Leonardo Veterale: pastelero de día, La Barby de noche

 

Leonardo Veterale es pastelero. También es actor y encarna desde hace años a un personaje que se hizo famoso en la TV: La Barby. En esta entrevista con Boquitas pintadas este actor gay habla de su vida con y sin su caracterización de mujer; cuenta qué canaliza en ese personaje que recorre la noche porteña y que le permite “ser otra persona, liberarse”.

A la vez, esta mujer voluptuosa que creó se transformó en íntima amiga de Florencia de la V, a quien conoció en las épocas del boliche Búnker, un ícono de la movida gay de los ’90.

- ¿Quién sos?

- Como me veo ahora Leo, Leonardo, la persona que hace a La Barby. En una época, o sea, a ver cómo te explico…es como que tenía que decir: ‘soy actor’, ‘el que hace el personaje de’. En realidad, La Barby es un nombre femenino de un personaje que soy yo y lo transformo en femenino. Obviamente que cuando uno se pone detrás de una careta o de un disfraz siempre tiende a ser otra persona, a liberarse más, a sacar todo lo que está guardado.

Leonardo Veterale, como La Barby y como pastelero; Foto: perfil.com

- ¿Cómo se te ocurrió lo de La Barby?

- Surgió así: en un carnaval, no sé de hace cuántos años atrás, con unos amigos gays estábamos en grupo y dijimos: nos tenemos que disfrazar de mujer.

- ¿Esto era acá en Capital?

- Sí, en Capital. Yo soy de Paso del Rey, a 40 kilómetros de acá, camino a Luján, y surgió así de querer disfrazarnos. Porque año tras año –yo ya tenía 32- imaginate que iba a los boliches ya de ambiente desde los 20.

- ¿A qué te dedicabas entonces?

- Pastelero. Y como tenía una gran necesidad de expresarme desde chiquito siempre me gustó la actuación. Tenía eso de querer que me quieran. Ya desde chiquito desde los 10 ó 12 años tenía esa cosa de querer ser famoso. Pero no se me ocurría como pasa ahora de hacer cualquier cosa para ser mediático; no, no a costa de todo. Yo en esa época quería ser famoso y estaba buscando los medios de cómo hacerlo. Era muy novelero, de chiquito, era de mirar novelas y decía que quería ser actor, cantar no porque no me aceptaron ni en el coro del colegio, jajaj. Así que no se me ocurría, si bien yo pensaba que cantaba bien.

La Barby también muestra sus dotes de cocinera invitada a un seminario de repostería; Foto: Facebook

- ¿Y cómo es que te dedicaste a la pastelería entonces?

- A los 19 años empecé a estudiar actuación, participé en dos o tres obras acá por Capital, viajaba desde Paso del Rey todos los días que había que venir en el tren Sarmiento y me empezó todo eso de estudiar actuación, buscaba avisos por el diario cuando pedían actores. Ahí me presentaba. Pero no me alcanzaba con lo que ganaba. En un momento dije que necesitaba dinero, independizarme. Una vecina de mi barrio me dijo: ‘Vos hacés unas tortas riquísimas’. Empecé a hacer como catering en mi barrio, después me puse a estudiar pastelería. Había dejado la actuación, había dejado todo. Era una necesidad: tenía que ganar plata ya. Llegué a tener bastante laburo en esto; trabajé en la escuela de cocina donde estudié, después en el Hotel Alvear.

- ¿Cuándo surge lo de La Barby?

- Mientras tanto, empecé a hacer lo de La Barby, porque ese personaje surgió en ese carnaval; ahí afloró un poco lo de la actuación que había tapado. Siempre poníamos excusas para disfrazarnos porque no teníamos ropa o zapatos. Esa vez dijimos: ‘Vamos a comprarnos zapatos, una peluquita’. Bueno empezó así: después me presenté en un concurso en un boliche que ya no existe, que se llamaba Búnker. Ahí fue donde conocí a Flor de la V. ¡Mirá los años que hace!

 - ¿Vos ibas al boliche de mujer?

- Yo tenía una terrible necesidad de llamar la atención. Iba de pantalón y camperita de plush, sombrero. Así con pestañas postizas y peluca. ¡Cualquier cosa! Un mamarracho era.

La Barby presenta sus shows en boliches como Amerika en la Ciudad de Buenos Aires; Foto: Facebook

- ¿Y ahí se permitía todo?

- Sí, pero era bastante arriesgado, porque en esa época no era como ahora que encontrás una persona re mamarracho andando en el tren. Antes nos decían los precursores del escándalo. No era tan fácil ser gay o travesti.

- ¿No había muchos lugares gays en esa época, no?

- No. Imaginate. Nada era fácil. Por ejemplo, ir a un hotel en esa época era una odisea. Dos tipos o dos mujeres era, ¡uy, agarrate! Ahora tienen todo servido, pero en esa época…me acuerdo cuando entré a uno por primera vez, entrabas con vergüeza. Después se autorizó en los hoteles que pasaran parejas gays.

- ¿Cómo es sacar tu parte femenina? ¿Creés que todos tienen una?

- Mi personaje nace de observar mujeres, modismos de gente muy femenina. No es algo que tenga yo. Yo hice esto jugando y salió y pegó. La verdad no fue algo muy pensado como Gasalla, en el sentido, de ‘voy a hacer tal personaje’. A mi me salió esto.

- ¿Cómo toma tu pareja tu transformación?

- No le molesta, él me conoce como soy yo. Es más, cuando él me conoció me cruzó en una esquina neurálgicamente gay de entonces, Santa Fe y Pueyrredón. Pero él me vio en la esquina, pasó con un grupo de amigos, y dijo: ‘Ese gordo me gustó’. ‘Es La Barby’, le dijeron. ‘¿Cómo que es La Barby?’. Entonces un día él no tenía ganas de salir pero le dijeron que fuera al boliche donde estaba La Barby. Al final de la noche, me encaró. Yo estaba montadísimo de La Barby, pero él tenía en la cabeza la imagen que vio en Santa Fe y Pueyrredón, que era esta, la de varón. Y medio que se tiró a una pileta de dulce de leche; cuando me saqué el disfraz se quedó tranquilo de que era yo. Y hace 15 años que estamos. El me ayudó mucho a descubrir el Leo que soy y a separarme de La Barby.

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribime a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Matias

    =) Bellisima historia de amor, de libertad y de tener los huevos grandes como una casa!! GENIO!

  • Alejandro

    muy lindo todo. La verdad me encanta tu personaje, una vez te cruce en un boliche y me llamo mucho la atencion. Sus un genio, tu personaje gusta mucho. Exitos

  • david

    exelente derroche de ejemplo,.

  • mary jo

    qué buena historia……