¿Legalizamos las drogas?

 

No. O, al menos: no todas.

Vargas Llosa acaba de decir que sí. Conozco los argumentos liberales a favor de la legalización. Uno es de orden moral: ¿qué derecho tiene el Estado a intervenir en la decisión de un adulto de tomar drogas que lo dañan o pueden dañar? Otro es de orden consecuencialista: con la legalización de las drogas, se terminarían las mafias asociadas al narcotráfico, que generan un gran daño. A veces se agrega: “la atracción de lo prohibido” genera más demanda por drogas, no menos.

Disiento con todos estos argumentos. En primer lugar: aun desde una perspectiva liberal, ¿estamos dispuestos a llevar al extremo absoluto la idea de que en ningún caso puede el Estado intervenir en decisiones de adultos cuyo daño sólo afecta a quien toma esa decisión? (Dejo de lado acá el hecho de las consecuencias sobre terceros, que también puede haberlas). Va un ejemplo: ¿estamos a favor de permitir que los adultos vendan su libertad? “Dame un millón de dólares y por diez años soy tu esclavo, me podés violar y torturar”. Adivino que todos estaríamos en contra de permitir ese tipo de contratos. ¿Por qué? Porque nos parece tan difícil que alguien quisiera firmar ese contrato libremente que automáticamente damos por sentado que quien quisiera hacerlo no estaría, por así decirlo, en pleno uso de sus facultades para elegir.

¿Quien compra droga está en estado de elegir libremente? Quizás quiero decir: ¿podría llegar a entender, en otro momento, la decisión de un tercero de impedirle el acceso, como quien quiso vender su libertad y se lo impidieron? A veces sí, a veces no. Por lo tanto: a veces prohibir a alguien que compre drogas es un ataque a su libertad; pero a veces permitirlo también lo es: se beneficia al esclavista y no al esclavo.

Desde el punto de vista de derechos individuales, pues, no es obvia la respuesta. ¿Qué hay de las consecuencias de la venta libre de drogas? A mí me enseñaron que cuando algo es más barato y de más fácil acceso, se consume más. Y obviamente le legalización implicaría una baja de precios por la reducción del riesgo asociado al negocio (preguntarle a Juliá Hnos. si no hay riesgos). ¿Nos resulta indiferente, desde el punto de vista del bienestar de la sociedad, más o menos drogas? No creo que sea difícil mostrar que el efecto neto no es favorable.

Creo que quiere decir que hay ciertas ambigüedades, y que el argumento pro-legalización puede ser cierto para algunas drogas y no para otras. Puede ser cierto para las que no son una esclavitud y no generan tanto daño social, porque a ellas no se aplica ni el reparo ético ni el consecuencialista, pero no para otras: quizás esto es marihuana sí, paco no. Hay que mirar este cuadrito de Wikipedia, que justamente compara adicción y daño de cada droga.

  • Humberto

    Una 3ra alternativa novedosa: Monopolio estatal de venta de estupefacientes.

  • Humberto

    Fijar el precio al precio de equilibrio actual (cosa de mantener la cantidad de consumo constante) y asi el estado le compite el mercado a los narcos. El estado deberia tener la ventaja comparativa de no tener que evadir la ley. De paso, el estado podria poner impuestos/subvenciones piguvianas para beneficiar algunas drogas en detrimento de otras.
    Yo se que esto es politicamente imposible.

  • Joax

    Humberto, vos decis un “drogas para todos”?

  • Humberto

    No, “drogas para los mismos”; profits para todos.

  • Francisco

    Humberto, interesante lo tuyo. Más que controversial (ya me imagino algunas rtas) pero no se puede negar que es interesante. Me has dado en que pensar…

    Ni hablar que es absolutísimamente imposible de implementar por lo mismo que decís.

  • sebas

    Nunca va a suceder; pero la guerra a las drogas es tan ridícula como la Ley Seca. Genera más costo social del que evita. Las cárceles están (en USA y acá en LA también) abarrotadas al pedo, y los sistemas judiciales y policiales le dedican unos recursos delirantes. Y si no, si hay que mantener el criterio actual, habría que prohibir el también el alcohol y la nicotina, que no son menos dañinas que las drogas prohibidas (y bastante más que algunas). Al Capone, chocho. Las drogas, el aborto, no son cosas deseables, pero existen de hecho y es mejor regularlas que “prohibirlas”, o sea, regalárselas a la mafia.

  • Ramiro

    Lucas, la moral es un absoluto, con eso de llevar al extremo no estás refutando el argumento moral en que somos dueños de nuestro cuerpo y libres de introducir en el lo que querramos de nuestra propiedad, sea un estupefaciente o un consolador. ;)

    En cuanto a la visión utilitaria, la violencia del narcotrafico y mala calidad y dosificación se lleva más muertos que la legalidad. Ambos sistemas pueden ser acusados de daño a terceros, el narcotrafico mata a terceros inocentes diariamente en barrios humildes, dudo la cantidad de terceros muertos por descuido de gente pasada de merca sea superior.

    Mas info:

    http://quenotepisen.net/2011/01/el-peligro-de-la-marihuana/

    http://quenotepisen.net/2010/07/respuestas-rapidas-1-el-problema-del-paco/

    http://quenotepisen.net/2010/08/una-noche-portena/

    Libro recomendado de Thomas Szasz (es excelente y se consigue facilmente en librerias del centro):

    http://www.lsf.com.ar/libros/96/NUESTRO-DERECHO-A-LAS-DROGAS—CM265/

  • Jonah

    Lucas, te enseñaron que cuando algo es mas barato se consume mas, pero la incidencia del cambio de precio en el consumo no es igual para todos los productos, diversos estudios indican
    que la demanda de drogas tiende a ser inelastica.

  • un_viejo_mar

    Jonah, en las drogas como en cualquier sustancia adictiva, la utilidad marginal es creciente. Ello implica que si el precio baja (cosa que tambien pongo en duda por el mismo argumento), el consumo va a ser mas y no menos.

  • santiago

    Legalicemos todas las que son amarillas en el cuadro. ¿Qué estamos discutiendo?

  • Ramón Sánchez

    ahhh bueno …tocamos temas de libertad individual…..si una persona tiene problemas con las drogas no hay que llamar a la policía ,hay que llamar a un médico… obviamente particular.

    Lucarna, te falta evolucionar para ser un liberal…en una sociedad auténticamente liberal la esclavitud voluntaria está permitida pero ese contrato carece de validez y puede ser rescindido en cualquier momento… valdrá en tanto y en cuanto las partes estén de acuerdo ,no más…

  • fede

    el problema es otro
    las drogas “legales” psicofarmacos or ejemplo matan mas gente al año que las ilegales
    el problema no es la legalidad sino la adiccion que es lo que hay que combatir

  • Esteban

    Iba a poner algo similar al comentario 6. Tal vez en 50 años la “guerra” a las drogas nos resulte tan risueño como ver la serie Los Intocables.

    Por otra parte no veo ninguna refutación a la primera premisa. Suponemos adultos educados que saben que riesgos corren al tomar alguna droga. Cada uno evaluará sus consecuencias.

    Respecto al segundo punto seguramente se incrementará el consumo ocasional. No sé si habrá más adictos pues eso debe tener que ver con cada droga y cada persona. Lo que es seguro es que va a disminuir el crimen organizado y las mafias asociadas.

  • p

    Compro el argumento de Llach sobre las libertades individuales. “Adultos responsables”, ¿desde cuándo y hasta dónde? No es por acumular contraejemplos, pero en vez de hablar de la esclavitud voluntaria (política y moralmente impensable hoy), el Estado también me obliga a usar casco. ¿Y mi libertad de andar con los pelos al viento en mi motito?

    Para no contar que la sociedad carga con los costos de los problemas de salud, accidentes de tránsito, crímenes cometidos bajo influencia, etc.

    Humberto, tu propuesta existe en Noruega para una sola droga: todas las licorerías son propiedad del Estado. Y tiene más o menos los resultados que vos prevés.

  • Sisifodichoso

    “A mí me enseñaron que cuando algo es más barato y de más fácil acceso, se consume más. ”

    No siempre. Los paises bajos son el claro contraejemplo. Tienen el consumo a la par o por debajo del resto de los paises europeos, y eso es teniendo en cuenta el consumo que viene del turismo, el cual es particularmente alto ahi.
    Anda a cualquier coffeshop y son todos turistas. Ni un neerlandes vas a ver.

  • Ramón Sánchez

    Pues eso…no hay libertad para no usar casco y tener los pelos al viento como vos querés…

    Estamos rodeados de viejos amargos todos alrededor…para vos lo peor …es la libertad

    Grande Luca

    No hay nada más fascista que un liberal asustado…no hay que tener miedo a la libertad y que cada uno se haga responsable de sus actos

  • Wal

    No nos olvidemos que el tabaco es el killer n1 y el alcohol el n2. Creo que se deberia legalizar solo la marihuana biologica y con valores no superiores al 5% de THC.

  • Ka

    está hablando del faaaaaaaaaaaasoooooooooooooooooooooo

  • maui

    Me gusto el ejemplo del adulto responsable, pero me parece que el que tiene que velar por el Bien Comun no puede darse el lujo de legalizar estas basofias.vida sana muchachos la mente humana es poderosa sin aditivos!

  • GustavoG

    Estoy de acuerdo con la libertad siempre y cuando se hagan cargo de las externalidades. El que tiene una adicción es responsable de las consecuencias. Ah, ¿el adicto no puede decidir libremente? Entonces no puede ser libre el consumo.

  • saculabi71

    Si legalizás, entra el Estado con sus impuestos, con lo que el precio al consumidor no necesariamente baja, ergo el consumo no necesariamente sube; me imagino un esquema tipo tabaco, o combustible. Incluso la elasticidad precio debe ser similar como mínimo.
    Incluso podrías internalizar los costos de los que elijen drogarse libremente, financiando con esto médicos y hospitales para no transferir recursos impositivos desde los no consumidores hacia los consumidores.

  • Manu

    Lucas, primero yo estoy de acuerdo en permitir que un adulto firme el contrato que quiera mientras no haya coacción. Me parece una violación a mis derechos. Creo que si te preocupan los drogadictos podés ayudarlos de muchas maneras, pero usar el poder del Estado para impedir que haga algo que no daña a nadie es una afrenta a los derechos individuales. Creo que no puede haber discusión, es algo muy claro.

    Con respecto a las consecuencias, primero te pediría que te pares en donde estamos hoy. La acción del Estado no aleja a la gente de las drogas. Y lo bueno de este tema es que no pueden decir:
    “El Estado argentino no funciona porque somos corruptos, pero mirá qué bien que funciona en Suecia o en EEUU”.
    Es obvio que ningún estado del mundo puede luchar contra este flagelo sin asumir consecuencias demasiado costosas, como las que utilizan los países árabes.
    Hoy es más fácil comprar droga después de las 11 de la noche que comprar una cerveza. Está al alcance de todos los argentinos, a lo sumo debemos hacer un par de llamadas para conseguirlas. Y te la llevan a tu casa!!!
    Entonces creer que la prohibición evita que la gente se drogue es simplemente no entender cómo funcionan los mercados negros. Yo sé que vos entendés, por lo que me parece que tu postura es más emocional que racional.
    Por otro lado, está el tema de las mafias. No hace falta que te recuerde lo que pasó en EEUU durante la prohibición del alcohol. Si la gente quiere tomar alcohol, no se lo vas a poder impedir, hagas lo que hagas. Lo mismo va para las drogas.
    Es bueno hacer un ejercicio para pensar: cuánto disminuyó el uso de drogas desde la prohibición? El número que respondería a la pregunta tendrá el signo menos por delante.
    En cambio muchos estudios demuestran que el uso de tabaco disminuyó en países desarrollados, principalmente debido a campañas de concientización.

    No conozco a nadie que se deja de drogar porque está prohibido. La realidad es que usualmente interesa poco el “cómo” llega un producto que deseamos a nuestras manos. Todos preferimos comprar una notebook a alguien que la trajo de USA sin pagar impuestos antes que una que pasó por la aduana.

    Con respecto al precio, te olvidás que bajando el precio de las drogas, desaparecería el Paco y las demás tendrían mejor calidad en el sentido de que no serían tóxicas.

    Creo que argumentos racionales para legalizar las drogas sobran, quizás el miedo a lo desconocido o las emociones por conocer historias muy trágicas no nos dejan tomar las decisiones correctas.

  • zorba

    No me pagaron ni un peso es mas pague la fiesta, firme para toda la vida, encima si pido el divorcio se queda con el 50% de lo que consegui laburando vos crees que lo de insania funciones. Saludos.

  • Gaby

    El problema de la libertad es que no todos quieren hacerse responsables de sus actos. Si ando en moto y en choque me muero porque no tenia casco (con casco se evitaba la muerte) quién es el responsable?
    El día en que cada uno este dispuesto a hacerse cargo de cada una de sus decisiones, vamos a ser un país diferente.

  • Esteban

    Respecto al uso del casco (Comentario 13) hay que recordar hace un año más o menos donde un juez de faltas hizo lugar justamente al artículo de la const. donde dice que las acciones individuales que no afecten a terceros sólo son juzgadas por Dios.

    Hasta creo que lo echaron al juez y se lo querían comer crudo. Parece que el valor libertad no es muy importante en estas pampas.

    Por eso también se lo quieren comer a Vargas Llosa supongo. Qué fácil que es entrarle a la progresía nacional. Ponés un par de temas urticantes y son más conservadores que el Papa.

  • Hector M.

    Un ángulo interesante de este debate es el carácter “conservador” o “progresista” que se le podría adosar a las diferentes propuestas. Yo personalmente no creo que esos rótulos signifiquen mucho hoy en día, pero aquí quiero remarcar cómo la realidad ha cambiado la naturaleza del juego. Los “progresistas” (muchos de ellos al menos) favorecen en general cierto grado de libertad en el consumo de drogas (la no penalización del consumo personal, por ejemplo) y suelen condenar a las mafias de los narcos, de modo que serían candidatos naturales para aceptar la legalización. Por su parte, los “reaccionarios” y “conservadores” por lo general se supone que piden más represión de las “conductas antisociales”, y de hecho en su gran mayoría son adversos a la legalización (empezando por la Iglesia Católica y otras organizaciones religiosas, así como los partidos conservadores en todo el mundo). Pero hete aquí que la propuesta de legalización no vino de los progresistas sino de “la derecha”: el primero que la lanzó, hace unos 30 años, fue nada menos que Milton Friedman, apoyado no tanto en una ideología neoliberal sino en un modelo económico (que luego fue explorado teórica y empíricamente por otros economistas de la escuela de Chicago como Becker, Murphy y otros, en sus estudios econométricos y modelos teóricos sobre “adicción racional”), y ahora esa postura la revive ese archienemigo de la progresía, Vargas Llosa, para escándalo de los sectores más reaccionarios de la sociedad.

    Entonces, ¿qué tiene que pensar un honesto setentista? ¿Qué es más progresista: la legalización del porro y el raviol, o su represión? ¿Y qué hay que hacer entonces con Vargas Llosa, y peor aún, con Milton Friedman? ¿Qué es más progresista: aplaudirlos o repudiarlos? Es dura la vida de los progresistas que quieren ser coherentes, pucha digo.

  • un_viejo_mar

    Muchachos, relajense y escuchen un poquito de music de la buena. Ramon, loco, “no te enloquesas”!!! Saludos.

    http://eleconomistamarginal.blogspot.com/2011/03/un-distinto-diria-el-bambino.html

  • Hector M.

    Aparte de los muchos argumentos ya desplegados en otros comentarios sobre la idea de reemplazar a los narcos con un monopolio estatal de las drogas, quisiera llamar la atención sobre el hecho de que en Bolivia, Perú, Colombia y varios otros países productores hubo monopolio estatal por muchos años. Por ejemplo en Perú existía el “Estanco de la Coca”, un ente oficial que era el único autorizado a comprar toda la producción de hojas de coca a fin de comercializarla legalmente para la industria farmacéutica (y a las transnacionales Coca Cola y Pepsi hasta el momento en que esas empresas reemplazaron la cocaína por la cafeína como elemento adictivo del producto). Esos monopolios no sirvieron para mucho: fue bajo su reinado que creció el tráfico ilegal de cocaína (y otras drogas) en los mencionados países, hasta que los entes oficiales fueron disueltos finalmente dada su completa inoperancia. El Estado sigue comprando, pero no pretende tener monopolio.

  • ferminsan1

    Las adicciones más peligrosas siguen siendo el tabaquismo y el alcoholismo. El tabaco mata mucha más gente que todas las drogas ilegales juntas. Y el alcohol no solo es la única sustancia que mata tanto por sobredosis como por abstinencia, sino que hace que bajo sus efectos una persona pueda pelear, violar, robar, matar, igual que bajo los efectos de las llamadas drogas pesadas.
    Entre muchas otras consideraciones hay cuestiones de orden moral para la legalización. Un productor de vino no puede vender refrigerante en lugar de la bebida, para vender debe registrarse, lo atraparían e iría preso. Un narcotraficante, además de no pagar impuestos, puede poner cualquier cosa que quiera en su dosis. Nadie lo controla. Hay que recordar las muertes de Janis Joplin y Jimi Hendrix. No murieron de sobredosis. Murieron envenenados por las porquerías que les vendieron

  • Hector M.

    Otro ingrediente para la cuestión del progresismo. El presidente Evo Morales, del “Movimiento al Socialismo”, viene de ser presidente de la asociación nacional de productores de coca. Ha expulsado a la DEA, y ha “conseguido” que la superficie plantada con coca en Bolivia haya aumentado de las 20.000 Has iniciales de su gobierno a las actuales 30.000 (la superficie estimada para usos “tradicionales” es de 12.000 Ha). El jefe del organismo oficial de lucha contra el narcotráfico en Bolivia acaba de ser detenido en Panamá cuando supervisaba cargamentos de cocaína a ser despachados a EEUU. Ha sido extraditado a ese país para ser juzgado. ¿Otra medida reaccionaria del imperio contra la “Revolución Agraria” del Movimiento al Socialismo?
    “Curiouser and curiouser”, como dijo Alicia mientras exploraba el mundo al otro lado del espejo, donde todo es al revés.

  • Best Seller

    Lucas después de haber visto el gráfico ese de wikipedia más que nunca creo que la marihuana debe ser legalizada completamente.
    O si no, deberían ser prohibidas el tabaco y el alcohol. Pero no se entiende que éstas dos sean legales siendo mucho más adictivas y dañinas para la salud.
    Saludos.

    estructuradesequilibrada.blogspot.com

  • daniel z

    Lucas,con respecto al argumento moral,si bien el ejemplo que pones es algo extremo,en la vida real existen casos similares.Los contratos que firman los participantes en realitys televisivos,si bien no son a 10 años ni autorizan la violacion y la tortura,no son,en lo esencial,demasiado mejores y nadie dice que sean ilegales.
    Con respecto al argumento consecuencialista,aun cuando se produjese un aumento del consumo,cuya real envergadura hoy en verdad no conocemos,la legalizacion permitiria un blanqueo del problema y una asignacion mas eficiente de recursos.Muchos politicos dicen que la droga es el problema nº 1 pero ¿Estan seguros de que hay mas adictos que chagasicos,por ejemplo?

  • Hector M.

    Daniel Z, el “problema No.1″ no es necesariamente el “problema que afecta a más personas en forma directa”. Hay muchas otras consideraciones. Por ejemplo, la tasa de homicidios (unos pocos por cada 100.000 personas) puede ser más importante desde ciertos puntos de vista que otros problemas más difundidos (como los infartos cardíacos). Y además del número afectado directamente (los asesinos o los drogadictos) hay que considerar los afectados indirectamente (las víctimas de homicilio y sus parientes, las familias de los adictos, la sociedad en general). La mera apelación al número no tiene sentido.
    Si alguien quisiera decretar que algo es “el problema No.1″ debería especificar el sentido de esa expresión. Por ejemplo, la gente señala la inseguridad como el problema No.1 en las encuestas, pero el porcentaje de víctimas efectivas de delitos es todavía muy minoritario. La gente como yo, que nunca fui robado, puede estar pensando en la posibilidad de ser victima, y eso puede ser más importante para ciertas personas que el hecho ya consumado de ser, por ejemplo, víctima de la diabetes o el chagas. Seamos precisos.

  • Max T

    El problema es complejo, pero se complica mal si además no se define qué se problematiza en particular.

    Una cosa es el problema del consumo de drogas en general.

    Acá es importante discriminar entre las distintas drogas en función de su legalidad o no. (legales -tabaco, alcohol-, ilegales -marihuana, cocaína, heroína, paco, etc.etc.).

    Pero más importante aún es discriminar en función de su capacidad de generar adicción en el consumidor, y del daño social que provocan.

    El otro gran tema es el de la respuesta al problema, que muchas veces es un problema en sí mismo. Se trata de evaluar qué respuesta resulta más conveniente para atacar lo que se define como un problema.

    La discusión legalización-criminalización, se circunscribe exclusivamente a definir si interviene o no en la respuesta el Sistema de Justicia Criminal, que por sus características, al operar, excluye toda otra posibilidad de respuesta.

    He observado que en muchos comentarios se mezclan argumentos éticos, con otros de política criminal, y de política de estado en general, economicistas, penales, etc sobre los dos grandes temas que señalé.

    Los argumentos son válidos, en la medida en que se mantiene un mismo enfoque o perspectiva. De nada sirve discutir a un tipo que arguye una crítica o posicionamiento en cuanto a políticas de estado, con otro que esgrime un posicionamiento ético sobre el consumo personal.

    Diferentes enfoques, definen diferentes objetos.

  • Max T

    En cuanto al tema específico de una política de estado de legalización de drogas hoy definidas como ilegales, me permito un aporte desde lo político criminal.

    La criminalización de un problema social, cualquiera sea este, plantea en términos simples la intervención del Sistema de Justicia Criminal como aparato ejecutor de una política de represión, que no es mala palabra.

    Ahora bien, el SJC se caracteriza por una operatividad muy específica:
    En primer lugar opera sobre una conducta individual, el consumo o el tráfico, no sobre el problema social en sí mismo.

    En segundo lugar, opera ex post el problema, es decir, sólo después de que se ha producido el hecho, definido como delito. Por una cuestión de racionalidad político democrática, en términos generales el estado de derecho no puede sancionar penalmente a alguien por un delito que todavía no ha cometido.

    En tercer lugar, la operatividad del SJC es casi siempre represiva en términos de encarcelamiento.

    En cuarto lugar, el SJC es altamente selectivo en su operatividad, respecto de determinados sectores sociales.

    No actuando sobre las causas específicas del problema, el problema en general se sigue reproduciendo socialmente.

    Y no operando ex ante la producción del problema -prevención general y especial-, la buena salud del problema está prácticamente garantizada.

    Finalmente cabe decir, que la criminalización de un problema social, en términos generales, al no actuar sobre las causas del mismo, lo agrava.

    En el caso de los drogadictos, es claro que el encierro carcelario es prácticamente inútil. Y que no rehabilitado de su adicción, es casi seguro que recaerá en la misma.

    En el caso del narcotráfico, la criminalización es una causa directa del negocio del mercado negro.

    De todos modos, y como dije, todo es complicado, cabría hacer la pregunta, de si tenemos un estado suficientemente organizado y sólido para controlar un monopolio estatal de drogas nocivas?

  • pedrinho

    Héctor, te olvidaste de Perú. Parece que con buen diálogo y consenso se pasa a ser el segundo productor mundial, superando a Bolivia.
    Curiosa omisión la tuya.

  • Hector M.

    Pedrinho, la superficie de coca de Peru ha sido siempre mas grande que la de Bolivia, aunque su peso en el PBI fue siempre muy inferior. De todos modos, no hubo nada de misterioso en la “omisión”: en mi primer comentario sobre el tema mencioné a Perú, Bolivia y Colombia, a propósito de los antiguos monopolios estatales de coca (hoy prácticamente desaparecidos). En el segundo me referí solo a Bolivia porque se trataba de una noticia al respecto (el director de la lucha anti drogas arrestado por tráfico de drogas). En Perú el control del cultivo de coca y otras drogas es bastante deficiente, y es posible que haya aumentado como dices. También ha aumentado la producción de coca en Colombia, cuyos carteles antes se abastecian en Peru y Bolivia. Aparte de su cultivo tradicional de marihuana Colombia ha introducido también la amapola de opio en las últimas dos décadas, aunque es muy minoritaria (el 80-90% del opio, y su derivado la heroína, viene de Afganistán).

    El Perú, recordemos, está gobernado por el social-demócrata Alan García; en las próximas elecciones de abril las encuestas ponen primero al ex presidente Alejandro Toledo (levemente a la derecha, si se puede hablar así, de Alan García). El Perú ha mantenido una consistente política económica (y anti droga) al menos desde 1992. Tal como ocurre en Colombia con las FARC, los pequeños remanentes de Sendero Luminoso también están ligados con el narcotráfico en la selva montañosa o “ceja de selva” del Perú, donde se cultiva la coca, y particularmente en la parte norte del país (departamentos de San Martín y Amazonas).

  • El Tapir

    Yo adhiero a la liberación de las drogas pues suscribo a los dos argumentos. Normalmentoe los argumentos sanitaristas muestran la falacia de que consumir es ser igual a adicto, cuando varios estudios muestran que hay más personalidades proclives a las adicciones 15 a 30 % dependiendo el estudio, que sustancias adictivas. Incluso el cuadro que mostrás omite el acohol que en muchos estudios, aun uno de la OMS de los años 80, lo muestran más nocivo que la cocaína. Que dicho sea de paso, nunca me genero adicción.
    Ah otra cosa: normalmente el precio no es problema,.Se consigue para todos los bolsillo de manera proporcional a su calidad, o si querés inversamente proporcional a su pureza

  • Habibi

    Es que el problema de la drogadicción no solamente afecta al consumidor y por lo tanto no es sólo una cuestión de libertad individual.

    El caso de un pibe que se da vuelta con paco (por decir algo) y que para poder financiar su vicio sale a reventar una panadería, sale de ese marco restringido de debate. Por mí que se haga mierda, el tema es que en el proceso no le joda la vida a terceros.

    Teniendo en cuenta que existe una alta relación entre drogadicción y delincuencia violenta, la pregunta para mí es la siguiente: la legalización va a reducir o aumentar el consumo en los sectores marginales?

    Si tus alumnos en DiTella se endrogan o no, a mí la verdad que me da igual…

  • daniel z

    Hector M (Coment. 32),es cierto,las adicciones no solo afectan a los adictos sino tambien a su familia y a la sociedad en su conjunto,pero lo mismo puede decirse de cualquier otra enfermedad.Creo que respecto a la droga hay dos aspectos,el de la seguridad y el de la salud publica.La legalizacion contribuiria sino a resolver por lo menos a mitigar el primero y ayudaria a encarar con mayor exito el segundo.Yo no niego el problema,simplemente digo que,como consecuencia de la prohibicion y,especialmente,la penalizacion del consumo desconocemos su real magnitud.

  • labonet

    Humberto (1), la idea está buena y aportaría algo realmente novedoso como seía conocer al primer cartel de droga deficitario del mundo…

  • mariano

    lucas me permito hacerte un mangazo (disfrazado de sugerencia) para un post.

    No te copas y explicas para los mortales como yo de que se tratan los bonos atados a PBI, commodities y demas tipo de cosas en las que se habla en el ambiente bursatil?

    una especie de “stock market 101″

  • Javier

    ¿Es libre la persona con sobrepeso que se pide una hamburguesa con panceta, gaseosa, y papas grandes?. ¿Vamos a prohibir las gaseosas y las hamburguesas?. Porque ojo, problemas de salud pueden crear.
    I rest my case.

  • Humberto

    Las drogas “ilegales” jamás va a ser legalizadas por el Estado porque siendo ilegales cumplen su función de control social, te drogás pensando que estás contra el sistema, mientras que drogándote te adormecés y no podés combatir el sistema.

  • Hector M.

    Humberto, veo que los que manejan el Estado son astutísimos. Siguiendo con ese principio podrían también prohibir el café y el dulce de leche, así hay todavía más cosas prohibidas y relativamente inofensivas contra las cuales rebelarse, en lugar de luchar, por ejemplo, contra la idiotez.

  • Hector M.

    Mariano: “No te copas y explicas para los mortales como yo de que se tratan los bonos atados a PBI, commodities y demas tipo de cosas…”

    Bonos: Pagarés firmados por el Estado, que la gente recibe al prestarle plata al gobierno.
    Bonos atados al PBI: Bonos entregados en canje por la deuda defaulteada, cuyo valor se ajusta de acuerdo al crecimiento del producto bruto interno de la Argentina. El que los compra gana más si la economía crece más.
    Commodities: Literalmente “mercaderías”. Son los productos que se venden a granel, sin marca específica, como el trigo, el café, el maíz, el petróleo, el estaño, el oro, el cobre, las planchas de acero, las tablas de madera, y otros productos similares. No se consideran commodities los productos más específicos como los relojes Rolex, los motores para autos Ford, los caramelos Arcor, o el yogurt Ser.
    “Demás tipo de cosas”. Si te referis al resto del vocabulario económico, sería bueno que lo aprendieras mediante la lectura de libros introductorios de economía. Los libros no hacen daño ni arruinan la vista. Animate.

  • Hector M.

    ¿Nadie va a hacer, entonces, un comentario sobre el análisis económico de la adicción a drogas, y sobre la posible legalización de las mismas? El propio Lucas apenas ha aludido al tema: su post dedica la mitad o más del espacio a consideraciones de tipo ético o de salud. Pero después de todo éste es un blog de Economía, también llamada “la ciencia maldita”, o más exactamente “the dismal science”. Y eso que explicaciones económicas sobre este asunto existen, y en abundancia.

  • Jonah

    Diversos autores como Thornton, Block, Becker y Murphy, Miron, y mas han planteado un caso muy consistente en favor de la legalización desde el punto de vista economico.
    Por un lado los precios bajan se elimina toda la delincuencia relacionada con las drogas (chicos que salen a robar para comprar drogas), las drogas mas venenosas y potentes (paco, principalmente) son bienes inferiores y al estar mas accesibles otras drogas menos nocivas como la cocaina consumen menos, ademas un mercado legal permitiría que surgan marcas que se responsabilicen por la calidad de la droga, de esa manera evitando que esta este cortada con otros productos tóxicos, por otro lado desaparecen las narcomafias. Estas son solo algunas consecuencias economicas de la legalizacion, ni hablar de aliviar al sistema penitenciario de personas que cometieron un delito sin victimas (oximoron) y permite a las fuerzas de seguridad enfocarse en los verdaderos criminales.

  • Sopapa

    Lucas,en tu ejemplo, no hay violación porque justamente hay consenso.

    Las decisiones de adultos responsables, que no afectan a terceros no hay que coartarlas. El Estado no deberia intervenir; pero para tener hombres libres y responsables tiene que haber como dijo Rousseau, una verdadera democracia, donde no haya hombres que se vean obligados a venderse, y otros capaces de comprarlos. Esa es la coaccion invisible, eternamente.

    Tiene razon Mario; igual entiendo a los que se oponen a la legalización, porquqe descartan el lado utilitario de la cuestión y van al punto de que oficializar algo que es ”malo” es como apañarlo, y esquivar la cuestión de si es correcto o no para pasar a la cuestión de lo útil( la legitimidad de los procedimientos vs. utilitarismo).

    Beso keynesiano (?)

  • Romina

    A nadie se le cae una idea para discutir lo del post 34?

  • Mariano T.

    Aunque estoy de acuerdo, creo que es una medida muy complicada si se adopta por un solo país, porque se convertiría en un paraíso de las drogas, sobre todo con los controles laxos que tenemos e n todos los aspectos. No me refiero a los de los países vecinos que se vengan a drogar acá, sino las mayores facilidades para usar al país como tránsito.
    Porque esta medida sirve si acaba con el narcotráfico, el destino de los drogones me tiene sin cuidado.

  • Yo la Tengo

    @ Romina49: A vos sí, zorra hippie?

  • Waldo

    Una afirmacion que siempre leo es que el alcohol y tabaco son mas peligrosos pq matan/causan mas dano que las drogas ilegales. Alguien tiene datos para defender eso? y en especial que midan la cantidad de consumidores vs muertes? y que tambien incluyan drogas ilegales como maria, coca, extasis, heroina…

  • Ignacio

    Lucas, la idea de comparar el consumo de estupefacientes con la restriccion de la libertad es una falacia. La libertad de los individuos es un derecho superior al consumo de estupefacientes por el lugar en el plexo normativo donde se encuentra. El primero en la constitucion, el segundo en un decreto ley.
    Segundo quiero recordarte que el problema recae sobre el consumo, no sobre la comercializacion. La discusion que la Constitucion ampara es el consumo en el ambito personal de las personas art. 19 y no asi la comercializacion ya que la misma esta restringida por el derecho comercial por ser un bien por fuera del comercio como asi lo define el Estado al cual criticas. Del mismo modo con los organos y distintos elementos que por su “sensibilidad” no pueden entrar en el comercio de bienes y servicios.
    Saludos

  • mariano

    gracias Hector

    algun libro para recomendar?

  • Humberto

    Hector 44 por algo a las drogas las llaman también estupefacientes, averigüá que significa

  • Gustavo

    Che, hay un error grosero. No todas las “drogas” son iguales. Ni por el daño a la salud, ni por le nivel de adiccion que generan. No hablemos mas de drogas en general sino de cada una.

  • Romina

    A yo la tengo 51.
    En primer lugar, quiero aclararte algo, no soy ni zorra ni hippie. Si no tenés lo que hay que tener, para tirar un argumento y sentar posición, más vale que no opinés.

    En segundo lugar, en lo personal estoy en contra del consumo de drogas, jamás consumí y me provoca preocupación el daño que generan en lo social y humano.

    Pero lo que se está planteando como debate acá, es una decisión de estado: legalizar o criminalizar.

    Se están mezclando muchos abordajes, y muchos temas, y aspectos diferenciados, de los que me parece, que Max T, hizo una critica certera.

    Además, si se está hablando de legalización o criminalización, igualmente me parece que lo aportado en el post 49, va al nudo del debate.

    No obstante lo cual, todos opinan sobre las razones para legalizar o para criminalizar, pero no discuten si siquiera es posible continuar con una política de criminalización.

    Qué sentido tiene discutir legalizar o criminalizar, si en la realidad, no es posible criminalizar.

    De la data que tengo, puedo asegurar que la regulación jurídica de lo social, es un mito, y que además, dadas las condiciones estructurales de lo que Max T llama Sistema de Justicia Criminal, el sistema esta totalmente sobrecargado y superado. No cumple, no opera sobre el problema.

    De todos modos, calculo que hay mucha gente con info importante. Es más, estoy segura que “yo la tengo” nos va a sorprender con sus conocimientos sobre política criminal sobre drogas…

  • Esteban

    Me alegro encontrar una mayoría a favor de una posible legalización. Como otros han expuesto no es algo fácil de hacer y también tiene inconvenientes.

    Respecto al comentario 34 no sé si merece un comentario en especial, pues sería algo como “muerto el perro se acabó la rabia”.

    Romina, que yo no consuma drogas, que no me gustaría tener que enfrentar la decisión de una mujer para abortar, que no me quiera casar, y que se yo cuántas cosas más, no es razón para quitarles ese derecho a los demás.

  • Lucas

    Me da verguenza, llamarme como vos llach.

    aguante la economia y la droga

  • Carlos Fernando Rodriguez

    Es verdad, que el Estado no debe intervenir en las decisiones del adulto, ¡ah! pero, tampoco el adulto tiene razón alguna para que el Estado, que somos todos nos responsabilicemos unos de los errores de otros…

  • Sopapa

    59

    economia drogona

  • crof

    Nunca mejor dicho, “economía drogona” yo añado “DrogasConfusión” Y volviéndoos a lo mismo. ¿para que explicarse más? Es verdad, que el Estado (que lo somos todos) no debemos unos intervenir en las decisiones de otros como las del adulto, ¡ah! pero, tampoco el adulto tiene razón alguna para que el Estado, que somos todos nos responsabilicemos unos de los errores debidos a las decisiones de otros y quienes se crean lo contrario puede que se estén un poco fuera de la realidad y de la racionalidad

    “crof”

  • MARCELO

    tiene razón en que baja el precio porque baja el precio, pero si es legal tiene que pagar impuestos, lo que hace que suba. Y con respecto a lo que lo prohibido es más tentador es mentira, algo se prohibe porque es tentador y no al revés (si ponen un cártel en un puente que diga prohibido tirarse de cabeza al piso, nosé si alguien más lo haría, pero por lo menos yo no me tiraría).

  • Penyi

    Haciendo extensible el para mi mal ejemplo de la droga, prohibiría los automóviles: mata más gente que toda la droga que circula por Argentina. Daña a propios y 3ros. genera una terrible dependencia que afecta la salud de quienes dependen en demasía de ellos. Y ni hablar de que a pesar de ser de venta libre, alrededor del mercado de vehículos existe una red delictiva muy grande que no ha podido ser desmantelada, similar a lo que ocurre con la droga (aunque sea ilegal).
    (Muy bueno y revelador el gráfico)