¿Qué tiene de malo el dólar de 6-7-8? (para nerds)

 

Alguna vez escribimos sobre el mejor control de cambios. Proponíamos allí un desdoblamiento con todas las de la ley: comercial controlado, y un dólar “libre” con la oferta y la demanda. Desde entonces nos seguimos preguntando cuál sería el problema con un esquema así. Y seguimos preguntándonos ese tipo de cosas.

En su momento anotamos 5 beneficios. Añado un sexto, quizás más importante. En un sistema de doble mercado cambiario, es posible tener apreciaciones o depreciaciones del “financiero” (por encima o por debajo del comercial) sin que eso afecte la competitividad.  Con dólar desdoblado, los vaivenes en los mercados de capitales (se pone de moda un país o, al contrario, golpea una crisis rusa) no tienen efecto sobre el tipo de cambio y por lo tanto tampoco sobre la rentabilidad. En otras palabras: no hay ni (1) “enfermedad holandesa financiera” — esa pérdida de competitividad que padecen países como Brasil cuando dejan apreciar su moneda ante una gran demanda por reales, ni (2) “overshooting” del tipo de cambio (con sus temores inflacionarios) ante fuga de capitales.

En ese sistema ideal, el comercial se manejaría teniendo en cuenta competitividad e inflación, y la política monetaria sería suficientemente prudente como para que el “financiero” no vuele, sino que tan sólo fluctúe con brechas positivas o negativas alrededor del comercial. Sinceramente, de momento no se me ocurren desventajas de un sistema así, en el que el financiero es simplemente más volátil, aunque no siempre más alto, que el comercial.

La Argentina actual se aparta bastante de ese sistema ideal. En primer lugar, por la ilegalidad del “financiero”, parcialmente neutralizada por la existencia del “contado con liqui”. Eso sería fácil de solucionar si le hiciéramos caso a Roosevelt: no hay nada a qué temerle más que al miedo mismo — sigo sin entender por qué en la Argentina no se legaliza el mercado de cambios financiero.

Una segunda diferencia, más relevante, entre el sistema argentino y un control de cambios “ideal”: como casi todos los controles de cambios realmente existentes, el dólar financiero es sistemáticamente superior al comercial. Es que habitualmente se llega a un control de cambios porque hay una corrida contra la moneda local. La corrida puede aparecer por dos motivos, quizá en combinación: (1) desequilibrio monetario: demasiada emisión, el público rechaza los pesos y busca los dólares; (2) desequilibrio “real”: se considera que el tipo de cambio real no es competitivo, por lo tanto se teme una devaluación.

Si el control de cambios es una respuesta a (2), como creemos que fue en la Argentina, obviamente el desdoblamiento no resuelve el problema. El cepo evita la caída de las reservas, pero no le hace nada al problema de competitividad que generó la corrida. Una brecha alta generada por un problema irresuelto de competitividad y que se mantiene constante en el tiempo, o incluso crece, puede no ser causa de problemas ulteriores pero sí el síntoma de que algo falla: la rentabilidad de producir en el país es una que, según la opinión (muchas veces discutible) de los mercados financieros, a la larga genera desempleo o –en ausencia de medidas proteccionistas– desequilibrios comerciales.

Me queda menos clara la situación si el problema original es uno de exceso de emisión sin dificultades de competitividad. Creo que de todos modos puede argumentarse que una brecha cambiaria alta resultado de un exceso de emisión indica un problema de competitividad. Veamos: el Banco Central está emitiendo mucho, pero el público no quiere ese dinero y lo quiere cambiar por dólares, a pesar de que el “tipo de cambio real” es sostenible. Como el Banco Central no quiere perder reservas ni que se produzca una devaluación, cierra la ventanilla y desdobla el mercado cambiario. El valor anterior (digamos, $4) se mantiene sólo para el comercial, pero aparece un “financiero” más alto.

Creo que también en este caso la brecha indicaría un problema de competitividad. Si el tipo de cambio real original era de equilibrio, entonces para que el tipo de cambio real sea de equilbirio tras el control de cambios tiene que ser cierto que la emisión y el dólar financiero más alto no generaron *ningún* aumento en el nivel de precios internos, porque si lo generaron y el comercial sigue en $4 hubo apreciación real. Me cuesta pensar que los precios no van a reaccionar a la emisión, aunque puedan ser misteriosos los mecanismos: quizás la emisión influye sobre los precios por un efecto “riqueza” de los tenedores de dólares, ahora más ricos, que van al financiero a conseguir pesos para conseguir durables; quizás el aumento del valor en pesos de activos dolarizados (digamos, propiedades) impacta sobre las rentas y por lo tanto sobre los costos de producción. Si estos u otros factores transmiten el impulso monetario a los precios, el tipo de cambio real tras el control es más bajo que el original; si el original estaba bien, la brecha está indicando ahora un problema de competitividad.

¿Cuál de estos dos casos representa mejor a la Argentina? Acaso una combinación de los dos. En el momento inicial probablemente la cuestión de “tipo de cambio real insostenible” que llevó a una expectativa de devaluación y al cepo del mes 11 del año 11. Luego, emisiones que generan o acompañan una inflación más rápida que la del dólar comercial.

Resumen, que se hizo muy largo: no me quedan claros los problemas de un control cambiario ideal. Pero sí entiendo que la existencia, persistencia o ampliación de una brecha cambiaria es un síntoma de que algo anda mal con el tipo de cambio real o, lo que es lo mismo, con la competitividad. Por extensión: cuanto más alta la brecha, mayores las dificultades de competitividad. Por extensión: el dólar de 6-7-8 nos está diciendo a los gritos que tenemos un problema.

  • pollo campero

    Te olvidás un par de detalles: Desdoblar el tipo de cambio va en contra de las reglas de la OMC. Nos querés dejar afuera del mundo?
    Segundo: con dolar comercial “pisado”, sumado a las retenciones a las exportaciones, te pensás que alguna actividad exportadora queda en pie?
    Lo que porponés ya se hizo en argentina varias veces con resultados lamentablemente conocidos. Por que no dejan de inventar pavadas ya inventadas hacemos lo que se sabe que funciona? Ley y orden, estabilidad y libertad económica.

    • comentarista

       ¡pero!, …¿hoy en día no esta ya “pisado” el TC para el campo?

  • Mariano H.

    ¿Por qué es para nerds, por que no mencionás a Messi? Si esto es lo más “nerd” que se te ocurrió, agarrá un diccionario y “Economía para principiantes”…

    • Santiago

      Quizás porque se tocan temas de economía monetaria/internacional y un estudiante de economía no ve esos temas hasta tercer o cuarto año. Un libro introductorio de macroeconomía no habla de cosas como sistemas de tipo de cambio múltiples. Y este blog creo que no está dedicado exclusivamente a economistas.

  • DC

    Otro punto importante:  La inversión, principalmente la extranjera directa se puede ver afectada ante esa volatilidad/incertidumbre que te va generar el tc financiero.  El objetivo de una empresa multinacional es generar dividendos y, en algún momento, remitirlos al exterior si es que no observa inversiones en el pais que le permitan generar un mayor valor agregado para sus accionistas. 
    Ahora bien, con un cambio comercial y otro financiero automáticamente el flujo que se le genera “comercialmente” en el país habrá que afectarlo por ese diferencial cambiario en caso de que quiera tener realmente noción de cuanto vale ese valor en caso de que quisiera analizar la alternativa de remitir esa utilidad e invertirla en otro lado. 
    Según tu óptica Lucas ese tc financiero puede ser positivo o negativo según las circunstancias del momento/política monetaria. Ahora bien si yo multinacional tengo que tomar una decisión de inversión hoy y le agregó más incertidumbre  le aumento la tasa de descuento al proyecto por mayor volatilidad/incertidumbre/riesgo de proyecto para paliar una eventual situación donde justamente el TC financiero no me juegue a favor.
    En síntesis:  puede ser que con la inversión ya hundida esta situación de doble cambio renegere reinversión en el sistema productivo porque no te queda otra; ahora creo que salvo que ese tc financiero sea muy poco volátil (dudo por el historial argentino y más con más de un tc) terminaste aumentando el riesgo de los proyectos y espantando capitales que cada vez te van a exigir más rentabilidad…

  • MauroG

    Haciendo algunas cuentas:
    En 2008 se necesitaban 0.56 reales para comprar 1 peso argentino.  En aquel momento el tipo de cambio del mercado único y libre de cambios era de 3.15 pesos por dólar. 
    Desde aquel momento hasta la fecha la inflación en moneda doméstica en Brasil acumula una suba del 31%.
    Recordando la ecuación de la PPA relativa (Et/Et-1)=(P*t/P*t-1)/(Pt/Pt-1) y su robustez estadística para proyectar el tipo de cambio en el largo plazo se me ocurrió revisarla para ver sus predicciones.
    Si tomaramos una inflación promedio anual de 10.5% en nuestro país para los 5 años en análisis obtendríamos que el tipo de cambio que predice la ecuación en función de la depreciación de la moneda brasilera, la inflación en Argentina y la inflación en Brasil, sería hoy de 4.64 pesos por dólar.
    Haciendo el ejercicio con una inflación promedio anual de 20%, el tipo de cambio hoy debería ser 7 pesos por dólar.
    Si se realizara el cálculo respecto las monedas e inflación de nuestros principales socios comerciales (90% de la muestra total) y se ponderaran los resultados respecto al “peso específico” que tienen cada uno en nuestra balanza comercial llegaríamos a un resultado de 4.89 para la primer hipótesis y 7.54 para la segunda.

    • comentarista

       Esto podría significar que… ¡el gobierno cree los datos del INDEC!

  • TS

    Buenas, yo creo que un desdoblamiento cambiario es siempre desprolijo y con consecuencias impredecibles.

    Por ejemplo hoy en la argentina tenemos dos tipos de cambio referenciales, el oficial y el paralelo, todos los demás tipos que se puedan inventar van en referencia a esos dos.
    Ahora, si uno dice quiero controlar el oficial para no hechar leña a la inflación y deja un paralelo libre, eventualmente vas a tener inflación  porque por mas que la economía se pesifique a la fuerza, las utilidades siempre se calculan en monedas duras para cualquier empresa de mediano o gran tamaño. Entonces tenemos un seguimiento de los precios para mantener las utilidades, y esas utilidades se calculan -en la cabeza del empresario- en el tipo de cambio que genera el libre mercado, que hoy seria algo como el paralelo (aunque tampoco es libre, ni un mercado desarrollado lo suficiente, pero es referencial como dije al principio).Soy una persona que cree que cuanto mas simples y mas transparentes son las cosas en la economía, mejor resultado dan. Así que el desdoblamiento cambiario me parece una idea poco acertada, pero siempre se puede estar equivocado.
    Quiero decir que este blog me parece excelente, aunque la palabra nerd puede dar la impresión equivocada de superioridad  o soberbia o alguna adjetivo que no me sale.

  • skepsis

    El desdoblamiento ya fue experimentado en la época de Alfonsín. También hubo cepo -estricto- aunque no bajo ese nombre. De hecho este país carece de imaginación… De todos modos: valdría la pena echar un vistazo a cómo funcionó en vez de conjeturar completamente en seco, no?