“Dos películas gays que me marcaron”

 

 

Esta vez, Martín Dutelli, un asiduo colaborador de Boquitas pintadas en temas culturales, se detiene en dos películas argentinas de temática gay que lo marcaron: de alguna forma lo ayudaron a entender lo que le pasaba a él, aun un  adolescente metido en el armario. Habla de “Adiós Roberto” (1985, dirigida por Enrique Dawi) y de “Otra historia de amor” (1986, de Américo Ortiz de Zárate), comenta las circunstancias en las que las vio, qué le ocurrió a él después de verlas, cómo impactaron en su familia.

Los invito a leer el testimonio de Martín, a recordar esas películas pioneras en la temática gay en la Argentina y a compartir sus propias experiencias.

 

“Usted me gusta”,

por Martín Dutelli

 

Foto: cinenacional.com

Aún recuerdo cómo, en mi adolescencia, me pegó fuerte la película argentina de temática gay “Adiós Roberto” (1985). Uno iba tímidamente al cine casi con vergüenza y tratando de no ser visto por conocidos. Yo tenía 15 años y me acuerdo cómo me llamó la atención en aquel momento en el que yo todavía no salía del closet.

Ver a un Carlos Calvo hermoso y joven que se descubre gay a medida en que va conociendo a Víctor Laplace.

La historia es sobre un hombre, Roberto (Carlos Calvo), que se separa de su mujer y le alquila un cuarto a Marcelo (Víctor Laplace).

En la película muestran las fantasías de un hombre que se descubre gay y tiene que enfrentarse a su entorno. El se imagina saliendo del clóset frente a sus amigos y parientes y proyecta, también, la forma en que lo tratarán al ser descubierto.

Pensemos que hablaba de una época en la que todavía éramos “mala palabra”. Se nos discriminaba de raíz: “De eso no se hablaba”. La homosexualidad, inclusive para los psicólogos, era una enfermedad.

El hecho de que apareciera esta película, como muchas otras cosas que fueron viéndose a lo largo de estos años, dio la pauta de cómo de a poquito fuimos armando un universo paralelo en el que nosotros cada tanto salíamos del enorme clóset donde estábamos todos apretujados, golpeando las puertas desde adentro para poder “ser”, simplemente ser.

Había que pedir permiso para respirar, porque si en algo se notaba tu inclinación eras eliminado, censurado, castrado, lastimado. Había que tener mucho huevo para ser uno, o para decir lo que dijeron nuestras chicas: “Soy lo que soy”.

 

*****

Otra película que me marcó fue “Otra historia de amor”, del año 1986, con Arturo Bonin y Mario Pasik. Recuerdo que mi madre fue la que la vio en el cine, mucho antes de salir yo del clóset, y me la recomendó. A ella le encantó y la vimos juntos en video VHS.

Es la historia de un empleado, Jorge Castro (Mario Pasik), que cumple un mes en la empresa y le confiesa a su jefe, Raúl Loberas (Arturo Bonin), directamente, sin preámbulos y con muchos cojones: “Usted me gusta”.

Calculo que, en aquella época, ver esta historia en la pantalla grande, debe haber causado un shock en muchas cabezas. Y, en otras, debe haber causado una especie de placer escondido, en mí, por ejemplo, causó una especie de shock, pavura y placer.

***

Y así, según pasan los años, si podemos recorrer la historia de la histeria gay de la Argentina vemos cómo de a poquito se fue haciendo camino al andar. Es bueno poder mirar hacia atrás y ver que siempre hubo manifestaciones de lucha y aceptación. Todos estos bocaditos pequeños, pero que fueron dejando marcas en el inconsciente de muchas personas son quizá los que, de a poco, nos fueron nutriendo y educando en nuestro bendito y descubierto mundo homosexual.

Fuimos encontrando espacios en los cuales esparcirnos, lugares y formas para ir armándonos. Fuimos adquiriendo herramientas, aprendimos a caminar de a poco. En principio apenas podíamos gatear: así como la vida misma de cualquier ser humano, la vida del colectivo gay empezó reptando. Luego anduvimos en andadores, nos sacamos los chupetes, empezamos a gritar, llorar y por fin aprendimos a hablar. Cuando aprendimos a hablar, supimos que podíamos defender nuestros derechos.

Al volvernos adultos tuvimos las herramientas para mostrarnos, aceptarnos, cuidarnos, juntarnos, amarnos. Este es nuestro presente.

Ahora ¿les cabe alguna duda de que vamos a poder? Vamos por más, hoy y siempre.

 

¿Qué películas recordás?

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Javier

    Buenísimo lo de Martín porq él hace un recorrido de estas pelis en un marco histórico social político del movimiento GLTB argentino. Claps!
    Y a volver a ver estos filmes locales.
    Saludos.

  • Alberto Leonelli

    Ya las vi a las dos en el cine en Capital! y senti lo q vos describis! que ingenuas y ochentosas parecen vistas en retrospectiva, pero cuanto nos ayudaron o tal vez aun ayuden…!
    Gracias Martin, x la nota y los recuerdos!

    saludos para Boquitas y sus amigxs!!!

  • Jorge Alberto Sosa Ruveda

    HAY TANTAS PELÍCULAS BUENAS, PROFUNDAS Y CON MENSAJES DE VERDADERA MORALIDAD QUE NO ME DETENDRÍA A MIRAR NINGUNO DE ESTOS DOS BODRIOS.

  • estrella fugaz

    Disculpen,pero el hecho de que toquen una tematica gay no las convierte inmediatamente en peliculas gay!!!!,muy buenas por cierto.

  • Martin

    Me acuerdo de estas peliculas!. Además de que no las vió ni el loro, eran el azmerreir de la gente.

  • Claudio

    Recuerdo ambas películas con un gran cariño, era lo que la época nos “permitía” ver y para mí fueron muy valiosas las dos, hoy las volvería a ver con nostalgia y hasta me causarían gracia por lo ingenuas, pero a la vez las sigo valorando por muchas razones y especialmente por la “valentía” de los directores y los actores. Recuerdo la expectativa y la alegría con que las fui a ver, la inocencia de algunas escenas de “Otra historia…” como el beso en la bañera mostrado a través de una botella de vino, o el viejo estereotipo de aquella época en que para poder tener algo de intimidad teníamos que tener la suerte de que algún amigo nos habilitara su lugar (típica pregunta de levante era “tenés lugar”, qué tierno!! Qué épocas!!). Recuerdo el final de compromiso con que tuvimos que conformarnos en “Adios Roberto” en que Roberto volvía con la mujer, pero también recuerdo con mucho cariño la noche de la “primera vez” (cómo me habría gustado que me pasara algo así con un “hetero”!! qué buena actuación la de los dos!!). Y recuerdo también algo muy lamentable: que cuando estrenaron en TV “Otra historia…” creo que fue en cable, le cambiaron el final!!! O sea. A Bonín lo transferían a España por el escándalo que se formaba en el laburo alrededor suyo por el romance con Pasik, su empleado Nro. 1. El tema es que en la escena final Pasik se queda mirando cómo se va el avión, se da vuelta y resulta que Bonín no se había ido, decidió quedarse con él, empezar de nuevo, etc. Final feliz. En la TV cortaron en la escena previa con el cartel de “FIN” cuando Bonin dice que se va a España y punto!! Todo homofóbico/morboso que la vio por TV se quedó contento porque “ese” debía ser el final feliz! Increíble, pero claro, el director ya estaba fallecido para esa época y la TV pacata pudo hacer cualquier cosa. En fin, me encantó el recuerdo.
    PD: “señor jefe, necesito decirle algo” “qué fulano?” “Ud. me gusta” “Cómo???!!” “si, Ud. me gusta!”
    Qué lindo!! me enternece!!! No existe algo así, pero me enternece mal!! porque hasta lo trataba de Ud. cuando le decía eso!! Que buena!!

  • Juano

    Ví una parte de Adiós Roberto hace unos años por Volver y no mucho más. Si recuerdo ver en los 90 la película Beautiful Thing-Dulce Amistad por I.Sat. Toda una revelación para mi en ese entonces. Más recientemente recuerdo Milk y Brobeback Mountain-Secreto en la montaña. Muy importantes cada una en sentidos diferentes.

    • Gastónrosarino

      Juano, recuerdo haber visto Beautiful Thing allà por el año 2000. Muy buena película sobre el despertar sexual, muy tierna.

  • ROSA

    CON MI MARIDO HABIAMOS IDO A VER LA DE VICTOR LAPLACE PENSANDO QUE ERA UNA PELICULA SOBRE AMISTAD Y NOS FUIMOS DEL CINE CUANDO VIMOS QUE SE TRATABA DE UNA PELICULA PARA DESVIADOS…..PERO SI UNA SE PONE A PENSAR NO ES CASUAL QUE TODO ESTO HAYA SALIDO EN LA EPOCA EN QUE COMIENZA LA DEGRADACION MORAL Y CULTURAL QUE ES A PARTIR DE LOS 80

    • juan

      ROSA, resulta que la moral cambia, justamente porque está atada a la cultura.
      Y qué es la cultura: “Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”… y esos conocimientos están condicionados siempre por la sociedad, quien los transmite e inculca.
      No podés afirmar que la homosexualidad esté mal sólo por la “cultura” y la “moral”, ya que contienen preceptos relativos.
      Pensá si tu moral no está viciada de valores supérfluos y discriminatorios. Ahí vas a encontrar la respuesta…

    • Pedro

      Siempre me pregunto si Rosa es la misma vieja decrépita y con el cerebro atrofiado de siempre, o si en realidad es una sátira, porque es muy difícil de creer que alguien que es homofóbico va a entrar a este blog siempre, qué pesada esta mujer

    • Albert III

      Pedro… si es mujer, es claramente la esposa de un militar cuando dice “NO ES CASUAL QUE TODO ESTO HAYA SALIDO EN LA EPOCA EN QUE COMIENZA LA DEGRADACION MORAL Y CULTURAL QUE ES A PARTIR DE LOS 80″.

  • Mariano

    Gracias Martín por recomendar esas pelis, hoy temprano leí el blog por primera vez, y me dio curiosidad las pelis que publicaste. Mire Adiós Roberto, me gusto muchísimo, si podes seguí recomendando mas películas como estas