Clarín, diario cheto

Publicidad tomada de Revista Impetu, diciembre de 1957. “Clarín se vende en todas partes. Pero AQUÍ se vende MÁS que ninguno: CLARIN se vende en todas partes. Pero en la zona norte de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires –la más densamente poblada y de mayor poder de compra– CLARIN se vende más que ninguno. Si Vd. quiere influir, a los pequeños y grandes negocios, sobre el conjunto de familias más compacto del país, publique sus anuncios en CLARIN”.

Todas las voces todas

Esa es la diferencia, mi querido Lucas Carrasco (comentario 43): aquí en los medios hegemónicos podemos decir que la oposición es pasmosamente patética –véase el último ejemplo– y que el kirchnerismo tiene cosas buenas. La operación análoga es imposible en 678.

Welcome to L.A.

El Economist tiene blog para blog para Latin America. (En realidad las Américas, lo cual incluye adicionalmente asuntos canadienses, jamaiquinos y guayanos). ¿Hay un nicho para una visión the-economist de América Latina? Claramente, y de manera redituable.  Creo, además, que debería hacerse desde Buenos Aires.

Papel de prensa: ¿debe regularse?

Lo que sigue es un ejercicio teórico. Toda similitud con la realidad es mera coincidencia. Se invita especialmente al lector a correcciones y comentarios.

Imaginemos dos mercados, el de diarios y el de papel de diarios. El de diarios es competitivo (cualquiera puede poner un diario) y de esa competencia resulta que hay dos diarios que tienen un X% del mercado, con X mayor a 60. Esos dos diarios se unen y fundan Papelera Uno. ¿Generan algún tipo de poder especial en el mercado de diarios, por ejemplo a través de un menor costo de insumos? No nos gustaría eso, porque queremos que la competencia en el mercado de diarios sea pareja: que el que quiera poner un diario enfrente los mismos precios de insumos que cualquier otro.

Hay dos grandes argumentos a favor de permitir que los diarios y la producción de papel de prensa puedan estar “verticalmente integradas”; admitiendo, por ejemplo, que un diario o un conjunto de ellos estén en la industria del papel para diarios:

1. Libre competencia en la producción de papel. La producción de papel de diarios tiene libre entrada y salida. El que quiera puede poner una empresa de producción de papel para diarios: Papelera Dos, o Tres, o Cuatro. ¿Por qué van a tener una ventaja los diarios dueños de Papelera Uno? Si se estén vendiendo a sí mismos por debajo de los costos del papel, la ventaja competitiva que consiguen de ese modo se ve compensada por el hecho de que Papelera Uno –de la que son dueños– pierde plata. ¿Qué ventaja les da esto sobre los otros diarios?

2. Libre importación de papel. Si a terceros diarios no les gustan las condiciones de Papelera Uno, no sólo pueden comprarle a Papelera Dos sino que también pueden importar papel libremente y sin aranceles, consiguiéndolo a precios internacionales.

¿Están bien estos argumentos? Van tres contraargumentos:

Seguir leyendo

Cómo destruir las leyes anti-monopolio

Una manera inteligente es usando mal el concepto de monopolio. Por ejemplo: decir que Clarín es un monopolio cuando lo que molesta es que se trate de una empresa con presencia en muchos modos de comunicación, más que ser dominante en alguno de ellos. Sólo tiene un gran poder de mercado en servicios de TV por cable, y justo en ese mercado el gobierno –el mismo que poco tiempo atrás había autorizado la concentración– decidió impedir más competencia, al prohibir con la Ley de Medios que las telefónicas transmitieran televisión.

Otra manera de debilitar la legislación anti-monopolio es decir que la solución a un excesivo poder de mercado, por el escaso número de proveedores, es reducir aún más su número, como acaba de ocurrir en el mercado de Internet de banda ancha.

Pero hay más, y esto va a riesgo de que me saquen la roja. Si un par de participantes de un mercado de bien final (digamos, diarios) logra monopolizar o duopolizar la provisión de un insumo crítico (digamos, papel) hay un argumento fuerte para regular, cosa que supongo podría hacerse con la actual ley anti-monopolio. Una manera de debilitar nuestra práctica anti-monopólica es perder esa oportunidad para actuar contra el excesivo poder de mercado y hacer depender todo el asunto de si cierta persona estaba o no secuestrada en determinada fecha hace treinta años. Un buen argumento rodeado de muchos malos puede terminar contaminándolo.

EX-POST: acá el que ve caer todos los muñecos a su lado es Pierri, dueño del único Triple Play de la Argentina, TeleCentro. A las telefónicas no las dejaron trasmitir TV; a Clarín, ni Internet ni teléfono. Vos seguí silbando bajito, Alberto.

EX-POST, 2: Me llega este mail: “Leyendo tu blog: ¿por qué hay que regular un transable?; ¿no alcanza con liberar las importaciones?”. De acuerdo. Incluso se me ocurre un gran gesto de liberalismo cosmopolita: comprarle papel de diario a Botnia.

Periodismo colectivo en Clarín

Nunca había visto una primera persona del plural referida a los periodistas de un diario sin mención explícita al sujeto:

Finalmente, el canciller insiste en sus críticas a este diario: “Clarin boicotea el acuerdo de Botnia xq es bueno para el país”. Todos los posteos han sido reproducidos textualmente –a pesar de sus errores y palabras incompletas- y no han sido corregidos a los efectos de no ser nosotros criticados por esto por el funcionario fanático de la red social de moda.

¿Verdad omito?

No me digas la verdad, no me mientas, dice Andrés. Un par de notas de los últimos dos días en este sitio lo siguen al pie de la letra. Ayer, el bueno de Marcelo Stiletano –a quien nos gusta escuchar por Continental– fue capaz de hacer un largo comentario sobre la decadencia de los cines del centro sin mencionar las palabras “video” ni “DVD”. OK, entiendo que ha habido también un cambio de localización: fueron sobreviviendo y apareciendo los mega-multi-pantalla-a-veces-suburbanos y fueron muriendo los cines con personalidad de pocas salas o una sola. Pero obviamente la historia habría sido otra sin cine en el hogar.

El otro ejemplo: Pablo Sirvén le dedica una serie de invectivas, no sé si justas o no, al canciller Twitterman. Me quedé en el prehistórico blog, no sigo twitter, pero quizás no estaría mal mencionar también que en un mes nos hemos puesto a tiro de la paz definitiva con el Uruguay. ¿No es esa la esencia de un canciller — tratar de que el país se lleve bien con los otros países, empezando por los cercanos? No sé si es un mérito suyo o le tocó estar en el lugar justo en el momento justo, pero para el periodismo eso da igual (esta equivalencia se conoce como “Fenómeno Iniesta”). Hay un leve sesgo profesional en destacar, en lugar de eso, que Timerman le dijera alguna cosa a algún periodista via twitter, una acción cuya máxima consecuencia histórica puede haber sido que al mentado periodista se le inflara el pecho durante tres segundos por haber sido mencionado en las cavilaciones electrónicas de un canciller del Tercer Mundo.

Aparecidos en el Clarín

Pobre Ernestina, che, la acusan de que en su empresa no hay libertad de expresión pero en sus servers aparecen cosas como esta:

periodismo

6-7-8, estamos llamando, queremos estar

Si el sueldo neto *promedio* para los 2.817 trabajadores de los medios de comunicación públicos era, a fines de 2009, 9.979 pesos, pregunto: ¿cuánto será el checonato para sus mayores estrellas, caso Orlando Tardomilitante Barone o la Chudnosky? Y esta vez no es una maniobra del monopolio, como cuando dijeron que Kirchner cobraba doble y no era tan así (donaba uno de esos sueldos). Esta vez son datos del INDEC.

¿No queda un lugarcito?

Está bueno porque se puede ser honesto, como Barone, que antenoche dijo algo así: “Los periodistas ‘independientes’ nos quieren hacer creer que pueden decir cualquier cosa, y no es así. No pueden decir ciertas cosas, como nosotros sabemos que aquí no podemos decir ciertas cosas”. Esto es: vale mentir, pero, a diferencia del monopolio, aquí no te mentimos diciendo que no te mentimos.

Dilemas morales, víctor hugo

Qué grande Néstor, logró que una de las personas menos autocríticas del universo mediático se pasara diez minutos autoflagelándose por haber sospechado que el presidente, digo ex-presidente, es una persona corrupta. Escuchar el audio acá.