The Nancy Meyers Show

En un programa de cine que se emite en la web titulado What The Flick?, regularmente suelen hacer breves críticas de los estrenos de la semana en Estados Unidos y de manera ocasional tienen un chiste/parámetro recurrente para evaluar determinados films: “esta es una película para llevar a tu abuela al cine” (The Best Exotic Marigold Hotel, por ejemplo) y “esta definitivamente no es una película para llevar a tu abuela al cine” (Straight Outta Compton). Con motivo de la nominación al SAG obtenida por Helen Mirren por Woman in Gold, recordé no solo ese largometraje en particular sino ese largometraje en particular en función de la categoría creada por los conductores de What The Flick?, categoría a la que perfectamente podría pertenecer The Intern, la flamante película de Nancy Meyers tan inofensiva y deliberadamente placentera como intrascendente, cualidades que fueron construyendo su filmografía. Así como en su momento señalamos los paralelismos entre todas las adaptaciones de Nicholas Sparks, con Meyers se puede aplicar la misma metodología. Tanto su comedia romántica más lograda (Something’s Gotta Give) como la menos inspirada (It’s Complicated) comparten un mismo código, suerte de regla tácita que evidencia una necesidad de innovar en sus planteos para luego caer en el mismo tono conciliador de siempre. The Intern no solo cumple con ese objetivo sino que lo padece. La historia de un viudo llamado Ben (un Robert De Niro al que se lo nota hastiado) quien realiza una pasantía en una pequeña empresa presidida por la joven CEO Jules (Anne Hathaway, menos afectada que lo habitual) no está enfocada desde el trillado ángulo de “persona mayor que intenta adaptarse a nuevas tecnologías”, lo cual es todo un logro en sí mismo para una directora perezosa como Meyers. Sin embargo, en el preciso instante en el que encuentra su fuerte (la amistad entre Ben y Jules), da un vuelco hacia lo sentencioso, asegurándonos que una mujer independiente y exitosa no puede tener un matrimonio saludable, que ambos estados son mutuamente excluyentes. En consecuencia, Meyers la castiga a Jules con el cliché más grande de todos (el marido la resiente por su evolución profesional) pero, a la hora del enfrentamiento de posturas, es del regreso del hombre de quien depende la integridad emocional de la mujer. Para una directora que pretende levantar la bandera del feminismo, Meyers viene haciendo – desde What Women Want hasta hoy – películas ligeramente machistas y un tanto cobardes. De todos modos, dentro de producciones mucho más cuestionables, su cine sigue siendo complaciente con el espectador, ideal para lo ligero, para la respuesta a la consigna de hoy, para disfrutar de lo “simpático” (Ben oficiando de confidente de Jules ciertamente lo es), aunque muchas veces esa homogeneidad le termine jugando en contra. ♦  

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] Algunas imágenes de The Intern de Nancy Meyers:

THE INTERN - Official trailer from Eduardo Scope on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [GALERÍA] 50 películas para ver con nuestras abuelas (o ya que hemos visto con ellas); ¡gracias por los aportes!:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MIÉRCOLES PARA TODOS! En la consigna del día de la fecha, la idea es que mencionemos esas películas “para llevar a tu abuela al cine”, ya que con sus aportes armaré una galería alusiva; por otro lado, ya poniéndonos más personales, me gustaría saber si han visto películas con sus abuelos y/o si han compartido salidas al cine con ellos; de yapa, pueden explayarse sobre el cine de Nancy Meyers y contar si son adeptos o no a su filmografía; nos reencontramos mañana para elegir a las mejores actuaciones femeninas del año; ¡los leo, como siempre! ¡Que tengan un excelente día!

……………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

El post del fanatismo

Me parecía pertinente que en la semana del estreno de Star Wars: The Force Awakens – sobre la cual saldrá nota el próximo lunes 21 – hiciéramos un post enteramente dedicado al fanatismo. Es decir, que pudiéramos compartir con el resto de la comunidad esas películas, personajes, series, lo que sea, que nos despiertan una alta fiebre muchas veces ligada al consumismo. Para ilustrar mi respuesta a la consigna (una de las tantas respuestas, claro) les dejo una foto de mi colección Submarine+God Help the Girl y los invito, entonces, a explayarse sobre sus propias obsesiones. ¿Hay algo de lo que fueron fanáticos a lo que ya tienen abandonado? ¿Hay algo de lo que creen que seguirán siendo fanáticos toda la vida? De eso se trata el post de hoy y sobre eso discutiremos en los comentarios. Bienvenidos sean.

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MARTES PARA TODA LA MUCHACHADA! Hoy, en la semana de máximo fanatismo por Star Wars, me gustaría que compartan de qué cosas se declaran fanáticos (sagas, una determinada película, actores, bandas de sonido, series, personajes, etcétera) y, si tienen tiempo, que manden fotos de sus colecciones u objetos preciados; nos reencontramos mañana con el post de “películas para llevar a tus abuelos al cine”; ¡hasta entonces! ¡los leo!

……………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

No te mueras nunca

En la cena posterior a la proyección de No estás solo en esto en la UNA surgieron prolongados debates cinéfilos – uno de ellos vinculado al film analizado en el post de ayer, Aloha -, entre los cuales se coló el interrogante que planteo en la consigna de hoy. Fito preguntó cuáles son los directores imprescindibles en la vida de uno, aquellos a los que les deseamos la inmortalidad. Nadie dudó en sus respuestas porque todos, fieles a esa rabiosa cinefilia, tenemos bien presente al realizador que nos inspira, a aquel cuya nueva película esperamos con las expectativas completamente enceguecidas por la admiración. La pregunta de esa cena, a su vez, me recordó a un capítulo de una serie televisiva noventosa llamada Once and Again. Karen, una de las protagonistas, asiste a una sesión de terapia en medio de una crisis depresiva. Su psicólogo le solicita que haga el ejercicio de anotar cuáles son aquellas cosas por las cuales decide levantarse a la mañana, como forma de recordatorio de lo emocionante e impredecible que puede ser encarar una nueva jornada. Luego de mencionar a sus hijos y a sus amigos, Karen escribe que una de las motivaciones que tiene para vencer el desánimo es el estreno asegurado de un film de Woody Allen (“a Woody Allen movie, even if it’s bad” anota en su diario). No recuerdo muchas otras escenas de esa serie pero esa siempre me quedó presente desde la adolescencia y supongo/creo/estoy segura de que la razón detrás de esa memoria arbitraria es porque tanto en mis dieciocho años como en mis treinta y dos me sigue pasando lo mismo que a Karen: las películas son, sin dudas, una razón tan válida como cualquier otra para sentirme viva. Por lo tanto, mi respuesta a la pregunta de Fito es unívoca. Mi respuesta es Richard Linklater. Curiosamente (o no), quisiera volver inmortal a alguien que alude al tópico del tiempo en toda su filmografía, a alguien capaz de hacer eterna una relación, a alguien que quiebra cada vez con mayor fuerza y poder de invención las limitaciones y/o cánones cinematográficos. “You cannot conquer time” dice Jesse en Before Sunrise citando a W. H. Auden pero yo, desde mi humilde posición, quisiera que Linklater pueda hacerlo. ♦ 

………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO] De Slacker a Boyhood: la fotografía en el cine de Richard Linklater:

Press Play VIDEO ESSAY: From Slacker to Boyhood: Cinematography in the films of Richard Linklater from Nelson Carvajal on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [AUDIO]  Richard Linklater explica cómo fue que descubrió el cine y su pasión por filmar:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MIÉRCOLES PARA TODA LA MUCHACHADA! Hoy la consigna es mencionar a esos directores que nos gustaría que fueran eternos y a aquellos que nos gustaría traer de vuelta; nos reencontramos mañana en los jueves de balance para elegir los mejores personajes del cine del año y para debatir Tangerine de Sean Baker; ¡hasta entonces! ¡los leo! PD. El post de este jueves lo voy a subir durante la mañana, por algunos temitas familiares; ¡gracias por la paciencia!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

 

El mundo se divide en…

“No te creo que Rose haya piloteado un avión” dijo mi novia en relación a una de las escenas finales de Titanic, en la que vemos, a través de diferentes fotografías, la evolución en la vida de Rose post-Jack Dawson. Entre esas imágenes, hay una en la que Rose posa orgullosa al lado de una avioneta a la que (creemos) se subirá luego. La aseveración de mi novia contenía un cierto desdén hacia la película de James Cameron, por lo cual eventualmente le pregunté qué era aquello que le molestaba del film, pregunta que derivó en un sinfín de argumentaciones. “El mundo se divide en personas quienes bancan Titanic y en personas que no” le respondí, y así fue la génesis de este post. No es secreto que todos los que habitamos este espacio manifestamos nuestros gustos de manera efusiva, ya sea para confesar nuestros pecados cinéfilos (sí, sigo sin ver The Hobbit), nuestras debilidades en el baboseo (ya se viene el post versión 2015) o nuestros “aguantes” más caprichosos (gran intercambio aquel). Por lo tanto, los invito en este día a trazar sus propios “el mundo se divide en personas que (completar aquí) y en personas que (completar acá)”, mientras yo reveo las imágenes superiores de Titanic y rememoro por qué me gusta tanto el film de Cameron: es una efectiva historia de amor que, como escribí en su momento, me recuerda a “The Death of You and Me”, esa canción de Noel Gallagher’s High Flying Birds que habla de disfrutar del otro mientras alrededor todo se desmorona. 

………………………………………………………………………………………….

► [GALERÍA] El mundo cinéfilo se divide en…todo esto (¡gracias por los aportes en el post!):

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MARTES PARA TODOS! Hoy simplemente los invito a sumar sus absolutos respecto a cómo se divide el mundo cinéfilo según sus criterios; en mi caso, en quienes les gusta Titanic y en quienes no y en quienes se emocionan con Boyhood y en quienes no; como siempre, leo sus aportes; nos reencontramos el jueves (por cuestiones laborales se me complica actualizar mañana) con un De menor a mayor de Jessica Chastain; ¡hasta entonces!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Que dure

 - “¿Acaso necesitamos algo más para ser felices?”

- “Que dure”

El amor es un perro verde - Tute

Podemos pensar a Paper Towns desde varios frentes. Por un lado, es la ineludible sucesora de The Fault in Our Stars, la primera película de la factoría Young Adult de John Green que tuvo el éxito garantizado desde que se anunció su (fallida) adaptación. Por el otro, es un film que toma el concepto de Manic Pixie Dream Girl para revertirlo, razón por la cual el personaje de Margo (esa chica destinada a vivir “aventuras épicas”) desaparece a la media hora de iniciada la historia, decisión puesta en función de mostrarla en off, como si fuera más una idea (“muchos hombres piensan que soy un concepto” diría Clementine) que una persona propensa a cometer errores. Sin embargo, lo que separa a la película de Jake Schreier de The Fault in Our Stars es cómo se muestra deliberadamente menos ambiciosa, asegurándose de no citar compulsivamente todas aquellas frases representativas de la novela sino, por el contrario, dejando que los diálogos respiren y suenen mucho más genuinos. Por este mismo motivo, no es casual que Paper Towns haya tenido un impacto menor al de The Fault in Our Stars (una razón es clara: es la obra menos inspirada de Green y a priori la menos atractiva de ver en pantalla), ya que todo en ella se desarrolla en otra escala, con una sobriedad y humanidad que la emparentan mucho al cine de John Hughes y que nos remite a otra adaptación de la dupla de guionistas Scott Neustadter-Michael H. Weber: The Spectacular Now. En consecuencia, que el personaje interpretado por una despareja Cara Delevingne, esa gone girl en cuestión que obsesiona al metódico Quentin (Nat Wolff, correcto como siempre), no sea tan relevante como el grupo de amigos del protagonista, es el gran fuerte de Paper Towns. Lucy (Halston Sage), Marcus (Justin Smith), Angela (Jaz Sinclair) y Ben (Austin Abrams, el mayor encanto del film) emprenden con Quentin un viaje al corazón de ese misterio que es Margo y, en el camino, se redescubren a sí mismos, reconociendo tanto el miedo a dejar atrás la secundaria como los prejuicios que muchas veces les impidieron comprenderse mutuamente. Cuanto más se aleja de Margo y más se acerca a la revaloración de la amistad (el “re” como prefijo de repetición que acá implica aceptar al otro tal cual es), Paper Towns se convierte en una pequeña obra que cuestiona (á la Breakfast Club) esos estereotipos que, paradójicamente, fueron reinstalados por el propio Green. “Mi milagro es este” dice Quentin mientras observa cómo bailan sus amigos en la fiesta de graduación, horas después de decirle adiós a la idea de Margo. Tímidamente busca la aprobación de los cuatro para luego unirse, disfrutando del presente como también, en otro mundo paralelo, lo haría el (más complejo) personaje de Sutter en The Spectacular Now, otro joven que miraba a sus compañeros bailar y que, a partir de la contemplación de esa escena, se volvía un poco más eterno. 

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] El adelanto de Paper Towns:

paper towns-trailer from Six Second Reviews on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO] Tan solo algunos bailes memorables del cine:

Dancing Movie Montage from ClaraDarko on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [GALERÍA] 50 imágenes de bailes mencionados por ustedes en el post de hoy; ¡gracias por los aportes!:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MARTES PARA TODOS! Hoy tenemos una única consigna propuesta por Cristian Rueda que es recordar los bailes más emblemáticos del cine; si encuentran la escena específica, mejor aún, así puedo armar una playlist reuniéndolos; por otro lado, si vieron Paper Towns, también están invitados a compartir sus impresiones sobre el film de Jake Schreier; los espero mañana en un Open Post antes de mi viaje a Córdoba sobre el cual ya me expayaré; ¡que tengan un excelente día! ¡los leo, como siempre!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!