Claudia Pía Baudracco: se presentó un documental sobre la activista trans

El 27 de marzo, en el Salón Raúl Alfonsín de la Legislatura porteña, se presentó Si te viera tu madre… Huellas de una leona, el documental de Andrés Rubiño sobre la activista por la igualdad y el acceso a todos los derechos para las persona trans (travestis, transexuales, transgéneros) Claudia Pía Braudacco (La Carlota, 1970 – Buenos Aires, 2012).
El periodista Daniel Gigena estuvo allí y lo cuenta para Boquitas pintadas.
“Victimizadas de modo gravísimo”, según sentenció la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la población de personas trans en la Argentina es una de las más desfavorecidas: registra una alta tasa de mortalidad, se halla marginada del mercado laboral y padece condiciones de vida y de salud nefastas. 
En junio de 1993, junto con María Belén Correa, Claudia Pía fundó la Asociación de Travestis de Argentina que, años después, en 2001, cambió su nombre a ATTA (Asociación Travestis, Transexuales de Argentina) y luego, con el agregado en la sigla de las personas transgéneros, se denominó ATTTA. Desde esa agrupación, Claudia luchó por la derogación de los Códigos de Faltas y Contravencionales, que criminalizaban la homosexualidad y el travestismo en varias provincias argentinas; hoy, esos artículos han sido eliminados por completo gracias a una lucha colectiva de la que ella constituye un emblema. 
Víctima de la represión y el hostigamiento policial, encarcelada por una causa por drogas orquestada por Gendarmería Nacional (de la que fue absuelta luego de cuatro años), pionera del activismo trans, Claudia contribuyó a fortalecer la demanda por la ley de identidad de género cuando, en 2010, exigió un DNI acorde con su nombre y sin que ello implicara el sometimiento a pericias físicas y psiquiátricas consideradas denigrantes.
Todos recuerdan, y en el documental de Rubiño ése es uno de los momentos más emotivos, su intervención en el debate en Comisiones en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional. Su causa personal, sin embargo, quedó pendiente de resolución en un juzgado federal y Claudia murió, el 18 de marzo de 2012, a los cuarenta y dos años, sin obtener el DNI con su propio nombre. Por ese motivo, la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña, presidida por la diputada María Rachid, la Mesa Nacional por la Igualdad, ATTTA y la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) lograron que en 2012 la fecha de la muerte de Claudia se instituyera como “Día de la Promoción de los Derechos de las Personas Trans”.

Documentar y homenajear una lucha
El documental de Rubiño, que contó con el apoyo de la historiadora María Marta Aversa, quien actualmente trabaja en una biografía de Claudia Pía Baudracco, y la colaboración de la amiga y militante trans Patricia Rasmussen, reconstruye la vida de la reconocida activista. En Si te viera tu madre… Huellas de una leona, ambas siguen los rastros de Claudia por el interior del país (de San Juan a Córdoba, de Chubut a Jujuy, de Santiago del Estero a Salta), adonde Claudia viajaba para organizar a las comunidades trans en temas de identidad de género, salud, compromiso social y protección ante los abusos de poder por parte de la policía y de las agencias judiciales.
La figura de esa “leona” que fue Claudia es abordada mediante testimonios directos de sus familiares, de sus amigas, de sus compañeras y compañeros de militancia como Patricia, Claudia Castro o María Belén Correa. “Era una militante que te estimulaba”, comenta entre lágrimas Claudia Castro, vicepresidenta de la FALGBT, y recuerda el efecto persuasivo de la intervención de Claudia cuando se discutía la ley de identidad de género en el Congreso Nacional o cuando se discutían consignas para las marchas del orgullo porteñas.
“Compañera en la calle, en el calabozo, en su casa”, la define Aversa. Claudia Pía terminó el secundario en la cárcel e incluso allí organizó a sus compañeras detenidas para exigir mejores condiciones de vida. Representante de una generación de travestis perseguidas por la policía y discriminadas por el Estado argentino, Claudia Pía declaró: “Hoy digo que con tanta represión, con tanta tortura, igualmente volvería a nacer trans porque así soy feliz”. Si te viera tu madre… Huellas de una leona registra, a partir de la figura irremplazable de Claudia Pía Baudracco, el nacimiento de una época de igualdad jurídica impensable pocos años atrás en la Argentina. Hoy, cuando diversas asociaciones luchan para que esa igualdad jurídica se transforme en una igualdad real, su gesta de militante debe ser recordada con respeto, gratitud y reconocimiento.

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sin comentarios

Cómo se curaba la homosexualidad según los nazis

Cómo se curaba la homosexualidad según los nazis. Este interrogante guió la investigación que emprendieron Ignacio (Nacho) Steinberg y Esteban Jasper y que terminó en un documental revelador, valioso porque reconstruye una historia desconocida por muchos.

“El Triángulo Rosa y la cura nazi para la homosexualidad”, que se reestrena este jueves 27 en el Gaumont, cuenta la historia de Carl Peter Vaernet, un médico danés que durante la segunda Guerra Mundial, afiliado al partido nazi, experimentó con los prisioneros homosexuales una supuesta “cura” para la homosexualidad. Vaernet  fue un mayor de las SS y ejerció como médico en el campo de concentración de Buchenwald.

Este hombre, que experimentó durante años con hormonas y otros posibles remedios para curar lo que consideraba una enfermedad, terminó con la muerte de al menos trece presos en las semanas en que los sometía a sucesivos tratamientos.

Lo tremendo es que Vaernet terminó radicándose en Buenos Aires, prófugo. Así es que el documental habla no sólo de la historia de la homosexualidad y la política en relación a los derechos humanos, sino también de la historia de nuestro país en relación con eso.

En esta entrevista con Boquitas pintadas, los directores del documental revelan cómo fue el proceso desde que dieron con este tema, la realización y la proyección, la presentación en sociedad.

- ¿Cómo iniciaron la investigación sobre este tema tan desconocido en la Argentina?

- Nacho: La investigación comenzó inmediatamente después de conocer algunos datos que me acercó un  amigo historiador, Carlos de Nápoli, experto en la temática del nazismo en Sud América.-En realidad él me acercó algunos datos para escribir una obra teatral, pero a mí me pareció  importante volcarla al cine y así surgió la iniciativa. Luego, con Esteban Jasper desarrollamos toda la investigación.

- Esteban: Yo me sumo al proyecto una vez que Osvaldo Canis hace una primera versión de guión. Luego empezamos a indagar por Internet, ahí es cuando damos con el blog de Peter Tatchell. Un dato nos llevaba a otro. Tatchell en Londres, los daneses, Buchenwald en Alemania. Muy detectivesco, como siempre pasa con las historias reales. Esa es la emoción que brinda basar una narrativa en un hecho real, sea ficción o documental. En particular en los documentales se plantea la historia a medida que uno va conociendo y metiéndose en los hechos y personajes. Escribimos y reescribimos, editamos y reeditamos.

- ¿Cómo lograron ir avanzando? ¿Cómo fue el financiamiento para los viajes y toda la producción?

- Nacho: Lo primero que pensamos fue conseguir una ayuda del INCAA, pero lamentablemente no fuimos seleccionados para el subsidio, de manera que comenzaron a “sufrir” los amigos y  los parientes que nos ayudaron mucho. A partir de ese momento (hace 3 años) comenzó la búsqueda, el viaje y el seguimiento del libro que los daneses habían escrito acerca del médico que trabajó para las SS, experimentando en los campos de concentración una supuesta cura para la homosexualidad.

- Esteban: Todo proyecto tiene su exquisita complicación, más llevándolo de manera independiente. El trabajo duró más de tres años. Mucho laburo y, por sobre todo, paciencia: nuestra, del equipo y de la gente que nos brindó su ayuda para lograrlo. Y el tema creo que nos ayudó. A cada una de las personas que nos acercábamos le era completamente desconocido, no podían creer lo que oían, junto a una mueca de sonrisa nerviosa. Les costaba un tiempo asimilarlo. Tocó la fibra sensible y la empatía con los entrevistados, que abiertamente se brindaron a prestar su punto de vista para el documental.

- ¿Podrían contarme qué fue lo que más los tocó, los movilizó de lo que investigaron?

- Nacho: Sin duda, el genocidio nazi contra la minoría homosexualidad, la crueldad justificada por el delirio genético de la raza superior. Y también profundizar en las responsabilidades de tamaña locura. Por ejemplo: el Estado Alemán reconoció recién en el 2002 a la minoría homosexualidad como minoría perseguida por los nazis. Esto refleja hasta qué punto el prejuicio es devastador de la memoria.

- Esteban: La experimentación en los campos de concentración. Uno puede asumir entender la segregación, asumir entender la persecución, la humillación, la detención, el maltrato, las golpizas, hasta inclusive el “reasentamiento” en los campos. La “vida” que llevaba un prisionero en los campos de concentración. Y aun así, ¿experimentar con él?

 

- ¿Cómo fue el acercamiento al nieto de Vaernet?

- Esteban: En el 2002 cuando los daneses escriben el libro, Jan, el nieto, se juntó con ellos a conversar. Una vez publicado y con su respectiva exposición, él y su familia comenzaron a sufrir amenazas telefónicas entre otros ataques. Lo que lo llevó a una vida de bajo perfil como pediatra.

Cuando nos ponemos en contacto con los daneses 10 años después, conversamos con Jan, quien nos planteó que no estaba muy seguro de participar debido que no tenía ganas de atravesar por la misma situación nuevamente. Le comunicamos que íbamos a estar en Copenhague por un par de días realizando las entrevistas y parte del rodaje, que nos avisara si cambiaba de parecer.

El último día en la ciudad, una tarde de suave garúa, estábamos en la casa de Hans, el escritor. Junto al endocrinólogo Niels, el historiador Bierger y Jakob, el periodista. Los cuatro que escribieron el libro. Luego de una calurosa recepción con merienda danesa, tortas dulces y café, comenzamos con las entrevistas de manera grupal. Hacíamos un repaso cronológico del trabajo del libro cuando de repente suena el timbre. Con el equipo nos miramos, el dueño de la casa, Hans, se levanta para atender. Unas palabras en danes. “Ok…Jan está subiendo.” La cara de sorpresa de todos, incluyendo los daneses. Todo lo establecido para la jornada se tuvo que postergar.

En sus ojos se notaba cierta desconfianza, pero también el temor en su planteo por estar haciendo lo debido, lo correcto. Luego de un rato de charla y torta danesa, aflojó, abriéndose al intercambio. Muy cordial y predispuesto.

- Nacho: Fue muy respetuoso y él decidió por su cuenta aportar al documental y dar su testimonio. Fue muy generoso.

- ¿Qué repercusiones está teniendo el documental?

- Nacho: Muy buenas. La crítica nos acompañó  y se sorprendió ante la historia que permanecía oculta, al igual que el público al salir del cine, que nos felicita por haber disparado, a través del relato, la discusión y el reconocimiento de cuánto nos falta para producir el verdadero cambio cultural para sostener la igualdad de derechos y el respeto por la diversidad.

- Esteban: Notamos que despierta en las personas el interés por saber más y conversarlo. Un tema que antes era tabú y, quizás debido a eso, tardó mucho en conocerse. Sentimos que el documental es el disparador para que se conozca y se converse. No sólo para entendernos un poco más como sociedad sino porque, si prestamos cierta atención a lo que sucede hoy día en el mundo, el reflejo de esta historia se encuentra bastante presente.

 

“El Triángulo Rosa y la cura nazi para la homosexualidad”, un documental de Nacho Steinberg y Esteban Jasper, se estrena en el cine Gaumont el 27 de noviembre

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

Festival de cine por la diversidad y la inclusión: arranca Chau Tabú

Se viene un festival de cine por la diversidad y la inclusión en Buenos Aires. Chau tabú, lo bautizaron.

Chau Tabú es un programa de la dirección de Políticas de Juventud de la Secretaría de Desarrollo Ciudadano de vicejefatura de gobierno porteño que difunde información sobre salud sexual y reproductiva a adolescentes y jóvenes. El dirigente Pedro Robledo, en coordinación con la asesora de la Natalia Herbst y todo un equipo de jóvenes, diseñaron un festival de cine por la diversidad, no sólo sexual, sino cultural que se desarrollará desde el próximo jueves 7 y hasta el domingo 10 en el Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551), con entrada libre y gratuita.

Festival de cine por la diversidad en Buenos Aires

Festival de cine por la diversidad en Buenos Aires

 

En diálogo con Boquitas pintadas, los organizadores contaron:

- ¿Cómo surgió la idea de organizar este festival de cine por la diversidad?

- Nuestro trabajo diario se basa en fomentar políticas sobre diversidad e inclusión y creemos que la construcción de imágenes que se generan a nivel social a partir de los espacios culturales es fundamental respecto de la percepción del otro. Con esto en mente nos planteamos generar un espacio cultural que abriera la posibilidad de discutir sobre temas que suelen estar relacionados a muchos preconceptos y estigmas que se reproducen a nivel social desde otro lado. Así nació la idea del festival en el que nos proponemos que las proyecciones funcionen como catalizadoras de debates y en el que esperamos los asistentes se sientan estimulados a generar un intercambio para que cada uno nos podamos llevar algo nuevo de la visión del otro. Si bien las temáticas que se abordan son distintas, la idea es abrir el debate sobre temas serios así como naturalizar otros que por falta de espacios de discusión diarios suelen tener connotaciones negativas únicamente. La idea  que nos inspira es trabajar la diversidad como algo que en sus diferentes expresiones enriquece a la sociedad y, a partir de ahí, fomentar la inclusión en aquellos planos en los que sea necesaria.

- ¿Por qué el título Chau tabú?

- El título está asociado a la iniciativa lanzada en 2013 por esta dirección #ChauTabú. El programa se lanzó con la página web sobre salud sexual y reproductiva que lleva el mismo nombre. La base del programa es generar espacios para trabajar aquellos temas sobre los que falta información o se discute poco. Una de las características del proyecto es apartarse de lo heteronormativo para incluir a toda la sociedad.

- ¿Por qué les pareció importante incluir la diversidad sexual entre los temas a abordar?

- La sexual es otra de las diversidades existentes y debe ser trabajada desde la visibilización, concientización y acercamiento a la ciudadanía para lograr cambiar creencias falsas arraigadas. El festival permite promocionar derechos y visibilizar la existencia de cierta población que durante décadas ha sido negada y ha tenido que permanecer oculta. Esto permite ir logrando el cambio cultural necesario para una convivencia sana y rica, eliminando así actos discriminatorios que lamentablemente seguimos viendo y viviendo.

Lo importante es destacar que los derechos LGBTIQ son derechos humanos, la libertad de expresar y vivir una identidad de género y una orientación sexual y la igualdad de trato ante la ley o, mejor dicho, la igualad ante la diferencia, son los principios rectores con los que se trabaja desde el gobierno de la Ciudad.

- ¿Qué se podrá ver?

- Las películas elegidas permiten poner sobre la mesa el duro camino recorrido por las personas que integran el colectivo LGBTIQ y cómo las leyes modificaron sustancialmente sus vidas, cómo ha sido su vida antes de la legislación progresista que hoy tenemos y de la que la ciudad definitivamente ha sido pionera, y cómo lo es hoy.

Los cortometrajes pondrán en evidencia cuánto daño ha hecho y aún hace la sociedad ante el desconocimiento, cuáles son los logros obtenidos y cuáles son los desafíos que tenemos como sociedad.

 

 Películas recomendadas

El festival se inicia este jueves 7 de agosto.  El sábado, en el Bloque Diversidad Sexual, de 17 a 18.50 pueden verse:

- Buenos Aires de Diversidad (2013) / Género: Documental. / Duración: 36 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural GCBA / Sinopsis: Un documental sobre la lucha y el reconocimiento de los derechos LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, trasvesti, transgénero, intersexual y queer) en la Ciudad de Buenos Aires a través de sus protagonistas.

- Animados a la Diversidad (2014) / Duración: 5 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural del GCBA / Sinopsis: Cortometraje que propone hablar de diversidad sexual desde un lenguaje adolescente y pensar los derechos del colectivo LGBTIQ desde la perspectiva de los derechos humanos.

- Contenidos Diversos (2014) / Género: Documental / Duración: 20 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural GCBA / Sinopsis: Documental que recoge testimonios de familias del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). El mensaje es el de la lucha en la adversidad por ser familia y la felicidad de ser familia. / Duración del debate: 49 minutos.

Las películas serán presentadas por la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del GCBA y la Federación Argentina LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans), una fundación que desde el año 2005 impulsa en todo el país una agenda de trabajo para promover la igualdad y no discriminación hacia lesbianas, gays, bisexuales y trans. Desde su conformación, asumió un compromiso de trabajo para lograr “los mismos derechos con los mismos nombres”, sin ningún tipo de restricción. Ha impulsado y logrado leyes como la de matrimonio igualitario y la de identidad de género.

El domingo en el Bloque VIH-Sida,  de 17 a 19, podrá verse:

- Una Vida Posible (2013) / Género: Serie televisiva / Duración: 46 minutos / Dirección: Jorge Bechara / Sinopsis: Carla y Pablo están juntos desde hace 4 años. Su vida pasa sin mayores sobresaltos hasta que, por un análisis de rutina, Carla descubre que tiene VIH / Duración del debate: 84 minutos

 

Más información: En Facebook y Twitter

 

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Hay ley de matrimonio igualitario, pero ¿por qué casarse?

Maximiliano, de familia cristiana muy practicante y conservadora, vive hace cinco años con David, un joven de familia judía ortodoxa que es comerciante de telas y vestidos de novia en el barrio del Once. Juntos son pareja y han formado su hogar. El nunca pensó que iba a poder casarse.

Pero en la Argentina se aprobó la ley de matrimonio igualitario, que permite a parejas del mismo sexo a contraer nupcias. Ante ese escenario se pregunta: ¿Me quiero casar? ¿Por qué? ¿Me atrae el matrimonio como institución? ¿Es la igualación con los heterosexuales el objetivo de la no discriminación?  Nuestras familias LGBT, ¿serán una copia de los modelos heterosexuales? ¿Somos una “amenaza” al modelo en el que se funda la sociedad occidental todavía hoy? La nueva ley, ¿logra la superación de los prejuicios, conflictos sociales e individuales que implica la condición homosexual?

La película Una familia gay es una búsqueda y una reflexión en torno de esas preguntas. Un recorrido por la ley, por las religiones judía y cristiana, por sus amigos gays que ya se han casado y los que se están casando, por los que lucharon por la aprobación del matrimonio igualitario y ahora no saben si se quieren casar, por sus dos hermanas que han formado cada una su familia, por los tipos de parejas y familias LGBT cuya realidad no logra adecuarse tampoco a la nueva ley…

Maximiliano Pelosi, director de esta película que se estrena hoy [jueves 5], en diálogo con Boquitas pintadas, habla de este documental-ensayo sobre el significado del matrimonio desde la perspectiva de un chico gay. “En relación al estreno estoy muy emocionado. Es una película extremadamente personal. Cuenta parte de mi vida, la protagonizo y la dirijo. Es muy yo”, dice. Se ríe.

“La idea de que se estrene en salas comerciales es increíble para mí. No sólo por una cuestión de ego, sino también por militancia. La película, si bien es muy entretenida y está pensada para que el público la disfrute, cuenta un punto de vista muy particular, tal vez no demasiado alineado al sistema. Aplaudo a los programadores que se animaron a exhibirla. Me llena de felicidad y orgullo”, agrega.

La película es una historia personalísima para Pelosi. “Durante mi infancia, adolescencia y parte de mi juventud viví en un hogar cristiano y heterosexual: misa dominical, colegio de curas, confirmación y comunión. Los ritos de casamiento, nacimiento, bautismo y cumpleaños se sucedían hasta el hartazgo hasta que los divorcios de mi hermano y el de mis padres (y sus posteriores matrimonios), me revelaron nuevas preguntas y dudas acerca de la constitución de una familia, dice.

Un momento en Una familia gay

“Soy gay y recién a los 17 años pude asumirme, aunque no verbalizarlo. Tuve que hacer un enorme trabajo de adaptación, de resignificación y de reordenamiento de mis ideas sobre el mundo para entender mi condición; para poder pararme delante de los otros siendo ‘el distinto’, incluso dentro de mi propia familia. Usé la rebeldía, el humor y el apoyo de mis iguales. Me relacioné con el mundo gay y logré armar una nueva familia, una familia desplazada y distinta. Nos poníamos apodos de roles entre nosotros: tía, tío, primo y prima, hijo e hija, sobrino y sobrina; esos roles o apodos le daban cierta alegría y humor a nuestra realidad”, cuenta.

En el ámbito audiovisual Pelosi participó como productor y realizador de películas de temática de género que permitían una visibilidad del colectivo (Máximo, Lesbianas de Buenos Aires, Un Año sin Amor y Otro Entre Otros) y comenzó a trabajar en JAG (Judíos Argentinos Gays) porque su novio es judío y pertenece a una familia ortodoxa tradicional.

“Hoy tengo 34 años y la ley de matrimonio igualitario es una realidad. Llevo 17 años (la misma cantidad de años que tardé en asumirme, la mitad de mi vida), pensando que lo normal es esta vida que hoy tengo. Y me di cuenta de que ante la nueva posibilidad de legalizar un vínculo afectivo, yo no sabía si quería, o no, dar ese paso”, reconoce.

Un momento de duda

“Construirse a uno mismo junto a otros en un mundo paralelo era, y es, la única forma de sobrevivir a la discriminación. ¿Eso ya cambió?  Ahora el mundo paralelo parece diluirse y se incorpora al mundo igualitario, ¿no era eso por lo que luchábamos?”.

Según considera, la ley de matrimonio igualitario los enfrenta como homosexuales a un nuevo aprendizaje en el que la construcción de sí mismo y los vínculos no se desarrollan en un mundo paralelo; también a una ley que implementa un orden legislativo del derecho pero no a la superación de los prejuicios, conflictos sociales y conflictos individuales que implica la condición homosexual.

“El amor no necesita legalizaciones, pero al legalizar el derecho al amor y la convivencia entre iguales, no sólo se está permitiendo acceder a seguros médicos, herencias, o tener derecho en temas legales, sino que se nos da el permiso, la libertad, para tener una familia. Ahora en las reuniones de amigos y parientes te preguntan “¿y ustedes cuándo se van a casar?”, y esto implica preguntarme, también, si quiero formar una familia”, reflexiona.

Y concluye: “El concepto de familia es el núcleo de la organización moderna occidental y crear un nuevo tipo de familia, ¿plantea una amenaza al modelo en el que se funda esa sociedad occidental hoy? Esta perspectiva de abordar una temática reciente, y que parece superada en la norma pero no aún en la práctica, llevaría a fortalecer el derecho igualitario, no por utilizarlo sino por elegir no hacerlo; se fortalecería la igualdad desde el no, se fortalecería la libertad sin culpas. Se fortalecería, así, un derecho humano universal”.

 

Ficha artística: Maximiliano Pelosi, Luciano Linardi, Ricardo Moriello; Ficha técnica: Guión y Dirección: Maximiliano Pelosi, Dirección de fotografía: Matías Carneiro, Director De Arte: Min Ko, Editor: Damián Tetelbaum, Música: Pablo Trilnik, Dirección de Sonido: Diego Acosta, Productor: Walter Tejblum, Distribuye: Primer Plano Film Group

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Documental trans: “Un travesti es un ciudadano clandestino”

“Un travesti es algo innominado, con frecuencia alguien segregado, ausente de la sociedad, no reconocido, negado, negado por los padres, por la política, por la economía, por los empleadores, por la familia. Amado irresponsablemente por no ser ni hombre ni mujer, un travesti siempre es amado irresponsablemente. Caminan solos, generalmente de noche. La noche es menos dura con lo clandestino. Un travesti es, ante los ojos de cualquiera, un ciudadano clandestino”, dice Camila Sosa Villada, la actriz travesti que se hizo conocida a nivel nacional al protagonizar la película Mía y la miniserie televisiva La viuda de Rafael.

El texto, que le pertenece, forma parte de Carnes Tolendas una obra que protagoniza en el teatro La Cochera, en Córdoba, su provincia natal. En esa pieza teatral, inspirada en una reflexión de Marguerite Duras, Camila intenta mostrar cómo una persona travesti se ve a sí misma. “Uso el masculino de modo irónico y para hacerme entender mejor. Es el modo en que mucha gente se expresa respecto de nosotras y pienso que así te escuchan mejor”, aclara a Boquitas pintadas.

Trailer del documental

De fragmentos de esa obra y de entrevistas a la actriz surgió el documental “Camila, desde el alma” (Reflexiones de una travesti), dirigida por Norma Fernández, que se estrena este jueves 16 de mayo. “Filmada en forma testimonial, incluye el aporte de fragmentos de esta obra de teatro en la que los conflictos y las búsquedas son recreados desde textos y personajes de Federico García Lorca. La soledad, los amores clandestinos, la discriminación social y la afirmación de una identidad son los grandes temas”, anticipa el comunicado de promoción de la nueva película.

En diálogo con este blog, Camila cuenta, con su marcada tonada cordobesa, que cuando empezó a entrevistarse con la cineasta nunca pensó que esas conversaciones formarían parte de un documental. Ninguna de las dos lo sabía. Pero la empatía fue tal que decidieron trabajar juntas para que la vida de Camila estuviera en la pantalla grande de los cines de todo el país. Habla y uno cree acercarse más al significado de una de sus frases predilectas: “Se es lo que se quiere ser, o no se es nada”.

Camila, en plena acción en el teatro

“Se hicieron muchas cosas para visibilizar lo que somos, pero aún falta, hay que darle tiempo a la sociedad”, dice. “Estamos camino a un lugar más plural, lo siento así”. Enseguida reconoce privilegiada, sabe que su situación no es la misma que la de muchas compañeras travestis. Cita al poeta Roberto Juarroz: “Todo está al término de una larga paciencia. Tan larga que parece a veces exceder a la vida”. Luego se refiere a su historia de vida.

Camila cuenta que a los 16 años era tan fuerte su necesidad de expresar su identidad sexual que, pese a vivir en Mina Clavero, un pequeño pueblo de las sierras de Córdoba, empezó a vestirse con ropas de mujer. “Primero lo hacía de noche, en casas de amigos para que no me vieran en mi casa”, dice. Ya en Córdoba capital, donde fue a estudiar Comunicación social y Teatro, se liberó por completo. “Siempre supe que no era mi problema, sino el de la sociedad que no podía entender”.

Sufrió mucho. Se recuerda una adolescente muy triste. Ahora cree que todo lo bueno que le pasa es un poco la contracara de aquello. “Todo está al término de una larga paciencia. Tan larga que parece a veces exceder a la vida”, vuelve a decir. “A veces las cosas llegan tarde: no debemos permitir más que un adolescente pase las tristezas que yo y tantos pasamos”.

Cuando a Camila se le pregunta qué espera del futuro, responde: “Amor, a la fuerza ya la tengo”.

Camila, en el teatro

 

Sobre el documental

Con producción de Jorge Rocca y Graciela Mazza este documental fue presentado en la edición 2010 del BAFICI en su sección Personajes y en la competencia sobre Derechos Humanos. Obtuvo el Premio al Mejor Documental en el festival Internacional DIVERSA y fue seleccionado para diversos festivales y muestras nacionales e internacionales, con excelente acogida de público y crítica.

Sinopsis: una actriz usa un acento español para interpretar al personaje madre en García Lorca La casa de Bernarda Alba. De repente, las líneas y los movimientos de la actriz se transforman en las de un hombre cordobés que está demandando a su hijo para quitarse el maquillaje. Después de todo, una madre española principios del siglo 20 y un año de edad y padre argentino 50 tienen mucho en común. Camila es una actriz, ella vive en Córdoba y lleva a cabo en una pieza etapa unipersonal donde integra diferentes obras de teatro de García Lorca, dándoles un significado que expresa nuevas sensaciones.

 

“Camila, desde el alma” se estrena en el Cine Monumental el jueves 16 de mayo a las 20.30