¿Hay que castigar la comida chatarra?

 

Rafael Correa está a favor. Juan Cabandié también.

Yo también. O, mejor dicho: estoy a favor de que la política tributaria sesgue los precios a favor de la comida saludable y en contra de la que hace mal. “Impuestos” suena mal, porque se mezclan inevitablemente el afán por recaudar con el propósito de dar un empujoncito para que se coma mejor.

Pensémoslo de otra manera: subsidio a la comida saludable (por ejemplo, a través de tarjetas, en particular de la Asignación Universal por Hijo). Todo subsidio debe ser financiado, claro; seguramente un 0,1% de aumento en el IVA alcance para bajar el precio de la comida saludable. En términos netos, el Estado no estaría ni aumentando ni bajando los impuestos: da por un lado lo que quita por otro.

¿Por qué, siendo liberales, estamos a favor de un sesgo pro-comida saludable en la política tributaria? Al menos cuatro motivos:

(1) Los costos de salud no están totalmente internatlizados por los individuos. Las personas saludables subsidian (sea por el sistema público o por el seguro privado) a las menos saludables. Estamos a favor de ese subsidio, es una de las esencias de nuestra comunidad. Pero tiene lógica que nos exijamos los unos a los otros cuidarnos un poco, ya que nos estamos subsidiando los unos a los otros. En mi mundo ideal, sólo estarían exentos quienes no tengan ningún seguro de salud y se comprometan a no usar jamás la salud pública. Pueden llenar aquel formulario y le devolvemos el 0,1% de IVA.

(2) Los niños no saben elegir. Una persona de 18 años tendría derecho, creo yo, a enojarse con sus padres si está lleno de caries y lo alimentaron toda su vida sólo con caramelos, aunque él se los hubiese pedido.

(3) Hay un evidente problema de información. Por supuesto que hay discusiones entre los profesionales de la salud, pero algunos consensos hay y no está claro que la gente los sepa. “Información imperfecta” es uno de los argumentos más antiguos y convincentes a favor de la intervención estatal. Sí, podría compensarse esta parte con una etiqueta: ESTO CONTIENE GRASAS TRANS, QUE HACEN MUY MAL. También estamos a favor de eso.

(4) La publicidad sesga en alguna medida las preferencias de las personas en contra de los alimentos saludables, porque hay una cierta asociación (no perfecta, claro) entre alimentos que tienen marca, o expendedores de alimento que tienen marca, y lo mal que hacen. ¿Quién va a hacer propaganda de un kilo de carne picada (¡que hace bien!) o de brócoli? Nadie, porque por diversos motivos la producción y distribución está mucho más desconcentrada. El subsidio a la comida saludable compensaría, en parte, ese sesgo en contra que tiene el alimento natural.

No es un tema irrelevante: la obesidad mata hoy mucho más que la desnutrición. Y la incidencia del sobrepeso infantil, en la Argentina, es del 40%.

  • Manu

    “¿Por qué, siendo liberales, estamos a favor de un sesgo pro-comida saludable en la política tributaria?”
    Fácil. Porque no sos liberal. Lo que no logro entender es por qué te llamás a vos mismo liberal estando ese término tan mal visto, y no te llamás como lo que sos, un socialdemócrata, estando el término bien visto.
    Es una mala estrategia de marketing? O es muy buena y no la estoy entendiendo?

    • Ex Ayatollah

      Porque el liberal no necesariamente es un loco que está en contra de todos los impuestos y todas las intervenciones estatales. El post hasta tiene excesos liberales bastante ridículos como el que dice “En mi mundo ideal, sólo estarían exentos quienes no tengan ningún seguro
      de salud y se comprometan a no usar jamás la salud pública”. Está bien que (disclaimereemos) uno es más bien socialista pero hasta para un liberal eso es un exceso de amor al indivudualismo.

    • Julio Argentino

      En Argentina tanto derechas como izquierdas, al igual que vos, entienden el liberalismo en términos de la eliminación de prácticamente toda intervención estatal y casi todo impuesto, y en términos de una fe ciega y pre-científica en la autonomía del individuo y sus deseos. Es un error. Cualquiera que conozca la tradición liberal de Mill a Rawls lo sabe: liberalismo no es sinónimo de libertarianismo minárquico (aunque el libertarianismo minárquico sea una forma de liberalismo). Fijate cómo se usa la palabra en EEUU, o mirá también las políticas del Partido Liberal de Trudeau en Canadá o varias propuestas de los LibDems británicos.

      • Blas

        Es cierto que el liberalismo no teme las iintervenciones estatales cconforme al mercado. Pero estas deben dejar amplio espacio a la libertad de acción de los individuos. No podes usar los impuestos para inducir un comportamiento que le gusta al mandatario. O es evidentemente un peligro social como la droga o e ejercicio ilegal de la medicina y entonces se prohibe o dejas que el ciudadano elija lo que más crea conveniente. No es liberal ponerle impuestos al vino para que haya menos cirroticos.

    • Martin

      Totalmente de acuerdo con Manu.
      No sos liberal. El liberal deja que la gente coma lo que quiera. Y en todo caso, come ya señalaron antes, la comics sans ya es mas barata.

  • PatoRC

    Coincido ampliamente. Es más, el subsidio se paga solo: gente mejor alimentada, gente más sana, menos gasto público en salud.

    • Manu

      No hace falta nada de eso para gastar menos en salud. Simplemente hay que dejar de gastar y que cada quién se pague lo suyo.

    • Blas

      Si supieras cuanto demás se gasta en salud ….

  • Blas

    Obligamoa a comer comida sana para que lleguen amargados a los 80 años con demencia senil y como solución implementamos la eutanasia a los 70. Deja que cada uno se mate como más le gusta.

    • Santi

      Si comes toda la vida alimentacion saludable, las probabilidades de llegar a los 80 años senil son pocas.

      • Facundo

        Como dice un compañero de oficina, ¿quién se quiere morir sano?

      • Blas

        Si claro, porque está demostrado que la demencia senil está relacionado con la comida chatarra.

  • labonet

    Seguros de salud individuales con un scoring de riesgo: obesidad, colesterol alto, tabaquismo, vida sedentaria, hipertensión, etc te van aumentando la cuota. El que elige la vida sana, se beneficia con un seguro más barato. El que no, paga su propìo riesgo.

  • chrystto

    La comida saludable es más barata que la comida chatarra. Compara un kilo de fruta con un kilo de snacks o un kilo de carne picada con un kilo de hamburguesas o panchos. Es un tema de información, hábito y también fiaca.

  • @Sinopeus

    Por que solo en materia alimentaria? Con la misma logica habria que castigar tributariamente al que mira futbol, escucha a Calamaro o vota peronismo. Creo que este segmento fue manipulado desde chico, le falta informacion, es presa de la publicidad y -sobre todo- con su conducta se hacen daño a sí mismos y a sus compatriotas.

  • Alejandro

    Y cual seria una medida justa: %grasas trans, calorías?. Como lo medirías en un restaurante? Yo creo que está buena la idea, pero el tema es como implementarla para que sea eficiente.

  • Zorba

    Disculpe Sr. Llach
    Siendo uno de los millones de argentinos que sostiene este país comprando bienes y servicios que se produce acá con los costos impositivos incluidos,(no son las empresas las que pagan o sufren los impuestos sino el común de la gente, las empresa lo suman al costo y en el mejor de los casos se lo deposita al estado), si quiere que la gente se alimente de forma saludable en vez de poner un impuesto, pide que se lo saquen a los alimentos saludable, piensa por un segundo que hasta el pan tiene una componente impositiva mayor al 20%.
    Desde ya muchas gracias.
    Saludos.

    • Elsurexiste

      Ese es un razonamiento equivocado. Supongamos el siguiente planteo, que no creo que te cueste trabajo: los avaros empresarios intentan cobrar el máximo precio posible. ¿Que pasa si aparece un nuevo impuesto y lo traslada al precio directamente? El precio es más caro de lo que debiera y el avaro empresario empieza a perder ganancia… para ser un tipo avaro, decide ganar menos plata… ¿Cómo explicás eso? (a) el empresario era al final un buen tipo que no estaba cobrando el máximo precio posible, (b) un empresario siempre prefiere vender mucho antes que poco, así que evitará subir el precio y absorberá el costo del impuesto, o (c) el comerciante comienza a evadir impuestos para evitar subir el precio y provocar el problema.

      Te falta calle y microeconomía. Hablá con tu kioskero y leé el Varian, respectivamente.

      • Facundo

        Zorba no está muy equivocado. Aunque la economía usa unos análisis muy rudimentarios, en microecomía dicen que si la demanda es inelástica (como los alimentos) el impuesto lo paga en su mayor parte la demanda.

  • carlos

    Quien puede decirle a los habitantes de Buenos Aires, que la mezcla de hormigón armado y canto rodado, se deteriora y ello implica que los edificios de Bs. As. sucumbirán en los próximos 30 o 60 años.

  • Pablo

    Totalmente de acuerdo con el espíritu del post. Pero el argumento de los costos para la salud pública no parece tan convincente. Si evitamos las muertes que produce la obesidad, probablemente esas muertes se deban, algunos años más tarde, a enfermedades que también tienen su carga para la salud pública, alguna de las cuales pueden ser bastante más costosas de tratar, como por ejemplo el alzheimer. Por supuesto que queremos que la gente viva más y mejor, y en esto la alimentación es una ingrediente importante, pero no veo grandes ahorros fiscales detrás de este tipo de iniciativas.

  • Zorba

    Si no se nada de economía, pero para un empresario los impuestos son costos. Luego observen la curva de oferta.
    Por otro lado los precios no tienen nada que ver con los costos, el precio no lo fija el empresario avaro sino el consumidor.
    Estos conceptos no son aptos para los economistas argentinos, (mas cuando para resolver algo solo pueden pensar en aumentar impuestos) y menos para los recibidos en la UBA, por eso acá no se nada de economía
    Saludos.