La funcionaria trans que iba al cementerio a travestirse

 

Eliana Alcaraz recibe a Boquitas pintadas en la oficina de Diversidad Sexual e Identidad de Género en la Municipalidad de Río Cuarto, en Córdoba. Se la nota cómoda en su espacio, firme en sus convicciones y dispuesta a dar pelea. No siempre fue así. Esta persona trans de 44 años cuenta que pasó por momentos incómodos cuando ingresó al Municipio para formar parte de la Dirección de Derechos Humanos, de la que depende el área que ella creó. Hace cuatro años de esto y aún sigue aprendiendo a abrirse un lugar.

Este espacio que conduce Eliana está pensado para que las personas trans y homosexuales de la ciudad tengan un lugar de contención social, de asesoramiento legal, de recepción de denuncias por discriminación o abuso policial. Unas 150 consultas semanales atienden Eliana y sus dos colaboradores. La persecución policial, que termina con chicas trans detenidas bajo el aval de figuras como merodeo, es una de las quejas más frecuentes.

“Cuando entré a la Municipalidad yo bajaba la cabeza porque muchos del personal de acá eran clientes míos. Iba a reuniones con funcionarios y me daba vergüenza encontrarlos de frente. Ahora no, aprendí a ver que estoy a la altura de ellos”, dice Eliana. Habla convencida. Sigue: “Fue un momento de necesidad de mi vida que tuve que trabajar en la calle y ellos me dieron un plato de comida porque me utilizaban. Ahora, ver el cambio mío, verme en el Municipio, que me invitan de todos lados a dar charlas sobre VIH y discriminación, mostrar que me gané el respeto me hace caminar con la frente alta”.

La funcionaria Eliana Alcaraz junto al intendente Juan Jure

La funcionaria Eliana Alcaraz junto al intendente de Río Cuarto Juan Jure

Como sabe -porque lo vivió en carne propia- que la falta de trabajo es la gran deuda con las chicas trans, su área se articula con la secretaría de Empleo local. Desde allí se destinan becas de capacitación para que cursen talleres de peluquería o gastronomía; también allí se dictan seminarios que las ayudan a pensar en temas como discriminación, VIH, identidad de género. “Tenemos compañeras que entraron a trabajar en peluquerías y en restaurantes y, otras, que abrieron sus propios locales”, cuenta la funcionaria. Sheila, una de ellas, es la primera que logró ingresar en la Universidad Nacional de Río Cuarto y estudia la carrera de Enfermería.

Son unas 50 las chicas trans visibilizadas desde el Municipio; algunas de ellas trabajan en la prostitución desde los 13 ó 14 años. La intención es realizar una encuesta para relevar la población trans y homosexual en situación de calle, conocer sus necesidades y trabajar en políticas públicas focalizadas. El HIV y la falta de vivienda están, también, entre los principales dramas.

Eliana es comprensiva y paciente. Sabe que los cambios no se dan de un día para el otro. “Hay que ir explicando a la sociedad y no sólo a las chicas. Sin escraches, golpeando puertas”, dice. Y ejemplifica: “Ahora, con la reciente ley de identidad de género, asesoramos para que tengan su nuevo DNI, pero sólo seis iniciamos el trámite porque no hay conciencia, hay dudas sobre lo que es la ley en sí, lo que representa un documento. Muchas no quieren hacerlo porque dicen que sus familias no quieren y piensan más en eso que en sí mismas”.

Eliana junto a su marido en el Palacio Municipal el día de su unión civil

Eliana junto a su marido en el Palacio Municipal el día de su unión civil

Ella es una de las que tramitó la rectificación de la partida de nacimiento. En pocos días, se acercará al registro civil para que en el DNI deje de figurar su Ariel, de nacimiento, por su verdadero nombre, el que la representa. También fue la única que, antes de que existiera la ley de matrimonio igualitario, se unió civilmente con su pareja de hace 24 años. La ceremonia se realizó en el Palacio Municipal. “Cuando tenga mi nuevo DNI me voy a casar con todas las pompas”, promete. Muestra el álbum de fotos de su enlace.

Su historia

Aunque ahora se la ve superada en muchos aspectos, Eliana no tuvo una vida fácil. No esconde su historia, al contrario, cree que contarla puede ayudar a otras jovencitas a no repetir algunos errores.

Ella nació en Moldes, un pueblo cercano a Río Cuarto; a los 6 años se mudó con sus padres a Mackenna, a pocos kilómetros de allí. Para entonces, ya sentía que su identidad de género no era de varón. “Yo siempre digo que estaba en un envase prestado”. Cuenta que a los cinco años era el dolor de cabeza de su mamá. “Iba al Jardín y era la maestrita ciruela; las pinturitas y los tacos eran míos, que nadie los tocara porque ardía Troya”. Aun recuerda que cuando su madre le ponía pantalones ella los rasgaba para convertirlos en pollera.

Entonces, relata una anécdota que le encanta. “Las primeras veces que me vestía de mujer me iba al cementerio a la noche y me disfrazaba. Suena cómico pero es real. Porque delante de mi mamá no me vestía de mujer, ni delante de mi papá. Entonces le robaba ropa a mis hermanas y me disfrazaba. Me acuerdo que, pobre Difunta Correa, que me perdone, pero en aquel tiempo iban las chicas a hacerle promesas y le ponían las trenzas; yo se las robaba, me las ponía y salía con unos rodetes hermosos. Salía de ahí, me iba por el pueblo o a la ruta a hacer dedo o me tomaba directamente el tren para irme a Buenos Aires.

- ¿Que sensación tenías?

- Yo me sentía única, no me importaba nada. Pasaba el pueblo de punta a punta y era yo. Por ahí a mi mamá le decían: ‘Andaba su hijo vestido de mujer’. Ella escuchaba, no decía nada pero ya sabía todo; no le oculté nunca nada, siempre fue mi amiga. Ahora vive conmigo y mi pareja. La tengo hace años a cargo mío

Eliana a los 15 años se fue del pueblo. “Me fui de casa por respeto a ellos. Volví ya realizada, con pechos, todo. Me fui a Buenos Aires”, dice. “¿Por qué me fui? En Mackenna pasaba el tren, entonces nos colábamos con una amiga que ya falleció y nos íbamos. Allá dormíamos en los vagones de Constitución o en Retiro. Comíamos lo que nos daba la gente. Hasta que empecé a prostituirme, a los 16 años”.

Eliana, en un encuentro militante, posa al lado de su madre

Eliana, en un encuentro militante, posa al lado de su madre

El teléfono de la oficina de la Municipalidad cada tanto la devuelve al presente. A veces, alguien llega por una consulta. Su compañero se ocupa. Ella no se intimida, no deja de relatar su vida. “Como era menor de edad me agarraba la policía, me llevaba a mi casa, me entregaba a mis padres; ellos firmaban la restitución y a la noche yo me disparaba de vuelta. Cuando el policía llegaba a Buenos Aires yo ya estaba presa de nuevo en la comisaría del menor. Hasta que mi mamá se cansó y pidió que me dejaran ahí. Un año estuve encerrada, hasta los 18”.

Cuando salió se operó. “Me puse los pechos en Neuquén. Fue en una noche de alcohol. Eramos seis y había cinco bidones de aceite de avión. Cola, cadera se iban poniendo. Quedaban tres litros y dijeron, ¿qué hacemos? Se los ponemos a la marica nueva. Me pusieron los pechos”.

Ella dice que se las controla cada tanto y que ahora está ahorrando dinero para sacárselas porque le aparecieron unos glóbulos. Calcula que con 14 mil pesos se las puede sacar y aplicarse prótesis con un profesional. “La ley de identidad nos ampara para la reparación reconstructiva y también para la reasignación de sexo, que es una operación que también tengo pendiente hace años”, dice.

Parece no molestarle que el camino recorrido sea el más largo. Aun tiene ganas de andar.

Eliana con Cristina Kirchner

Una foto que Eliana guarda como un tesoro: la recibió Cristina Kirchner en Buenos Aires

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Naria

    Las notas de este diario son en contra? o a favor de los diversos?….. METEN MIEDO y solo provocan mas y mas rechazo por la comunidad……
    ¿cual es el objetivo de la señora DEMA?

    • Marce

       a ver Naria.. por que el rechazo? en nombre de que comunidad hablas? porque te cuento que aca hay muchos de nosotros que celebramos el espacio que nos ofrece verónica para compartir todas las semanas historias de vida llenas de valores positivos, historias que hablan de hacer frente a la violencia y a la exclusión (que parte de gente como vos!), historias de lucha, orgullo, autodeterminación y, por sobre todo, historias de amor.. no entiendo para qué las personas que piensan como vos participan en este espacio sí sólo van a seguir reproduciendo prejuicios prehistóricos que no están dispuestos ni si quiera a revisar.. a veces me duele ver la enorme incapacidad que tienen muchos de los que escriben acá para si quiera sentirse un poco tocados por historias de gente que sufrio mucho por una violencia sin sentido y que logró abrirse camino desde un amor infinito.. felicito mucho a Eliana y agradezco a Verónica por abrir el espacio a la diversidad.. un beso grande!

      • Claudio

        Para joder, Marce, Naria entra acá para joder, nada más. Y lo que más los envenea es que tengamos este espacio, como muchos otros, con voz, voto, libertad, derechos, no pueden convivir, les encantaría volver a 1980, cuando eramos sinónimo de oprobio, vergüenza, odio. Pero 2012 es otra era Narita, y si no quieres vivir en ella andate a algún país de esos en que la homosexualidad está penada por la ley, perseguida. Pero ojo, a ver si a vos también te va mal en uno de esos paises por el simple hecho de ser mujer… pensalo

  • linoas

    Como cordobés, tengo verguenza de que estos personajes ocupen cargos en el gobierno.  Gob. De la Sota, tome cartas en el asunto, esto es un desproposito total. Si este señor quiere trabajar en la municipalidad y tiene la capacidad para hacerlo, que lo haga como debe ser, con el nombre de Ariel con el que vino al mundo.  Si lo viera su madre se avergonzaria.

    • vdema

      Se nota que no leíste el post que criticás. La madre de Eliana vive con ella y se definen como amigas desde siempre. Tampoco miraste las fotos: en una de ellas está Eliana al lado de su madre en un congreso de diversidad sexual. Como cordobesa, me enorgullecen este tipo de funcionarias. Saludos!

    • linoas

       No confunda aceptación con resignación. 

  • Paola Rivelli

    Me parece que se manda un mensaje errado y negativo al permitir que un hombre disfrazado de mujer ostenten un cargo público.  Que sigue?.  Piñon Fijo al ministerio de cultura?. Por favor…

    • Claudio

      Paola, viví y dejá vivir, una trans en un cargo público? qué importancia tiene mientras sea una persona honesta? , pensar que en el año 1991 cuando a Maradona lo encontraron drogado y fotografiado en una cama con un tipo, sin que sea una escena de sexo, yo escuchaba aquello de “mejor drogadicto que puto”. Vos sos la muestra de la cantidad de cosas que en nuestra sociedad no han cambiado ni un milímetro a pesar de las nuevas leyes, de que yo pueda estar fuera del closet en el laburo y estar lo más taranquilo (frente a alguno, obvio) etc.etc. y para muestra basta un botón. Pero no importa, y sabñes, que?  jodete si te lo tenés que comer con papas, pero cada vez somos m@s.

  • Alberto III

    A todo aquél que solo entra a bardear les digo que VDEMA es responsable de lo que escribe pero no lo que USTEDES entienden… o al menos dicen entender, pues, no entienden o lo hacen y tergiversan todo a favor de algún interés creado. Ahora bien, me pregunto, si están tan en desacuerdo… para qué entran a este post? Los cambios que estamos viviendo son tan rápidos que no alcanza un reloj para la parte conservadora pacata de esta sociedad. Me parece perfecto que esta trans esté en ese cargo, pues ella entiende su cometido porque lo vivió en carne propia. Llamarías un médico para hacerte tu casa? Creo debieran examinar su propia aceptación personal, pues si al otro no lo aceptan, creo que alguna desaprobación interna existe.

  • Rick Santorum

     Javier, esa data que ponés es cierta, nadie la desmiente en la nota. Lo que sí no sé de dónde sacás es que las personas con TIS no pueden ocupar cargos públicos, ni que no están calificados para ejercer esas tareas? que yo sepa, el travestismo o la transexualidad no implican discapacidad intelectual o cognitivo, lo que ponés en el último párrafo de tu comentario no tiene ningún aval científico médico.

  • Javier

    Rick: Con ese argumento Rick, pongamos un “funcionario” disfrazado de Napoleón Bonaparte, que además cree ser el conquistador Francés…pongamos a Piñon Fijo en el ministerio de cultura, y no me refiero al actor que personifica a Piñon, sino a una persona que se cree piñon fijo.  Te parece serio que “Napoleon” ocupe un cargo publico pagado por todos?. Que piñon fijo lo haga?.  Creo que lo de militar ya entra en lo patético y desubicado si se considera estas cosas como válidas.

  • Rick Santorum

     Javier, está bien…podrías haber invocado mejor a alguien que se cree el Almirante Nelson o Pedro Picapiedra para no gastar tanto al ya trilladísimo Napoleón. En fin, hablás sin saber y mezclás las cosas. Te perturba que una trans ocupe un cargo público pero no te escandaliza que estas personas no tengan oportunidades en el mercado laboral formal y que la gran mayoría estén sumergidos en la marginalidad, expulsados de sus familias y de los sistemas de educación y salud a muy temprana edad.
    Y no se trata de lo que me parece a mí, poné los links de las organizaciones de salud mental en los que afirman que las personas transexuales no pueden ocupar cargos públicos.