Qué rol tuvo el activismo gay y queer por el aborto legal

Historia de una desobediencia, aborto y feminismo. Ese es el título del último libro de la ensayista y periodista Mabel Bellucci, que “escapa (por suerte) a las tipificaciones disciplinarias y por ende resiste una lectura convencional”, como señala el prólogo del libro. Se trata de una rigurosa constelación de genealogías y cartografías de las luchas por el derecho al aborto en la Argentina, desde los años ’70 hasta la actualidad.

“Ningún libro da cuenta de todo”, se sincera Bellucci, no obstante, realiza un notable esfuerzo por plasmar a lo largo de sus páginas una pluralidad de voces y de recorridos transitados alrededor del “único lugar donde convergen todas las tendencias del feminismo”: el aborto.

En este post de Boquitas pintadas, nos detenemos  en un apartado del libro en el que Bellucci menciona el rol activo de militantes LGBTIQ y queer en esta cruzada “desobediente”.  En un acercamiento a este documento teórico potente, compartimos el extracto de un capítulo referido a esta participación activa de la que poco se conoce.

Mabel Bellucci, militante feminista

“Hacia principios de 1999, entre las filas del activismo de Buenos Aires surgió “la Coordinadora por el Derecho al Aborto”, una coalición política en la cual convergió una diversidad de agrupaciones feministas, de lesbianas, estudiantes, de sectores independientes de izquierdas. A partir de la constitución de este frente, la lucha por  la despenalización del aborto le ganó tierra al río”.

“Así, todas sus integrantes se arrojaron a organizar una intervención callejera para el 8 de marzo. Para ello elaboraron un documento fundacional: “Las mujeres reclamamos nuestro derecho a decidir y nuestros derechos laborales”. Entre tantas cosas planteaban lo siguiente: “El acuerdo entre la jerarquía eclesiástica y el gobierno nacional también continúa: aquella silencia sus críticas a la situación económica y social  y éste cuenta con la intervención de la Iglesia para sostener el equilibrio social. La moneda de cambio para ello son nuestros derechos, la garantía de que todo siga igual con la clandestinidad del aborto.”

“A partir de allí, dentro de la Coordinadora quedó plasmada una vocación de entrecruzamiento de miradas diversas en torno al aborto .Contra el viejo dictamen de “la biología no es destino”, de propio cuño feminista, se consolidó el armado de alianzas y coaliciones con experiencias tan disímiles como tradiciones e historias diferentes. Encarnaban otras formas de politizar sus especificidades y otras luchas pero fueron confluyendo”.

“Desde ya, significó un aprendizaje más que interesante, donde convergieron territorios heterogéneos que con anterioridad habían discutido hacia el interior de sus asociaciones el régimen heteronormativo para luego apostar a acciones micropolíticas. Por un lado, la comunidad LGTTB estaba comenzando a acompañar al activismo feminista en intervenciones callejeras, ya sea para el 8 de marzo como para el reclamo por la despenalización del aborto. Todo ello otorgó a ambos frentes una práctica de convivencia política, sin un anclaje ideológico de fondo que permitiría reservar la independencia necesaria de cada una de las partes”.

La fuerza arrolladora de las travestis

“Asimismo las lecturas de textos de teóricas clave facilitados por muchas de ellas hicieron lo suyo. Nadie puso en duda que el feminismo encarnaba el espacio de contención por excelencia. También, al activismo feminista le interesaba la apuesta desafiante de las minorías sexuales por su lucha decidida contra la discriminación. Durante los años noventa, las agrupaciones de travestis fueron las más flexibles para afinar acuerdos tanto con las lesbofeministas como con las heterofeministas. En realidad, las travestis traían consigo una fuerza arrolladora, además de representar un punto de quiebre en el arco iris de entonces”.

Portada del libro de Bellucci

“Estas cuestiones sirvieron de motor de ese magma de compromisos teóricos, políticos y experienciales –sea por parte de los colectivos de la diversidad sexual como de la militancia feminista– por la conquista del aborto legal. Cada grupo que se integró a la lucha fue a través de un acuerdo táctico pero también con objetivos estratégicos para enfrentar a un adversario en común y un cuestionamiento de toda la sociedad en su conjunto. Las coaliciones con travestis, gays y lesbianas como figuras con potencia “de fuga” de su lugar de origen, se fortalecieron por la incidencia del activismo queer que durante la década del noventa irrumpió con el propósito de explorar idearios, prácticas y materiales e hizo su desplazamiento desde los Estados Unidos a la Argentina, sin escala. Con la mudanza, lo queer- como sitio político sin delimitación de antemano y sin identidades estratégicas ni tampoco de una posición estática en tanto perspectiva teórico- crítica y como sustento de un accionar militante- se transmutó y se retorció en una serie de alternancias relacionadas con las luchas culturales locales de un presente reciente, pero también condicionada por experiencias políticas anteriores, como fue el caso del “Grupo Política Sexual”. Al rastrear tradiciones truncas del pasado inmediato, emergería la crítica al concepto de identidad llevada a cabo por el “Frente de Liberación Homosexual” (FLH) y, en especial, por Néstor Perlongher”.

“Durante los años noventa, los antecedentes del activismo queer se localizarían, al menos en Buenos Aires, hacia 1993, con la aparición del colectivo estudiantil de lesbianas y gays “Eros”–espacio de producción teórica y política de la Facultad de Filosofía y Letras- UBA – homónimo del grupo liderado por Perlongher en la década de los setenta. A ello, se acoplaba la constitución del FDA”.

“Para esa misma fecha se asentó esa incipiente apuesta con la declaración de solidaridad que había presentado la “Comisión por el Derecho al Aborto” con la lucha de la CHA para obtener la personería jurídica”. Mientras que en octubre de ese año, ambas agrupaciones organizaron un panel “El derecho al propio cuerpo y lo diferente”. Estos datos no resultaron menores: colocó de relieve el diálogo mutuo de convergencia entre grupos feministas y de la diversidad sexual para la transformación de los modelos existentes. También esta abigarrada mezcla de alianzas logró su punto prominente de complejas articulaciones político-culturales, de modos de organización, de historia y cultura política con la configuración de la Comunidad Lésbica, Gay, Travesti, Transexual (LGTT). Allí, Carlos Jáuregui instaló como práctica política coaliciones montadas con una diversidad de asociaciones, colectivos autogestivos y movimientos sociales –desde lesbianas, gays, travestis y transgéneros junto con partidos políticos progresistas, de izquierda anticapitalista a grupos de estudiantes, feministas, derechos humanos, sindicatos combativos– a partir de las Marchas del Orgullo LGTTB, que comenzaron su recorrido desde 1992 en adelante. En 1996, surgió el “Área de Estudios Queer y Multiculturalismo”.

Retomar a Perlongher

“Funcionaba en el Centro Cultural Ricardo Rojas-UBA y representó un centro experimental de coaliciones en términos de lucha hegemónica y de antagonismo. El Área se proponía  retomar una idea de Néstor Perlongher interrumpida por la dictadura, de articular las luchas de clase con las de género y sexualidad en un movimiento contracultural que se erigiera contra todas las formas de explotación, exclusión, represión y discriminación, en una alianza entre las izquierdas, las minorías sexuales y el feminismo”.

“Se trataba de producir alianzas políticas en la que los vectores diferenciales aparecieran en relaciones específicas, históricas y concretas. Así, estas propuestas entre tantas otras que se fueron explorando durante los años noventa, moldearon un activismo joven y fresco que, por un lado, revisaba el pensamiento feminista hegemónico y, por el otro, ingresó a su terruño la impronta política de la visibilidad pública desde comunidades con vectores diferenciales específicos. Se pedía entonces un reconocimiento para que estas cuestiones fueran más trabajadas en el interior de las colectivas desde la propia experiencia. Para el 8 de marzo de 1999, la Coordinadora expuso un documento que planeaba propuestas transversales de conquistas: “al luchar por revertir nuestra opresión en este mundo inadmisible, para lograr la libertad sexual, la libre opción sexual, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, el derecho al aborto libre, contribuimos a afirmar la fuerza de aquellas y aquellos que queremos sacudir los pilares de esta sociedad patriarcal y capitalista y de esa manera transformarla”.

“Otra oportunidad fue el 28 de Septiembre de 2001. Se organizó un recital en Plaza Houssay frente a la Facultad de Medicina de la UBA –entre Córdoba y Junín– animado por “Lunática and Group”, “She Devils”, “Entre Coplas”, “Arbolito” y “Las Carmelitas en Calzas” bajo la consigna: “Aborto legal para decidir en libertad”.  Para esa actividad, la “Coordinadora por el Derecho al Aborto” presentó un documento denunciando la ilegalidad del aborto con argumentaciones similares a las precedentes, excepto con una diferencia de propósito al colocar un fuerte énfasis en la construcción de alianzas: “No deleguemos nuestra capacidad de decisión. Despleguemos nuestro poder, nuestra proyección y nuestra voz junto a las de otras y otros grupos de las minorías sexuales convergiendo en un futuro común”.

“Voces sobre el aborto”

“Pasado un año, el 24 de Octubre, el Área de Estudios Queer propuso un taller asambleario “Voces sobre el aborto”. La idea no consistía precisamente en volver sobre los viejos vicios y discusiones bizantinas en torno a las conocidas controversias que se disparaban en el interior de los colectivos y agrupaciones que luchaban por el derecho del aborto. Las personas convocadas reflexionaban de acuerdo a los parámetros presentes: “Después de tantos años de protestas callejeras y activismo de compañeras de diversas tendencias, es necesario interrogarse sobre las razones del estancamiento o, incluso, del retroceso de dicha demanda como reclamo social colectivo”. De allí que la pregunta disparadora para este taller asambleario fue “¿Por qué no se logró articular un frente político y cultural de lucha por el derecho al aborto?”.

“De esta manera, invitaban a todas y a todos al aporte de ideas renovadoras, coaliciones con otros frentes, movimientos y agrupaciones, testimonios y cuestionamientos sobre lo recorrido y lo no recorrido. Al activismo queer le resultaba imprescindible la presencia de feministas y de agrupaciones de mujeres, de gays, lesbianas, travestis, de derechos humanos, profesionales, asambleístas, piqueteras/os, integrantes de partidos políticos y sindicatos, centros de estudiantes, cartoneras/os, artistas, ahorristas, periodistas, intelectuales; ocupaciones varias, obreras/os de fábricas y establecimientos autogestionados”.

Campaña Nacional x el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito en CABA

“Así, sin demasiadas vueltas se compartió el debate con todos los espacios abiertos a alianzas heterogéneas entre saberes teóricos y militancias de trinchera que anticipaba la complejidad y las nuevas vertientes de coaliciones comprometidas alrededor de esta demanda puntual, formalizadas a partir de 2005”.

“El 3 de diciembre de 2000, la “Coordinadora por el Derecho al Aborto” hizo su ingreso de ceremonia con una charla bajo el nombre “¿El aborto es solo una cuestión de mujeres?”. La actividad se llevó a cabo en el primer piso de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) en la sala “Gregorio Selser” el querido profesor, periodista e historiador argentino. El panel estaba constituido por Flavio Rapisardi –activista queer y de la CHA–, Norberto Inda –psicoanalista y profesor universitario–, Ricardo Zambrano –médico sanitarista e integrante de la FNS y de la CTA – y Alejandro Geoffroy Lassalla– abogado. Este debate transversal provocó cantidad de zapateos y disputas en juego. En aquellos momentos, tal mesa significaba una de las primeras oportunidades que referentes relevantes del arco de la comunidad homosexual, integrantes de la CTA, grupos feministas junto con izquierdas independientes, se sumaron a una actividad que se caracterizaba por un dato peculiar: las voces que intervenían eran varones atentos a la cuestión. Un modo diferente de abordar las clásicas campañas del “Yo aborté”.

“No cabía dudas de que ese era el camino correcto en función de las experiencias adquiridas a través de las diferentes solicitadas a favor del derecho a decidir que se publicaron a lo largo de la década de los años noventa, más el acompañamiento comprometido desde los colectivos de las minorías sexuales en las acciones de trincheras que las feministas impulsaban en pos de la libertad de interrumpir un embarazo. Asimismo, varias agrupaciones estudiantiles tanto de la Facultad de Filosofía y Letras como de la Facultad de Ciencias Sociales -UBA se encontraban sondeando en esa misma dirección”.

El aborto, ¿sólo una cuestión de mujeres?

En aquella oportunidad, si bien esa mesa debate “¿El aborto es sólo una cuestión de mujeres?” se pensó como un acontecimiento exploratorio, al final terminó en una muestra de resistencia al cambio e, inclusive, de estallidos de enojos de una cantidad de algunas feministas porteñas. Ellas no concebían que un frente de pares propusiese una actividad de varones para que hablasen en voz alta sobre un tema considerado como propio. En realidad, el ambiente ya venía caldeado con una cascada de cuestionamientos hacia quienes exploraban una amalgama de articulaciones que permitirían extender las propias fronteras del feminismo. Se planteaba una apertura de campos que traspasaría la condición misma de las mujeres. De allí que no existía una única y sola explicación para dar cuenta de los largos altercados a la hora de llevar a cabo nuevas alianzas e integraciones dentro de sus filas”.

“Mientras tanto, Rapisardi hacía un paralelo entre la homosexualidad y el aborto en relación al carácter clandestino y a la ausencia de reconocimiento al planteo de decidir en libertad. Para este activista, el mandato de la maternidad obligada representaba una imposición de la heterosexualidad como régimen político; del mismo modo, tal hegemonía regulatoria se ejercitaba también sobre el mundo de la diversidad sexual. Por último, las condiciones de desigualación y subalternidad de las mujeres como de las minorías sexuales constituyó el grueso de su intervención, dado por su entraña de activista homosexual como por sus prácticas queer”.

Campaña Nacional x el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito en CABA

“Lo cierto es que en aquellos años no solo la incorporación de varones causaba escozor a las mujeres sino también hubo estampidos de estruendos con el ingreso de la comunidad travesti transexual al feminismo y, en especial, cuando se integraron a la lucha por el derecho al aborto”.

“En 1999, Lohana Berkins, presidenta de la “Asociación de Lucha por la Identidad Travesti-Transexual” (ALITT), hizo su entrada de gala a las filas feministas porteñas, apenas finalizó el VIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe llevado a cabo en Santo Domingo. El testimonio de esta luchadora marca su recorrido y el protagonismo público adquirido: “Hacia 1995, cerca de la Facultad de Ciencias Sociales, hubo unas jornadas que hicieron un grupo de jóvenes y nosotras participamos de manera espontánea. Una de las personas que habló fue Pastora Campos, integrante de la “Comisión por el Derecho al Aborto”. En esa ocasión, escuchamos un discurso claro con argumentos sólidos sobre el aborto ilegal y sus consecuencias. Por primera vez, alguien explicaba con tanta consistencia y profundidad sobre el tema. Allí fue que consideramos que esta cuestión tenía que ser discutir en el interior de nuestra comunidad y siendo una demanda de las mujeres nos preguntábamos si podría ser nuestra también. A partir de ese momento, comenzamos a participar de las reuniones que se organizaban vinculadas al aborto”.

“De esta manera, dichos sucesos no tuvieron una sola cara y un solo formato fueron la puesta en escena de variadas formas de lucha, aprendidas y conformadas en distintos momentos, cuya comprensión requiere de la reconstrucción histórica, escenario común de expresión de las diferencias y, a la par, de construcción de adversarios comunes que hicieron posible unificar un sentido contundente en la premisa”.

“Hacían también un fuerte hincapié sobre cómo abordar el aborto para incluirlo dentro de los cuestionamientos en torno a la heterosexualidad y al aspecto reproductivo.  Esta estrategia como apuesta del feminismo más comprometido con el derecho al aborto permitiría el apoyo de otras mujeres de los movimientos de base junto con los grupos de las minorías sexuales contra todo tipo de jerarquía, desigualdad, explotación y opresión confrontando al patriarcado y todo otro sistema de dominación que reproduzca desigualdades como mecanismo de fragmentación y estratificación vertical. En este trazado, sus prácticas políticas explicitan un posicionamiento antiheterosexista, anticapitalista y antirracista. En efecto, el designio de “Varones Antipatriarcales” gira alrededor de deconstruir las identidades masculinas que se sostienen en el sistema de valores hegemónico con una voluntad de poder y de dominio que hasta ahora los han caracterizado como tal”.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Las lágrimas, una obra sobre la identidad arrancada: la artística, la social y la sexual

En la obra el público asiste al rodaje de una telenovela, intitulada Las Lágrimas, de rotundo éxito de público en la televisión. Su protagonista, la bella Libertad (Urtizberea), y la productora, Victoria (Mockert), tienen un noviazgo en zona de derrumbe. Su excéntrica autora y directora es una señora que se mueve en silla de ruedas, la alcohólica y egomaníaca Edith (Pelicori).

La llegada casi por azar de un nuevo asistente de dirección, Marcelo (Urbaneja), traerá información a los personajes, información sobre el pasado de ellos y del dueño del canal, Leopoldo Acevedo (Aste). Travestismo, una novela en verso, éxtasis mezclado con vino, música electrónica, doblecasseteras, besos que no se dan, virginidad, un caballo que viaja por el tiempo, vómitos, un embarazo y una última cena: una metáfora barroca sobre un país barroco.

Así se presenta la obra de teatro Las lágrimas, dirigida por Mariano Tenconi. Este artista escribió, para Boquitas pintadas, su presentación de la obra.

El amor entre Libertad y Victoria

Por Mariano Tenconi

Las Lágrimas trata el tema de la identidad desde todas las resonancias que nos fueron dadas encontrar. La identidad arrancada, por el genocidio que sucedió en la Argentina en los años 70, pero también las otras identidades: la artística, la social, la sexual.

Un relato atraviesa la obra, y es un relato sobre la militancia en aquellos años pero es, a su vez, una historia de amor. Y como Romeo y Julieta, Titanic u Ocho Cuarenta, del potro Rodrigo, es una historia de amor prohibido (y socialmente prohibido).

Una mujer, una señora de su casa, vive un romance apasionado con su empleada doméstica. Ella, su empleada, la convence de hacer política, de poner el cuerpo. “Ella lo hacía porque la política era su causa. Yo lo hacía porque ella era mi causa”, dice Edith, interpretada por la genial Ingrid Pelicori. “El amor es mi revolución” es una frase que formó parte de mis dos primeras obras.

En Montevideo es mi futuro eterno un profesor de historia argentino se iba a participar del Movimiento Revolucionario Tupamaros y se enamoraba de una periodista. En Lima Japón bonsai un campesino peruano se enamoraba de su secuestrada, la hija del embajador de Japón. Creo en la fuerza revolucionaria del amor y creo también, profundamente, en el vínculo entre lo íntimo y lo político. Por eso una de las metáforas de la Argentina, de la relación de Argentina con su pasado, de la relación de Argentina con su futuro, aparece plasmada en la obra como el romance de dos mujeres: una empleada doméstica y la dueña de casa; un romance atravesado por la Revolución Armada y el cautiverio genocida,

Otro amor de mujeres es central en el relato de Las Lágrimas. El amor entre Libertad (Violeta Urtizberea) y Victoria (Iride Mockert). Las actrices están extraordinarias, no sucumbiré a la tentación de hablar de ellas. Es la relación entre la protagonista de la telenovela y la productora, un amor en crisis que -justamente- confronta dos modos de leer/escribir el amor: el de Libertad, un amor romántico, apasionado, militante (“yo te amo como en el siglo XIX”) y el de Libertad, un amor posmoderno, virtual. Se confronta, también, la importancia de la identidad en el amor. “Si no sé quien soy no puedo amar”, dice Libertad.

Una cosa muy importante, además, para cerrar. Quizás todo esto suene demasiado grave. Amor, política, futuro. Pero Las Lágrimas es, antes que nada, una comedia. Es un enorme ejercicio de libertad. Ojalá puedan verla y notar, antes que nada, lo profundo y conmovedor que puede ser el humor.

 

Elenco: Ingrid Pelicori, Violeta Urtizberea, Iride Mockert, Martin Urbaneja, Fabio Aste. Música original: Ian Shifres; Diseño de escenografía: Oria Puppo; Diseño de luces: Matías Sendón; Diseño de vestuario: Oria Puppo, Micaela Sleigh; Coreografía: Carolina Borca; Realización de escenografía: Valeria Abuin; Video: Santiago Brunati; Fotografía: Soledad Allami; Diseño gráfico: Gabriel Jofré; Asistencia de dirección: Tomas Vio; Producción general, prensa y comunicación: Angela Carolina Castro

 

La obra va los viernes y sábados a las 22:45 en el Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543)

El día trajo la oscuridad

Un brote de rabia azota al pequeño pueblo donde viven Virginia y su padre, Emilio, quien parte del lugar para ayudar a su cuñado Ostrosky ya que su hija mayor, Julia, se encuentra al borde de la muerte debido a una extraña enfermedad. Virginia queda sola en la casa y Anabel, la hija menor de Ostrosky, llega sorpresivamente. Está afiebrada y debilitada y parece tener los mismos síntomas que su hermana: duerme durante el día y a la noche se desvela. Virginia intenta comunicarse con su padre pero los teléfonos no funcionan. El frío, las sospechas, sueños extraños y el agobio enrarecen la convivencia. Aún así, Virginia comienza asentirse atraída por Anabel.

Esta es la historia de El día trajo la oscuridad, una película de Martín Desalvo que recomendamos. Está en los cines porteños desde abril y puede verse en el Centro Cultural San Martín los jueves y sábados a las 20,30.

En una charla con Boquitas pintadas, Desalvo habla de las motivaciones que lo guiaron.

Me acuerdo como si fuese hoy la primera vez que ví Drácula de Bela Lugosi. Yo tenía unos diez u once años por ese entonces y estábamos en una reunión de amigos de mis viejos. Éramos seis o siete chicos y chicas de más o menos la misma edad. Estábamos solos, a oscuras, frente a un viejo televisor blanco y negro. La mezcla de fascinación y miedo, atracción y repulsión que me causaron las primeras escenas son imborrables.

Ya de más grande, dos películas que me marcaron fuertemente fueron El resplandor, de Kubrick y el Drácula, de Coppola.

Yo no soy un cultor del género, ni un apasionado del cine de terror, pero hace poco una película vino a recordarme todos esos sentimientos que tenía guardados. Déjame entrar le pusieron en su estreno comercial en la Argentina. El sueco Alfredson se mandaba una de las más bellas películas de vampiros que yo recuerde en los últimos diez años. Bella, estetizada pero directa, de alto riesgo artístico. Esa fue la verdadera inyección de motivación que necesité para decidirme por el guion que me dio a leer tímidamente Josefina Trota. En ese entonces estábamos trabajando sobre una comedia.

Yo le pregunté: “¿Por qué no me lo diste antes a leer?” Ella contestó: “No sé, pensé que no te iba a interesar…como es de vampiras”. Dos semanas después comenzábamos a reescribir el guión y fue la vez que tuve la absoluta certeza que ese guión se iba a filmar e iba a ser mi próxima película. La segunda de mi vida, la primera en solitario.

Hoy pasaron ya casi tres años desde ese entonces y El día trajo la Oscuridad ha hecho un hermoso recorrido por festivales nacionales e internacionales y ahora le llega la hora del estreno local. El 17 de abril estuvo en los cines y desde entonces está en la pantalla para ser disfrutada y con un poco de suerte, y salvando las distancias, quizá también conmocione, movilice o motive a alguna persona como lo hicieron esos queridos filmes conmigo.

Una escena de la película El día trajo la oscuridad

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sergio Olguín: “Hay un desprecio de sectores sociales dominantes con respecto al cuerpo femenino”

La novela Las extranjeras (Ed. Suma de Letras), de Sergio Olguín, está inspirada en las turistas francesas asesinadas en el norte argentino. El policial, que Olguín convierte en una crónica de viaje con pinceladas homoeróticas, es también la excusa para hablar sobre “el desprecio de ciertos sectores sociales dominantes con respecto al cuerpo femenino, en primer lugar, y con respecto a cualquiera que esté por debajo de su condición social”.
 
Olguín, en diálogo con Boquitas pintadas, se refiere a la historia de abusos de las familias tradicionales argentinas que, considera, va a acompañada con una actitud despreciativa sobre el cuerpo femenino. “Hay un vínculo -no siempre visible en un primer momento- entre los femicidios, los casos de trata, el maltrato a las mujeres y los abusos de la clase dominante sobre los trabajadores”, sostiene este autor, jefe de redacción de la revista cultural Lamujerdemivida.

Esta novela es el regreso de Verónica Rosenthal, una periodista seductora y arriesgada que el autor ya había presentado en su novela La fragilidad de los cuerpos (2012). Su trayectoria como escritor se inició en 1998 con el libro de cuentos Las griegas; en 2002 apareció su primera novela, Lanús. Luego vinieron otras como Filo (2003), El equipo de los sueños (2004) y Springfield (2007). Escribió un libro infantil Cómo cocinar un plato volador (2011) y ahora, según adelanta, está escribiendo una novela para chicos de diez años. “Al menos por unas semanas, nada de escenas de sexo”, bromea.

- ¿De qué dirías que trata Las extranjeras?
- Es la historia de una investigación alrededor de dos femicidios cometidos en el norte argentino. Es también la historia de un duelo, el que hace Verónica Rosenthal por la muerte de sus dos amigas.

- Justo salió el fallo de las turistas francesas asesinadas en 2011: a uno le remite inmediatamente a tu novela: ¿Cómo se nutre la ficción con la realidad?
-El caso de las turistas francesas fue el disparador de mi historia. No quise hacer una crónica sino una novela, por lo que cambié nombres, nacionalidades, lugares y circunstancias. Y así y todo queda una historia que es muy similar a la de las chicas francesas, porque muchos femicidios cometidos en el noroeste argentino se parecen. Uno puede cambiar lo superficial pero en el fondo siempre está la misma historia y los mismos responsables. Y la misma impunidad.
-Sobre la relación entre Verónica, Frida y Petra: ¿Cómo la definirías? ¿Qué mirada le das desde la orientación sexual?
-Son personas que tuvieron la suerte de conocerse y coincidir, no sólo en un viaje sino en una forma de entender la vida. A veces sucede que los vínculos forjados en un encuentro casual se convierten en una relación más fuerte que la que podemos construir con otra gente que conocemos desde hace años. A eso hay que sumarle la atracción física de Frida y Verónica. 

-¿Qué podrías contarme de la breve relación amorosa entre ambas?
-Es intensa, física y afectiva. Para Verónica, que jamás había tenido una historia homosexual, resulta movilizador por el cambio de su objeto de deseo. Pero no hay en ella una tensión alrededor de eso. Se deja llevar por su calentura y disfruta con Frida como lo había hecho con varones. Lo paradójico (o no) es que los problemas empiezan después, cuando se da cuenta de que no se trata sólo de satisfacer su deseo sino de algo más. Verónica descubre que hay algo más con Frida, algo que no puede manejar. No le importa que sea una mujer. No pasan por ahí sus dudas o miedos. Lo que a ella le preocupa es entrar en una relación que no puede controlar (justo ella que intenta controlar todo). Y hace lo que hace la mayoría en estos casos: huye. Mejo dicho, intenta huir.

-¿Qué le suma al libro la presencia de vínculos amorosos homosexuales?
-Mis novelas suelen tener una cuota bastante alta de escenas de sexo (también hay una cuota alta de otras cuestiones, pero en general me preguntan por estas escenas). Como autor era un desafío describir con la misma precisión que utilizo en encuentros heteros la relación física de dos chicas. Pero, bueno… también escribí Springfield, una novela que transcurre en Estados Unidos y jamás estuve ahí. Usé mi imaginación y el asesoramiento de una amiga que conoce bien la materia.

-¿Te sentís más libre de incluir amores lésbicos u homosexuales desde que está en vigencia la ley de matrimonio igualitario y desde que la sociedad ha discutido estos temas?
-Para nada. Una ley no cambia nada a la hora de escribir una ficción. Pero sí es cierto que Verónica es una persona de estos tiempos y puede sentirse libre para encarar una relación lésbica sin plantearse muchas cuestiones. Un personaje así hace veinte años hubiera sido más difícil de concebir.

Sergio Olguín; Foto de Alejandra López


-¿Hay intención de mostrar que cuando a un periodista lo mueve la pasión cumple con una gran labor profesional?
-Temo que una respuesta positiva lleve a que los editores acosen sexualmente a sus redactores con la escusa de que dejarse llevar por la pasión te permite hacer una nota mejor.  Pero obviamente la pasión siempre es un gran motor en cualquier oficio o profesión.

-¿El libro trata de dar cuenta de lo poco que vale el cuerpo de la mujer en sitios machistas del interior gobernada por el autoritarismo estatal/empresarial?
-Más bien habla del desprecio de ciertos sectores sociales dominantes con respecto al cuerpo femenino, en primer lugar, y con respecto a cualquiera que esté por debajo de su condición social. Hay una historia de abusos de las familias tradicionales argentinas (de indígenas, de obreros, de poblaciones enteras) que va a acompañada con una actitud despreciativa sobre el cuerpo femenino. Hay un vínculo -no siempre visible en un primer momento- entre los femicidios, los casos de trata, el maltrato a las mujeres y los abusos de la clase dominante sobre los trabajadores. 

-¿Cómo se vincula este libro con La fragilidad de los cuerpos?
-Es el segundo libro protagonizado por Verónica Rosenthal, una periodista que investiga hasta las últimas consecuencias, incluso poniendo en riesgo su vida. Su entorno afectivo y profesional en las dos novelas es el mismo. Las historias son independientes. Creo que muchos que leen Las extranjeras después van a leer La fragilidad de los cuerpos para conocer más de la familia de Verónica, de sus amigas y de su histérica relación con Federico.

-¿En qué proyecto estás trabajando?
-Estoy escribiendo una novela para chicos de diez años. Al menos por unas semanas, nada de escenas de sexo. Compenso con muertos vivos, mascotas mutantes (cuerpos de rata, alas de paloma, cabeza de chihuahua) y una china que rechina cada vez que habla. Es decir, me estoy divirtiendo.

El teatro por la diversidad de Puerta Abierta, declarado de Interés cultural por la Legislatura porteña

En septiembre del año pasado anunciábamos que Buenos Aires tenía su teatro por la diversidad. En una iniciativa inédita para esta capital, la Asociación Civil Puerta Abierta abría el primer espacio escénico orientado a la celebración de la diversidad sexual. A partir de un proyecto presentado por la legisladora María Rachid, esto fue reconocido por la legislatura porteña, que declarará este viernes 27 a ese teatro como de interés para la promoción de los derechos humanos, social y cultural de Ciudad de Buenos Aires.

El trabajo de esta organización que empieza a tener sus reconocimientos formales se inició hace ya casi quince años. Fundada en 1999, la agrupación trabaja activamente por los derechos de la comunidad LGBT. Allí se reciben diariamente a personas de todas las edades que asisten a diversas actividades, como por ejemplo psicoterapia especializada en diversidad sexual, grupos de reflexión para lesbianas y gays, clases de yoga y talleres culturales de todo tipo. Miles de personas ya pasaron por la institución.

“Cachita” Arévalo, Graciela Balestra, Alejandro Viedma, Silvina Tealdi, Laura y Norma Castillo, integrantes históricos de Puerta Abierta

Sus objetivos siempre fueron luchar contra la discriminación, concientizar a la sociedad de los derechos humanos de todas las personas y derribar prejuicios sobre la diversidad sexual; brindar un espacio donde poder encontrarse con pares para charlar, reflexionar, donde las personas homosexuales pudieran ver que no estaban solas, que no eran enfermas ni únicas en el mundo.

Tablas diversas

En septiembre de 2013 se inauguró en el barrio porteño de San Cristóbal, donde se encuentra la sede de esta ONG, “Puerta Abierta teatro”, el primero en su tipo en la Argentina dedicado a mostrar autores/as y abordar temáticas en relación a la diversidad sexo-afectiva. Señalan sus creadoras, la psicóloga Graciela Balestra y su compañera Silvina Tealdi, que “este espacio, que permite visibilizar a la comunidad LGBT, reivindicar sus derechos y luchar en contra de la discriminación y el odio hacia la diversidad, está pensado como una instancia de integración social, en donde puedan participar todos/as sin distinciones de identidades y/o orientaciones sexuales, ni de ningún otro tipo, utilizando el arte como pretexto para la eliminación de prejuicios y estereotipos, que básicamente se asientan sobre el desconocimiento y la ignorancia”.

Silvina y Graciela, fundadoras de Puerta Abierta y gestoras del teatro diverso

En los fundamentos de la Legislatura para declararlo de interés cultural, se señala: “Años atrás, Puerta Abierta ya supo ser vanguardia y generó una revolución mediática cuando en 2009 fundó el primer Centro de Jubilados/as y Pensionados/as lésbico-gay de la región. Este espacio fue concebido como lugar de encuentro entre pares en donde los/as adultos/as mayores de la comunidad LGBT pudieran tejer vínculos afectivos y conformar una red de mutuo apoyo que posibilitara desarrollar sentido de pertenencia y en donde pudieran expresarse libremente sin miedo a ser discriminados, juzgados o violentados por ser quiénes son y no otros/as”.

Según ellas cuentan, el mundo teatral no les era ajeno. La actuación ya funcionaba como método catártico en los grupos y en los talleres de reflexión, ya que se valían de dramatizaciones y puestas en escenas, que luego eran debatidas de manera grupal, como forma de abordar algunos temas y problemáticas concretas relacionadas a ser y encarnar cuerpos, deseos y sexualidades contrahegemónicas en una sociedad altamente heteronormativa.

Al ver cómo la actuación facilitaba el acceso a tabúes y prejuicios, explorando en la acción las cuestiones no verbalizadas y permitiendo una comprensión más profunda de las emociones y de las consecuencias de estas, decidieron pensar en la posibilidad de un teatro propio.

El deseo devino acción. Cuatro años después de la apertura del Centro de Jubilados/as y Pensionados/as para la diversidad se inauguró el espacio teatral. Lo que comenzó como un experimento lúdico en el ámbito grupal de una organización social, se convirtió en una casa antigua acondicionada como sala teatral con capacidad para 50 personas, que aporta a la lucha en contra de la discriminación, la violencia, constituyendo un espacio en donde celebrar la existencia de la diversidad y dar batalla a la invisibilización social de un colectivo históricamente vulnerado.

Alejandro Viedma, coordinador del grupo de varones gays, habla en la inauguración del teatro; María Rachid, en primera fila

Entiende la legislatura: “Iniciativas como estas contribuyen desde el arte a construir una ciudad más justa e igualitaria, visibilizando la existencia y reivindicando los derechos de las personas LGBT a nivel social y cultural, como ya lo vienen haciendo a nivel jurídico la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género, entre otras iniciativas tendientes a promover y garantizar la igualdad”.

La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece en su artículo 11: “Todas las personas tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley. Se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo”.

Asimismo señala que “la Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad”.

Así se fundamenta esta necesidad de levantarle el pulgar a esta institución que tanto hizo y hace por el “pleno desarrollo de la persona” y el respeto de cada uno en sus individualidades.

 

Bonus track para conocer más de Puerta Abierta: Graciela Balestra (directora de la institución), Silvina Tealdi (co-coordinadora del grupo de mujeres), Norma Castillo (presidenta del centro de jubilados) y Alejandro Viedma (coordinador del grupo de reflexión de varones gays), hablan sobre el área terapéutica y los espacios de reflexión para lesbianas y gays, entre varias cuestiones, en este video realizado por Multiple choice:

 

 

 

Este viernes 27 de junio a las 18 (puntual), la Legislatura declarará de Interés para la Promoción de los Derechos Humanos, Social y Cultural de CABA a “Puerta Abierta Teatro”. Están todos/as invitados/as para festejar con la organización Puerta Abierta, que este año cumple quince años de vida. La cita es en la Legislatura Porteña (Perú 160), Salón Montevideo. La entrada es libre y gratuita.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Un chat de hace diez años para revivir el final de una historia de amor lésbico

Maquimaiú (la dedicatoria) cuenta el final de una historia de amor entre dos mujeres: Maqui y Maia. Y lo cuenta sobre las tablas en una obra que se estrena este domingo. La obra pone en escena, con esa mezcla de humor y ternura que otorga revisar el pasado, los desencuentros y malos entendidos que se juegan a veces en el amor, en este caso, en la voz de dos mujeres.

En una obra inspirada en sus propios mails con su primer gran amor, Maia Muravchik, autora, directora y actriz, conversó con Boquitas pintadas sobre esta pieza que, desde las conversaciones virtuales con alguien que amó, reflexiona sobre los cambios en las relaciones en tiempos de hiperconexión. ¿Nos comunicamos más? ¿Cuánto hay de verdadero en ese intercambio virtual?

“De tanto escribirse horas y horas con una persona, uno termina escribiendo cualquier cosa. Pero, en algún momento del cansancio salta la verdad”, opina Maia.

Maia y Maqui, en escena

- ¿De qué trata la obra?

- MAQUIMAIU (La dedicatoria) cuenta la historia del final de una historia de amor. Algo tan absurdo como la dedicatoria de un disco hace que todo vuele por los aires. Habla de dos personas que se quisieron un montón pero que no pudieron escucharse por diversas razones: el orgullo, el miedo, la inexperiencia, el ego.

- ¿Por qué te interesó retomar una historia de amor desde el chat, un medio que en apariencia parecería sin mucha sustancia?

- Un domingo angustiada me puse a revisar viejos mails y chats que había tenido con quien fue mi primer amor, hace casi diez años. Las conversaciones virtuales y correos electrónicos habían formado parte fundamental de nuestra relación. En este chat en particular encontré un gran potencial  por lo absurdo, pero también porque había algo intenso y verdadero en esas incoherentes líneas. Había algo  bello y algo triste. Y el inevitable final. Entendí cómo en cierto momento ya empezábamos a decir cualquier cosa, como ocurre a menudo con los chats.

Me hizo reflexionar sobre los cambios que existen en las relaciones a partir de la irrupción de las nuevas tecnologías para la comunicación. Muchas veces, como en este caso, la hipercomunicación lleva a no comunicarse, a no escucharse. Y creo que eso fue en definitiva, lo que pasó.

Entonces armé como si fuera un guión. Lo leí una vez más y me puse a llorar. Lo llamé a Dennis Smith [director de la obra] quien aparte de ser mi entrañable amigo, es un artista talentosísimo, y le mandé el texto. Me llamó y me dijo “Amiga, estás re loca, no puedo parar de reírme”. Empezó a supervisar y proponer cambios para que la conversación pueda ser llevada a escena. Y llamamos a dos talentosísimas actrices para que se embarquen en esta locura virtual: Maqui Figueroa y Johanna Zambón.

El final de una historia de amor entre mujeres

- ¿Qué riqueza encontraste en ese medio?

- Justamente la riqueza radica en que, de tanto escribirse horas y horas con una persona, uno termina escribiendo cualquier cosa. Pero, en algún momento del cansancio salta la verdad.

El desafío fue hacer una obra con esto: generar ese chat en un espacio escénico, sin recurrir a lo obvio.

- ¿Te parecen importantes los pequeños detalles para abordar desde allí una historia amorosa? ¿Por qué?

- En su momento me volvió loca no estar en los agradecimientos del disco. Y tenía que ver lo cruda que había sido toda nuestra historia de amor, porque había sido realmente muy cruda. Yo pedía estar en los agradecimientos del disco porque necesitaba eso, una legitimación. Vivir oculta me parecía terrible. Hoy día lo puedo entender y agradezco no estar en la dedicatoria. Pero justamente lo que se ve en MAQUIMAIU es que lo de los agradecimientos es un disparador para conocer la intimidad de esa pareja, las locuras y los desencuentros.

- ¿Creés que tienen algo de particular las relaciones amorosas entre mujeres, a diferencia de otras de distinto sexo?

- No creo. La obra tampoco aborda ese lugar. Realmente en la obra no importa si son mujeres, hombres o mujer y hombre. Son dos mujeres, en verdad tres, pero no es lo más relevante de la historia. Lo que importa es lo que no fue y por qué no fue y ni eso queda demasiado claro.

Lo bueno de lo que está pasando hace un tiempo es que nos estamos empezando a dar cuenta de que la gente se encuentra o no se encuentra. Ya no importa si sos chico o chica y si el otro es chico o chica. Si te va bien, te encontrás. Si no te va tan bien, como en mi caso, adoptás dos gatas.

- ¿Qué te pasó a vos cuando terminaste de escribir esta obra? ¿Qué sentimientos te surgieron?

- Empecé a darme cuenta de que estoy loca y me empecé a preocupar. Es muy raro actuar de uno hace diez años. Al principio del proceso me defendía a mí misma, después llegué a odiarme un poco y finalmente aprendí a perdonarme. Hice lo que pude en mi primera relación. Y da cierta ternura haber sido tan inocente.

Creo que, al fin de cuentas, aprendí la lección.

 

MAQUIMAIU (la dedicatoria): Funciones: Desde el 23 de marzo, domingos a las 21. ElKafka Espacio Teatral –Lambaré 866

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribi a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

“Si no se ama, al menos no se sufre”

Amar es bendito enuncia la última película dirigida por Liliana Paolinelli que cuenta la ruptura entre una pareja de mujeres a raíz de la aparición de una tercera. “El título funciona como contrapunto de la imposibilidad de amar que tienen los personajes. El final de la película, momento en el cual cierra para mí el sentido del título, sugiere que si no se ama, al menos no se sufre. Es una especie de consuelo, un poco limitado tal vez pero útil en las horas de desesperación”, reflexiona la directora en este diálogo con Boquitas pintadas.

TRAILER AMAR ES BENDITO from Liliana Paolinelli on Vimeo.

Paolinelli cuenta que empezó a escribir el guión de la película mientras atravesaba una rupture amorosa. Sus amigos eran los fieles seguidores de cada episodio, como en una novela por entregas. Asi fue avanzando, al compass de esas narraciones, que no se privaban del humor y del absurdo. “Romper no es tan sencillo, sobre todo si hay que decidir entre una o la otra. Frente a este dilema la protagonista propone una serie de iniciativas esperando que la vida “decida” aquello que ella es incapaz de hacer. Lejos de solucionarse, las cosas empeoran”, anticipa la directora.

En esta charla con Boquitas pintadas Paolinelli, también creadora de largometrajes como Lengua materna y Por sus propios ojos, habla de la infidelidad, de los celos, del amor y sus toques femeninos, entre tanto más.

- ¿Qué te motivó a crear Amar es bendito?

- Cuando escribí el guión estaba atravesando una ruptura amorosa. Mis amigos eran fieles escuchas de los pormenores de la crisis y se habían ido creando expectativas sobre cómo terminaría el drama, como si fuera una novela por entregas. Cuando les contaba alguna anécdota aparecía algún toque de humor y de absurdo, esto más que el hecho traumático en sí fue el disparador de la película.

- ¿De qué dirías que trata?

- De la decadencia del amor en una pareja de mujeres.

- ¿Por qué titularlo así? ¿Esconde una ironía?

- El título funciona como contrapunto de la imposibilidad de amar que tienen los personajes. El final de la película, momento en el cual cierra para mí el sentido del título, sugiere que si no se ama, al menos no se sufre. Es una especie de consuelo, un poco limitado tal vez pero útil en las horas de desesperación.

- ¿Qué sentís que te permite decir la “infidelidad”? ¿Qué reflexiones rondan en la película respecto de este tema?

- La infidelidad nos zambulle en el torrente de los celos. Todo el mundo más o menos los ha experimentado, ya sea estando de un lado o del otro. Los celos forman parte de la experiencia más primaria de las personas, aparece ya en el vínculo con los padres. La infidelidad, o fidelidad si tomamos su forma positiva, es un compuesto del amor. Así como los celos. El miedo a perder a la persona amada es parte constitutiva del amor y es el riesgo de la pérdida la constatación de que existe. Nos enamoramos y empieza a corroernos cierta inquietud y resquemor, algo de celos… No hablo de amor posesivo, que es otra cosa. Y hago esta aclaración como si abriera un paraguas, pasa que la modernidad nos enseñó a ocultar estos sentimientos, no es muy cool ser celoso.

El nuevo cine también lo ha disimulado bastante. Será que la infidelidad tiene sus máximas expresiones en la comedia, género que aún no le gana en prestigio al sentimiento trágico. Es común oír, tanto del descrédito de la comedia como de la infidelidad que son cosas superadas. Sin embargo, cada tanto leo algún comentario que pareciera ir en la dirección contraria, como el del crítico Luciano Monteagudo cuando señalaba, a propósito de una retrospectiva de Ernst Lubitsch en [el festival de cine de] Locarno, “que el mejor cine es también aquel que es capaz de hacer reír”. El subrayado es mío: todos estamos de acuerdo y no dudo de las intenciones del crítico, pero esa necesidad de reafirmar lo que a esta altura debería ser obvio es lo que despierta sospechas. En el fondo, cuando decimos comedia e infidelidad seguimos pensando en los ciclos de Darío Vittori, en la risa como expresión de los sentimientos bajos y emociones vergonzantes.

- ¿Hay alguna diferencia entre esta pareja de mujeres y otra que podría ser heterosexual? ¿Qué cuestiones universales y cuáles particulares marcarías, si las hay?

-Cuando se estrenó el film en Córdobauna espectadora se manifestó sorprendida -gratamente- de que las lesbianas de la película tuvieran los mismos problemas que la mayoría de los mortales.Acepté el comentario como un indicio de apertura, sin duda impulsada por todo lo que significó la ley de matrimonio igualitario. Pero para ser honesta,no sería la misma película si en vez de protagonizarla una pareja de lesbianas lo hubiera hecho una pareja heterosexual o incluso de dos hombres.El amor femenino tiene componentes específicos que incluye copiosas dosis de camaradería,compañerismo… no sé si pasaenel cien por ciento de los casos pero es muy común ver cuidado y reciprocidad en los grupos integrados por parejas de mujeres: allí convivenex parejas, parejas actuales y por qué no alguna futura. Esto es muy característico de las lesbianas, quizá tuvo su origen en las épocas de prohibición,quizáel hecho de que hay menos lesbianas que mujeres heterosexualespredispone a los grupos a cuidarse yresguardar sus miembros…Una práctica corrientey distintiva en las mujeres es la de prestarseropa, por ejemplo. Es interesante ver cómo se expresa el amor en este intercambio, y cómo también pueden suscitarse conflictos por eso.

- ¿Podrías hablarme brevemente de los personajes principales? ¿Cómo describirías a Mecha y Ofelia? ¿Cómo a Ana Laura?

-Mecha tiene rasgos autoritarios y es la figura dominante, quizás es la que menos modifica su sustancia dentro del grupo. Ofelia es frágil pero a lo largo de la película se vuelve medio guacha. Y Ana Laura es bastante veleta.

-¿Cuándo se estrena en Buenos Aires?

- La película estaba programada en septiembre del año pasado, pero la gigantesca oferta de los llamados “tanques” nos obligan a tener que reconsiderar junto con los exhibidores una posible fecha futura. Espero que podamos concretarla en marzo.

- Ya se vio en Córdoba: ¿Qué devoluciones tuviste?

- En Córdoba se vio en agosto del año pasado. Soy cordobesa, pero creo que no dimensioné hasta hace poco lo que significó presentar un film en la docta sobre una pareja de lesbianas en donde se suma una tercera y hasta un cuarto, mezclando drama, comedia, absurdo y un final inesperado. Todavía me resuenan las risas, los aplausos y también alguna puteada.

- ¿Estás trabajando en algún proyecto?

- Un largometraje titulado El rebaño. Trata de una joven que ve cómo su madre se involucra con un hombre perteneciente a la Gnosis, una agrupación filosófica y religiosa, y de cómo esta relación trastoca las vidas de las mujeres y sobre todo la del mismo gnóstico.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La vida de Adèle y las mil y una películas que cuentan tu historia

En los últimos dos post estuvimos conversando sobre la bisexualidad en la práctica amorosa. Por eso traigo aquí la película La vida de Adèle, que ví hace pocos días. A sus 15 años, Adèle (Adèle Exarchopoulos) no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos. Tiene sus romances con varones, pero en un momento siente que “está fingiendo”. En medio de las búsquedas de la juventud, está la cuestión de su sexualidad. Hacia allí va.

Un día en la calle se cruza con Emma (Léa Seydoux), una joven artista que usa su pelo teñido de azul. Se fascinan mutuamente, sienten ese flechazo que pocas veces ocurre en la vida (no en todas). Hacia esa búsqueda va.

La historia de amor que viven se las dejo para que la disfruten en la película (aquí apenas les compartiré el tráiler), pero lo que sí les cuento es que Adele se anima a descubrir su deseo, que varía con el paso del tiempo y ese es el camino hacia su madurez.

La introducción era, además de una invitación a que vean la película, también para entrar al nuevo post que les propongo. Se trata de un escrito que comparte con nosotros Príncipe de Viana (tal como se presenta). El propone un recorrido personal por el cine que aborda temas de diversidad sexual (incluye entre las películas a La vida de Adèle). Es una gran síntesis y un inteligente análisis en función del contexto en que cada obra fue apareciendo.

El cine gay de los ’90 a hoy

Por Príncipe de Viana

El SIDA y la drogadicción se convertirán en los principales argumentos que el cine en general utilizaría para sus personajes homosexuales (estigma que marcará a este colectivo durante esta época y del que le costará desprenderse por mucho tiempo).

No debemos ignorar que la aparición de esta plaga supuso un duro golpe para los homosexuales de todo el mundo ya que en principio fue el colectivo más golpeado por la enfermedad. Deterioró aún más su imagen y los convirtió en el foco de iras y descalificaciones. Ahora sí existíamos y éramos unos pervertidos y drogadictos que teníamos el castigo que nos merecíamos por ello.

Pese a aparecer los primeros casos a principios de los 80`, no fue hasta que se identificó el virus (en 1986) cuando la comunidad científica pudo determinar de manera definitiva sus características y su modo de trasmisión.

Aunque durante los años previos a la identificación de VIH ser gay era sinónimo de padecer el SIDA, la aclaración de su verdadera naturaleza produjo un efecto rebote. Tanto tiempo acusando a los homosexuales hizo que la sociedad se diera cuenta de lo injusto que había sido al confirmarse que todo el mundo estaba expuesto a él.

Philadelphia mostró la realidad de una época y propuso un cambio de mentalidad a nivel global

Sin lugar a dudas el film que logró que todo el mundo hablara de ello libremente y que mostró una realidad social contemporánea fue Philadelphia. Su estreno en la mayoría de las salas comerciales en la época del año de máximo número de espectadores (diciembre 1993) y, el estar protagonizada por actores de renombre como Tom Hanks y Denzel Washington, supuso un despertar de la conciencia colectiva sobre la realidad social de los gays.

Aunque el SIDA se convirtió en una tragedia universal que quedará reflejada también en el cine (recordar que sigue siendo un virus activo y hay que protegerse) la conciencia y el interés por el mundo de la homosexualidad se globalizó. Nos convertimos en el centro de atención del mercado cinematográfico que necesitaba de nuevas ideas para nutrir a su público y que hasta el momento no disponía de películas contemporáneas y de renombre que hablaran de ello abiertamente. Por todo ello se inició una “explosión” de producciones que abordaron de manera clara y plural las realidades y las inquietudes del colectivo homosexual.

Sin querer excederme en mencionar títulos y argumentos pero tratando de abarcar la mayor diversidad posible citaré “El Banquete de Bodas” (1993) donde aborda el amor interracial, “Priest”(1994) donde se muestra a un sacerdote homosexual explorando un mundo tan protegido hasta entonces como lo era la iglesia, Fresa y Chocolate (1994) cine latino donde se muestra a un gay en la Cuba castrista, “Las Aventuras de Priscilla Reina del Desierto” (1994) donde la transexualidad consigue su protagonismo “A Wong Foo” (1995) en la que nuevamente actores de renombre como PatrikSwayzeo Wesley Snipesque hasta entonces habían interpretado papeles exaltando la heterosexualidad se enfundaban en trajes y vestidos, “BeautifulThing” (1996) como ejemplo del cine inglés y enfocando el punto de vista adolescente, “Hamam, el baño turco” (1997) uniendo oriente y occidente en la fabulosa Estambul y mostrando un esbozo de la homosexualidad en un mundo árabe y “HappyTogetter” que muestra una perspectiva oriental.

Tras la gran aceptación de Philadelphia las pantallas de los cines comenzaron a proyectar películas en las que se reflejaba la diversidad del mundo gay

Tras la gran aceptación de Philadelphia las pantallas de los cines comenzaron a proyectar películas donde por fin se reflejaba la realidad y diversidad del mundo homosexual

Tras el “boom” de los 90´ el cine de temática gay comenzó a perder interés para las grandes productoras. A principios del siglo XXI llegaban a estrenarse pocos trabajos en las grandes carteleras y muchos menos a cosechabar el éxito como sus predecesoras en los 90´.

Era el cine independiente el que mantenía vivo el espíritu y el interés del público homosexual. Ese vacío en las salas comerciales impulsó los Festivales Internacionales de Cine Gay y se convirtió prácticamente en el único modo de poder disfrutar de películas exclusivamente de temática homosexual.

Sólo por nombrar algunos títulos de esta década y sin querer menospreciar otros trabajos que pueda haber omitido citaré: “TheTrip” (2002), “Yossi&Yageer (2002), “Los novios Búlgaros” (2003), “Mambo Italiano” (2003), “La Mala Educación” (2004), “Trans América” (2005), “Breakfast with Scot” (2007) y “Patrik 1,5” (2009)

El film “Brokeback Mountain” consiguió colarse en las carteleras del mundo y abrir el debate sobre la situación actual de los homosexuales

En esta etapa una película de temática gay volvería a poner en boca de todos el tema de la homosexualidad y dejaría constancia de lo mucho que le faltaba aún a la sociedad para normalizar su situación, incluso a países que se jactaban de considerarse tolerantes y democráticos: Brokeback Mountain (Secreto en la montaña).

Como preámbulo de los cambios que en los países democráticos se producirían después, esta historia de dos vaqueros que mantienen de manera clandestina su romance a lo largo de varias décadas mostró al mundo una realidad injusta que debía ser reparada.

A diferencia de lo que sucediera en los 90´ con “Philadelphia” este film no logró una nueva explosión de cine homosexual en las salas pero sí un mayor respeto y tolerancia por el mismo. No sería justo decir que una película fue la única impulsora del cambio pero, cinematográficamente hablando, sí fue la que más repercusión tuvo a nivel global.

A partir de entonces, y conforme la leyes legislativas de los países desarrollados fueron siendo modificadas equiparando los derechos de los homosexuales al del resto de sus ciudadanos, el cine de temática gay se normalizó.

Actualmente no hay diferencia con respecto al cine convencional y pueden encontrarse en el mercado todo tipo de producciones de mayor o menor calidad que expresan con total libertad el sentir del mundo homosexual. Ya hay películas donde los protagonistas se casan, adoptan o tienen hijos, sufren acoso doméstico, descubren su despertar sexual… y al igual que sucede con todo el cine en general hay una saturación del mercado y el espectador homosexual ya no elige esa película porque hable de su colectivo, lo vuelve más exigente con su propio cine como todos lo hacen a la hora de escoger que película ver.

La diversidad de nuestro cine actual garantiza el derecho a la libertad de expresión y a la igualdad de derechos

La diversidad de nuestro cine actual garantiza el derecho a la libertad de expresión y a la igualdad de derechos

Es verdad que las salas comerciales y las grandes productoras no invierten mucho en este tipo de producto y sigue siendo el cine independiente el que lo hace, pero ya no es una cuestión de discriminación, sino de demanda del público e intereses comerciales.

Tras cien años de cine me atrevería a afirmar que al fin es algo en que somos iguales (no en todo el mundo como sucede con sus leyes) y que nuestros derechos y libertades son tratados del mismo modo que la mayoría de temas que muestra el séptimo arte.

 

Bonus track

Canción bonita, la de protesta. Los despido con este video clip de HK et Les Saltimbanks, que aparece en una marcha de la que participan  Adèle y Emma. Se llama On lâche rien (¡No nos rendimos!)

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

30 años de democracia y 10 conquistas de la comunidad gay y trans

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA), una organización sin fines de lucro dedicada a defender los derechos de minorías sexuales, a 30 años de la democracia repasa las conquistas obtenidas en cuestiones vinculadas a la igualdad de derechos.

Raúl Alfonsín, en las elecciones de la vuelta a la democracia; foto: archivo LA NACION

El presidente de la CHA, César Cigliutti, señala: “Esta fecha nos ayuda a poner en perspectiva toda nuestra lucha que iniciamos en la CHA luego de la última dictadura militar. Por eso, enviamos la información de nuestras principales conquistas que produjeron, cada una de ellas, un cambio social y cultural”. Hace más de 29 años que esta organización trabaja por la inclusión. Y agrega: “Es reconfortante conocer nuestra historia y tener memoria para saber cuánto costó y cómo llegamos a esta actualidad. Quedan sin enunciar muchas acciones y luchas, pero con el criterio de seleccionar las más trascendentes, seguirán estando en nuestra ilustre historia”.

La CHA entiende que en este día de celebración para la democracia argentina, es apropiado recordar con orgullo su lema, la guía de sus acciones y compromiso por los derechos humanos: “En el origen de nuestra lucha está el deseo de todas las libertades”.

Las 10 principales conquistas de la comunidad gay, lésbica, travesti, transexual, bisexual e intersexual (GLTTBI) en la democracia

Una de las postales del libro Rostros de un triunfo; foto: Fuentes2Fernández

1- Creación de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y Personería Jurídica de la CHA

16/04/1984: En la discoteca Contramano, se realiza la primera asamblea que funda y da nombre a la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y que contó con la participación de unas ciento cincuenta personas. En esta asamblea también se estableció como objetivo primario y de emergencia luchar contra la represión y los edictos policiales heredados de la dictadura militar.

La CHA fue la única organización LGBTTI en la Argentina durante los primeros 8 años de democracia.

20/03/1992: Se otorga la personería jurídica a la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) después de años de lucha y luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazara la inscripción en la Inspección general de Justicia (IGJ). Es el primer precedente legal en Argentina en la conquista de los derechos de la comunidad GLTTBI.

2- Marcha del Orgullo Gay Lésbico Travesti, Transexual, Bisexual, Intersexual, Bisexual y Queer:

02/07/1992: Con la convocatoria de Carlos Jáuregui y César Cigliutti, por primera vez en la Argentina se realiza la “Marcha del Orgullo Gay-Lesbiano”. Desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación 300 personas marchan en esta oportunidad. Impresionante cobertura de los medios de comunicación.

Las Marchas del Orgullo se realizan todos los años y siempre fue creciendo su convocatoria. La última marcha superó a las 100.000 personas.

3- Constitución de la Ciudad de Buenos Aires

01/10/1996: La Convención Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires aprueba la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Es la primera vez en Argentina que se pronuncia en contra de la discriminación por Orientación Sexual.  “El Artículo 11.- Todas las personas tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley. Se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo. La Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad. “

4- Ley de Unión Civil:

12/12/2002: La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprueba la Ley de Unión Civil (Ley Nº 1004). Es el primer antecedente y el primer reconocimiento de las parejas de gays y lesbianas en Latinoamérica y el Caribe. Promulgada el 17 de enero de 2003 por el Decreto N° 63. El proyecto fue presentado por la CHA en la Legislatura de la Ciudad de Bs.As. el 28 de agosto de 2001. El 18 de julio de 2003 se realiza la primera Unión Civil cuando César Cigliutti (Presidente de la CHA) y Marcelo Suntheim (Secretario de la CHA) inauguran el Registro de Uniones Civiles. Es el primer antecedente del Matrimonio Igualitario.

5- Ley de Educación Sexual Integral:

04/10/2006: El Senado aprueba la Ley Nacional de Educación Sexual Integral N° 26150 y establece la creación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral en el ámbito del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. La ley fue aprobada por 54 votos contra 1.

6- Pensión por fallecimiento:

18/08/2008: ANSeS aprueba la Resolución 671/2008 (por las reiteradas presentaciones de la CHA) que reconoce la pensión por fallecimiento a las parejas del mismo sexo. Es la primera vez en Argentina que el estado reconoce a nivel nacional a las parejas homosexuales. “Artículo 1º — Declárese a los convivientes del mismo sexo incluidos en los alcances del artículo 53 de la Ley Nº 24.241, como parientes con derecho a la pensión por fallecimiento del jubilado, del beneficiario de retiro por invalidez o del afiliado en actividad del Régimen Previsional Público o del Régimen de Capitalización, que acrediten derecho a percibir el componente público.”

Javier Fuentes registra la media sanción en Senadores; el fotógrafo que lo retrató es su pareja, Nicolás Fernández: Foto: Fuentes2Fernández

7- Ley de Matrimonio Igualitario (Ley N° 26.618):

15/07/2010 Se aprueba en la Argentina la Ley de Matrimonio Igualitario, en la Cámara del Senado con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones. Argentina es el primer país en Latinoamérica y el Caribe y el 15ª en el mundo que otorga este derecho a las parejas del mismo sexo.

8- Ley de Identidad de Género (Ley N° 26.743):

09/05/2012: La Cámara de Senadores de la Nación aprueba la Ley de Identidad de Género (con 55 votos a favor). Permite la rectificación registral sin obligación de acreditar intervención quirúrgica ni terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico. La CHA presentó el proyecto que fue usado de base para la ley.

9- Ley de Reproducción Humana Asistida (Ley N° 26.862, Fertilización Asistida)

05/06/2013: La Cámara de Diputados de la Nación aprueba la Ley de Reproducción Humana Asistida (Fertilización Asistida) por 204 votos afirmativos y 10 abstenciones,  garantizando el acceso universal a los procedimientos y técnicas de reproducción, La CHA presentó la inclusión de las parejas del mismo sexo en el proyecto.

10- Ley de Identidad de Género para una niña de 6 años (Luana):

09/10/2013: Luana (“Lulú”) recibe su DNI con su identidad de Género. Por la acción de la CHA, es el primer caso en el mundo, por la edad de Luana (seis años), que una persona transexual tiene su documento con su verdadera identidad de género sin judicializar el trámite.

30 años de democracia: especial de LA NACION

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“De chica en chica” busca ser una película con la ayuda de sus fans

En un proyecto similar al que contábamos acá hace un tiempo con Plan V, De Chica en Chica quiere convertirse en película con ayuda de sus fans. La iniciativa de esta producción española surgió después de seis años de éxito de la serie online Chica busca chica. Ahora, después de siete años de entonces, se reencontró el equipo creativo para encarar el sueño de la película.

La película, que se llamará De Chica en Chica, busca el apoyo de aquel público que la siguió para sacar adelante el proyecto. Como muchas producciones independientes eligen el sistema del crowdfunding. Así, todos quienes quieran, de cualquier país del mundo, pueden convertirse en co-productores.

Los actores de esta comedia son Celia Freijeiro, Sandra Collantes, Cristina Pons, María Ballesteros, María Botto, Alexandra Jimenez, Diego Martín, Miguel Angel Muñoz, Gorka Otxoa, Eulalia Ramón, Estefanía de los Santos, Adriana Torrebejano y dirigida por Sonia Sebastián.

(Aquí un adelanto de la película)

Desde España, vía e-mail, la directora creativa de Pocapena Producciones, a cargo de la realización de la película, Sonia Sebastián, cuenta detalles de esta iniciativa.

- ¿De qué trata la película que proyectan?

- Estamos intentando recaudar financiación para poder rodar la película y poder hacerla de forma independiente. De Chica en Chica trata sobre  la vuelta de Nines a Madrid después de nueve años fuera en busca de Carmen, una heterosexual de la que siempre estuvo enamorada. Pero Nines elige el peor momento para hacerlo. Al presentarse de improviso en casa de Carmen Nines interrumpe la “I Fiesta de la Regla” en honor de Candela, la hija de Mónica y mujer a la que abandonó embarazada el día que iban a casarse.

Y no sólo eso…también está Sofía porfavor, la editora de comics a la que dejó con una estafa laboral importante. Y Javier, el ex de Carmen, con el que Nines siempre compitió, y su mujer embarazadísima de treinta y siete semanas. Y Fran, el amigo gay con mentalidad de hétero y su novia Linda, una travesti espectacular. Y Marta, que por fin ha conseguido a Rai, la neopunk de sus sueños justo el día en el que recibe la inesperada visita de su madre.

- ¿Cómo surge la intención de pasar del formato web al cine?

- Teníamos una historia estupenda que necesitábamos contarla y además veíamos que rodar una película sería mucho más factible ya que no se depende tanto de cadenas de televisión. De esta forma la podríamos estrenar tanto en cines como por Internet. Pero claro, para esto necesitamos al público y las aportaciones que hagan en Internet a través de la página de crowdfunding. Necesitamos la ayuda de la gente para poder hacerla. En España no se ha hecho aún ninguna película de temática LGTB donde casi todas las protagonistas sean chicas. Creo que es necesario hacerlo.

- ¿Por qué te parece importante contar historias de ficción con fuerte presencia de diversidad sexual?

- Creo que es necesario contar estas historias para conseguir una normalización en el pensamiento de la gente. En nuestra historia se presenta a una familia que tiene los mismos problemas que cualquier familia y lo único que los diferencia es su orientación sexual, pero esto no cambia un ápice de la historia. Necesitamos visibilidad y creo que a través de una comedia tan loca como esta se puede conseguir. Tenemos un elenco increíble de actores e incluso ahora se nos ha unido Jane Badler, la famosa Diana de la serie V.

- ¿Cuánto necesitan recaudar?

- Necesitamos 184.000 euros para hacerla realidad. Hemos abierto el proyecto en una plataforma de crowdfunding que consiste en que la gente pueda donar a través de Internet desde 5 euros para llegar a la cantidad pedida. Si no se consigue el dinero no se quitará de la cuenta, es decir, que la gente sólo aporta si el proyecto sale adelante.

- ¿Qué puntos encontrás en común entre España y la Argentina en materia de diversidad?

- En la Argentina al igual que en España se está luchando mucho por los derechos de la comunidad LGTB. Son países con una mentalidad mucho más avanzada que los demás y deben establecer lazos de unión para un apoyo y un camino común en esto.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!