¿Cuánto pesa el aparato de los intendentes? (II)

 

Ya hablamos sobre esto hace un tiempo, con la hipótesis: el aparato de los intendentes no es para nada decisivo en las elecciones nacionales. Veamos que nos aportan los datos de ayer.

El FPV sacó menos votos que en 2011 en todos los municipios del Gran Buenos Aires. La mayor pérdida de votos fue en Tigre, donde robó Massa. La menor pérdida de votos fue en Lomas de Zamora, donde el intendente Insaurralde era primer candidato a diputado. No llamamos a esto “el peso del aparato”. Bien puede ser que la gente vote a “Sergio” o “Martín” en sus pagos chicos porque son populares, no necesariamente por el “aparato”. Lo mismo puede ser cierto de Almirante Brown, donde “Darío” era el número 2 de la lista. Veamos el cuadrito general de cómo evolucionó el voto del Frente Para la Victoria en 2013 versus 2011. Cada columna indica el *ratio de porcentajes* del FPV entre 2013 y 2011. Por ejemplo: para Tigre el ratio es 27,7: en 2011 el FPV sacó 15,8% y en 2013 Cristina había sacado el 57%. 15,8%/57%=0,277.

¿Por qué elegí 2011 y no 2009 para la comparación? Porque en 2009 la presencia de la candidatura de Sabatella en los partidos del Oeste distorsionaba el cómputo. Lo que muestra el cuadro es que, en promedio de los partidos (línea roja) el kirchnerismo sacó poco más de la mitad de los votos que sacó en 2011: un 54,3% de los que obtuvo en aquella oportunidad.

Primera observación gruesa: sacando los casos muy especiales de Tigre y Lomas, en los demás partidos los votos obtenidos por el FPV fluctuaron entre un 38% de los obtenidos en 2011 (San Fernando) y un 66% (Berazategui). Para un partido promedio en el que Cristina hubiera sacado 55% en 2011, en la hipótesis “los aparatos explican todas las variaciones entre partidos” el intendente sería capaz de llevar el voto FPV de un 20% (el 38% de 55%) a un 37% (el 67% de 55%). Bastante, aunque menos que los 25 puntos que perdió el voto FPV en promedio simple de los partidos, de 55% en 2011 a 30% en 2013.

Pero vamos al punto central: ¿explica el color del intendente la variación del voto FPV? Tenemos un grave “problema de identificación”: en el cuadro, los partidos marcados con color naranja son los que limitan con Tigre. Y en todos esos partidos los intendentes jugaron para Massa. Efectivamente, en esos partidos la pérdida de votos del FPV, favoreciendo a Massa, fue importante. ¿Es porque Massa es más conocido allí o es porque los intendentes jugaron a favor? Difícil saber sin mayor información.

El peso de la geografía se nota también al otro lado del Riachuelo. En efecto, donde menos perdió votos el FPV fue en el conurbano sur. En los 7 partidos del conurbano sur (sacando los pagos de “Darío” y “Martín”) la pérdida de votos FPV fue menor a la pérdida promedio.

Es interesante, por eso mismo, el caso del Wild West. En todos esos partidos de menor influencia gravitacional de los cabezas de lista, el FPV retuvo entre 40% y 60% de los votos de 2011. ¿Fue clave en esos distritos la influencia del aparato de los intendentes? No parece: con intendentes K, el FPV retuvo 60% (como en Ituzaingó, donde de todos modos Descalzo –intendente desde 1995– perdió), 50% (como en Tres de Febrero, donde hubo rosca física entre Curtistas  y Massistas) o 40% (como en Moreno, donde Mariano West “pierde una elección después de 18 años” incluso en el Concejo Deliberante). Sí, en Hurlingham, con el intendente a favor (que “denunció destrozos en la Municipalidad”, les dije que este es el Wild West), a Massa le fue bien y el FPV también pudo retener sólo el 40%, como en Moreno.

Conclusión: esto no es ciencia, no todas las variables son constantes. Pero daría la impresión de que cuando hay un huracán que sopla en todos lados, los indendentes pueden sumarse y volar con ese viento; o pueden tratar de quedarse en su lugar y pararlo con las manos. Mucho no lo logran. Y, peor que eso: se lastiman bastante.

  • pablo

    está correcto el título del gráfico?
    no leí nada en detallle,.., pero tiendo a compartir: la gente tiende a sobredimensionar el poder del aparato.

  • Martín

    Coincido mayormente con las conclusiones pero admitiría la posibilidad de que no exista un único “aparato” en cada municipio (el del intendente), sino que competidores de éste podrían tener estructuras también (con recursos nacionales, provinciales, de otros puestos municipales, sindicales, empresariales, etc.). Aun si estas estructuras fueran menores, podrían mitigar eventuales efectos del aparato del intendente. Si la existencia de estos aparatos alternativos variara por municipio, el cálculo antes presentado no sería válido.

    Insisto en que coincido con las conclusiones, pero creo que hay algunos casos de “aparatos alternativos” que pueden afectar el cálculo.

  • tomgarzon

    A pesar de estar justificada la elección de 2011 en lugar de 2009 como contrapunto, me parece que hay una diferencia muy grande en el comportamiento de los electores entre una elección legislativa y una ejecutiva. Y de hecho, me parece que éste es un punto algo olvidado en todas los análisis (comparativos) que lei en estos días. Se podría armar una linda muestra con las elecciones de 2005, 2009 y 2013 para comparar la dispersión del voto respecto de las elecciones de 2007, 2011 y 2015 (hay que esperar todavía).
    En cualquier caso, sí coincido en que estos números sirven como mínimo para poner en duda la idea del “aparato”. Y volviendo al punto anterior, seguramente el comportamiento electoral en “la tercera sección” debe ser más homogéneo (i.e. menos “estratégico”) que en la Comuna 1 de CABA.

  • federico

    Buenos días Lucas, me parece un buen blog el tuyo, pero me gustaría verte escribir en temas un poco mas amplios, por ejemplo que hables del presupuesto de Mauri, y su gasto publico. Gracias un Saludos. Federico

  • Eduardo

    Pero sin aparato ni siquiera llegas a sacar un 25% de los votos de la anterior elección. No consideres que en un distrito opositor (como sería Tigre) todo el aparato estatal lo domina el intendente, poque hay mucha más capilaridad de la que vos ponés como presupuesto. Por otra parte el aparato es clave para movilizar, para el manejo de planes y para el manejo de todo el aparato “para”-estatal en la provincia. Con lo cual, sin “aparato” enfrentás los peores comisios posibles.

  • wilis

    La cosa es que el frente para la historia va a tener más diputados que antes, entre los propios, los prestados y los comprados a massa. Es decir no pierden, siguen ganando, por más cuadrito y raíz obtusa que se saque. ES UN ERROR POLITICO pensar que llegamos al post kirnerdismo. Están bajando para pegar otro empujón hacia arriba.

  • lalín

    Recordemos que Kirchner, sin el aparato de Duhalde nunca hubiese sido presidente. Saludos.

  • Daniel Ene

    Buena conclusión con el parrafo final. Me quedo con la frase de Massa que me parece muy osada para mucho de estos “no a la reelección ni siquiera de los mandatos de gobernadores e intendentes”. Esto si sería renovar la política porque seguir hablando de aparatos es del siglo XX. La política debería ser dinámica

  • Fernando58

    Debería titularse “el peso de Los concejales”
    Continúas comparando peras con olmos. No es posible comparar elecciones presidenciales con legislativas, ni menos aún con las PASO, donde la fragmentación es aún mayor. En las presidenciales o executivas prov. y mun. Son polarizadas, Son muy distintas, no son comparables. La conclusión en las institutions deniers ser, el officialismo perdió 1 ó 2 diputados y dos senadores como mucho. Eso es lo concreto, lo otro es in viento como una metáfora deseada.

  • Marcelo

    La comparación de 2013 con 2011 es como hace el IndeK, que compara siempre contra el 2002, pero al revés. «Hay tres clases de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas” Mark Twain

  • Martin

    Lucas, intuitivamente tiendo a pensar que el “peso del aparato” de los intendentes es relevante a la hora de fiscalizar. Por eso tiendo a pensar que hay una “ventajita extra” cuando juegan de local (Massa en Tigre y zona) e Insaurralde (Lomas y zona). Los datos podrían apoyar esta teoría tranquilamente. Fijate que en la zona “gris” no hay ventaja grande de ninguno de los dos (ambos fiscalizan como pueden). Pero coincido, no pueden mear contra el viento porque se mojan.