“No me gustan las mujeres”, dijo ella y se quedó con su marido

 

Dice Soledad que hace poco tiempo empezó a incursionar en la comunidad gay “virtual”. Dice, también, que  Boquitas pintadas le resulta tan interesante como triste. Le resulta chocante -se explaya- ver el nivel de violencia de ambos lados.

Dice: “Sueño y ansío el momento en que ya no haya un nosotros y un ellos. Que seamos un Todos”.

Dicho esto, se explaya en el relato de su vida.

Tengo una historia que es para una película, pero sería una película de esas de tres horas. Por lo tanto sólo diré que no me enamoré. No. Yo sentí el amor porque amo; porque más que ceguera fue un gran destello de existencia envuelta en sentimiento. Porque el amor verdadero es aquel que trae consigo una verdad.

Diez años me lleva, pero una vida nos une. Tiene a cuestas varios años de divorcio y dos hermosuras llamadas hijas. ¿Yo? Yo soy gay desde que recuerdo, ella… bueno, nunca supe bien de qué va la cosa

Tantas cosas hizo, tanto me buscó, que ni el inadecuado contexto la detuvo. Tocarme todo el tiempo, abrazarme de la nada, decirme que yo tengo algo atractivo pero que debe entender que eso no es para ella… más que decirme a mí, a veces tenía la sensación de que hablaba consigo misma. Tantos “te quiero” de la nada, tanto pensamiento frecuente. Tanta gana refrenada y torpe.

¿Para qué? Para que cuando yo a mi manera bien directa y sin enrosque la increpé terminé oyendo esas frases poco originales y muy desgastadas en el psiquismo de negación homosexual: “No me gustan las mujeres, nunca me gustó una mujer. Nunca estaría con una mujer, una mujer no es alguien a quien yo elegiría”.

Me quedé queriendo sola.

Foto: Ignacio Lehmann; 100 World Kisses, en Colombia

Cómo duelen las maneras, ¿no? A veces es eso lo que llama al dolor. Su estilo en ese momento fue mezcla de indiferencia, distancia y aparente sorpresa. No había necesidad de repetirme las palabras “no” y “mujer” como tratando de que retumben en mi cabeza hasta derrotar el corazón. O tal vez esas afirmaciones eran dirigidas a su persona. Sí, así no queda ninguna duda por las dudas. No vaya ser que…

La vida tiene un sentido del humor muy sospechoso, porque hoy ella permanece al lado de alguien que, desde su vocación de terapeuta, promueve terapias de conversión. Por supuesto, él tiene un nivel de convicción religiosa de dudosos principios. Ella también es muy creyente. Hoy no sé dónde está la persona que conocí, o creí conocer. Me entristece que esté rodeada de esa clase de gente.

Hace meses soñé que ella me enviaba una carta, era muy larga, sólo recuerdo la frase: “No conocí el amor”.

Eso me inspiró a mí a escribir fervorosamente a lo [Jack] Kerouac. Expresar sin pensar… sólo lanzar imágenes, imágenes que revuelan mi interior y por momentos pinchan mi corazón hasta desinflar la ilusión.

 

Este es el escrito de Soledad:

“No conocí el amor”

Un presagio intermitente, falto de tolerancia, incrementa el rigor mental en ideas cobardes que componen el espíritu alterno de tu existir.

No sé si será real o el afecto falso me lo indica, sólo sé que pierdo el lugar protagonista… para siempre, para siempre seré y nunca estaré. Difícil mando de religiosidad, viniendo de vos es extraño el desparpajo tumultuoso de sinceridad. Soportá el efecto renovador de caridad sentimental, al igual que yo que provoco distancias paralelas a mi ser.

Disfrutá del entorno temporal tal vez, misma manera, mismo discurso. Lentamente, lentamente me creaste del duelo de perderlo todo en mi interior incapacitado. Febril me dejaste aquella vez en que me sentí un cerro partido. Comprende la urgencia.

Un sueño del ser para estar presente por si solo en una cama, en la cama diagonal con ternura aparente. Rendijas percibo… rendijas diviisorias, un logro desperdiciado por una manera inconveniente de erradicación de sentimientos verdaderos, viniste a mi y destrozaste el futuro idiota de querer lo que no está.

Foto: Ignacio Lehmann; 100 World Kisses

Falsa la idea de ser creada en el desconsuelo, en el descontento. Te dije que lloraras, te dije que largaras la pureza de lo exótico. El “nosotros” consternado, el decadente final para vos. Ilusa, sos una ilusa engañada en el perdón por días desgastados. Te ataste a tu pérdida eterna.

Sabiduría baja, en el suelo conforma un espíritu irremediable. Descalzo ya camina el amor, pobre de intento por aflorar para querer sin escape, sin disminuir el riesgo de celarte. Más no podré esperar el envión de olvidarte. Te gusto, justo cuando te busco. El imán irremediable del amor.

Vos viste lo que se escapó de mí, lo quisiste y lo tomaste. Yo te lo di. Quereme que me canso, de quererte yo me canso.

Olvida el suelo y venite conmigo, el vuelo sale temprano, acapararé tu cintura por encima de mi deseo. Irradias ahora amor del bueno. Más te busco, más te intento. Desprejuiciada voy hacia vos, verdadero el desencanto de perderte, no se puede permitir la libertad interrumpida de dolor.

Te busco, te amo. Te soporto y te abstengo. Te miro y me aflojo, te entiendo y difiero, te tengo y te vuelo. Te intento y rechazas. Un lugar perdido de refugio.

Decirte no me alcanza, ya serás feliz, en el tiempo equivocado reducís mi forma de quererte. Ignoro tu pedestal. Me comprometo a diluirte hasta mi final. Será en vano, te llevo dentro. Te estrujo dentro. Te aprieto con ganas de más. No llores más, volveré y te veré de nuevo, como el sol me lo pidió cuando esperábamos el refucilo de su intención.

Lameme, lamé mi dolor, el que provocaste algún día de sabiduría estúpida que creí tener. Volcame tu amor que así soy más de mí. No puedo perderte, el destino se puso incierto. Vuelve donde te espero. Ya sabré de tu dominio interior.

Clasifica tu mente mi amor, tal como te gusta. Mirá el desconsuelo de arriba tal como te gusta, mi amor revoltoso de espanto.

Intenta el Cristo que mejor te queda, lleválo sobre tu espalda al meterte en su mar de nombres insospechados de pecado… tal como te gusta a vos.

Voltéame un segundo hacia vos, mientras camino a mi lado. Desvísteme en refucilos internos que tan poco tienen para decir. Como yo, te amo. Y enviudé antes de tiempo por tu culpa indómita. Me dejaste sola, te odio por estar para vos. Para mí no hay resquebraje que valga un santo demonio de mi alma. A oscuras te quedaste. Más no estar te devuelve al ser interior. No estés mi amor, no te lleves ahí donde no te perteneces.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribi a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • C Méndez

    Hay relatos para leer más de una vez. Este es uno de ellos. Mi mente, quizás demasiado lineal en su estructura, no lo captó del todo con la primera lectura. Me faltan datos, nombres, números. En realidad no tienen relevancia ya que este relato me tocó muy en otro lado, evocando en mí un sentimiento muy profundo de impotencia y soledad.

    La “otra” con sus mensajes mixtos y confusos es aparentemente una persona en conflicto entre lo que siente y entre lo que siente que debería sentir. En esta historia aparece nuevamente el rol nefasto de la religión. Da angustia pensar que una persona desequilibrada esté todos los días en manos de un profesional en lavados de cerebros que encima tenga a mano una herramienta tan potente como es la fe.

    A Soledad le tengo una pregunta: ¿Ustedes siguen teniendo algún tipo de contacto o se cortó por completo? Pregunto porque tengo la impresión de que esta historia inconclusa no te suelta.

    • Susana

      acaso vos no das cátedra de tu FE en cada uno de tus comentarios? lo gravísimo, es no saber distinguir que la religiosidad individual pasa por los afectos que manifestamos….

      • C Méndez

        Jamás dí cátedras de mi fe. Simplemente porque no tengo. Fe es creer sin evidencia – yo no creo nada sin evidencia.

        • Josedelbarrio

          Goooooooooooooool!!

    • Sole

      Hola! Primero Gracias, a cada uno de ustedes, por donar su tiempo a mis palabras.
      Segundo, ya no existe contacto entre nosotras. Por último, solo fue un sueño que disparó mi interior, seguramente ya conoce el amor.
      Y por sobre todas las cosas, mi corazón se encarga de recordarle a mi cabeza, cada vez que lo necesite, mi más profundo deseo de su felicidad.
      Solo eso.
      El resto… es de ustedes.

  • Mónica Pérez

    ¡ Bellísimo texto! quien lo escribió se nota que es poeta y de las buenas. Consecuentemente con el contenido que habla de ambiguedades, no puede clasificarse como prosa ni como verso. Es prosa lírica , intensa, verdadera, escapa de lo cursi con metáforas brillantes : “Un gran destello de existencia envuelto en sentimiento”.

    • Sole

      Profundamente Agradecida.
      Hermosas tus palabras Mónica.

  • Juan Molina

    que blog triste, una máquina de crear mitos para satisfacer a una minoría…

  • http://hablemosincoherencias.blogspot.com.ar/ Mia L.

    Creo que es verdad que hay conversaciones violentas en este blog..y es cierto que es de ambos lados. Por mi parte trato de no responder con bronca, o con agresion porque tampoco sirve de mucho.

    Respecto de la historia de Soledad y su anonima..es triste pero hay mucha gente que demuestra algo que despues dice no sentir.Y en el medio de ese torbellino de contradicciones…en general hay algun corazon roto.

    Ojala un dia encuentres a alguien que te responda con el amor y el reconocimiento que todos merecemos. Lo mejor para vos Soledad

  • Pedrillo

    sin embargo a mi las mujeres me encantan!! rubias, morochas, entradas en edad, jovencitas, pasaditas de kilos, flacas, peludas, depiladitas, limpitas, no tan limpitas, .. no discrimino a ninguna.. no hay que discriminar.. todo vale…

    • Marcelo

      quedate tranquilo que las que hace referencia este blog, TODAS, te discriminan a vos.

    • C Méndez

      El cumplido hubiera venido mejor bajo la nota por el día de la mujer pero no importa: cosas lindas se pueden decir todo el año.

  • Juanita

    cada vez que leo este blog, me doy cuenta de que NAMBLA.ORG está a la vuelta de la esquina, agazapado y esperando su turno.

    • C Méndez

      Respeto mucho las opiniones de la gente y me banco tranquilamente comerme algun insulto, pero creo que comentarios como este que difamen toda esta comunidad, no tendrían que estar.
      No creo que nadie de nosotros esté de acuerdo con pederastas.

  • Susy

    Soledad, no estas sola. Aunque parezca un juego de palabras. No creo la actitud de esa señora sea patrimonio de los closet, o no asumidos etc. Cuando lei desde “tanto me busco” hasta “sin enrosque la increpe” lo traduje a un hombre casado que me hizo pasar por lo mismo durante dos años. Pero me dijo que preferia vivir “asi” (infeliz) a “meterse en q.lombos”(enamorarse y tener que separarse) Tiene muy buena posicion economica y perderia la mitad del patrimonio, amigos de toda la vida en comun con su esposa que ya no los podria ver, hijos pequeños que solo los veria la mitad de la semana, los cuatro suegros son amigos de la infancia entre si). Pero no la ama desde ya hace mucho. Pero segun el, esta bien asi, el resto de su vida y su entorno esta en orden…comodo… Susana

    • C Méndez

      Y si, los sentimientos humanos son universales como los quilombos en que nos metemos.

      De todas formas lo de él no me parece trágico. El tomó una decisión racional y adulta para su vida, buena o mala – no lo podemos saber. Trágico es solo para vos. Entró en tu vida, te movió el piso y después te dejó para seguir con su vida re-cómoda.

      Ojalá que vos ya te hayas liberado emocionalmente y que puedas mirar para adelante.

    • http://hablemosincoherencias.blogspot.com.ar/ Mia L.

      Que bueno que alguien haya hecho una comparación así tan clara, que no implique se homosexual. Yo cuando leí la historia de Soledad también noté un paralelismo similar, pero como no es una situación por la que yo haya pasado personalmente no me pareció apropiado traerlo a colación.

      La realidad es que la mayoría de las veces el camino “fácil” no es el que te hace feliz, y mucha gente no se anima a hacer,sentir, o hacer cosas distintas a lo que conoce (y no es necesario irse al area de la orientación sexual).

      Gracias por animarte a compartir tu historia.

    • Franco Destacado

      Y a vos no te pasa nada sabiendo todas las personas que se verán afectadas? Es más importante tu “felicidad” que la de los demás? No sólo él. También vos sos responsable de la situación, a hacerse cargo de las consecuencias cuando sucedan.

      • C Méndez

        Susy no se quejó en ningún momento de SU felicidad. Como buena mujer habló de nada más que de la felicidad del otro.

        • Franco Destacado

          A ver, hablemos claro, las personas que se verán afectadas son, más que nada, los hijos pequeños, que por lo visto no parecen importarle mucho a esta mujer. Lo más importante es satisfacer los sentimientos de cada uno, no? Las familias destruídas no son importantes parece, total se pueden formar otras. Parece que lo más importante es lo que sienta cada uno y como satisfacer sus propias necesidades de afecto. Fui claro?

  • C Méndez

    El conflicto que vos planteás me parece que tiene muy poco que ver con el conflicto que Soledad describe. Te recomiendo que releas lo que escribió. Si tenés dudas o no entendés, preguntá nomás. Acá estamos para ayudar.

    No veo ninguna razón porque Soledad se tendría que acercar a las personas que le metieron ideologías en la cabeza a la “otra”. Tengo la impresión que los entiende muy bien.

  • Cristian Montoya

    le paro el carro a la lesbiana y se quedo con el marido, me parece que hizo bien.

    • C Méndez

      Con todo respeto: ¿A quién le interesa lo que a vos te parece bien o no?

    • Karen Bennett

      ¿”Te parece”? No estás tan seguro por lo visto. Igual que con tu sexualidad…

  • C Méndez

    ¡Te voy a extrañar acá Príncipe, con tu humor, tus pensamientos y tus gallegadas!

    un beso grande

  • Luis Montero

    Gracias por tus deseos. Exitos!

  • Karen Bennett

    Queridísimo. Si hubiere personas que quisiera ver fuera de este blog, vos NO sos una de ellas. Un placer haber intercambiado dialogos contigo. Beos muy grande!