“No quería entrar en la colimba sin haber debutado con un hombre”

 

 

Daniel, que hoy tiene 49 años, recuerda su primera vez. En realidad, habla de sus varias primeras veces, sus inicios en la homosexualidad. Uno de esos momentos fue el verano del ’82. El primer relato empieza así: “Colectivo 37 rodando por avenida Callao, medio vacío. Yo estaba sentado en el asiento del medio de los cinco finales. Faltaban semanas para entrar a la colimba y había decidido no ser soldado sin antes haber debutado”.

El segundo, en sus propias palabras: “Principios del ’85. Caminando por avenida Corrientes, frente al Teatro San Martín, conozco a Julio Cesar. Yo tenía 22, él 30. Ambos estábamos en la docencia. Yo, si bien ya trabajaba como profe, recién estaba comenzando el Profesorado; él ya lo había terminado hacía unos años. Los dos estábamos apurados pero acordamos una cita”.

Por último, recuerda una experiencia que también considera una especie de debut. “Mediados del ’87, una noche a pocas cuadras de casa me crucé con otra persona: Lucas. Me miró, lo miré, me miró, lo miré, me miró, lo miré. “Hola”. “Hola”. “¿Caminamos?” “Y caminamos desde Av. Santa Fe y Bonpland hasta Cabildo y Lacroze. Y de ahí, taxi a Almagro, a su departamento”.

Daniel es un asiduo lector y colaborador de Boquitas pintadas. Esta vez escribió acerca de las evocaciones sobre su despertar homosexual en uno de los encuentros del grupo de reflexión para varones gays que coordina el Lic. Alejandro Viedma en la ONG Puerta Abierta. Dice Daniel en su Facebook -y autorizó a que lo publicáramos-: “Gracias a Alejandro Viedma quien, desde lo grupal, genera un espacio que lo lleva a uno, por ejemplo, a estas experiencias de contribuciones para el blog Boquitas Pintadas…!!!”.

“Somos novios”, Barcelona, España; Foto de Ignacio Lehmann; Proyecto: 100 World Kisses

 

Primeros,

Por Daniel

Verano del ’82. Colectivo 37, rodando por avenida Callao, medio vacío. Yo estaba sentado en el asiento del medio de los cinco finales. Faltaban semanas para entrar a la colimba, y había decidido no ser soldado sin antes haber debutado…

Sube él y se sienta al lado mío. Me mira, me toca con la pierna, se baja el cierre de la bragueta. A esta altura ya estábamos por avenida Las Heras y, sin mediar saludo, me dice: “¿Venís a casa? Yo me bajo en la siguiente”.

Y me bajé yo también.

Nunca le dije que era mi primero, pero por supuesto se debe haber dado cuenta de que yo era muy novato (me tuvo que explicar qué significaba “bajar”, “activo” y “pasivo”, por ejemplo)…

Hoy no me acuerdo ni su nombre ni su cara, apenas una idea borrosa de su cuerpo. Pero ese momento para mí fue un salto cuántico.

Nunca había tenido juegos sexuales con otra persona y mucho menos había hablado del tema con nadie. Me mandé solo y, después de esa cama que hoy no sería recordable, yo era otro. Un otro con menos peso encima, con cosas más claras. Y la maravillosa imposibilidad de volver atrás.

Principios del ’85. Caminando por avenida Corrientes, frente al Teatro San Martín conozco a Julio Cesar. Yo tenía 22, él 30. Ambos estábamos en la docencia. Yo, si bien ya trabajaba como “profe”, recién estaba comenzando el Profesorado, él ya lo había terminado hace unos años. Los dos estábamos apurados pero acordamos una cita. A partir de ese momento la confitería La Ópera, de Corrientes y Callao, se convertiría en “nuestro” lugar. Yo vivía con mi familia, él con la suya, por lo que nuestro “romance” se desarrolló por las calles de Buenos Aires. Mucho café, mucha caminata, mucha charla. Eran otros tiempos así que nuestras muestras de afecto en público se reducían a rozar nuestros dedos o jugar con nuestros pies bajo algún largo mantel. De vez en cuando, un lugar más oscuro nos permitía “robar” un beso.

Sandra y Celeste: Mujer contra mujer

 

Apenas un par de meses después de habernos conocido, Julio me propone que nos vayamos en Semana Santa a Chascomús. El día de nuestra partida nos citamos, por supuesto, en La Ópera. Allí me dice que como nosotros no podíamos casarnos… ¿Se acuerdan de los tiempos en los que no teníamos los mismos derechos con los mismos nombres? En fin, decía, como nosotros no podíamos casarnos “en serio”, no me podía dar un anillo, pero igual quería darme algo que simbolizara nuestra unión. Y me regaló una pulsera. Igual a la de él, claro.

Y en ese momento me di cuenta de mi error. O de mis errores, mejor dicho. Uno: él estaba mucho más metido en esta relación que yo. Dos: yo sí estaba enamorado… de la idea de tener un novio.

Y como uno era más joven y más pavo, agrego un error más: me callé la boca y nos fuimos igual a Chascomús. No puedo decir que la haya pasado mal – para nada! Pero igual siempre tenía el agridulce sabor de saber que estaba disfrutando un lindo paseo y haciéndole creer a alguien que todo estaba bien… cuando en realidad, para mí ya no había nada. Cuando, en realidad, para mí no había habido sino sólo un espejismo.

O tal vez tan sólo el miedo no dejó que apareciera…

Sandra Mihanovich – Puerto Pollensa

 

A la vuelta, y justo el día que iniciaba terapia, Julio y yo nos dijimos adiós. Nos habíamos citado en un bar cerca de mi psicólogo. Yo estaba envalentonado por mi primera sesión y eso me permitió poner las cartas en la mesa. Te herí, Julio, lo sé muy bien. Era yo muy joven, muy inmaduro, pero eso no quita el sabor amargo del momento ni aún hoy, tantos años más tarde. Pero, eso sí, aprendí una lección muy importante: no se juega con las personas…

Si bien después –entre Julio Cesar y el que nombraré luego- hubo alguien quien fue el primer hombre que me quitó el sueño mientras me hacía soñar con una pareja que sentía tangible de una forma inédita para mí, el sueño duró poco y nunca pasó nada con él.

Un par de años más tarde, a mediados del ’87, una noche a pocas cuadras de casa me crucé con otra persona: Lucas. Me miró, lo miré, me miró, lo miré, me miró, lo miré. “Hola.” “Hola.” “¿Caminamos?”.

Y caminamos desde avenida Santa Fe y Bonpland hasta Cabildo y Lacroze. Y de ahí, taxi a Almagro, a su depto.

Y nunca hasta esa noche la había pasado tan bien con alguien.

Empezamos a salir: confiterías, cine, caminatas. Una noche la luna nos guiñó un ojo mientras se disfrazaba de aguacero y cuando llegamos a su casa, empapados, comenzó una de las mejores noches de mi vida y el momento en que me di cuenta que con Lucas había algo más que “buena onda, buena cama”.

El momento en el que me di cuenta que todos los anteriores no habían sido sino una preparación y que, de alguna manera, Lucas era mi verdadero primero.

 

 Te invito desde este espacio a que, como Daniel, compartas tus historias, sus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com. Te espero! Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Martin

    Excelente Dany!!! me encantó, que bien que escribís!!!!
    te mando un abrazo-.

  • Arcoiriscelestial

    muy bonito todo lo que cuenta daniel

  • Tomás

    Hey, tenes que publicar un libro.
    Felicitaciones Dany, cada día escribís mejor!!

  • Pedro2000

    Me gustaría que traten el tema siguiente: “Hablar contra la discriminación a los homosexuales en un blog que se llama BOQUITAS PINTADAS” (!!!)

    • Flipsaari

      q pesado ehh. habiendo tanta dicotomia en le mundo te venis a fijar en esa.

    • Claudio

      Es exactamente la misma pavada que repiten los homofobicos todo el tiempo: que los primeros que nos discriminamos somos nosotros. La verdad que sí, tanta cosa importante y venís a escribir acá, un espacio que “se supone” que no te interesa (cuándo fue la última vez que tu colita te hizo una pregunta? y se la respondiste? hmmm…) y encima a hablar del nombre del blog. Y sí, por qué no se va a llamar así? vos te llamás Pedro y no por eso vamos a tocar la puerta de tu casa a molestarte por tan feo nombre. Ah por lo de Boquitas pintadas? es que  además sos tan ignorante que  pensás que el nombre es simplemente porque somos maricas que nos encanta andar con la boca pintada. De Manuel Puig nunca escuchaste hablar vos, no? y qué queré!! en fin…

  • Marcelo

    Se imaginan a un tipo como este en un cuartel?.  por favor!!!

    • Juan Carlos Díaz

      Ah, el cuartel…..sí….qué épocas felices…. cuando me remonto a mi juventud, hace ya unos cuantos años……los colimbas……los cabos…..los suboficiales…..muchos que cuando se juntaban y hacían masa crítica (juntandose dos ó más) eran los grandes varones, machazos y con las anécdotas hetero más inverosímiles (y ridículas), pero cuando andaban solos, como me consta por experiencia propia que….. ¡la cosa cambiaba, y como!…. Si las paredes de los depositos de material, o de los dormitorios vacíos en las horas de merienda, o de innumerables escondites en la base pudieran hablar, las cosas que contarían de mis experiencias……
      Sí, Marcelo, no sabés cuántos “tipos como éste” (y de los “otros” también) había y siguen habiendo en los cuarteles. Por algo será que a los militares les atrae ese ambiente de camaradería varonil tan especial que, interesantemente, disfrutan sin mujeres alrededor.
      Gracias por hacerme recordar épocas lindas…. si bien me costó leer un mensaje tan infantil.
      Saludos.

  • Pvprofedehistoria1

    Un debut homosexual en el verano de 1982, en plena dictadura, próximo a hacer la colimba, con chances de ser enviado a Malvinas y prepoteado por homosexual por los milicos… ¡Pavada de experiencia!  ”Nosotros no podíamos casarnos”, frase alusiva a una experiencia vivida en plena primavera democrática de 1985… ¡Hemos progresado, no cabe duda!

  • Diegosam

    Que buenas experiencias Dany !!!
    Hasta “poner las cartas en la mesa” me parece fundamental  de un caballero para hacer un cierre, no cualquiera tiene huevos para eso. Yo me identifico en todos estos encuentros y desencuentros que  dejan marcas aunque no esté enamorado, pero me dejan huellas de aprendizajes en la manera de relacionarme con los demás, de registrar un poco más lo que le pasa al prójimo conmigo y lo que me pasa a mí.

  • Andrea

    era necesaria esa foto?. puajjj

    • Juan_roberto_dominguez

      Si tanto te da asco…¿Por que entrás a leer este tipo de noticias? Gente masoquista!!!

    • Claudio

      Jah!! por qué no buceas un poquito más atrás y vas a ver la cantidad de esas que hay en primeros planos?? qué haces acá Andreita? buscas novia bajo un supuesto anonimato? dalee! animate!!

    • Besuqueira

       See…era re-necesaria ¡chuik!

    • Valeria

       a mi tambien me provoca asco la foto!!!

    • Veterano_BIM3

       es vergonzosa esa foto.

  • Claudio

    Cada vez me convenzo más de que, por más pánico que me daba tener que  hacerla, la distancia siento todo que me perdí!!! me encanta porque cada vez que conozco a un gay que hizo la colimba se pone a relatar la cantidad cosas hermosas que hizo en el servicio militar, ya sea con soldados, cabos, etc.etc.etc. Lo que me perdí por sacar Nro. bajo!! Qué, homofóbicos? acaso creían que iba a decir que me la salvé por tener la cola abierta? la tenía, sí, pero de eso jamás podían darse cuenta en la revisación, nabos!!. jajaja! El ejército estuvo siempre lleno de gente gay como cualquier ambito, si no los veían es otra cosa! Saludos Vero!! muy bueno como siempre el post!

  • Nano

    Una época complicada (principios de los años ’80…) y con una sociedad en donde el aufemismo (la buena fama) era practicamente obligatoria por muchas familias. Si eras del interior, mucho más todavía! Me sentí identificado en mucho con el 2do relato, porque me pasó algo parecido… yo muy verde y el muy “maduro en la azotea”, no sé si me explico! Por eso terminamos muy buenos amigos y -cuando lo necesité- excelentes amantes! ja… Hasta me hiciste recordar un día en que -por darle un pico en plena calle Bustamente, casi Av. Santa Fé- a mi novio de entonces, nos paró la cana, nos pidió documentos y hasta nos palpó de armas! Y ya eran entrados los años ’90, ok? Pero hemos madurado mucho. Incluso, hasta tolerar gente que le da asco una foto de un beso entre dos hombres. Algo, que si me preguntan, a estas alturas es una prueba de afecto como pocas y que nada de obseno tiene en comparación a las cosas que estamos acostumbrados a ver en todos lados hoy en día…! Buenísmos los relatos y muy bien relatados… Gracias Dany por hacerme recordar mis 1eros pasos de aprendizaje y madurez sexual.

  • Anonimatog

    Justo cuando sacan la homosexualidad del libro de enfermedades por influencia del lobby gay…

  • Dani_R

    Para empezar, le comento que hice la colimba en el ’82, así que si por Héroes de Malvinas entendemos a los pobres soldaditos que eran tan pibes como yo, tan poco entrenados como yo, tan maltratados como lo fueron, entonces le acepto que son héroes… ahora si hablamos de, por ejemplo, los coroneles que nunca fueron a las islas, pero cuando volvieron del sur tenían en una cantidad de comida (p.ej chocolates), ropa de abrigo e incluso joyería que yo tuve que descargar de sus baúles y que siempre me pareció de origen dudoso; si hablamos de los capitanes que no se bancaban a alguno porque le costaba correr más que a los demás y lo estaqueó en pleno Campo de Mayo; si hablamos de los oficiales que me hacían llevarle mensajes a sus “queridas”; si hablamos de esos y muchos otros más… ¿quién mancilló a quién?
    Ah… y como otros han referido, lo único bueno de la colimba para mí fue haber conocido mi primer núcleo de amigos gays, que por supuesto incluía otros colimbas, y también haber conocido a muchos otros gays: suboficiales y oficiales… 

    • veterano BIM3

       No hable de lo que NO sabe. Lo que comenta es la publicidad zurda que abunda en este gobierno, pero que es tan cierta como que se come por $6.  Que ud haya hecho la colimba en el 82, no lo hace conocer nada sobre la guerra, porque muchos conscriptos no fueron a combatir.  Solo ud dato, los ingleses llevaron marinos de 17 años, e investigue las edades de los soldados norteamericanos en las guerras actuales.  No ofenda la memoria de los Heroes hablando de lo que no sabe, porque los que fuimos lo hicimos con el orgullo defender la patria hasta las ultimas consecuencias, orgullo que ud no tiene ni estara cerca de tener jamas.

    • Dani_R

      veterano BIM3 no hace sino dejar bien en claro la ceguera de alguna gente. Yo no “comento”, NARRO lo que SÉ, lo que VÍ… o no leyó mi post? En cuanto al pobrísimo argumento que presenta… la edad. En serio, ¿la edad es el mejor argumento que puede dar???? Los ingleses habrán llevado marinos de la edad que fueran… pero seguramente estaban mucho mejor preparados y seguramente no fueron tratados de la manera indigna en la que muchos soldados fueron tratados por su propia “superioridad”. Si me hubiera tocado ir, lo habría hecho con orgullo, pierda cuidado… y por favor, con comentarios tan desafortunados como los suyos no hace sino mancillar la memoria de quienes lucharon con valentía. Los verdaderos héroes no son absolutamente todos los que pisaron suelo malvinense… hay algunos que merecerían cárcel de por vida. 
      Una sola cosa más: que yo no haya ido a las islas no significa que no haya tenido a mi alrededor gente que sí lo fue – y las historias que cuentan/contaron… bueno, digamos que lo mío es un cuento de hadas al lado de esas verdaderas historias de terror. Mi regla en este blog es no engancharme con argumentaciones ridículas (y sumamente ofensivas), sólo lo hice estas dos veces porque el delirio loco de un alcohólico merece que siempre se lo recuerde de la manera más exacta posible… que no es la suya. Ahora le dejo la cancha para que siga haciendo el ridículo en solitario. 

    • Veterano_BIM3

       Dani_R, lo que leo es que hiciste el servicio militar en el 82, y que sos gay, nada mas. No leo que hayas ido a defender la patria en las islas, lo unico que hiciste, es el servicio militar en el 82, como tantos otros amigos y compañeros ese mismo año y que NO fueron a combate.  Es mas, hablar de “soldaditos, pibitos, poco entrenados,maltratados”, es un insulto para todos los que fueron a dar su sangre y vida en esas islas mientras vos te quedaste a hacer fiestitas gays con tus amigos.  Informate sobre los BIM que combatieron en malvinas, y para tu información, B.I.M. son la siglas de Batallon de Infanteria de Marina, nuestro equivalente a los MARINES yankis. Si tuviste dudas sobre algunos objetos que tuviste que descargar de baules, quiero creer que hiciste la denuncia correspondiente, sobre el resto que dice es publicidad zurda sobre los combatientes de malvinas que nada tiene que ver con la realidad.  Vos no fuiste a defender la patria ni a enfrentar fusiles ingleses, y ahora venis a tratar de soldaditos y pibitos a los que fuimos y murieron allá.  Mejor llamate al silencio y dedicate a tu homosexualidad.

  • Neo Rodrigues

    Una de las mejores cosas de la vida: cuando uno se mira e se dice que esta orgulloso de ser lo que es! Me gustaría muchísimo tener algo acá, en Brasil, como ustedes por Argentina: algo del gobierno que piensa y se importa verdaderamente con ustedes. En Brasil el lobby religioso está minando nuestra vida, la lucha es grande.

    Cuanto a mi… recordé mi vida, y verdad, creo que mi primero también no fue el primero de verdad. Increíble como eso también se parece a mi! Gracias por darnos un poco de tu vida, que también es como parte de la nuestra. Gracias! =) 

  • Pablo_carballo

    Muchachos, lo suyo son los saunas, dejen lo militar para los militares.

    • Claudio

      Leé más abajo Pablito, en la colimba el que se las rebuscaba lo pasaba bomba con los compañeros y superiores también, está lleno de relatos de gays que han pasado por la colimba, no como por un sauna pero más o menos!!! I´m sorry baby pero estamos en toooooodas partes!