“A los siete años me gustaba un amigo de mi equipo de fútbol”

 

Jerónimo tiene 21 años y escribe a Boquitas pintadas para compartir su experiencia con la homosexualidad, como él lo menciona. Dice que eligió escribir su historia para este espacio porque dice que este blog le ayudó a abrir la cabeza y a aceptarse tal como es.  “Soy gay. Nunca creí que lo iba a poder contar libre y públicamente y menos tan pronto”, empieza diciendo. “Desde que tengo memoria me sentí atraído por los chicos. Recuerdo que a los siete años me gustaba un amigo de mi equipo de fútbol”. Era un malestar insoportable cuando ese chico especial faltaba. Fueron los primeros signos del amor.

Recién a los 19 se animó a pensarse gay y empezó a entender que no había nada malo en él. “Logré entender que no era sólo mi sexualidad, si no que era mi identidad la que estaba camuflando”, cuenta en un tramo del relato que comparte con todxs nosotrxs.

 

Mi identidad

por Jerónimo

New York Gay Pride 2014 – Marcha orgullo Gay NYC 2014; 100 World Kisses, por Ignacio Lehmann

Tengo 21 años, soy gay, nunca creí que lo iba a poder contar libre y públicamente y menos tan pronto. Desde que tengo memoria me sentí atraído por los chicos. Recuerdo que a los siete años me gustaba un amigo de mi equipo de fútbol, cuando él faltaba, preguntaba  una y otra vez porque no vino.

Una vez con mis compañeros mirábamos una foto del equipo del año anterior,  él ya no jugaba pero al observar su imagen tenía ganas de hablar de él, de decir que me gustaba. Pero no lo decía, ya a los siete años escondía mis sentimientos.

En ese momento uno sentía pero no era consciente de lo que le pasaba, ni siquiera a los doce años cuando me gustaba el hermano de una amiga mía. Mi amiga era muy linda y jugábamos en la pileta pero yo me ponía contento y sentía algo especial cuando se acercaba su hermano y me abrazaba para lograr tirarme al agua. No pensaba que me gustaban los varones, sólo lo sentía.

En esa época, de chico, nos imponían la idea de que las parejas estaban formadas por  un hombre y una mujer  y cuando se veía a una pareja de homosexuales se los llamaba “putos” o “maricones”.  ¿Qué podía pensar? Se pregunta siempre si tenés novia, como ya dando por hecho que debemos tener una pareja heterosexual.

Así es cómo tuve mi primera novia a los doce, con quien la pasaba excelente, me divertía muchísimo pero no sentía esa química que debía sentir. Más allá de lo que la sociedad piense uno siempre seguirá sintiendo igual. A los quince años me daba cuenta de que este sentimiento hacia las personas de mí mismo sexo era constante. Ya me empezaba a preocupar, algo estaba mal en mí, pensaba. La atracción empezaba a ser más fuertes que mi voluntad de esconderlo. Lloraba a veces en la ducha, le rezaba a Dios todas las noches para que me convirtiera en heterosexual.

Pero esos sentimientos persistían. ¿Cómo no iba a ser así, si no había nada malo en mí? Sólo que yo no lo sabía.  Me horrorizaba la idea de que alguien se diera cuenta de mi homosexualidad, sentía mucha culpa, ¿por qué me pasaba esto a mí, una persona buena, inocente que nunca había hecho daño a nadie, al contrario? Pensaba que iba a tener que vivir una vida entera escondiendo esto.  Hasta que terminé el colegio sentí culpa y malestar con mi sexualidad, miedo a frustrar a mis seres queridos. Me fijaba siempre cómo actuaba, trataba de no estar mucho con chicas para que la gente no sospeche.

Pero a los 19 años decidí afrontar esto que me pasaba. Ya intuía que no había nada malo en ser gay  y empecé a investigar y a escucharme más a mí mismo. Ya empezaba en el 2010 a debatirse la ley de matrimonio igualitario. Escuché cientos de comentarios a favor y en contra, empezaba a crecer una idea dentro de mí: lo que sentía estaba bien. Miré cientos de veces una película que me ayudó a comprender aún más mi situación, Plegarias por Bobby (buenísima, la recomiendo), miré muchos videos en YouTube, leí cientos de artículos. Logré entender que no era sólo mi sexualidad, si no que era mi identidad la que estaba camuflando.

Con esta me refiero a mi forma de pensar, de ser y de sentir. ¿Por qué seguir escondiendo a la gente quien realmente era? ¿Por qué ocultar mi verdadera identidad?  No me permitía ser quien realmente soy por miedo a las críticas, al qué dirán. Estaba condicionado por haber tenido mala información desde chico y también por falta de ella. Una frase de una película me quedó grabada: “Si un chico nace sin un brazo y se le dice que eso está mal, ¿qué puede pensar?

Con el tiempo pude al fin sentirme seguro de mí mismo, entender que lo que sentía era normal, que no había nada malo en eso. Entendí que yo era así, que siempre lo fui y que siempre lo seguiré siendo. Si quería ser feliz debía escucharme, ser fiel a mis sentimientos, sino me estaría traicionando.

Así fue que empecé a conocer a otros chicos gays, derribé todo tipo de prejuicio que tenía, aun siendo gay, porque la sociedad me los había impuesto. Me sentí identificado con ellos, con sus historias, con sus sufrimientos y alegrías.  Ví que muchos de ellos empezaban a salir del clóset y eso los hacía felices. Así fue como empecé el proceso de contarle a mis seres queridos, a mis papás, mis hermanos, mis amigas mujeres y más tarde al resto de mi familia y mis amigos varones. Fue un proceso que viví con miedo, incertidumbre pero que me dio mucha paz y armonía.

La verdad es que recibí un apoyo incondicional. Ya no tenía nada que esconder, ni miedo a que sospecharan nada. Podía ser quien realmente era, conocer  y estar con quien realmente me gustara y eso me hace feliz. Sé que aún a alguna gente le cuesta hablar del tema o no se siente cómoda, yo los entiendo: me costó a mí entenderlo, cómo no les va a costar a los demás cuando no pasan por esto. Pero no es un tema muy ajeno a cualquiera, algún día conocerán una persona gay o uno de sus familiares les contará, quizás uno de sus hijo lo sea. Ahí se romperán los prejuicios,  verán que es normal.

Pero hay otras maneras de evitar los prejuicios, se logra informándonos, poniéndonos en el lugar del otro, escuchar su relato de vida. Sé que la sociedad ha cambiado y que ya hemos progresado infinitamente. Hoy me puedo imaginar formando  una familia con marido e hijos y me pone orgulloso. Orgulloso de vivir en un país dónde se respeta a las minorías y, donde gracias a eso, cientos de miles de personas desde su juventud pueden mostrarle al mundo su identidad, quiénes son realmente.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Luis Montero

    Excelente!, como lector de este blog me alegra mucho saber que este espacio ayudó a Jerónimo a “abrir la cabeza y a aceptarse tal como es”. Bienvenidas sean estas historias!

  • juan

    A que no saben que si logran hecer que todos sean gays se acaba la humanidad…

    • jero

      no… hay otras formas de reproducción que el sexo.

    • michel

      si reproducen gente como vos, no hace falta que subsista! :)

  • Juan

    Linda historia, Jerónimo. Similar a la de muchos como vos, yo y tantos otros que, sin caer en estereotipos (quizás eso hizo las cosas un poco más difíciles, porque no encajábamos en el “estereotipo gay”), sienten diferente. Abrazo!

  • ludmi

    Saquen esa foto!!! que verguenza!!!!!!!!!

    • michel

      verguenza tu nombre ludmi! ;)

  • Ricardo Bonomo

    A los 19 años dice “Logré entender que no era sólo mi sexualidad, si no que era mi identidad la que estaba camuflando” En realidad deberian explicar que ese pensamiento es fruto de un lavado de cerebro brutal desde diferentes actores de la sociedad.

    • Luis Montero

      Lavado de cerebro… pobre…ojala entendieras algo así no opinarías al pedo…

      • Ricardo Bonomo

        es cierto, ojalá entendieras y aceptaras que sos un hombre heterosexual que erró completamente el rumbo de su vida.

        • Luis Montero

          Soy y me acepto como un hombre homosexual, y te aseguro que si hay algo en que no le erré en mi vida, es por el rumbo que tomé en cuanto a mi sexualidad. Lo demás son solo suposiciones tuyos, producto de definiciones muy erradas.

  • ludmi

    es necesario poner esa foto en la tapa de LN ?

    • http://hablemosincoherencias.blogspot.com.ar/ Mia L.

      No es NECESARIO, pero no veo cual es el problema. Tampoco es “la tapa” de la nación. Es uno de los tantos blogs que tiene el diario, online…. Nadie obliga a entrar el blog.

    • lucas m.

      es necesario ser tan, tan, tan bo-lu-do.oooo.oo?

    • jero

      Personalmente me encanta la foto, no solo incluye la temática gay sino también la racial.

  • Luis Montero

    Mención aparte al excelente video que acompaña la nota. Ya lo había visto en otra oportunidad y lo volví a ver ahora. Emociona hasta las lágrimas.

  • diego

    saquen esa foto!

    • michel

      porque? mejor anda a comentar a otro lado :)

  • http://hablemosincoherencias.blogspot.com.ar/ Mia L.

    Me siento super identificada con esta historia… No fue de tan chica pero tengo registros de que, durante la secundaria, una de mis compañeras de handball me generaba exactamente lo que describió Jerónimo…esa tristeza cuando no iba..y ni siquiera me di cuenta de lo fuerte que era lo que me pasaba hasta que, muchos años después, me acepté a mi misma y miré al pasado con un poco más de apertura mental..

    Gracias por compartir! Me encantó

  • Luis Montero

    Saquen la foto!!! Saquen la foto!!!! Ofende los castos ojos de algunos lectores de La Nación!! Por favor!!!!!!!!!

  • Juan Carlos Díaz

    Felicitaciones, Jeronimo, por haber podido darte cuenta y aceptar tu identidad a tan temprana edad. Te ahorraste años y décadas de ocultar lo que sos y fingir lo que no sos, para el beneplácito de gente (sean familiares, amigos , o inclusive tus padres) que no merece el día a día de tamaño sacrificio por parte de nadie.

    Espero que siempre tengas presente la buena fortuna que tuviste de vivir en tiempos más iluminados que los que nos tocaron a muchos. Aprovechalo. No lo desperdicies.

    • Luis Montero

      Comparto todas y cada una de tus palabras.

      Un opinólogo mas abajo dice que lo que le sucedió a Jerónimo es “fruto de un lavado de cerebro brutal desde diferentes actores de la sociedad”. Como adulto que pasó su niñez y adolescencia entre los 70 y los 80 digo: OJALÁ me hubiesen lavado a mi el cerebro a esa edad, así no hubiese tenido que ocultarme y padecer de la manera que tuve que hacerlo.

      Ojalá que sean cada vez mas los “lavados” que se hagan, así los pibes de ahora puedan disfrutar de su adolescencia sin presiones ni culpas atribuidas solo a pensamientos arcaicos y conservadores.

      En EEUU ahora hay toda una controversia porque una serie se atrevió a mostrar un beso entre dos pibes adolescentes. ¡¡¡Como si no existieran gays adolescentes!!! Si supieran el bien que le hacen a cientos y miles de chic@s que están pasando por un situación parecida. Pero claro, no dicen nada cuando muestran escenas mucho mas fuertes entre adolescentes heterosexuales. Les dejo uno de los tantos links que hay sobre esa noticia, por si quieren leerlo (obviamente no falta, en los comentarios, algún santo señor que te plancha algún versículo de la biblia):

      http://www2.esmas.com/entretenimiento/television/826673/the-fosters-jennifer-lopez-serie-primer-beso-gay-entre-adolescentes/
      Sería muy bueno para los pibes de hoy y de mañana que blogs como Boquitas se multipliquen, que la televisión siga mostrando las distintas realidades sin tapujos y que dentro de poco deje de ser controvertido que un familiar o un amigo “salga del armario”.
      Saludos!

    • jero

      Gracias, igualmente quiero contarte que las cosas no son tan fáciles cómo crees que son para mi ahora. Seguramente mucho mas fácil que antes, pero aún la sociedad no esta del todo madura y sigo desde mi vivencia, contándolo, siendo feliz contribuyendo al cambio. Abrazo grande!

  • Paula brandan

    Esa foto impide cualquier comentario serio sobre este articulo.
    Lo digo de onda…

    • Luis Montero

      Este comentario impide cualquier debate serio sobre este articulo.
      Lo digo de onda…

      (convengamos que tampoco me interesa mucho el comentario de una persona a la que le importa más una foto que el contenido de la nota)

    • lucas m.

      jajajajajaja, sólo voy a decirte que das risa, el problema es una foto en los que se ve amor, andá a tratarte el problema lo tenés vos, tal vez sólo te gusten las fotos de violencia, muerte y dolor de toda especie, ésas que se muestran por millones a diario, lo que tiene que ver con el amor (sea cómo fuese) es chocante, háganse cargo son fachos sin remache.

  • Javier-San Luis

    guauuuuuuuuuuu!!! Jerónimo !!! cuantas verdades juntas en tu pequeña gran historia…. y como ya comentaron… tan joven y tanto sentido… tanto vivido…

    me alegra mucho por vos…

    la verdad te hace libre… y es completamente cierto….

    no hace que tooooodo sea fácil… pero si te hace sentir mejor, más contento con tu propia vida….

    Hay mucha gente que lee este blog y se siente ofendida…. quisiera transcribir algunas de tus palabras “Sé que aún a alguna gente le cuesta hablar del tema o no se siente cómoda, yo los entiendo: me costó a mí entenderlo, cómo no les va a costar a los demás cuando no pasan por esto….”

    Quiero decir que NO es un tema fácil… no es para nosotros… quienes lo vivimos desde adentro….. y comprendo que NO es fácil para el que lo mira desde afuera…

    Y con respecto a la foto…. intenten un momento…. mirarla sin prejuicio… detecten la ternura del muchacho más pequeño en cómo lo tomo a su compañero para darle un beso…..

    Es la misma ternura de una pareja heterosexual que se da un beso amoroso…. tan solo eso… dos personas que se aman, besándose…..

    abrazo jero… buenísimo compartir tu historia en este blog!!!!!

  • jose

    Pan caserooooo

  • jero

    Si lamentablemente la sociedad moldea nuestros pensamientos y eso influye a la hora de poder ejercer nuestros sentimientos libremente. Pero sabé que vos por tener sentimientos hacia personas de tu mismo sexo, haz logrado comprender que lo que sentís es correcto. Es una información valiosa, algunos heterosexuales no la tienen por que no lo sienten y no pueden ponerse en el lugar del otro. Cómo vas a negarte a ser feliz!? No sientas culpa por escuchar tu corazón, es la única forma de no traicionarte. Si los demás tienen un punto de vista diferente, piensa que ellos están equivocados porque no tienen suficiente información como vos. Siempre encontrarás gente que piense que estás en lo correcto, rodeate de esa gente, y la que piense lo contrario, minimamente exigiles respeto o explicales como pensás que son las cosas, a ver si logran entenderte.

    • Daiana

      Gracias, Jero! Tan joven y tan maduro! Abrazo!

  • Luis Montero

    Tabién chabón, lo que vos digas…