Qué tan distinto fue ser gay en los 60 y en los 90

Lucas Santa Ana plantea, como en un juego de espejos, dos historias de amor gay en dos épocas distintas, los 60 y los 90. En la obra Saudade que dirige se va haciendo una contraposición de cómo eran las épocas en relación a la homosexualidad y las dificultades de salir del clóset en uno y otro tiempo. Y se habla, más que nada, de la búsqueda y la construcción de la propia identidad a partir de la ausencia y del recuerdo.

La obra empieza en el año 1994, cuando Germán regresa a la casa de su infancia, un sitio que estuvo cerrado por treinta años. El reencuentro con Sergio, un vecino a que conoció de chico, despierta los recuerdos de lo sucedido cuando se mudó allí con sus papás, que venían huyendo de la dictadura en Brasil. Fue un encuentro, muchos recuerdos: aparecieron el amor, la libertad, saudade, el abandono y el rencor.

Germán y el reencuentro con Sergio, 30 años después

Los invito a este diálogo de Boquitas pintadas con Santa Ana

- ¿Cómo surge la idea de esta obra, de Saudade?

- Saudade nace a partir de dos imágenes: un joven regresa a su casa que estuvo cerrada por mucho tiempo y los recuerdos del pasado se le hacen presentes, la segunda imagen son todos los personajes del presente y del pasado viendo una misma fotografía proyectada en una pared. A partir de ahí, fuimos descubriendo junto a Francisco Ortiz, mi co-autor, las historias que vivieron esos personajes.

Sabíamos que queríamos trabajar sobre el amor y las rupturas, y las relaciones de los padres e hijos. Y teníamos una necesidad muy fuerte de mirar al pasado para poder valorar el presente y las luchas ganadas en materia LGBTIQ [Lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queer].

- ¿Si tuvieras que decir de qué trata, qué dirías?

- En relación a lo temático, la obra trata del recuerdo y lo que hacemos con él. Trata de hacer memoria y el dolor que eso puede traer, pero la libertad que también otorga. Los recuerdos como posibilidad de liberación. También es una búsqueda de la identidad: saber de dónde venimos para construirnos como personas.

La historia podría resumirse así, Germán llega en el año 94 a la casa de su infancia que estuvo cerrada por mucho tiempo y se encuentra allí con Sergio, un antiguo vecino y amigo de vacaciones que es el actual cuidador de la casa. Ambos huérfanos de padre, Sergio obliga a Germán a recordar lo que sucedió allí treinta años atrás, cuando los padres de Germán llegaron huyendo de la dictadura de Brasil y conocen a los padres de Sergio. En la obra hay dos historias de amor, una entre Germán y Sergio, y una que se da en la clandestinidad en los años 60 entre los padres de los dos jóvenes.

- ¿Por qué eligieron contar la realidad de los padres y los hijos varones como en espejo?

- La obra tiene una estructura especular para poder contar la comparación de las dos épocas. Queríamos mostrar cómo se vivía la libertad en relación a la sexualidad. También queríamos jugar con la idea de lo que como niños tomamos de nuestros padres, y queda “dormido” en nuestro inconsciente hasta que aflora en otro momento de la vida.

Si bien los padres y lo hijos viven dos historias de amor, los conflictos de cada una son tratados de manera totalmente distinta. En los 60, el amor entre hombres era visto como una aberración, una perversión, por eso debía ser oculto. En los 90, después de varias luchas, (aquí se cuenta una de las primeras Marchas del Orgullo, la del 94) la vida para el colectivo LGBT empezaba a ser más libre. Salir del closet era doloroso, pero con el tiempo, más aceptado. Las primeras luchas fueron por visibilizar la cuestión y los pedidos de igualdad.

Un espectador me preguntó una vez si sabía de constelaciones familiares, porque la obra tenía mucho de ello. Lo que como hijos tendemos a repetir de las historias de nuestros padres. La repetición en la sexualidad de los personajes fue una elección para poder contar las problemáticas de la época más que para hablar de una teoría de orientación sexual hereditaria o imitativa.

- ¿Qué le aporta la fuerte presencia de Brasil en la obra?

- Brasil tiene un doble juego dentro de la obra, para algunos personajes es el lugar ideal, aquello que se perdió o aquello que se anhela. Para otros es el lugar temido y del que se debe escapar. Por otro lado, el conflicto tomado para los años 60, la dictadura del año 64, refuerza la idea de una historia con prohibiciones. La Argentina estaba al borde de una dictadura. Un diálogo de la obra entre el hijo de 8 años y su madre es para mí una clara expresión de esta doble interpretación:

Germán: Fue por mi culpa que no pescamos nada.

Elvira: No, querido, es el país, ya lo oíste a tu padre.

Germán: Entonces ¿por qué no volvemos a Brasil?

Elvira: Porque acá estamos mejor. Andá, seguí con tu dictado.

Onde anda o meu amor, Roberto Carlos, un artista con fuerte presencia en la obra

- ¿Cuál fue la intención de plantear la cuestión política como parte de la obra?

- La estructura de melodrama clásico cuenta por lo general una historia de amor al mismo tiempo que el mundo está en guerra. Queríamos aprovechar el contexto de la dictadura para poder armar esa estructura para la historia del pasado. A la vez, queríamos también hacer memoria sobre una de las dictaduras que no se suele recordar, que fue la anterior a los años de plomo. La Argentina en el 64 está en los albores de lo que será la dictadura del año 65.

Por otra parte, también queríamos hacer memoria sobre las primeras Marchas del Orgullo para revalorizar los logros que a lo largo de los años se fueron consiguiendo gracias a la lucha que inició con unos pocos, y que hoy son miles cada noviembre cuando la gente vuelve a marchar desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso pidiendo por más igualdad en la diversidad.

Funciones: domingos a las 17.30; en El Estepario Teatro, Medrano 484

 

Aprovecho a recordarles que este sábado 15 desde las 14 en la Plaza de Mayo se convoca a la XXIII Marcha del Orgullo LGBTIQ de Buenos Aires 

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Presentan una guía de salud trans y reclaman la reglamentación de la ley

“Tenemos la mejor ley de identidad de género, pero nos falta mucho como sociedad para dejar de mirar qué tienen las personas entre las piernas para relacionarnos”, resume el activista trans de la organización de la sociedad civil Capicüa Alan Otto Prieto. “Qué le hace pensar a un medicx que sabe lo que es una persona trans ‘completa’ o ‘incompleta”, se pregunta.

En un aporte a la discusión sobre la atención médica de las personas trans, este viernes 17 se presenta una “guía de salud trans”, un trabajo que se articuló con lo académico para llegar a este sólido documento de investigación que hoy empezará a circular como material de consulta. Está dirigida, en especial, a los agentes de salud, pero también será útil a los comunicadores y al público en general.

“La armamos porque sentimos que la información es poder y que sólo unxs pocxs de nuestra comunidad estaban manejando la discusión por el acceso a la salud trans y lo hacían con una mirada que sólo reconocía la necesidad del tratamiento hormonal y las cirugías”, comenta Alan. Y agrega que estas instancias son parte del proceso, pero enfatiza en que la ley tiene un espíritu mucho más amplio, por eso habla de “Salud Integral”.

El grupo redactor de esta guía son militantes de Capicüa y el grupo revisor es una diversidad de personas que transita los equipos de salud, activistas, investigadorxs, academicxs, abogadxs, entre otrxs.

Sobre el proceso de búsqueda y armado de esta guía, cuenta Alan: “Primero armamos un documento base con todos los capítulos que pensamos debería tener y luego enviamos una carta de compromiso de participar como revisxr y un tiempo para que nos envíen sus aportes, modificaciones, discusiones, etc.  Luego sistematizamos, discutimos y fuimos agregando los aportes que compartimos ideológicamente”. Señala que todo el material que se fue generando estará disponible en la página web de Capicüa, para que queden todas las posturas visibilizadas y que sirva para seguir discutiendo e intercambiando ideas.

Sin reglamentación no hay salud integral

Alan señala que, más allá de que en la Argentina se haya aprobado una de las leyes más progresistas del mundo en materia de identidad de género, hay un vacío debido a la falta de reglamentación de la ley. “En esa instancia debería establecerse cómo se aplicará la ley en su parte sanitaria”, precisa Alan. No es una cuestión menor. Y sugiere: “Es fundamental que esta reglamentación sea conjuntamente entre el Estado, las organizaciones y activistas, de lo contrarío seguiremos desconociendo los saberes de la comunidad trans y nuestras propias necesidades”.

Alan Otto Prieto, coordinador de Capicüa

La guía es un material que además de informar, también apunta a educar y concientizar sobre la realidad de las personas trans, un tema sobre el que recién empieza a hablarse y que para gran parte de la sociedad aún es observado desde preconceptos e ignorancia.

La palabra del dios médico

“Tenemos la mejor ley de identidad, pero nos falta mucho como sociedad para dejar de mirar qué tienen las personas entre las piernas para relacionarnos. Qué le hace pensar a un medicx que sabe lo que es una persona trans ‘completa’ o ‘incompleta”, dice. “Nos seguimos encontrando con médicxs que piden certificados psicológicos, excusándose de que una cirugía es complicada entonces la persona tiene que poder trabajar sus ansiedades, deseos, etc. Esto además de ilegal es mentiroso, porque cientos de personas que se operan de distintas cosas jamás fueron obligadas a transitar por un psicologx”.

El sistema está pensado para varones con pene y mujeres con vagina. A partir de la ley de identidad de género esa norma se modifica y con ella, se plantean cambios en los más diversos órdenes. Por ejemplo, un varón trans va al ginecólogo y es obligación que lo atiendan sin tener que contarle a medio hospital/clínica/obra social/prepaga cuál es su genitalidad. La guía plantea numerosas situaciones similares a ésta y propone capacitaciones en todos los ámbitos para que la ley de identidad de género sea un hecho más allá de que entró en vigencia hace más de dos años.

El equipo de activistas de Capicüa, felices tras la publicación de esta guía de consulta

Para concluir, Alan, feliz de tener el material en sus manos, dice: “La impresión y circulación de esta guía es un triunfo de la comunidad trans. En ella hemos volcado en palabras experiencias, ideas y sentimientos. Es un paso más en larga lucha que venimos dando por el reconocimiento y respeto de los derechos de la comunidad trans”. Y agrega: “Somos una generación que no se olvida de aquellxs compañerxs que dejaron de lado sus vidas para ir ganando espacios hasta alcanzar una ley nacional de identidad de género que no patologiza ni judicializa nuestras identidades, como sucede en otros lugares del mundo. No obstante, aún queda mucho por recorrer hacia el efectivo goce de la ciudadanía para la comunidad trans y es, en este sentido, que juntx a activistas, profesionales y organizaciones hemos concebido esta guía”.

El lanzamiento de la guía

En el mes internacional por la despatologización de las identidades trans, el colectivo de jóvenes LGTBQ Capicüa presenta la última edición de la Guía de Salud Trans, un material que propone una actualización del paradigma de los derechos humanos en el campo de la salud. Habrá una mesa-debate que contará con las exposiciones de la Diputada Nacional (MC) y actual coordinadora del Programa Nacional de Articulación Estratégica, Cecilia Merchán, la presidenta de Asociación de Lucha por la Identidad Travesti Transexual y fundadora de la cooperativa-escuela “Nadia Echazú”, Lohana Berkins, representantes del campo de la medicina nucleados en PH – Producción Horizontal e integrantes de Capicüa. El acto tendrá lugar el 17 de octubre a las 17.30 en el Auditorio de la Jefatura de Gabinete (Diagonal Sur 782, esquina Piedras).

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

Palabra y pluma, textos políticos y otras mariconadas, de Gustavo Pecoraro

Palabra y pluma, textos políticos y otras mariconadas (editado por La mariposa y la iguana), el último libro de Gustavo Pecoraro, está compuesto por tres capítulos. El primero es una selección de sus editoriales en el programa radial El vahído; el segundo, una recopilación de entrevistas y notas que salieron publicadas en diferentes medios -algunos de los cuales ya no existen- y que comienzan en 1986 con un reportaje a Luca Prodan y continúa con Batato Barea o Cris Miró, por ejemplo; y el tercero es toda la historia de Enrico Pomodoro (su alter ego en la revista NX), que tiene tres etapas que van desde 1997 a 2012.

Dice Pecoraro: “Todo el libro habla de la diversidad sexual en diferentes enfoques: las editoriales son más analíticas (donde pongo todo mi ideología), las entrevistas me sirvieron para salir del lugar del opinólogo y dar la voz (algunas más coincidentes otras menos) para el decir de otras y otros e interpelar esos decires; la tercera es en clave de humor, pero no cualquier humor, sino ese humor cotidiano que está profundamente ligado a la comunidad gay (digo gay y no LGBTI exprofeso) ácido e irónico, y que va más allá porque es humor hecho con “algo que no debería hacerse humor” que es el VIH”.

En esta charla con Boquitas pintadas, Pecoraro, histórico activista gay independiente, escritor y periodista, habla también de su participación en este blog, al que define como un espacio de “total libertad” para descargar su escritura “cargada de tinta multicolor del arcoíris”.

Los invito a esta charla con Pecoraro, que mañana presenta Palabra y pluma en casa Brandon.

- ¿Por qué publicar estos escritos compilados en un libro?

- Todos los editoriales son inéditos. Nunca fueron publicados. Y algunos reportajes han sido publicados hace tanto tiempo que es como si vieran la luz por primera vez. Lo publico en un libro para dar constancia de mi trabajo comunicacional desde hace casi 30 años y que en estos momentos en los que tengo el privilegio de tener un micrófono y medios gráficos donde plantear mis ideas, está bueno que la gente vea mi recorrido. También porque es una constante en mí, desde hace años. Es como me expreso: comunicando y escribiendo.

- ¿Qué aporte creés que hará este libro en la lucha del colectivo LGBT?

- Sin dudas va a abrir mucho debate en tanto y en cuanto las personas que lo lean entiendan que es un aporte más, uno como otros que deberían haber, muy marcado por el testimonio en primera persona. Tengo posiciones tomadas bien clara en cuanto a lo que creo debe intentar ser el colectivo LGBTI y sus luchas. El libro lo refuerza. No hablo desde verdades absolutas sino, sinceramente, como idea para abrir discusiones, debates que nos lleven a estar preparados como colectivo para los eventuales nubarrones que el futuro político-social nos depara.

En eso soy tajante: hay que prepararse para resistir y la mejor forma es releernos. No sólo mi libro -¡faltarías más la petulancia!- sino a otros, diferentes, con otras ideas. Pero siempre pensando en que el futuro nos necesitara unidas y unidos, o al menos, con claridad en las caracterizaciones de a quiénes querremos al lado.

- ¿Se puede saber quién es Jota? Ya lo mencionás en tu libro de poemas “Deseo”…

- Jota es un chico (bah chico no, tiene 40 y tantos años) al que le dedico mis dos últimos poemas en “Deseo – palabras en el viento” y que es la historia de amor que más musas me despierta. Es un ser especial con el que vivimos una historia de amor particular que tiene que ver con destiempos, honestidad, respeto y mucho deseo. Si imagino mi futuro lo imagino con él. Pero esto de la futurología nunca fue mi fuerte jajajaja. Cerré mi anterior libro con él y le dedico éste. Y lo dije todo ¿verdad?

- ¿Qué significan las editoriales vahídas para vos?

- Son el desgrano de mis ideas más profundas: anticlericalismo, antimilitarismo y una mirada marica sobre la realidad. Estoy a favor del aborto, cuido la memoria de quienes no están más para contarlo, repudio a Putin y a sus iguales del mundo, combato la homolesbotransfobia, rescato la memoria de Carlos Jáuregui y de Ilse Fuskova, etcétera. Tengo ideología y mi escribir es político como cada acto que realizo. Mi visibilidad debe servir para eso, para ofrecer ideas y que esas ideas se debatan. Estamos demasiado encorsetados en no leer, en no preocuparte en repetir lo que nos dicen, que mi objetivo es intentar poner en dudas muchas cosas.

La masculinización de la Patria

- ¿Me hablás de la Matria? ¿Cómo surgió ese concepto? ¿Qué implica instalarlo socialmente?

- El concepto Matria ya era usado por Virginia Woolf, o más actualmente por Isabel Allende. No es para nada propio. En la revista NX ya lo utilizábamos. Creo que sirve para la deconstrucción necesaria de ese nefasto término que es Patria (que me resuena a sables, a golpes militares, botas y genocidio). Además, está íntimamente relacionada a las figuras de Ilse Fuskova (la matria lésbica de nuestro colectivo) o Lohana Berkins (la matria trava de nuestro colectivo), siempre visto desde mi punto de vista. Claro está.

Cuando Cristina Kirchner dijo que “la Patria es el otro” masculinizó tanto un concepto ya de por si masculinizado y militarizado, que inmediatamente escribí ese editorial que habla de la Matria. Imagino que si debiera rendirle honores a un suelo (que algunos abstractamente llaman Patria), preferiría que ese suelo sea como la Pachamama (y eso que yo toco de oído en este tema), sea femenino, sea lésbico, sea trans.

Gustavo Pecoraro, periodista, escritor, activista

- De tus entrevistas, hay una perlita: la conversación con Luca Prodan. ¿Cómo fue entrevistarlo? ¿Por qué incluirlo aquí?

- Cuando armé el libro Liliana Viola (directora del SOY), que hizo una mirada final sobre el contenido, me dijo que la única entrevista que no sabía por qué estaba incluida era la de Luca Prodan. Casualmente porque Luca era en esos momentos parte de la vanguardia musical de la Argentina y yo militaba en el trotskismo, y ya desde esos momentos perfilaba un cuestionamiento a cierto formalismo que existe y existía en los partidos políticos de izquierda. Tiene mucho que ver con mi construcción personal: ya partí de ahí medio como “deformando” los lugares establecidos. Escribí una vez que “de Norma no tengo ni el nombre”.

- ¿Por qué te interesa participar en Boquitas pintadas?

- Siento un profundo agradecimiento a Verónica y a Boquitas Pintadas porque fue uno de los primeros espacios que se abrieron a mi escritura (cargada de tinta multicolor del arcoiris) cuando regresé a la Argentina después de más de una década en Madrid. Siempre pude escribir con total libertad y siempre estuvo abierto a mis propuestas. Ese espacio de intervención me permitió realizar varias entrevistas que para mí son de las mejores que he hecho como la que le realicé a la doctora Natalia Milisenda, abogada de la familia de Pepa Gaitán. Además generó una amistad que hoy perdura y eso también es muy bueno.

- ¿Me contás de las trans que hicieron/hacen historia?

- En el libro hay reportajes a Lohana Berkins, Vida Morant, Susy Shock y Marlene Wayar. Cada una de ellas en sus roles son extraordinarias. Tanto desde la batalla política, como desde la educativa, o desde la cultural son personas que debemos escuchar, y aprender. Sus personalidades son fundamentales para la construcción de la comunidad LGBTI, así como otras compañeras y otros compañeros trans. Me hubiera gustado también entrevistar a otrxs, quizás tenga la oportunidad más adelante. Estas cuatro personas y sus entrevistas son parte fundamental de este libro.

- ¿Cómo te resulta hablar del VIH en primera persona?

- Me resulta extraño y a la vez totalmente relajado. Nunca hice de vivir con VIH un acto más que de activismo puro y duro. Fundé ACT-UP BS. AS con ese objetivo, y hoy escribo en Corresponsales Clave con el mismo objetico más el añadido de poder comunicar. Creo que -vuelvo a repetirlo- el privilegio de comunicar. Y ese privilegio debe ser utilizado en forma generosa y solidaria. O dando voz a quienes no la tienen o no la consiguen, o siendo su voz (con la enorme responsabilidad que eso tiene).

Una vez después de una nota me escribió una chica que no conocía y me dijo “Gus, leí tu nota. Me hizo bien. Soy VIH y después de leerte me siento mejor”. Ya está ¿que más quiero después de eso? ¿Que me interpela con mis inseguridades? Y, sí. Claro. La visibilidad es exposición, y exponemos nuestros cuerpos. Pero eso es lo que debemos hacer porque nuestros cuerpos ya son campos de batalla desde siempre.

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La vigencia de Fresa y chocolate, a 20 años de su estreno

Ya son veinte años de amor. En 1994 se estrenó la conmovedora película Fresa y chocolate, sin saber que se convertiría en uno de los mayores clásicos del cine gay.  Este film retrata como pocos la batalla que la disidencia sexual e intelectual perdió (y, en menor medida, sigue perdiendo) contra la homofobia.

Esta es una entrevista exclusiva al escritor y guionista cubano Senel Paz, que le realizó en su reciente visita a la Argentina la periodista Martina Cáceres para Boquitas pintadas.

Senel Paz es autor del cuento El bosque, el lobo y el hombre nuevo, que fue  adaptada para el film Fresa y chocolate (1994). Esta obra (dirigida por Leonardo Gavriloff) se presentó en su versión teatral en la Argentina y, por este motivo, visitó el país. Fue uno más aplaudiendo y emocionándose en el Auditorio Losada donde se presentó el pasado 17 de agosto.

 

Senel Paz, escritor y guionista

Este es el diálogo de Martina Cáceres con Paz:

Todavía me acuerdo de esa escena con la que el film arrancaba: el personaje de Diego sentándose a tomar un helado en la mesa de David para sacarle charla, ponerlo incómodo delante de lxs mirones y de paso, seducirlo. Diego es muy marica y David muy militante, es decir: muy machista. Y la historia no es exactamente la de un romance, ya que el sexo entre los dos no termina por consumarse, pero la amistad, que para la Cuba de entonces parecía un imposible por tratarse de enemigos políticos, sí.

Basada en el cuento El lobo, el bosque y el hombre nuevo, de Senel Paz,  Fresa y chocolate se ha multiplicado en estas dos décadas en una serie de versiones teatrales que tuvieron como escenarios Lugano, París, Caracas, y actualmente también Buenos Aires. Esta última, la local, de puesta austera y dinámica, se pudo ver hasta hace dos meses atrás en una sala de Palermo. Dirigida por Leonardo Gavriloff, esta pieza conservó sus guiños de época (los ’70),  pero también su espíritu contemporáneo a la hora de ponerle palabras a la problemática gay en un mundo – no un país-  que, más allá de los sistemas políticos, sigue entrampado en la normatividad.

- ¿Qué significó el estreno de Fresa y chocolate para Cuba?

- Creo que el público disfrutó y se sintió orgulloso de un libro y una película que lo ayudaron a librar una primera batalla contra algunos fantasmas. La gravedad de la homofobia y los prejuicios contra la diversidad de género en Cuba no respondía a que nuestro país fuera el más violento de todos o a una ideología más intolerante y bárbara que otras. Al contrario, a pesar de ser también una sociedad machista, creo que la relación desprejuiciada del cubano con la sexualidad y la religión atenuaban la violencia en comparación con otras sociedades y favorecía la permisividad, sin negar por supuesto casos extremos y horrorosos que no porque nuestra prensa los ignore dejan de existir.

- ¿Y a qué respondía esa homofobia?

- La gravedad y lo inadmisible de la homofobia en Cuba en aquella época es que era institucional más que social e invadía zonas del pensamiento y los derechos del individuo más allá de los sexuales y se contraponía a los ideales libertarios y humanistas proclamados por el socialismo, provocando confusión, desencanto y doble moral. El modelo del hombre nuevo imponía como obligatorio y único el modelo heterosexual, ateo y marxista. Y punto. Se renunciaba así a la diversidad y complejidad humanas y se provocaron no pocos sufrimientos y absurdos. En la época a que se refiere la película (años 70) y en las que se exhibe (años 90), el Estado iba por detrás de la sociedad porque ésta ya estaba preparada y ansiosa por librarse de su carga homofóbica y de intolerancia religiosa. De hecho, la descargó en cuanto tuvo la primera oportunidad ayudando de paso al Estado y al Partido a hacer lo mismo y por eso hoy el homosexual y el creyente pueden incluso ser militantes comunistas. No quiere decir que se resolvieran todos los problemas sino los más apremiantes, pero se pudo pasar al nivel de complejidad siguiente, como en los juegos. De la situación de los años 90 al jolgorio popular en la celebración del día contra la homofobia y el orgullo gay media un abismo, y otro hasta la normalidad plena.

- Aún falta para eso, porque estos cambios no se traducen en leyes inclusivas para la comunidad LGTB…

- En este momento, creo que el Estado de nuevo se está quedando rezagado  de la sociedad en éstos y otros temas del individuo y la familia porque es reticente a abordarlos jurídicamente y a reconocer y regular mediante ley las nuevas realidades y aspiraciones de la gente. En este punto, el Estado pone más atención a sí mismo que a la sociedad y su prioridad es lo económico. Pero, por suerte, las luchas en este y otros campos no solo son más entusiastas y masivas sino también más inteligentes y comprometidas con la esencia originaria del proyecto revolucionario. Por su vocación libertaria y humanista, su sentido solidario y festivo de la vida, el pueblo cubano estaría alegremente a la vanguardia en todas estas luchas.

- ¿En Cuba, como en la mayoría de las sociedades, todavía sigue siendo necesario combatir el arquetipo del homosexual ridículo o payasesco, del que el personaje de Diego se queja en la película?

- La representación ridícula o payasesca, cuando el propósito es denigrar o desconocer los valores humanos del homosexual, hay que rechazarla y combatirla porque es ofensiva y responde a estereotipos y prejuicios. Ahora, no reconocer a las personas afeminadas y afectadas como parte de la familia gay y avergonzarse de ellas es también un prejuicio. A todos, constantemente, nos asaltan los prejuicios y debemos estar alertas. El personaje de Diego, reprimido y rechazado, es a su vez portador de prejuicios cuando piensa que su condición intelectual y de persona culta e inteligente lo eleva por encima de los demás de su clase y lo hace excluible del rechazo general. A la hora de ser representados, nos acogemos a los códigos dominantes: queremos ser el negro guapo y deportista o músico, el homosexual intelectual y sin plumas, el latinoamericano descendiente de europeos, la mujer sensual que hace voltear a los hombres. ¿Y el negro de pelo tieso o pasa y nariz chata; el maricón feo, amanerado, marginal, sin cultura, viejo; nuestra versión violenta y depredadora? También somos esos y esas, no solo la versión estilizada y primorosa.

El homosexual evidente, y más si es pobre, ha sido el que peor lo ha pasado, sobre el que ha recaído la mayor dosis de rechazo y violencia porque no tiene la posibilidad de cubrir su amaneramiento con Armani o Versace o estudios universitarios. Pienso que el papel de payaso o enfermo, así como el humor y los  recursos linguísticos, han sido armas de defensa del homosexual, una especie de tinta de calamar que les ha permitido pasar inadvertidos, hacerle fintas al agresor y soltar sus dardos en el momento conveniente. Mi personaje utiliza esos recursos a conveniencia, y en otros momentos los abandona. Es probable que el homosexual, en los últimos tiempos, sea más rechazado por su condición inteligente y su inconformidad y activismo social que por la propia orientación sexual, aunque sean los prejuicios sobre esta lo que respalda la represión.

Senel Paz, escritor y guionista cubano, visitó la Argentina

- Hoy en día, ¿se pueden conseguir en Cuba libros de John Donne, Konstantino Kavafis, Truman Capote y todos los autores homosexuales que se nombran en el guión?

- La dificultad para editar libros de autores extranjeros en este momento no creo esté para nada relacionada con la orientación sexual de los autores y ni siquiera el contenido de los textos en esa línea, sino en la dificultad económica para adquirir derechos y en la precariedad de nuestra industria editorial. Apenas se importan libros y solo existen dos casas editoriales dedicadas a literatura extranjera. En contraste, Cuba sigue teniendo un importante nivel de lectura aunque también entre nosotros vaya a la baja. Los autores cubanos citados en la película y en mi relato sí han sido muy editados y promocionados con excepción de los que radican o han muerto en el extranjero, algunos de los cuales han dejado escritas trabas a la edición de sus obras en Cuba por motivaciones políticas.

- En la isla, ¿se produce y difunde literatura LGBT?

- La literatura conocida como LGTB (tipo de clasificación que no me gusta para la literatura, por parcelas temáticas), producida por autoras y autores cubanos, o la de tema homoerótico, y los estudios correspondientes, tienen buena difusión, del mismo modo que el tema está muy presente en el teatro, el cine, la televisión, las artes plásticas y hasta la música.  Incluso creo que ha habido momentos de saturación, a veces con retorno a la banalidad y el facilismo. El tema no es tan sencillo como parece, plantea importantes dificultades de lenguaje. Yo no he vuelto a abordar el asunto después de Fresa y chocolate. No me muevo por temas, sino por personajes, de modo que alguna vez puede sorprenderme un retorno de Diego u otro personaje cualquiera.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

“En Chile opera una sociedad de apariencias: nos gusta ser lo que los otros quieren ver”

El concejal Jaime Parada Hoyl, que estará hasta el próximo viernes en el país en distintas actividades, es el primer político abiertamente gay elegido en Chile. Después vino un diputado que salió del clóset durante la campaña en 2013. No hay más en su país.

¿Por qué ocurre esto? “En Chile opera una sociedad de apariencias: nos gusta ser lo que los otros quieren ver. En gran parte de Latinoamérica esto es así, pero estoy convencido de que está cambiando. En parte porque el prejuicio hacia la homosexualidad se está disolviendo; en otra parte, porque la sociedad está asumiendo la transparencia como un valor; la transparencia de ser quien eres, digo”.

Así lo explica  este político en diálogo con Boquitas pintadas. También habla de su agenda como legislador, de las materias pendientes que a su criterio tiene Michelle Bachelet, que podría haber impulsado una ley de matrimonio igualitario, el rol de Pedro Lemebel en su sociedad, la agresión que sufrió de parte de otro político en el cargo que ocupa, entre otras cuestiones. Aquí el diálogo completo con él.

- ¿Qué motivo lo trae a la Argentina?

- Recibí la generosa invitación del Diputado Maximiliano Ferraro para desarrollar una agenda de activismo y política con distintos actores del mundo civil e institucional. Mi visita se enmarca en una estrategia implícita, común, que es la de internacionalizar la lucha por los derechos civiles y políticos de la población LGBT. Los gringos dicen: “actúa localmente; piensa globalmente”. Esta frase, que fue acuñada con fines de protección medioambiental, se aplica también a la causa de los derechos humanos en todo el mundo. Lo que haga Argentina en materia de derechos civiles igualitarios repercutirá en Chile directa o indirectamente. Y viceversa.

- ¿Cómo observa la militancia en la Argentina?

- Los argentinos son una sociedad politizada en el amplio sentido del término. Chile, en cambio, aún sufre la despolitización que promovió con éxito la dictadura. Aunque este escenario ha cambiado con la irrupción de movimientos y líderes sociales en los últimos años, aspiramos a que dentro de la próxima década la cosa pública sea tan relevante para los chilenos como lo es para los argentinos. Y aunque estoy consciente de que la sobrepolitización (y la “metamilitancia”) tiene sus contras, es mucho más sana que la apatía individualista que padecemos los chilenos.

Jaime Parada, de visita en la Argentina

- ¿Cómo vive el hecho de ser el primer concejal gay declarado en ejercer en Chile?

- En estricto rigor soy el primer político abiertamente gay elegido en Chile, en cualquier cargo. Después de mí vino un diputado que salió del clóset durante la campaña en 2013. En el ámbito trans la cosa es distinta, pues desde hace años Chile tiene una concejala que fue la verdadera pionera; su nombre es Alejandra González. A ella le siguió otra compañera, concejala por Valparaíso.

En lo particular, tuve la suerte de ser elegido en un lugar con alto nivel educacional y, en parte, acomodado. No es un misterio que la homofobia tiene un componente de clase: mientras menos educación, más prejuicios, lo cual en sí mismo es falla del sistema. La relativa posición de privilegio en la que salí electo me ha permitido tener alta valoración de la comunidad y mucha exposición mediática. El resultado de ello es que se me han dado las condiciones para asumir, junto a otros agentes sociales, una voz pública en temas de discriminación y derechos civiles.

- ¿Se sintió discriminado por sus pares?

- Muy poco. Hace poco tuve un incidente con un concejal malversador de fondos públicos (supuestamente) y su esposa, quienes luego de un agrio debate me espetaron un “eres maricón porque fuiste violado cuando chico”. Como esto lo hice visible inmediatamente, y como los vecinos que lo escucharon mandaron una carta de apoyo hacia mi persona, se generó toda una reacción social –hasta nacional, diría- que terminó con este hombre en el tribunal supremo de su partido, al borde de la expulsión. La moraleja es que quien discrimina así en Chile, recibe una sanción social (y una paliza mediática) tan grande, que no se olvidará fácilmente. La segunda moraleja es que la cultura ha cambiado tanto en Chile, y en tan poco tiempo, que me hace pensar que los homofóbicos están perdiendo decidamente la batalla cultural

- ¿Cuáles son sus luchas desde el sector político?

- Tengo una agenda macro, que es la de construir una sociedad de derechos en el sentido más amplio. En esto soy algo así como un aprendiz de Marco Enríquez Ominami, el líder de la tercera fuerza chilena, quien desde la izquierda ha tensionado el sistema al punto de imponerle sus agendas al sector gobernante. Hoy se tramitan en el parlamento dos reformas mayores, la educacional y la tributaria, que fueron propuestas por él en 2009 y que Bachelet sólo mandó ahora, en su segundo mandato (2013).

Yo, gay, el libro autobiográfico publicado por Jaime Parada

En lo personal, me siento conectado con la agenda progresista y trato de llevarla al gobierno local. En Providencia, por ejemplo, cambiamos el concepto de familia que opera para la provisión de servicios municipales; hoy, una pareja gay puede acceder a un plan deportivo familiar en los recintos municipales de la comuna. Eso obligó a un cambio normativo interno que ni siquiera el gobierno central se ha atrevido a asumir; menos otros gobiernos locales. Asimismo, estoy en la causa de la promoción de derechos humanos en los liceos públicos que administramos. Por ejemplo, hoy los estudiantes pueden elegir entre formación de derechos humanos y religión, cosa que antes no existía. Y también apoyo al resto de las diversidades, para lo cual creamos un Departamento de diversidad y no discriminación que trabaja con migrantes, pueblos originarios, minorías sexuales y personas en situación de discapacidad.

- ¿Por qué cree que cuesta tanto asumir la homosexualidad siendo político? (no en su caso pero, en general, los políticos no salen del clóset)

- En Chile opera una sociedad de apariencias. Nos gusta ser lo que los otros quieren ver. En gran parte de Latinoamérica esto es así, pero estoy convencido de que está cambiando. En parte porque el prejuicio hacia la homosexualidad se está disolviendo; en otra parte, porque la sociedad está asumiendo la transparencia como un valor; la transparencia de ser quien eres, digo. Con todo, entiendo que cada contexto es distinto y que, como decimos en Chile, “cada cual sabe dónde le aprieta el zapato”.

- ¿Qué le diría a un político encerrado en el clóset?

- Le diría que puede hacer de su orientación sexual una causa pública, lo que no tiene nada que ver con exhibicionismo. Aquí hay un paradigma que debe instalarse: mientras más visibles seamos, mayor empatía generaremos hacia quienes no nos entienden o no nos quieren ver. Creo que el cambio cultural profundo vendrá por la vía de la visibilidad, incluso más que con el matrimonio igualitario o leyes similares. Empatía es la consigna. Y en este sentido, un político tiene más recursos para hacerse visible que un ciudadano de a pie.

- ¿Por qué escribió el libro Yo, gay? ¿Qué lo impulsó?

- He dicho por ahí que el testimonio es el activismo del siglo XXI. En sí misma, mi historia no tiene nada particular, nada más digno de ser contado que otras. Sin embargo, y conectando con la pregunta anterior, creo que hay que buscar mecanismos para cambiar mentes y corazones por la vía del conocimiento del otro. Si tú lees mi historia, me conoces, y entiendes que mis dolores, que mis luchas, son las de muchísimos homosexuales en todo el mundo, entonces tendrás una chance de conectarte con aquello. Para mucha gente la homosexualidad es una abstracción, algo que saben que pasa pero que no tiene forma. Para otros, “un asunto de cama” en el cual nadie debe meterse. Pues bien: no es ni lo uno ni otro. Los homosexuales somos personas, tenemos caras y queremos plenos derechos. Y nuestra homosexualidad la ejercemos cada día, en cada espacio, pues es tan esencial como lo es la heterosexualidad. Cuando un hetero habla de sus hijos en el trabajo, está siendo eso: un hetero. Nosotros, en cambio, vendríamos a ser algo así como seres hipersexualizados que son gais sólo en la medida que tienen relaciones sexuales. Absurdo.

Una vista de Santiago de Chile

Una vista de Santiago de Chile

- ¿Qué repercusión tuvo el libro en su sociedad?

- Ha sido increíble. El mercado editorial chileno es pequeño y nadie se hace rico vendiendo libros (salvo Pilar Sordo). Mi paga, sin embargo, son los mensajes, mails, tweets, etc. que recibo cada semana y que almaceno religiosamente en un carpeta de mi computador. Lo bonito ha sido que, sin planificarlo, el libro ha contribuido a cambiar conductas. Algunos han salido del clóset al leerlo; otros le han tomado la mano a sus parejas en la calle (cosa que en Chile no se estila) y hay quienes me han declarado su intención de convertirse en activistas. Creo que la gente está ávida de referentes, o de modelos, y en este caso, me tocó ser uno para muchos. Lo digo con humildad y con todos los matices que eso pueda tener, porque –hay que decirlo- si hay alguien poco modélico, soy yo.

- ¿Qué me puede contar de aquel artículo que fue un intercambio epistolar con un familiar? ¿Qué ideas intercambiaban?

- Fue una catarsis de sinceridad y, a la vez, mi puerta de entrada al activismo. Mi sobrino, estudiante de derecho en la universidad del Opus Dei, quiso saber mi visión sobre el matrimonio igualitario. Lo suyo fue un acto de profunda madurez y empatía, pues quiso contrarrestar lo que le enseñaban con lo que vivía su tío. El resultado fue un intercambio de ideas riquísimo volcado en varios mails que, por cuestiones del destino, terminaron siendo publicados en la revista más leída de Chile: The Clinic. Lo que se valoró de ese intercambio es que ambos estábamos situándonos desde la buena fe, desde una mirada no beligerante, poco común cuando se trata de estos temas. La disposición de escucharnos, creo, fue lo que hizo sentido a los lectores, muchas veces acostumbrados al diálogo de sordos entre activistas, políticos y clérigos.

- ¿Qué cree que aún falta en Chile para tener una sociedad más igualitaria?

- A Chile no le falta, más bien le sobra: le sobran iglesias. Lo digo como ironía y en sentido figurado. Católicos y evangélicos (en particular sus cúpulas) han hecho todo el lobby posible para frenar los avances de derechos de las minorías. Lo hicieron con la ley antidiscriminación, lo hacen con las uniones civiles, y lo harán con el matrimonio igualitario. Creo que hoy vivimos una verdadera batalla cultural, representada en un lado por el cúmulo de “verdades” reveladas por la religión, y en otro por el sistema de valores convencionales de los derechos humanos. En esta lucha, creo que el segundo se está imponiendo al primero, pero con lentitud. Nuestro trabajo es seguir peleando para terminar de convencer a algunos que la iglesia y el Estado son cosas distintas.

- ¿Cree que el período pinochetista retrasa la aprobación de leyes como la de matrimonio igualitario?

- La situación es un poco más triste: el período socialdemócrata ha sido un gran obstáculo. Bachelet pudo mandar un proyecto de uniones civiles que estuvo en su programa 2005… ¡Y no lo hizo! Pudo aprobar la Ley antidiscriminación y tampoco lo hizo. Hoy, entiendo, está más convencida, pero como decían los romanos: facta, non verba. Ella tendrá que hacer un trabajo para recuperar la confianza de los electores que vieron en ella a una líder progresista. Hoy tiene la posibilidad de redimirse enviando un proyecto de matrimonio igualitario, pero vemos con preocupación como muchos miembros de su sector se oponen. Imagínese cómo será esto en la derecha: mil veces peor.

- ¿Figuras como la de Pedro Lemebel sumaron en la apertura desde la provocación?

- Decir que sumaron es poco. Más bien ellos fundaron. Son los founding fathers de la visibilidad homosexual en Chile y eso no se los podrá quitar nadie.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Festival de cine por la diversidad y la inclusión: arranca Chau Tabú

Se viene un festival de cine por la diversidad y la inclusión en Buenos Aires. Chau tabú, lo bautizaron.

Chau Tabú es un programa de la dirección de Políticas de Juventud de la Secretaría de Desarrollo Ciudadano de vicejefatura de gobierno porteño que difunde información sobre salud sexual y reproductiva a adolescentes y jóvenes. El dirigente Pedro Robledo, en coordinación con la asesora de la Natalia Herbst y todo un equipo de jóvenes, diseñaron un festival de cine por la diversidad, no sólo sexual, sino cultural que se desarrollará desde el próximo jueves 7 y hasta el domingo 10 en el Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551), con entrada libre y gratuita.

Festival de cine por la diversidad en Buenos Aires

Festival de cine por la diversidad en Buenos Aires

 

En diálogo con Boquitas pintadas, los organizadores contaron:

- ¿Cómo surgió la idea de organizar este festival de cine por la diversidad?

- Nuestro trabajo diario se basa en fomentar políticas sobre diversidad e inclusión y creemos que la construcción de imágenes que se generan a nivel social a partir de los espacios culturales es fundamental respecto de la percepción del otro. Con esto en mente nos planteamos generar un espacio cultural que abriera la posibilidad de discutir sobre temas que suelen estar relacionados a muchos preconceptos y estigmas que se reproducen a nivel social desde otro lado. Así nació la idea del festival en el que nos proponemos que las proyecciones funcionen como catalizadoras de debates y en el que esperamos los asistentes se sientan estimulados a generar un intercambio para que cada uno nos podamos llevar algo nuevo de la visión del otro. Si bien las temáticas que se abordan son distintas, la idea es abrir el debate sobre temas serios así como naturalizar otros que por falta de espacios de discusión diarios suelen tener connotaciones negativas únicamente. La idea  que nos inspira es trabajar la diversidad como algo que en sus diferentes expresiones enriquece a la sociedad y, a partir de ahí, fomentar la inclusión en aquellos planos en los que sea necesaria.

- ¿Por qué el título Chau tabú?

- El título está asociado a la iniciativa lanzada en 2013 por esta dirección #ChauTabú. El programa se lanzó con la página web sobre salud sexual y reproductiva que lleva el mismo nombre. La base del programa es generar espacios para trabajar aquellos temas sobre los que falta información o se discute poco. Una de las características del proyecto es apartarse de lo heteronormativo para incluir a toda la sociedad.

- ¿Por qué les pareció importante incluir la diversidad sexual entre los temas a abordar?

- La sexual es otra de las diversidades existentes y debe ser trabajada desde la visibilización, concientización y acercamiento a la ciudadanía para lograr cambiar creencias falsas arraigadas. El festival permite promocionar derechos y visibilizar la existencia de cierta población que durante décadas ha sido negada y ha tenido que permanecer oculta. Esto permite ir logrando el cambio cultural necesario para una convivencia sana y rica, eliminando así actos discriminatorios que lamentablemente seguimos viendo y viviendo.

Lo importante es destacar que los derechos LGBTIQ son derechos humanos, la libertad de expresar y vivir una identidad de género y una orientación sexual y la igualdad de trato ante la ley o, mejor dicho, la igualad ante la diferencia, son los principios rectores con los que se trabaja desde el gobierno de la Ciudad.

- ¿Qué se podrá ver?

- Las películas elegidas permiten poner sobre la mesa el duro camino recorrido por las personas que integran el colectivo LGBTIQ y cómo las leyes modificaron sustancialmente sus vidas, cómo ha sido su vida antes de la legislación progresista que hoy tenemos y de la que la ciudad definitivamente ha sido pionera, y cómo lo es hoy.

Los cortometrajes pondrán en evidencia cuánto daño ha hecho y aún hace la sociedad ante el desconocimiento, cuáles son los logros obtenidos y cuáles son los desafíos que tenemos como sociedad.

 

 Películas recomendadas

El festival se inicia este jueves 7 de agosto.  El sábado, en el Bloque Diversidad Sexual, de 17 a 18.50 pueden verse:

- Buenos Aires de Diversidad (2013) / Género: Documental. / Duración: 36 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural GCBA / Sinopsis: Un documental sobre la lucha y el reconocimiento de los derechos LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, trasvesti, transgénero, intersexual y queer) en la Ciudad de Buenos Aires a través de sus protagonistas.

- Animados a la Diversidad (2014) / Duración: 5 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural del GCBA / Sinopsis: Cortometraje que propone hablar de diversidad sexual desde un lenguaje adolescente y pensar los derechos del colectivo LGBTIQ desde la perspectiva de los derechos humanos.

- Contenidos Diversos (2014) / Género: Documental / Duración: 20 minutos / Dirección: Subsecretaría de DDHH y Pluralismo Cultural GCBA / Sinopsis: Documental que recoge testimonios de familias del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). El mensaje es el de la lucha en la adversidad por ser familia y la felicidad de ser familia. / Duración del debate: 49 minutos.

Las películas serán presentadas por la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del GCBA y la Federación Argentina LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans), una fundación que desde el año 2005 impulsa en todo el país una agenda de trabajo para promover la igualdad y no discriminación hacia lesbianas, gays, bisexuales y trans. Desde su conformación, asumió un compromiso de trabajo para lograr “los mismos derechos con los mismos nombres”, sin ningún tipo de restricción. Ha impulsado y logrado leyes como la de matrimonio igualitario y la de identidad de género.

El domingo en el Bloque VIH-Sida,  de 17 a 19, podrá verse:

- Una Vida Posible (2013) / Género: Serie televisiva / Duración: 46 minutos / Dirección: Jorge Bechara / Sinopsis: Carla y Pablo están juntos desde hace 4 años. Su vida pasa sin mayores sobresaltos hasta que, por un análisis de rutina, Carla descubre que tiene VIH / Duración del debate: 84 minutos

 

Más información: En Facebook y Twitter

 

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“El transexualismo de hoy debe ser considerado síntoma de la época”

Yo, pobre mortal/equidistante de todo/yo DNI 20.598.061/yo primer hijo de la madre que después fui/yo vieja alumna/de esta escuela de los suplicios/ Amazona de mi deseo/Yo, perra en celo de mi sueño rojo. (Monstruo mío, Susy Shock).

La artista trans Susy Shock; foto: plebellacontemporanea.blogspot.com

TRANSformaciones, ley, diversidad, sexuación (Editorial Grama) es un libro de años de trabajo de investigación que “pone en acto la singularidad del entramado político y social que la ley de matrimonio igualitario y la ley de identidad de género ponen sobre la mesa”. En el libro se plasman múltiples voces. En esta entrevista, dos de los compiladores de esta obra coral, Graciela Schnitzer y Santiago Peidro, desglosan el contenido, las intenciones que los guiaron.

“Entendemos que el transexualismo de hoy debe ser considerado síntoma de la época. Cuando decimos síntoma lejos estamos de patologizarlo sino de entender que ese fenómeno con que nos encontramos, habla y dice mucho de las coordenadas que lo determinan”, señalan estos intelectuales, que invitan a un recorrido por esta obra.

- ¿Por qué decidieron emprender este proyecto?

- El proyecto de este libro nace en el marco de un módulo de investigación llamado “cultura y sexuación” que pertenece al departamento de estudios sobre la familia-enlaces del IcdeBA(1). Somos psicoanalistas ligados a la Escuela de la Orientación Lacaniana. Nuestro módulo (2) viene trabajando hace más de diez años en temas relativos a esos puntos de intersección entre la subjetividad y las transformaciones que en el campo social van apareciendo como producto de complejos mecanismos sociales. Las leyes en general nos parecen puntos privilegiados para este análisis.

Al momento de modificarse la Ley de Matrimonio en nuestro país, en lo que se conoció como “Matrimonio Igualitario”, compilamos un libro que se tituló “Uniones del mismo sexo. Diferencia, Invención y sexuación”. Fue un libro que nos hizo avanzar mucho y ahondar sobre los cambios que nuestra época propone en los modos de vivir de los sujetos.

Cuando se sanciona la Ley de Identidad de género nos encuentra ya trabajando en estos temas. Así es como decidimos construir un proyecto original, distinto para esta publicación y convocamos a los autores de variadas pertenencias a escribir para nuestro libro. Transformaciones intenta abordar las resonancias que se desplegaron a partir de la sanción de la Ley de Identidad de género en nuestro país, así como los debates que comenzaron a darse en otras latitudes respecto de las modificaciones en las leyes de matrimonio, lo que ya ha sucedido en Argentina pero que por ejemplo, ha estado en el centro del debate público en Francia en lo que se llamó “matrimonio para todos”. Estas transformaciones implican para nosotros repensar ideas en el plano político, social, de la salud pública así como volver sobre muchas de las ideas del psicoanálisis en relación a la época que transitamos.

La portada del libro TRANSformaciones

- ¿De qué dirían que trata el libro?

- El libro, como decimos en la presentación, toma estas leyes como “analizantes” de nuestra actualidad. Entrecruza diversos discursos en torno a un mismo tema, el del amplio y múltiple campo que hoy se conoce como de la “diversidad sexual” y las transformaciones en la civilización que implican su pedido de reconocimiento por parte del Otro social. Intentamos darle al libro una impronta distinta que pudiera tener la estructura de una banda de Moebius, es decir, hacer circular los conceptos psicoanalíticos entre las palabras del resto de los “actores sociales”, poniendo dichos conceptos a prueba, para enriquecerlos y replantearlos desde los cambios de hoy. En el mismo movimiento propiciamos que las palabras de dichos actores sociales entren en nuestro campo para poder escucharlas y debatir al respecto. Nos parecía importante incluir otras voces. No era nuestra intención cerrarnos en el campo del psicoanálisis para tomar estas transformaciones como objeto de estudio. Teníamos mucho interés por proponer un espacio diverso en el mismo armado del libro, invitando a que se expresaran sobre estos temas filósofos, sociólogos, médicos, representantes de los programas de salud sexual del Estado, abogados y especialmente activistas LGBTIQ que lucharon para conseguir estas leyes. Contar con la genialidad de Marlene Wayar nos ha parecido muy importante y, si bien no recibimos todas respuestas afirmativas a muchas de las invitaciones que hicimos a distintos representantes de los colectivos LGBTIQ, eso también nos sirvió para repensar el rechazo que suele haber hacia el psicoanálisis lacaniano, al que se lo pone generalmente en la misma serie que a la psiquiatría o la biomedicina, cuando en realidad lejos estamos de esas posiciones, puesto que de lo que nos ocupamos es de la singularidad absoluta, fuera de cualquier clase de norma.

- ¿Cómo se expresa la diversidad sexual?

- Al término “diversidad sexual” lo hemos tomado del campo social, históricamente reemplaza a la denominación de “minorías sexuales”. Fue acuñado en los últimos años y se ha ido enlazando a los movimientos por la reivindicación de igualdad de derechos. No es un concepto que pertenezca al psicoanálisis, como sí lo es el de sexuación, pero lo hemos tomado porque expresa ese punto que mencionábamos de intersección entre lo social y lo subjetivo. Los cambios de los que somos testigos son variados, ya que por ejemplo no son las mismas las implicancias de la Ley de Matrimonio igualitario que de la Ley de Identidad de Género, son temas en los que seguimos trabajando de modo permanente. Nosotros, como dice Mónica Torres, autora del prólogo del libro, estamos entre el instante de ver y el tiempo de comprender. Es un tiempo de apertura y de preguntas, necesarias para nuestra práctica cotidiana.

La ley de identidad de género rige desde hace más de dos años en la Argentina

- ¿Qué implican las “transformaciones”?

- Utilizamos la palabra TRANSformaciones  para nuestro título, que como verás se divide por el tipo de letra en dos, ya que nos ocupamos de la temática trans, pero no solamente. Por otra parte y fundamentalmente entendemos que el transexualismo de hoy debe ser considerado síntoma de la época. Cuando decimos síntoma lejos estamos de patologizarlo sino de entender que ese fenómeno que nos encontramos, habla y dice mucho de las coordenadas que lo determinan. Podríamos hacer lo que se llama un gran catálogo. Pero nosotros orientados por Lacan no trabajamos con el método del catálogo, como lo dice al principio de su seminario sobre la Angustia, sino con el método de la llave. Eso es lo que buscamos con nuestra investigación, llaves que nos permitan abrir ideas para poder leer a los sujetos de hoy.

- ¿Qué secciones componen este libro?

- Decidimos dividir el libro en tres secciones bien distintas desde donde se abordan las mismas temáticas.

En la primera de ellas incluimos a los “actores sociales”, donde desde el lugar de cada uno de ellos se intenta dar cuenta del entramado político, social e histórico de estas transformaciones que tanto nos interesan. Las posiciones son diversas, se reúne en esta sección la mirada filosófica de Darío Sztajnszrajber respecto del concepto de identidad, la interesante posición militante de Marlene Wayar que plantea no querer invisibilizarse detrás de una mujer en relación a la Ley de Identidad de Género que sólo admite la posibilidad de género masculino o femenino, la mirada médica del cirujano responsable del equipo integral en reasignación de sexo del hospital Gutiérrez de La Plata, además de otros autores y autoras muy disímiles unos de otros.

La segunda sección está dedicada exclusivamente al psicoanálisis lacaniano en relación con la sexuación y la diversidad sexual. Aquí se reúnen veinte textos de destacados psicoanalistas de nuestro país, España, México, Francia, Brasil y Bolivia. Cada quién desde su posición y recortando problemas en particular  como  ser el cuestionamiento a las clasificaciones, los modos de pensar la diferencia de los sexos, las relaciones del psicoanálisis con los estudios de género y la teoría queer, los nuevos modos de hacer familia, y más. En esta sección se incluyen, entre otros, textos de Ana Ruth Najles, Graciela Musachi, Eric Laurent, así como la intervención que Jacques Alain Miller efectuó en el Senado francés en el marco del debate del “matrimonio para todos”.

La última sección está dedicada exclusivamente al cine. En ella se encuentran textos de académicos que se ocupan de recortar determinados films de diversas épocas y orígenes para abordar estas transformaciones en el plano artístico.

- ¿Por qué se incorporaron análisis de ficciones cinematográficas? ¿Qué le aporta a la mirada sobre la diversidad?

- Si bien no es novedoso plantear que un mundo histórico determinado reconoce los rasgos constitutivos de su propia existencia a través de producciones culturales y artísticas, pensamos que el cine, al ser un arte de masas, permite acceder fácilmente a rasgos, pensamientos y creencias instituidas de una comunidad determinada para comprender el modo en que se producen y reproducen sus significaciones.

El cine no sólo es reflector y transmisor de problemáticas sociales, creencias culturales y rasgos de la comunidad, sino que es además, y por sobre todas las cosas, creador y productor de imaginarios culturales e ideologías a partir de las cuales se edifican imágenes y significaciones específicas. El modo en que es leída la disidencia sexual, el deseo, el amor, las prácticas sexuales, la feminidad y la virilidad, tiene enorme relación con la manera a través de la cual el cine ha producido, presentado y creado narraciones. En nuestro libro, Emilio Bernini y Adrián Melo analizan films argentinos de la década del 30 y del 40, pero también se incluyen trabajos de otros académicos y psicoanalistas que toman  películas argentinas contemporáneas, así como cine portugués, norteamericano, español, hongkonés…

Además, abonamos la idea que tenía Lacan cuando sostenía que al psicoanalista, el artista siempre le lleva la delantera, y que no tiene por qué hacer de psicólogo donde el artista le desbroza el camino… es por eso que decidimos no solo incluir una sección dedicada al cine, sino también agregar separadores a cada una de las secciones, recreos literarios donde el lector se encontrará con el cautivador relato “Mis dos casamientos” de Patricia Kolesnicov, así como poderosos poemas de la artista trans Susy Shock.

1-Centro de Investigaciones del Instituto Clínico de Buenos Aires.

2- Compuesto por: Alejandra Antuña, Jacinta Duer, Jorge Faraoni, Gerardo Ortega, Santiago Peidro, Andrea Pineda, Graciela Schnitzer, Mónica Torres y Gabriela Triveño.

 

La presentación de TRANSformaciones será el miércoles 6 de agosto a las 11 en la Facultad de Psicología Sede Independencia en el Aula 201. Estará a cargo de Osvaldo Delgado y Patricia Kolesnicov, con coordinación de Mónica Torres.

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El teatro por la diversidad de Puerta Abierta, declarado de Interés cultural por la Legislatura porteña

En septiembre del año pasado anunciábamos que Buenos Aires tenía su teatro por la diversidad. En una iniciativa inédita para esta capital, la Asociación Civil Puerta Abierta abría el primer espacio escénico orientado a la celebración de la diversidad sexual. A partir de un proyecto presentado por la legisladora María Rachid, esto fue reconocido por la legislatura porteña, que declarará este viernes 27 a ese teatro como de interés para la promoción de los derechos humanos, social y cultural de Ciudad de Buenos Aires.

El trabajo de esta organización que empieza a tener sus reconocimientos formales se inició hace ya casi quince años. Fundada en 1999, la agrupación trabaja activamente por los derechos de la comunidad LGBT. Allí se reciben diariamente a personas de todas las edades que asisten a diversas actividades, como por ejemplo psicoterapia especializada en diversidad sexual, grupos de reflexión para lesbianas y gays, clases de yoga y talleres culturales de todo tipo. Miles de personas ya pasaron por la institución.

“Cachita” Arévalo, Graciela Balestra, Alejandro Viedma, Silvina Tealdi, Laura y Norma Castillo, integrantes históricos de Puerta Abierta

Sus objetivos siempre fueron luchar contra la discriminación, concientizar a la sociedad de los derechos humanos de todas las personas y derribar prejuicios sobre la diversidad sexual; brindar un espacio donde poder encontrarse con pares para charlar, reflexionar, donde las personas homosexuales pudieran ver que no estaban solas, que no eran enfermas ni únicas en el mundo.

Tablas diversas

En septiembre de 2013 se inauguró en el barrio porteño de San Cristóbal, donde se encuentra la sede de esta ONG, “Puerta Abierta teatro”, el primero en su tipo en la Argentina dedicado a mostrar autores/as y abordar temáticas en relación a la diversidad sexo-afectiva. Señalan sus creadoras, la psicóloga Graciela Balestra y su compañera Silvina Tealdi, que “este espacio, que permite visibilizar a la comunidad LGBT, reivindicar sus derechos y luchar en contra de la discriminación y el odio hacia la diversidad, está pensado como una instancia de integración social, en donde puedan participar todos/as sin distinciones de identidades y/o orientaciones sexuales, ni de ningún otro tipo, utilizando el arte como pretexto para la eliminación de prejuicios y estereotipos, que básicamente se asientan sobre el desconocimiento y la ignorancia”.

Silvina y Graciela, fundadoras de Puerta Abierta y gestoras del teatro diverso

En los fundamentos de la Legislatura para declararlo de interés cultural, se señala: “Años atrás, Puerta Abierta ya supo ser vanguardia y generó una revolución mediática cuando en 2009 fundó el primer Centro de Jubilados/as y Pensionados/as lésbico-gay de la región. Este espacio fue concebido como lugar de encuentro entre pares en donde los/as adultos/as mayores de la comunidad LGBT pudieran tejer vínculos afectivos y conformar una red de mutuo apoyo que posibilitara desarrollar sentido de pertenencia y en donde pudieran expresarse libremente sin miedo a ser discriminados, juzgados o violentados por ser quiénes son y no otros/as”.

Según ellas cuentan, el mundo teatral no les era ajeno. La actuación ya funcionaba como método catártico en los grupos y en los talleres de reflexión, ya que se valían de dramatizaciones y puestas en escenas, que luego eran debatidas de manera grupal, como forma de abordar algunos temas y problemáticas concretas relacionadas a ser y encarnar cuerpos, deseos y sexualidades contrahegemónicas en una sociedad altamente heteronormativa.

Al ver cómo la actuación facilitaba el acceso a tabúes y prejuicios, explorando en la acción las cuestiones no verbalizadas y permitiendo una comprensión más profunda de las emociones y de las consecuencias de estas, decidieron pensar en la posibilidad de un teatro propio.

El deseo devino acción. Cuatro años después de la apertura del Centro de Jubilados/as y Pensionados/as para la diversidad se inauguró el espacio teatral. Lo que comenzó como un experimento lúdico en el ámbito grupal de una organización social, se convirtió en una casa antigua acondicionada como sala teatral con capacidad para 50 personas, que aporta a la lucha en contra de la discriminación, la violencia, constituyendo un espacio en donde celebrar la existencia de la diversidad y dar batalla a la invisibilización social de un colectivo históricamente vulnerado.

Alejandro Viedma, coordinador del grupo de varones gays, habla en la inauguración del teatro; María Rachid, en primera fila

Entiende la legislatura: “Iniciativas como estas contribuyen desde el arte a construir una ciudad más justa e igualitaria, visibilizando la existencia y reivindicando los derechos de las personas LGBT a nivel social y cultural, como ya lo vienen haciendo a nivel jurídico la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género, entre otras iniciativas tendientes a promover y garantizar la igualdad”.

La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece en su artículo 11: “Todas las personas tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley. Se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo”.

Asimismo señala que “la Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad”.

Así se fundamenta esta necesidad de levantarle el pulgar a esta institución que tanto hizo y hace por el “pleno desarrollo de la persona” y el respeto de cada uno en sus individualidades.

 

Bonus track para conocer más de Puerta Abierta: Graciela Balestra (directora de la institución), Silvina Tealdi (co-coordinadora del grupo de mujeres), Norma Castillo (presidenta del centro de jubilados) y Alejandro Viedma (coordinador del grupo de reflexión de varones gays), hablan sobre el área terapéutica y los espacios de reflexión para lesbianas y gays, entre varias cuestiones, en este video realizado por Multiple choice:

 

 

 

Este viernes 27 de junio a las 18 (puntual), la Legislatura declarará de Interés para la Promoción de los Derechos Humanos, Social y Cultural de CABA a “Puerta Abierta Teatro”. Están todos/as invitados/as para festejar con la organización Puerta Abierta, que este año cumple quince años de vida. La cita es en la Legislatura Porteña (Perú 160), Salón Montevideo. La entrada es libre y gratuita.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“La idea es politizar la homosexualidad”, propone Alejandro Modarelli

Flores sobre el orín, “capullos que nacen sobre la roña de un baño público de estación ferroviaria”, dice a Boquitas pintadas el escritor Alejandro Modarelli, autor de esta obra de teatro que se estrena el próximo 17 de mayo. Habla de cómo surgió esta obra que es “el Eros porteño de las minorías sexuales y los disidentes sexuales, bajo las botas militares, que confunde en su peregrinar entre urinarios y carnavales secretos, lágrimas y placer”. Y reflexiona: “La idea que compartimos era repolitizar la homosexualidad, devolverle ese aura de revuelta secreta que la hacía en un momento tan poderosa, mucho antes de que se volviera objeto tolerado, nicho de mercado, y artículo modernísimo dentro del Código Civil”.

En esta conversación con Modarelli, también autor de Fiestas, baños y exilios y de Rosa Prepucio, él habla de esta resistencia a un orden dado, del momento en que emergió a la luz pública la aparición del SIDA, las consecuentes razias y encarcelamientos, el contramundial que se vivió en los mingitorios mientras la Junta Militar celebraba el último gol contra Holanda y Argentina, entre otras cuestiones.

Alejandro Modarelli, autor de Flores sobre el orín

- ¿Cómo surgió la obra?

- Jesús Gómez, un director de teatro venezolano que vive en Buenos Aires desde hace más de diez años, se interesó en buscar una opción a las obras de teatro con temática gay en cartelera, que son varias, y en general funcionan en registro Queer as folk. Algunas hechas con mejor suerte y con más inteligencia que otras. Pero la mayoría con esa misma impronta de pequeño drama burgués, donde los vínculos tienen un aire clonado de pista de discoteca, o se refuerzan miméticamente en la rutina del gimnasio. El mari-clon. Es decir, quería salirse de lo que consideraba un clisé estético de los nuevos tiempos, y del auge costumbrista de la promoción de la identidad gay. Pero también alejarse de otros autores posmodernos que reniegan de las clasificaciones, en el deseo de que la identidad se diluya -mariposeando siempre- en el flujo indiferenciado del deseo.

Como en la obra Cock, donde el protagonista reclama para sí la posibilidad de desear y enamorarse también de una chica. Pero ya ahí ingresamos en cuestiones teóricas, y sería complicado explayarme en esta entrevista. Lo post-gay tampoco era nuestro tema, ni nos interesaba. En una palabra, la idea que compartimos era repolitizar la homosexualidad, devolverle ese aura de revuelta secreta que la hacía en un momento tan poderosa, mucho antes de que se volviera objeto tolerado, nicho de mercado, y artículo modernísimo dentro del Código Civil.

- ¿Por qué se llama Flores sobre el orín?

- A primera vista, cualquiera podría asociar el término flores a la mariconería colibrí. Flores, maricuelas, mariposones. Orín, ya sabemos, lo que el cuerpo elimina. Pero cuando pienso en estas flores lo hago un poco al modo de Jean Genet, lo hago de modo de tornarlas  inseparables de la palabra orín. Flores sobre el orín, como vida de locas que se gesta sobre el detritus, capullos que nacen sobre la roña de un baño público de estación ferroviaria, un ciclo de/regenerativo. Gestación, gestión para el goce y resistencia contra el orden militar, porque se trata de un contexto histórico donde los encuentros sexuales, o las fiestas travestidas de los homosexuales, estaban todavía inscriptos en el código de contravenciones. Lo estuvieron hasta mucho después de la dictadura. Es decir, para el poder represivo éramos contraventores dionisíacos, con aroma a deshecho. Pero con la particularidad  de que hasta 1983, hasta que cae la dictadura,  podíamos terminar presos en la cárcel de Devoto.

- ¿Qué me podés comentar del contexto en el que se desarrolla la historia, la época de la dictadura militar?

- Te conté que la idea era repolitizar la homosexualidad en tanto resistencia a un orden dado, y una posibilidad era ponerla a jugar de nuevo en la escena del antiguo orden represivo, del que fue después saliendo (relativamente, de acuerdo a la ubicación geográfica) a través de la visibilidad, la obtención de los derechos civiles, la entrada triunfal a la ciudad democrática. Paradoja esta, porque si hay algo que hizo emerger a la luz pública la cultura gay fue la aparición del SIDA en los ochenta. Una vez desmoronado el misterio, a fuerza de tanta exhibición, y por lo tanto desactivada la presunta amenaza, la pregunta era como devolverle el interés, la pasión, a la cuestión gay. Jesús Gómez me propuso pensar una obra en la que se recuperase la memoria de las luchas políticas y la experiencia comunitaria de la clandestinidad, y que restituyera de alguna manera la importancia disruptiva que tuvo, si no sigue teniendo (tema de debate) la homosexualidad.

Alejandro Modarelli, autor de Flores sobre el orín

Yo ya había trabajado estas cuestiones en otros libros en torno de los cambios históricos en la sociabilidad gay. Así que pensé que sería interesante retrotraer el texto a la época de la dictadura argentina, en ese momento en que en América Latina seguía en funciones el modelo jerárquico marica-chongo, al estilo del Beso de la Mujer Araña, pero donde al mismo tiempo el gay norteamericano igualitarista (vos me cogés, yo te cojo), onda Village People, iba tratando de hacerse un lugar, un poco a los empujones, en unos países latinos con sexualidades más bien populares. Nacía entonces la disco mayoritariamente heterosexual, recordemos New York City, pero al cabo sobrevivía el sexo clandestino de los gays en los baños públicos. Y las consecuentes razias y encarcelamientos. En Flores…hay una historia que es central, la de un policía de la Brigada de Moralidad, Albano, que entabla una relación afectiva y comercial con la regenta de los baños públicos, la Lisette. Ese relato es de un amor infame, un vínculo de varones fuera de la ley, por cuanto Albano, casado con una típica mujer de clase media baja, embarazada,  fue expulsado de la fuerza por haber violado a un joven.

- Una frase de las que promociona la obra me resulta sugestiva: ¿Coincidís en que en la obra se palpa la resistencia del deseo bajo el terror? ¿Cómo se resiste?

- Se resiste afirmando el Eros sobre el orden de la muerte. Burlando su autoridad. De ahí que organizar una orgía secreta en la comisaría de la Casa Rosada, debajo del despacho de Videla fue, además de un hecho verídico, un acto de guerrilla urbana. Como lo fue también aprovecharse de la euforia mundialista para salir de caza de chongo ebrios de patrioterismo y con mucha cerveza en el torrente sanguíneo. Hay testimonios de que se armó un contramundial en los mingitorios mientras la Junta Miliitar celebraba el último gol contra Holanda y Argentina ganaba el campeonato. En la obra hay mucho cuerpo disponible para la parranda subversiva. Cuerpos que levantan la temperatura del público, respetables voyeristas. Una forma también, hay que decirlo, de retribuir con pan caliente el gesto amable de pagar la entrada y sentarse en la sala.

- ¿Te podés explayar en la frase: “La resistencia no es únicamente una negación: es proceso de creación: crear y recrear, transformar la situación, participar activamente en el proceso, eso es resistir”?

- Es una frase que los entrevistadores de Michel Foucault, en la revista Advocate, utilizan al comienzo de su artículo. No la pronuncia el filósofo, pero la inspira. Así como inspira la obra Flores sobre el orín. Resistir no es necesariamente desde las armas, y ni siquiera desde la militancia organizada, justo en una época donde el Frente de Liberación Homosexual (FLH) se había autodisuelto, después del golpe de Estado.  Uno de los personajes es nada menos que Héctor Anabitarte, uno de los fundadores del FLH, exsindicalista y excuadro del Partido Comunista, que interviene con sus monólogos desde un plano distinto, porque está exiliado en España. Y menciona a su antiguo compañero de activismo, Hugo,  “que no deja de yirar en los baños” aún bajo la vigilancia de las patrullas, y consigue robar así un orgasmo a la ciudad marchita. Hugo, entonces, transforma por un instante la catástrofe en una acción de arte callejero, nada menos que un pincelazo seminal en la cara de cemento de los verdugos.

Alejandro Modarelli, autor de Flores sobre el orín

- ¿Qué sentís con el hecho de verla representada? ¿Es completar un proceso?

- Flores sobre el Orín es un trabajo gozoso colectivo, con los clásicos coitos interruptus que producen la tensión y los enojos transitorios. El mismo texto se fue consumando a medida que avanzaban los ensayos. Los nervios son un combustible riesgoso en el teatro, una especie de navaja que hiere aquello que el aplauso, de acontecer, sin embargo puede cicatrizar. Es mi debut como dramaturgo, supongo además que es una audacia también para muchos que dentro del elenco están formándose como actores, aunque hay algunos de ellos con una trayectoria en la escena bastante sólida. La coreógrafa y entrenadora Marcela Robbio es una profesional experimentada, y ni que decir el musicalizador Marcelo Katz.  En fin, por otra parte creo que es el emprendimiento teatral  más complejo de Jesús Gómez, pero él ya tendrá la oportunidad de corregirme si me equivoco.

- ¿Algún proyecto en el que estés trabajando?

- En este año espero publicar un segundo libro con el sello de la editorial Mansalva. Una compilación de crónicas, la mayoría publicadas en el suplemento SOY de Página 12. Y quién sabe no me anime a preñarme de nuevo con la dramaturgia. Otro hijo anómalo concebido en el burdel teatral; ya adelantaré el tema cuando esté cerca de nacer. Será, eso sí, bajo el signo de la abyección, porque solo así podré sentirlo parte de mi infame familia literaria.

 

Están invitados: desde este sábado 17 y todos los sábados a las 23 en el Teatro Payró, San Martín 766

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribi a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

“Todos tenemos el gen de la discriminación”

 “Mi misión en este tiempo no es ser mujer, es arrimarme

lo que más pueda” (Joseph)

 

Carina Sama, directora de Madam Baterflai, cuenta que el punto de partida para esta película fue el cuestionamiento a la femineidad: ¿Es una condición que nos da la genitalidad o puede ser una construcción? ¿Por qué no dejar SER al otro, si no nos hace daño? ¿Quién tiene una única verdad? ¿Por qué no abrirnos y aprender? Ocultar lo evidente nunca ha sido bueno.

“La estigmatización social que provocan ciertos medios llevando la condición del travestismo hacia el ridículo o la prostitución, hizo que me decidiera a investigar. Quería tener información de primera mano, quería saber si todos eran realmente así, no quedarme con lo que me contaban.  Así me fui informando de cuánta diversidad hay en el tema, de las diferencias profundas que hay entre el Travestismo y la Transexualidad y dentro de ella toda su gama”, dice, esta artista mendocina, en esta charla con Boquitas pintadas.

Cuenta cómo seleccionó a sus personajes en este camino hacia conocer la diversidad. “Elegí al azar cinco personas, por edades y temas que se podría tratar a partir de sus vidas: Joseph es la historia, atravesó ilesa la dictadura, es budista, es actriz y bailarina; Mariana es la inocencia y la familia; Marcela es la construcción de la mujer, las operaciones, la fragilidad de ser; Paloma es lo ilegal, lo prohibido; Carolina es la mariposa, la madame operada, pero es la única que es padre”.

Carina reconoce que sus personajes le hicieron fácil el trabajo, la búsqueda emprendida. “Todas decidieron abrirse hasta lo profundo, contando su historia con una sinceridad absoluta, desnudándose hasta la literalidad; a veces crueles y despiadadas y, otras, inocentes y divertidas, como todo su entorno más próximo: sus amores, su familia, sus amigos de los cuales me hicieron parte”.

Cartel del documental Madam Baterflai

Y agrega: “Para mí y para todo el equipo de filmación fue una experiencia muy enriquecedora, nos enseñó que todos, sin distinción, tenemos el gen de la discriminación por más que seamos los últimos en el escalón, y que hay que aceptarse a uno tal cual es, para luego aceptar al otro “Lo importante no es cómo sos, sino qué haces con lo que sos” dice Joseph. La película está llena de esas frases que enseñan, porque todas han tenido que luchar mucho, más que con la opinión ajena, con la propia que a veces es la peor. Supongo que en eso radica su sabiduría”.

La directora se refiere a un tema que, para algunos críticos en el medio generó polémica. “Hay un tema que se ha vuelto público desde hace unos meses, Paloma León volvió a prisión, algunos me dijeron que casi estaba haciendo apología del delito incluyéndola en el documental pero, para mí ESE es el tema del documental, el 90% del género vive de la prostitución, desde hace siglos se paga por protección, eso no es nada nuevo. Ella ingresó a los 19 años a una cárcel de varones por hacer algo que dice no haber cometido, ese tiempo en esa institución puede convertir a la mejor persona en la más feroz, sobre todo si sale en libertad sin tener alternativas laborales”, dice. “La idea es que no haya más Palomas, la idea es que la prostitución sea una elección, no el único medio de supervivencia. Que existan Médicos, Maestros, Abogados, Psicólogos, Verduleros, Secretarías. La vida sexual de las personas es privada: todos pretendemos el respeto a la intimidad, por qué no dárselo?”.

Para terminar, Carina propone: “Hay que fortalecer a la familia para que no cedan  ante el ojo escrutador que condena todo lo diferente, para que contengan, para que comprendan que  un hijo o una hija es para siempre y que hay que capitalizar a la diversidad, que eso nos hará más felices”.

 

Madam Baterflai se estrenó el 2 de mayo pasado en el cine Gaumont a las 20; sigue en cartel: ¡no dejes de verla!

 

Bonus track: Lo que dicen las protagonistas 

Carolina, Joseph, Mariana, Paloma

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribi a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!