Muerte a Buenos Aires (la provincia)

 

Contra lo que se esperaba, el estado de California logró llegar a un acuerdo para enfrentar su crisis fiscal. La mayor recesión desde la Segunda Guerra no es, seguramente, el momento más adecuado para hacer un ajuste. Si hasta el New Yorker dice que hay cincuenta motivos por los cuales la recuperación económica puede ser abortada: uno por cada estado que está tratando de poner sus cuentas en orden.

Las dificultades californianas volvieron a derivarme hacia una pregunta que vengo haciéndome desde hace tiempo, que es el sentido de las Mega Provincias. El federalismo tiene diversos motivos; uno de ellos era, para los Padres Fundadores de Estados Unidos, un control sobre el poder central adicional al ya ejercido con el sistema de pesos y contrapesos esencial a una república. Pero sin duda otro motivo del federalismo, de índole más práctica, es que ciertos asuntos estén manejados por autoridades más cercanas a la población, elegidas por los lugareños y no por el resto del país.

Consdierando los grandes países federales de las tres Américas (México, Brasil, Canadá, Estados Unidos, la Argentina), el nuestro es aquel en que la provincia más grande tiene una mayor proporción de la población: la PBA tiene el 38.1% de la población argentina, el Estado de México (que limita con, pero no es el DF), 13,5% del país azteca, Sao Paulo -con sus 40 millones- el 23% de Brasil, California el 12% de Iu Es Ei. Sólo Ontario, que contiene el 38% de la población canadiense, se compara a Buenos Aires. Aunque en valor absoluto Buenos Aires tiene un par de millones más.

Mi impresión es que es demasiado, y que la única manera de lidiar con ese problema es hacer un par de tajos y partir en tres La Provincia. Nos sobran los motivos:

Primero: ¿puede administrarse tamaño monstruo? Buenos Aires es una de las pocas provincias en las que nadie recuerda, de la democracia para acá, un buen gobierno. En parte tiene que ver con la discriminación que sufre en el reparto de fondos federales. Aunque no es de las provincias más ricas en términos per capita (concentra más o menos la mitad de los pobres del país), es uno de los estados que recibe menos transferencias nacionales por persona. Pero el tamaño, hipotetizo, también importa. ¿Es verdaderamente democrático que, por ejemplo, el par de millones de habitantes que vive en Buenos Aires al sur del Salado sepa que su gobernador será elegido por ciudadanos de la gran urbe cuyos intereses no tienen nada que ver con los propios, y residirá en la distante La Plata?

Segundo: ¿tiene sentido que la situación política del país dependa tanto de si el Colorado le saca 2 puntos a Néstor o viceversa en una provincia? ¿Tiene sentido que buena parte de la sensación política de un país se defina en algunos partidos del Gran Buenos Aires, que deciden la elección de la provincia? ¿No sería más natural que no existiera una provincia tan decisiva?

Tercero, y algo paradójico: a pesar de su exorbitante influencia política, la representación parlamentaria de la provincia deja a sus habitantes con voz débil en el parlamento nacional. Los “bonaerenses” juntan un senador cada 5 millones de personas; los fueguinos, uno cada cuarenta mil. En la Cámara de Diputados también están subrepresentados los “bonaerenses”, aunque la disparidad no es tan abismal. ¿Cómo queda parado el principio de “una persona, un voto” si ciertos votos votos tienen más peso que otros?

Cuarto: nadie puede acusarme de atentar contra una identidad cultural. ¿Hay alguien que sea “bonaerense”? Conozco entrerrianos, tucumanos, santafesinos y jujeños orgullosos de serlo; también marplatenses, quilmeños, necochenses y linqueños. Pero nadie que yo conozca se reconoce como “bonaerense”. Buenos Aires era una ciudad; después era una ciudad y una “campaña”; a partir de la federelización en 1880 fue sólo “la campaña” y una ciudad futurista, La Plata; y hoy es, ante todo, el GBA –el grueso cuello a lo Tyson de esa cabeza que es la Capital– más todas esas ciudades de algunas decenas de miles con su plaza, su municipalidad, y su Banco Nación. Nadie más que los dueños de la provincia sufriría por la partición.

Por último: ¿no sería lindo que para poner en un formulario que uno vive en esta ciudad pudiera ponerse sencillamente “Buenos Aires” y no “C.A.B.A.”, “Cap. Fed.” o cosas por el estilo? Para las tres provincias de la ex-PBA habría que buscar otros nombres de fantasía.

En fin, se hizo un poco largo pero es una vieja obsesión de la casa. No sólo mía, sino también de Mr Botana. Él opina que tiene que haber un conurbano dividido en dos. Yo prefiero mi mapa en el que hay dos provincias que se reparten el conurbano, y una que ocupa las tierras otrora de frontera al sur del Salado. Algo así:

  • ourkiddy

    Rollo:

    Por que en tres? That makes no sense whatsoever.

    Si comparto que hay dos grandes Buenos Aires: el conurbano y el interior. Si se separa de ese modo sí podrían articularse los intereses de cada una de las areas, y habría mejor accountability con los “Gobernadores” de estas nuevas provincias (aunque como sabemos, la parte más importante siempre recaerá en los intendentes).

  • raft

    faltaria el tag de “reciclado”, pero bueh, la nueva Platea amerita (el publico se renueva). Ademas hace tiempo que me debia enviar esto con el google reader a alguien, gracias por ponerlo a mano

  • Julio Quiroga

    Interesante punto de vista.
    Felicitaciones Lucas por el Blog. Muy bueno!

  • GFS

    rollo: GFS se mudó con vos. Hay un error importante en tu post – aunque no hace demaisado a tu argumento.

    “El federalismo tiene diversos motivos; uno de ellos era, para los Padres Fundadores de Estados Unidos, un control sobre el poder central adicional al ya ejercido con el sistema de pesos y contrapesos esencial a una república.” Esto no es así: la discusión constitucional en USA, plasmada en El Federalista, no era atenuar el poder del Estado Federal, que no existía, sino dotarlo de más poder (versus una confederación más suelta). En Iu Es Ei, el unitarismo nunca fue una opción, porque los Estados ya tenían instituciones de antes y fuertes, y ancladas en el gobierno local. Tocqueville lo vio bien.

  • Musgrave

    Y ya que estamos porque no fusionamos la CABA con alguna de las provincias del conurbano. Asi se internalizarían un montón de spill overs.

  • dagc75

    Estimado Lucas:

    Dado que el Senado se renueva por tercios sería más conveniente mantener el número de provincias como múltiplo de tres. En ese caso la PBA debería dividirse en 4 o en 7.

    En lo particular preferiría dividirla en 7: Cdad. Aut. de San Isidro (Conurbano Norte), Cdad. Autónoma de La Matanza (Conurbano Oeste), Cdad. Aut. de Quilmes (Conurbano Sur), Provincia de Buenos Aires (las tierras al norte del Salado, que fueron el origen de la provincia, con capital en La Plata), Provincia Atlántica (al sur del Salado y del Saladillo y al este del Quequén, con capital en Mar del Plata), Provincia de Bahía Blanca (con capital en dicha ciudad, al sur del Saladillo y las Lagunas Encadenadas y al oeste del Quequén) y Provincia de Pehuajó (entre el Salado y el Saladillo y las Lagunas Encadenadas, capital homónima).

    Aunque las provincias no tendrán todas la misma población, al menos serán más homogéneas y su población tendrá intereses comunes. Las provincias del interior seguramente estaran dispuestas a licuar un poco su representatividad en el Senado y perder algo de coparticipación si a cambio Buenos Aires deja de ser una provincia hegemónica.

  • Lucas Llach

    GFS, tenés razón que históricamente esa es la evolución, de los estados al gobierno central. Pero conceptualmente está en los Federalist Papers la idea de los estados como límite al poder central:

    Either the mode in which the federal government is to be constructed will render it sufficiently dependent on the people, or it will not. On the first supposition, it will be restrained by that dependence from forming schemes obnoxious to their constituents. On the other supposition, it will not possess the confidence of the people, and its schemes of usurpation will be easily defeated by the State governments, who will be supported by the people (Federalist Papers, No.48, http://en.wikipedia.org/wiki/Federalist_No._46)

  • Marce

    Me parece una idea interesante pero impracticable, casi inútil (perdón). Me conformaría con una regionalización administrativa dentro de la provincia, pero los intereses y la inercia son tan fuertes que no lo creo posible. Habrá que esperar unos 200 años más a ver si surge el bonaerense, que probablemente será descendiente de los que lograron no morir de hambre manipulados por los planes sociales.

  • Piraña

    Comparto lo que decis, mas aun habria que partir partidos grandes para deshacerse de los barones del conurbano.
    En lo de los senadores le pifiaste: justamente el senado existe para darles a todas las pvcias, chicas y grandes, el mismo poder. Obviamente en la proporcion votantes – senadores las chicas salen beneficiadas, justamente esa es la idea.
    Muy buena idea!

  • Mariano T.

    De acuerdo lucas, pero por amor de Dios como marplatense pido estar del lado de afuera, en la tierra del Indio.

  • Audhumla

    Ya lo dije en tu blog anterior… ya que se habla de mover la capital a viedma, reflotemos la division del monstruo Buenos Aires. Ahora un post con las bondades de mudar Buenos Aires a otro lado, llevandose una pesada carga de empleados administrativos estaduales nacionales y de yapa, policia de la ciudad sin quejas.
    Me parece buena idea recortar Buenos Aires, aunque no lo haria asi… agregaria una para las sierras de tandil independiente de la tierra del indio… ya que no importan las cantidades.

  • jmarioromero

    Es evidente que la Provincia de Buenos Aires, tal como se compone su poblacion, es inmanejable, por la concentración, heterogeniedad de su poblaciòn, enorme inmigración de paises limítrofes, concentrados en el Gran Buenos Aires (sobre cuyo ingreso y situaciòn legal no se controla) El tan mentado federalismo es una utopía con esa distribucion poblacional. El progreso del campo, posibilitaba irse creando el federalismo a través del progreso de las comunidades.

  • Ignacio

    Interesante planteamiento, es realmente muy profundo y no se me habìa ocurrido. Tenes mucha razón, la provincia de Buenos Aires cuenta con al menos dos realidades: 1 el conurbano, 2 la del interior, pero también hay una tercera que es la de la costa, que un poco mas ajena al campo vive mas de cara al turismo. Separar es unir para el bien, y que las necesidades de las personas se vean mejor reflejadas en las urnas. Saludos. >>>http://ar.geocities.com/imanchad

  • patalar

    Me parece una idea excelente, que se baraja desde hace varios lustros. Alfonsín, con su falta de realismo y todo, lo planteó de alguna manera con el traslado de la Capital Federal a Viedma, que no era tan absurdo. Lo difícil con un movimiento de este tipo es llevarlo a cabo, ya sea para una partición en dos o en tres pedazos de la mega provincia. Esto tendría que surgir de reflexiones estratégicas dentro del marco de un proyecto a largo plazo conversado entre el parlamento nacional (ambas cámaras) y la legislatura bonaerense. La mayoría de las palabras que usé en la frase anterior, ¿no son acaso incompatible, de toda incompatibilidad, con la esencia de los políticos argentinos? No lo veo…

  • maria

    Interesante, sólo faltaría una ecuación de rentas que sostenga los gastos de las tres provincias. Habría que verlo….

  • GFS

    Rollo, en verdad, lo que los “federales” le están diciendo a los “confederales” es: “no se asusten, chicos, los estados quedarán como resguardo contra el mostro central, no perderán su autonomía.” El argumento no es “creamos los estados para enfrentar al Estado”, sino “aunque creemos el Estado, quedarán los estados”. No es menor.

  • marco rutili

    me parece que mejor es hacer lo contrario.o sea no es que la provincia de buenos aires sea demasiado importante,es que hay provincias cuya existencia no tiene fundamento.por ejemplo las que no les alcanza el presupuesto sino para pagar su propria burocracia.las que no tienen dimension suficiente para expresar una clase dirigente y una oposicion al mismo tiempo y por eso terminan siendo mas que provincias califatos o feudos.bien podriamos tener 5 provincias como australia..ahorrariamos un dineral en sueldos de empleados publicos y politica.ademas ahora que las distancias no son un problema gracias a las modernas comunicaciones.el mundo es cada vez mas chico.

  • Manuuu

    Estaría muy bueno. En primer lugar, es muy cierta la falta de identidad provincial. Nos enteramos del gentilicio por el “Manual del Alumno Bonaerense” de Kapelusz. El interior de la provincia nada tiene que ver (ni quiere tener que ver) con el conurbano. Lo del senado tiene que ver con el federalismo, y es un contrapeso para equiparar a las provincias menos pobladas. Apoyo la moción, como necochense ¿o debo decir “tierradelindiano”?. Felicitaciones por el blog.

  • Salvador Estado

    No podemos “limpiar” el Riachuelo porque hay tres jurisdicciones ¿te imaginas con cuatro? No quiero pensar lo que va a decir el gobernador de tu provincia atlantica de los productores agropecuarios de tu provincia del norte cuando se inunde el salado.
    Si nos ocuparamos que los hmbres hicieran funcionar las instituciones que tenemos no necesitariamos elucubrar otras, que despues de todo tambien van a depender de hombres que las hagan funcionar.

  • dangerold

    Menem lo propuso por razones políticas. el excelente libro de Gerchunoff sobre el período 1870-1905 es ilustrativo acerca d ela inviabilidad económico-financiera de este engendro desde aquella época.dardo rocha era un duhalde cualquiera, al igual que pellegrini que devaluo, pesifico, suspendio 90 dias los pagos, cerro bancos y todo proque el banco provincia desfondo al pais, que tambien contribuyo con lo suyo

  • enrique

    Señores Bonaerenses. la situacion que se describe fue creada a lo largo de muchas decadas.
    Condiciones beneficiosas concentraron la poblacion en Buenos Aires y conourbano. Ud. lo permitieron.
    Cuando nosotros, gente del interior pediamos igual trato para deterner la migracion, miraron para otro lado.
    En la epoca de vacas gordas, llamaban a gritos a la mano de obra barata de paraguayos, bolivianos y provincianos.
    Nunca dejaron que las empresas se acentaran en otro lugar. lobby para BS. AS.
    Ahora es tiempo de hacerse cargo, o despoblar buenos aires.
    En el senado NO dejaremos que licuen el poder de las provincias mas chicas,(agregando senadores de buenos aires) para que Uds sigan de joda. si no les guste, mudense al sur que esta despoblado.
    Yo propongo que hagan otro pais, si les gusta vivir a todos apretados.