Ignorancia sin pudor

 

La Escuela de Economía de Chicago está tocando fondo. O al menos sus exponentes más públicos, como John Cochrane, que responde aquí al artículo de Paul Krugman que citábamos el otro día. La respuesta es larga, como era largo el artículo original. Buena parte de las diferencias, como suele suceder en casi todas las discusiones, se debe a un uso distinto de las palabras. ¿Qué quiere decir que “la gente se comporta racionalmente”? Define rationality. Etcétera.

Pero hay un punto muy elemental en que la diferencia es muy clara. Para un economista, la pregunta de si el gasto público puede o no estimular a la economía es central. Obviamente Krugman dice que sí, como el 80% de los economistas de este mundo. Cochrane cree que no, basado en el argumento de la Equivalencia Ricardiana. Pero es lamentable –da vergüenza ajena– que él mismo no entienda el argumento que cree que está usando.

La equivalencia ricardiana dice que la composición impuestos-deuda que se utilice para pagar un determinado nivel de gastos no tiene efecto sobre la demanda. Si bajás los impuestos, y por lo tanto se financia una mayor parte del gasto público con acumulación de deuda, el sector privado no va  a gastarse la baja impositiva porque sabe que en el futuro le cobrarán más impuestos, para pagar esa deuda mas abultada. En otras palabras: dado cierto nivel actual y esperado de gasto público, menos impuestos hoy es más impuestos mañana, y viceversa. Está claro que el argumento es bastante delirante (¿alguien alguna vez consumió menos porque el gobierno se endeudó más?) pero ese no es el punto. El punto es que allí se acaba el argumento. Pero John Cochrane va más allá:

In economics, stimulus spending ran aground on Robert Barro’s Ricardian equivalence theorem. This theorem says that debt-financed spending can’t have any effect because people, seeing the higher future taxes that must pay off the debt, will simply save more. They will buy the new government debt and leave all spending decisions unaltered. Is this theorem true? It’s a logical connection from a set of “if” to a set of “therefore.” Not even Paul can object to the connection.

No, John, no. Una cosa es bajar los impuestos y otra aumentar el gasto. Si el gobierno decide gastar más hoy por un paquete de estímulo, es cierto que se endeudará más. Y podría ser cierto que el sector privado reduzca su consumo para pagar mayores impuestos en el futuro (lo cual, de paso, es inconsistente con la frase “leave all spending decisions unaltered”, ahí se le curzaron los cables). Pero si el gasto sube $1000 sólo por hoy, el consumo bajará $100 cada año durante 10 años (en valor presente) o $10 durante 100 años. Por lo tanto la demanda agregada de hoy (gasto público, consumo, inversión) aumentará casi en la magnitud de la suba de gasto: la caída del consumo se reparte entre muchos períodos, pero el impacto del mayor gasto es todo hoy. Y bastante más si hay efectos multiplicadores.

En fin, una nota un poco techie, pero este muchacho me irritó. Esta gente forma economistas. Es respetada. Qué triste.

  • Pedro

    Pero que aumente el gasto público va a compensar en la estadística, en la formulita del PBI, el consumo/inversión privada, pero el gasto público no va a crear riqueza ni nada, es solo maquillaje, con deuda que es aumento de impuestos futuro. Ni pan para hoy pero hambre para mañana, siempre buscando la fórmula mágica para solucionar problemas.

  • Fabián

    Mi impresión es que profesores como John Cochrane tienen legítimamente una postura política (“legitimamente”, quiero decir, yo no decido en mi casa las posturas políticas de los demás), cierta decisión normativa, y fuerzan todas las referencias para apuntalarla. No creo que sean torpes, creo que son más bien “leninistas” o, para no espantar, militantes, y probablemente sean “respetados” como tales, como compañeros de principios. Amistosamente diría que los John Cochrane en el fondo tienen un Pedro, tonificado y puesto presentable con lecturas.

  • teo

    No habría q distinguir quién toma esa deuda?
    Por ejemplo, me parece q no es lo mismo q sea deuda con organismos internacionales, o bonos colocados en “consumidores” locales, o entidades financieras locales..

    Hay diferencia en ese caso o no?

  • Pedro

    Amistosamente diría que los (neo)keynesianos nunca admiten su fracaso. Cuando su receta de intervención, endeudamiento y aumento del gasto público fracasa, lo único que dicen es que la dosis no fue suficiente.

    “Paul Krugman calls for more public spending” http://www.ft.com/cms/s/0/8b43c946-8fd9-11de-bc59-00144feabdc0.html

  • nigorilaniperonista

    Yo hubiese titulado al post “es la transitoriedad, estupido”. Salvo en eso concuerdo en todo. Sldos.

  • Mario Luis

    ¡Brillante! ¡Que bueno, nuevamente el Lucas Llach lúcido, ácido, y con la pluma elegante, y las neuronas a mil!
    Gracias!

  • sam rothstein

    El leaving all spending decisions unaltered se referia a los consumidores. El argumento es que no puede ser que los tipos demanden mas bonos pero no demanden menos activos reales.

    Claro que Keynes partia de una situacion de exceso de ahorro, cuestion que Cochrane tampoco aceptaria. En un contexto de ahorro de equilibrio mas bonos implica menos demanda de activos reales.

  • el nene

    Rollo, discutí tu entrada en un post en la Cátedra Volman. Acá:

    http://catedravolman.blogspot.com/2009/09/rollo-y-la-efectividad-de-la-politica.html

    Estás más que invitado a darte una vuelta. Saludos!

  • Elemaco

    Rollo! el articulo no termina en el parrafo que citas, de hecho, Cochrane explicita que no cree que aplica la equivalencia (si lo hace en otro lado no lo se, pero en este articulo no lo hace)

    Therefore, we have to examine the “ifs.” And those ifs are, as usual, obviously not true. For example, the theorem presumes lump-sum taxes, not proportional income taxes. Alas, when you take this into account we are all made poorer by deficit spending, so the multiplier is most likely negative. The theorem (like most Keynesian economics) ignores the composition of output; but surely spending money on roads rather than cars can affect the overall level.
    Economists have spent a generation tossing and turning the Ricardian equivalence theorem, and assessing the likely effects of fiscal stimulus in its light, generalizing the “ifs” and figuring out the likely “therefores.”

    This is exactly the right way to do things. The impact of Ricardian equivalence is not that this simple abstract benchmark is literally true. The impact is that in its wake, if you want to understand the effects of government spending, you have to specify why it is false. Doing so does not lead you anywhere near old-fashioned Keynesian economics. It leads you to consider distorting taxes, how much people care about their children, how many people would like to borrow more to finance today’s consumption and so on. And when you find “market failures” that might justify a multiplier, optimal-policy analysis suggests fixing the market failures, not their exploitation by fiscal multiplier. Most “New Keynesian” analyses that add frictions don’t produce big multipliers.

    This is how real thinking about stimulus actually proceeds. Nobody ever “asserted that an increase in government spending cannot, under any circumstances, increase employment.” This is unsupportable by any serious review of professional writings, and Krugman knows it. (My own are perfectly clear on lots of possibilities for an answer that is not zero.) But thinking through this sort of thing and explaining it is much harder than just tarring your enemies with out-of-context quotes, ethical innuendo, or silly cartoons.

    Ele

  • albertoolmedo

    Efectivamente, ignorancia sin pudor es lo que mostras en este blog a diario.

  • Diego Alatriste

    No te entiendo muy bien, si vas a críticar a un académico hacelo en ese ámbito y respetando las formas: Pido más demostraciones y pruebas en vez de gritos tribuneros al estilo de la pareja presidencial.
    De muy mal gusto tus comentarios, cuando podrías haber críticado con humildad. No se si es correcto insultar a alguién que probablemente sabe más.
    En cuanto al punto que haces, me parece haber leído en “Burnside, Eichenbaum & Rebelo: Prospective Deficits and the Asian Currency Crisis” un buen ejemplo (y bien argumentado) de los efectos de la Equivalencia Ricardiana.
    ¿Me recomendás leer algo donde se demuestre de forma convincente estas obviedades que recitas?

    gracias,

    Un Economista

  • Pablo

    Rollo, qué pasó? Acabo de revisar bien el artículo de Cochrane y no dice lo que vos decís que dice. Ya elemaco te remarcó lo mismo.
    Sería bueno que aclares lo que quisiste decir.

  • Charles Aznavour

    No importa Pablo si dice eso o no. Cochrane es economista, neoliberal, y no esta subido a la pochoneta. En politica no siempre hay que decir la verdad, y Rollo, hace politica, no ciencia.

  • Ramón Sánchez

    Es cierto la ignorancia es atrevida, Chicago y Keynes capotaron y siguen insistiendo en esas políticas fracasadas.

    ¡Vamos los “austríacos!.

  • Juanjo

    muy bno…

  • Martin Roma

    el efecto que argumenta Llach, con bastante soberbia para mi gusto -sobre todo para los argumentos técnicamente incorrectos- es que el gasto público puede suavizar el efecto de una crisis. Este tema ni siquiera entra en la discusión entre las distintas escuelas (keynesianas vs no-keynesianas), entiendo que por ser obvio: dicho efecto lo logra cualquier mercado de crédito (las tarjetas de crédito, por citar uno de uso generalizado). En el ejemplo dado en el post, el efecto positivo del gobierno estaría dado por financiar, en todo caso, a los que por alguna razón no pueden financiarse por cuenta propia (esto es, carecen de acceso al mercado crediticio). No me parece que eso esté en discusión y personalmente creo que Cochrane lo debe entender.
    Pero tanto Keynes como sus oponentes discuten OTRA cosa: si el gasto público del gobierno puede tener un efecto que vaya más allá del mero desplazamiento de recursos, esto es, un efecto multiplicador. Bajo algunos supuestos puede ser, bajo otro no. Y Cochrane lo reconoce.

    Lamentablemente, a la hora de evaluar la sensatez de los escenarios donde hay un efecto multiplicador y aquellos donde no lo hay, las diferencias entre una escuela y otra se vuelven más y más ideológicas, y por ende, menos y menos científicas.

    Creo que como profesional uno debería ser mucho más cuidadoso a la hora de emitir juicios como los que se enuncian es este posteo.

  • ivan

    “Escuela de Economía de Chicago” que escuela, una escuela de pensamiento decís? Esto es tan simplista como decir, los periodistas de La Nacion y Clarin…

    Otra cosa: Cochrane esta en la escuela de negocios, tiene poco que ver con el departamento de economia. Es un tipo dedicado más bien a las finanzas, no macro. Le gusta opinar, eso si.

    Ataca a Cochrane, y mejor sus argumentos, sin banderas. Asi no caes tan bajo como quizá el o Krugman.

    Saludos.