Avance hacia el pasado, a paso redoblado

 

Una gracia de Marcelo Falak que tengo derecho a reproducir completa:

El país estaba llegando a un punto en que era imposible contraer las importaciones sin alterar la producción local, que obtenía del exterior muchos de sus insumos (…). El Gobierno debió ser más selectivo en la asignación de divisas y gradualmente fue forzando el sistema de permisos de cambio que regulaba la obtención de bienes extranjeros (…). La industria (…) sufrió con la intensificación de esos controles. Los empresarios industriales se quejaban por las dificultades para importar maquinarias y materias primas, dificultades que también eran reconocidas por el Gobierno (…). El Gobierno parecía por fin reaccionar ante las presiones inflacionarias (…). Las autoridades económicas no podían evitar que la insuficiencia de dólares se reflejara en su precio, salvo que quisieran llevar el sistema de permisos a extremos inmanejables (…). Para algunos peronistas, la inflación era un mal necesario, si es que realmente lo consideraban un mal. El aumento de los precios era visto como el único instrumento poderoso de redistribución de ingresos que no chocaba con las normas constitucionales ni con la jurisprudencia (existía un antiguo fallo de la Corte Suprema que declaraba atentatorio contra la propiedad privada una tasa impositiva ‘excesiva’).

La cita anterior, extensa y maliciosamente plena de puntos suspensivos para evitar que el lector imagine antes de lo deseado de qué hablan los autores, no se refiere a la Argentina de abril de 2013. Pablo Gerchunoff y Lucas Llach (El ciclo de la ilusión y el desencanto. Un siglo de políticas económicas argentinas, Ariel, 1998, páginas 205 a 207) refieren, en cambio, a un proceso histórico el que hoy pueden sacarse enseñanzas valiosas: el agotamiento del modelo clásico del peronismo a fines de la década de 1940 y principios de la de 1950.

En lo que sigue del artículo (leer aquí) Falak pone el dedo en la llaga: ¿no hay, de nuevo, un problema de “restricción externa” aka “falta de dólares” que puede llevarnos a un problema grave? Próximo post, me preguntaré lo que se preguntan muchos: “¿Explota todo esto?”. Voy adelantando que no sé la respuesta.

  • El perro incendiario

    Sin ser experto, me suena a un clásico argentino “stop & go”. Alguien (además del gobierno) cree que este modelo dejó de ser aplicable a nuestra economía? Se agradece que me iluminen…

  • Alcides Acevedo

    ¿Te quedan dudas Lucas?… La verdad es que nadie entiende nada (empezando por el equipo económico)
    Si me preguntaban yo hubiese dicho que el fin de semana súper largo ibamos a tener anuncios de importancia y “feriado cambiario”… no pasó, ahora tenemos elecciones a la vuelta de la esquina, la verdad es que los próximos meses son impredecibles.
    Las reservas del BCRA siguen cayendo…. lo mismo que la soja… salvo que medie algún milagro de Francisco I la suerte está echada, es cuestión de tiempo.

  • http://twitter.com/s_a_tor Sebastian Torres

    Encima por el incendio de la refineria de Ensenada YPF va a tener que importar más combustible todavía, es evidente que las reservas van a seguir cayendo porque este año van a salir más dolares de los que van a entrar. Y el gobierno aunque lo deseara no puede emitir a menos del 35/40% anual.

  • Martin

    marcelo diamond dixit podria ser…

  • menotti

    hace unos cuantos años leia en un libro de historia economica argentina que el problema recurrente de nuestro pais era el estrangulamiento de divisas…y al final lo supimos conseguir tambien esta vez.

  • Álvaro

    Lucas, por si te interesa acá hay una opinión interesante que leí del tema (sobre si todo va a explotar o no): http://yeyati.blogspot.com.ar/2013/03/esperando-crisis.html. Espero tu próximo post con ansias porque es un tema interesante. Saludos.