¡Inseguridad jurídica en España!

 

El diario El País tiene una especie de sección llamada “Desahucios” (Desahuciar: Despedir el dueño de un piso, local o finca a su inquilino mediante una acción legal). Las noticias dicen que en muchos lugares de España se están suspendiendo los desalojos por falta de pago. En parte, un resultado de varios suicidos de personas a punto de ser desahuciadas.

Hay, además, una particularidad de la ley española respecto a la que existe en muchos estados de USA (no sé si todos), que la hace todavía más dolorosa. En Estados Unidos existió en lo más duro de la crisis el “jingle mail“: mandabas tus llaves por correo al banco si tu casa valía menos que tu deuda y te deshacías de todo ello — la deuda y la casa. En España, en cambio, aunque entregues la propiedad seguís debiendo la diferencia entre la deuda y el valor de la casa.

¿Estamos a favor de la suspensión de los desahucios?

Claro que sí. En realidad, estaríamos mucho más a favor de resolver el problema de la deuda; la suspensión de los desahucios mientras siga una situación extraordinaria es, apenas, atacar los síntomas (que es importante, aclaro con varios Ibuprofeno Matrix en el cuerpo en este instante). La solución menos violenta para la deuda –porque no implicaría cambio alguno en el sistema legal– sería un aumento moderado de la inflación a nivel europeo que licuara los pasivos de Estados, empresas y personas. Digamos: 5% en vez de 2%.

Pero la suspensión de los desahucios (que por ahora ha sido con decisiones judiciales o de los bancos, pero posiblemente se convierta en ley) me hace volver a una vieja discusión sobre el rol de las “reglas de juego”. Una de las explicaciones más típicas del crecimiento económico, llevada a su versión canónica por el reciente libro “Why Nations Fail?” es la “institucional”. En dos palabras: les va bien a los países que cumplen las reglas de juego, les va mal a los que no. Si se cumplen las reglas, los inversores estarán más dispuestos a poner la plata allí, y el país crecerá. Fin.

Obviamente, alterar las reglas de ejecución hipotecaria es un cambio violentísimo de reglas de juego. El prestamista hipotecario deja de tener la garantía de que, como mínimo, recibirá en pago el precio de la propiedad hipotecada. Ahora bien, creo que el caso español lo que muestra es el problema de causalidad que habitualmente tiene la “hipótesis institucional”. ¿A España le está yendo mal porque violó contratos o, al contrario, violó contratos porque le está yendo mal?

El timing en este caso hace muy obvio que se trata de lo segundo: una crisis económica global, que tiene un componente específicamente europeo (asociado al euro, que antes nos parecía una “institución” irreprochable) se ve compelido a romper las reglas de juego. Creo que el institucionalismo cae muchas veces en este pecado. No digo siempre, pero a veces. Argentina 2002 es un caso obvio de ruptura de reglas asociada a una crisis económica que tenía otros motivos. Para dar un ejemplo contrario: el default implícito en la manipulación de un índice de precios que definía el valor de los bonos, en medio del crecimiento de 2007, fue un caso de ruptura de reglas para nada “excusado” por una situación económica compleja. Los mercados parecen reconocer la diferencia: la Argentina tardó un año y medio en tener niveles de riesgos de país normal tras su reestructuración de deuda; tras la manipulación del INDEC, en cambio, ya van más de 5 años con riesgos muy superiores a los de otros países de América Latina.

  • Hector M.

    No es “deshauciar” ni “deshaucio” sino “desahuciar” y “desahucio”. 

  • Peco

    Lucas el problema en España esta siendo moral. Todo surge porque bancos que están siendo ayudados por fondos públicos están desahuciando a gente que en muchos casos engañaron firmando hipotecas con cláusulas abusivas. ¿Que autoridad moral tienen estos bancos para desahuciar a la gente? Discutible. Las reglas del juego se corrompieron por la crisis esta claro, pero también las reglas anteriores propiciaron y han hecho que la actual crisis sea aún mas profunda. Abrazo.

  • Augusto

    Pero que neoclásico que estás….

  • Flavio_pigazzi

    pueden emitir en lugar de endeudarse, aumentar el gasto publico para incrementar el consumo, en lugar de ajustes que reducen el ingreso privado y luego se encadenan con bajas de consumo y de recaudación, tienen niveles de desocupación y recesión para que aunque emitan no suben los precios demasiado, pero van licuando el stock de pasivos estatales y privados y van devaluando suavemente el euro sin caer en default ni devaluaciones bruscas ni recesiones del 25 % del pbi como vivimos en Argentina.

  • Guillermo

    Su ortografía sí que está desahuciada.

  • Jose Menendez

    En los Estados Unidos todos las hipotecas son como las describe Lucas, o sea que si dejás de pagar el banco se queda con tu casa y se acabó el problema. Pero yo recuerdo muy bien que cuando los americanos pagaban intereses del 6% (que parecían extraordinariamente bajos) los españoles pagaban aún menos, alrededor del 3%. Supongo que los bancos prestaban más barato porque su garantía de pago era mayor (me quedo con tu casa y además te corro hasta el fin del mundo). La economía no es un juego moral, y está bien que se cambien las reglas de juego en España si esto les permite salir del pozo, pero entre los bancos y los ciudadanos que tomaron los préstamos no me quedo con ninguno…

    • Drokba

      Ni a) ni b). En primer lugar, los estados que tienen esa regla (walk away) son menos de la mitad. Alaska, Arizona, Arkansas, California, Colorado, District of Columbia (Washington DC), Georgia, Hawaii, Idaho, Mississippi, Missouri, Montana, Nevada, New Hampshire, Oregon, Tennessee, Texas, Virginia, Washington, West Virginia.
      Por otro lado, la tasa de interes en España y en Europa era la libor más un diferencial, que en general dependía del banco. Pero al final del día, el tema era el nivel de la libor. Cuando se prestaba muy barato, estaba cerca del 3%, pero no siempre.  

      • Jose Menendez

        Tenés razón con a). Pero en la práctica el efecto es pequeño. El único estado importante con burbuja inmobiliaria y “deficiency laws” es Florida, y aún ahí no se han registrado muchos episodios, primero porque el monto de la diferencia no se basa en el valor nominal sino en el de mercado, que es algo que puede disputarse en juicio, y luego porque te hacés una bancarrota Chapter 7 y chau.
        De hecho, del tema de la “dación en pago”, primera página de los diarios españoles desde hace meses, prácticamente no se ha hablado en la prensa americana desde que explotó la crisis.En cuanto a b), libor o no libor, yo ví con mis propios ojos hipotecas al 3% en Sevilla cuando ese interés era imposible de encontrar en los EEUU. Ahora bien, es posible que el motivo sea otro, y que los bancos españoles sean (o hayan sido) más eficientes o más estúpidos a la hora de calcular sus costos…

  • Ignorantem economicus

    charly decia “estamos como el amor que se hecha a perder, violamos todo lo que amamos para vivir…”. obviamente hay que cambiar las reglas cuando se llega a estos lugares en que la mayoría de la población se va a ver perjudicada. el desastre moral fue cuando, en un exceso de liberalismo, aceptaron que los créditos fueran superiores al 100% del valor de las casas y estas no fueran respaldo por el 100% de la deuda. me gustaría saber vuestra opinión ya que para mi es uno de los ejemplos más claros de que los mercados necesitan regulaciones sin las cuales se generan graves desequilibrios y crisis. 

  • Luis Sotomayor

    Lucas, primero aclaremos cual es el “Año 0″ de seguridad juridica desde donde estamos comparando. Por que sin ser un estudioso de la historia económica, se me ocurren varios cambios de reglas de juego en países centrales de los 70 para aca. Lo de si cumple las reglas los inversores… esta bien en la teoría, pero en la practica? Ah, tal vez si no solo rompes las reglas sino que tambien tenes el poder de reescribirlas, quiza sea otro cantar. Si, de acuerdo, para ser un pais de la mitad del tarro para abajo, hemos roto muchas reglas en poco tiempo. En principio esta mal, pero no se si cuan directa es la relacion. Lei la intro del libro que mencionas, cuando lo comentaste en otro post. Me parecio un poco simplista. Creo que siempre se juegan, a la vez, variables economicas y politicas. Mi “creencia” es que las segundas definen a las primeras.

    Saludos!

  • Pepe

    Si da lo misma pagar o no pagar, mis hijos no trendrán préstamos para comprar sus viviendas.

  • http://twitter.com/_Cazador_ Advocatus

    La “seguridad jurídica” es una construcción supuestamente técnica que no debería existir. Hablar de seguridad jurídica es plantear que alguien reclama por sus intereses, y ese reclamo puede o no estar basado en derecho y puede o no ser mejor que otro derecho. Y que una resolución judicial (o administrativa) tenga que ser “previsible” no significa que de ante mano se debe conocer.