El despertar homosexual, asfixiado en un pueblo

 

Nicolás tiene 17 años. Escribió a Boquitas pintadas con cierto tono de desesperanza. Vive en un pueblo del interior de Córdoba y confiesa que su vida lo “asfixia”. Salió del clóset con algunos amigos, pero no se siente libre de asumir públicamente su homosexualidad. Teme ser señalado, estar en boca de todos, no quiere exponerse. Cuenta que Internet es su vía de escape: chatea, lee este blog para conocer otras historias y sentirse menos desdichado. Pero dice que no es feliz, que no sabe cómo, que no puede.

Los dejo con su historia. Luego, espero comentarios. Nico cree que esto lo ayudará a sentirse más acompañado.

“No sé cómo llenar este vacío”

Por Nicolás

Tengo 17 años, soy gay, vivo en un pueblo en el interior de Córdoba. Vivir esta vida me asfixia. Saber que hay mucha gente que pasa por lo mismo o peor que yo no me llena el vacío. No puedo imaginar mi vida acá, tan monótona, tan aburrida. A través del monitor veo esa vida que quiero tener y no tengo. Sí, una vida llena de promiscuidad, de desencuentros, de cosas buenas y malas, pero aunque sea el formar parte ya te libera. Me gustaría conocer lo que es vivir la vida.

A través de esa misma pantalla veo gente de cuarenta y tantos, con cuerpos marcados, tratando de seguir llenando su vacío y, de alguna manera, desafiando la juventud, esa adolescencia sin Facebook, Twitter, Boquitas Pintadas, sin eso que a mi me mantiene vivo, con esperanza, con ganas. Pero son felices, entonces… ¿Cómo hicieron?

Con tanta tecnología no puedo hacerme la idea de “ser feliz”, “vivir una vida plena” porque acá no lo veo, acá de “nosotros” no se habla, acá si lo decís comenta todo el mundo. Si no lo decís, vivís esta vida a medias. Pero ellos pudieron y mi miedo es no poder, es no encontrar pareja, tener que callar esto toda la vida.

¿Cómo hicieron? Esa es la cuestión. Todo esto hace que me sienta inseguro, con miedo, perseguido. Mis amigos lo saben, mi familia no. Bah, “familia”: ni padres tengo: vivo con mi abuela.

Debería estar terminando el secundario, pero repetí y lo termino el año que viene. Tengo amigos y todos saben que soy gay, pero no me gustar salir porque los lugares que frecuentan ellos son “de pendejos” y siento que no hay lugar para mi. Tengo más afinidad con gente un poco más grande que yo. Además, como si fuera poco, me genera mucha incomodidad que, en vez de chicos, me encaren chicas. Entonces decidí juntarme con la gente que me hace bien y en lugares donde me sienta más cómodo.

El gran problema que tengo es que no me pasa nada, nada de nada. Mis días son rutinarios, de la escuela a mi casa. De más está decir que nunca tuve novio o algo con alguien, pero todos los hombres que me gustan son “mayores”. No me da culpa. Cuando mi mamá murió (era muy muy chico), mi papá rehízo su vida, tuvo otros hijos. Entonces siempre me faltó esa figura paterna, ese afecto. Pero no busco en hombres mayores lo que no tuve, me gustan y listo.

Marcha por el respeto a la diversidad sexual; Facebook Padres Madres Gay

Entonces, se me juntan muchas cosas. Obvio que lo que más quiero es irme a la gran ciudad y empezar desde cero, pero no tengo ningún tipo de certeza en que eso pase. Si a mi abuela le pasa algo, literalmente, me quedo en la calle. Ella sí que no sabe nada, lo supone, quiere saber la verdad pero no quiere escucharla. Le preocupa mucho el qué dirán y, como siempre viví con ella, las amigas me conocen…¡Mirá si se enteran de que soy gay!. Creo que me echa.

Últimamente discutimos mucho. Tengo una mente muy abierta, soy muy libre y ella no me entiende. Cree que mi vida tiene que ser como la de sus hijos (esposa-hijos-trabajo-no cuestionar nada) y eso me aterra; no quiero eso de ninguna manera. No sé como explicarle que no soy así, que no espere eso, que no puedo mentirme a mi mismo.

Me acuerdo de que a los 10 años más o menos, vi una peli que se llamaba “Los 120 días de sodoma”. Una película rarísima y en una de las primeras escenas, secuestran a dos chicos y para ver si son judios, les hacen bajarse los pantalones y ahí, en ese momento algo me paso. A partir de ahí supe no era como los otros, igual ya lo sabía desde antes, por eso nunca me costo asumirlo, sí decirlo. Chateo mucho buscando “novio” porque siento que en vez de 17 tengo 50 y me voy a quedar solo para siempre. Suena estúpido lo sé, pero ese es mi gran miedo; la soledad.

¿Qué hacer? ¿Cómo hacer que el miedo se vaya? ¿Cómo hacer para conocer a alguien que me traiga el desayuno a la cama y no caer en lo que caen esos hombres que veo, con más de 40, solos? ¿Y si me pasa lo mismo? ¿Y si nunca me pasa nada? ¿Y si tengo que vivir toda mi vida en un pueblo siendo gay?‏

Hace mucho que queria escribir pero no me animaba, no me salia, no sabia qué contar. Es tanto el miedo al miedo que ni escribir podia. Hoy pude, me siento mejor.

Nico

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • David

    He pasado y sigo pasando por lo mismo, todo por elegir aislarme y esconderme de la sociedad.Ahora estoy pagando caro ese error con un sentimiento de culpa que no me deja vivir tranquilo a pesar que finalmente termine por aceptarme.

  • A.Diego ros

    Creo poder entender en parte tu desesperación de encontrarte en un pueblo pequeño y como bien dicen pueblo chico infierno grande y el gran temor que experimentas. He trabajado en escuelas por muchos anos y la mejor parte la viví en las escuelas secundarias porque te encontras con un montón de jóvenes llenos de preguntas sin respuestas, en oportunidades por parte de los mismos maestros que también temen que van a decir si promuevo esa forma de vida en un menor sin darse cuenta de que tiene sentimientos que no puede expresar y que su sufrimiento es mayor que el riesgo que el estaría tomando. Mira Nico es muy dificil en una sociedad muy conservadora todavia mas en pueblos pequeños yo te aconsejaría que esperes hasta tu mayoría de edad y luego ver la oportunidad de moverte a la capital donde hay mas información y comunicación con respecto a lo que te aflige y vallas estudiando en esa posibilidad eso te tendrá entretenido hasta que puedas hacerlo pero siendo mayor de edad y recuerda siempre que si hay un deseo hay un camino que podrás tomar hacia el objetivo de sentirte libre y empezar a vivir y dejar de sufrir. Suerte Nico todo es empezar y tu vida es lo mas hermoso que tu tienes y si Dios te puso en este mundo fue con un objetivo búscalo.

  • Diego Beares.

    Sos muy valiente Nico.
    Pensar que desde mi lugar cuento una historia diferente, soy director de teatro y dirijo una obra de tematica gay, donde el protagonista, tiene 17 años, y esta en busca del amor y lo encuentra despues de ciertas vicisitudes, en su compañero de Club (un Club de hombres, donde su “homosexualidad” no es estigmatizada, sino por el contrario, naturalizada. Una critica, de Página 12, decia algo asi: “si tan solo la realidad fuera así, soñar no cuesta nada”.
    Animate a soñar! Si sos valiente no vas a estar SOLO, seguro en tu pueblo, o en uno cercano debe haber un chico como vos, NO ESTAS SOLO.
    Fuerza Nico, conta conmigo desde donde pueda estar.
    Saludos.
    Diego.

  • Julián

    Nico, lo que vos sufrís es simple: ADOLESCENCIA. Todos pasamos por una etapa parecida y se supera con el tiempo. Terminá la secundaria mientras pensás qué querés seguir estudiando. Y si realmente tenés vocación para seguir alguna carrera tu abuela no va a tener ningún problema en que vayas a la “gran ciudad” a estudiar y ahí puedas encontrar algo de lo que sentís que te falta. Igualmente me preocupa que una de las cosas que nombraste sea la “promiscuidad”, porque es peligrosa y ciertamente te va a dejar un sabor bien amargo. ¡ SUERTE !

  • JCdeBA

    Querido Nico! qué bueno que estés tan lleno de preguntas! estás creciendo! pero ese proceso se transita recorriendo la vida hacia “tus” respuestas, no en cada una de las respuestas mismas (mucho menos la que cada uno de nosotros podamos decir… no dejamos de hablar desde la experiencia individual… y eso es personalísimo!). A tu edad, hace poco más de tres décadas, leí “El amor en los tiempos del cólera” de García Márquez; te lo super recomiendo (más que la película) pues me enseñó, entre muchísimas cosas, algo que aún me asombra: aún octogenario la capacidad de amar del hombre es inconmensurable!/ Tendrás que experimentar, vivir, probar, tal vez equivocarte, elegir, decidir y siempre aprender. Podés irte a una gran ciudad, a otro país, a otro planeta… miles de km para llegar a la conclusión de que todo eso es para viajar hacia lo más distante… uno mismo. Pero ese “uno” es un lugar al cual llegar? O es que se va formando en el camino? Me encuentro conmigo mismo o me construyo en el recorrido, en las experiencias? / Se puede entender todo todo todo lo que decís… ahora, leete vos mismo, tomando distancia, como si estuvieses leyendo a otra persona (muy difícil ejercicio, por cierto): qué le dirías hoy? y mañana? / Cambiá el color del cristal con el que mirás la vida. Fijate que el solo hecho de que gracias a tantos cambios, incluyendo a Verónica y este blog que nos ofrece, nos podemos comunicar vos y yo, vos y tanta gente. / Disfrutá del viaje, es decir, de la vida. Eso incluye a tu abuela, agradecele… buscá, pensá, sentí, esforzate en comprenderla desde su historia, agradecele de nuevo, un primer paso para que te sientas mejor. Y decidí, elegí… y en eso hacete responsable de las consecuencias de tu decisión y de tu elección (uf! ya sé que es la parte más difícil!). / Sorry que casi te escribo un blog entero! (Gracias Verónica!) / Nico, y a todos los “Nico” que andan por el mundo: fuerte abrazo! Y buen camino de la vida!!!

    • vdema

      Muchas gracias por tus palabras! Gracias por estar, por llegar a Nico y a tantas otras personas. El blog, este espacio, es un lugar de todxs! Un abrazo, Verónica

  • EmaCBA

    Nicolás, yo también soy de pueblo, si bien me mudé a las “Gran Ciudad” cuando terminé el secundario no me hizo ser mas libre, uno se escapa de un lugar pero se lleva los prejuicios y las propias barreras con uno, viví en muchas grandes ciudades y esa libertad que vos necesitas sentir no se consigue viviendo en otros lugares; sino que se logra derribando barreras que nosostros mismos nos ponemos, quizás el prejuicio sea mas tuyo que el de tu abuela. Cuando yo se los dije a mis padres, a pesar que fue un golpe duro para ellos, pero con el tiempo lo entendieron y no cambió su cariño conmigo (Hay que entender que fueron criados en otra forma, en una sociedad muy distinta, y les cuesta entender ciertas cosas que salen de “su estructura”). No pienses en el que dirán los demás, piensa en lo que te hace feliz, siempre nos van a señalar por algo, por gay, gordo, flaco o lo que sea, todos tenemos prejuicios hacia los demás, pero lo importante es no tenerlos con uno mismo.
    Donde estés creá tu propio mundo, sea el pueblo o la ciudad, no importa donde, lo importante es que vos te sientas bien con vos mismo. Y no desesperes por conocer a alguien, tener sexo o lo que sea, las cosas se dan en el momento indicado y seguramente te cruzaras con alguien que te haga feliz. La soledad que no te preocupe si tenes amigos, parejas vas a tener una o miles no importa, pero los amigos y la familia siempre estarán con vos para llenar esos momentos de soledad

  • diego

    Me pasa exactamente igual, ese vacio, esos miedos. A pesar de algunas diferencias (yo naci y vivo en la “gran ciudad”, tengo hermanos y padres, te llevo algunos años y hace poco me acepte a mi mismo, y nadie sabe de lo mio), me pasa igual, se ve que es una situacion que, muchos de los que “no somos como se esperaba” de nosotros, nos toca enfrentar. Irte a una gran ciudad o en mi caso irme de la misma (como a veces fantaseo), parece que tampoco es una solucion, creo que tenemos que aprender a ir haciendonos camino.
    Nose si es el mejor consejo, pero te diria algo que hace poco me di cuenta, y que por ahora me ayuda. Y es que nuestra sexualidad no sea la dominante de nuestras vidas, no tiene porque ser la determinante de nuestra vida. Como dijeron en otro post, la capacidad de amar es inconmensurable y el amor se puede manifestar en muchos aspectos y encontrar en muchos ambitos. Tenemos muchas metas por alcanzar en la vida, que auguran una cuota de felicidad. Pero tambien un camino, del cual tenemos mucho por disfrutar. Eso es lo que trato de hacer mientras de a poco voy tanteando como abrirme paso, y en ese sentido tenes una gran ventaja, amigos que conocen tu sexualidad y aun estan a tu lado.

  • Nacho_ros

    Nico, tu historia me hizo acordar en gran medida a la mía, también crecí en un pueblo de Córdoba (ciudad mediana si se quiere, pero con mentalidad y costumbres de pueblo), salí del closet con mis viejos a los 17, con mis amigos un poco antes, y si bien una vez que lo supieron lo tomaron bastante bien (no sin dificultad, obvio), sufrí bastante siendo más chico hasta que logré asumir que soy gay. También, en ese momento, internet me sirvió bastante como escape, para conocer gente, sabiendo que en mi pueblo eso era bastante complicado, por no decir imposible. Ahora vivo en Rosario, desde hace un par de años cuando me vine a estudiar (tengo 22), y si bien el salir del closet es algo casi constante, y con el tiempo me tocó hacerlo con mis compañeros de la facu, y con nuevos amigos que fui haciendo, vas aprendiendo de esas circunstancias, en fin, creciendo. Como te dijeron en otros comentarios, muchas veces los prejuicios son propios, y vas a ir entendiendo con el tiempo que a todo el mundo se le presentan dificultades, y no por eso bajan los brazos, ni dejan de sonreir =). Un abrazo grande para vos, cuidate, cuidá a los demás, y sé feliz!

    saludos!
    Ignacio.

  • Dante

    Nico ojala pueda encontrar alguien alla o donde sea y puedas compartir todas esas inquietudes y no te sientas solo, creo que hay muchos nico como vos, solo es cuestion de tiempo…suerte

  • mateo

    nico… yo tambien me crie y vivi en un pueblo el despertar de mi ideantidad gay, hace ya mas de 30 años cuando nada de la tecnologia de hoy exisitia y pensaba que era el unico ser en el mundo que le sucedia lo que que sentia. la vida pega muchisimas vueltas y con el tiempo lo que parece definitivo deja de ser… tuve muchas oportunidades y en mi camino conoci a gente excepcional. ser gay es una forma de ser en el mundo como cualquier otra… hoy soy el que soy por mi condicion sexual… mi vida entera ha estado condicionada por eso… y soy feliz del destino que me toco. no elegi mi identidad sexual, en contra de los que muchos creen, pero si volviera a nacer… no tendria ningun problema en volver a ser gay.

  • Paula

    Hola Nico, a mi me pasa algo parecido, sólo que soy mujer jaja. Si querés dejame un mail o algo y charlamos, capaz te pueda servir hablar con alguien que te entiende un poquito, ánimos que ya todo se va a solucionar!

  • Sebas

    Mi experiencia de mi vida me dice que se puede sobrevivir. Vale la pena hacerlo! No te dejes llevar por los prejuicios o por el que dirás! Se puede salir adelante. El mundo está cambiando. Los más jóvenes no tienen la mochila del pasado. Se puede derrotar a la homofobia!

  • Lorenzo

    Hola, Nico, no voy a repetir los consejos que ya muchos te han dado con muy buen criterio. Mi historia es similar a la tuya en cuanto al lugar de nacimiento (sólo que sin internet y sin blog en La Nación, eran otras épocas). Te diría en primer lugar que te tranquilices, todo pasa, también esta etapa angustiante de la adolescencia. Es muy importante la independencia económica que será independencia de tu abuela y de los demás. Pero para eso primero hay que estudiar, tener independencia intelectual y libertad de espíritu, el resto de las libertades llegan después de ésta. No dejes que la desesperación gane tu vida y que el pueblo gane y te anule. Sé más y sé mejor que ellos. Vas a ser feliz y vas a conocer el amor. Un abrazo

  • Nacho

    Nico, sos muy jóven! tenés 17: toda una vida por delante! vas a conocer muchos amores, te espera una vida llena de cosas por descburir. No te desanimes! si querés conversar te paso mi face http://www.facebook.com/nacho.villalba2

  • Susana Pinzani
  • Julián, de Chacabuco

    Nico: Quizá el imaginario de un pueblo a veces resulte restricitivo en cuanto a la manifestación de nuestro propio ser. Yo soy de una ciudad con imaginario de pueblo, ni muy chica ni tan grande. Pero donde lo que hace uno es la oportunidad para esconder lo que hace el otro, mediante la crítica o el prejuicio. Aprendí rápidamente que nadie puede juzgarme por lo que soy, solo se trata de vivir en perfecta conexión con uno mismo. Es difícil, pero tengo la misma vida que tendria en la “Gran Ciudad”, pero en mi pueblo. Luego de un tiempo, el respeto hacia vos se siente, si te moviste de igual manera. Lo que intento decirte, es que no existen las restricciones que el imaginario de un pueblo te puede adjudicar más que en la forma en que tu cabeza las potencia. Ser libre es una decisión tuya, y así como hoy te animaste a escribir, llegará el día en que te animarás a salir completamente del clóset, solo con el fin de ser vos Nico! Un abrazo! Julián, de Chacabuco.

  • Leandro

    Nicolas! es una bendición lo que te esta pasando, planteos, preguntas, análisis, etc!!! Nico, similar fue lo que sentía, igual ja! hoy tengo 28 y te sorprenderá la vida para bien va a ser mágico! por eso te digo que es una bendición.. aferrate a lo que te hace bien, y eres capas como todo ser humano a vivir, lo estas haciendo ahora y muy bien excelente y no exagero! estas teniendo la madurez suficiente para ponerle el pecho a la vida y te sera recompensado!!!! lo sera!!!! ahora tranquilo amigo, tranquilo, todos somos diferentes, no dejes que te lleve la vorágine de los estilos de vidas esplendidos que se venden hoy, es todo comercial, tiempo es el mejor amigo de todo esto, tranquilo tranquilo !!!! ya veras que la felicidad que tienes es igual a la capacidad del sufrimiento que tienes ahora…. es buenísimo que con 17 años te pase todo esto, ahora no te aferres tanto, trata de disfrutar lo que hay ahora, eres joven muy joven, con un alma sabia desesperada, el tiempo te calmara, tienes larga vida..!

  • Pablo

    Nicolas te dijo mi mail para q hablemos ivancatti17@hotmail.com
    soy de cba capital

  • Manu

    Hola Nico!, Yo también me siento como tú, supongo que no te servi´ra de consuelo, pero quiero que sepas, que no estás solo, que somos muchos igual. Yo tengo 26 años, y después de estudiar fuera una carrera y un Máster, me veo otra vez en el pueblo, solo, sin trabajo, y sin nada. Verás me he identificado contigo porque mi adolescencia fue muy parecida a la tuya, mis padres son como tu abuela. La diferencia es que yo nunca he dicho a nadie de aquí que fuera gay, nadie lo sabe, aunque en el fondo todos lo sospechan y te hacen daño, porque me hacen comentarios para que hable y lo diga. La gente aquí es mala, saben que lo soy pero que no tengo el valor de decirlo, y disfrutan viéndome en esa agonía. Piensa que tu por lo menos tienes amigos, que lo saben y que te han aceptado. Ahora dedícate a estudiar, eres muy joven, aunque te sientes mayor (a mí también me pasaba con tu edad), eres muy joven, estudia y vete a una ciudad más grande luego, a estudiar lo que te guste. Para cuando termines, a lo mejor la cosa ha cambiado, y encuentras trabajo. Yo confío en que algún día yo también encuentre trabajo y pueda salir de aquí. No te preocupes por las parejas, dentro de unos años sácate el carnet de conducir, y hay aplicaciones y chats en los que poder conocer gente, aunque vivas en el pueblo, podrás salir de allí, y quedar con ellos, o con él, si encuentras a alguien especial. Eres muy joven, ahora estudia, que tienes toda la vida por delante, y te mereces ser feliz, como todos los demás. Y pasa de la gente, hay que hacerse fuerte aunque cueste, porque quien te haga daño, no merece nada tuyo ni tu tienes que querer nada de él. Un abrazo.

  • Diego Moran

    esos carteles tienen mensajes horribles. Dejen de quemarle la cabeza a los chicos!!