Diario de proyección: No estás solo en Mendoza

Foto: Leandro Fernández / Sin Retorno

En la charla que tuve la posibilidad de dar en el auditorio de la Biblioteca Municipal Manuel Belgrano de Godoy Cruz me reencontré con el realizador mendocino Matías Rojo, a quien hace unos años había entrevistado a raíz de su ópera prima, Algunos días sin música. La breve conversación que tuve con Matías sintetiza lo que sucede cada vez que viajo con No estás solo en esto a algún sitio: hay una cierta afinidad circundando cada proyección. Así lo pude comprobar en quienes se acercaron después de ver el documental, en quienes me hicieron entrevistas, en quienes pusieron su grano de arena para que mi película se proyecte en Mendoza (un gracias enorme a Laura y al incansable equipo detrás del Cineclub Stocco), y en quienes levantaron la mano para hacer alguna pregunta respecto al blog y mi trabajo con él (especialmente a Florencia Morales). Considero que todos los que estábamos en ese auditorio tenemos “ese código en común” del que habla Paola en No estás solo en esto y que va mucho más allá de compartir admiración por directores o películas en particular. Como siempre, todo se relaciona con sentir al cine sin medias tintas, con el cinéfilo como sinónimo de persona altamente sensible y altamente apasionada. En consecuencia, cuando veía el tatuaje de Submarine de Sebastián o el tatuaje de Radiohead de Victoria o cuando Lu ponía un disco de Foo Fighters camino a una bodega, reconfirmé que uno de los aspectos que más disfruto de las proyecciones es la interacción, las charlas más personales (gracias, Gustavo) y el redescubrimiento de que el cine, la música y las palabras siguen extendiendo esa enredadera que es el blog. Un gracias enorme a los que se acercaron a escucharme, a disfrutar de algunos videos editados por Mati que representan la esencia del blog y a quienes se tomaron una hora de su tiempo para ver el documental. Quisiera rescatar que algunos de los asistentes no conocían Cinescalas ni participaban activamente de los comentarios pero, como me dijo un chico a la salida de la proyección, se vieron representados por los testimonios de algunos de ustedes, testimonios que les recordaron qué es lo bueno de sentir pasión por lo que uno hace: es una cualidad que va más allá de todo, quebrando restricciones, motivando e impulsando a vivir un poco más genuinamente. Hasta la próxima proyección, muchachada. 

Fotos cortesía de Diego Echenique, Leandro Fernández para Sin Retorno y Cineclub Stocco

………………………………………………………………………………………….

► [GALERÍA 1] La presentación del documental, la charla y otras postales del paso de No estás solo en esto por Mendoza:

………………………………………………………………………………………..

► [GALERÍA 2] Más imágenes del encuentro del miércoles:

………………………………………………………………………………………..

► [DE YAPA] Un saludo de los integrantes del Cineclub Stocco de Mendoza a la comunidad de Cinescalas:

El Cineclub Stocco de Mendoza saluda a Cinescalas from Mili Amondaray on Vimeo.

……………………………………………………………………………………..

► [AUDIO] Les dejo la entrevista que me hizo Gustavo “Ringo” Obregón para el programa Tomémonos un tiempo de Radio Vorterix Mendoza:

………………………………………………………………………………………..

¡BUEN COMIENZO DE SEMANA PARA TODOS! En este post sin consigna simplemente quería compartir con ustedes la experiencia de proyectar No estás solo en esto en Mendoza y recordarles que el viernes 18 de septiembre a las 20:00hs. finalmente presentaré la película en Capital Federal en la UNA, lo cual me entusiasma enormemente; nosotros nos reencontramos el miércoles con el post de Cop Car y el jueves con sección nueva; ¡hasta entonces, muchachada!

…………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

¡Nos vemos en Mendoza!

¡Buen martes para toda la muchachada! Como ya les había adelantado, me voy para Mendoza a proyectar No estás solo en esto - charla sobre crítica web incluida – en el marco del Festival de Cine Mirada Oeste. Por lo tanto, nos reencontramos en el blog el próximo lunes 31 con una nueva entrada del Diario de Proyección y luego el miércoles 2 de septiembre retomamos la normalidad con un post sobre Cop Car y los más memorables autos y/o persecuciones del cine. Asimismo, volverán los jueves con una nueva sección. ¡Hasta entonces! Hagan uso de este Open Post como prefieran. Que tengan todos una excelente semana.

Breve panegírico de Guillermo Francella

Foto Gentileza: Eugenio Mazzinghi para Conexión Brando /
http://www.conexionbrando.com/1666172

Hoy en Cinescalas escribe: Ignacio Balbuena

Guillermo Francella es, para mí – y seguramente para muchas personas más de mi generación -, un actor y un personaje entrañable. Nos acompaña desde nuestra infancia, en sus películas con Emilio Disi y en sus participaciones en telenovelas. Para qué negarlo, yo miraba Naranja y Media con mi vieja. Lo disfrutaba mucho, claro, al igual que disfrutaba de Los Extermineitors y Brigada Cola. ¿Por qué no? Francella es un actor de gran carisma y con mucho talento para la comedia y cuando era chico no me iba a poner a hacer cuestionamientos estéticos sobre lo que miraba. Era un momento para absorber cultura pop como una esponja, desde videojuegos de dieciséis bits y películas clase B hasta comedias argentinas con ‘Francacella’.

Eventualmente, tras una carrera siempre ascendente, llegaría el momento autorreferencial con Poné a Francella. El propio nombre del actor daba título al programa, solo eso hacía falta para hacer veinte puntos de rating. Ya no había ni siquiera necesidad de crear una ficción y de darle a Francella el protagónico, Francella hacía de él mismo en diferentes situaciones, y operaba como anfitrión de su propio show en el prime time nacional. De las dos temporadas que duró salieron muchos sketchs memorables, desde Sambucetti al extraordinario Enrique, el antiguo. Francella sostenía cada personaje a fuerza de un gran trabajo de gestualidad y movimiento, erigiéndose como un actor vivaz, luminoso, que exuda presencia escénica. Asimismo, mucho colabora su look icónico (¡ese bigote!), y su capacidad para las muletillas y frases inolvidables. En Casados con hijos se siguió explotando la fórmula, y cada tanto en el cine también, pero lo cierto es que todos intuíamos que Francella daba para más. Mucho más.

Efectivamente, se adivinaba en Francella una sensibilidad actoral mayor que la necesaria para improvisar pases de comedia en decorados y situaciones baratas. Esa sensibilidad se podía ver en su mirada, en sus gestos pequeños. Había, como en muchos grandes comediantes, un actor dramático detrás del humorista, pujando por encontrar el momento para expresarse. Ese momento llegó en el año 2009, cuando Francella brillaba como actor de reparto en el papel de Pablo Sandoval en la película ganadora del Oscar El secreto de sus ojos. Ricardo Darín protagonizaba, pero Francella le sacaba varios cuerpos, haciéndose un lugar enorme en el star system argentino. Es cierto que todavía se veían varios ‘’Francellismos’’ en ese rol, pero el personaje tenía aristas casi trágicas, y aportaba a la vez el comic relief y el peso dramático a una trama que buscaba revisar algunos momentos oscuros de la historia argentina, pero cuyo foco estaba en las relaciones entre personajes. Mi empatía como espectador en ese film está más en el sacrificio de Sandoval que en la historia de amor de la dupla protagónica. Ése fue un momento revelatorio para muchos, ese giro que dio el actor de Poné a Francella hacia un papel emotivo y conmovedor.

La película de Juan José Campanella fue un punto de inflexión en la carrera del intérprete, algo que agradecemos, ya que desde entonces dejó de lado la comedia para centrarse en papeles “serios”. Lo escribo entre comillas porque hay quienes pueden llegar a pensar que este período tardío de Francella es necesariamente superior por definición, pero es mejor verlo a la vez como una sucesión lógica y como un progreso orgánico. Era algo que se podía anticipar. Por eso no resulta delirante que hoy sea la cara de los afiches de un thriller de Pablo Trapero, en sus últimas películas ya se podía ver cómo elegía trabajar con autores destacados del cine argentino: Ana Katz y Los Marziano, Daniel Burman y El misterio de la felicidad, y nuevamente con el mencionado Campanella para el unitario El hombre de tu vida. En todas esas producciones siguió exhibiendo el mismo carisma, pero ahora despojado de las morisquetas y la comedia física burda (algo que igual valoramos muchísimo ya que Francella es muy gracioso), y conformó un personaje noble que pone esa sonrisa afable y los movimientos con los ojos, el rostro y las manos, al servicio de roles con mayor profundidad, ya sea como leading man romántico o como un hombre que está atravesando una crisis de mediana edad. En los momentos finales de la película de Burman, Francella despide al socio y gran amigo de su vida en la playa. Suena un clavicordio épico de spaghetti western, él entrecierra los ojos y le hace un gesto con las manos, como diciendo “vaya, vaya”. No se me ocurre otro actor argentino que pueda captar tan bien ese instante.

Así llegamos a El clan, que vale la pena ver por lo que propone: un thriller oscuro y realista del director de Carancho y Elefante blanco, con Francella encarnando al secuestrador y asesino Arquímedes Puccio. El film se convirtió en un éxito de público pero, indagando un poco más, se puede observar que no se trata de una obra redonda, que tiene problemas en el manejo del suspenso y eventualmente resulta anticlimática. Sin embargo, el extraordinario final levanta mucho la impresión general y es muy interesante ver a a su protagonista componer a un villano memorable, aunque un tanto monocorde. Téngase presente: Guillermo Francella es mucho mejor actor que lo que El clan deja ver. A Puccio se lo muestra sin matices, como un psicópata que se mantiene en un tono glacial durante el 75% de la película, sin espacio para que el actor maniobre un poco y se suelte más. Sin embargo, el arco del personaje es uno típico del cine. Primero opera tranquilo amparado por los márgenes de un organismo corrupto como lo es el gobierno militar argentino. Luego, cuando llega la democracia, el mismo sistema que antes lo amparaba, lo escupe como un desecho y es ahí cuando Puccio pasa de ser un depredador a un animal desesperado, preso de la ansiedad por una resolución favorable que no le llega nunca. Ese cambio en el personaje – y en la interpretación – es lo más interesante de una película que amerita una visión aunque más no sea por el debate que genera. Asimismo, Francella es y será siempre un axioma del cine, su presencia en pantalla es en sí misma una recompensa al espectador. Desde aquí deseamos que siga progresando en su camino actoral, brindándonos dos cosas en simultáneo: lo inesperado y lo que esperamos de él.

Por Ignacio Balbuena

………………………………………………………………………………………….

► [FRANCELLA 1] En El secreto de sus ojos de Juan José Campanella:

El secreto de sus ojos - Pasión y captura. from Elmer Jesús on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [FRANCELLA 2] En El clan de Pablo Trapero:

Trailer oficial | El Clan | K&S Films | Pablo Trapero from Yupanky Music & Sound on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN LUNES PARA TODOS! En este post de Ignacio tenemos tres consignas: 1. Explayarse sobre lo mejor y lo peor de Guillermo Francella (¿qué opinión tienen del actor?) 2. Explayarse sobre El clan, la flamante película de Pablo Trapero 3. Explayarse sobre otros actores cómicos que hayan hecho una buena transición al drama; nos reencontramos más tarde en un Open Post que les dejaré antes de mi partida a Mendoza; ¡que tengan todos una excelente semana!

…………………………………………………………………………………………………….

*EL RECORDATORIO DE CADA LUNES:

………………………………………………………………………………………………………..

 La última vez escribió Carolina Gatti sobre… Ocho apellidos vascos

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Maggie: Cuando ya me empiece a quedar sola

“Con tus piernas vas a caminar
y te comienzan a encerrar
y te quedás con tu rutina.
¿Y qué vas a hacer?
Uno se cansa de correr…” - Sui Generis

Uno de los riesgos que se corren al construir una narración enteramente bajo los preceptos de la parábola es el de rizar tanto el rizo de lo metafórico que la historia no pueda respirar por sí sola. Maggie, la película independiente de Henry Hobson, es un pequeño milagro en ese aspecto. En primera medida, nos encontramos con el género zombie como excusa para el desarrollo de otra cosa (los coletazos de una enfermedad en quien la padece y en quien brinda ayuda). En segundo lugar, los pormenores de ese género (el desgaste paulatino del infectado, el efecto que causa en su entorno) jamás son machacados como evidentes símbolos de algo mucho más reconocible sino que se desarrollan con total naturalidad. Así, estamos ante una obra que confía en el espectador y cuya prioridad es la construcción de climas en escenarios despojados, en ocasiones con solo dos personajes interactuando con una melancolía que no parece disiparse. La Maggie del título (una sorprendente Abigal Breslin) es una joven infectada por un virus que eventualmente la convertirá en una zombie. Ante dicha situación, su padre Wade (un medido Arnold Schwarzenegger) tiene la opción internarla con el resto de los infectados y despedirse prematuramente o bien convivir con ella aún sabiendo que su propia vida correrá peligro en el transcurso de pocas semanas. La decisión de Wade de no soltarle la mano a su hija es lo que marca el tono del resto del film, uno que muestra cómo dos formas de vivir antagónicas (persona enferma, persona sana) terminan confluyendo en un mismo nivel de desesperación. Maggie sufre el deterioro de su cuerpo con la desoladora certeza de que su estado es irreversible y su padre se ve forzado a enfrentar esa misma certeza despidiéndose de ella todos los días. Es decir, con cada síntoma que surge en el cuerpo de Maggie, Wade está lidiando con su muerte. Sin embargo, aunque la película de Hobson expone las contrapuestas emociones que provoca el ver a un ser querido extinguirse, los momentos más logrados son aquellos en los que las heridas en la piel o la pérdida de la visión están en un nivel inferior, dando lugar a pequeños instantes de felicidad. De este modo, la elección de situar la acción en esa granja alejada del mundanal ruido vuelve más efectivo el reencuentro de Maggie con su mejor amiga, la llamada telefónica a su hermano, su primer beso en una noche de distracción, la ofrenda de su padre de un jardín repleto de margaritas, o la charla entre ellos evocando a una madre que ya no está. Entonces, Maggie podrá ser una parábola sobre la enfermedad terminal como golpe que obliga a forzosas despedidas, pero también es una sobre lo que implica ser un paria, alguien que se empieza a quedar solo cuando se reconoce distinto al resto y una sobre las personas que están cerca para convertir el camino hacia lo ineludible no solo en algo menos doloroso sino también en un medio de salvación. ♦ 

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] Un adelanto de Maggie de Henry Hobson:

MAGGIE Trailer from We Are Movie Geeks on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [TOP TEN] Películas que exploran la relación padre-hija:

……………………………………………………………………………….

► [GALERÍA] 50 Daddy Issues en una misma galería:

……………………………………………………………………………….

¡BUEN MIÉRCOLES PARA TODOS! Dos consignas para este día: 1. A quienes hayan visto Maggie los invito a dejar su impresión sobre el film de Henry Hobson 2. Me gustaría que armemos una galería con otras películas sobre la relación padre-hijo, así que espero sus aportes; ¡muchas gracias por las palabras en el post de ayer!; sin más que agregar, nos reencontramos el lunes para hablar de Guillermo Francella (y El Clan) y las mejores interpretaciones dramáticas de actores que siempre fueron considerados solamente cómicos; por otro lado, el martes dejaré un Open Post ya que parto hacia Mendoza; ¡nos vemos el lunes, muchachada!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Cinco años (y 1.100 posts) después…

“There are places I remember
all my life though some have changed,
some forever not for better,
some have gone and some remain
All these places have their moments
with lovers and friends I still can recall,
some are dead and some are living
In my life I’ve loved them all”

Cuando hace cinco años escribía el primer post de Cinescalas no tenía una vida sino dos. Por un lado estaba la vida común, la de todos los días, la de lo cotidiano. Salidas con amigos, visitas familiares, algún noviazgo, un trabajo más esquemático y menos creativo, los problemas de salud, lecturas, visitas al cine, viajes soñados, etcétera. Por el otro, estaba la vida del blog (y en el blog). Esa vida que era efímera. Era sentarme, escribir un rato, terminar e irme a la vida que estaba en primer plano. Cinco años después puedo decir que esa vida, la común, la de todos los días, fue aprehendida por la otra, la que parecía languidecer, la que parecía no ser tan importante en comparación, la vida de Cinescalas. No puedo precisar el momento en el que el blog se convirtió en un apéndice de mí misma pero sí puedo precisar el efecto dominó que causó. Para eso simplemente tengo que tomar un hecho mínimo y diseminarlo. Ejemplo: hace unas semanas festejé mi cumpleaños y vinieron, entre otros, Jessi y Ezequiel. Jessi y Ezequiel viven juntos pero hace unos años no se conocían. Ahora no solo estaban en casa compartiendo un día especial sino que además traían en sus manos un vinilo de Soda Stereo. Cuando lo hice sonar la mañana siguiente me acordé de Lore y del rostro de Gustavo Cerati que se puede ver en su taller. El taller me remontó al rodaje de No estás solo en esto en Tafí Viejo, donde con Mili compartimos varias experiencias que forjarían nuestro vínculo actual. Pensar en Mili también es pensar en la primera vez que la vi, durante la presentación de Démosle un buen final a esta historia. Si vuelvo a ese día, vuelvo a la posibilidad de cantar con Antolín y vuelvo a cómo Cat y Caro empezaron a escuchar sus discos y a tararear sus canciones en otro día cualquiera en mi casa. Mi casa. La casa donde también pasó una noche Luján en una visita fugaz, donde Rodri dejó su vaso de Fernet, donde Gise recibía uno de los primeros regalos para Sofi, donde Fede se bañó después de trasnochar viendo un recital de Vox Dei. Recitales. Los recitales me remiten a Dario, a quien me crucé en un evento mientras esperaba que salga Mi pequeña muerte al escenario para tocar alguna canción de alguna película de Ezequiel Acuña. Ezequiel, a su vez, me transporta al Festival de Cine de Mar del Plata, donde presentó La vida de alguien, película que traduje al inglés y en la que participé como extra junto con otros integrantes de esta comunidad. Y Mar del Plata es sinónimo de Julieta, Tamara e Ignacio. Es sinónimo de proyectar por primera vez un documental que ustedes facilitaron y que ahora, en un mes justamente, van a poder ver en Capital Federal, en la Universidad Nacional de las Artes. Asimismo, el sitio web de la UNA, que ahora incluye la proyección de No estás solo…, me hace acordar a José. Me hace acordar a las primeras veces que visité la página para chequear si podía asistir a su curso sobre True Detective, cuando él recién empezaba a comentar en el blog. Y True Detective me remite a las charlas con los dos Matias (Rodriguez y Vega) y al sarcasmo de Edu en sus 140 caracteres de Twitter. Y Twitter me hace pensar en Anis, Fernando y Giselle, cuando intercambiábamos canciones como parte del ritual de La Brigada Noctambulista. Y esa brigada me obliga a repasar otros términos/rituales que surgieron acá, desde el post del baboseo, pasando por las playlists de los jueves hasta las notas de los lunes. Necesito un cuadro sinóptico ahora. Necesito de flechas y más flechas para ilustrar cómo, a medida que muchos caminos se fueron cruzando, esas dos vidas que yo tenía se fundieron en una. Puede resultar extraño si escribo que pienso en ustedes diariamente, pero es tan cierto, es tan cierto como la cita de Hanif Kureishi de The Buddha of Suburbia: “I could think about the past and what I’d been through as I’d struggled to locate myself and learn what the heart is. Perhaps in the future I would live more deeply. And so I sat in the centre of this old city that I loved, which itself sat at the bottom of a tiny island. I was surrounded by people I loved (…) I thought of what a mess everything had been, but that it wouldn’t always be this way”. Y hay más, mucho más. Palabras, personas que pasaron y se fueron, personas que llegaron un día y no se fueron más, personas que estuvieron desde el principio. Hace unas horas, cuando les editaba el video que les dejo aquí abajo, pensaba en lo afortunada que soy de haber conocido a tanta gente, de poder asociar tantas películas, músicos y autores a tantos nombres, y es por eso que temo haberme olvidado de alguien (perdón a quien corresponda). También pensaba en lo afortunada que soy de que en cada aniversario del blog siempre haya algo para compartir (en este caso, que muchos de ustedes van a poder ver el documental, ya sea en Mendoza o en C.A.B.A. y en un futuro inmediato a nivel internacional, noticia que me guardaré para dentro de unas semanas), en lo afortunada que soy por el camino recorrido, uno que empezó tímidamente cuando mi vida era puro desorden del malo. Porque este, el desorden de las conexiones, es necesario y hermoso. Un caos hermoso. Como cantaban ellos: “es larga la carretera cuando uno mira atrás, vas cruzando las fronteras sin darte cuenta quizás”. Parece que así es. Porque en el blog, casi sin darme cuenta, pasó todo esto. Pasaron 1.100 notas. Pasaron cinco años. Se pasó esta media década. ♦

………………………………………………………………………………………..

► [VIDEO-REGALO DE ANIVERSARIO POR ESTOS 5 AÑOS Y 1.100 POSTS] ¿En qué pienso cuando pienso en ustedes? En todo esto:

CINCO AÑOS DE CINESCALAS (¡ Y 1.100 POSTS!) from Mili Amondaray on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

► [DATOS DE LA PROYECCIÓN QUE MÁS ESPERÁBAMOS] No estás solo en esto se proyectará en Capital Federal en un mes y allí nos veremos (ACLARACIÓN/FE DE ERRATAS: LA PROYECCIÓN ES A LAS 20HS., después corregiremos el flyer):

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MARTES PARA TODOS! En este post aniversario, una sola consigna: mencionar qué películas asocian a miembros de este espacio/qué películas asocian al blog mismo y felicitar :P ; como siempre, mil gracias a todos por estar acá después de media década, espero que les haya gustado el video; que tengan un excelente día y nos reencontramos mañana con el post de Maggie; ¡feliz aniversario para ustedes también, muchachada!

 …………………………………………………………………………………………

¡CINCO AÑOS! ¡FESTEJEMOS! 

…………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!