Los reyes de la primavera, la primera novela gay para chicos

 

Osvaldo Osorio tiene muchos títulos para exhibir y una vasta experiencia en educación con pequeños. Es licenciado y Profesor en Ciencias de la Educación (UBA) y Master en Aprendizaje y Psicología Cognitiva (Flacso/Universidad Autónoma de Madrid). Trabajó durante dieciséis años como maestro de grado y en la actualidad se desempeño como Profesor de Prácticas y Residencias en tres escuelas normales de la Ciudad de Buenos Aires. Visita escuelas y está en contacto con niños y niñas en edad escolar en forma permanente y tiene a su cargo la formación de futuros maestros y maestras.

Tiene publicado un libro, que costeó por sus propios medios La Tetera  (Editorial Dunken). La novela estuvo entre los diez finalistas del “Primer Certamen de Novela Joven. Fundación Aerolíneas Argentina”. También tiene otras novelas escritas, aunque no publicadas.

Esta vez, Osorio se dispone a publicar “Los reyes de la primavera”, una novela gay para chicos. “Entiendo que en nuestro país no se ha publicado ninguna novela gay para chicos y chicas. He leído textos publicados en el exterior, pero en esos casos los personajes no son reales, con problemas que les pasan a niños y niñas de acá”, dice en diálogo con Boquitas pintadas. Aclara que con “problemas” no se refiere a lo gay, sino a problemas con el estudio, con las relaciones entre pares, con los juegos, las rivalidades, las competencias, los chismes, etc.

“Mi intención era llenar el vacío existente y que la historia pudiera llegar a niños y niñas como tantas otras historias de amor que leen, y que disfruten, se emocionen, que genere debate”, dice.

La novela trata el amor entre dos niños desde la naturalidad, y no desde el conflicto de “qué me pasa que me enamoré de un chico”, “que tal o cual persona es gay”. La historia transcurre en la escuela que está ubicada frente al Parque Rivadavia en Caballito.

En este post de Boquitas pintadas adelantamos el primer capítulo de este libro, aún inédito. Osorio cuenta  que está en búsqueda de un editor que se interese por su idea. En ese camino es que se la presentó al Subsecretario de Equidad y Calidad Educativa, Lic. Gabriel Brenner. También se contactó con la Directora del Plan Nacional de Lectura para ver si se avanzaba en la publicación, pero aún no se concretó la iniciativa. El libro, por este motivo, no está disponible para su lectura.

Capítulo 1

La ciudad de Buenos Aires tiene un barrio que se llama Caballito. Caballito tiene un parque que se llama Rivadavia. Frente al parque hay una avenida que también se llama Rivadavia y cruzando la avenida hay una escuela que se llama Primera Junta. En la Escuela Primera Junta hay un sexto que se llama “C”. Y en sexto, como en otros sextos, hay alumnos que usan sus nombres y otros que prefieren que los llamen por otros nombres.

En sexto “C” de la Escuela Primera Junta del barrio de Caballito de la ciudad de Buenos Aires, todos saben que Leandro sale con Dennís, que Lola sale con Mariano, que Tomás gusta de Marianela, que a Soledad le gustaría salir con Leandro, que Clara está muerta por Cristóbal y que a Cristóbal le gusta Tatiana y que algunos no gustan aún de nadie. Pero lo que nadie sabe, ni siquiera el propio Pancho, salvo Romina, es que Pancho gusta de Thiago. Pero ¿cómo es que Pancho no sabe lo que Romina sabe? O mejor dicho ¿cómo Romina sabe que Pancho gusta de Thiago si Pancho no sabe que gusta de Thiago? Fácil: porque se le nota.

—¡¿Qué?! ¿Qué a mí me gusta Thiago? ¡Vos estás loca!

—Claro que sí.

—A ver, decime por qué…

—Porque se te nota y punto —y cuando Romina dice “punto” es punto, y es cuando se calla y no dice nada más y a Pancho, que la conoce, se le quedan montones de cosas por decir pero no dice nada porque por más que diga algo va a ser como si no dijera nada y eso lo hace poner rojo de la bronca, como si las palabras que quedan apiñadas en su garganta le cortaran la respiración.

Pero… ¿quiénes son Pancho y Romina? Antes de responder y a modo de ejercicio, hagamos un repaso de lo que ya sabemos. Entonces, sabemos que

3

la Escuela Primera Junta queda frente al parque Rivadavia, que el parque Rivadavia queda en el barrio de Caballito, que en la Escuela Primera Junta hay un sexto que se llama “C”, y de ese sexto “C” sabemos quién sale con quién, quién gusta de quién y quién se muere por salir con quién. Que Romina sabe que Pancho gusta de Thiago y que Pancho no lo sabe, pero Romina dice que se le nota y punto… Ahora bien, en respuesta a la pregunta, lo que aún ustedes no saben es que ni Pancho ni Romina son Pancho y Romina. Pancho es Francisco y Romina, Ramona. Ambos son compañeros de banco y son amigos desde segundo grado. Pero —ahí vamos de nuevo— ni Francisco ni Ramona dicen llamarse Francisco y Ramona porque, obvio, no les gustan sus nombres. Por eso Francisco dice llamarse y lo llaman Pancho y Ramona dice llamarse y la llaman Romina. Pero si no fuera por las maestras que de tanto en tanto gritan a viva voz: “Francisco”, “Ramona”, luego de seis años de escuela primaria ya nadie se acordaría que Pancho es Francisco y que Romina es Ramona. Como tampoco nadie se acordaría cuándo, ni cómo Pancho y Romina se hicieron amigos, si no fuera por Tatiana que —con su sola presencia— parece empecinada en hacerles recordar que el principio de todo fue en segundo grado, allá lejos y hace tiempo, una mañana de mayo, cuando en la tercera hora de clase Pancho no tuvo siquiera tiempo para levantar la mano y pedir permiso para ir al baño. “Pancho se hizo encima, Pancho se hizo encima”, gritaba Tatiana a viva voz al tiempo que el resto hacía lo mismo. Y la maestra, más preocupada por el bullicio que por socorrer a Pancho, ni siquiera se enteró de lo que le había pasado. Romina, en cambio, que hacía tiempo no se la bancaba a Tatiana —rápida de reflejos— le dio un empujón que la tumbó al piso, tomó de la mano a Pancho, se abrió camino entre los compañeros, lo sacó del grado y se lo llevó corriendo al baño. Atrás quedaban una estela nauseabunda de olor a caca, los chillidos de Tatiana, los gritos de la maestra que seguía pidiendo silencio al tiempo que abría las

4

ventanas, las arcadas de Luis que terminaron en vómitos y tras él Leandro, Pedro, María y otros, que también hicieron lo mismo. Eran tales los gritos que se escuchaban que la Directora, las dos Vicedirectoras y las dos Secretarias salieron disparando hacia segundo “C” sin percatarse que en el camino se cruzaban con Romina y Pancho y su olor a caca. Pancho pasó largo rato en el baño muerto de vergüenza esperando que alguien viniera a socorrerlo. Mientras tanto Romina del lado de afuera trataba de consolarlo.

Pese a que aquel fue el peor día de su vida y que desea que nunca hubiera sucedido, Pancho, muy de vez en cuando, la mira a Romina y le dice: “Y pensar que si no me hubiera hecho encima en segundo grado nunca hubiéramos sido amigos”, y es cuando los dos se echan a reír, y todos los miran y se preguntan de qué se ríen.

—¿Qué se me nota? A ver, decime… —increpó esta vez Pancho a Romina, decidido a que por una vez en su vida ella no lo iba a dejar con las palabras apiñadas en la garganta cortándole la respiración al punto de ponerse rojo de rabia.

—Ya te dije, que Thiago te gusta y punto.

Las palabras de Romina llegaron a los oídos de Tatiana, que para escuchar conversaciones ajenas estaba mandada a hacer. Los ojos se le pusieron como huevos fritos y los cinco sentidos en alerta. Se abstrajo de todo y centró la atención en la conversación que se mantenía en la fila de la derecha, a tan solo dos bancos de ella. Entonces, para observar mejor a los dos que en el fondo se habían enfrascado en una discusión de lo más suculenta y dar crédito a lo que había oído, giró lentamente la cabeza pero para su desgracia se topó con los ojos de Romina. Ya no quedaba nada que decir: Romina sabía que ella sabía lo que ella sabía y Tatiana sabía que Romina sabía que ella lo sabía.

5

¡Dios mío, tantos sabe y sabía dando vueltas y para colmo una convidada de piedra en la discusión!

Para Pancho toda la situación parecía estar inmersa en un mar de dudas y confusiones, pero para Romina, por lo pronto, ello no era un problema: su problema estaba en la fila del medio, a dos bancos de ella. Su problema era Tatiana. Ella no podía saberlo antes que Pancho lo supiera, pero ya lo sabía y no podía desandar lo andado.

—Decime… —siguió furibundo Pancho al tiempo que movió la cabeza y se encontró con Thiago que desde el primer banco de la fila del medio le sonreía y parecía querer decirle algo.

Pancho quedó mudo, sin saber qué decir, qué hacer, cómo continuar, qué responder, qué sentir… Preso de la desesperación no hizo otra cosa que levantar la mano y llamar la atención de la profe de Matemática.

—¿Qué necesitás, Pancho?

—¿Puedo ir al baño?

—¿Es muy urgente?

—Sí.

Luego de la triste experiencia de segundo grado que todos en la escuela saben y recuerdan gracias a Tatiana, la maestra no se animó a pedirle que esperara el recreo: “Andá”, le dijo.

Pancho salió como disparado del grado y cuando pasó al lado de Thiago le llegó de lleno su perfume. Sin proponérselo lo cargó y se lo llevó consigo. Romina amagó con salir tras él, pero pensó que sería mejor que estuviera solo porque ya bastante le había dicho y hecho por esa mañana.

Pancho bajó a los tumbos las escaleras. Estaba mareado y confundido: gustaba de Thiago y no lo sabía, pero se le notaba. ¿Qué se le notaba?

6

¿Acaso tenía algo que decía “Me gusta Thiago” escrito en el rostro? ¿Algo en él había cambiado? ¿Y si eran puros inventos de Romina para hacerlo rabiar por no ayudarla en el trabajo práctico de cuerpos geométricos? Pero no, Romina no era capaz de ello, Romina era su amiga. Ella lo quería y él la quería a ella.

Se detuvo en el descanso de la escalera y miró para arriba. La confusión daba vueltas dentro de su cabeza.

—¿Qué pasa, Pancho? —la voz de la Directora que lo salvaba del remolino mental en que se había sumido.

—Hola seño, voy al baño.

—Andá entonces.

Mientras caminaba y acortaba la distancia que lo separaba del baño sin darse cuenta se repetía una y otra vez las palabras de Romina: “Te gusta Thiago”, “Te gusta Thiago”, “Te gusta Thiago”, “Te gusta Thiago”, “Me gusta Thiago”, “Me gusta Thiago”, “Me gusta Thiago”, “Me gusta Thiago”, “Me gusta Thiago”.

Una vez en el baño, solo con su confusión, se miró en el espejo: estaba pálido y todo transpirado. El golpe que le había asestado Romina había sido muy fuerte. “Me gusta Thiago”. Abrió la canilla y con los cuencos de ambas manos juntas tomó agua y se lavó la cara varias veces. “Me gusta Thiago”. Una vez repuesto, decidió volver al grado. “Me gusta Thiago”. Pero la voz de una maestra que procedía del patio lateral de la escuela despertó su curiosidad. “Me gusta Thiago”. Era la residente de segundo “B” que les leía un cuento a los chicos. Se quedó parado bajo el marco de la puerta a observar la escena. Ella estaba de pie y los niños sentados a su alrededor atentos al relato. “Me gusta Thiago”.

7

Justo cuando iba a volver al grado una nena y un nene que estaban como perdidos entre el montón llamaron su atención. Ellos estaban como en un mundo propio, ajenos al mundo del relato y al mundo de los otros. Los dos estaban enfrentados. Ella con los ojos cerrados y con las manos apoyadas sobre las rodillas y él con ambas manos extendidas le acariciaba el rostro. “Me gusta Thiago”. La acción se repetía una y otra vez. La imagen llena de inocencia colmó de emoción a Pancho. Ella no decía nada y en cada caricia de él había una cuota enorme de ternura. “Me gusta Thiago”. Primero las yemas acariciaban la frente y luego las palmas de las manos recorrían ambos lados de la cara. Una y otra vez la acción se repetía con la misma cuota de ternura. Una y otra vez la mano de Pancho acariciaba el rostro de Thiago. Primero las yemas al ras de la frente y luego las palmas de las manos sobre las mejillas de Thiago. “Me gusta Thiago”. Ahí estaba él frente a Thiago, entre el montón de chicos de segundo y el relato de la residente envolviendo el silencio. “Me gusta Thiago”. Nuevamente sus yemas sobre la frente de Thiago para luego tomar y acariciar sus mejillas con ambas manos. Vuelto en sí, miró sus manos, pensó en Thiago y como resistiéndose a dar crédito a lo que le había dicho Romina, movió la cabeza de un lado a otro y salió corriendo rumbo al grado. A los zancos subió la escalera y llegó casi exhausto al aula. Sin prestar atención a que Thiago le quería decir algo y que Tatiana lo seguía con la vista se dirigió a su banco. Se sentó, le dedicó una mirada cargada de odio a Romina y luego miró a Thiago. Jamás hubiera pensando que del amor podrían surgir tantos sentimientos encontrados.

Romina, por debajo del pupitre, extendió una mano y tomó la de su amigo al tiempo que le dedicaba una mirada furibunda a Tatiana. La maestra aún con una pirámide en la mano seguía hablando de aristas, vértices, lados y bases.

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Javier – San Luis

    felicitaciones Osvaldo por la iniciativa y ojalá que se pueda hacer realidad…
    Atrapante la historia… en el acto me pude poner en la piel del protagonista y sentir toda esa sensación tan fuerte de darte cuenta que alguien te gusta de verdad !!!
    me pareció hermosa, mucha suerte!!!

  • Diego

    Felicitaciones Osvaldo!!!

  • Luis Montero

    En un comentario de alguna otra nota ya habían publicado los primeros renglones de este cuento. Recuerdo que esa vez quedé con ganas de seguir leyendo. Ahora quiero saber como sigue y como termina!! Felicitaciones por la historia, que es mucho mas común de lo que muchos piensan.

  • Oscar

    Esta Novela no hace bien a los niños, los niños se van formando, de acuerdo a sus familias a sus afectos, y las falencias en las familias y los afectos hacen que se confundan y que en ciertos casos no lleguen a asumir ser hombre o ser mujer de acuerdo a su sexo, y esta Novela pretende hacer de lo que es confusión y falta de paternidad o maternidad y un sin fin de conflictos familiares, algo posible y bello cuando en realidad es una mezcla de problemática familiar no resuelta que con el tiempo se va profundizando si se quiere al cambiar la heterosexualidad por la homosexualidad. La homosexualidad no es AMOR.

    • Franco

      SI pelotudo, la homosexualidad es amor, y punto.

    • Vale Ale

      Qué tremendo, cuánta ignorancia en tu comentario y en otros que aparecen antes. ¿Quiénes somos para decir que las personas homosexuales no se aman? Entonces, qué es ese sentimiento? Por qué muchos dicen que es diferente el sentimiento que siente un heterosexual que un homosexual? Me parece que ante este tipo de temas, siempre se cae en lo mismo:discriminación. Grande Osvaldo!

  • lola

    que manera de promover la heterofobia que tiene este blog… haganse un favor, imiten el ejemplo de sus padres, y vivan coherentemente con lo que son, no con lo que creen que son…

  • juan surez

    la vida tendría que venir con un manual de instrucciones

    • pablo medina

      viene con un manual de instrucciones, o te parece coincidencia que el 97-99% de la humanidad sea heterosexual?

      • Luli

        De acuerdo con Pablo.

      • Javier-San Luis

        Mirá Pablo… yo estoy en esta vida igual que vos…. y resulta que el “manual de instrucciones” que viene para ese porcentaje enorme como vos….. a mí no me sirve…
        Y qué le vamos a ser… tal vez tendría que haber otro “manual de instrucciones” para los putos…. porque ni matarnos ni ignorarnos creo que sea una buena opción….

  • MiguelS

    La verdad este cuento me conmovió…para mal. Está bien que existen personas gays, está clarísimo. Pero de que existan a que publiquen un cuento de amor entre dos chicos del mismo sexo hay un abismo enorme.
    El amor que hay entre dos personas del sexo opuesto y dos personas del mismo sexo, es MUY distinto. Primero, yo no llamaría amor a un “Pancho gusta de Thiago” porque es un desorden afectivo eso. Así como CUALQUIERA puede tener un desorden afectivo, este se debe tratar de ordenar como CUALQUIER desorden.
    ¿Por qué es un desorden? porque los seres humanos tenemos dos sexos, varón y mujer. Si all varón le atrae la mujer y a la mujer le atrae el varón, esto es natural que sea así. Si al varón le gusta un varón o a una mujer le gusta una mujer, esto no es natural. Hay un desorden en la naturaleza humana.
    Lo que hay que hacer es enseñarles a los chicos (a todos, pero sobre todo a los chicos) el ejemplo del ser humano ordenado.

  • marisa

    Plantear que niños tienen capacidad para amar es totalmente descabellado. Por lo menos esta nota sirve para tener en cuenta que tipo de libros NO deben llegar a la smanos de nuestros hijos.

  • Erica

    Me encanto Osvaldo! Quiero leer más.

  • olduvai

    Como dice otro forista, a tener en cuenta para no dar a leer ese autor a los niños y dejar tranqui a los trans a disfrutar su blog. Hasta nunca

  • Romina

    Tuve la suerte de ser alumna de Osvaldo, y tengo la suerte de trabajar en la escuela que describe. Felicitaciones por lo escrito y ojalá se pueda publicar. Es una lástima que la sociedad siga siendo tan pacata, que siga pensando la sexualidad desde la heterosexualidad, y que peor aún piense que si se la leemos a nuestros chicos/as será perjudicial. No quiero pensar en sus hijos/as….¿qué sucedería si en algún momento les plantean que están enamorados de una persona de su mismo sexo? Excelente Osvaldo, quiero leerla entera y saber el final.

  • MiguelS

    Ya se que está comprobado en muchas especies, pero nuestra especie es única, Porque nosotros, a diferencia de los animales, tenemos razonamiento.
    Si estamos buscando como ejemplo lo naturalmente desordenado, no estamos haciendo algo bueno. Si el perro o cualquier animal busca lo desordenado, no importa porque no tiene noción de lo que está haciendo.

  • MiguelS

    ¿y como que no tiene que ver con la crianza? la crianza es la transmisión de valores fundamentales para la vida…¿acaso crees que con este libro no estás transmitiendo nada?

    • Luis Montero

      Si, está transmitiendo educación y respeto. Podés tratar de comenzar a entenderlo por ahí.

  • andrea

    hola, soy estudiante de docencia y este relato y sobre todo los comentarios me parecen geniales y super utiles para la tesis que planeo realizar sobre los estereotipos genericos en la educacion y el juego escolar. Personalmente creo que es sumamente complicado intentar que gente que no acepta la homosexualidad como natural, pueda entender el tema en profundidad. Considero mas bien, que se dejan llevar por constructos arraigados en sus esquemas, sumamente dificiles de deconstruir, con el agregado de que ese desconocimiento genera miedo, y todos sabemos que frente al miedo la razon pierde la partida. Por esto no me parece provechoso intentar que esta gente por un comentario en un blog pueda cambiar sus ideas. Yo no gastaría energía e indignación en estos menesteres. Lo que si me parece revolucionario es apuntar a las nuevas generaciones, que desprovistos de todos los mambos culturales que arrastran sus mayores, entienden el caso de thiago y pancho como lo que es, un simple caso de amor preadolescente. Asi como ellos entendieron la importancia del medio ambiente y son reales agentes de cambio en la sociedad, es a ellos a quienes como futuros ciudadanos debemos enfocar nuestras actividades los docentes. Nos ampara la ley, asi que ningun padre puede hacernos problema por trabajar con este material. Hagamos la revolucion con ayuda de nuestros pequeños soldados que cuentan con las armas mas poderosas que hay: el amor, la inocencia, el desprejuicio y una fe intensa hacia lo que les decimos. Besos a todos

  • Javier-San Luis

    Hola MiguelS, resulta difícil entender porqué te interesa tanto discutir y fundamentar algo que ya está fuera de discusión…
    Hablar de lo que es natural y de lo que es un desorden de la naturaleza humana…. es un insulto hacia vos mismo por tu ignorancia, y hacia nosotros porque una vez más cometés un acto de desprecio y discriminación…
    Por tu salud mental….. tal vez sea mejor que leas otros blogs, donde te sientas mejor y más a gusto….
    Decididamente No es necesario que participes de esto que tanto daño te hace….

  • Gustavo Sández

    con inmensa adimiración y afecto! te felicito Osvaldo!

  • maximiliano

    Hablar de que “se gustan” o que hay atracciones y afinidades es una cosa, y es totalmente normal ya que en cualquier colegio vemos que se forman grupos de chicos y chicas que se reunen en base a afinidades, atracciones, gustos….peeerooo, y aca la diferencia enorme, relacionar esa atraccion o afinidad entre chicos de 10-12 con la homosexualidad entre adultos es otra cosa totalmente distinta. Si van a creer que dos chicos que juegan juntos ya son gays por el simple hecho de jugar juntos, tener afinidad, buscarse, etc no es otra cosa que tratar de involucrar a niños en los mambos de los adultos homosexuales.

    GAys, dejen a los chicos tranquilos y hagan sus cosas en su casa.

    • Luis Montero

      Cuando hablo de “atracciones o las afinidades o como quieras llamarlo” no me refiero a dos chicos que se juntan para jugar al fútbol… creo que entendiste muy bien lo que quise decir.
      Vos sos gay? No, no? Entonces cómo podés saber que se siente? Yo si soy gay, y cuando era chico me gustaba un compañerito de clases. Obvio que no sabía lo que era en ese entonces, lo supe mucho después. Por eso digo e insisto que estos relatos, esta clase de literatura hace muy bien. Tanto a los chicos gays como a los que no lo son. Es así.
      Y con respecto a tu última oración… lamentable… que decirte?

  • nancy

    -què bello,què bien escrito, què orgullo tener docentes de este nivel en la escuela pùblica,ojalà se publique ojalà Osvaldo nos regale màs textos tan bellos como este y entren en las aulas y podamos disfrutarlo con los niños en las escuelas!!!!