Documental trans: “Un travesti es un ciudadano clandestino”

“Un travesti es algo innominado, con frecuencia alguien segregado, ausente de la sociedad, no reconocido, negado, negado por los padres, por la política, por la economía, por los empleadores, por la familia. Amado irresponsablemente por no ser ni hombre ni mujer, un travesti siempre es amado irresponsablemente. Caminan solos, generalmente de noche. La noche es menos dura con lo clandestino. Un travesti es, ante los ojos de cualquiera, un ciudadano clandestino”, dice Camila Sosa Villada, la actriz travesti que se hizo conocida a nivel nacional al protagonizar la película Mía y la miniserie televisiva La viuda de Rafael.

El texto, que le pertenece, forma parte de Carnes Tolendas una obra que protagoniza en el teatro La Cochera, en Córdoba, su provincia natal. En esa pieza teatral, inspirada en una reflexión de Marguerite Duras, Camila intenta mostrar cómo una persona travesti se ve a sí misma. “Uso el masculino de modo irónico y para hacerme entender mejor. Es el modo en que mucha gente se expresa respecto de nosotras y pienso que así te escuchan mejor”, aclara a Boquitas pintadas.

Trailer del documental

De fragmentos de esa obra y de entrevistas a la actriz surgió el documental “Camila, desde el alma” (Reflexiones de una travesti), dirigida por Norma Fernández, que se estrena este jueves 16 de mayo. “Filmada en forma testimonial, incluye el aporte de fragmentos de esta obra de teatro en la que los conflictos y las búsquedas son recreados desde textos y personajes de Federico García Lorca. La soledad, los amores clandestinos, la discriminación social y la afirmación de una identidad son los grandes temas”, anticipa el comunicado de promoción de la nueva película.

En diálogo con este blog, Camila cuenta, con su marcada tonada cordobesa, que cuando empezó a entrevistarse con la cineasta nunca pensó que esas conversaciones formarían parte de un documental. Ninguna de las dos lo sabía. Pero la empatía fue tal que decidieron trabajar juntas para que la vida de Camila estuviera en la pantalla grande de los cines de todo el país. Habla y uno cree acercarse más al significado de una de sus frases predilectas: “Se es lo que se quiere ser, o no se es nada”.

Camila, en plena acción en el teatro

“Se hicieron muchas cosas para visibilizar lo que somos, pero aún falta, hay que darle tiempo a la sociedad”, dice. “Estamos camino a un lugar más plural, lo siento así”. Enseguida reconoce privilegiada, sabe que su situación no es la misma que la de muchas compañeras travestis. Cita al poeta Roberto Juarroz: “Todo está al término de una larga paciencia. Tan larga que parece a veces exceder a la vida”. Luego se refiere a su historia de vida.

Camila cuenta que a los 16 años era tan fuerte su necesidad de expresar su identidad sexual que, pese a vivir en Mina Clavero, un pequeño pueblo de las sierras de Córdoba, empezó a vestirse con ropas de mujer. “Primero lo hacía de noche, en casas de amigos para que no me vieran en mi casa”, dice. Ya en Córdoba capital, donde fue a estudiar Comunicación social y Teatro, se liberó por completo. “Siempre supe que no era mi problema, sino el de la sociedad que no podía entender”.

Sufrió mucho. Se recuerda una adolescente muy triste. Ahora cree que todo lo bueno que le pasa es un poco la contracara de aquello. “Todo está al término de una larga paciencia. Tan larga que parece a veces exceder a la vida”, vuelve a decir. “A veces las cosas llegan tarde: no debemos permitir más que un adolescente pase las tristezas que yo y tantos pasamos”.

Cuando a Camila se le pregunta qué espera del futuro, responde: “Amor, a la fuerza ya la tengo”.

Camila, en el teatro

 

Sobre el documental

Con producción de Jorge Rocca y Graciela Mazza este documental fue presentado en la edición 2010 del BAFICI en su sección Personajes y en la competencia sobre Derechos Humanos. Obtuvo el Premio al Mejor Documental en el festival Internacional DIVERSA y fue seleccionado para diversos festivales y muestras nacionales e internacionales, con excelente acogida de público y crítica.

Sinopsis: una actriz usa un acento español para interpretar al personaje madre en García Lorca La casa de Bernarda Alba. De repente, las líneas y los movimientos de la actriz se transforman en las de un hombre cordobés que está demandando a su hijo para quitarse el maquillaje. Después de todo, una madre española principios del siglo 20 y un año de edad y padre argentino 50 tienen mucho en común. Camila es una actriz, ella vive en Córdoba y lleva a cabo en una pieza etapa unipersonal donde integra diferentes obras de teatro de García Lorca, dándoles un significado que expresa nuevas sensaciones.

 

“Camila, desde el alma” se estrena en el Cine Monumental el jueves 16 de mayo a las 20.30