me pasó algo similar a vos, pero en cuanto al final. la vi en una sala con poquitos espectadores.. UNO se levanto y se fue, y cuando termino nunca estuve en un final tan seco y sórdido, el final mas frio desde que tengo memoria (no se si son las palabras justas para describir ese final), con la cancion sonando y yo sentia que todos se quedaron con una sed de respuestas, lo veia en sus caras, y sumamente perdidos… Se escucho un aplauso que quedo a mitad de camino y que sono incorrecto.. El verdadero aplauso creo que realmente llega una hora mas tarde, cuando empezas a analizarla jaja

  • http://www.facebook.com/luz.quilis Luz Quilis

    Hola, muy buen análisis! Me tengo que ir a trabajar ya, pero no sin antes mencionar el impacto que me provoca el cine de PTA, sus pelis me resultan enormes, ampulosas, grandilocuentes, desbordadas y en esta forma de poner sobre el tapete los sinsabores que en este caso dejan las secuelas de la vida logra despertar en mi la capacidad de asombro que con otros directores no me sucede. Mención aparte para Joaquín, este hombre sombrío del cual aún me persigue su mirada -colosal-. Beso.

  • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

    BUEN DÍA PARA TODA LA MUCHACHADA! APROVECHO QUE ESTAMOS EN UNA SUERTE DE FRENESÍ DE KUBRICK, PARA DEJARLES UN ANÁLISIS QUE HICE SOBRE LA NARANJA MECÁNICA, PARA LA PÁGINA APRENDER A VER CINE DEL COLEGA HERNÁN SCHELL, QUIEN DA CURSOS ONLINE SOBRE EL DIRECTOR. PUEDEN PASAR A COMENTAR/LEER/LEER Y NO COMENTAR POR AQUÍ:

    http://aprenderavercine.com/2013/03/la-naranja-mecanica-the-stanley-kubrick-horror-show/

    GRACIAS A TODOS Y AHÍ ME PONGO A LEER LAS INTERPRETACIONES! DESDE YA LES DIGO GRACIAS A TODOS LOS QUE DEBATEN CON ALTURA TANTO HOY COMO EN EL POST DE AYER DE CLAUDIA. ES UN PLACER Y UNO DE LOS FINES DEL BLOG. SALUDOS!

  • Ludmila

    Me la anoto, parece plantear interrogantes de fondo y me gusta, como todo lo de su director, que me deja pensando con las imágenes grabadas, pero no con amargura.

    Tema aparte: Luego de ver Les Misérables me pareció que el Oscar a Anne, con menos de 1 h de película no me gustó. Yo la elegí porque era cantado, pero, alguien piensa lo mismo? Me parece que Jackie Weaver, por ej, se lució y no solo por el tiempo frente a cámara.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Hola Ludmila, buen día! A mí me parece que está bien Anne, pero si hay que elegir, en esa categoría yo estoy entre Helen Hunt (me encantó en The Sessions, aunque acá pasa a la inversa porque el papel es protagónico más que de reparto) y como vos mencionás, Jacki Weaver, que es la definición de actriz de reparto por excelencia: aprovecha los pocos diálogos que tiene y el tiempo en pantalla para decir mucho con otros recursos (las miradas). Pero Anne me gustó también

      • Ludmila

        No me disgustó Anne tampoco, pero no me llegó, no sé si por el género , o por la película en sí, que mucho no me gustó (se me hizo pesada). Opino lo mismo de Jacki, transmite hasta con el tono de voz y las posturas.

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          seee, a mí se me hizo muuuy pesada Los miserables

    • Lujan20

      La verdad que me faltó ver a Helent Hunt y Sally Field, pero entre el resto en mi criterio creo que se lo mereció muy bien Anne. Jacki Weaver no me sorprendió tanto con su trabajo, independientemente de su mayor tiempo en cámara. Y Amy Adams, si bien me gustó mucho lo que hizo con Peggy, mostrándonos algo distinto y bien hecho, más aún si tenemos en cuenta que compartió escenas con tremendos mounstros, no cero que lo suficiente para ganarlo, pero demostró que puede hacerlo.

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        jajaja, posta? sí, a mi molestó Crowe pero me empecé a irritar cuando apareció Amanda Seyfried

        • Lujan20

          Y si no fue eso, influyó bastante, jajaja. Pero supongo que no es un género para todos.

        • Jessica Johanna

          Russel es lo peor de la película!

          • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

            jajaja, sí, horrible; pero ése es el problema con Hooper, no cuidó a los actores, era obvio que al no emplear pre-grabaciones iban a quedar más en evidencia los contrastes entre un actor y otro

          • Anpy

            Sumado a que uno tiene “aceitado” el género, con gran despliegue escénico (hasta ganador de un Tony). La diferencia es abismal.
            Totalmente de acuerdo que la culpa es del director, ni siquiera de Crowe, a quien podría haberle hecho resaltar otros atributos y no así el canto, que más que cantar, resita y, de este modo, quedó en medias tintas: ni una, ni la otra.

          • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

            ¡no podría coincidir más!

          • Anpy

            Mily, no coincidas más, que mandé “resitar” con S… terrible, me acabo de dar cuenta. Fue la maldición de Hooper, me castigó, jajaja.
            ¡Zaludos!

          • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

            jajaja, no me di cuenta! sí, si, echémosle la culpa a Hooper de todo, no me quejo :P

          • Anpy

            jajaja, buena excusa!!!
            Perdón que me salió el mensaje duplicado y con una edición, mi internet es de lo peor, a veces, me encuentro que escribo de adelante para atrás en este cuadradito.

          • Anpy

            Mily, no coincidas más. Me acabo de dar cuenta que le mandé “recita” con S, terrible; mi análisis de The Master me carcomió las pocas neuronas que tengo (y me las sigue destruyendo). Habrá sido la maldición de Hooper, me castigó, jajaja.
            ¡Zaludos!

          • http://twitter.com/enjoyjessica Jessica Johanna

            No entiendo cómo se le pudo ocurrir eso! Por ejemplo Hugh Jackman tampoco canta muy bien, pero a diferencia de Crowe le pone mucha garra a su personaje, es otra cosa. Pero poner a los actores frente a cámara a actuar y a cantar, las dos cosas, cuando ninguno (salvo una, Samantha, que es de las que más me gustó) tiene experiencia en musicales….

      • Ludmila

        En serio? Jamás dejé la sala por mas que la película sea densa. Que determinación! Y si, Russell medio que irrita. Los que mas me gustaron fueron Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter.

    • Kiki

      No te gastes plata en ir a ver THE MASTER, vela en tu casa un domingo de invierno cuando no tengas nada mejor que hacer… ES MUY MALA, estaba rogando porque se corte la luz en el cine asi al menos no me tenia que quedar hasta el final y me devolvían el dinero de la entrada.

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        jajaja, veo que no te gustó ;)

      • Ludmila

        La voy a ver en casa Kiki, seguro. Cuando lo haga te cuento si sumo a tu bando o a los que la adoraron. Gracias x la recomendación, la diversidad de opiniones ne este blog está buena.

    • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

      Mirala Ludmila, si no te gusta la película, por lo menos tenés las actuaciones de Phoenix y Hoffman que no tienen desperdicio ;)

    • Mariana

      Yo voy a verla esta noche al cine!

      Jackie Weaver era mi mejor opción para actriz de reparto y voté a Anne porque estaba cantado.

  • Claudia Marés

    Ah… no la vi! Acá la tengo preparada, el enorme post de Milagros y los comentarios de todos me hacen querer acelerar el tiempo… hasta esta noche no puedo verla!!

    • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

      Espero que te guste Clau!! Creo que después te va a costar dormirte :P

  • mawe

    Hace poco tuve la oportunidad de ver MAGNOLIA de este mismo director y la verdad que me partió la cabeza!!..si el modo mas cortito que encuentro de decirlo es ese….me partió la cabeza!!.Me gustan tus analisis y a esta la veo hoy!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Muchas gracias! Después de verla pasá y dejá tu impresión. Te recomiendo Embriagado de amor de PTA si no la viste todavía. Saludos!

  • Anpy

    ¡Buen día!
    Mily, extraordinaria nota, de una extraordinaria película que tiene a unas extraordinarias actuaciones…
    Los hombres necesitan en su lucha por la existencia del esfuerzo del conocimiento, de la búsqueda de la verdad, porque a ellos no les está revelado de manera inmediata lo que es bueno, conveniente y justo (siguiendo la línea de pensamiento de Marcuse), ¿esto es “la causa”?, no lo sé, pero sí, por lo menos, define parte de su búsqueda, de su objeto. Por esto, no creo que se haya planteado, en la película, como secta (sino a toda escuela de pensamiento la tendríamos que llamar así, y dudo que a los culturalistas les hubiera gustado esa denominación). Bien logradas las escenas en que se mostraban el desarrollo del funcionamiento del grupo, los estudios, los ejercicios de campo, las reuniones caseras, tal como los inicios de muchas de las verdaderas escuelas.
    “Todo hombre necesita un guía”, tal como se indica en el título, pero esa afirmación se convierte en una contradicción durante todo el film, hace que sea ella misma nuestro interrogante, la propia guía del espectador, ese juego maravilloso de saber que todos tenemos las mismas posibilidades de desarrollo y satisfacción de todas nuestras fuerzas. “La naturaleza ha querido que el hombre produzca por sí mismo todo aquello que está más allá de la regulación mecánica de su existencia animal y que no pueda participar de ninguna felicidad o perfección que él mismo ha creado, liberado del instinto, por su propia razón” (Kant). Toda riqueza y toda pobreza proceden de él mismo y repercuten sobre él.
    ¡Saludos!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Muchísimas gracias, Anpy! Me encantaron todas tus asociaciones

      • Anpy

        ¡Gracias a vos, Mily!

  • http://twitter.com/NatyPaez Natalia Paez

    Hola a todos!

    Genial el análisis y el contraste Kubric/PTA. Me parece una muy buena manera de entender mejor lo que quiere (o no quiere) decir The Master.
    Es paradójico cómo uno intenta entender todo lo que lo rodea.Esa necesidad constante del cierre, del “pregunta A, respuesta A”, de la explicación necesaria. Sin eso, parece que algo falta; pica, molesta. No está bien; está enfermo.
    Como Freddie, uno inicia el viaje despojado de todo filtro: somos chiquitos, entonces está bien que no entendamos del todo las consecuencias de nuestros actos. Como el buen salvaje del amigo Rousseau, todavia no estamos lo suficientemente imbuidos del conocimiento necesario para operar en la sociedad dia a dia. Necesitamos un guia de nuestros pasos. Siempre me pregunté en qué momento se había establecido que alguien está “bien” o “mal”; más y mejor capacitado para decidir que otro. Cuál es el parámetro; el filtro. Nunca me lo puedo responder del todo, y será por eso que me molesta.
    Esta película no es amable a primera vista, porque trata de responderse quién que lleva la sarten por el mango; quién es el maestro de uno. Genial Dodd ironizando sobre este mismo hecho. No puedo decir que me fue cómoda ni agradable de mirar, más bien todo lo contrario: me dejó con el sinsabor de lo vago, del final abierto. De las miles de preguntas sin responder.
    Bien dicen que el que conoce todo en realidad no conoce nada, no? Me gusta que Freddie cuestione esa noción permanentemente. Se escape en moto, se esconda en un cine (genial eso), se aisle de lo convencionalmente correcto. Joaquin es el actor para este papel, sin duda. Otro lo hubiese caricaturizado y desprovisto de esa sensación de orfandad que Phoenix le provee todo el tiempo que uno lo mira. Este es, sin dudas, uno de sus mejores papeles. Me sigue gustando más en Gladiador, aunque encuentro conexiones entre uno y otro papel: ese vacio existencial, ese poder efimero de la violencia se conjugan y se unen en ambos roles aunque uno represente “el orden”, “la norma” y el otro ” el enfermo” que no se quiere curar.
    Phillip Seymour Hoffman está genial en su interpretación; me recordó a Stamateas, y me dio miedo por los fieles de este último. Amy Adams acompaña muy bien, aunque a mi gusto no sea de sus mejores interpretaciones. Me gustó más en Doubt.
    Me debo volver a mirarla; todavia siento que no termino de sacarle todos sus matices.

    Saludos!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      “Siempre me pregunté en qué momento se había establecido que alguien está “bien” o “mal”; más y mejor capacitado para decidir que otro. Cuál es el parámetro; el filtro. Nunca me lo puedo responder del todo, y será por eso que me molesta.” perfecto, Nati, para mí ese es otro eje de la película. gran análisis!

  • Ale_Ciccone

    Quiero felicitarte por la nota!!!, admiro profundamente a Kubrick y siento absoluta empatia por el cine de PT Anderson, y la analogia entre estos cineastas y en particular ambas peliculas es excelente. Cuando recientemene vi “The Master” quede con la sensacion de haber visto una gran obra pero sin poder decifrar cual fue realmente el o los puntos que me habian hecho sentir eso. Con los dias fui desglosando la pelicula y, ante todo, permanecio en mi mente la descomunal actuacion de Phoenix, sumado a un director que nunca intento ser didactico ni subestimo, precisamente, mi capacidad de decidir sobre lo que yo consideraba un “maestro”.

    Sobresaliente la idea de poner a dos personajes complementarios y una tercera que , naturalmente no lo es, pero necesita del “control” y de normas sociales para poder sostener la relacion.

    gran pelicula, un aire muy fresco dentro de tanto cine “correcto”, se extraña tanto la transgresion de Kubrick, a los personajes que ponen en jaque lo establecido socialmente.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Muchísimas gracias, Ale! Concuerdo con vos en que se extraña eso de Kubrick, por eso veo tanto de él en Anderson que merece ser celebrado, todas sus películas son tan anómalas (vuelvo a mencionar Embriagado de amor, que es una maravilla) y distintas entre sí pero a la vez tienen en común eso de correr riesgos. Y sí, creo que la mayoría nos quedamos impactados con Joaquin. Mi actuación favorita de él, hasta que vi a su Freddie, era la de Two Lovers, pero lo que hace en The Master está en otro plano. Saludos y gracias nuevamente!

  • http://www.facebook.com/EcchiS Ezequiel Saul

    Lamentablemente no vi The master todavía, en cuanto a Joaquin, una de mis películas favoritas es Señales. Si si, la de Shyamalan. Y de Paul Thomas anderson me quedo con Boogie Nights.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      En Señales está muy gracioso, Joaquin!

  • Fito Mendonca

    Felicitaciones por el análisis, Mili. Está clarísimo! Es muy interesante también la idea de los barcos como espacios de adoctrinamiento y domesticación. Hablo en plural porque el otro barco que vemos (aparte del de Dodd) es el de la marina, que también es un espacio de sumisión. La idea de que el pasado se queda en la tierra (algo así le dice Dodd a Freddie) que permite a su vez dejar la mente en blanco para poder ser llenada de las ideas que sean. Todos esos planos de la espuma que deja el barco me hivieron pensar en la disolución de los preconceptos que serán reemplazados por nuevos dogmas. Y la antítesis idea es la escena de la moto. Sobre tierra firme, hay libertad, con Freddie subiéndose a la moto y escapando de los límites establecidos por el maestro. Para cerrar, sin dudas es válida la comparación con Kubrick (tipo al que PTa admira, aunque no sé si tanto como a Altman), pero me parece que en PTA el simbolismo no es burdo (como sí sucede con Kubrick), y hay más espacio para que el espectador saque sus propias conclusiones.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Aló! ¿Podemos decir que le debe un poco a Altman en el comienzo de su carrera (Boogie Nights y sobre todo Magnolia) y otro poco a Kubrick en la segunda etapa (There Will Be Blood y esta última)? Por eso creo que Embriagado de amor es la más personal, la más enrarecida, la mejor, bah! jajaja (al menos así lo veo yo)

      • Fito Mendonca

        Si, muy de acuerdo. Me encantan las últimas, pero soy muy fan de Boogie Nights y Magnolia… muero si algún día vuelve a hacer alguna con toda la banda: Philip S Hoffman, John C Reilly, William Macy, Philip Baker Hall, Julianne moore, Melora Walters, Alfred Molina, Luis Guzman… dream team!

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          Nunca se sabe! capaz que vuelve con algo así!

      • Mariana

        Hace poco vi “Short Cuts” de Altman y pensé que tranquilamente podría haber sido una película de PTA!

  • Fito Mendonca

    en cuanto a Joaquín, siempre bien! Creo que este es su mejor laburo. Algunos escalones más abajo, sus laburos en Two Lovers y To Die For.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      justo puse eso más abajo, Two Lovers le sigue bien de cerca a esta actuación. tengo que escribir sobre James Gray algún día. me gusta muchísimo.

      • http://twitter.com/enjoyjessica Jessica Johanna

        Sí, tiene mucho futuro ese cineasta por delante, espero muy ansiosa su nueva peli (también con Phoenix, por cierto).

  • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

    De antemano pido disculpas, pero mi comentario no puede ser conciso :)

    The Master me resultó una gran película, compleja, inquietante, a veces hasta desagradable, con personajes que incomodan y perturban, todos aspectos que hacen que no ames rápidamente la película, que te quedes pensando y pensando por largas horas, días, cosa que realmente me gusta ya que invita a muchas interpretaciones. Y además, la película perdura en uno después de sus 140 minutos de duración.

    Creo que The Master plantea el interrogatorio de si es posible separar la mente, o el espíritu, del cuerpo.. La interminable lucha del hombre por controlar su naturaleza… ¿Es posible?, ¿puede el espíritu estar más allá de nuestras necesidades fisiológicas, podemos con nuestra mente controlar nuestros impulsos, nuestras necesidades, nuestros instintos?

    Esto es lo que yo creo que plantea desde el comienzo la película, al mostrarnos a un Freddie en una playa, aburrido en guerra, masturbándose, mostrando la brutalidad humana, entreteniéndose los soldados haciendo lucha en círculo, bebiendo combustible… Freddie parece que vive como un animal, alejado de su familia, obedeciendo sus necesidades de supervivencia, nada más. La normalidad parece que lo vuelve loco, es presa de su naturaleza brutal, de su ira comprimida, de sus demonios, de sus más dolorosos recuerdos de un amor que no pudo ser… pero que desea recuperar, usando ese deseo como motor luego para ‘curarse’..

    Cuando encuentra a Dodd, esa escena marca el inicio de una relación inquietante, alimentada por la necesidad de uno de encontrar inspiración para llevar adelante su causa, y por otro lado por la necesidad del otro de ser resguardado y ‘curado’. Resguardado porque creo que Freddie necesitaba encontrar un refugio, el cual encontró en la familia que decide adoptarlo, La Causa.

    Dodd lo invita a Freddie rápidamente a ser parte de La Causa, y en ese primer encuentro deja en claro qué es lo que Freddie tiene que hacer: lo invita a ‘arreglarse y limpiarse’, y dejar de lado sus recuerdos, tiene que liberarse de ellos, ser inmune a ellos (¿no es acaso lo que intenta hacer Dodd con Freddie durante todos esos experimentos?) para ir a la boda.. Boda a la que finalmente Freddie asiste, cumpliendo con lo que Dodd le pidió, y momento que considero que va más allá de la unión de su hija con otro muchacho.. para mi muestra también como se sella la unión entre Freddie y Dodd: el compromiso adoptado por Freddie con la causa, para ser parte de ella.. y también por parte de Dodd, que se compromete con Freddie para curarlo.

    Dodd ve en Freddie ese dragón con el que tiene que luchar, al que tiene que domar con sus principios y prácticas.. Cree que si puede domar a la bestia, se demostrará que su Causa realmente funciona, y puede curar a cualquiera.
    El personaje de Amy Adams es clave en esta historia también. Es la poderosa mujer que se encuentra detrás del Maestro que predica La Causa, es la Lady Macbeth de Dodd. Y la identifico como la persona que más comprometida está con La Causa, y la que ante cada ataque que recibe la misma, es quien la defiende y la mantiene en alto, no permitiendo de esta forma que La Causa caiga. Esto lo veo en aquellas escenas donde se ve cómo reacciona Peggy cuando un señor cuestiona sus métodos en una reunión, o cuando condiciona a Freddie para que pueda seguir siendo parte del movimiento.

    Una escena clave para mi, es la del desierto. Freddie venía experimentando una seguidilla de prácticas, algunas macabras y crueles, para ‘curarse’.. venía de estar atrapado entre paredes y de repente tiene todo un desierto por delante. Y también tiene una motocicleta, que lo invita a escaparse, a fijar la vista en un objetivo e ir lo más rápido posible hacia él. Esta escena para mi muestra lo que es la libertad para un hombre, tener todo un terreno por delante y la posibilidad de ir a donde uno quiera. Freddie recuerda lo que era ser libre, no responder a nadie, solo a uno mismo, a responder a su deseo de llegar a ese punto… Freddie quiebra la relación con Dodd, Freddie pierde el control y hace caso a sus necesidades… Freddie se escapa, se escapa de La Causa, de Dodd; es como que el estudiante decide dejar a su maestro, quiere volver a sus orígenes, enfrentar sus recuerdos.. decide buscar y encontrarse con su Doris.

    Llegando al final, se vuelven a reencontrar. Pero esta vez para despedirse. Dodd sabe que Freddie representa todo aquello por lo que el lucha por superar.. Su causa es priorizar el espíritu, ir más allá del cuerpo, de alguna forma, trascenderlo, tomar el control. Y Freddie, a pesar de que logró convertirse en un hombre mejor mientras estaba bajo el poder de La Causa, de alguna forma siempre termina buscando satisfacer sus urgencias del cuerpo, que creo que son las que lo conducen… Freddie ya no quiere responder a Dodd, sabe que él no tiene reparo; y Dodd sabe que su Causa está en peligro con Freddie… o mejor dicho, que él está en peligro si sigue junto a Freddie.. Porque mientras estuvieron juntos, se comenzó a parecer un poco a Freddie, y con ello la suerte de La Causa se perjudicaba. Perdía el control frente a las críticas que recibía su movimiento, comenzaba a perder el control más fácilmente… La bebida de Freddie también lo cambiaba, y lo desviaba del rumbo de la Causa… En su segundo libro ya no habla de ‘recordar’, sino de ‘imaginar’, cambiando así los pilares sobre los que se fundó el movimiento. Peggy se da cuenta de esto, y siempre trata de alinearlo; y en la última parte, deja en claro que Freddie ya no puede ser parte de La Causa, porque puede perjudicarla.

    La unión entre ellos se quiebra, y para siempre. Es el divorcio. Dodd le dice que es un adiós para no volverse a ver nunca más, y le confiesa que si en otra vida se cruzan, serán enemigos y no le mostrará compasión. Freddie es el demonio al que Dodd le teme y al que quiso enfrentar y dominar, pero no pudo..

    ¿Quién es maestro de quién? Esta última escena entre ellos deja abierto ese interrogatorio… ‘If you figure out a way to live without serving a master, than you’ll be the first person in the world.’ Eso le dice Dodd en su último encuentro, y Freddie parece que ya está listo para seguir su camino, lejos de Dodd y de La Causa.

    Considero que algo aprendió Freddie, y es que el amor y la risa son el remedio para sanar heridas.. Freddie vuelve, y los encuentra en otra mujer.
    Su mente vuelve a la playa, donde se lo ve recostado al lado de la mujer echa de arena.. Parece que al final encontró algo de paz, siendo incapaz de separar su espíritu y mente de las necesidades de su cuerpo, de sus recuerdos. Así es él, y así está bien.

    Así fue como fui interpretando The Master.. La película me encantó, me cautivó, me perturbó, me desorientó.. y se que con verla un par de veces más seguramente encuentre otras respuestas. Mis escenas favoritas fueron la que pusiste en el post, y la de la prisión. Escenas donde tenés un primer plano de Freddie, y lo comenzás a conocer.. y otra donde ves la intensidad de la brutalidad de Freddie, de ese enojo autodestructivo que no puede controlar. Me parecieron muy bien realizadas.
    La dirección, la fotografía, y las actuaciones son increíbles. Solo voy a decir que cada momento de Joaquín Phoenix me hacía retener la respiración, no puedo creer el personaje que logró este señor. Me voló la cabeza, sí. Y no digo nada más porque sino escribo 20 párrafos más.

    Tu análisis, ya te lo dije, impecable. Me ayudó a entender un poco más The Master, y también me hizo ver algunas cosas desde otro punto de vista. Y el paralelismo que hiciste con Kubrick me pareció una genialidad. Y gracias por esa banda sonora!!!
    Ya me voy, lo prometo! Solo tengo una cosa más para decir: va a ser difícil que me bajen a The Master del puesto número 1 de mis películas favoritas del 2013 :)

    Saludos para todos!

    • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

      Me quedó una pregunta por hacer.. ¿alguno vio que en los trailers se ven escenas que no están en la película?

      • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

        wow, tu análisis!!! ahora lo respondo tranquila! pero sí, respondiendo puntualmente a esto, hay muchas escenas eliminadas, muchísimas. salió todo en dvd hace poco

        • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

          Ahora tengo otra razón para comprarme el dvd :)

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Caro, tu análisis es impecable, te agradezco por tomarte tu tiempo para escribirlo, impresionante. Insisto en que escribas uno de estos lunes, por favor!

      • http://www.facebook.com/carolinatorfano Carolina Torfano

        Gracias a vos por dar el espacio Mily! Creo que quedó larguito porque lo hice en parte también para mi, esta película me gustó mucho y quería acomodar las ideas que tenía sobre ella.. Así que gracias por el espacio!!
        Voy a ponerme a pensar y sentarme a escribir para algún lunes, te lo prometo :)

  • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

    GENTE, INCREÍBLES COMENTARIOS LOS DE AYER Y LOS DE HOY, GRACIAS A TODOS, UN PLACER LEERLOS!

  • Mariana

    Hola! Me pasó algo rarísimo con esta película, las actuaciones masculinas fueron impresionantes premiables ambas por lejos pero la historia no me terminó de cerrar, nunca tuvo fin. Creo que el cine de PTA es muy complejo para mí jeje. De sus películas he visto Boogie Nights, There Will Be Blood y Cigarettes and Coffee, un corto suyo.

    The Master me pegó más por el lado de lo social y los esfuerzos por pertenecer a un grupo y que todos se muevan sobre los mismos canones. Cualquiera que intente cuestionar es un paria o un inadaptado. Terminé con un montón de preguntas después de verla y simplificando vi a Peggy como el cerebro de este grupo, a Dodd como la cara visible, y al resto como marionetas. Esta bueno el gif que pusiste Mily, con Freddie sobre la ventana inventandose lo que cree sentir, oler o tocar en ese extremo de la sala.

    Saludos!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Siii, ese gif es lo más, me alegro que te haya gustado, vengo muy gifera (?) últimamente!

  • EmmaZunzyaestabaocupado

    Hola!! llego re tarde, pero no queria dejar de decir que me pareció una gran gran nota Mily.

    Excelentes comentarios tambien, es un placer leerlos a ustedes tambien.

    No tengo mucho mas para agregar y coincido totalmente con lo que dice Mily en el ultimo parrafo, eso de que el director nos deja colgados tambien, porque uno puede interpretar lo que quiera pero nunca tomar posicion, no?..eso me pasó a mi por lo menos.

    Enorme pelicula, pero todavia no se si me gusta, jajaja

    saludos a todos :)

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      “todavía no se si me gusta” jajaja, creo que genera justamente eso, Lore! Y gracias por lo que decís de la nota, ahora andate al post nuevo :P

      • EmmaZunzyaestabaocupado

        zi zeñora..ahi voy :P

  • Verónica Torfano

    A mi esta película me pareció brillante. La historia, lejos de resultarme extraña o rebuscada, creo que refleja algo completamente natural y básicamente humano. No creo que la mayoría de la gente se haga preguntas sobre la vida todos los días. Pero el cuestionamiento o la pregunta que plantea esta película es elemental y fundamental a la hora de explicar la esencia del hombre.

    The Master, el maestro. ¿Qué significa para el hombre la palabra maestro? ¿Qué significa para una persona tener un maestro? Un maestro es un guía. Es alguien que dibuja una línea en el camino. Tal importancia tiene esta figura que su papel se impone desde nuestra niñez, cuando vamos al colegio y hacemos lo que nuestro maestro nos indica u ordena (si tenemos la suerte de gozar de la educación). El maestro nos ayuda a construirnos.
    Por supuesto que esta película va más allá de este momento en la vida.

    El personaje principal, Freddie, ha perdido el rumbo luego de volver de la guerra. Mi interpretación es que Freddie no está loco. Estoy segura de eso. Freddie ha perdido su camino, se ha desviado. Y esto le ha pasado, primero porque acaba de vivir probablemente la experiencia más difícil y traumatizante de su vida, y segundo porque antes de irse él tenía una ilusión de amor, y al regresar esa ilusión seguía casi intacta. Freddie no está loco, está perdido. Y él es conciente de su condición, sabe que ha perdido su rumbo. Indicios de esto son las imágenes que se muestran al comienzo de la película, con un Freddie trabajando de cualquier cosa, tal vez con intención de acercarse a una vida normal nuevamente. Freddie no es recolector agricultor ni fotógrafo. No sabemos qué es Freddie, a qué se dedica ahora, luego de la guerra. Tampoco sabemos qué era antes. Su rumbo errante lo conduce a probar alternativas para creerse o verse como una persona normal (creo que todos sabemos que su actitud no es normal). No importa qué haga o a qué se dedique o de qué trabaje, importa que vuelva a integrarse a la sociedad y que recupere esa fuerza perdida para buscar lo que más desea, en este caso tal vez sea Doris. Ese mismo andar errante que casualmente lo condujo a sacar fotos es el mismo andar que lo lleva sin motivo a entrar en el crucero.

    Dodd se ve reflejado en Freddie, porque están igualmente desorientados. Dodd como “líder místico popular” y como escritor es un FRAUDE, porque es un completo ignorante en ambas materias. A Dodd no le interesa educar la espiritualidad de nadie, él sólo tiene intenciones con él mismo. Como perdió su rumbo se refugia en ese negocio para acercarse a la gente y no marginarse, no sentirse solo. Su suerte es tener a una verdadera maestra cuidándole la espalda, su esposa. Ella es quien intenta devolverlo a la sensatez cuando ve que comienza a perder la coherencia y la convicción. Dodd reconoce que Freddie lo inspira porque es el caso perfecto que necesita para configurar su discurso. Ambos se han perdido.
    Cuando Dodd publica su libro, una mujer se acerca y le hace una pregunta sobre el contenido. Dodd se ve apresado por su propia mentira, porque no sabe cómo responder. El libro está lleno de mentiras, de trivialidades y de enunciados sin validez alguna.

    En prisión Freddie insiste en que Dodd “no sabe nada de él”. Es aquí donde me doy cuenta de que Freddie jamás se unió a Dodd por sus posibles habilidades cognoscitivas, sino porque necesitaba un motivo de ser, una compañía, algo que le diera un motivo de existencia. Freddie sabe que Dodd es un fraude, pero lo acompaña porque Dodd le demuestra que le interesa acercarse a él.

    Una de las preguntas que me hago es ¿Por qué Freddie es tan agresivo y por qué Dodd tan pasivo) Bueno, supongo que ambas características devienen de la vida de cada uno. Desconocemos la vida de Dodd pero por su contexto social descubrimos que pertenece a una familia “disfrazada” de normalidad y pasividad. Digo disfrazada porque lo que encierra este círculo social no es ideal ni mucho menos. Es hasta dañino para quien lo experimente. Muchas mentiras y demasiados esfuerzos para simular o fingir ser algo que no se es, es malo para cualquiera.
    Es evidente que Dodd encierra demasiada miseria.
    Freddie es agresivo porque viene de un combate agresivo, que ha impregnado su vida con violencia. El hecho de haber perdido a la mujer que anhelaba es el peor de los agravantes (pues en la película parece que le duele más la perdida de Doris que su participación en la guerra).

    Los comportamientos tan sexuales que manifiesta en varias situaciones me dicen que Freddie se volvió un animal. Los animales no tienen nada, sólo su instinto. Y en la vida de Freddie parece que no hay nada, está vacía. El sexo es una de las necesidades básicas el hombre. Freddie necesita satisfacer esa necesidad, tal como los animales viven satisfaciendo sus necesidades básicas de alimentarse y reproducirse. Freddie también busca el amor, el cariño, la contención. Busca compartir su vida.

    Dodd busca lo mismo aunque sus herramientas para hacerlo no sean las mismas. Dodd miente y se muestra como el maestro. Porque el maestro (según La Causa) es la figura que todo hombre necesita. Si Dodd es el maestro, la gente irá con él.

    Todo se trata de apaciguar la angustia y la miseria interior.

    En la escena del desierto veo con claridad las dos opciones que se le presentan a Freddie. Freddie llega al lugar con tres acompañantes, entre ellos Dodd, su supuesto maestro. Al mismo tiempo Dodd le propone subirse a una moto y andar hasta llegar hasta donde se proponga llegar. Dodd le ofrece “elegir” un camino y regresar. Esto es: Freddie debe elegir un camino y regresar con el maestro. Pero Freddie no elige volver con su maestro, elige la libertad que en este caso está representada por un espacio geográfico inmenso a cielo abierto, un espacio casi infinito, ilimitado. La libertad es igual a este espacio, podría decirse. La libertad para el hombre es la posibilidad al infinito. Freddie elige la libertad. Freddie elige el camino que lo conduce a su mujer y no el camino (junto a su maestro) que lo curaría de su supuesta “enfermedad”. Porque Freddie sabía que no estaba enfermo.

    Esta es una simple interpretación. Y todas las interpretaciones son válidas mientras tengan sustento en la película. Las preguntas son ¿El hombre necesita un guía para caminar el camino correcto? ¿Quién debe ser el guía del hombre? ¿Otro hombre o uno mismo? ¿Esa guía es humana o la conciencia? ¿o la vida misma? ¿la vida se trata de hacer lo que se debe, con la ayuda de un maestro? ¿o de hacer libremente? ¿podemos vivir sin amor, sin contención? …

    … así podríamos preguntarnos muchas cosas más…

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Felicitaciones por el análisis, Vero! Impresionante

  • http://www.facebook.com/luli.maria.7 Luli María

    Hola Milagros, una consulta, sabes en que cine de Capital la pasan en fílmico?? Gracias!

  • Sebastián Z

    acá el maestro tiene nombre y apellido: Paul Thomas Anderson… gran nota Milyta! pensé haber imaginado el nombre del barco en que Freddie encuentra a Dodd.. ahora me lo confirmas.. detalle NO menor :) besooos

  • VeroKF

    Ay a mi esta peli lamentablemente no me gustó, pero me pasó algo rarísimo. Me atrapó el tema filosófico de trasfondo, me hipnotizaron las actuaciones de Quell y Dod, me intrigaba saber si Freddie “aprendía” al final o no, etc. pero en concreto me pareció aburridísima, larga y sosa. La vi hasta el final por la actuación de Joaquin, simplemente excelente, pero la peli no la recomiendo!

  • Eliud

    Excelente post, me agrado todo lo que se puede desprender de una pelicula que para algunos es confusa y al mismo tiempo muy clara. No cabe duda que cada cabeza es un mundo.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      Muchísimas gracias!

  • Tan Tam

    estupenda interpretación de la película, mil gracias por compartirla!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      a vos por leerla!