¿Y si volvemos a 2011?

 

En 2011 el gobierno estaba ante un dilema: devaluar o poner control de cambios. Decidió poner control de cambios. Ahora decidió devaluar. Una manera de leer mi propuesta de unificación cambiaria es: che, el gobierno se arrepintió. Se dio cuenta de que en el balance de costos y beneficios era mejor devaluar que el control de cambios.

Si fuera así, lo correcto no es sólo devaluar. Es devaluar y unificar. Y, creo, es perfectamente posible.