Todo empezó cuando su marido le dijo: “Te quiero poco”

 

Todo empezó cuando su marido le dijo: “Te quiero poco”. Cuando Adriana Gómez Piperno recibió esa respuesta de su compañero de 14 años, con quien tiene una hija, sintió que se le rompía el corazón y que sola no podría. Empezó terapia para afrontar ese proceso de separación y, en paralelo, se soltó a escribir lo que sentía, sus preguntas, sus miedos, sus recuerdos para desarmar el ‘poco’ y procurar entenderlo, para que no le quedara ese vacío.

Adriana es comunicadora –tiene su columna ‘Sin manual’ en la revista Ser padres hoy-, es editora de libros en  Ediciones Tiramisú- y es autora del libro El Dinero y las Palabras, Ed. Prometeo. La palabra es lo suyo. Pero esta vez sus escritos estaban cargados de las emociones que iba sintiendo a flor de piel, sin más interés que ese dejar salir, narrar para ver a distancia.

De esos escritos surgió la obra de teatro “Te quiero poco, y todo lo demás”, que este jueves tendrá su última puesta del año en Casa Brandon. No todo fue tan lineal, ella no se imaginaba esto sino que las personas que la rodearon en ese momento la convencieron de que el material tenía la potencia de una obra que es francamente amorosa, atrevida, sensual y llena de humor.

“La obra forma parte de un proceso de terapia que inicié al separarme de mi pareja varón de toda la vida, el padre de Emma”, empieza diciendo Adriana al conversar con Boquitas pintadas. “Empecé a escribir y surgieron de ahí dos o tres páginas que hablaban del duelo, del dolor”. Mostró esas páginas a su vecina Alejandra –con quien hoy está en pareja- y juntas decidieron dárselas a leer a Juan Arena, un amigo director de teatro, que es quien produce y dirige la obra. “A Juan le interesó la idea y empecé a escribir hasta completar las doce piezas de ficción que incluye la obra”.

 

Una momento de la obra

Adriana aclara que si bien habla de ficción es claramente autobiográfico. “Cuento el recorrido desde ese ‘Te quiero poco’, que es recorrido del amor, el desencanto, hasta la posibilidad de probar con una mujer. Está el tono íntimo, pero también de comedia, por momentos de dificultad y de rareza”, dice.

La obra está representada por dos actrices, una que hace de Juana y la otra que es polifuncional: es psicóloga, compañera de baile, alguien con quien chatea. También es clave la presencia de una pianista en escena que ejecuta música en vivo y suma espesor poético.

- ¿Cómo fue probar con una mujer?

- Fue medio natural pasar a ser lesbiana. Tenía la fantasía y eso se ve en la obra cuando Juana recuerda mujeres desde chica. En algún momento lo pensé. Mis parejas varones siempre fueron muy femeninas. No me gustan las etiquetas, me cuesta el tema de las definiciones pero ahora hace cuatro años que estoy con una mujer.

-¿Pero tu definición como lesbiana te ayudó a entender el fin de tu relación anterior?

- Sí, me sirvió. Me sacudió bastante ver esa historia puesta en la obra. Hay mucha incomprensión, búsqueda de pareja con métodos que dan gracia. Pero el tema empezó a partir de que con mi marido estábamos mal. Entonces, cuando le pregunto: “¿Vos me querés?”, él me respondió: “Te quiero poco”. Emma tenía dos años y medio. En la obra Juana trata de forzar explicaciones, hace un juego verbal sobre el poco: ¿qué es poco? Establece relación con la canción de te quiere, mucho, poquito, nada. Trata de desarmar el poco para entenderlo pero no lo logra.

Lo que estaba claro era la falta de amor de alguien que no sabe cómo decirte que ya no está ahí, que te quiere de otra forma. El tema es que hay de parte de una resistencia, un no poder aceptar que te están dejando, que te quieren poco. Parece que se acabara el mundo sin el otro.

- ¿El tema de la homosexualidad no estuvo nunca presente?

- Cuando nos separamos en medio de una discusión me dijo: “Ahora vas a poder probar con mujeres”. Eso él lo tenía claro. Lo que pasa es que cuando vino la primera pareja mujer igual se sorprendió. Pero es muy abierto y no me hizo problema. Ahora nos llevamos muy bien. Incluso llegó a decir que él tenía un mérito porque después de la separación yo había podido sacar lo mejor de mi.

- ¿Cómo lo tomó tu hija?

- A ella le conté hace un año y medio. Ahora tiene ocho. Conversamos sobre esto de que cuando te gusta alguien y es mutuo pueden ser novios. Un día me preguntó si tenía novio. “¿Y novia?”, me dijo. Le respondí: “Me gusta alguien, estoy conociendo a alguien”. Empezó a pensar. Cuando empezamos a salir con Ale sola se fue dando cuenta. Ella ve las cosas desde el afecto. Cuando yo le conté a la maestra sobre esto, para que estuviera atenta, me dijo que Emma ya se lo había contado. Se lo dijo bajito al oído: “Tengo una especie de hermanito”. Porque mi pareja tiene un hijo y suelen verse. Ella lo está asimilando y lo reparte como puede.

¡No te lo pierdas!

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Alberto_III

    Muy buen artículo de la realidad llevada al teatro! creo que ese “te quiero poco” fue el detonante motivador para que Adriana se encontrara con ella misma, quien no la querría poco, sino que develaba su amor propio que la conduciría a su genuina felicidad.

  • Morita

    Qué feo debe ser estar casada/o con alguien que le gusta el otro sexo. Deprimente.

    • Rick Santorum

       Interpretaste mal la historia de Adriana, ella en ningún momento manifiesta que no amó a su ex-marido, de echo expresa que le dolió muchísimo la ruptura con él, porque fué él quien la dejó de querer a ella. La relación de Adriana con otra mujer surge después de la separación. Queda claro, aunque no se ponga el rótulo, que la protagonista de esta historia es de orientación bisexual, es decir que puede amar y sentirse atraída sexualmente por ambos géneros, a diferencia de los heterosexuales y los homosexuales que buscan un género, el opuesto o el propio respectivamente.
      En cuanto a lo que decís, estoy de acuerdo, debe ser horrible formar pareja con alguien que no está enamorado/a de uno/a.

  • Pedrillo

    yo estoy a favor de los gays! una porque c/u debe hacer de su c… lo que le plazca y otra porque a mi me gustan las fémenas, ergo..  cuando mas homosexuales haya mejor pami´….

  • Andres_serrano

    Con esto queda demostrado que la homosexualidad es una eleccion, y no el versito de que nacen asi y que no pueden cambiar.  Cualquier heterosexual en algun momento de su vida puede decidir entrar al mundo homosexual, y cualquier gay puede decidir dejar ese mundo…y de hecho lo hacen.  Un baño de realidad para todos.

    • Rick Santorum

      Hay gente bisexual, además de heterosexuales y homosexuales, que se enamoran de personas indistintamente de su sexo/género. La orientación sexo-afectiva no se elige de manera consciente. Y no hay evidencias que la orientación sexo-afectiva pueda ser modificada. Un baño de realidad para usted Andrés, que escribe pavadas en este foro.

      • Andres_serrano

         bla bla bla Rick la unica verdad es la realidad, agua y ajo si no te gusta.  La señora de la nota amaba a su marido, y despues dice amar a una mujer…fin del tema.  Mañana puede volver a amar a un hombre, o reconciliarse con su marido, con lo cual se confirma lo que digo.  Vivir la homosexualidad o la heterosexualidad es una eleccion.

      • Rick Santorum

         Andrés, hablar haciendo uso y abuso de frases echas no lo pone más cerca de la verdad. Y las evidencias de que la orientación sexo-afectiva de las personas pueda ser modificada siguen sin aparecer. En fin…crea lo que quiera.

    • Laura

       Coincido con andres.

    • eliocesar

      Que bien andres serrano,
      entonces ud y sus hijos pueden disfrutar de su lado homosexual en cualquier momento, si es como elegir entre vainilla y sambayon, deberia probarlo y tambien su esposa.No se para que gastar tanto formando sicologos , medicos antropologos, sociologos e historiadores si ya teniamos a serrano . 

      • Rick Santorum

         Si… Serrano un tipo con una fuerza de voluntad nunca vista, y un genio inigualable.

  • Josedelbarrio

    “Con esto queda demostrado”. ¿En serio? ¿Queda demostrado con una obra y una anécdota? ¿Usás el mismo nivel de exigencia científica para la efectividad de un medicamento, por ejemplo? 

  • eliocesar

    De lo que se comenta por aquí deduzco que hay muy poca información sobre la bisexualidad,que es ahora la mas común de las orientaciones sexuales. 
    Bueno no es tan raro , hay gays también prejuiciosos con la bisexualidad.

    • Rick Santorum

       Estoy de acuerdo Elio, hasta hay una especie de “corriente” de pensamiento que niega la existencia de la bisexualidad. Que se le vá a hacer.

  • Marcelo Brosky

    Excelente nota! excelente obra! excelente historia!!!