Aprendiendo PASO a PASO

 

Unos meses antes de la elección de 2011 creíamos que Cristina podía no ganar en primera vuelta, y perdimos por paliza una apuesta; llegado el momento de la elección, su triunfo era bastante obvio. De todos modos siempre nos quedó una duda contrafáctica: ¿no habría sido el resultado de las PASO 2011 un poquito más favorable a algún partido opositor que hubiese presentado más de un candidato en la interna de agosto? ¿No tiene más gracia para el elector votar allí donde se decide algo que simplemente manifestar una irrelevante adhesión metiendo la boleta de un candidato único de un partido?

Por eso nos alegra que la Unión Cívica (¿de qué otro modo llamar a un grupo porteño bastante variopinto que pone énfasis, ante todo, en su oposición a los excesos institucionales y crematísticos de un régimen dominado por gente de provincias, como en 1890?) vaya a primarias con más de una lista. Lindo experimento, sobre todo si la otra alternativa opositora (el PRO-rogando-candidaturas-de-kirchneristas-arrepentidos) va a las PASO con una sola.

De todos modos, estos radicales parecen encontrarle el gustito a la cuestión de la interna. Estando Gil Lavedra en el equipo de Prat-Gay / Donda, enfrentando a los honestos predicadores Solanas y Carrió, ¿hacía falta una tercera posición, encabezada por Rodolfo Terragno? Ni lerdos ni perezosos, los organizadores de la coalición pusieron un umbral teledirigido de 25% como condición para poder entrar en la repartija del sistema D’Hont. Veo sin embargo en la foto al lado de Terragno a Don Ernesto Sanz, candidato in pectore de más de uno para el 2015. Esperamos ahora sus fotos con los otros participantes de la gran primaria porteña de la Unión Cívica.

Reflexión más general: comparado con lo anterior, con los escandalosos episodios de internas que hemos tenido en este país (desde la rara primaria Bordón-Álvarez hasta el papelón que protagonizaron hace un par de años Rodriguez Saá y Duhalde), las PASO son un avance nítido. Podemos discutir si tiene que ser obligatorio; podemos discutir los umbrales que se requieren para participar. Pero la idea de una gran interna que convoque a muchos ciudadanos y que dure un solo día me parece incluso mejor que esa larguísima e ininteligible sucesión de caucus y primarias que acostumbran los norteamericanos.

  • Consultador

    Y cuál sería la opinión si Terragno va con uno de esos kirchneristas arrepentidos?

  • nmayer

    Un muy buen comentario. Adhiero.