45 Years: Algo para decirte

 

“Now laughing friends deride,
tears I cannot hide
So I smile and say
‘When a lovely flame dies, smoke gets in your eyes’”

The Platters

*Atención: se revelan algunos detalles del argumento

En Sous le sable/Bajo la arena de François Ozon, Marie Drillon mantiene vivo el recuerdo de su esposo Jean mediante un único mecanismo de defensa: la negación. Esa desaparición abrupta que la dejó sola en la arena no puede ser racionalizada por ella. En consecuencia, la ilusión, la inventiva, pasan a convertirse en requisitos que le hacen contrapeso a lo factual. En una escena donde se pone de manifiesto hasta qué punto la mente invade con su hormigueo, Marie cita la carta que dejó Virginia Woolf antes de suicidarse. “Lo que estoy haciendo es lo mejor, me has dado la mayor felicidad posible, has sido todo lo que alguien puede llegar a ser, pero yo no puedo seguir arruinando tu vida por mucho tiempo más”. La aseveración funciona para ambos polos. Por un lado, saca a la luz la batalla de Marie contra su propia cabeza (el deseo es más poderoso que la evidencia) y, por el otro, explicita el modo en el que la ausencia de Jean la ha detenido. Así, parece ser el hombre quien se adueña de la frase “no puedo seguir arruinando tu vida”. Así, el ausente se vuelve presente en un ciclo interminable. En Sous le sable Charlotte Rampling se apoya en lo no-dicho para transmitir el conflicto interno de Marie. Nada de gritos ni de desesperación avasallante. Solo un tímido llamado en la mitad de la noche (“¿Jean…?”), solo una tímida imagen de unas manos que la tocan. La interpretación de la actriz es un milagro desde el momento en el que Ozon no debe apelar a primerísimos planos para captar el amplio espectro de gestos. Desde la distancia, Rampling también nos roza. En 45 Years – considerada por su director Andrew Haigh como una secuela atípica a su brillante Weekend -, vemos a la actriz en un proceso similar a su memorable trabajo con Ozon, dado que la sutileza es lo más resonante. Asimismo, 45 Years lo encuentra a su realizador quebrando nuevamente los estereotipos como en la mencionada Weekend (una historia de amor gay sin los clichés que ocasionalmente contaminan a esta clase de relatos) ya que pone en el centro a una pareja de septuagenarios sin el regodeo en el costado negativo del envejecimiento. Por el contrario, Kate (Rampling) y Geoff (Tom Courtenay) conservan una rutina vital dentro de su esquematismo – desde el disfrute de lo sexual hasta las salidas con amigos – porque todo aquello que yace bajo la superficie es lo que representa lo hermético, lo asfixiante, lo confinado. Haigh – quien basó su película en el cuento de David Constantine In Another Country, modificando el punto de vista excluyente al atribuírselo a la mujer – divide la historia en viñetas que señalan los seis días previos al festejo de aniversario de esa pareja. 45 años juntos. “¿Por qué no festejaron los 40?” le preguntan a Kate. “Porque mi marido estaba enfermo en esa fecha” responde. La salvedad no pasa inadvertida. Es el puntapié de lo que acontecerá luego y de lo que aconteció antes de esa jornada (o de esa semana) celebratoria. Kate orbita en torno a Geoff y a su peculiar forma de decir las cosas: a medias y de a ratos.

Con la llegada de una carta que desnuda una etapa formativa de la vida de Geoff, Kate comienza a contemplar a su esposo como un extraño que súbitamente apareció en su cama (suerte de reverso de Sous le sable), un extraño que, cincuenta años atrás, estuvo a punto de casarse con una novia que falleció en un accidente en los Alpes suizos. La revelación epistolar en 45 Years (el cuerpo de la joven fue encontrado en la nieve) lo reubica a Geoff de cara su primer amor, a la única persona con la que visualizó tener una familia, activando en su esposa actual una serie de interrogantes que la van configurando como una mujer diferente a la que se creía. Es decir, no solo redescubrimos a Geoff en el film sino también a Kate, como si al mover una pieza de su sólido vínculo estuviéramos erigiendo otra relación enteramente. Por lo tanto, cuando ella le pregunta a su marido si se hubiese casado con esa joven de no haber sido por el fatal episodio, él le retruca con otra frase reveladora: “creí que no te gustaban las preguntas hipotéticas”. Todo en 45 Years es un quiebre de los “creí que…”. Todo en 45 Years es un alteración de las perspectivas. “El silencio, como la oscuridad, puede ser también un lenguaje” escribió Hanif Kureishi. Haigh filma esos instantes de ebullición contenida desde ventanas, con rostros frente al espejo, con caminatas reflexivas, logrando de manera extraordinaria que el espectador pueda inferir con exactitud el razonamiento de Kate. En una de las secuencias que mejor reflejan su estado anímico, la observamos observando (otra constante en Haigh: el captar la mirada de quien mira) unas fotos escondidas de Geoff y proyectándolas en esa silenciosa oscuridad a la que alude Kureishi. Las imágenes revelan el embarazo de la fallecida novia de su esposo y, con esa verdad que reluce, se resignifica la decisión de su marido de no tener hijos, decisión que ahora le corresponde a ese pasado, decisión que la excluye a Kate de la ecuación, decisión que la emancipa de quien fue su compañero por más de cuatro décadas. El golpe es brutal pero no tanto como el contraste cuando de repente suena el teléfono y el DJ de la fiesta de aniversario le pide a Kate la lista de canciones románticas que le gustaría escuchar en su noche. El rostro de Rampling se transforma de manera sublime, mostrando cómo esa mujer debe, en medio de su desconcierto, enumerar una serie de himnos románticos. “‘Happy Together’ de The Turtles” es lo primero que sale de su boca, canción que Haigh retoma en la fiesta misma, con Kate agitada en el baño, pensando (intuyo) en cómo la vida con su esposo, con cada pequeño hecho, estuvo digitada por una tercera figura de la que ella no tenía noción alguna. Así como en Weekend la presencia de los objetos eran fundamentales para marcar el ritmo de la relación entre Glen y Russell (una grabadora que registraba ese efímero fin de semana, unas zapatillas estrenadas para una noche distinta a cualquier otra noche), en 45 Years carecen de valor cuando a Kate la invade el vacío. Una partitura es tocada con melancolía, un reloj visto a través de una vidriera opera como metáfora de lo que es vivir detenido (reloj que Kate siempre está a punto de comprar como regalo) y la casa de los protagonistas está despojada de fotos de la relación por razones que exceden la reticencia a la vanidad.

“Es gracioso cómo a veces nos olvidamos de cuáles son las cosas que nos hacen felices en la vida” le dice Kate a su marido en una caminata previa al cataclismo. La aseveración es dolorosa en sí misma y Haigh lo sabe. Por ende, no hay llantos ni primeros planos, tan solo vemos desde la lejanía a esa pareja que, al contraer matrimonio 45 años atrás, eligió como canción de boda a “Smoke Get in Your Eyes” (our true love was true?). La resignificación recobra fuerza sobre el final, cuando un amigo cuenta ese dato antes de que el tema vuelva a sonar, 45 años después. Ese círculo que traza Haigh es magistral, tan magistral como los movimientos de Rampling en ese baile desolador, uno en el que Kate lucha por olvidar la omnipresencia de las omisiones intentando poner sus brazos alrededor del cuerpo de su esposo, para luego bajarlos abruptamente, como si esa canción que lo unía a Geoff ahora la aterrase. En su ensayo Filming Intimacy, Kureishi narró la experiencia de cuando se adaptó su novela homónima al cine remarcando lo siguiente: “quiero creer que el espectador mira a través de la actuación, a través de la dirección, a través de la historia y de los dilemas de los personajes; pero para poder ver a través de se requiere de una verdad humana, de algo genuino que nos obligue a examinarnos a nosotros mismos”. 45 Years representa precisamente eso. No miramos a Kate, miramos a través de ella. Por lo tanto, cada mínima verdad que la quiebra se escucha como solo se puede escuchar el pasado: con la violencia disruptiva de una onda expansiva. ◄ 

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] El adelanto de 45 Years de Andrew Haigh:

45 Years / Trailer from Intermission Film on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MIÉRCOLES! Hoy dejo las siguientes consignas: 1. ¿Vieron 45 Years? ¿Qué opinión tienen sobre el film de Andrew Haigh? 2. Por otra parte, quisiera saber qué películas románticas los han dejado emocionalmente devastados; ¡los leo, muchachada! Nos reencontramos mañana con un nuevo podcast en el que revisionamos Twister; ¡que tengan un excelente miércoles!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

  • Javier C

    Todavía no vi 45 years así que leeré cuando la vea pronto.
    Sobre la otra consigna, bueno, hay muchas… ahora me acuerdo de Los amantes del círculo polar.
    Otto en los ojos de Ana:
    https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/35/4c/f6/354cf68423adad458efd936abdcea74c.jpg

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      siempre!

  • Martín Suárez

    Hola, vi “45 años” hace un mes, me hiciste recordar la tristeza que me provocó ver cómo una relación aparentemente sólida se desquebraja poco a poco en la percepción de la protagonista.
    Revelaré detalles para los que quieran seguir leyendo.
    El final es maravilloso, ese intento de ambos de anteponer los 45 años vividos (seguramente bien vividos como pareja), de incluso (como espectador me pasó) concluir que es absurdo echar todo por la borda a esas alturas de la vida, sentir incluso alivio ante el discurso conmovedor de él y ver que ella comienza a creer lo mismo que yo como espectador (que no vale la pena espantarse de un fantasma del pasado), y cuando el director, la historia, nos prepara para un final de “ya lo pasado, pasado” o “lo que no fue en tu año no fue en tu daño”, ¡zaz! comienza el baile con “Smoke gets in your eyes”, y el director nos deja observar el baile completo, la canción entera, para “disfrutar” lo que imaginábamos una reconciliación con la vida, de tal modo que algunos hasta acompañan la melodía porque se la saben (una pareja de unos 60 años estaba junto a mi); y no queda más remedio que sumergirse en la escena de amor, un amor forjado en 45 años (en las buenas y en las malas); y cuando más endulzados nos sentimos resulta que estamos poniendo toda nuestra atención a la letra de la canción, canción que desde el inicio de la película sabemos que es la favorita de ambos (principalmente de él), que fue con la que abrieron el baile en su boda (a insistencia de él, según se menciona en algún momento); y conforme vamos escuchando la historia que cuenta la canción junto con ella vamos entendiendo lo devastador de saberse sólo la segunda opción en la vida de alguien que se había convertido en nuestra propia vida.
    Y así, sin concesiones, sin finales abiertos, contundente como ese bajar de brazo de ella, desprendiéndose violentamente de la mano de él (que ni ha notado la transformación emocional de ella) con la última nota, con el último movimiento viene la cara desencajada de ella y el final de TODO, incluso el de la película. Enorme película.
    Para terminar, querida Milagros, te comento que una historia de amor que me dejó devastado fue la de “Leaving Las Vegas”, acá en México se llamó “Adiós a Las Vegas”
    Un beso, seguimos leyéndonos por acá.

    • Gise Bender

      Gran comentario!!!!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      qué gran comentario Martin! cómo baja el brazo tan contundente como decís, ese segundo me dolió. cómo se puede impactar con tan poco. gracias por explayarte. viste Weekend?

      • Martín Suárez

        No he visto Weekend, pero después de leer todo lo que se comenta de ella la buscaré!

    • Horacio Isla

      Creo que en ese momento despues de escuchar y bailar como pudo toda la cancion , entiende y descubre tan abruptamente como bajo el brazo, que ni siquiera esa cancion que tanto significo para los dos le pertenece. Eso tambien siempre fue de Katya.

  • Tony Soulman

    Mas allá de 45 years (que no la vi) me gustaría hacer un comentario sobre el cine en gral. Puedo decir que Andrew Haigh es tremendo director… y me puse a pensar de dónde venía, en qué areas había iniciado su carrera. Y yendo a imdb ví que trabajó como editor un par de películas de Riddley Scott (Gladiador, Black Hawk Down), me imagino ser editor en una peli de acción con Scott al lado!. Me puse a pensar las diferentes visiones de un director según el campo del que provenga (foto, camara, guión, edit). Como editor, me gusta pensar que los editores tenemos algo de guionistas también, ya que en la edición es donde se termina de escribir el guion.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      siii! y además trabajó para Merchant-Ivory, se adaptó a varias visiones

  • Marce Larizzate

    No vi aún 45 years pero lo haré pronto, me gustó mucho tu texto.! En cuanto a historias de amor que me dejaron devastados, enseguida viene a mi mente Amour de Haneke, recuerdo que quedé angustiado y también una sensación de alivio cuando todo terminó. Obra de arte, como todo lo de Haneke.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      ay, sabés que no hay caso con Amour? no me gusta che

  • Pab Bar

    Me voy a comer una amolestiación de La Jefa porque de 45 Years, vi el final solamente…la cosa fue asi: la vi para bajar y lei una sinopsis de la historia; y dije “La bajo para que la vea para mama” (la vio y le gusto). Asi que solo enganche el final. Desconocia que era del mismo director de Weekend (que me encanto); sino me hubiera sentado a verla.

    Sobre la otra consigna podria nombrar tres que se me vienen ahora a la mente: Eternal Sunshine of The Spotless Mind; Lawrence Anyways (cante pri Ruggeri!) y otro que me gusto mucho fue Time Traveler’s Wife (muy lindo final!)

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      tenés que terminarla Pab, si te gustó Weekend esta no te va a fallar

      • Pab Bar

        Si, si, lo pasa es que me entere hoy que es del mismo director. Creo no la borré todavia.

        • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

          de Weekend tengo la Criterion :)

          • Pab Bar

            Jajaja!!…Es que reviso el mail a la mañana nomas! Voy a estar mas atento!! 50% de descuento era una linda oferta

          • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

            jajaj tentadora! igual ahora una amiga viaja a NY y me trae la de Inside Llewyn Davis, esa no se me escapa :)
            y hablando de Criterion:
            https://www.youtube.com/watch?v=F3-hyGZuyqk

          • Pab Bar

            No me iria mas de ese lugar. Debe haber cada cosa!! Bancarrota segura!! Que bueno que la vas a poder conseguir

  • Gise Bender

    Hola!! precioso tu texto MIly!
    Me encantó 45 years, me pareció una gran película. Dolorosa de principio a fin, terminé con un nudo en el estómago terrible.
    SPOILERS: El final es excelente, como se le va transformando la cara a medida que pasa la canción..Cuando ella descubre que la novia fallecida de su marido estaba embarazada.. .ay me duele de solo recordar su cara.
    Es cierto que a medida que pasa la película ella va descubriendo que su marido es un extraño. Y el darse cuenta que esa tercera influyó en decisiones tan importantes como ser o no padre…
    Ella esta impecable, la verdad es que se merece el oscar, yo tengo mi corazón con Brie pero quizás ella se lo merece más.
    Creo que lo que más me dejó la película es que uno no puede dejar de hacer o tomar decisiones tan trascendentales por una pareja porque tarde o temprano eso que no hiciste, eso que no fuiste te pasa factura. Ser madre o padre por ejemplo, es algo que clama por salir, y uno puede ocultarlo todo lo que quiera pero en algún momento de toda nuestra vida va a salir. Y ahí uno piensa es culpa de quien? De quien no quiso ? o de quien quería y postergó ese deseo fundamental por el otro? Acá la protagonista lo hace más vívido a ese deseo frustrado al verla a la novia fallecida embarazada, pero hay pequeños detalles que muestran también ese dejo de tristeza por lo que no fue. Por ejemplo el tema de las fotos cuando ella le dice que no tienen fotos porque no tienen hijos y por ende tampoco nietos.
    Creo que uno se va amoldando al otro en pequeñas cosas, en honor a convivir en armonía, pero en las grandes cuestiones de la vida, uno no puede enterrar los sueños, porque tarde o temprano salen de adentro a reclamar.

    Besos

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      “Y ahí uno piensa es culpa de quien? De quien no quiso ? o de quien quería y postergó ese deseo fundamental por el otro?” claro, porque además aunque él le diga lo contrario, la mente de ella funciona por sí sola, no va a poder evitar dudar todo el tiempo. gracias por leer Gi!

  • Gise Bender

    me olvidé de la segunda consigna…
    Blue valentine
    Crazy Love
    Jesse and Celeste Forever (o era Celeste and Jesse Forever?)

  • Molioh

    “No miramos a Kate, miramos a través de ella. Por lo tanto, cada mínima verdad que la quiebra se escucha como solo se puede escuchar el pasado: con la violencia disruptiva de una onda expansiva” Por cosas como estas amo leerte. Me gusta que el texto respete la sobriedad de la peli, y que aún con esa característica pueda dejarnos con esa sensación de angustia durante toda la noche. El texto no hace más que recordarme como me senti cuando vi la peli.
    La película me gustó mucho, no solo porque ella esta perfecta sino porque la manera en que Andrew Haigh cuenta sus historias, así sin pretensiones me encanta. Tranquilamente podría ser una viñeta de la vida de cualquiera de nosotros y que sea tan realista es lo que más disfruto. Esta peli me dejó muchisima angustia, eso de darte cuenta o sentir que lo que te acabas de enterar en relación a tu pareja puede cambiarte la vida, la tuya, la de el, pasar de sentir que conoces a alguien como si fueras vos mismo a sentir que quien está al lado tuyo es un completo extraño y 45 años después!!!! terrible! que terrible debe ser sentir que todo lo que viviste, todo lo que amaste y creíste de la otra persona ya no está. Por eso todo ese final me parece sublime, a la altura de las miraditas de Carol y Therese, ella fingiendo que está todo bien para los demás y por dentro es todo tan distinto, que triste por dios! Me gustó mucho la peli y me gustó mucho tu texto Mily, gracias!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      ” que terrible debe ser sentir que todo lo que viviste, todo lo que amaste y creíste de la otra persona ya no está. “, totalmente. y pensé en Carol también, actuaciones sutiles en ambos casos

    • Ana Mancuso

      Me tomé un rato hoy para leer además del post (grande en lo sutil, Mily, btw, como la peli), leer también los comentarios, y quiero agregar algo sobre lo que decis, Mili. Para mi no es tanto sentir que todo lo que viviste con alguien ya no está, sino que lo terrible que me parece que le pasa a Kate – y que es aún peor – es el darse cuenta de que lo que ella creía que tenían, en realidad nunca fue. No es que ya no está, que lo perdió, sino que nunca lo tuvo. Su relación con Geoff se construyó sobre los pilares destrozados de la reación de este con su primer amor, y marcó sus particularidades para siempre.
      La violencia de descubrir algo que resignifica toda tu relación (y si el caso es de una relación que duró 45 años, se vuelve algo que resignifica toda tu vida) debe ser terrible e imposible de asimilar. Por eso el final es el mejor ever, y con una escena tan simple te grita tanto.

      Pd. Un poco tarde mi comentario, pero siempre seguro jajaja

  • Molioh

    En cuanto a la consigna, creo que las pelis con las que me paso algo parecido fueron La vida de Adele, Revolucionary road, Blue Valentine, Brokeback Mountain, Los puentes de Madison, Like Crazy, Last Night .
    En fin, me pongo a trabajar…
    http://24.media.tumblr.com/a22b25221814e70c3b542746d6af51ff/tumblr_mmzvf9JICm1rclb01o1_500.gif

  • Nicolás Moyano

    Hola a todos!, no pude ver 45 years, asi que la agendo (como ya tengo varias agendadas), ya que…estoy de vuelta sin internet!!!. En este momento, se me pasa una pelicula romantica con Josh Hutcherson llamada little manhattan, donde el cuenta su primer amor. Una muy buena pelicula con un muy lindo final. Los puentes de madison, si…esa tambien, durisima. Y el final del imperio contraataca cuando Leia le dice a Han: “te amo”, y el le responde “Lo se”

    Abrazo grande a todos!!!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      no la tenía a esa película!

      • Nicolás Moyano

        Es del 2005. Muy linda la verdad. Josh Hutcherson no era tan conocido como ahora.

  • Lujan20

    Hola a todos!! Qué lindo texto Mialgros!! Vi 45 Years y me encnató. Voy a intentar ver Weekend en algún momento. Me gustó mucho lo que decís de “mirar a través de”, y es verdad que en cierta manera miramos a través de Kate.
    [SPOILERS] Ya desde un comeinzo cuando luego de recibir la carta Geoff dice en una frase “mi Catya”, ya se puede entrever que se trata de alguien que solo perteneció a su pasado, que no incluye a Kate. Y ver la forma en que se le distorsiona el rostro a ella cuando escucha eso es doloroso. Charlotte Rampling realmente está magnífica. Me dejó pensando tanto esta peli que no puedo ordenar claramente todo. Lo que más me dejó pensando es la idea de que las desiciones que se toman en una etapa de la vida sean “suficientes” con los años. Hay una cita que sencillamente me mató, cuando hablan respecto a ser suficientes y ella responde: “No. I think I was enough for you, I’m just not sure you do”. Al parecer Kate decidió no tener hijos y las preguntas hipotéticas que comeinza a hacerse se oponen a lo que siempre pensó. Claro que estas preguntas comienzan luego de la carta y todas la revelaciones siguientes, pero te hace pensar hastá qué punto su vida estuvo dando vueltas alrededor de Geoff, porque como ella lo dice, pasó de vivir con su padre a vivir con él. Y a partir de ese momento comenzó a ver a través de Geoff, y en consecuencia, alrededor de Katya. Me enctristeció ver cómo se desfigura su personalidad y cómo las cosas que disfrutó o que quería hacer -como ese cuadro de fotos que consiguió al final- se ven eclipasadas por lo que creyó durante 45 años y no fue tan así, después de todas esas verdades que Geoff “creyó” haberle contado en algún momento de su matrimonio. Y la fiesta es el momento más triste sin dudas. [FIN SPOILER]
    En fin, muy linda película, muy lindo texto. En un rato vuelvo con la otra consigna.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/cine Milagros Amondaray

      gracias por leer Luján, me hiciste acordar al collage de fotos y cómo pierde sentido no solo para ella sino también para el espectador viste? me encantaron tus observaciones

  • Del

    Holaaaaa….estoy de vacaviones pero no me queria oerder el post de 45 years! La peli me encantó, es increible como retrata esa relacion y la incertidumbre, dudas y cuestiinamientos q puede tener todavia una pareja a pesar de todos esos años. La relacion se sigue resigbifica do y cambiando y redescubriendo y eso me impactó porwue uno cree que eso pasa de jovenes y en realidad te muestra cómo la pareja se va forjando dia a dia sin importar los meses ni años que hayan pasado.

    Amo a charlotte rampling!

    Besos para todos!

  • Ana Mancuso

    Después desde casa con tiempo comento como corresponde, pero esta película tiene una de las mejores escenas finales EVER.

  • Daniela Storti

    Hola cinescaleros!
    Todavía no vi la peli, esta entre tantas que no tuve el tiempo de ver todavía! Así solo voy a dejar las pelis que me hicieron crack el corazón :/
    Last Night
    Blue Valentine
    Take this waltz
    Eternal Sunshine of the Spotless Mind
    Atonement
    Los abrazos rotos

  • Paw Verón

    Bueno, si bien hace más de 2 años vengo siguiendo el blog, nunca me animé a escribir y encontré la excusa perfecta. Como siempre, llego tarde pero terminar de ver 45 Years me dejó esa sensación de que algo tenía que decir.
    [SPOILERS] Creo que toda la película está resumida perfectamente en esa escena final, la veo a Kate con un sinfín de preguntas en la cabeza mientras baila girando, dando vueltas como se siente en toda la película.. Smoke Gets In Your Eyes.. Empieza “something here inside cannot be denied”, con la seguridad del amor que perdura y que vence todo, se los ve conectados y sonriendo, hasta que ahí, uno como espectador, o como Kate, escucha “so i smile and say when a lovely flame dies, smoke gets in your eyes” y se le desdibuja la esperanza, porque la flama murió, porque la canción, las decisiones, los viajes fueron para ella? O fueron para Katya? [SPOILERS]
    45 años y esos años, que para Kate fueron vividos hasta ese momento, momento en el que piensa que tal vez para su esposo estuvieron detenidos en el tiempo, así, como el reloj que nunca va a ser regalado. Y a mi me dejó pensando, cuantas veces uno se enamora de la idea, cuánto puede llegar a conocer al otro, cuánto rellenamos la omisión con ideales y si la entrega depende de uno, incluso cuando somos dos.

    Un beso para todos !