La conspiración de los Reyes Magos

No sabía cómo romper el modo “posteo de baja intensidad” debido a otros compromisos laborales, si con el ránking que armé de precios de la Coca-Cola en el mundo, comentando el muy buen debate sobre el sector inmobiliario en el blog de Eduardo Levy (“¿Compro o alquilo?”, se pregunta; yo respondería: “Vendé”) o mostrando esta buenísima tabla a tiempo real de la evolución de la deuda pública, titulándola: “El mejor legado de las presidencias Kirchner”.

Pero hoy es viernes, y este video está tan bueno que no puedo evitarlo:

Google te está espiando

¿Cómo saben esta información? Google me está espiando hasta la coronilla. Si en la foto del blog no se nota taanto.

pelado

Para blancos perfectos hablar con Gianola

Confieso que leo las columnas de Hanglin, cuya partida de Continental –donde probó ser el mejor entrevistador de nuestra radio, porque *dejaba hablar* a su entrevistado–  sigo lamentando. Puede decirse que es un señor sin miedos. Una lástima que con frecuencia se pase de rosca en su vocación escandalizadora. Su idea de los mapuches como advenedizos es interesante para discutir porque toca el imposible problema de a quién pertenece *originariamente* una tierra. Hoy la sigue con ironía, pero creo que acá se le va la mano:

¿Qué hacer con los gringos, es decir los pobladores de origen europeo (o asiático) que se han adueñado de estas comarcas, multiplicándose de modo alucinante? ¿Qué hacer con un Alfredo De Angeli, un Litto Nebbia, un Alejandro Lerner, una Cecilia Roth, un Ricardo Alfonsín, un Chango Spasiuk,un Bruno Gelber, un Cristiano Rattazzi, un Fabián Giannola, un Tomás Abraham, un Ernesto Sábato, un Gabriel Batistuta, y otros 30 millones de argentinos blancos? Muy simple: pueden volver a sus países de origen o conchabarse como esquiladores, peones o puesteros en los campos de los señores Nahuel.

¿30 millones de argentinos blancos? Es revelador por la distorsionada autoimagen que revela. Según Wikipedia, es cierto que un 90% de la población del territorio argentino tiene algún componente europeo, pero también lo es que un 55% tiene ADN aborigen. No que sea importante, pero somos más una nación mestiza que una nación blanca. Quizás más lágrima que café con leche o, mejor dicho: desde café solo hasta leche sola, pasando por cortado, café con leche, miti-miti y lágrima. Para blancos perfectos hablar justamente con Gianola, promotor del limpiador ACE.

BTW, interesante el artículo “Racismo en la Argentina” en Wikipedia. No digo que estoy de acuerdo en todo, pero sí me gusta que ponga el acento en nuestro racismo más habitual, que es el que está implícito en la palabra “negro” usada difusa y despectivamente –en parte, hacia esa mayoría de 55%–, mucho más que el racismo específico contra aborígenes, africanos o judíos. Igual la mejor parte es la de “racismo contra latinoamericanos“, porque incluye la versión completa de algunos cantitos de cancha particularmente hirientes.

Dicen que soy esgunfiado

Esgunfiado, o que tengo mucho ennui, o que soy fiacun, o que me tiro a muerto, por no actualizar el blog. Se equivocan: en algunos navegadores hay que apretar “actualizar” (F5) para ver lo último de esta página, porque de otro modo muestra contenidos guardados previamente (la palabra “cache” está involucrada de alguna manera, no entiendo bien cómo). Lamentable situación. Aparentemente, presionando una vez Ctrl-F5 el problema podría llegar a resolverse para siempre, pero todo esto es a confirmar.

En todo caso, si estás leyendo este post es que probablemente no tenés ese problema. Avisale a tus amigos.

UPDATE: El problema ocurre más con Chrome que con Explorer. En Chrome es preferible ir a esta dirección:

http://blogs.lanacion.com.ar/ciencia-maldita/index.php

que a esta:

http://blogs.lanacion.com.ar/ciencia-maldita/