A 5 años de la ley de matrimonio igualitario: ¿Qué cambió en el diván?

A 5 años de la ley de matrimonio igualitario en la Argentina, 9423 parejas se casaron en el país. En la provincia de Buenos Aires, 2998; en la Ciudad, 2278; le siguen en importancia Córdoba, con 970; Santa Fe, con 895; Mendoza, donde se casaron 415 parejas. En todas las provincias argentinas se registraron bodas. Estas son cifras fueron brindadas por Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina LGBT, y se elaboró en función de los datos de las organizaciones que integran esta federación, ya que no todas las provincias llevan estadísticas desde que se puso en vigencia la ley, en julio de 2010.

Nos preguntamos, ¿qué revisiones planteó en los psicólogos, estos profesionales nodales en la salud de la población, la aplicación de esta ley que ya concretó casi 10.000 uniones antes ignoradas o minimizadas? ¿Revisó el psicoanálisis sus encuadres y posiciones? ¿Qué aprendizajes se incorporaron en el mundo académico y de la clínica?

Imágenes del picnic de la diversidad; foto: Federación Argentina LGBT; Facebook

La licenciada en Psicología Andrea Aghazarian considera que la implementación de esta ley puso en cuestión modelos que están caducos, de aquellas minorías profesionales agentes de salud que ajustaban su trabajo clínico con pacientes con métodos correctivos, que sólo llevaban a cambios momentáneos y, luego, a profundos estados depresivos, angustias desbordantes o la construcción de una vida paralela, en matrimonios forzados y prácticas sexuales contrarias a la verdad de cada sujeto.

“Nuestro trabajo intenta mantener al sujeto lo más cercano que se pueda a la salud, a la pulsión de vida, alejándolo así de la enfermedad, con su pulsión mortífera,  que en sus extremos lleva a la muerte. En particular a los psicoanalistas nos facilitó el trabajo: en estos 5 años las familias llegan al consultorio con conceptos elaborados por la sociedad, a propósito de la ley, hay una parte del camino que hacíamos nosotros, que lo hizo la sociedad en su conjunto”.

- ¿Qué aprendizajes se incorporaron en el mundo académico y de la clínica?

- En el mundo académico está la percepción que hemos socializado el conocimiento con el resto de la sociedad, que nuestro saber también ordena la sociedad y que debemos trabajar explicando, enseñando y construyendo una sociedad más justa.  Esperemos que se transforme en un área específica de nuestro trabajo y consigamos desde las distintas instituciones que nos representas y agrupan, emparejar derechos.

El licenciado y profesor en Psicología Diego Samara cree que el psicoanálisis se debe reformular según la subjetividad de la época -como sostenía Jacques Lacan- y que se expresa en términos de síntomas actuales y la dirección de la cura. “A mi parecer, el psicoanálisis es poco permeable a los fenómenos normativos y sociales, más bien se focaliza en la singularidad de cada sujeto y sus condiciones de goce, o sea, modos de desear, vincularse, amar o sufrir pero, como toda teoría, tiene sus limitaciones, como por ejemplo con respecto a las teorías de género y diversidad sexual. Me parece importante estar advertido en este punto para poder ir más allá de Freud, de Lacan y de la psicoterapia clásica, para así poder ser  más permeable a otras teorías; creo que es fundamental como profesional en salud mental el entrecruzamiento entre disciplinas, sobre todo entre el Psicoanálisis, la Filosofía y la Sociología, como por ejemplo el punto en el cual la corriente sociológica sobre  diversidad sexual distingue la orientación sexual de la identidad de género, a diferencia de lo que no hacen muchos psicólogos.  Por otro lado, es necesario señalar cuando un analista o psicoterapeuta tiene una concepción prejuiciosa, homofóbica, patologizante, lo  cual significa una cuestión grave”.

Y agrega: “Sumo una pregunta quizá molesta pero creo que debemos hacernos todos los psicólogos, terapeutas o psicoanalistas: ¿Permitimos al paciente desear, amar y vivir o, de lo contrario, restringimos o coartamos sus condiciones de vida, de goce? A mi criterio, con respecto a la diversidad sexual, la única dirección de la cura en este sentido es la primera opción y va acorde con la  posición ética del psicoanalista”.

La psicóloga Graciela Balestra, directora de la ONG Puerta Abierta, al ser consultada sobre el tema dice: “Hasta no hace mucho en algunas facultades de psicología se seguía enseñando que la homosexualidad era una enfermedad. Y muchos psicólogos seguían intentando curarla. Hoy podemos afirmar que eso es iatrogenia. En Puerta Abierta recibimos muchos pacientes que vienen de transitar numerosas terapias que solo acentuaban su sufrimiento. Y hace años brindamos en las supervisiones a los profesionales de la salud una capacitación sobre diversidad sexual porque ese tema no se ve en las universidades”.

“El hecho de instalar el tema y de la aprobación de la Ley obliga a re pensar muchos conceptos erróneos aprendidos y a deconstruir todo un sistema de creencias donde se instalaba la homofobia. Los profesionales de Puerta Abierta observamos que aún falta mucho camino por recorrer, a lo largo y ancho del país. De hecho estamos haciendo hace tres años capacitaciones en todas las provincias sobre diversidad sexual. Y lo que encontramos es una enorme necesidad de información”.

Picnic por la diversidad; foto Federación Argentina LGBT; Facebook

El licenciado Alejandro Viedma, también miembro de Puerta Abierta, se refiere al tema y menciona que nota más apertura, interés y respeto de parte de sus colegas de lo que percibía hace años. “He transitado por varios lugares de transmisión del psicoanálisis como posgrados, supervisiones, jornadas, etc. y fui escuchando opiniones de profesionales que expresaban sin prurito, por ejemplo, cosas del estilo: “Estoy de acuerdo con que los homosexuales se casen y tengan los mismos derechos, pero no que adopten chicos”, es decir, que opiniones de legos en la materia también se repetían en algunos terapeutas, lo cual me inquietaba bastante. En las instituciones y espacios Psi que acudo hoy ya no hallo esa tensión, esa incomodidad cuando por ejemplo superviso un caso en donde dos mujeres lesbianas se casaron el año pasado, cada una tiene un hijo de un matrimonio heterosexual anterior, y en la actualidad planean tener un bebe mediante inseminación”.

Y agrega que, de todos modos, hay trabajo por hacer. “Tenemos que seguir cuestionando esas fantasías que perpetúan la idea de familia única entendida como papá, mamá e hijos. Hay aún muchos supuestos que se sostienen a modificar y allí jugaríamos, los profesionales de la salud mental, un rol necesario, importante y responsable, yo diría ético. Porque a pesar de que los pacientes, más allá de su orientación sexual o identidad de género, según mi prática/casuística en la clínica de adultos, siguen demandando un tratamiento terapéutico por problemas de AMOR y de sexualidad, también se escucha habitualmente: “¿Dos mamás?, ¿dos papás?, ¿cómo va a salir ese pibe?”.

La licenciada en Psicología Adriana Sonis expresa: “Como psicoanalista la promulgación de la Ley de Matrimonio igualitario  me llevó a pensarla en relación a la neutralidad, a la renuncia por parte del analista de imponer sus deseos, pensamientos, prejuicios, moral, a sostener la incertidumbre por sobre las certezas, a habilitar la apertura de nuevos interrogantes por sobre lo inmutable de preguntas viejas”.

- ¿Sólo la neutralidad del analista o se revisa el posicionamiento del profesional en relación a su quehacer diario?

- Esta  ley inevitablemente se relaciona con la temática de adopción, entonces, me pregunto si ¿los efectos que provocan aquellos profesionales, tanto en la clínica como en lo jurídico, en ausencia de neutralidad, con posiciones apegadas a un pensamiento binario: hombre-mujer, salud-enfermedad, madre mujer- padre varón, respetan los Derechos del Niño a tener una familia? Mi respuesta es un categórico no. Y quisiera resaltar que la capacidad de ahijar no se relaciona con la genitalidad de los padres o de las madres.

Para el licenciado en Psicología Roberto Viñas esta ley planteó revisiones de las posiciones de los propios psicólogos. En algunos casos más notables, se trata de un cambio de posiciones frente a la clínica. “En algunos casos, ya estaba superado aquello de que la homosexualidad era un trastorno, pero no se alcanzaba a visualizar cómo era posible una integración plena como ciudadano, si ciertos derechos eran vulnerados sistemáticamente. En otros, la modificación ha sido en el plano de las posiciones oficiales, ya no es posible hablar del desarrollo de la sexualidad como se lo planteaba antes como la plenitud alcanzada en la complementariedad de ambos sexos. El desarrollo pasa por otro lugar. Probablemente, aún no alcancemos a vislumbrar las revisiones teóricas a las cuales asistiremos”.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

¿Se casó con un varón o con una mujer?

En una de sus sesiones de 2012 Roxana (*) le comentaba al Lic. en Psicología (UBA) Alejandro Viedma: “No es fácil ni para mí acostumbrarme a decir que Clara es mi esposa. Es raro escucharme o escuchar que los que saben digan “tu ESPOSA”. El otro día tuve que hacer trámites, llenar formularios y lo escribí, fue la segunda vez que me pasaba. Antes había tenido que enfrentar este asunto con la gente de Recursos Humanos de mi trabajo, en la previa de mi casamiento con ella, explicar todo, arreglar los días que me correspondían por matrimonio. Incluso con algunos compañeros que no sabían sobre mi vida privada tuve que salir del placard en esos días, inevitablemente, aunque yo no quería todavía, no me sentía preparada. Ahora cuando vamos juntas a un local y el que atiende me dice: “tu amiga”, refiriéndose a ella, yo a veces le aclaro que es mi esposa y a veces no, no tengo ganas, es desgastante tener que aclarar todo el tiempo. Lo mismo cuando viajamos y tenemos que reservar una habitación en un hotel, si bien reservamos siempre cama matrimonial, cuando nos presentamos en la recepción nos preguntan: ¿Camas separadas, no?”.

Se inició un nuevo año. Este blog cumplió sus cuatro años de vida el 28 de diciembre pasado. Se sigue avanzando temporalmente desde la sanción de la ley de matrimonio igualitario en 2010. ¿Cuánto se avanza como sociedad en la real posibilidad de que dos personas del mismo sexo se casen? Cuando alguien anuncia su matrimonio: ¿nos surge la pregunta de si se casa con un varón o con una mujer?

Una pareja de mujeres y mamás, en la marcha del orgullo en Buenos Aires; Foto: Alejandro Viedma

Viedma considera que “hay consecuencias positivas de las conquistas igualitarias en los últimos años en la Argentina, de los grandes pasos que sobre todo logró el colectivo LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queer) a través de sus organizaciones, militantes y activistas independientes, ya que existen menos personas por fuera de redes (humanas, sociales, jurídicas), al constituirse realmente en ciudadanos (en igualdad de derechos). Y lo principal que está trayendo la ligazón: ‘avances en derechos igualitarios con efectos subjetivos’. Es decir, los primeros mejoran la calidad de vida de las personas (LGBTIQ y sus allegados)”.

Así, que alguien pueda acceder a algo (una ley) que anteriormente le fue denegado, lo posiciona en otro lugar, ya con la posibilidad real de ser digno y feliz, concretando en la realidad cotidiana lo que en el pasado ni siquiera podía soñar como proyecto.

El psicoanalista aclara que sin embargo, aún se escuchan y leen cosas espantosas desde los que se posicionaron en la vereda de enfrente, dedicadas a quienes no entraban/entran en la heteronormatividad, sobre todo con la cuestión de la adopción de niños y niñas por parte de parejas del mismo sexo, lo que ya des-cubría la homofobia social, institucional, política en aquellos debates desde 2009 y por supuesto también desde antes.

Pero Viedma cree que de a poco las parejas del mismo sexo empiezan a escuchar preguntas del tipo de: ‘Y ustedes, ¿se van a casar?’; con los años: ‘¿Van a adoptar?’. “En el presente en cada grupo humano se desmiente/niega menos y se iguala más; hoy en día cuando alguien refiere que otra persona está casada, tiene además que preguntar(se): ‘¿Se casó con un varón o con una mujer?’, o: ‘¿este matrimonio –sea cual fuere- tiene hijos?’. Es decir que los interrogantes sociales también entran en una igualdad, las preguntas van dejando de ser tabúes, se cortan los silencios por miedos o por no ser irrespetuoso y aflora lo simbólico derribando preconceptos, incluso con novedosas formas dentro de la comunidad LGBT”.

“Desde mi rol de terapeuta acompaño a mis pacientes en sus procesos mitigando el nivel de angustia, apuntalándolos para que puedan resolver con la verdad los obstáculos que se les presentan, revisando los propios prejuicios y temores que traban la comunicación fluida en todos los ámbitos (laboral, familiar, amistoso, etc.) por donde circulan. Para eso suelo indagar alrededor de las creencias establecidas desde la infancia y adolescencia, sobre todo en los campos educativos y el familiar. Si bien aún falta para que en nuestro país gocemos de una igualdad real, las personas LGBT están más contenidas que en el pasado y cuentan con más espacios para acudir y denunciar en casos de discriminación”.

 (*) Roxana es un nombre cambiado con el fin de preservar la privacidad de la expaciente

 

¡Feliz 2015,

por un año con más derechos para todos y todas!

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

30 años de democracia y 10 conquistas de la comunidad gay y trans

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA), una organización sin fines de lucro dedicada a defender los derechos de minorías sexuales, a 30 años de la democracia repasa las conquistas obtenidas en cuestiones vinculadas a la igualdad de derechos.

Raúl Alfonsín, en las elecciones de la vuelta a la democracia; foto: archivo LA NACION

El presidente de la CHA, César Cigliutti, señala: “Esta fecha nos ayuda a poner en perspectiva toda nuestra lucha que iniciamos en la CHA luego de la última dictadura militar. Por eso, enviamos la información de nuestras principales conquistas que produjeron, cada una de ellas, un cambio social y cultural”. Hace más de 29 años que esta organización trabaja por la inclusión. Y agrega: “Es reconfortante conocer nuestra historia y tener memoria para saber cuánto costó y cómo llegamos a esta actualidad. Quedan sin enunciar muchas acciones y luchas, pero con el criterio de seleccionar las más trascendentes, seguirán estando en nuestra ilustre historia”.

La CHA entiende que en este día de celebración para la democracia argentina, es apropiado recordar con orgullo su lema, la guía de sus acciones y compromiso por los derechos humanos: “En el origen de nuestra lucha está el deseo de todas las libertades”.

Las 10 principales conquistas de la comunidad gay, lésbica, travesti, transexual, bisexual e intersexual (GLTTBI) en la democracia

Una de las postales del libro Rostros de un triunfo; foto: Fuentes2Fernández

1- Creación de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y Personería Jurídica de la CHA

16/04/1984: En la discoteca Contramano, se realiza la primera asamblea que funda y da nombre a la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y que contó con la participación de unas ciento cincuenta personas. En esta asamblea también se estableció como objetivo primario y de emergencia luchar contra la represión y los edictos policiales heredados de la dictadura militar.

La CHA fue la única organización LGBTTI en la Argentina durante los primeros 8 años de democracia.

20/03/1992: Se otorga la personería jurídica a la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) después de años de lucha y luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazara la inscripción en la Inspección general de Justicia (IGJ). Es el primer precedente legal en Argentina en la conquista de los derechos de la comunidad GLTTBI.

2- Marcha del Orgullo Gay Lésbico Travesti, Transexual, Bisexual, Intersexual, Bisexual y Queer:

02/07/1992: Con la convocatoria de Carlos Jáuregui y César Cigliutti, por primera vez en la Argentina se realiza la “Marcha del Orgullo Gay-Lesbiano”. Desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación 300 personas marchan en esta oportunidad. Impresionante cobertura de los medios de comunicación.

Las Marchas del Orgullo se realizan todos los años y siempre fue creciendo su convocatoria. La última marcha superó a las 100.000 personas.

3- Constitución de la Ciudad de Buenos Aires

01/10/1996: La Convención Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires aprueba la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Es la primera vez en Argentina que se pronuncia en contra de la discriminación por Orientación Sexual.  “El Artículo 11.- Todas las personas tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley. Se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo. La Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad. “

4- Ley de Unión Civil:

12/12/2002: La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprueba la Ley de Unión Civil (Ley Nº 1004). Es el primer antecedente y el primer reconocimiento de las parejas de gays y lesbianas en Latinoamérica y el Caribe. Promulgada el 17 de enero de 2003 por el Decreto N° 63. El proyecto fue presentado por la CHA en la Legislatura de la Ciudad de Bs.As. el 28 de agosto de 2001. El 18 de julio de 2003 se realiza la primera Unión Civil cuando César Cigliutti (Presidente de la CHA) y Marcelo Suntheim (Secretario de la CHA) inauguran el Registro de Uniones Civiles. Es el primer antecedente del Matrimonio Igualitario.

5- Ley de Educación Sexual Integral:

04/10/2006: El Senado aprueba la Ley Nacional de Educación Sexual Integral N° 26150 y establece la creación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral en el ámbito del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. La ley fue aprobada por 54 votos contra 1.

6- Pensión por fallecimiento:

18/08/2008: ANSeS aprueba la Resolución 671/2008 (por las reiteradas presentaciones de la CHA) que reconoce la pensión por fallecimiento a las parejas del mismo sexo. Es la primera vez en Argentina que el estado reconoce a nivel nacional a las parejas homosexuales. “Artículo 1º — Declárese a los convivientes del mismo sexo incluidos en los alcances del artículo 53 de la Ley Nº 24.241, como parientes con derecho a la pensión por fallecimiento del jubilado, del beneficiario de retiro por invalidez o del afiliado en actividad del Régimen Previsional Público o del Régimen de Capitalización, que acrediten derecho a percibir el componente público.”

Javier Fuentes registra la media sanción en Senadores; el fotógrafo que lo retrató es su pareja, Nicolás Fernández: Foto: Fuentes2Fernández

7- Ley de Matrimonio Igualitario (Ley N° 26.618):

15/07/2010 Se aprueba en la Argentina la Ley de Matrimonio Igualitario, en la Cámara del Senado con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones. Argentina es el primer país en Latinoamérica y el Caribe y el 15ª en el mundo que otorga este derecho a las parejas del mismo sexo.

8- Ley de Identidad de Género (Ley N° 26.743):

09/05/2012: La Cámara de Senadores de la Nación aprueba la Ley de Identidad de Género (con 55 votos a favor). Permite la rectificación registral sin obligación de acreditar intervención quirúrgica ni terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico. La CHA presentó el proyecto que fue usado de base para la ley.

9- Ley de Reproducción Humana Asistida (Ley N° 26.862, Fertilización Asistida)

05/06/2013: La Cámara de Diputados de la Nación aprueba la Ley de Reproducción Humana Asistida (Fertilización Asistida) por 204 votos afirmativos y 10 abstenciones,  garantizando el acceso universal a los procedimientos y técnicas de reproducción, La CHA presentó la inclusión de las parejas del mismo sexo en el proyecto.

10- Ley de Identidad de Género para una niña de 6 años (Luana):

09/10/2013: Luana (“Lulú”) recibe su DNI con su identidad de Género. Por la acción de la CHA, es el primer caso en el mundo, por la edad de Luana (seis años), que una persona transexual tiene su documento con su verdadera identidad de género sin judicializar el trámite.

30 años de democracia: especial de LA NACION

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Hay ley de matrimonio igualitario, pero ¿por qué casarse?

Maximiliano, de familia cristiana muy practicante y conservadora, vive hace cinco años con David, un joven de familia judía ortodoxa que es comerciante de telas y vestidos de novia en el barrio del Once. Juntos son pareja y han formado su hogar. El nunca pensó que iba a poder casarse.

Pero en la Argentina se aprobó la ley de matrimonio igualitario, que permite a parejas del mismo sexo a contraer nupcias. Ante ese escenario se pregunta: ¿Me quiero casar? ¿Por qué? ¿Me atrae el matrimonio como institución? ¿Es la igualación con los heterosexuales el objetivo de la no discriminación?  Nuestras familias LGBT, ¿serán una copia de los modelos heterosexuales? ¿Somos una “amenaza” al modelo en el que se funda la sociedad occidental todavía hoy? La nueva ley, ¿logra la superación de los prejuicios, conflictos sociales e individuales que implica la condición homosexual?

La película Una familia gay es una búsqueda y una reflexión en torno de esas preguntas. Un recorrido por la ley, por las religiones judía y cristiana, por sus amigos gays que ya se han casado y los que se están casando, por los que lucharon por la aprobación del matrimonio igualitario y ahora no saben si se quieren casar, por sus dos hermanas que han formado cada una su familia, por los tipos de parejas y familias LGBT cuya realidad no logra adecuarse tampoco a la nueva ley…

Maximiliano Pelosi, director de esta película que se estrena hoy [jueves 5], en diálogo con Boquitas pintadas, habla de este documental-ensayo sobre el significado del matrimonio desde la perspectiva de un chico gay. “En relación al estreno estoy muy emocionado. Es una película extremadamente personal. Cuenta parte de mi vida, la protagonizo y la dirijo. Es muy yo”, dice. Se ríe.

“La idea de que se estrene en salas comerciales es increíble para mí. No sólo por una cuestión de ego, sino también por militancia. La película, si bien es muy entretenida y está pensada para que el público la disfrute, cuenta un punto de vista muy particular, tal vez no demasiado alineado al sistema. Aplaudo a los programadores que se animaron a exhibirla. Me llena de felicidad y orgullo”, agrega.

La película es una historia personalísima para Pelosi. “Durante mi infancia, adolescencia y parte de mi juventud viví en un hogar cristiano y heterosexual: misa dominical, colegio de curas, confirmación y comunión. Los ritos de casamiento, nacimiento, bautismo y cumpleaños se sucedían hasta el hartazgo hasta que los divorcios de mi hermano y el de mis padres (y sus posteriores matrimonios), me revelaron nuevas preguntas y dudas acerca de la constitución de una familia, dice.

Un momento en Una familia gay

“Soy gay y recién a los 17 años pude asumirme, aunque no verbalizarlo. Tuve que hacer un enorme trabajo de adaptación, de resignificación y de reordenamiento de mis ideas sobre el mundo para entender mi condición; para poder pararme delante de los otros siendo ‘el distinto’, incluso dentro de mi propia familia. Usé la rebeldía, el humor y el apoyo de mis iguales. Me relacioné con el mundo gay y logré armar una nueva familia, una familia desplazada y distinta. Nos poníamos apodos de roles entre nosotros: tía, tío, primo y prima, hijo e hija, sobrino y sobrina; esos roles o apodos le daban cierta alegría y humor a nuestra realidad”, cuenta.

En el ámbito audiovisual Pelosi participó como productor y realizador de películas de temática de género que permitían una visibilidad del colectivo (Máximo, Lesbianas de Buenos Aires, Un Año sin Amor y Otro Entre Otros) y comenzó a trabajar en JAG (Judíos Argentinos Gays) porque su novio es judío y pertenece a una familia ortodoxa tradicional.

“Hoy tengo 34 años y la ley de matrimonio igualitario es una realidad. Llevo 17 años (la misma cantidad de años que tardé en asumirme, la mitad de mi vida), pensando que lo normal es esta vida que hoy tengo. Y me di cuenta de que ante la nueva posibilidad de legalizar un vínculo afectivo, yo no sabía si quería, o no, dar ese paso”, reconoce.

Un momento de duda

“Construirse a uno mismo junto a otros en un mundo paralelo era, y es, la única forma de sobrevivir a la discriminación. ¿Eso ya cambió?  Ahora el mundo paralelo parece diluirse y se incorpora al mundo igualitario, ¿no era eso por lo que luchábamos?”.

Según considera, la ley de matrimonio igualitario los enfrenta como homosexuales a un nuevo aprendizaje en el que la construcción de sí mismo y los vínculos no se desarrollan en un mundo paralelo; también a una ley que implementa un orden legislativo del derecho pero no a la superación de los prejuicios, conflictos sociales y conflictos individuales que implica la condición homosexual.

“El amor no necesita legalizaciones, pero al legalizar el derecho al amor y la convivencia entre iguales, no sólo se está permitiendo acceder a seguros médicos, herencias, o tener derecho en temas legales, sino que se nos da el permiso, la libertad, para tener una familia. Ahora en las reuniones de amigos y parientes te preguntan “¿y ustedes cuándo se van a casar?”, y esto implica preguntarme, también, si quiero formar una familia”, reflexiona.

Y concluye: “El concepto de familia es el núcleo de la organización moderna occidental y crear un nuevo tipo de familia, ¿plantea una amenaza al modelo en el que se funda esa sociedad occidental hoy? Esta perspectiva de abordar una temática reciente, y que parece superada en la norma pero no aún en la práctica, llevaría a fortalecer el derecho igualitario, no por utilizarlo sino por elegir no hacerlo; se fortalecería la igualdad desde el no, se fortalecería la libertad sin culpas. Se fortalecería, así, un derecho humano universal”.

 

Ficha artística: Maximiliano Pelosi, Luciano Linardi, Ricardo Moriello; Ficha técnica: Guión y Dirección: Maximiliano Pelosi, Dirección de fotografía: Matías Carneiro, Director De Arte: Min Ko, Editor: Damián Tetelbaum, Música: Pablo Trilnik, Dirección de Sonido: Diego Acosta, Productor: Walter Tejblum, Distribuye: Primer Plano Film Group

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“Nosotros tenemos las leyes, pero muchos gays aún se esconden”

El cine de respeto a la diversidad sexual llegó mucho antes que las leyes y es el modo de arraigar culturalmente algunas conquistas. Así lo entendieron en Tel Aviv, considerada la capital cultural israelí, que organizó este año la Primera Conferencia Lgbt Internacional del Festival de Cine.

La Argentina, referente de la igualdad Lgbt, no podría estar ausente. El Lic. Alejandro Viedma, psicoanalista coordinador del grupo de varones gays en la ONG Puerta Abierta, uno de los asesores de este blog, fue convocado a participar de esa iniciativa que contó con charlas de diferentes especialistas del mundo. “Más que a dar cátedra fui a aprender y a empaparme un poco de lo que sucede allá”, cuenta Viedma luego de esa vivencia que lo tuvo en Israel durante diez días. En esta entrevista con Boquitas pintadas repasa su experiencia y sus impresiones.

- ¿Por qué viajaste a Israel?

- Fui invitado a dar dos charlas en la segunda semana de junio. Estoy muy contento y agradecido ya que esto significa un gran logro en mi profesión y más que nada por el enriquecimiento personal que trajo. Una de mis participaciones fue en la Primera Conferencia Lgbt Internacional del Festival de Cine de Tel Aviv. Me convocó Manrique Altavista, Agregado Cultural de la Embajada Argentina.

-¿Cómo fue participar en medio de un festival de cine?

- Las charlas acompañaron la promoción del cine Lgbt en Israel y estaban focalizadas en lo socio político. En el caso de mi conferencia, que no fue una actividad aislada, sino paralela a otras charlas durante la semana, hablé sobre la comunidad gay y trans en la Argentina. Los cambios sociales que tuvieron lugar, sobre todo en el último lustro, y los impactos psicológicos positivos en el país en general y en el colectivo Lgbt en particular”.

Rescato el buen trabajo de Altavista que, a través de su contacto con el director del festival, Yair Hochner, logró que en la cinemateca hubiese un segmento especial dedicado a cinco producciones argentinas. Además, él fue quien hizo una breve introducción -muy aplaudida por la platea- en la proyección del documental Putos Peronistas.

El Lic. Alejandro Viedma, en una exposición de arte en el Centro LGBT de Tel Aviv; Foto: Gentileza Alejandro Viedma

Respecto a la conferencia que di estuvo muy bien, también por la organización y ayuda de Manrique, incluso por la cuestión del idioma, ya que fue todo en inglés, y por la gran participación del público, súper interesado en la realidad argentina. Los aplausos que se llevó la proyección del documental Putos Peronistas también fue una demostración de esto.

Yo había empezado mi disertación contando sobre los últimos diez años de mi trabajo en Buenos Aires, sobre la conquista de las leyes, principalmente la de Matrimonio Igualitario y la de Identidad de Género, y también por lo que falta conquistar. No tardó en llegar el feedback con la platea, lo que yo llamo “el pogo discursivo” o “el agite simbólico”, que siempre para mí es lo más interesante.

Noté un público informado acerca de la historia argentina y no todo se limitó a la cuestión de la diversidad. Por ejemplo, dos personas en dos días distintos preguntaron acerca de los desaparecidos en la última dictadura militar. “¿Qué pasó con las personas desaparecidas en la Argentina?”, indagó una persona del público al final de mi conferencia.

La sala central donde se proyectaban las películas y donde se realizaban las conferencias; Foto: Alejandro Viedma

- ¿Conociste el centro LGBT? ¿Cómo funciona?

- Sí, en Tel Aviv hay un centro Lgbt de tres pisos, al fondo del parque Gan Meir. Mi conferencia se realizó ahí, en ese amplio y bello Centro, algo que en la Argentina no tenemos. Son instalaciones muy cómodas, con dos barcitos, muchas salas, un microcine, un hall con murales de arte, una escalera con una galería de fotos de familias homoparentales, familias diversas.

Esa semana también se hacía el testeo de VIH de manera gratuita. Es un lugar moderno y luminoso en donde se llevan a cabo muchas actividades grupales.

- ¿Qué otras películas viste en el festival?

- Fuimos a la apertura y el recinto estuvo colmado. Vimos la proyección de una película Israelí muy interesante sobre un muchacho que descubre su costado homosexual mientras estaba de novio y conviviendo con una mujer. Esto hacía que conviviese con un conflicto interno, en secreto y sintiéndose perseguido, ahogado, torturado. El film se llama Snails in the rain.

- ¿Qué es lo que más te llamó la atención de Tel Aviv?

- Lo primero fue la visibilidad, principalmente de los varones gay. Me encontré con una ciudad embanderada por los colores diversos del arco iris, banderas que estaban integradas a las avenidas, las calles, los semáforos, los postes de luz, los locales comerciales, los balcones, al arte callejero, a los shoppings, porque era “la semana gay”. La marcha fue la apertura, el viernes 7 de junio, que, según leí en los medios locales, fue multitudinaria.

Pero, por otro lado, allá no tienen leyes tan de avanzada como las nuestras. Paradójico, ya que aquí no se vive la visibilidad que allá sí, sobre todo supongo que por lo coyuntural de esos días. Nosotros tenemos las leyes, pero en general la gente se esconde más.

La sede del festival internacional de cine Lgbt en Tel Aviv; Foto: Alejandro Viedma

También me sorprendió ver lo común que es allí que los varones hetero, papás, estén solos con sus hijos. Se los ve con los cochecitos y son muy cariñosos con sus niños, los llevan a pasear o a la playa, los cambian, les dan su mamadera y demuestran mucho afecto. Yo me preguntaba dónde estaban las mujeres. Es común que se demuestren cariño entre varones también y tal vez, hipotetizaba, eso haga que no sea una rareza ver a parejas gay de la mano, o por lo menos yo no noté ninguna mirada descalificadora ni agresión verbal de los demás hacia esas manifestaciones de amor al mismo sexo.

Con los que pude hablar allá, me decían: “Esto no es Jerusalén”. Tuve la suerte de estar dos veces en Jerusalén y tampoco allí ví a nadie horrorizado observando a parejas gays de la mano; todos paseaban por ese sitio histórico y religioso donde hay lugar para la diversidad en general: de culturas, lenguas, religiones, nacionalidades, etc.

Uno puede ver que emerge allí un interjuego entre lo tradicional, lo regional y, por otro lado, el turismo, la globalización, la posmodernidad.

La sede del festival; Tel Aviv; Foto: Alejandro Viedma

- ¿Cómo es la situación legal para los gays en Israel?

- Lo que pude averiguar es que en Israel no hay matrimonio igualitario, sí algunas uniones civiles; solamente se pueden casar a través de la religión, obviamente hombre y mujer. Así y todo hay varias personas influyentes en esa sociedad que se están visibilizando y luchan por los derechos, como por ejemplo, un político o un rabino ortodoxo que construyó una familia homoparental con su pareja varón y una hijita. Me quedé con muchas preguntas y reflexiones sobre muchas cuestiones, más que con respuestas taxativas.

- ¿Pudiste conocer algo más de aquella zona?

- Sí, fuimos a Palestina, al Mar Muerto –el área más baja del mundo-, y ciudades como Tybeh o Ramallah, que me encantaron.  La situación de la zona es algo dificultosa, pude palpar de cerca los conflictos socio políticos de esos países. O sea que hay ítems sociales, culturales, económicos, históricos, humanos que van más allá de la sexualidad, pero que la atraviesan y viceversa. Incluso para los que les interese, la película The Bubble, la Burbuja, describe la relación amorosa y los obstáculos que conlleva esa situación entre un palestino y un israelí.

- ¿Qué te dejó esta experiencia?

- Que fui feliz viviendo esta experiencia, pero también estuve así en la previa y después porque me sentí apoyado, felicitado y acompañado en este periplo. Es decir, antes de viajar, ni bien iba comentando lo que se venía, esta invitación, fui recibiendo muestras de cariño y alegría de parte de los que me rodean, sobre todo desde mis afectos más cercanos: la familia, mis amigos… y también desde lo institucional, lo laboral, desde “las cabezas” de Puerta Abierta, Graciela y Silvina, los asistentes a los grupos de reflexión que coordinamos ahí y mis pacientes, a quienes les parecía importante ese hecho. Así que este recorrido también ameritó despedidas, bienvenidas, encuentros, abrazos, buenos augurios y cálidas recepciones, todas situaciones que también construyen salud, porque lo que rodeó al viaje incluyó charlar, escuchar, responder inquietudes y plantearme yo más interrogantes para seguir pensando en la diversidad autóctona, foránea y global, pero básicamente humana.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“El amor no es heterosexual, ni homosexual”

El matrimonio igualitario es LEY en Uruguay. El joven militante del Partido Socialista Facundo García, impulsor activo de la agenda del movimiento de lesbianas, gays, bisexuales y trans en la Argentina, participó en el país vecino de la jornada en que se aprobó la ley de matrimonio igualitario.

Escribió esta crónica para Boquitas pintadas. En su introducción dice: “La noche del 10 de abril va a quedar grabada por siempre en la memoria de quienes tuvimos la posibilidad de asistir al debate por la aprobación del Matrimonio Igualitario en nuestra vecina República Oriental del Uruguay y, quizás más importante aún, en todas aquellas personas que alguna vez fueron allí discriminadas por su orientación sexual. Una vez más, vencimos el statu quo de las leyes para decir: El amor no es heterosexual, ni homosexual, el amor es amor”.

Foto: Ovejas Negras

Crónica de un debate por la igualdad

Por Facundo N. García (*)

 

A la 1.15 am arribamos a Colonia con Macoco Guajardo, que integra el Comité Nacional del Partido Socialista en Argentina; a las 4 am iniciábamos nuestra vigilia en Montevideo. Vivíamos la jornada con la misma ansiedad que habíamos sentido en julio de 2010 en nuestro país.

Tal vez se pregunten por qué. Primaba en nosotros, como en tantísimos/as compañeros/as, un fuerte sentido de fraternidad. Quienes formamos parte de la lucha por el respeto a la diversidad sexual somos muy concientes de la transformación que produce en la sociedad este tipo de avances legislativos. En otras palabras, al reemplazar los términos “marido” y “mujer” por “contrayentes” estamos abriendo la puerta a miles de familias que hasta entonces estaban impedidas de acceder en pie de igualdad a los beneficios de la institución del matrimonio civil.

Y aún más, porque este derecho concreto y tangible no acarrea sólo un cambio exclusivo de las parejas del mismo sexo que piensen en casarse, trae consigo una semilla de igualdad que crece con el sol y se ramifica hacia todos los sectores sociales que ven en su cotidianidad situaciones de marginación e injusticia.

Cerca del mediodía, en la zona del casco histórico, más conocida como “ciudad vieja”, empezamos a reunirnos, mate mediante, con activistas locales y con la delegación de compañeros/as que viajaron también desde Buenos Aires en representación de la Federación Argentina LGBT. No escatimamos en anécdotas y comparaciones, rememorando las masivas concentraciones en nuestro país y las estrategias de comunicación en pos de la modificación del Código Civil. Mientras, Federico Graña, integrante del colectivo Ovejas Negras, nos ponía al tanto, siempre que su celular se lo permitía, de las últimas modificaciones que los senadores le habían hecho al texto original del proyecto.

La Plaza 1º de Mayo, frente al Parlamento, ya lucía los colores del arco iris por las banderas que habían colocado los/as activistas, preanunciando así la sesión, cuyo inicio estaba previsto a las 16.

Macoco Guajardo (PS Diversidad), Daisy Tourné (diputada del Frente Amplio), Facundo García, Viviana Piñeiro (titular de la IUSY – Internacional Socialista de Jóvenes) y Esteban Paulón (FALGBT); Foto: Gentileza Facundo García

Una diputada lesbiana y madre se hace oír

Las gradas se fueron llenando poco a poco cuando el debate ya había comenzado. Vamos a hablar claro, el resultado ya era cantado, pero la emoción estaba ahí contenida, aguardando la votación final. Los rostros asomaban atentos desde las barandas. Nadie quería perderse una palabra, ni un gesto.

La derecha cabalmente representada por una fracción del Partido Nacional no fue innovadora en su discurso, se percibían a sí mismos en franca minoría. Paradoja. Uno de sus diputados se limitó simplemente a transmitir un comunicado de la Asociación Cristiana Uruguaya y otros dos repetían aristotélicamente que “lo desigual debe tratarse desigual”. Como modesto estudiante de ciencia política me se siento en la obligación de señalar que Aristóteles nunca hizo pública su posición sobre el matrimonio igualitario.

Las locuciones más encendidas y contundentes tenían perfume de mujer. La socialista Daisy Tourné sostuvo que no se trataba de interpretar jurídicamente si el matrimonio es o no entre varones y mujeres sino que se estaba discutiendo ideología, y celebró el revolucionario cambio conceptual que se imprimía en la familia. Valeria Rubino, también diputada por el Frente Amplio y activista lesbiana, se refirió sin tapujos al tema de la adopción al decir: “En mi casa hay una niña de nueve años que está escuchando lo que ustedes están diciendo y que se ha criado en un hogar con personas del mismo sexo”.

Sorprendió, también, la socialista María Elena Laurnaga cuestionando los supuestos sobre la naturaleza del matrimonio y su finalidad procreadora al argumentar: “Si esto fuera así, un hombre y una mujer sólo podrían tener relaciones sexuales de una determinada manera y no se podría leer el Kamasutra”.

Ya rondando las cinco horas de debate, el presidente de la Cámara de Representantes convocó a los legisladores a sus asientos para votar. Los votos favorables ascendieron a 71; sólo hubo 21 votos en contra. A la posición unánime de los cincuenta legisladores frenteamplistas se habían sumado voluntades de otros bloques exhibiendo el alto nivel de consenso de la sociedad uruguaya respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Las barras explotaron en aplausos y nuevamente vibramos todos juntos al grito de “¡igualdad!” y “¡se escucha, se escucha, arriba los que luchan!”. Uruguay se convertía así en el 12vo país del mundo y el segundo en América Latina en aprobar el Matrimonio Igualitario.

Militantes esperan ansiosos la votación en el Parlamento; Foto: Ovejas Negras

Una plaza con consignas claras

Entre sonrisas, lágrimas de emoción y abrazos, la concurrencia se entremezcló en la Plaza 1º de Mayo con periodistas y legisladores/as que se acercaron a felicitar a los/as activistas. La música no se hizo esperar. Sonaron clásicos como “Y todos me miran”, de Gloria Trevi, “Vogue”, de Madonna, “Titanium”, de David Guetta, “A quien le importa”, de Alaska. Los colectivos y automóviles tocaban bocina al pasar saludando el festejo.

Los organizadores agradecieron el acompañamiento de activistas españoles y argentinos en el proceso de lucha por el derecho al matrimonio. Y señalaron que esa jornada histórica era el inicio de otras luchas, que aún queda mucho por hacer. Se refirieron a políticas públicas en favor de la diversidad sexual, acceso laboral para el colectivo trans y campañas por el cese del bullying en las escuelas.

La Fraternidad

Si pudiéramos imaginar una biblioteca con libros sobre política, posiblemente, la mitad de ella versaría sobre las bondades de la libertad y la otra mitad haría lo propio con las bondades de la igualdad. Pero, cuántos libros nos interpelarían desde la fraternidad. Pocos.

La Revolución Francesa, que es en teoría el cimiento conceptual de las democracias, supo colocar a la fraternidad como parte de la tríada pero sin el mismo éxito a la luz de la historia. Mientras la libertad y la igualdad se han constituido innumerables veces como pasiones antagónicas, la fraternidad ha quedado de lado. Implica un esfuerzo, el de situarnos a la par de otro, el de reconocernos mutuamente.

La fraternidad es sensibilidad, sí. Es nuestra acción por excelencia, la del “socialismo afectivo”, como nos enseñara Pedro Zerolo. Por eso estuvimos allí presentes. Porque nuestra fraternidad es regional: trabajamos para ver los mismos derechos con los mismos nombres para la comunidad LGBT en toda América Latina.  Porque nuestra fraternidad es ideológica: portamos la bandera del arco iris con orgullo de ser quienes somos, con la convicción de que la visibilidad es el mejor camino para la ampliación de la ciudadanía. Porque nuestra fraternidad es humana: tiene rostros y nombres. Por mi parte, quiero regresar pronto a Uruguay para volver a abrazar a mis amigos Néstor y Raydel en el día de su matrimonio.

Néstor y Raydel, la pareja amiga de Facundo que ya piensa en el casamiento; Foto: gentileza Facundo García

 

(*) Es estudiante de ciencia política en la Universidad de Buenos Aires y militante del Partido Socialista desde donde impulsó la agenda del movimiento LGBT. Integra la ONG Capicüa trabajando en prevención de situaciones de acoso escolar (bullying) por orientación sexual e identidad de género.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. Te espero! Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Las 700 fotos del matrimonio igualitario en un solo libro

Javier Fuentes tiene 43 años. Estuvo casado durante mucho tiempo con una mujer, con quien tiene un hijo adolescente. Hasta pasados los 30, Javier trabajó como analista de sistemas. Cuando hace diez años salió del clóset se sintió como perdido, sin poder expresar lo que le pasaba. No sabía que lo que le faltaba era la fotografía. “La foto llegó tarde a mi vida. Hoy que la tengo sé que es lo que me faltó durante años”, dice Javier a Boquitas pintadas, en vísperas de la presentación de Rostros de un triunfo, un libro que muestra 700 imágenes, de las casi mil que sacaron con su pareja, Nicolás Fernández, en el proceso de discusión de la ley de matrimonio igualitario.

Una de las postales de Rostros de un triunfo; foto: Fuentes2Fernández

- ¿Cómo surge la idea de un libro de fotos?

- Nunca lo pensamos como un libro. Con Nicolás, mi actual pareja, nos conocimos hace cuatro años. Cuando estaba en vísperas de aprobarse la ley de matrimonio igualitario y, como somos los dos fotógrafos, decidimos emprender un proyecto en común: empezamos a participar, cámara en mano, de los debates en comisiones del Congreso de la Nación. Nos fuimos involucrando desde el deseo de intentar modificar en algo la percepción de mucha gente acerca de nuestro mundo. Entramos con la cámara a fotografiar esos momentos decisivos.

- ¿Cuál es la imagen que sentís que tiene mucha gente?

- Los medios, en general, se ocupaban de nosotros solamente en la marcha del orgullo y mostraban esas imágenes como si fuera lo único que existe en nuestro mundo. Además, lo tomaban como una nota de color, se explotaba sólo el lado frívolo, el cuerpo desnudo, el escándalo. Muchas veces fue un mensaje en contra porque no se entendía que el cuerpo desnudo intentaba reclamar algo; se quedaban sólo con esa imagen de nosotros. Mostrar lo cotidiano, nuestras otras formas de lucha, eso intentábamos con nuestras fotos. Entonces, fuimos a todas las manifestaciones, a la marcha de los dos congresos, estuvimos cuando se aprobó la media sanción en Diputados, en la plaza cuando el Senado aprobó la ley, también en la promulgación en Casa Rosada.

Javier Fuentes registra la media sanción en Senadores; el fotógrafo que lo retrató es su pareja, Nicolás Fernández: Foto: Fuentes2Fernández

- ¿Cuántas imágenes obtuvieron?

- El libro Rostros de un triunfo tiene más de 144 páginas de fotos, son más de 700 imágenes las que quedaron seleccionadas. Pero en total habremos sacado entre 8000 y 9000 fotos.

- ¿Cómo seleccionaron las que iban a integrar el libro?

- Con el auge de las redes sociales el material que íbamos subiendo empezó a explotar. La gente del interior se sintió incluida. Cientos de comentarios, de Me gusta, en Facebook, de replicaciones. Se le dio una gran visibilidad. Ahí surgieron muchas de las que más gustaban, las más emotivas, las más representativas.

- ¿De dónde surgieron los fondos para la edición?

- Golpeamos varias puertas. Las editoriales no querían hacerse cargo. El proyecto estuvo como un año y medio dormido, hasta que apareció Panel de ideas, una plataforma de financiamiento colectivo para poryectos artísticos y culturales que fue una herramienta muy interesante para nuestra publicación. Empezamos a difundir, a compartir en las redes sociales y fueron apareciendo interesados en colaborar con la compra anticipada del libro. Se consiguieron fondos para imprimir mil. Tienen el sello del proyecto que tenemos con Nicolás: Fuentes2Fernández Fotografías.

Rostros de un Triunfo fue declarado de interés para la “promoción y defensa de los derechos humanos” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La presentación del libro, que se llevará a cabo en el Salón Azul del Senado de la Nación, será el 16 de este mes a las 17.30. Están todos invitados.

Norma y Cachita, retratadas en una manifestación por los derechos de todxs, también están en el libro; Foto: Fuentes2Fernández


Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. Te espero! Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Gabriel Rolón: “Freud y Lacan estarían a favor de la diversidad sexual”

Cuando el psicoanalista y escritor Gabriel Rolón abrió las puertas de su casa para la entrevista con LA NACION no puso condiciones. Se dispuso a hablar durante más de una hora sobre el lado B del amor, esa contracara a la que no se le dedica demasiado análisis. También hubo tiempo para conversar acerca de la diversidad sexual.

Quien sigue las reflexiones de Rolón sabe que, desde que en la Argentina se empezó a discutir el proyecto de ley de matrimonio igualitario, él se manifestó a favor y expuso sus razones. Incluso fue uno de los especialistas que disertó en el Congreso.

El psicoanalista y escritor Gabriel Rolón conversó con LA NACION en su casa; Foto: Ezequiel Muñoz

En una entrevista que dio en el programa La Mañana, que conduce Víctor Hugo Morales en radio Continental, el día previo al debate frente a los legisladores dijo: “A la hora del amor no importa el género”. En un tramo de la entrevista, aclaró: “No es cierto que haya una mayor tendencia a que el chico mantenga la condición sexual de sus padres”. Y agregó: “Además, cuando dice que se corre el riesgo, ya se está hablando de la homosexualidad como algo peligroso. Es un pensamiento de características nazis”.

Por si su opinión no queda clara, en su Facebook posteó hace un tiempo: “La homosexualidad no es el acto perverso de alguien que somete a otro a padecer algo aberrante, sino la elección consciente de dos personas, en la cual uno no es el objeto de goce del otro, sino que ambos se constituyen en sujetos del amor”.

Es decir, que la perversión se daría cuando alguien pone al otro en lugar de objeto y se comenten actos no consentidos, como por ejemplo, un abuso intra o extrafamiliar; casi en el 95 % de los casos los abusos se dan de parte de personas heterosexuales, sobre todo de “padres de familia ejemplares” para “el afuera”: papás biológicos, padrastros, tíos y abuelos.

En este reciente encuentro con Rolón, vuelve a dar respuestas que ayudan a pensar en la diversidad sexual, en las razones por las cuales a algunas personas les cuesta tanto respetar a los demás.

Cuando se le consultó por qué apoya al gobierno de Cristina Kirchner, respondió: “Porque tiene la personalidad como para estar en un cargo complejo. De sus medidas me gustan la asignación universal, el matrimonio igualitario, el juicio a los genocidas”.

Gabriel Rolón, en su diván; Foto: Ezequiel Muñoz

- ¿Por qué cree que las relaciones entre personas del mismo sexo generan tanto rechazo en ciertas personas?

- Todavía hay una tendencia en un sector de la población a creer que el ser humano es natural y no social. Cuanto más arraigado está eso más resistente es la gente. Esta idea de que Dios creó al hombre y a la mujer vinculada a la cuestión de la procreación vuelve aún más inexplicable la diversidad sexual, porque no pueden pensar que el sujeto humano es una construcción social.

- ¿Qué cree que dirían Freud y Lacan hoy acerca de la diversidad sexual y la homofobia?

- Creo que Freud y Lacan estarían a favor de la diversidad sexual. Fueron dos pensadores que estudiaron acerca de que no hay nada natural en la sexualidad. A la hora de amar se puede no seguir modelos naturalizados como tales. ¿Lo de la homofobia? No admite mucha discusión, está dicho en el mismo término: es una enfermedad.

- ¿Se puede hablar de cuestiones psicoanalíticas en los medios sin banalizar lo que se expone?

- El psicoanálisis no puede desconocer la existencia de la radio, de la tv, de los medios de comunicación. Es como si después de Gutenberg hubiéramos decidido no imprimir libros y seguir con la transmisión oral. No se puede hacer clínica por tv, pero sí sostener desde allí un lugar en la cultura en la que estamos insertos. Hablar con contenido, sin banalizar se puede elegir como camino para hablar de muchos temas.

 

Bonus track: En las vísperas de la aprobación del proyecto de ley de matrimonio igualitario el Lic. Alejandro Viedma, psicoanalista colaborador de este blog, reflexionaba en sintonía con lo que expone Rolón. Comparto el audio del programa de radio en el que Viedma ayuda a pensar, entre otras cosas, en la necesidad de priorizar las funciones de paternidad/maternidad y no lo biológico, es decir, la genitalidad de esos padres.

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

¿Qué pasó con el suboficial gay Octavio Romero?

Foto: Facebook Gabriel

Gabriel Gersbach se mudó porque no soportaba volver cada día al departamento que compartía   con Octavio Romero, el lugar del que desapareció la noche del sábado 11 de junio de hace un año. Se trajo unas pocas cosas a este espacio que luce como un lugar de paso, desordenado, con muebles ajenos –lo alquiló amoblado para ver si así los recuerdos dejaban de acecharlo-.

Con él se vino el perro que encontraron en uno de los típicos paseos por la reserva ecológica. “Nombro a Octavio y me lame. El perro también lo extraña, no sabés”, dice Gabriel, mientras hacemos lugar para sentarnos en torno de una mesa pequeña donde la computadora siempre está prendida.

“La búsqueda se hizo por Internet, enseguida empezamos a divulgar por ahí”, cuenta Gabriel. Aprovecha y abre las páginas en las que se busca Justicia por Octavio. Entra a navegar por Facebook, a abrir álbumes de fotos, pone play en varios de los videos de youtube en los que él daba entrevistas por el caso de su novio cuando aún se desconocía su paradero, muestra la página que él mismo armó para seguir las novedades de caso.

Su amor por Octavio parece intacto. Por momentos, en la charla se manifiesta con una anécdota que lo hace sonreír (nostalgia de tiempos amorosos), por otros, con algún episodio que le quiebra la voz (impotencia de amor).

Empieza a hablar del último tiempo compartido. “Salíamos juntos los dos, con turistas que querían hacer recorridos por la ciudad. Eran tours de 4 ó 6 horas, programábamos qué querían hacer, si compras, museos, lugares históricos y era una forma de estar más juntos”, recuerda. Gabriel es taxista y Octavio trabajaba medio día por la mañana en la Prefectura, después iba al gimnasio, hacía acrobacia sobre tela, nadaba y estudiaba, según los días.

“La verdad, era un ejemplo de persona. ¿Viste esas personas que se solidarizan con todo, que quieren ayudar, colaborar siempre con sonrisa, humor, feliz?”, dice Gabriel. “Así era Octavio”.

Foto: Facebook; Octavio, a la izquierda, Gabriel a su lado, de paseo por Europa

- ¿Cómo se conocieron ustedes?

- En un boliche, fue el 9 de julio del 1999. Fue un flash. Al día siguiente lo llamé para vernos. Fue una locura, ¿viste cuando tenés muy buena piel con alguien, que no querés que se vaya? A la otra semana ya venía a mi casa y se quedaba dos días, dejaba cosas.  Yo vivía en el centro en un monoambiente y era más cómodo porque él trabajaba en Prefectura en el edificio de guardacostas, en Puerto Madero. Estaba a seis cuadras de su trabajo.

- ¿Desde que lo conociste él trabajó en Prefectura?

- Sí, pero él al principio me dijo que trabajaba para una empresa naviera, en una oficina porque me vio con un perfil a mí que no me gustaban las armas, que era “anti milico” total. Pero al poco tiempo me lo contó, me dijo que me lo había ocultado porque pensó que no me iba a gustar. “Sí, no me gusta”, le dije. Pero me gustás vos, está todo bien.

El me dijo que era por un tiempo, pero fue pasando, en esa época él trabajaba en el edificio de guardacostas pero como era suboficial era como el “pinche”, lo mandaban a la calle con escudos lanza gases. Imaginate en 2001.

- ¿Qué le tocó hacer?

- Lo mandaban a la calle a hacer seguridad, a veces, a las marchas a reprimir. Era complicada esa época y él odiaba hacer eso, detestaba hacerlo. Entonces trataba siempre de “zafar” de estar en la calle armado y con chaleco antibalas. Eso no le gustaba.

Con el tiempo entró a Control de Gestión, fue secretario ahí y mejoró un poco, no salía a la calle. Fue cuando estuvo mejor. Empezamos a viajar a Brasil donde yo había vivido. Se enamoró de Brasil, tanto que pidió una beca para estudiar el traductorado en portugués y lo hizo en tiempo récord. También estudió inglés y la carrera de relaciones internacionales en el Salvador con becas de Prefectura. Quería irse, le interesaba entrar en la Cancillería, ser diplomático y estaba camino a eso.

Foto: Facebook; una bandera los recuerda en la Marcha de Orgullo

- ¿Cómo vivieron la aprobación del matrimonio igualitario?

- El año pasado vivimos los días más lindos como pareja cuando se aprobó el casamiento igualitario y esa noche…se me nubla la vista de acordarme…esa noche fue tan lindo, tan lindo. El siempre dormía como un relojito a las doce o doce y media. Yo soy más murciélago, trabajo de noche en el taxi. Estaba el Congreso discutiendo la ley y fuimos a la marcha los dos. El siempre se ponía sombreros pañuelos porque tenía prohibido ir a las marchas. Después nos volvimos y él se acostó y yo me quedé mirando. Cuando se aprobó fui y lo vi a Octavio durmiendo. El se despertó me miró y medio sonriendo me dijo: ¿se aprobó? Sí y nos abrazamos y lloramos porque nos íbamos a casar.

- ¿Después de la aprobación del matrimonio igualitario pidió permiso para casarse?

- Sí, dijo: ahora sí les voy a hablar. Porque muchos jefes ya sabían. Porque cuando trabajás para una Fuerza es como que ellos son tu familia: tienen que saber dónde vivís, con quién, cuando te vas de vacaciones, dónde vas, tenés que pedirle permiso.

– O sea que ellos sabían que vivían juntos…

- Sí, sabían. Igual podría haber sido un amigo. Pero él no ocultaba las cosas, era muy sincero. Lo fue blanqueando, en su lugar de trabajo, en control de gestión sabían, en ese piso sabían todos que era gay.

Foto: Gentileza Gabriel Gersbach

- ¿Y cómo lo trataban?

- De vez en cuando tenía alguien que lo apuraba. Una vez lo llevaron a un cuarto y le dijeron: ‘Si sos puto, chupamela’. No se quienes eran, no me dio nombres, pero me lo contó a mí, a sus amigos, a mi familia. Estaba preocupado. Una vez, en el baño encontró pintado ‘Octavio Romero puto’. Ofensas. A él le daba bronca por la ignorancia de los demás, la falta de respeto y la intolerancia.

- ¿Cómo fue contarles a los jefes del casamiento?

- Un día vino re contento, que le había contado a los jefes y estaba todo bien. Que había uno que ya sabía pero a los demás también les dijo. El les contó, les dijo que era su pareja y les pidió permiso para casarse conmigo. Porque ellos no es que van y se casan: tienen que pedir permiso a las autoridades y, por protocolo, investigan a la pareja con que se va a casar. Entonces me dijo a mí y a mi familia que nos iban a investigar, que hasta podían llegar a pinchar el teléfono. Lo que le dijeron es que ni se le ocurriera casarse con uniforme, cosa que a él ni se le había ocurrido.

- ¿Cómo se portaron con vos después del asesinato?

- Hay un solo jefe que se portó muy bien, me dijo que iba a llevar una escolta de Prefectura con el cuerpo, que iban a poner una placa en Curuzú Cuatiá, de donde él era. El se porto bien, vino al funeral y todo. Los demás se han portado muy mal conmigo, me han desmerecido completamente, no me consideran familia.

- ¿Ellos intervienen en la investigación?

- Formalmente, no. A mí me hicieron dos allanamientos, porque como vivíamos juntos era el primer sospechoso. Quedé con la figura de sospechoso aunque no encontraron ninguna prueba en mi contra y comprobaron que yo no estaba donde apareció Octavio, sino trabajando. Me presente para ser querellante y no me dejan serlo porque no soy familiar directo y quedé como sospechoso. Dos veces me rechazaron la medida entonces no sabemos si avanza o no la causa.

- ¿Seguís en contacto con alguien de la Fuerza?

- Hay un chico que era amigo de Octavio y se hizo amigo mío también. Le pregunto cada tanto y me dice que nadie habla nada, nadie menciona el tema. Es como un secreto de sumario. ¿Nadie lo extraña?, le pregunto a este pibe. Sí, me dice, pero no dicen nada. ¿Nadie sospecha de alguien de ahí? Sí, pero no se habla, el tema se enterró.

 

El próximo miércoles a las 21, en Casa Brandon,

Homenaje y pedido de justicia por Octavio

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“Bandera humana” por la diversidad frente al Congreso

Fotos: facebook 100% Diversidad

La consigna fue decir con imágenes. A días del tratamiento de la Ley de Identidad de Género en el Senado de la Nación –se espera que se discuta pasado mañana-, las organizaciones de lesbianas, gays, trans y bisexuales junto con la Asociación de Reporteros Graficos de la Republica Argentina (Argra) convocaron a una “foto masiva”, una especie de bandera humana retrato de la diversidad.

La actividad ayer consistió en la toma de fotografías de la concentración de cientos de personas vestidas de rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta que sostuvieron telas gigantes de los mismos colores. Así formaron una “bandera humana de la diversidad” que cubrió todo el frente del Congreso Nacional. El objetivo, pedir la pronta sanción de est ley que restituirá el derecho a la salud integral y reconocerá el derecho a la identidad de las personas trans, una deuda de la democracia.

Martín Canevaro, presidente de 100% Diversidad y Derechos, una de las entidades convocantes, sintetizó: “Con la Ley de Identidad de Género nuestro país volverá a estar a la vanguardia de los derechos humanos porque garantizará el derecho a la identidad de las personas trans y el pleno ejercicio del derecho a la salud, entre muchas otras conquistas”.

Para Alba Rueda, responsable del Area Trans de 100% Diversidad, éste es el principio de otras luchas: “Luego de la sanción de la ley, esperamos que se desarrollen políticas públicas específicas que reparen décadas de exclusión y violencia hacia la comunidad trans y que garanticen su acceso a la salud, el empleo, la vivienda y el trabajo”.

Estas fueron algunas de las imágenes del arco iris diverso.

Foto: Facebook 100% Diversidad

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Facebook 100% Diversidad

Foto: Facebook 100% Diversidad

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Facebook 100% Diversidad

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

Foto: Maru Paoloni

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!