Facundo Soto publicó el libro El Club de la Paja

 

El título del libro no busca metáforas: El Club de la Paja. Facundo Soto, Facu, como prefiere que lo llamen, se dedicó a investigar el mundo de quienes gozan sin contacto físico, penetración, ni relaciones gay. “Sólo les gusta la paja. La paja entre amigos o desconocidos”, descubrió Facu. Primero escribió un artículo periodístico y, luego, un libro. Así de inspirador le resultó el asunto.

La colega María Ibarra conversó con el autor. Aquí, esa conversación que comparte con los lectores de Boquitas pintadas.

Facu Soto; foto de Juan Manuel de Brito

 

-¿Qué te llevó a escribir El Club de la Paja?

-Me llevó esta nota. Investigando para el Soy de Página 12, donde hago colaboraciones desde hace 6 años, me encontré con un montón de site pajeros, donde a los chabones no les gusta el contacto físico, la penetración ni las relaciones gay; sólo les gusta la paja. La paja entre amigos o desconocidos. Gozan de estar pajeándose al lado de otro macho. Y hay variables. A algunos les gusta pajearse solos y a otros hacerse una paja cruzada. Es todo un mundo. Suben videos. Hace cuestionarios donde cuentan encuentros… Y también se encuentran en casas, para pajearse. Hay tantas variables de la sexualidad como personas. Pasa que… la gente no anda, generalmente, contando sus intimidades por ahí…

-¿Sabés de algún libro que hable de estos temas? De ser así, ¿lo leíste?

-Sí, el comienzo de Pulsión, de Esteban Castroman narra un grupo de chicos, creo que riojanos, que pajean en círculo. Después, la novela, va para otro lado; pero eso está. En realidad no es tan loco. Un montón de amigos y conocidos héteros me cuentan que cuando eran adolescentes se juntaban para pajearse, y algunos todavía lo siguen haciendo. Fue muy divertido el proceso de investigación para la nota, porque (todavía conservo los mails) me mandaban Abrazos pajeros. Querido periodista pajero… Era algo así como la bati cueva del bati servicio, pero en versión paja. Uno me dijo que estaban organizando para hacer La marcha del Orgullo Pajero. El hombre, con voz de trueno, me decía: Si está la marcha del orgullo de los putos, de los faloperos… ¿por qué no la marcha del orgullo pajero?

-¿Quién fue la primera persona en leerlo y por qué?

-Un domingo, comiendo en casa, estaba Ariel (Bermani), Gaby (Luzzi), Tenshi (Virargo), después del asado entramos al living a tomar un café. Hablando de todo un poco salió el tema de la nouvelle, que ya se la había dado a Tenshi para que la ilustrara, de manera libre; porque yo re confío en ella, y la re admiro, es parte de mí, de mi obra, de mi vida. Sé que si hago algo y ella tiene tiempo y ganas, se la paso, nos juntamos a tomar un té y hacemos algo juntos. Me encanta tener proyectos con la gente que quiero y admiro. Me encanta eso. No me gusta trabajar solo. Me gusta entregarme ciegamente a las ideas del otro, aunque no las entienda o no las comparta; igualmente digo que sí, porque confío en la persona. Y después veo los resultados y digo, qué buena decisión haber confiado en el otro. El otro sabe. El otro hace las cosas bien, y con amor… Igual, en el caso de Tenshi, lo que me propone es re loco porque es justamente lo que yo tenía en la cabeza.

-¿Cuál es tu personaje favorito del libro?

-La escena donde Patricio se encuentra con su papá, y dan vueltas cíclicas en el kayak, en el Tigre. Cada vez que leo esa parte siento un montón de cosas. Siento una corriente de menta fría… Veo un cielo gris. Ese aroma al río, del Tigre…

-¿Te gustaría ver una película de la novela?

-Sí, me parece que es re cinematográfica. De hecho, si bien tiene un hilo lógico-racional que atraviesa la nouvelle, está escrita en imágenes…. Me gustaría que la dirigiese Hitchcock, porque podría hacer algo bueno, en serio. Y que la protagonizara Kurt Cobain.

-¿Qué leías y qué música escuchabas mientras escribías El Club de La paja?

-Intenté leer los policiales que los escritores reconocidos dicen que están buenos, pero, la verdad, no me pasa nada con Chandler, Hammer, y los escritores de elite, los de moda como los posta del policial. Me gusta Patricia Highsmith. ¿Qué leía? La verdad es que no me acuerdo, porque fue en el 2012… Dejame que piense un cacho…

-¿La considerás una novela policial, de suspenso erótica?

-Queda bien decir que no tengo idea, que yo simplemente escribo, que es función de los críticos encasillar la obra. Que la obra es libre. Pero, la verdad es que la considero de género gay-queer. Es decir que rompe con lo hetero- normativo- patriarcal; por múltiples razones. Conscientemente de mi parte, porque escribo un libro que me gustaría comprar y leer y disfrutar. Y tiene aires, o la estructura de un policial, sin policías, sin armas, pero con sangre. Con mucha vitalidad y virilidad… Tiene suspenso, claro. Y erotismo creo que tienen casi todas las palabras que elijo, porque busco eso, que tenga sangre, libido, clorofila la sangre. Me gusta más lo porno que lo erótico, sé que queda mal decirlo, que se supone que el erotismo es más intelectual, más sutil, que lo que falta es lo que uno se imagina y lo excita; pero no. Lo explícito. Lo concreto es lo que me gusta a mí, y creo que tiene que ver con los tiempos que corren… Con Twitter, con la Play, con todo…

Portada del libro de Facu Soto

-¿Hay alguna oferta para editarla en el extranjero, en otro idioma?

-Ninguna. Hace un tiempo estaban avanzando con Juego de chicos- Crónicas de fútbol gay para traducirla al francés, con una editorial re linda, que saca los libros ilustrados, a color; me reuní una vez con la editora en un bar del centro, pero no prospero. Carita triste jajaja. No, ninguna. Y no creo que la tenga… Publico en editoriales independientes, pequeñas. Ahora va a salir Fotocopia por Paisanita Editora, otra nouvelle hecha sin narración, solo dos diálogos. Que uno se va imponiendo en extensión sobre el otro. Pero, bueno, no me quiero ir por las ramas… Esa va a tener más distribución porque va a estar en los shoping y en librerías. Esta salió por Eloísa cartonera y se consigue en La carto: Venezuela 3892, en el barrio de Boedo, o en el puesto de diarios, donde venden los libros cartoneros, en Av. Corrientes y Montevideo. Después la agitan llevándola a ferias independientes. Es otro circuito, que me encanta. Por ejemplo, cuando salió El olor de tu remera, también por Eloísa Catonera, me escribió un chico de Catamarca, que estaba leyendo el libro en el colectivo y que el libro lo había ayudado a tomar la decisión de perder el miedo a decir que era gay cuando se lo preguntaban. Después me decía cosas hermosas, que tenía el libro en la mesita de luz y que lo amaba, etc. Otra vez, alguien desde Paraguay me escribía felicitándome por el libro. Quiero decir, con Eloísa llego a gente que, creo, de otro modo no llegaría; porque creo que es gente que, quizás, no iría a la librería a pedir ese libro…

-¿Cuál sería el idioma en el que más te gustaría verla traducida y por qué?

-Pornográfico 100%. Me gustaría que se hiciera una peli porno 100%.

-¿Qué estás escribiendo ahora?

-¿Lo digo? Bueno, tres libros a la vez. Uno el directriz. Y dos más colaterales. Y por corregir otro que es viejo, pero que tiene 140 páginas y seguramente va a terminar teniendo el doble. Poesía siempre. Notas para el diario. Terminé uno, hace poco, que me gusta mucho… Preparando clases sobre Poesía gay y de los 90s que vamos a dar con Gaby Luzzi, María Gómez y Cucurto en la Universidad de Avellaneda.

-¿Cuántas horas por día le dedicás a la escritura?

-It’s depends. Escribo cuando tengo una idea o algo que no quiero dejar escapar. Algo que me parece que tiene algo luminoso adentro. Algo que me sorprende, y que puede llegar a sorprender al lector y a darle un lugar. Que le puede disparar o encender algo; sino no. Entonces escribo en el celu, en el subte, escribo en el pasto tomando una limonada, escribo en casa a la noche mientras leo o miro una peli… Hay días que no escribo nada. Otros que un par de horas. Si no siento esa cosa en la panza, no escribo. Tiene que haber libido, en mi caso, para escribir. También me gusta el laburo de edición. De ver el texto estirado, en la mesa, recortar, pegar. Eso, tipo collage me encanta. Lo que no me gusta es la corrección obsesiva. Una vez, los editores de Conejos, me mandaban una versión tras otra para corregir. Sacar la palabra pija que la habían contado y aparecía más de 150 veces. Corregía. Corregía y corregía hasta que me broté y tiré la notebook por la ventana. Posta. Los conejos quedaron anonadados después de eso… Fue al antecedente a lo que hice en el Matienzo.

Facu Soto; foto de Juan Manuel de Brito

-¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás escribiendo?

-No me gusta estar solo. Sufro. Me desintegro. Necesito a alguien que sostenga mi imagen porque sino me desintegro. Cuando no escribo trabajo, porque soy un fucking proletario, juego al fútbol. Voy al gimnasio. Tengo una vida simple. No me gusta el sexo sin amor. Me gusta lo otro…

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!