Buenos Aires tiene su teatro para la diversidad: ¡que empiece la función!

Será el primer teatro para la diversidad en la Argentina. El viernes próximo abre sus puertas en el barrio de San Cristóbal Puerta Abierta Teatro. Lo presentan así: “Es un lugar donde podamos expresar a través del arte la reivindicación de los derechos humanos de todas las personas de cualquier orientación sexual sin que esta sea causa de discriminación, donde quienes lo deseen puedan empezar a desarrollar actividades artísticas aunque nunca antes lo hayan realizado”.

La psicóloga Graciela Balestra, una de las gestoras de este proyecto junto con su compañera Silvina Tealdi, anticipa: “Este espacio le hará mucho bien a mucha gente ya que el arte y, en especial, la actuación es sumamente terapéutica e integradora”.

Así luce la fachada del nuevo teatro de Puerta Abierta

La ONG Puerta Abierta fue fundada en 1999; desde entonces trabaja por los derechos LGBT, desde lo político, social, cultural, psicológico, jurídico y médico. Más de 3000 personas han participado de sus actividades: desde allí se trabaja dando charlas, talleres, presentaciones en congresos, trabajando activamente para las leyes de Matrimonio igualitario e Identidad de género, asesorando a legisladores, entre otras cosas.

Como parte de este proceso, en 2009 la ONG creó el primer Centro de Jubilados y Pensionados lésbico gay de la Argentina y de Latinoamérica, llamado Puerta Abierta a la Diversidad. Allí se abrió un espacio para que los adultos mayores LGBT tuvieran un lugar de pertenencia en donde poder expresarse y mostrarse libremente tal como son, sin miedo a la discriminación y donde pudieran crear una red para poder ayudar a otros de manera concreta y visible. La intención es que esa visibilización propicie una sociedad cada vez más respetuosa de las diferencias.

“La realidad es que hoy aún es necesario que existan espacios así, ya que la sociedad todavía no está preparada para aceptar que todos somos diferentes entre nosotros -diferencias dadas por tener cada ser humano una singularidad y subjetividad única e irrepetible- y que todas las  personas tienen los mismos derechos”, explica Balestra. “Los adultos mayores LGBT sienten que no tienen lugar en la comunidad, que cada día se consolida más el arquetipo de la juventud como estado ideal, franja etárea sobrevalorada, impactando en los adultos mayores negativamente por lo cual ellos se consideran doblemente discriminados por no encajar en los estándares sociales actuales”.

Silvina Tealdi (izq.) y Graciela Balestra, gestoras de este proyecto de arte integrador

A eso apunta Puerta Abierta, un sitio que integra más allá de las edades, de la orientación sexual, de los intereses de cada uno. Por eso es que muchas personas se fueron sumando en estos años y pudieron sentirse parte de algo, ser tenidas en cuenta, valoradas, queridas por lo que son.

A partir del deseo y la energía de esas personas es que justamente se logró armar una sala de teatro. Para que exista un nuevo modo de expresión en la comunidad de Puerta. “Para poder expresar a través del arte la lucha contra la discriminación y la reivindicación de los derechos de las personas LGBT”, sostiene Balestra.

La continuidad de este proyecto, ahora a través del arte con un teatro abierto a la comunidad, es una posibilidad de que muchos más adultos se integren y acerquen a sus pares, cualquiera sea su orientación sexual.

“En Puerta abierta todo el mundo es bienvenido”, dice Balestra, e invita a la inauguración. Será este viernes 6 a las 19.30 en Alberti 1052, Ciudad de Buenos Aires. Para más información: puertaabierta2010@yahoo.com.ar; o al 1544709852  /  1567114263

 

Bonus track para conocer más de Puerta Abierta: Graciela Balestra, directora de Puerta Abierta, y Alejandro Viedma, coordinador del grupo de reflexión de varones gays, hablan sobre el área terapéutica y los espacios de reflexión para lesbianas y gays, en el programa de GTelevisionAr.

¿Cómo asumimos que nuestra hija es lesbiana?

Ema sabía que su hija Nuria le escondía un secreto. Sufría en silencio por eso. Un día no pudo más y le declaró su angustia, le pidió que le contara qué le pasaba. Al verla llorar desconsolada, su hija de 17 años, le dijo: “Estoy saliendo con otra mujer”.

Cuando Francisco llegó de trabajar y su mujer le contó lo primero que hizo fue abrazar a su hija. “Le dije que la quería mucho, pero internamente me bajó mucha culpa. Pensé que nos había pasado eso por ser muy liberales”.

Esta escena familiar ocurrió hace 9 años. Hoy Francisco y Ema, miembros del grupo de autoayuda para padres, familiares y amigos de gays y lesbianas, abren las puertas de su casa para contar una “historia de amor” –como la definen ellos- cuyo desenlace fue la celebración del casamiento de Nuria hace pocos días.

 

 

En algunos post anteriores tratamos en Boquitas Pintadas de modo secundario cómo impacta en los padres la salida del clóset de sus hijos. Me pareció interesante escuchar la palabra de una pareja heterosexual que hace 41 años que están juntos y tienen dos hijos, una de las cuales es lesbiana. ¿Qué camino recorrieron desde que se preguntaron qué hicieron mal, hasta ahora que disfrutan amorosamente de su hija y su nuera?

Francisco y Ema creen que la aceptación llegó de intercambiar experiencias con otros padres en situaciones similares. “Cuando me enteré de la orientación de Nuria me sentí muy mal”, reconoce Ema. “Ahora las cosas cambiaron mucho, pero antes uno sentía que tener un hijo homosexual no estaba en el menú de opciones”. Y cuenta que, al sentirse perdida con la noticia, enseguida pensó en buscar un grupo de autoayuda. Más reticente, su compañero se sumó después y hoy es el presidente del único grupo que funciona en Buenos Aires.

¿Esto es una militancia? “No se si es eso, es un compromiso que uno adquiere a través del tiempo con las personas que van teniendo la misma situación que tuvo uno, la misma inquietud o angustia. Es tratar de devolverle a ese grupo nuestra experiencia, que terminó en la excelente relación que hoy tenemos con nuestra hija y nuestra nuera”, se explaya el padre de Nuria.

A ellos se los ve tranquilos, fortalecidos como familia. “No hay que olvidarse que este es un tema de amor”, dice Francisco. Y enuncia tres palabras clave en el camino de comprensión a su hija: “Conocimiento, amor y tiempo”.

Se despiden entregándome la película Plegarias por Bobby (este es el link al trailer), una guía para madres y padres de hijos homosexuales y un folleto con precisiones del lugar y los días en que se reúnen: Moreno 1785, 1° piso, a las 16,30 el último sábado de cada mes.

Nuria y su novia

 

Otros padres cuentan sus experiencias

Este es un video publicado en la página del grupo de familiares de gays. Allí hay más experiencias de padres que cuentan el camino que recorrieron hasta poder celebrar hoy la salida del clóset de sus hijos.

 

Padres, Familiares, Amigos de Lesbianas y Gays from Paola Interlandi on Vimeo.