Películas gays que ayudan a construir la identidad sexual

 

Este es un post de Martín Dutelli, un colaborador de Boquitas pintadas, que ayuda a pensar la relevancia de ciertas películas en construcción de la identidad sexual. Dice Martín: “La realidad que refleja el cine de temática gay puede ser hablada, puede verbalizarse, y a partir de ahí es desde donde se construye la salud. Cuando se sabe y se comprende lo que pasa, y el valor de los protagonistas acompaña, el vacío se transforma en contención, ya que esas imágenes son cómplices de lo que uno siente y desea”.

Un repaso íntimo de películas como Fama, El beso de la mujer araña, Maurice, Mi vida en rosa en este texto inspirado en el amor.

 Otro modo (cinematográfico)  

Por Martín Dutelli

Martín Dutelli, un amante del buen cine

Cuando era adolescente, casi sin darme cuenta, estuve construyendo mi identidad sexual.

Como dijo un compañero en el grupo de reflexión para varones gay al cual asisto en Puerta Abierta hace varios años y que coordina el Lic. Alejandro Viedma: “A mí el cine me educó, me habilitó”. Las películas nos educan y es ciertamente así, como los libros también nos abren el panorama.

Recuerdo que uno de los primeros libros que leí “con orientación homosexual” fue La brasa en la mano, de Oscar Hermes Villordo. Me lo tragué en silencio, sin decir palabra, a escondidas. Guardaba el libro debajo de mi colchón, esperando que no fuese encontrado.

Ahora haciendo un flash back, rememoro que cuando era casi un púber descubrí en la película Fama el personaje gay, como un pobre chico que la sociedad apuntaba con el dedo acusador, y me sentí identificado. Yo me fui convocado al silencio: la marcha iba por dentro, cada vez que había alguna pauta, alguna imagen que tuviera que ver con lo que todavía estaba dentro del clóset, se me prendía una alarma roja en la cabeza, haciendo ruidos desaforados.

-Trailer oficial de Fama-

 

Recuerdo también en mi temprana adolescencia cuando fui a ver la película El beso de la mujer araña con mi madre, con “imágenes escandalosas”, puro deleite para el ojo gay. Escenas en las que Raúl Julia y William Hurt tienen una especie de coito, empezando por un beso apasionado entre dos varones. Uno de ellos gay y el otro heterosexual, pero que sucumbió a los brazos del sexo en una oscura cárcel, permitiéndose el afecto del otro ser.

-Trailer de El beso de la mujer araña-

 

La procesión seguía por dentro. Pronto ví películas como Maurice (miles de veces); era un placer observar cómo dos hombres se tocaban, se besaban y acariciaban. Iban descubriendo su sexualidad y, a través del tiempo, fueron formando cada uno una manera de amar diferente. No obstante, siempre lo mismo: afloraba en mí una pulsión de ir a ver Maurice y al unísono seguía mintiendo en mi casa, que iba a ver otra película.

En este momento me pregunto: ¿Cómo nos fueron marcando las épocas? Creo que el cine se convierte en un espejo de lo que está sucediendo en la sociedad, es decir, el cine refleja, como un espejo, lo que la sociedad va viviendo, elaborando; es como si la sociedad entera fuera al consultorio de un psicólogo y le dijera: “Nos pasa esto, esto y esto, ¿qué podemos hacer?”.

Y el mismo analista, que también es parte de la misma cultura, nos contestara que frente a eso, sólo podemos transitarlo, elaborarlo, actuarlo, salir de la jaula de las locas, afrontar la ley del deseo, tener sexo como el sexo de los ángeles, amar extrañamente, saber todo sobre mi madre, ser gente como uno, intentar la mejor manera de caminar, conocer otro amor y más, mucho más… Luego abrir los ojos, y ver que todo esto no es más que otro modo. Pero que también  tenemos permiso para vivirlo. Hacerlo carne, concretar.

Cambios en la sociedad

En algún momento, antes, después o durante, aparecieron (a mediados de los 80) las películas argentinas Adiós Roberto y Otra historia de amor. La primera trataba el tema con un poco de culpa del lado del protagonista. En aquellos años vemos cómo la sociedad fue cambiando, porque en la segunda, los protagonistas se permiten el encuentro.

Y ni hablar de los espectaculares avances de los últimos años, concretados en la igualdad de derechos, principalmente con la ley de Matrimonio Igualitario y la ley de Identidad de género. Estos avances recientes me conectan con que semanas atrás ví Mi vida en rosa. La película es franco-belga-británica, del año 1997. Nos plantea la vida de un niño, Ludovic, que se siente niña y en cada ocasión que puede, se viste de mujer.

-Trailer de Mi vida en rosa-

 Con vestidos de su hermana. Él o ella, entabla una relación con el hijo del jefe de su padre. Que es también compañerito de colegio, Jerôme. Ludovic le asegura todo el tiempo a su familia que Jerôme y ella se van a casar. Lo que pasó después fue que los descubrieron jugando al casamiento y ahí empezó la guerra entre familias. La poca tolerancia a lo diferente. Empezamos a ver cómo maltrataban a ese/a niño/niña que sólo quería ser ella.

Tanto su familia como el resto de la sociedad, sobre todo en el colegio, le armaron escándalos, echándole la culpa a la niña simplemente por querer ser ella. Es una hermosa película que trata la discriminación, la homo o transfobia, la ignorancia, pero también en algún momento se entabla la aceptación, porque mientras se anide el amor, se podrá triunfar en lo que se ES y ya no sólo soñar con lo que unx podría ser.

“Y así  seguimos andando

curtidos de soledad,

y en nosotros nuestros muertos

pa’ que naide quede atrás”

- Extracto de Los hermanos, de Atahualpa Yupanqui -

 

Considero que somos la esperanza de nuestros antepasados, y las películas son como el documento digno de lealtad frente a lo que acontece.

En cuanto a la identidad sexual, es de destacarse que esta realidad que refleja el cine LGBT puede ser hablada, puede verbalizarse, y a partir de ahí es desde donde se construye la salud. Cuando se sabe y se comprende lo que pasa, y el valor de los protagonistas acompaña, el vacío se transforma en contención, ya que esas imágenes son cómplices de lo que uno siente y desea.

Concluyo, siguiendo estos lineamientos, que hoy ya es momento de abrir la puerta, para que quede la Puerta Abierta y podamos salir del clóset, con o sin celuloide.

Pero enteros.

-Los hermanos, Atahualpa Yupanqui-

(*) Escribí el presente artículo y lo hice con mucho amor para Alejando Viedma. Me inspiré desde de que nos comentara que en este mes de junio viajaba a Israel a dar un par de charlas e iba a disertar en la Primera Conferencia Internacional LGBT del Festival de Cine de Tel Aviv.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Sebastian

    Que buen análisis y reflexión de Martín !!! Es verdad que el buen cine, películas como estas, educa y habilita a uno para mostrarse tal cual es y que una realidad mejor y saludable es posible! Gracias Martín, Verónica y Ale Viedma por habilitar todos estos hermosos relatos.Cariños. Diegosam

  • Sofi

    No estoy de acuerdo. Hay peliculas mucho mas interesantes y fuertes

  • Claudio

    Es cierto que hay muchas más, pero la enumeración es impecable, Maurice es la gran película romántica gay de todos los tiempos! afortunadamente la conseguí en DVD nueva hace muy poco y la sigo disfrutando (es una de las primeras en las que aparece Hugh Grant, chicas hetero, jaja!!). La vida en rosa es fascinante, cómo ese chiquito sentía que era una niña y de forma absolutamente natural (otra vez. en los niños todo es natural, los grandes le inculcan los prejuicios) y todo en 1997! pensar que en aquel momento me extrañé tanto de que en Francia hubiera familias así, que hostigaran a un niño por eso y miremos ahora lo que costó y el revuelo que se armó con la reforma de la ley de matrimonio. Las dos pelis argentinas son dignas de mención también, pongámonos en el lugar: la primera es de 1985!! con todos los chissés que tenía y demás que ahora resultan bobos, hacia 2 años nada más que estábamos en democracia! Y Otra historia… igual, llena de situaciones naïves pero bueno, hasta tenía un final bien jugado que acá en TV, ya fallecido el director, cortándole el último bloque le cambiaron el final y los televidentes nunca se enteraron de que la pareja al final queda unida y no separada por el viaje! Es increíble pero pasó, en fin, muy buena la nota!.

  • nats

    “El 99% de la humanidad es heterosexual” JAJAJAJA Estadista del conservadurismo!!! Antinatural es considerar el amor entre dos personas como una desviacion!

    • rosa

      Solo una aclaracion, el amor entre hombre y mujer es totalmente natural, pero mas allá de eso no hay nada de natural. no se confunda

  • lucas m.

    el 99 por ciento, jajajajajajaaaajajajajjajajajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ahora qué poder tiene ésa minoría del 1 por ciento dios miiooooooooooooo, deben ser una deidad……..AGARRÁ LOS LIBROS, NO MUERDEN, DESPUÉS ESCRIBÍIIII

  • Claudio

    No podés causarme otra cosa que gracia, viste Alicia en el Pais de las maravillas dirigida por Tim Burton? vos serías el personaje de Helena Bonham Carter diciendo con cara de loca a la cámara: “al 1% que es la minoría desviada… córtenle la cabeza!!!” Otra cosa no me inspirás.

  • Claudio

    Woww!! este blog da para todo, de repente apareció un caballero de la Edad Media, con armadura y todo manejando una computadora!

    • Juliana

      bue…el papa Francisco porteño y argento de piez a cabeza tiene moral de la edad media, pero de todo lo que dice nadie puede objetarle una coma, ni siquiera los gays que tanto circo le hacian a Benedicto besandose cuando pasaba, ahora silenzo stampa…
      Apesar de que coincido con Pablo, veo un futuro promisorio gracia a Francisco y su inyeccion de moral al mundo

      • Claudio

        Yo en tu caso veo un futuro lleno de “z” equivocadas y “s” faltantesssss. Pies se escribe con “s” final, pero bueh, por lo menos no pusiste “pieses”, como habrás hecho?
        De nadaz!

  • marta

    clap clap clap clap Hugo, al fin algo de coherencia en este, el blog de la incoherencia total.

    • Nicolás

      Marta, andá a aplaudir a la Iglesia.

  • Alfredo

    Excelente reflexion hugo, los gays se quejan del 99% que dijiste pero no pueden refutarlo con nada.

  • Manuel

    Las peliculas gays solo sirven para podrirles la mente a los pendejos…lo mismo que las peliculas pornos, y las de violencia extrema. Deberian prohibirse ese tipo de films que dañan la mente

  • ameba

    Que mambo tiene esta mina con los putos

    • DiegoFM

      Ameba: está claro que la única célula de tu cuerpo no es una neurona. Saludos al paramecio.

  • Juan

    Muy buen artículo, y pienso que es valida la reflexión sobre la búsqueda de alguien y de su sana identidad. Saludos Martin

  • Ulises / rio cuarto

    Secreto en la Montaña !!!!!!!!!!!!
    para mi en particular es una película impresionante….
    Me vi completamente reflejado… no podía creer que los diálogos, las discusiones, los reproches, las angustias fueran tan exactamente las mismas por las que yo y mi ex novio habíamos pasado……
    Excelente cómo retrata el sentimiento y modo de vivir de tantos hombres gay de toda una generación…
    excelente y altamente recomendable

  • Leo

    mucha critica pero tampoco aportás ningún tipo de fundamento científico que permita creerte. Ese porcentaje del 99% no es un invento ya que también lo leí en internet hace un tiempo, pero no recuerdo la fuente exacta. Saludos!

    • Nicolás

      ¿Te hace sentir más seguro el porcentaje? ¿O te perturba el hecho de pensar que hay personas con gustos sexuales diferentes a los tuyos?
      Yo no tiro porcentajes porque no me dedico a hacer estadísticas, sí te puedo hablar de psicopatología pero éste no es el espacio. Me cansé de decir en anteriores post que la homosexualidad NO es egodistónica, ES egosintónica.
      Si te tomaras el trabajo de leer en profundidad nos ahorrarías mucho trabajo.

  • Helena Cain

    No entiendo esa “busqueda de indentidad”…nacieron hombres, son hombres…vivan como tal! lo mismo para las mujeres…

    • Nicolás

      Si la hace sentir más tranquila vivimos como hombres. No sé a qué se refiere con “búsqueda de identidad”, tal vez esté hablando de la búsqueda del ideal del yo….