UNEN y el dilema de la Gran Coalición

 

Grosse Frau, Grosse Koalitzion

La encuesta de Poliarquía puede ser leída de dos maneras por el gorilaje espacio no peronista. Una de ellas es que, con 16%, Macri es el único candidato no peronista competitivo; otra es que el “conglomerado de centro izquierda progresista radical-socialista-solanista-you-name-it” suma probablemente más que los 25% de Massa (la versión online le da 9% a Binner, 8% a Cobos, 6% a Carrió, para un total de 23%; pero hay un “Otros” de 15%, y seguramente allí están Alfonsín, Sanz o Solanas, que aparecen con algunos votos en una eventual primaria).

En todo caso: está instalado el debate sobre si el –llamémoslo así– UNEN debería o no juntarse con Macri. Concretamente: si debería haber una primaria con Macri como uno de los contendientes. El motivo es bastante sencillo: tratar de ganar una elección.

Ya que formo parte del gorilaje espacio no peronista, quería dejar constancia de que estoy de acuerdo con lo que parece ser la posición actual de varios líderes de UNEN, incluido Binner: esperar que se aclare el panorma, sin descartar por completo, de momento, esa posibilidad. Uno de mis argumentos para no oponerme a una eventual primaria PRO-UNEN es: pasa en las mejores familias.

Por ejemplo: la Gran Coalición de Alemania, que ya tuvo lugar tres veces durante la presidencia de Merkel y que es aproximadamente lo de acá pero con otro nombre. Demócrata-cristianos y social-demócratas. El macrismo y el UNENismo son más o menos eso, respectivamente (Claro que los unos tendrán un ala estrictamente conservadora y los otros un ala socialista-auténtica, pero eso también pasa en las mejores familias). Es cierto que en Alemania hay un sistema parlamentario, pero no estoy seguro de que nuestro presidencialismo sea un obstáculo insuperable.

Seguramente la pata izquierda (no muy izquierda, okey) de esa coalición, el UNEN, tendrá algún conflicto con su dedo meñique izquierdo, que impugnaría la posibilidad de una coalición con Macri. También eso pasa en Alemania: el Partido de la Izquierda quedó afuera de la coalición. Esa (auto)exclusión se llama (porque está todo inventado) cordon sanitaire.

A la tercera Grosse Koalitzion con Merkel como canciller, iniciada hace unos meses, se la apodó cariñosamente GroKo. Groko fue votada “palabra alemana del año” en 2013.

  • Hector M.

    La Grosse Frau en este caso seria aun más grosse que la Merkel. Lilita, como Angela, ella también es partidaria de una Grosse Koalition, pero solo antes de que dicha coalición surja. Una vez que surja empezará a enviar dardos mortales a todos los miembros de la coalición, con el inocultado objetivo de demolerla en aras de la pureza ideológica y la consagración de sí misma. Que le vamos a hacer: como en el escorpión de la fábula, la demolición del aliado está en su naturaleza.

    Luego de este venteo expresionista me permitiré probablemente un comentario más sustancial.

  • polichancho

    Alemania es un sistema parlamentario. O sea, Merkel no gana elecciones y se convierte en en poder ejecutivo. en un sistema parlamentario, los partidos ganan bancas, y las bancas son el poder real. Entonces se ponen de acuerdo en elegir quienes se sientan en el poder ejecutivo.

    Por eso se tienen que poner de acuerdo. Si dejan de estar de acuerdo, Merkel se va, y eligen a otro.

    Acá eso no existe. El que gana la elección controla el poder ejecutivo, y no necesita ponerse de acuerdo con nadie. Si al parlamento no le gusta el presidente, no corta ni pincha. Se la tiene que comer.

    Por eso comparar una coalición en Argentina, con una coalición en un país europeo es absurdo.

    Acá si hay una coalición, el único que gana es el que va para presidente. El otro no gana nada, como aprendió el Chacho Álvarez, y Cobos.
    Si se arruina la coalición, no pasa nada. El que no está de acuerdo se vá. Al presidente le chupa un esferoide.

    • Titán

      Le erraste feo en algunos aspectos, de acá a Australia. En Argentina está la elección a presidente, pero eso no te garantiza gobernabilidad. Las provincias, con la maldita distribución de tres senadores (uno por la minoría) conforman ya de antemano cual será la línea a seguir en el congreso. Preguntale a Alfonsín como le fue después de la derrota en 1.987. Todas las reformas necesarias que se tendrían que haber hecho fueron sistemáticamente bloqueadas.
      Acá, lamentablemente, las bancas son el poder real. Ni hablar de los caciques del conurbano, de los tiranos provinciales, del sindicalismo, de los peronchos, ¿sigo?
      Es cierto por otro lado que las elecciones en cualquier país europeo, siendo todos parlamentarios, son incomparables desde el punto de vista presidencial. La coalición en nuestro país solo podria servir para meter leales en el congreso, nada más.

      • Miguel Cauhepe

        Correcto: este razonamiento deberia ser otro tema a consensuar. Igual seria dificil pues los intereses afectados (los nombra Titan) se resistirian. Pero no hay que darse vencido antes de dar la pelea

      • labonet

        No estoy de acuerdo. Lamentablemente “las bancas” no son el poder real y ni siquiera son algo parecido al poder (pese a que supuestamente representan ni más ni menos que la soberana voluntad del pueblo) porque de esa manera podría abrigarse la esperanza de cambio en una elección. Hasta que no se cambie la ley electoral y no se avance hacia la democratización de la política -que a mi modo de ver sería posible solo con la implementación de un sistema de elección por distritos uninominales- y se siga con la infame lista sábana, las famosas bancas representan a los caciques partidarios (caudillos provinciales y municipales del conurbano) y mafiosos sindicales, pero no al ciudadano votante. Es decir, el resultado de las elecciones y la composición de las cámaras del Congreso queda reducido a una puja/negociación entre aquellos que manejan “Cajas” (única razón de ser, aparentemente, de la política argentina).

  • Hector M.

    El principal problema de un proximo gobierno va a ser volver a integrarse al mundo. También hay otros desafios, por supuesto, pero ese es el principal ya que de él dependen muchos otros que vendrían por añadidura o consecuencia de aquel. Integrarse al mundo quiere decir integrarse a la economía capitalista globalizada; subrayar capitalista, please. Esto significa que ese gobierno deberá saberse conquistar a la gran masa del pueblo atrayendo al capital. Mantener el consenso interno pese a los dolorosos ajustes que habrá que hacer luego de la calamitosa década larga que para entonces habrá llegado a su esperable y desastroso final. Mantener el consenso interno y crear un modicum de seguridad jurídica y de confianza (me refiero a confianza de los mercados financieros mundiales, otras confianzas son bienvenidas pero relativamente irrelevantes). Un coro cacofónico donde los solistas principales canten en diferentes tonos, desde un extremo nacionalismo ambientalista como el de Pino hasta un liberalismo light tipo Lousteau pasando por el engolado juridicismo formal de los radichas (que viene mezclado con una concepción económica confusamente medio-pelista con tufo populista concertador), difícilmente resulte un coctel atractivo para atraer inversiones de largo plazo.
    Sin embargo, mi opinión es que deberían esforzarse y hacerlo. Aunque ahora desensillen como aconseja Lucas, en pocos meses deberán lograr una postura coherente, en lo posible con Macri pero incluso sin él. Lo fundamental es ofrecer un compromiso serio con la economía global, y la priorización de las cosas que son realmente prioritarias, como la seguridad jurídica, la seguridad ciudadana (incluyendo la lucha contra el narco), el ajuste fiscal, una política monetaria sólida y con la cual estén de acuerdo todos (la estabilidad macro no se toca), esquemas realistas para empezar a revertir la catástrofe energética, etc. Todo ello condimentado con un “retorno a Occidente” en política exterior y una política vigorosa para resucitar la educación (posiblemente enfatizando un “back to basics” en materia escolar: la escuela está para aprender, no para contener), y todo ello “sabiéndose conquistar a la gran masa del pueblo” para que el populorum no chille durante la necesaria transición.
    Tener una social-democracia que se quiera integrar al capitalismo, como en el caso de Chile o Uruguay, sería lo mejor que podría pasar. Integrarse a la globalización es algo muy delicado, que no se puede dejar en manos de los capitalistas. No sé si UNEN estará a la altura de esa tarea.

    • labonet

      Coincido. Respecto a lo último, diría que UNEN podría haber estado a la altura de la tarea (o bien encaminados al menos). Pero ciertamente sus votantes, no. Eso quedó bastante claro en las internas, cuando frente a la opción entre un tipo interesante como Prat-Gay y un dinosaurio como Pino votó como votó.

    • Barricade

      “Esto significa que ese gobierno deberá saberse conquistar a la gran masa del pueblo atrayendo al capital.”

      Consensuar a la gran masa del pueblo atrayendo al capital es imposible. Y más si le agregamos reintegrarnos al mundo. Porque? Simple, porque la gran masa del pueblo busca ganar dinero sin trabajar, busca al Estado dinosaurio benefactor y paternal, busca todo sin hacer nada. Después de 14 años de narcoperonismo kirchnerista, la gente va a tener que acostumbrarse a trabajar para ganarse el sustento y pagar los platos rotos de (otros) diez años largos de populismo. Venga quien venga, la cosa va a seguir jodida en Argentina. Soluciones milagrosas no hay.

  • Flavio Pigazzi

    luego del fracaso con el dólar técnico de 17 pesos, lo que falta es que los consultores económicos nos hagan análisis político-electorales y se pretendan “progres”.

  • Gustavo Garcia

    Tanto Sebreli como Laclau coincidieron en que el dilema es entre Institucionalistas y Populistas. Se me hace un lío bárbaro al intentar ubicar en uno u otro bando los llamados espacios (por vergüenza a definirse como partidos políticos) o los personajes llamados candidatos). No dudaría en llamar a Carrió institucionalista, tal vez a Sanz, y después? Son institucionalistas Mauricio, Massa, el compañero Lancha, Pino, Binner? Who knows?

    • Flavio Pigazzi

      COPIAR Y PEGAR, JAJAJAJAJA……. la gente lee a fernandez diaz y repite “…una única tensión: populistas versus institucionalistas. Y en esa nueva dicotomía se cifraba el destino de la Nación. Sebreli, ubicado en la vereda de enfrente de Laclau, piensa exactamente lo mismo.” http://www.lanacion.com.ar/1680664-el-teorico-que-queria-cambiar-la-democracia

      • Gustavo Garcia

        La nota de FD es muy buena, pero parece Flavio, que usted cree que es el único que lee en este foro. ¿Tenía algo para decir de mi comentario o sólo presumir un conocimiento sobre mí que no tiene?

        • Flavio Pigazzi

          yo solo digo que lo primero que aprendí a hacer en la computadora fue a COPIAR y PEGAR….. pensar pensaba desde mucho antes.

    • labonet

      INSITUCIONALISTAS:
      Carrió, Sanz, Binner: SI
      Scioli, Massa, Pino: NO
      Mauricio: NS/NC

  • Maria

    Solo una pregunta: como harian para gobernar si por un lado unos piensan en q el estado es quien debe ser un facilitador para potenciar la economía e intervenir en salud, educación, vivienda, etc, mientras que los otros piensan que es el sector privado quien los provee??

  • Maria

    quiero decir q no vale solo con llegar al poder, luego hay q gobernar y cada gobierno requiere de unos ciertos apoyos que sino hay acuerdos claros sobre el rumbo de gobierno, esos apoyos se van y debilitan al gobierno, lo cual favorece situaciones de ingobernabilidad y que el peronismo refrescado vuelva al poder diciendo q los demás no saben gobernar. Además de aclarar que las coaliciones en sistemas parlamentarios suelen ser: de gobierno post elecciones para formar gobierno, aqui se plantea coaliciones electorales q no esta claro si podrian ser de gobierno. Es todo mas complicado de lo q parece

  • Barricade

    Macri con Carrió y Solanas? Mirá que lo voté a Mauricio, Lucas… y de onda, no da. Macri es el menemismo versión 2.0 (Adrián Menem tiene un cargo gubernamental, creo que de diputado, por el PRO). Carrió pretende sanear el sistema político, que lo logre es otra cosa, y vos querés subir a un tipo como Macri al carro con el lastre con el que viene?

    Al otro que habría que pegarle una patada en el orto es al viejo con olor a meo de Pino Solanas, que atrasa 70 años. Y hace un par de años su partido no dió quorum para tratar el mínimo no imponible para ganancias.

  • Juez Tedín

    Koalition, no “Koalitzion”.

  • Sentido Común

    MACRI NO ES POLITICO, DEJENSÉ DE
    JODER. EL PRO ES JODA, LA DERECHA, LA REVISTA CARAS, BSAS ANDA SOLA CON TODA LA
    GUITA QUE TIENE.