Quimeras canallas (14): El día de Inglaterra en nuestros corazones

 

Antes de que empiece el partido con Crucero del Norte posteamos, por cábala, esta crónica de mi hermano Santiago Llach. Les pido por favor que metan play en el primero de los videos, y si quieren avancen hasta 1:40m, vean lo que es ese carnaval explotando con el pitazo final en Parque Patricios, varios partidos atrás.

Sábado 20-4-2013

Douglas Haig 1 – Rosario Central 1

Flórida, PBA

Primera B Nacional, fecha 30 (sobre 38)

Hombres trabajando

+ El tiempo pasa, y nos vamos volviendo sentimentales. Entre lo más emocionante que me pasó últimamente estuvo participar del siguiente coro, que entre otras cosas le dice a Newell’s: “llevás puesto un nombre en inglés”

+ Es una ficción, claro: Central también nació con un nombre en inglés.

+ Nos vamos poniendo sentimentales porque las balas pasan cada vez más cerca: la otra vez conté que fui a ver a Central después de ir al entierro del padre de un amigo. Recién me llamó otro amigo para contarme que murió su madre. Este segundo amigo es de origen inglés.

+ Un tercer amigo, también de origen inglés, vino el otro día a ver por tele, con mi viejo y conmigo, el partido de Central. Martín Wilson, el de la foto, está escribiendo una novela sobre su padre, argentino de origen escocés que fue aviador en la Segunda Guerra. Central jugaba contra Douglas Haig de Pergamino, un equipo bautizado en honor a un fallido mariscal de campo inglés de la Primera Guerra.

+ En los campeonatos de dos ruedas, los partidos se repiten, en la primera rueda como tragedia, y en la segunda como farsa. El partido perdido de local contra Douglas en primera rueda fue una especie de señal ominosa que parecía hundirnos para siempre en el pantano de la B. Pero vino la seguidilla de triunfos, Central se puso a metros de la vuelta a su lugar, la Primera, y el partido del sábado fue protagonizado por dos jugadores bastante cómicos que se hicieron expulsar tontamente. Prefiero no mencionarlos. Con nueve contra once, el empate fue buen negocio.

+ El mundo es un sistema de compensaciones, diría otro argentino de origen inglés a quien me gusta citar. Por ejemplo: una sola pisada de Jesús Mendez (de pie, por favor) compensa doce mil despejes de Nahuel Valentini.

Resumen del partido:

Crónicas anteriores, aquí.