“Me comí unos cuántos calabozos sólo por estar caminando por Avenida Santa Fe”

 

Walter Duche tiene 56 años y vivió su homosexualidad en Buenos Aires durante la última dictadura. “Ví todo tipo de personajes”, dice. “Me comí unos cuántos calabozos sólo por estar caminando por Avenida Santa Fe, por ir a una fiesta, por estar sentado en la calle tomando un café, por subir a colectivos, a taxis que paraban los policías y derecho a la 17”. Walter lo narra y es una forma de demostrar que ha vivido, que sabe de lo que habla cuando propone los temas que tendrá la revista Gaytips, que fundó y edita desde junio. El primero de septiembre próximo estará online el cuarto número.

“Anduve de noche por muchos años con amigos y para mí casi no hay diversidad. No me asusta nada y entiendo todo”, lanza en esta entrevista con Boquitas pintadas el ex jefe de redacción de la emblemática revista Imperio G, que dejó de salir hace unos dos años. Por esto, por su andar, por su experiencia es que en esta nueva revista virtual “hay notas sobre todo y todos”.

- ¿Cómo surge Gaytips?

- Gaytips es, en principio, ganas de volver al periodismo. Después son ganas de continuar un camino que inicié hace muchos años escribiendo en otras publicaciones de la comunidad. Son ganas de mostrar cosas que veo y que pienso o siento que no se ven. Son ganas de hacer una publicación mensual en donde quepan historias, personajes, datos, imágenes, locuras que circulan por la web o informaciones que a veces pasan de largo. Así que hace más de un año le propuse a Mathías Carnaghi, que aparte de actor es diseñador gráfico, si me acompañaba en el proyecto; aunque nos llevó un tiempito concretarlo, desde el 1º de junio estamos publicando rigurosamente número a número.

 - ¿Cómo es la inserción en el mercado? ¿Creés que llega, se viraliza entre público no gay también?

- Esto es lo que nos está sorprendiendo. Más allá del mínimo esfuerzo que hacemos por difundirla enviándola a amigos y conocidos, nos vimos sorprendidos cuando sólo durante junio habían entrado a ver la revista 6500 personas. La gente comenzó a compartir las notas, a “tuitearlas” como digo yo, a mandarnos mail, a querer colaborar con la revista, a querer que sus clases, obras de teatro, etc. estuvieran presentes en cada número. Y así es que los “mirones” de Gaytips van creciendo. Y esto está haciendo también que algunos anunciantes comiencen a querer participar. Y además está la intención de que sea una revista que todos puedan leer. Está no “apuntada” a un público sólo gay-lésbico, sino que tiene notas sobre ese segmento, pero también otro tipo de notas e informaciones que hacen que cualquiera pueda interesarse por leerla.

- ¿Por qué una propuesta digital y no impresa?

- Sería maravilloso poder hacer una revista en papel desde un lugar como el nuestro con alguien que quiera invertir, pero los costos y el tiempo que nos demandaría sería mucho mayor también. Estamos contentos con este formato que encontramos para la revista. Lo pensamos. Tratamos de darle una imagen y una forma al contenido para que, además de ponerla online todos los primeros de cada mes, luzca como una revista. Si hasta tiene una sombra en el lomo simulando la que deja la hendidura de una hoja. También tiene una tapa y una contratapa, un editorial y secciones.

- ¿Con qué criterio elijen a los entrevistados?

- Ahí hacemos un poco de ghetto si se quiere. Ya que somos una revista gay, intentamos darle visibilidad a gente del colectivo gay. Pero son gente que hace lo que todos: trabaja, actúa, filma, etc. Son personajes públicos conocidos por muchos, pero, sin embargo, tampoco nos regodeamos con su elección sexual. Podés leer los reportajes y no se les pregunta qué hacen en la cama. No nos interesa realmente, no es el espíritu de esta revista.

Walter Duche, creador de la revista Gaytips

- ¿Qué mirada manejás de la diversidad sexual?

- Toda la mirada. Tengo 56 años. Viví todos los años de la dictadura y vi todo tipo de personajes. Me comí unos cuantos calabozos sólo por estar caminando por Avenida Santa Fe, por ir a una fiesta, por estar sentado en la calle tomando un café, por subir a colectivos, a taxis que parad la policía y derecho a la 17. Ví a muchos que se rebelaban en una comisaría y los cagaban a cachetazos. Anduve de noche por muchos años con amigos y para mi casi no hay diversidad. No me asusta nada y entiendo todo. En esta revista hay notas sobre todo y todos. Todavía no hubo tiempo para que salgan “todos y todas”, pero recién nacemos.

- ¿Qué temas considerás centrales en una revista así?

- Por mi propia formación esta revista tiene un corte bastante intelectual. Mucho cine, teatro, tv, libros, cursos, arte y, obvio, gastronomía…Pero bueno, mecho también otros temas y van apareciendo cosas. Siempre de lo que me proponen analizo primero si me interesa y después si puede interesar a la gente que entra a verla. No son elecciones fáciles, no sé si tengo capacidad para saber qué pueden querer todos, pero sí sé lo que me gusta divulgar y en eso centro cada edición.

- ¿Qué temas creés que llegan más a los jóvenes? ¿Por qué?

- Esto es algo que también me sorprende de Gaytips. Por mi generación, por mi concepción temática de la revista, pensé que se iba a volcar a leerla un público más de mi generación o cercana. Y, sin embargo, las estadísticas mensuales, que miden al público que mira la revista, nos dicen que el promedio mayor -te hablo de un 60 a 70% de la gente- tiene entre 25 y 35 años. O sea, que cuando pensaba que las notas eran para un público mayor, resulta que entran a verlas un público mucho más joven que yo. Esto nos alegra, porque habla de una avidez interesante. Cuando se habla de que la juventud no lee, de que no le interesa nada…que entren a leer un artículo de Gaytips está bueno.

- ¿Creés que ésta es una revista “diferente” de las que se publicaban antes de la ley de matrimonio igualitario?

- Yo fui durante un tiempo jefe de redacción de la revista Imperio G, que lamentablemente dejó de salir hace ya como dos años. En ese momento que estuve fue casi justo para la ley e intenté llevar a muchos actores héteros a ser tapa de la revista. Y ya casi no había prurito en ellos en hacerlo.  Por ahí porque me conocían y sabían que no iba a incendiarlos, jaja. Pero ellos se prestaron a estar en la tapa de una revista gay. No es fácil elección para un galán de la tele. En cambio con Gaytips decidí que los que estuvieran en tapa tuvieran una empatía directa con el público gay, porque creo que está buena esa visibilidad que le dan. En cuanto al contenido creo que hace diez años atrás prácticamente en una revista se podían decir las mismas cosas que ahora. Creo que el matrimonio igualitario permitió más cosas para el día a día, para la visibilidad de todxs y para que la sociedad argentina entienda que existe el amor entre las personas. Y punto.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Marcelo Videla

    Es lamentable lo que le sucedió a este muchacho y repudio todo maltrato físico y verbal. Pero quiero comunicar que la biblia dice que Dios ama al pecador pero aborrece el pecado, Dios ama al homosexual pero no aprueba la unión hombre con hombre, mujer con mujer. esto es pecado delante de Dios, El pecado trae malas consecuencia, la obediencia a Dios trae paz, sanidad y felicidad……

    • sol_de_rubi

      zzzzzzzzzzzzzzzz

  • sol_de_rubi

    Es difícil definir que es “LO gay” ,porque se trata de algo,de alguna manera, cuasi-etereo. Siempre en una evidente tensión entre la asimilación y la diferenciación. No es una identidad ni homogénea,ni aprioristica,sus mitos no son compactos,.A diferencia de otras categorías humanas,como la raza,la religión,el genero,no tiene una parecencia concretizable,lo que se potencia cuando la homosexualidad es perseguida.Pero tampoco puede decirse que la “clandestinidad” no haya contribuido a la formación de una identidad,porque si por un lado lo COMUN deviene y se desarrolla desde ” la seguridad del refugio”,por el otro,el elitismo,el sectarismo que encierra,el ghetto, (forzado o buscado),esclerotiza. La paradoja de “lo gay”,es que cada vez que se fija un estereotipo,se recorta el mundo de lo posible,cada vez que se fija un “modo de ser”,se REDUCE y se deja afuera todo un montón de formas y todo un montón de sentidos que participan del ACERBO común…Todos nosotros somos,en mayor o menor medidamun producto de esa tensión entre el “ser y el parecer”,entre la “diferencia y la pertenencia”,entre la “ausencia,y la presencia” ,y forzados a tener que estar en una constante redefinicion ,en una perpetua reafirmacion,no tenemos mas remedios que compeljizarnos para validarnos…

  • Guido

    Me comi un calabozo una vez, ya bien entrada la democracia, pero con los edictos policiales aun vigentes. Estaba a eso de la 1 am sentado en el escalon de entrada a un edificio en la calle Rodriguez Pena, esperando a que abriera Contramano. Pasa un patrullero de esa tipica manera rasante, sale del marco de mi vision unos instantes, y da marcha atras. Para, bajan 2 policias, me pregutan que estoy haciendo y si tengo documentos. Al no tener me llevan a pasar una nochecita al calabozo por averiguacion de antecedentes. Feito la verdad. Unos anios despues conozco a alquien que trabaja en la SIDE, me comenta el mismo esa “marca” que tenia mi archivo (yo para entonces casi ni me acordaba del tema), y me dice con la mejor buena onda que ya la habia borrado defiinitivamente, y era irrecuperable.
    Interesantes las cosas que dice Walter, parece piola. Me dare una vuelta por la pagina a leer la revista. No la conocia. Saludos.

  • Federico

    dice que se comió calabozos. Que vendria a ser eso? lo metieron preso por degenerear en la via publica? está perfecto si es asi…por culpa de tolerar espectaculos lamentables y vergonzosos como ese es que la sociedad se está yendo a los caños año tras años.