Dos mujeres un poco “raras” presentan su libro de diversidad sexual

 

“Siempre me sentí un poco queer, rara, distinta”, dice Ana Lía Glas en el prólogo de Diversidades en primera persona, hacia un imaginario inclusivo, un libro que escribieron a cuatro manos con Silvia Kurlat. “Me hice dos abortos y nunca me arrepentí de la decisión tomada. Elegí parejas heterosexuales pero “especiales”, agrega. Feminista desde fines de los ’80, cuando su hijo le dijo que era gay las luchas contra la discriminación se volvieron centrales en su vida.

Silvia reconoce que su interés por las diversidades fue algo que la sedujo desde la escuela primaria. Este libro es la síntesis de años de andar, investigar, estudiar. “Me interesaba muy particularmente que las diversidades étnicas, generacionales, sociales, sexuales, genéricas dejaran de ser vistas y tratadas como patológicas, inmorales, obscenas o pecaminosas para ser consideradas como evidencia de que lxs humanxs somos diversxs, múltiples, discontinuxs y singulares”.

En este diálogo con Boquitas pintadas, las autoras hablan de sus motivaciones, explican por qué consideran que el sistema sexual actual está regulado según parámetros que no reflejan la realidad y generan opresión y subordinación, se refieren a las razones por las que incluyeron testimonios en primera persona y cómo las

- ¿Cuáles son las razones por las que escribieron el libro?

- Silvia Kurlat: Reconozco diferentes motivaciones: por un lado el tema de la diversidad me despertó  interés y preocupación aún en la escuela primaria. Curiosamente me volqué a lecturas relacionadas con personas perseguidas, pueblos oprimidos, diversidades culturales, étnicas, religiosas, sexuales, etc. Se constituyó en una fuerte motivación  compartir la experiencia de personas muy queridas que sufrían en silencio por tratar de adaptarse a un imaginario social patriarcal, heteronormativo, homogeneizante y patologizante sólo para ser aceptadas socialmente. Fantaseaba con una publicación que pudiera contribuir a la elaboración de argumentos para enfrentar los prejuicios con que se aborda, en general, el tema de las sexualidades.

A partir de la sanción de las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad de género pensé que era el momento oportuno para hacer algún aporte sensibilizador en línea con los derechos que estas leyes garantizan, como modo de contribuir consolidar  una sociedad más justa e igualitaria.

- Ana Lía Glas: Soy una militante política desde mi juventud, una militante feminista y tengo escritos publicados e inéditos. Así que la escritura es un medio de expresión que amo, aunque nunca había escrito un libro. Estos últimos años me he acercado al tema de las diversidades sexuales, tal vez porque todas las luchas me interpelan y también porque a partir de que uno de mis hijos me dijo que era gay sentí la necesidad de militar en ese tema. La invitación de Silvia a que escribiéramos juntas este libro me dio la oportunidad de hacer de la narrativa, del contacto con las diversas personas entrevistadas, una forma de militancia.

- ¿Por qué consideran que el sistema sexual actual está regulado según parámetros que no reflejan la realidad?

- Silvia: Actualmente son frecuentes las familias homoparentales, ensambladas, etc. Las prácticas sexuales se ampliaron y se visibilizaron cada vez más. La concepción de familia tradicional se ha ido modificando sustancialmente, sin embargo, el imaginario social sigue valorando de manera diferenciada a las relaciones heterosexuales, monogámicas, entre personas de la misma edad  y clase y cuya orientación sexual y  el género están definidos.

La creencia arraigada que considera a la familia como la célula básica de toda sociedad humana es una concepción restringida, disciplinadora y opresiva.

Actualmente el sistema sexual se continúa regulando, a pesar de los avances, con parámetros restringidos que no reflejan la realidad de todas las personas y por lo tanto se tornan opresivos.

- Ana Lía : Esta sociedad patriarcal, heteronormativa impone sus reglas. Se parte de una lógica binaria: sos hombre o sos mujer, sos judío o sos argentino, sos heterosexual o sos homosexual. Quedan por fuera otras realidades que escapan a estas definiciones .Las identidades mutantes, ambiguas, paradas en ese lugar adonde no tienen límites rígidos, difíciles de comprender para la mayoría de las personas.

Además el patriarcado ha impuesto, y plasmado aún en las subjetividades de las personas la idea de la superioridad masculina.

Esto genera opresión y subordinación en mujeres, el colectivo LGBT y otras comunidades , franjas etáreas, etnias etc.

Las autoras Ana Lía Glas y Silvia Kurlat, en la presentación del libro junto a Norma Castillo, una de las lesbianas que dio su testimonio

- ¿En el libro consideran a la sexualidad en su dimensión política y privada? ¿Por qué?

- Silvia: Hemos tratado de considerar tanto los aspectos privados e íntimos de la sexualidad  como lo relativo a la dimensión política  que implica asumir una determinada orientación sexual e identidad genérica  tanto en la elaboración del marco teórico como en los relatos de las personas entrevistadas. Para algunxs autorxs y personas entrevistadas, toda sexualidad es política mientras que para otrxs es una expresión del deseo ligada al placer sexual.

- Ana Lía : Para mí éste es un libro eminentemente político. Pero como decimos las feministas: “Lo personal es político”, se incluye la dimensión privada, lxs entrevistadxs nos han contado parte de sus historias y también se han definido políticamente, en el sentido más amplio del término.

- ¿Qué teorías recorren el libro? ¿Por qué las eligieron?

- Silvia: Tanto en el mapeo bibliográfico seleccionado para esta publicación como a través de lxs entrevistadxs se puede identificar claramente la sociología de la desviación, los estudios de género, las diferentes teorías feministas, los estudios queer, la performatividad y la interseccionalidad.

- Ana Lía : Son teorías a las que he adherido a lo largo de mi vida, teorías de alguna manera transgresoras  con las que me identifico, como así también adhiero al abolicionismo penal, estoy a favor de la paulatina desaparición de cárceles y manicomios (aunque hoy pueda parecer una utopía) he nutrido también mi pensamiento en la antipsiquiatria, a favor de la despenalización del consumo de marihuana y por supuesto por la legalización del aborto.

Ilustración de tapa: Escucha alegría, de Gloria Frydlewski

- ¿Por qué sumaron las entrevistas en primera persona?

- Silvia: La propuesta era desnaturalizar todo etiquetamiento, cuestionar el binarismo, el modelo heteronormativo hegemónico y para ello, entendíamos que no alcanzaba con un desarrollo teórico. Los relatos en primera persona aparecieron como el modo más pertinente de abordar estas cuestiones porque las historias de vida describen mejor que todas las teorías juntas, las vivencias personalísimas de cada una de las personas. De hecho admito, a pesar de haber recurrido a una abundante y diversa bibliografía, asumo sin embargo haber aprendido más de los relatos que de los libros.

Muchas veces se discrimina porque  se desconoce la “humanidad” del discriminado. Se lo deshumaniza para poder humillarlo.

- Ana Lía: Como dice Aurora Levins Morales (1):”Los empresarios y promotores de las multinacionales convierten en alta teoría la riqueza de nuestras vidas, quitándonosla. Llevando a un proceso de abstracción hasta hacerla irreconocible y luego comerciar con ella”.

Nosotras pretendimos a través de nuestro libro dar la palabra  a lxs protagonistas. En el video de presentación del libro Luis de Grazia nos plantea que “cuando los libros son demasiado académicos y se quedan en un circuito muy cerrado no se abre el debate a la sociedad”.

- ¿Qué historia le resultó más llamativa, sorprendente por algo?

- Silvia: Varios relatos me sorprendieron. Sorprende, por ejemplo, que una persona que por razones políticas se presenta como una persona trans, que se siente un varón, considere la posibilidad de embarazarse en un futuro. Sorprende que a una mujer transexual la recluyeran reiteradamente  en institutos de menores sólo por el hecho de asumir esa condición sexual. Es poco conocida la situación de mujeres trans que deciden no intervenir sus cuerpos, no someterse a tratamientos de hormonización, no maquillarse, o sea que escapan al estereotipo que circula en los medios de comunicación e impregna el imaginario social.

Lo más impactante a mi parecer fue la entrega de cada una de las personas entrevistadas, la muy buena disposición para compartir su mundo interno,  lo más íntimo y muchas veces doloroso.

- Ana Lía : A mi todas las historias me resultaron ricas y súmamente interesantes. Y también me conmovieron y crearon un lazo con las personas  entrevistadas que perdura.

(1) Aurora Levins Morales es aborigen de Puerto Rico

 

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribi a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

 

  • Esteban Armada

    un abrazo Ana !!!!

  • Diego Villarreal

    Se hizo 2 abortos(lease, mató dos hijos), eligió parejas heterosexuales “especiales”(bisexuales? amanerados?), y feminista desde los 80(mas de 30 años ya)…y como no podia ser de otra manera, el hijo que tuvo se hizo(o lo hizo ella?) gay…en fin…nada bueno hay para la sociedad en todo esto.

    • C Méndez

      Siempre me divirtió mucho esa idea de que la gente “se hace” gay. ¿Por qué alguien elegiría esto voluntariamente?¿Por ganas de pertenecer a una minoría hasta hace muy poco oprimida? No todos somos masoquistas …

      ♀♀

  • C Méndez

    Me gusta mucho el enfoque del libro, dejar que las personas hablen por si mismas.

    Dice Silvia: “Se discrimina porque se desconoce la ‘humanidad’ del discriminado. Se lo deshumaniza para poder humillarlo.”

    Espero que el libro sirva justamente para lo contrario: que conociendo la humanidad del otro, se deje de discriminar.

    Creo que es el mejor camino. Mucha gente teme lo desconocido y en realidad esto no tiene nada de malo. Es una reacción, dentro de todo, lógica. Recién se vuelve problemático cuando el temor se transforma en rechazo y discriminación.

    Los medios – libros y películas – son una forma ideal para acercarse a lo desconocido porque permiten acercarse desde la seguridad de la propia casa. Felicitaciones chicas =) por el proyecto. Espero que encuentre un par de lectores más allá de los que en realidad ya están de acuerdo con sus ideas y que les sirva para abrirse un poco y ver que la diversidad hace más rica a la humanidad.

    Sólo me permito disentir en un punto, el de la propuesta de “desnaturalizar las etiquetas”. Creo que las “etiquetas” son útiles, igual que los prejuicios. Nos permiten manejarnos en un mundo real muy complejo y reaccionar de forma rápida y eficiente.

    Lo importante es, no quedarse con ellos, siempre mirar más allá, siempre tener presente que sólo representan una ínfima parte de la realidad y, sobre todo, siempre cuestionar los criterios.

    Realmente no sé si me expliqué bien – preguntas y comentarios son bienvenidos.

    • http://hablemosincoherencias.blogspot.com.ar/ Mia L.

      Que genial leer alguien poner en palabras lo que pienso sobre las etiquetas..nunca me sentí identificada con el concepto de “eliminemos todas las etiquetas”. Creo que, como muchas cosas, depende de como se las definan pueden tener una connotación mala o una cierta utilidad.