Mi encuentro con un cubano de la escuela militar

 

Lucas recuerda su verano del ’98, una experiencia que vivió después de un tiempo de intercambio epistolar. Además del relato de su vivencia nada menos que con un cubano de la escuela militar, pasados quince años reflexiona sobre las limitaciones que suelen existir a la hora del sexo gay. Creo que las restricciones a las que él hace referencia son comparables a las de cualquier relación, más allá de que sea gay o heterosexual. “Existe una línea divisoria entre el sexo con amor y dentro de una pareja, y un sexo casual con un desconocido. Todo permitido en lo primero, algunas cosas y otras no pasibles de hacer si se daba lo segundo”, reflexiona Lucas.

¿Te pasa así? ¿Qué opinás?

Foto: Alejandro Viedma

Un cubanito en una cajita feliz

Por Lucas

En el verano del ´98 yo estaba soltero y, hace años, venía planeando un viaje a Estados Unidos para conocer personalmente a un amigo por carta (época de cuando uno iba al correo) de hace bastante tiempo atrás. Con Andy nos empezamos a cartear cuando yo aún estaba en la secundaria.

Luego de muchos sobres que iban y venían con misivas, fotos nuestras y hasta cassettes con audios de nuestras voces y música compartida, recién pudimos salir del armario el uno con el otro después de muchas conversaciones entre líneas, sin ser específicamente directos en lo que nos gustaba, o qué experiencias concretas habíamos tenido hasta allí. Posteriormente sí ya nos contábamos qué tipo nos gustaba, nuestras primeras experiencias sexuales con varones, de quién nos habíamos enamorado…

El vivía Aspen, así que para allá partí.

Andy estaba en pareja con un típico yanqui, rubio y de ojos celestes, con quien yo me llevé bárbaro.

Fue una estadía positiva, pero en un lugar frío en varios sentidos, en donde todo era materialismo potenciado, apariencias, y en un contexto de amigos de mi amigo que no ponía onda para integrarme. Además, cuando yo salía solo por la ciudad, la gente tampoco ponía ganas para entender mi inglés.

Luego de 10 días en Aspen, me esperaban 4 días totalmente solo en Miami, ya que no conocía a nadie en esa ciudad.

Arribé a South Beach y de entrada varias cosas me pusieron feliz: el calor, que me entendieran y yo comprenderlos, Restaurante y zona de filmación de videos de… Gloria Estefan, así que resonaba en mi memoria auditiva Conga y “OLLLLe mi cantooooo!”.

El primer día hice playa cerca del hotel, me la pasé caminando por ese radio y recién paré a comer algo por la noche, en un Mac… Ahora que me leo, ¡cuántos gustos y elecciones “éticas” cambiaron en mí!… Porque quien se transformó… ¿fui yo?

La cuestión es que me aproximo a la caja para hacer mi pedido y el morochazo que me atiende me empieza a mirar a los ojos de una manera nada sutil. Me hago el dolobu, le digo lo que quiero, y sigue dándome charla:

- Where are you from?

- I´m from Argentina.

- What are you doing here?

- I´m on holiday.

Mientras tanto, él se sonreía.

Enseguida le pregunto si habla español y… para qué…

- Sí. Aquí es todo bonito, pero hay mucho gay

(No entendía su “pero”, sentí como que me estaba probando y, al mismo tiempo, trataba de diferenciarse de “lo gay”). Le contesto:

- Sí, por eso estoy acá (a mí NO me va el objeto indirecto)

- Yo salgo de aquí a las 3 A.M., si quieres pasar, nos vamos a dar una vuelta en mi carro

- Ok, le respondí

Bajo el arco iris; foto: Alejandro Viedma

A esa hora yo estaba ahí. El quía sale bañadito. ¡Bien ahí! –me dije a mí mismo; con ese olor a aceite quemado de días en tu pelo no, ¿eh?. Me gustó más que cuando lo había visto horas antes.

Subimos a su auto. Arranca y hablando, hablando, hablando… ya nos encontrábamos en pleno Downtown a las 4 A.M. Parecía una ciudad sitiada, zona de locales comerciales con todas sus persianas metalizadas bien bajas, con tremendos candados (una onda Once pero mucho más heavy), y en las esquinas había muchos negros (personas afrodescendientes) que eran homeless y que estaban quemando tachos. Ellos se empiezan a tirar sobre el carro! Socorrooooooooo! Dangerrrrr! Tensiónnnnnnnn! Hasta que mi acompañante logra esquivarlos, acelerando y escapando…

Ya en un área más friendly, estacionó su coche y seguimos conversando. Me cuenta que es cubano y que pertenece a la Escuela Militar.

Luego, me apoya su mano derecha en mi rodilla izquierda y se arrima para besarnos. Nuestras lenguas se entrelazan a la perfección, así que lo que lo invito a mi hotel.

Nos desvestimos rápidamente. Observo su figura, pero él más que yo queda fascinado con SU cuerpo en el espejo que yacía en una de las paredes de ese cuarto (obviamente era un chico muy narcisista).

Mirándose y convocándome a que observe su pito, me dice:

- ¿Te gusta el “cubanito”? ¿Me lo mamás?

No acepté. Pensé: ¿Por qué vos no chupás este “gauchito”?

Ahora reflexiono: cuántas limitaciones innecesarias a veces nos ponemos los humanos a la hora del sexo, ¿o no? En esos tiempos pensaba en una línea divisoria entre el sexo con amor y dentro de una pareja, y un sexo casual con un desconocido. Todo permitido en lo primero, algunas cosas y otras no pasibles de hacer si se daba lo segundo.

Pasaron otras cosillas dentro del franeleo. Mis retinas y ciertos recortes de mi cuerpo jamás olvidarán ese trasero perfecto y revolucionario… Cheeeeeeee!

Los tres días restantes por aquella city, podrían ser para otros capítulos.

 

Te invito desde este espacio a que, como Lucas, compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. Te espero! Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Ezequel

    Creo que una sección que está destinada al público gay debería tocar diversos temas, que muestren la verdadera amplitud de la temática, de lo contrario solo se refuerza el estereotipo de que lo único que mueve a un gay es acostarse con alguien. Aprovecho el espacio para expresar una pregunta: Cuando se publican comentarios de lectores claramente homofóbicos: se deben publicar? No estoy en contra de la libertad de expresión, pero ante todo estoy a favor del respeto.

    • Claudio

      Si bien entiendo la “sorpresa” que puede causar ver determinados relatos yo creo que el lugar más indicado para hablar de temas gay es este; además creo que tu comentario indica que no has estado leyendo mucho los post anteriores porque no se habla unicamente de acostarse acá, se habla de mucha cantidad de temas relacionados con la diversidad sexual y desde ya que celebro que también se hable de acostarse, de erotismo, etc.etc. como se habla en otros blogs de eso mismo pero entre heterosexuales: En esta misma página nunca viste las notas de “Oh la la” o “Brando” cuando hablan de temas de sexo? acá es igual. El tema es la intolerancia que produce leer en un medio público cosas como “me chupas el gauchito” entre chicos. A algunos no nos produce nada, o tal vez hasta lo celebramos y a otros les produce intolerancia. Qué buen post Vero!!!

      • Gustavo

        ¡Adhiero, Claudio! Mucha intolerancia todavía con lo LGBTIQ y mucha tolerancia con la violencia en general y de género en particular…Y…Por qué molesta tanto aún que un gauchito y un cubanito se gusten, deseen, chupen, besen, amen o no??

  • Pedro

    este es un relato particular de alguien que podria ser cualquiera de los que visitan este blog, o me van a decir de los varones hetero no piensan solo en sexo¿

    me gusto y yo tambien tuve de esos encuentros incluso con mas personas-

    interesante la pregunta de sexo con o sin amor, yo no hago de todo con alguien ocasional y no tengo limites con mi amor.

    • http://www.facebook.com/profile.php?id=100005001223682 Clive Caldwell

      Los hetero piensan en sexo, pero con personas del sexo opuesto. esto es otra cosa muuuuuy distinta !!!

      • Pedro

        es cierto Clive, los heteros siempre piensan en sexo :”pero con personas del sexo opuesto. esto es otra cosa muuuuuy distinta ” como el vocablo lo indica, entendemos eso todos- incluso piensan en cómo abusar de niñas y mujeres-

      • Claudio

        Y menos mal que son cosas muy distintas (le pondría muchas más “u” que vos pero no hace falta tanto énfasis) sino no existirían las diferencias, esas que los INTOLERANTES no quieren ver.

  • Gustavo

    Estoy de acuerdo con Ezequel en cuanto a no permitir comentarios que agravien…Descubrí esta página mediante fb y recién leí esta nota que me resulta divertida y concreta…Me vi identificado en varias partes…Saludos a los gayfriendlly

  • walkthisway87

    Para mísiempre fue al revés. Hice lo que quise en encuentros casuales, en cambio, con la pareja estable es más dificil hacer eso porque hay privilegiar los deseos de ambos, que no siempre se condicen.

  • Claudio

    Susana!!: los dinosaurios están vivos!!!!!

  • Claudio

    “Normal”: la verdad que esa palabra hace muchos años que sólo la encuentro en el vocabulario de los intolerantes, de los homofóbicos, Hago todo lo humanamente posible por no usarla.

  • Claudio

    Y decime Su, ahora en serio: no será que los comentarios en contra siempre son agraviantes y nada constructivos? podrás responderme con objetividad o va a quedar como una mera pregunta retórica la mía?